Conéctate a nuestras redes
Gorillaz Gorillaz

En Vivo

Gorillaz: Más allá de la pantalla

Publicado

en

No hay forma de describir lo que genera Damon Albarn en nuestro país, y eso quedó más que demostrado con la tremenda respuesta que tuvo el debut de su proyecto Gorillaz la noche del martes 20 de marzo. El musico ya acumula visitas con Blur y como solista a nuestro país, pero faltaba aún ese esperado show con una de sus agrupaciones más queridas, quienes finalmente debutaron en el contexto de promoción de “Humanz” (2017), su regreso discográfico luego de varios años sin material. Como se podía predecir, el Movistar Arena se repletó para ver el show de la banda animada, llevando a gente de todas las edades, particularmente con amplia presencia de niños que no superaban los 12 años, algo que se podría explicar gracias al magnético carisma de Murdoc, 2-D, Russel y Noodle, los componentes animados de esta propuesta multimedia.

Desde el primer momento se sintió toda la potencia en vivo de la banda, haciendo que sus composiciones sonaran más consistentes que sus versiones en estudio. Eso, en parte, se debe a la gran cantidad de músicos en escena, que entregan una vibra más estructurada a las canciones, sintiéndose como una gran orquesta manejada por el maestro Damon Albarn. Con una solidez que ya se la quisiera cualquiera, sonaron canciones como “M1 A1“, “Last Living Souls” o “Rhinestone Eyes“, lo que a su vez demostró la capacidad de Albarn y compañía de ir deslizándose entre varios estilos diferentes sin poner mayores limitantes a su sonido. Eso se pudo conjugar, también, con el gran carisma y energía que entregaron el guitarrista Jeff Wootton y el bajista Seye Adelekan, quienes animaban constantemente al público, a la vez que cooperaban en la estructuración de verdaderas obras de joyería como “Superfast Jellyfish“, “El Mañana” o las coreadas “19-2000” y “On Melancholy Hill“.

Curiosamente, “Humanz” fue el álbum donde menos énfasis se hizo, comprendiendo el carácter especial que tenía esta primera visita a Chile. Aun así, la fiesta no se detuvo en ningún momento, interpretando todos los éxitos de la banda y trayendo invitados especiales, como De La Soul (“Superfast Jellyfish“, “Feel Good Inc.“), Peven Everett (“Strobelite“, “Stylo“), o Little Simz, que se lució en la bailable “Garage Palace“, uno de los mejores momentos de la noche. A pesar de que hayan faltado algunos de los invitados recurrentes de la banda, especialmente la ausencia de Jehnny Beth, lo que generó la no interpretación de “We Got The Power” –una de las más esperadas de la jornada–, Gorillaz se encargó de entregar un concierto hecho a medida para sus fanáticos, generando una relación entre imagen y sonido que permitió a ambas bandas hacer sentir fuertemente su presencia, tanto digital como humanamente.

Lo que muchos cuestionaron previamente, en parte debido a las opiniones divididas que produjo el álbum “Humanz”, terminó siendo una clase magistral de cómo debe ser un show, con cada elemento jugando su papel sin opacar al resto, sino que más bien para complementar cada pieza en el engranaje que supone el ejercicio de interpretar canciones con una variedad de instrumentos tan rica. La sección rítmica hizo lo suyo, los invitados brillaron con luces propias y las coristas aportaron todo el sentimiento correspondiente a las canciones de Gorillaz. Mientras ocurría todo eso, Damon estaba ahí, en las sombras, supervisando cada movimiento e interviniendo sólo cuando le correspondía. Los momentos finales con la impactante ejecución de “Hong Kong” dieron paso a canciones tan esperadas como “Kids With Guns“, “Clint Eastwood“, o el cierre con “Demon Days“, la culminación del apoteósico concierto que público y artistas compartieron durante casi dos horas.

Aunque se suponía que el motivo de esta visita debía ser la promoción de “Humanz”, parece que Albarn entendió más que nadie lo especial de esta oportunidad, estableciéndose con una presentación que repasó toda la historia de la banda, dándose tiempo incluso para confirmar el lanzamiento de un nuevo álbum y presentar el primer adelanto: “Hollywood“, tocada por primera vez en este concierto.

Gorillaz tuvo al público en la palma de su mano, e hizo que distintas generaciones se unieran alrededor de una fiesta imparable que no dio respiro alguno, demostrando que en la variedad está el gusto y que no hace falta encasillarse en clichés del género o destinar la música sólo a un estilo en específico. Quizás hayamos presenciado una instancia única e irrepetible, pero lo cierto es que el cariño de Chile con Damon Albarn se reforzó mucho más, cumpliéndose de paso el anhelo que estaba pendiente hace tanto tiempo. Todos brillaron con luz propia y comprobaron que Gorillaz ya dejó de ser una banda virtual, con una trascendencia llegó más allá de la pantalla.

Setlist

  1. M1 A1
  2. Last Living Souls
  3. Rhinestone Eyes
  4. Tomorrow Comes Today
  5. Every Planet We Reach Is Dead
  6. Saturn Barz
  7. 19-2000
  8. Superfast Jellyfish
  9. On Melancholy Hill
  10. El Mañana
  11. Charger
  12. Strobelite
  13. Andromeda
  14. Hollywood (nueva canción)
  15. Garage Palace
  16. Punk
  17. Stylo
  18. Dirty Harry
  19. Feel Good Inc.
  20. Plastic Beach
  21. Hong Kong
  22. Kids With Guns
  23. Clint Eastwood
  24. Don’t Get Lost In Heaven
  25. Demon Days

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Paul Gilbert: Seis cuerdas, mil historias

Publicado

en

Paul Gilbert

Podía parecer que la visita del norteamericano Paul Gilbert a Chile, en una templada tarde de sábado al Club Chocolate, sería para rememorar los éxitos de Mr. Big o Racer X, dos bandas donde él fue fundador, pero que no vería germinar tanto como para quedar determinado por ellas. Sin embargo, Gilbert eligió prescindir de ese legado para este reencuentro con el público chileno, en una instancia que funcionó más como una clase magistral que como un concierto propiamente tal.

Casi puntual en la hora señalada de inicio, siendo las 20:05 horas, Paul subió al escenario con dos músicos nacionales, Felipe Cortés en batería y Diego Contreras en el bajo, en una configuración de banda, pero luego del primer tema el esquema cambió y, con la ayuda de un traductor, fue explicando detalladamente el uso de la muñeca para los solos y su forma de tocar, basada en un trémolo manual, en la actualidad, dejando en claro que esto sería una clínica de guitarra. Luego de eso explicó levemente cómo, desde una anécdota tras perder un ticket de avión y, por consiguiente, un vuelo, una chica le dice “señor, debe calmarse”, y con ello surge un tema de su nuevo disco “Behold Electric Guitar” (2018), “Sir, You Need To Calm Down”, que procede a tocar, tras lo cual explica la importancia de las palabras en cómo tocar la guitarra.

En un evento que pareciera estar cargado hacia ver cuán importante es la guitarra y su sonido, resulta refrescante y simpática la postura de un avezado que indica que las palabras importan mucho, incluso en canciones instrumentales. Es que ahí existe una inspiración que permite nuevas prácticas, y relevar el papel de uno de los instrumentos más únicos, que es la voz, para llevar a la guitarra a otros límites. Gilbert explicaba cómo las palabras cantadas podrían convertirse en escalas, tocando extractos de “Rock The Clock” o “Blackbird” para comprender eso con ejemplos, antes de lanzarse a tocar completa “Black Dog” de Led Zeppelin, donde este principio quedaba completamente en práctica.

Luego de tocar esta canción, Paul dijo que muchas veces caía en el acto de tocar todo en una nota, “porque soy del rock, entonces eso pasa”, pero artistas muy queridos para él, como Jimi Hendrix, lo llevaron a intentar un enfoque distinto, más parecido al del jazz, con cambios en los acordes y tratando de simplificar las escalas, eligiendo cuatro notas fundamentales, como son la tónica, la segunda, tercera y quinta, lo cual mostró con un tema del propio Hendrix antes de volver a la carga del habla, para ahondar en el uso de los trastes y las escalas, y antes de pasar a otro punto: el ritmo. Ahí salió del jazz o el rock para meterse en el querido blues. Incluso mostró el ritmo con el que despierta a su hijo, sacando risas en un Club Chocolate casi repleto, muy atento y complacido, antes de escuchar otro tema del disco nuevo de Gilbert, uno escrito para enseñar a un estudiante a tocar, “Blues For Rabbitt”.

La cercanía y calidez de Gilbert, un verdadero emblema de las seis cuerdas, vino cuando subió al escenario primero a un invitado que, pese a estar en una silla de ruedas, hacía unos solos con mucha alma y espíritu, para un jam sobre la base rítmica de “Back In Black” de AC/DC, pero que en realidad era un diálogo a través de la guitarra, muy respetuoso y realmente mostrando a un Paul Gilbert lejos de caer en el mal del típico guitarrista virtuoso, donde el ego gana por sobre las canciones y la buena onda. Aquí, Gilbert logra entregar el cetro, así como también ocurre en un segundo jam, esta vez con el conocido blusero Sebastián Arriagada, quien en ocasiones le peleó mucho el spotlight a Paul, pero que precisamente por ello es que derivó en una dinámica de enfrentamiento complementario, muy interesante y entretenido.

Luego vino la sesión de preguntas del público, donde se sucedieron temas como el tono de la guitarra, los pedales, las inspiraciones, el ritmo; le pidieron consejos, e incluso improvisó sobre la frase “it’s really nice to be in Santiago” (“es realmente muy bueno estar en Santiago”) para mostrar la simpleza de la que puede venir una composición. Luego de ello empalmó con las últimas dos canciones de una jornada de casi dos horas y muchas risas e historias: “Mercedes Benz”, original de Janis Joplin, y “Purple Haze” de Jimi Hendrix. No fue el reencuentro con las canciones de Racer X o Mr. Big, sin embargo, quizás fue la instancia donde más se ha mostrado la inmensidad de los mundos que conviven en las seis cuerdas de Paul Gilbert, en una instancia quizás irrepetible y con un ambiente que permitió que la jornada no fuera más ni menos que un éxito rotundo para la guitarra eléctrica.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 5 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 5 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 5 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 5 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 5 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 5 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 5 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 6 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas