Conéctate a nuestras redes
Greta Van Fleet Greta Van Fleet

En Vivo

Greta Van Fleet: ¿Qué es Greta Van Fleet?

Publicado

en

Teatro Caupolicán repleto. El público vitoreando y saltando sobre la cancha del recinto. Cuatro jóvenes músicos que, vistiendo unos atuendos que más parecen disfraces de una desaparecida banda de rock de los años setenta, lo dan todo en la interpretación de “Highway Tune”, una de las canciones más famosas de Greta Van Fleet y que dio la partida a su esperado debut en la capital, previo a su presentación en Lollapaloza Chile 2019. Su actuación parece la de un tributo, pero con canciones originales. Viéndolos desenvolverse sobre el escenario como verdaderos rockstars sacados de otra época, no sólo surgen sentimientos encontrados, sino que también varias interrogantes, siendo la más prevalente de todas: “¿Qué es Greta Van Fleet?”. Y para esa pregunta brotan numerosas respuestas.

La primera –y la más obvia– es que Greta Van Fleet es un grupo de hard rock norteamericano formado por tres jóvenes hermanos, que encontraron en el sonido de Led Zeppelin la inspiración que marcaría la concepción de su propio proyecto. La aseveración anterior puede leerse de manera reduccionista, pero si por algo se ha hecho famoso el cuarteto de Michigan, es justamente porque su música evoca demasiado a la de Robert Plant y compañía. Esta condición les ha conferido un buen número de detractores, quienes no han escatimado en catalogarlos como una burda copia de los autores de “Black Dog“, pero, al mismo tiempo, de una gran fanaticada que, atraída justamente por el factor plagio, se encuentra ávida por recibir una potente dosis de “rock del bueno”, llevándonos a la siguiente respuesta.

“Greta Van Fleet son los salvadores del rock & roll”, o eso es lo que por lo menos sostienen sus devotos, quienes, apestados de lo que se escucha en las radios hoy en día, han encontrado a una banda que suena como lo que ellos consideran “buena música”, esa que escuchaban en sus años mozos y que, pasadas las décadas, les ayuda a rememorar los momentos de su vida donde tenían más pelo y menos guata. Greta Van Fleet también es una salvación para aquellos que heredaron los gustos musicales de sus padres, quienes siempre les dijeron que “esa era la buena música, no como lo que escuchan los jóvenes hoy en día”, y se lo creyeron, renegando de todo lo que se hace en la actualidad, tildándolo de comercial, artificial y superfluo. Greta Van Fleet es la evocación de aquellos años salvajes donde el rock era el fenómeno mundial y la piedra angular de todo lo que vendría en las próximas tres décadas, hasta que su hegemonía cesó, dando espacio a que el rap y el pop se transformaran en los géneros imperantes, relegando a las guitarras a un segundo plano, algo que, por supuesto, aquellos que hoy adoran a Greta Van Fleet resintieron durante mucho tiempo. Greta Van Fleet es la banda de aquellos que sostienen que las micros amarillas son el mejor sistema de transporte que ha tenido Santiago, y que Antonio Vodanovic jamás podrá ser superado como animador del Festival de Viña del Mar.

Greta Van Fleet también es un exitosísimo invento de la industria para llegar a los viudos del “buen rock”. No por nada sus integrantes parecen unos adolescentes vestidos como los ídolos de sus padres, tocando y moviéndose sobre el escenario emulando cada uno de los ritos del rock de la época, en lo que fácilmente podría pasar como una actuación para la kermesse del colegio en el marco de la semana de alianzas, donde los integrantes de Greta Van Fleet claramente pertenecerían a la alianza de “los años setenta”.

El montaje, tal como pudimos apreciarlo anoche, está ideado para complacer a los padres, quienes, con el pecho inflado, celebran que sus retoños van por el “buen camino”. Greta Van Fleet perfectamente puede ser considerada una “boy band para viejos”, y por “viejos” no sólo nos referimos a la edad biológica, sino que también a la mental. Su éxito ha sido tal, que han sido capaces de cautivar a los desesperanzados para iluminarles el camino, siguiendo el esquema al pie de la letra, sin innovar ni interferir en la fórmula, tan sólo repicando al pie de la letra lo que se hacía hace casi cincuenta años, entregándoles en poco más de una hora de show una fantasía rockera que ha resultado de lo más lucrativa.

Greta Van Fleet es además un conjunto de músicos con muy buenos dotes para su oficio. Así pudimos comprobarlo en sendas versiones de canciones como “Edge Of Darkness”, “When The Curtain Falls” y “Lover, Leaver (Taker, Believer)”, donde el grupo se lució sacando lo mejor de sí, creando un balance perfecto en los momentos de intensidad y oscuridad que muchas de sus composiciones poseen. Pese a su juventud y “poco carrete”, son capaces de emular a la perfección la atmósfera de sus principales influencias, lo que nos lleva a preguntarnos ¿qué sería de Greta Van Fleet si decidieran dar el salto y construir una identidad propia que no vaya ligada intrínsecamente con el pasado que los valida y que al mismo tiempo los condena?

Terminado el espectáculo, Greta Van Fleet es una banda que se retira con los brazos en alto sabiendo que cumplió con creces su cometido, dejando a todo el mundo contento y con la esperanza intacta de que las cosas pueden mejorar. Greta Van Fleet también es un grupo que fue cuestionado hace unas semanas por el músico inglés Steven Wilson, quien, en una serie de descargos contra los estadounidenses, sentenció: “No creo ni por un minuto que alguien los recuerde en 10 años más”. Y la anterior es una interrogante que se plantea con fuerza luego de haber presenciado el celebrado debut de Greta Van Fleet en Santiago.

Setlist

  1. Highway Tune
  2. Edge Of Darkness
  3. Flower Power
  4. Watching Over
  5. You’re The One
  6. When The Curtain Falls
  7. Lover, Leaver (Taker, Believer)
  8. Black Smoke Rising
  9. Safari Song

Fotos por Carlos Müller para Lotus Producciones

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Robinson

    29-Mar-2019 en 8:53 am

    “Greta Van Fleet es la banda de aquellos que sostienen que las micros amarillas son el mejor sistema de transporte que ha tenido Santiago, y que Antonio Vodanovic jamás podrá ser superado como animador del Festival de Viña del Mar.” – Demasiado básico el análisis, con qué argumento puedes comparar dos ideas totalmente distintas y disímiles entre sí.

  2. Claudia

    29-Mar-2019 en 11:57 pm

    “Weón Z”, te hicieron bullying en el colegio porque no te gustaba la “buena música”? Porque sinceramente habría sido más interesante leer del show que de tus traumas.

    • Alejandro

      30-Mar-2019 en 12:24 am

      Malisimo articulo, pareciera que lo hizo uno de los detractores de los que habla, reducir gvf a led zeppelin es no cachar donde estay parao. Humo negro, con gusto les escribo algo como la gente.

  3. Mauro

    02-Abr-2019 en 1:24 pm

    Que mal review del show. Pesimo articulo. del show nada, solo criticas gratuitas de alguien que se cree de lo mas cool que hay. Un bodrio.

Responder

En Vivo

Primordial: Equilibrando la humildad y la ambición

Publicado

en

Primordial

Cuando pensamos en el sonido del black metal, siempre surge la idea de algo muy ligado a estructuras convencionales, o también ese estilo del metal que no va en el carril de lo tradicional, quizás llegando a otros segmentos. Por ello siempre es interesante cuando hay una mezcla de elementos para dar con algo nuevo, que es lo que pudimos ver a lo largo de una jornada con mucho de épico en la noche del domingo 21, en el Club Rock & Guitarras.

A las 19:54 horas, un poco antes de lo informado, Sol Sistere se subió al escenario e hizo valer su tiempo en oro, mostrando que desde una estructura black metal también llegan al heavy y al doom con facilidad, pese a que el sonido en la primera canción convertía todo en una masa sin mayores claridades. Desde el segundo tema se arregló esto, lo que afectaba muchísimo a la batería de Pablo Vera, y ya en “Death Knell” se veía cómo la potencia y el control eran uno en la ejecución de la banda. Sol Sistere quizás peca de tener entonaciones un poco cliché sin una épica detrás, pero en lo que importa, en las canciones, tiene todo el terreno ganado, y sólo se puede esperar más y más de una propuesta compleja e intrigante como la del quinteto, que a las 20:30 horas se bajaba del escenario para dejar en ascuas a un público que iba repletando poco a poco el pequeño local de Ñuñoa.

Lo anterior es clave, porque algo importante dentro del metal como es el debut de una agrupación de casi 30 años de carrera parece algo un poco menor. Al final, lo que genera algo único es la reacción de los fans y la impactante primera impresión que puede dejar una banda, y esto es precisamente lo que logró Primordial en dos horas llenas de intensidad, de mirarse a los ojos, de levantar puños y hacer headbanging.

El quinteto se subió poco a poco al escenario, siendo Alan Averill el último en hacerlo, y el vocalista y mente creativa principal del conjunto sin duda que era el que llevaría la batuta del show. Pintado y con una capucha al más puro estilo del Undertaker, Averill inmediatamente buscaba reacciones de un público que despertó con el anuncio de la primera canción, “Where Greater Men Have Fallen”, que de inmediato marcaba el pulso de lo que sería la jornada. La invitación no sólo era a disfrutar un show, sino también de la épica que le imprimía Alan a cada entonación, a cada mirada a la gente. El carisma del frontman es una extrañeza para un género que se caracteriza por el ostracismo y el dominio de lo instrumental, y es que tal vez el camino de Primordial ha generado algo diferente.

En vez de caer en los clichés del black metal, Primordial ha ido mezclando y armando cosas nuevas en cada disco que sacan, y es esa ambición por expandir sus dominios cada vez más lo que ha generado que tengan uno de los sonidos más únicos en todo el metal, sin referencias a una o dos cosas, sino que miles a la vez, desde el folk hasta lo sinfónico, pasando por doom o hasta detalles más pastorales. También desde ahí viene el imaginario donde se cruzan dioses, verdugos, entierros e imperios en llamas, siempre con el punto de vista del oprimido como algo relevante. Averill se pone una soga con el típico nudo del colgado en “Gallows Hymn”, reclama solemnidad luego de una introducción casi histórica en “To Hell Or The Hangman” y juega con la camiseta retro de la selección Irlandesa de fútbol pre Mundial del ’94 (una verdadera rareza) que alguien tiene en el público. Todo es parte de una historia más grande que la de las canciones mismas, las que se suceden en su extensión mayor, incluyendo sorpresas más allá de lo que dice el setlist, como “Babel’s Tower” luego de la intensa y cruda “Nails Their Tongues”.

En materia de sonido, Primordial estuvo preciso en cada momento, pese a que a veces se perdía la distancia entre uno y otro instrumento, algo atribuible más a la amplificación del local que a descoordinaciones de la banda, pero eso jamás fue impedimento para lograr ser parte de algo impactante, uno de esos shows que demuestran cómo es que el metal es un campo de cultivo para la innovación, en especial cuando la intención y la ambición juegan. Algo sorprendente era que, pese al aspecto intimidante de Alan y a la precisión de los irlandeses para tocar las canciones, la cercanía (quizás impulsada por lo cerca que está la gente de la banda en el escenario de R&G) siempre fue algo presente, y quizás tiene que ver con esta dinámica de “no nos vencerán” que caracteriza a los de Irlanda del Norte, con esa identidad tan precarizada por los factores políticos, con lo que la afirmación propia termina siendo campo de batalla diario. Y por ello es que se piensa que los imperios deben caer (“As Rome Burns”, “Empire Falls”) porque, aunque la historia la escriban los vencedores, no por ello los vencidos no pueden caer cantando.

Más sorpresas había con “Autumn’s Ablaze” o con “Sons Of The Morrigan”, adiciones al setlist basadas únicamente en que era la primera vez de Primordial en Chile, lo que habla también de una agrupación dispuesta a hacer concesiones, a dar más de lo que se pudo haber planificado. He ahí el gran valor de un show como el de esa noche: se puede ver una banda ambiciosa en lo musical, en un gran momento creativo, con la sencillez necesaria para entender cómo se trasciende en verdad. Con esto, cuando la banda se manda el doblete final con “The Coffin Ships” y “Empire Falls”, en verdad entienden que no pueden bajarse así como así del escenario, y es ahí cuando sacan una última sorpresa, agregando de la nada “Heathen Tribes”.

Flexibles, cercanos, excelentes en la ejecución e interpretación, lo de Primordial en su debut en Chile fue de calidad implacable y de humanidad conmovedora, en dos horas de concierto que dejan en claro cómo existen aún miles de chances de innovar en el sonido, generando conexiones únicas en el escenario.

Setlist

  1. Where Greater Men Have Fallen
  2. Gods To The Godless
  3. Gallows Hymn
  4. Nails Their Tongues
  5. Babel’s Tower
  6. To Hell Or The Hangman
  7. No Grave Is Deep Enough
  8. As Rome Burns
  9. Autumn’s Ablaze
  10. Bloodied Yet Unbowed
  11. Sons Of The Morrigan
  12. The Coffin Ships
  13. Empire Falls
  14. Heathen Tribes

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Doolittle Doolittle
DiscosHace 6 días

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 1 semana

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 2 semanas

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 semanas

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 4 semanas

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 2 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 4 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 11 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 11 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 11 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: