Contáctanos

En Vivo

Happy Mondays: El pecado del formato

Publicado

en

Nunca es suficiente, pero cuando una banda que comenzó a sonar hace más de dos décadas llega a Chile, es una deuda la que se salda, pese a que el concierto no sea realizado en la época de apogeo en popularidad y respeto de esta.

Happy Mondays, grupo clave en la escena brit, y que le legó el nombre “Madchester” a toda la escena de Manchester, se presentó en un Teatro Caupolicán lleno en su explanada de cancha y palco –no estaban disponibles las plateas- y saldó dicha deuda con el público chileno.

No obstante, hay varias reflexiones por realizar. La primera, es si la mala fama que tienen de “carreteros” e “irresponsables” se aplica en verdad cuando el show está en escena, y la verdad es que no es así en absoluto, al menos no en la coherencia del espectáculo mismo. El segundo punto sí es más digno de análisis y es cuánto afecta el formato de las canciones al show en vivo. Esto, porque la mayoría de las entregas fue bastante correcta, haciendo que la gente bailara como loca, pero la energía, el arrojo y lo divertido que el show pueda ser, no alcanza para sostener un concierto y eso, más que por prolijidades técnicas, pasa por las canciones.

Si no te gusta Happy Mondays, es muy sencillo que un show como este te aburra, dado que la mayoría de las composiciones de la agrupación comparten el mismo tipo de beat, de fraseo por parte del enfocado Shaun Ryder, y de espíritu. Aquí es donde el relato del show falla, pese a grandes aciertos en material instrumental por parte de Happy Mondays, quienes venían con su formación original, lo que otorgó a esta presentación sin dudas el rótulo de “histórica”.

Todo partió con “Loose Fit”, que fue una intro perfecta para la impresionante versión de “Kinky Afro”, con la participación especial de Mark “Bez” Berry, quien animó al público que siguió prendido en “Dennis & Lois” y la rockera “Donovan”.

La guitarra de Mark Day sonó con un peso y una intensidad rockera que no se notaba en las versiones de estudio de las canciones. El bajo de Paul Ryder tenía una inédita relevancia. La voz del propio Shaun Ryder lucía muy bien –y aún mejor la de la carismática cantante Rowetta-, no obstante, estos rendimientos individuales a ratos se vieron perjudicados por problemas de sonido que más de una vez afectaron el show, como por ejemplo, fallas en los efectos de la guitarra o un acople molesto.

Hablando de riff y guitarras, “God’s Cop” destacó por su fuerza antes de la intensa “Judge Fudge”. Antesala ideal para “24 Hour Party People”, que fue el primer momento de plenitud en la relación entre el público y la banda.

Sí, se atrasaron UNA hora en iniciar el show, dado que la citación era a las 21 horas y la presentación partió exactamente a las 22, pero al final eso le daba lo mismo a la gente que sólo quería bailar y corear las canciones del septeto inglés y ahí se notó con más fuerza. Luego el manifiesto “Rave On” sonó fuerte, seguido del primer gran matiz de la noche, “Cowboy Dave”, algo que refrescó el sonido en general del show, esto porque el repertorio usado estuvo claramente marcado por el disco más exitoso de la banda, “Pills ‘N’ Thrills And Bellyaches” (1990), del que se desprendieron la mitad de las canciones en el setlist. Esto hizo un poco tedioso el inicio del show, dado que hubo pocos matices sonoros. Todo era parte de un sonido rave madchesteriano unívoco, pero inocuo.

El décimo tema en sonar, fue el hit de 1989 “Hallelujah”, una plegaria en clave rave donde ya se iba a consolidar otra tendencia: Rowetta se robó la película a ratos, y de gran forma. Esto se notó especialmente en “Bob’s Yer Uncle”.

Luego, una tremenda versión para “Holiday”, sería el pase perfecto para “Mad Cyril” y el cierre de esa parte del show con el mega éxito “Step On”, donde Bez de nuevo se apersonó y movió a las masas.

El bis sería con “Jellybean” y “Wrote For Luck”, cerrando un buen show, muy bien ejecutado, pese a los graves problemas de sonido que hubo a ratos. También no hay que olvidar que el sonido de Happy Mondays es uno solo y esto debe ser lo que más le juega en contra: la falta de matices. En ese sentido, la falta de una narrativa más coherente hace que más que un show, el concierto ofrecido por la agrupación, sea una colección de instantes y canciones en vivo que estaban juntas más por derecho que por vocación.

Setlist:

  1. Loose Fit
  2. Kinky Afro
  3. Dennis & Lois
  4. Donovan
  5. God’s Cop
  6. Judge Fudge
  7. 24 Hour Party People
  8. Rave On
  9. Cowboy Dave
  10. Hallelujah
  11. Bob’s Yer Uncle
  12. Holiday
  13. Mad Cyril
  14. Step On
  15. Jellybean
  16. Wrote For  Luck

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Danny Rayman

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Venom: De regreso al infierno

Publicado

en

Venom

En una jornada donde el metal más pesado se tomó la capital, los ingleses de Venom retornaron al país a ocho años de su debut en vivo por estas tierras –omitiendo el show de Venom Inc. el año 2015, que técnicamente no cuenta, al tratarse de otra versión del grupo–. Cronos y compañía volvieron para seguir presentando su más reciente LP, “From The Very Depths” (2015), en un espectáculo que cumplió con lo justo para dejar satisfechos a los miles de fanáticos que se hicieron presentes en el Teatro Teletón. Pero Venom no llegó solo, y antes de su arribo al proscenio, dos bandas sudamericanas tuvieron la misión de avivar las llamas en el recinto de la calle Mario Kreutzberger.

Los primeros en salir al escenario fueron los chilenos de Dekapited. Los capitalinos dieron rienda a los primeros mosh pits que se desataron en la “cancha” del teatro. Amparados en la fórmula más clásica del thrash ochentero, los nacionales lograron animar al público, a pesar de adolecer de un sonido demasiado saturado que, en ocasiones, sólo era una gran masa estridente. “Condenado A Muerte” fue el grito final del cuarteto, que se despidió de la fanaticada entre aplausos.

Siguieron en el cartel las brasileñas de Nervosa, power trio que en sus siete años de carrera ha lanzado dos discos, y que ha sabido combinar en su música el sonido del thrash clásico y el moderno. Pero, a pesar de que el show de Nervosa se estaba desarrollando de manera impecable, con canciones como “Intolerance Means War” y “Victim Of Yourself“, su actuación debió ser cortada de forma abrupta por temas de horario.

Dekapited realizó su show completo y Nervosa partió más tarde de lo establecido, por lo que no pudo presentar los últimos quince minutos de su repertorio para cumplir con el horario de salida de Venom. La molestia de la banda fue evidente, y también la del público, que pifió y coreó el nombre de Nervosa pidiendo una canción más, pero los técnicos ya estaban sobre el escenario preparando todo para el plato de fondo. Sin saber finalmente quiénes fueron los responsables del asunto, de todas formas se sintió como una falta de respeto hacia las brasileñas, con el público que fue para disfrutarlas a ellas exclusivamente y a todos aquellos que se encontraron por primera vez con su música y estaban disfrutando de un gran espectáculo. Esperamos que puedan volver a Chile para realizar su presentación completa, porque lo de Nervosa es un show que vale la pena disfrutar en plenitud.

Pasado el mal rato, Venom salió puntual a devorarse al Teatro Teletón. Haciendo gala de un sonido sólido, Cronos y sus músicos hicieron de las suyas durante las quince canciones que presentaron en este nuevo paso por Santiago, tres menos de las que posee el setlist de rutina de esta gira, pero aquí no sabemos si lo acortaron por temas de tiempo o porque simplemente quisieron brindar un concierto más breve. Como sea, el trío terminó de alzar las llamas del infierno de la mano de “Long Haired Punks” y “The Death Of Rock ‘N’ Roll”, sumergiendo al teatro en las profundidades del averno. El público se mantuvo entusiasta durante toda la velada y canciones como “Grinding Teeth” y “Buried Alive” fueron grandes hitos dentro de la jornada, donde Venom sacó todas sus credenciales de “clásicos del metal”. A pesar de que su carrera nunca logró alcanzar los estándares de grandes del estilo, Venom es una banda de culto y merece su puesto en los anales del metal.

La triada compuesta por “Pandemonium”, “The Evil One” y “Hammerhead” llegó como una especie de medley, donde no hubo espacio para descansos ni pausas. Para rematar siguió “Welcome To Hell”, corte extraído del debut discográfico homónimo del trío que fue lanzado el año 1981, cuando muchos de los que estábamos presentes en el teatro todavía no nacíamos. En tierra derecha al final del recital, destacaron la demoledora “Warhead” y la coreada “Countess Bathory”.

Rise” dio paso a la obligada salida falsa, cuya pausa ni se notó cuando Cronos regresó a escena para dar inicio a la canción más solicitada por la muchedumbre de metaleros: “Black Metal”. Luego de la batahola, “Witching Hour” finalizó nuestro paso por el infierno, que, en su hora casi exacta, nos entregó lo mejor de una banda que sigue dando lo suyo, a pesar de las casi cuatro décadas que llevan sobre la carretera.

Imposible dejar de lado el mal sabor que nos dejó la interrupción del show de Nervosa, pero si hablamos de la actuación principal de la noche, incluso si tocaron una versión acortada del set original, Venom cumplió. Prometiendo volver pronto a nuestro país, Cronos y sus colegas dejaron conformes a sus fanáticos, en una noche donde nos trajeron de vuelta al mismísimo infierno.

Setlist

  1. Long Haired Punks
  2. The Death Of Rock ‘N’ Roll
  3. Bloodlust
  4. Pedal To The Metal
  5. Grinding Teeth
  6. Buried Alive
  7. Pandemonium
  8. The Evil One
  9. Hammerhead
  10. Welcome To Hell
  11. Countess Bathory
  12. Warhead
  13. Rise
  14. Black Metal
  15. Witching Hour

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 7 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 4 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 5 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas