Contáctanos
Green Day Green Day

En Vivo

Green Day: La gloria del rock

Publicado

en

El trío norteamericano regresó a la capital para realizar su tercer show por estas tierras, en el marco de la promoción de su duodécimo álbum de estudio, “Revolution Radio” (2016). Volviendo a hacer uso de las dependencias del Estadio Bicentenario de La Florida, la banda dirigida por Billie Joe Armstrong se mandó un show de proporciones épicas, sólo como Green Day sabe hacerlo, en uno de los eventos rockeros más impresionantes del año en nuestro país.

La música comenzó temprano en el estadio de Audax Italiano con el arribo al escenario de The Interrupters. La joven banda estadounidense, que ya tiene bajo el brazo dos placas discográficas, siendo “Say It Out Loud” (2016) la más reciente y foco de este tour, puso a bailar a todo el mundo con su ska punk. De la mano de canciones como “A Friend Like Me”, “This is The New Sound” y “Family”, The Interrupters logró conquistar a la audiencia, quienes tuvieron la oportunidad de disfrutar de un grupo con mucha actitud, siendo Aimee Interrupter la dueña del show con su tremendo vozarrón y presencia escénica.

Con el sol aún iluminando a La Florida y “Also Sprach Zarathustra” de Richard Strauss sonando por los altoparlantes, el aviso ya estaba hecho: se venía Green Day para despacharse dos horas y media de puro punk rock, en un espectáculo que siempre se mantuvo en la nota alta. Y es que durante las tres primeras canciones presentadas anoche, “Know Your Enemy”, “Bang Bang” y “Revolution Radio”, hubo máquinas que lanzaron racimos de largas cintas de papel, lanzallamas, un fanático cantando junto a la banda sobre el escenario, cánticos de estadio y mucho caos en la cancha. Parecía que el grupo había tirado toda la carne a la parrilla, pero el show apenas comenzaba. “Holiday” fue el primer gran clásico de la jornada, a los que más tarde se sumarían “Letterbomb” y “Boulevard Of Broken Dreams”, siendo esta última uno de los momentos más entrañables de la velada, con todo el público cantando al unísono el sencillo de “American Idiot” (2004).

La verdad es que todo el concierto fue un karaoke colectivo, siendo los fans, la gran masa de gente que llegó al estadio floridano, el factor definitivo que hizo del show de Green Day la tremenda experiencia que fue. Desde el proscenio, el trío y sus músicos de apoyo entregan todos los estímulos necesarios para animar a la audiencia: mangueras con agua para hidratar a los fans de las primeras filas, una especie de bazuca que lanza poleras a la muchedumbre, numerosas solicitudes a los asistentes para tomar el micrófono y cantar junto a ellos, incluso regalando una guitarra a un afortunado seguidor durante la interpretación del cover de Operation Ivy, “Knowledge”, hasta el uso de ridículos disfraces para hacer aún más hilarante la fiesta cuando tocó presentar “King For A Day” y el posterior medley compuesto por antiguos clásicos del rock y el pop, tales como “Careless Whisper” de George Michael o “Hey Jude” de The Beatles. A pesar de toda la parafernalia e hiperventilación de Amstrong, quien es el gran maestro de ceremonias durante toda la jornada, el show de Green Day no puede estar completo sin el fervor del respetable, en una sinergia de fuerzas que da vida a un acontecimiento único.

Claro que lo anterior no podría ser posible sin la música, y ahí no se dieron tregua sendas versiones de canciones como “Basket Case”, “Minority”, “Longview” y “2000 Light Years Away”. También se sumaron al set de Santiago cortes que no tocaban desde hace mucho tiempo, tales como “Stuck With Me” y “Geek Stink Breath”, transformándose en hitos dentro de un set completísimo, tanto para fanáticos de la antigua y la nueva escuela.

Para el final se guardaron los temas más épicos, siendo el primero “Forever Now”, marcando el primer encore de la noche, el que fue rematado con “American Idiot” y la maratónica “Jesus Of Suburbia”. Dejando la parafernalia de lado, Armstrong regresó a solas al escenario con su guitarra acústica para dar por terminado el espectáculo con “21 Guns” y “Good Riddance (Time Of Your Life)” en sus versiones desenchufadas, transformando al Bicentenario en un íntimo club donde su instrumento fue la base para que su voz, junto a la de miles de fanáticos chilenos, dieran el cierre a un show inigualable.

Green Day sabe cómo hacerla. En dos horas y media de show se las arreglan para entregar un verdadero espectáculo de rock para las masas: parafernalia, buenas canciones, gran presencia escénica e interacción con la fanaticada, son los elementos claves de su propuesta. En una época donde sólo los “dinosaurios” del rock son capaces de llenar grandes estadios y la figura del “rockstar” estás más que extinta, Green Day se erige como uno de los últimos bastiones de este movimiento, configurando un show fresco y lleno de energía. La satisfacción es completa para quienes disfrutamos de este tipo de espectáculos, porque Green Day nos entregó por unas horas el rock en su máxima gloria.

Setlist

  1. Know Your Enemy
  2. Bang Bang
  3. Revolution Radio
  4. Holiday
  5. Letterbomb
  6. Boulevard Of Broken Dreams
  7. Longview
  8. Youngblood
  9. 2000 Light Years Away
  10. Stuck With Me
  11. Geek Stink Breath
  12. Nice Guys Finish Last
  13. Hitchin’ A Ride
  14. Waiting
  15. When I Come Around
  16. She
  17. Minority
  18. Are We The Waiting
  19. St. Jimmy
  20. Knowledge (original de Operation Ivy)
  21. Basket Case
  22. King For A Day
  23. Careless Whisper / Shout / Always Look on the Bright Side Of Life / (I Can’t Get No) Satisfaction / Hey Jude
  24. Still Breathing
  25. Forever Now
  26. American Idiot
  27. Jesus Of Suburbia
  28. 21 Guns
  29. Good Riddance (Time Of Your Life)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Magma: De vuelta a Kobaïa

Publicado

en

Magma

En uno de los eventos más esperados de este segundo semestre, Magma retornó al país a cuatro años de su grandioso debut en Chile, ocasión en que realizaron dos shows que quedaron grabados en la retina de los miles de seguidores que esperaron durante décadas el arribo de los franceses a un escenario nacional. El sueño se cumplió y ahora quedaba esperar por el regreso de la agrupación, el cual se concretó anoche en el Teatro Nescafé de las Artes, donde recibimos la tercera parte del llamado “The Endless Tour”, en otra jornada de finísimo rock progresivo que quedará para la posteridad.

Desde que los ocho músicos se instalaron sobre el proscenio, una atmósfera mágica se apoderó del recinto, confirmando que estábamos de vuelta en las tierras de Kobaïa, el planeta ficticio creado por Christian Vander, donde se desarrolla temáticamente la totalidad de la discografía del conjunto. “Ëmëhntëhtt-Ré” dio inicio al concierto, en más de cuarenta minutos de odisea musical imparable. Como si fuésemos parte de un mantra colectivo, la composición dejó ver grandes muestras de virtuosismo de parte de los músicos, hipnotizantes pasajes que iban en un constante in crescendo para luego detonar y pasar a una sección totalmente distinta, sin perder el hilo del relato ni romper la atmósfera. Lo de Magma en vivo es una experiencia inmersiva, donde el espectador debe estar totalmente dispuesto a dejarse llevar por la música. Lo positivo es que no es nada complicado entrar en su universo, cortesía de un show en que el espíritu prima por sobre la intelectualidad.

Sobre lo anterior, “Theusz Hamtaahk” fue quizás el corte más cautivador de la jornada. Poniendo gran énfasis en el juego de voces y en las bases rítmicas que se extendían durante largos minutos, en lo que parecía un péndulo para los sentidos. En una sensación bastante parecida a la que logran los norteamericanos Swans en sus catárticas presentaciones, Magma se despachó una performance extraordinaria cuando el cronómetro ya marcaba una hora de música, que, más que música, es un verdadero ritual mágico.

Los franceses no tardaron en regresar y, ante la ovación general del respetable, lanzaron uno de sus clásicos más celebrados de su discografía: “Kobaia”, y el concierto se transformó en un show de rock setentero y sicodélico, donde hubo espacio para solos de guitarra y teclados, e incluso para que aromas de hierbas de dudosa procedencia comenzarán a circular por el aire del lugar.

Luego de una nueva salida del grupo, el público demandaba más porque, incluso si las composiciones de Magma pueden parecer verdaderas maratones, la sensación que dejan es revitalizante y sólo quedan ganas de más. Stella Vander, la vocalista más longeva del conjunto y esposa de Christian Vander, salió a escena para presentar la bella balada “Ehn Deiss”, tema original de Offering, proyecto que también fue fundado por el baterista, bajando el telón en una nota emotiva que dejó a todo el mundo conforme, independiente de que las ansias por seguir recorriendo los parajes de Kobaïa persistieran.

Retirándonos del teatro con el espíritu lleno de energía, el retorno de Magma a la capital estuvo a la altura de su leyenda; nos entregó dos horas de música que trasciende a los sentidos y es capaz de hacernos partes de un viaje único. Con la esperanza de poder volver a verlos lo antes posible, el recuerdo de este nuevo recorrido por Kobaïa quedará atesorado como uno de los grandes acontecimientos musicales de este 2017.

Setlist

  1. Ëmëhntëhtt-Ré
  2. Theusz Hamtaahk
  3. Kobaia
  4. Ehn Deiss (original de Offering)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Different Days Different Days
DiscosHace 6 horas

The Charlatans – “Different Days”

Para ser una banda que ha enfrentado el fallecimiento de dos integrantes, primero el tecladista Rob Collins en 1996 y...

Relatives In Descent Relatives In Descent
DiscosHace 3 días

Protomartyr – “Relatives In Descent”

¿Cómo va a sonar el apocalipsis cuando llegue e impacte a la humanidad? ¿Será un rugido del núcleo de la...

Carry Fire Carry Fire
DiscosHace 3 días

Robert Plant – “Carry Fire”

Cuando hablamos de músicos fundacionales del rock que aún mantienen vivas sus carreras, especialmente los que formaron parte de las...

Ogilala Ogilala
DiscosHace 5 días

William Patrick Corgan – “Ogilala”

Cuando estaba en medio del proceso de creación del sucesor de “Monuments To An Elegy” (2014), la mente maestra de...

A Night At The Opera A Night At The Opera
DiscosHace 1 semana

El Álbum Esencial: “A Night At The Opera” de Queen

Al abrir la versión en vinilo de “A Night At The Opera” (1975) uno se encuentra con una imagen reveladora...

The Sin And The Sentence The Sin And The Sentence
DiscosHace 1 semana

Trivium – “The Sin And The Sentence”

Beethoven señaló que el genio se compone de un dos por ciento de talento y de un noventa y ocho...

The Desaturating Seven The Desaturating Seven
DiscosHace 2 semanas

Primus – “The Desaturating Seven”

Cuando alguien decide adentrarse en el extraño mundo de Primus, acepta el riesgo de visitar un terreno en el que...

Hiss Spun Hiss Spun
DiscosHace 2 semanas

Chelsea Wolfe – “Hiss Spun”

La carrera artística de Chelsea Wolfe ha sido un recorrido gradual por las múltiples variantes que orbitan alrededor de lo...

Cendrars Cendrars
DiscosHace 2 semanas

Cendrars – “Cendrars”

El álbum debut siempre es un fenómeno interesante. Suele combinar en distintas medidas la imagen que el artista quiere proyectar...

Visions Of A Life Visions Of A Life
DiscosHace 2 semanas

Wolf Alice – “Visions Of A Life”

Cuando Wolf Alice lanzó su primer disco, “My Love Is Cool” en 2015, la prensa especializada los catalogó como la...

Publicidad

Más vistas