Conéctate a nuestras redes
Gorillaz Gorillaz

En Vivo

Gorillaz: Más allá de la pantalla

Publicado

en

No hay forma de describir lo que genera Damon Albarn en nuestro país, y eso quedó más que demostrado con la tremenda respuesta que tuvo el debut de su proyecto Gorillaz la noche del martes 20 de marzo. El musico ya acumula visitas con Blur y como solista a nuestro país, pero faltaba aún ese esperado show con una de sus agrupaciones más queridas, quienes finalmente debutaron en el contexto de promoción de “Humanz” (2017), su regreso discográfico luego de varios años sin material. Como se podía predecir, el Movistar Arena se repletó para ver el show de la banda animada, llevando a gente de todas las edades, particularmente con amplia presencia de niños que no superaban los 12 años, algo que se podría explicar gracias al magnético carisma de Murdoc, 2-D, Russel y Noodle, los componentes animados de esta propuesta multimedia.

Desde el primer momento se sintió toda la potencia en vivo de la banda, haciendo que sus composiciones sonaran más consistentes que sus versiones en estudio. Eso, en parte, se debe a la gran cantidad de músicos en escena, que entregan una vibra más estructurada a las canciones, sintiéndose como una gran orquesta manejada por el maestro Damon Albarn. Con una solidez que ya se la quisiera cualquiera, sonaron canciones como “M1 A1“, “Last Living Souls” o “Rhinestone Eyes“, lo que a su vez demostró la capacidad de Albarn y compañía de ir deslizándose entre varios estilos diferentes sin poner mayores limitantes a su sonido. Eso se pudo conjugar, también, con el gran carisma y energía que entregaron el guitarrista Jeff Wootton y el bajista Seye Adelekan, quienes animaban constantemente al público, a la vez que cooperaban en la estructuración de verdaderas obras de joyería como “Superfast Jellyfish“, “El Mañana” o las coreadas “19-2000” y “On Melancholy Hill“.

Curiosamente, “Humanz” fue el álbum donde menos énfasis se hizo, comprendiendo el carácter especial que tenía esta primera visita a Chile. Aun así, la fiesta no se detuvo en ningún momento, interpretando todos los éxitos de la banda y trayendo invitados especiales, como De La Soul (“Superfast Jellyfish“, “Feel Good Inc.“), Peven Everett (“Strobelite“, “Stylo“), o Little Simz, que se lució en la bailable “Garage Palace“, uno de los mejores momentos de la noche. A pesar de que hayan faltado algunos de los invitados recurrentes de la banda, especialmente la ausencia de Jehnny Beth, lo que generó la no interpretación de “We Got The Power” –una de las más esperadas de la jornada–, Gorillaz se encargó de entregar un concierto hecho a medida para sus fanáticos, generando una relación entre imagen y sonido que permitió a ambas bandas hacer sentir fuertemente su presencia, tanto digital como humanamente.

Lo que muchos cuestionaron previamente, en parte debido a las opiniones divididas que produjo el álbum “Humanz”, terminó siendo una clase magistral de cómo debe ser un show, con cada elemento jugando su papel sin opacar al resto, sino que más bien para complementar cada pieza en el engranaje que supone el ejercicio de interpretar canciones con una variedad de instrumentos tan rica. La sección rítmica hizo lo suyo, los invitados brillaron con luces propias y las coristas aportaron todo el sentimiento correspondiente a las canciones de Gorillaz. Mientras ocurría todo eso, Damon estaba ahí, en las sombras, supervisando cada movimiento e interviniendo sólo cuando le correspondía. Los momentos finales con la impactante ejecución de “Hong Kong” dieron paso a canciones tan esperadas como “Kids With Guns“, “Clint Eastwood“, o el cierre con “Demon Days“, la culminación del apoteósico concierto que público y artistas compartieron durante casi dos horas.

Aunque se suponía que el motivo de esta visita debía ser la promoción de “Humanz”, parece que Albarn entendió más que nadie lo especial de esta oportunidad, estableciéndose con una presentación que repasó toda la historia de la banda, dándose tiempo incluso para confirmar el lanzamiento de un nuevo álbum y presentar el primer adelanto: “Hollywood“, tocada por primera vez en este concierto.

Gorillaz tuvo al público en la palma de su mano, e hizo que distintas generaciones se unieran alrededor de una fiesta imparable que no dio respiro alguno, demostrando que en la variedad está el gusto y que no hace falta encasillarse en clichés del género o destinar la música sólo a un estilo en específico. Quizás hayamos presenciado una instancia única e irrepetible, pero lo cierto es que el cariño de Chile con Damon Albarn se reforzó mucho más, cumpliéndose de paso el anhelo que estaba pendiente hace tanto tiempo. Todos brillaron con luz propia y comprobaron que Gorillaz ya dejó de ser una banda virtual, con una trascendencia llegó más allá de la pantalla.

Setlist

  1. M1 A1
  2. Last Living Souls
  3. Rhinestone Eyes
  4. Tomorrow Comes Today
  5. Every Planet We Reach Is Dead
  6. Saturn Barz
  7. 19-2000
  8. Superfast Jellyfish
  9. On Melancholy Hill
  10. El Mañana
  11. Charger
  12. Strobelite
  13. Andromeda
  14. Hollywood (nueva canción)
  15. Garage Palace
  16. Punk
  17. Stylo
  18. Dirty Harry
  19. Feel Good Inc.
  20. Plastic Beach
  21. Hong Kong
  22. Kids With Guns
  23. Clint Eastwood
  24. Don’t Get Lost In Heaven
  25. Demon Days

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Tricky: Empatía en el trance

Publicado

en

Tricky

Salidas abruptas del escenario, un setlist destruido, un sonido a veces demasiado minimalista, una polera estirada hasta el hartazgo, micrófonos cayendo, luces oscuras. Es fácil quedarse en este tipo de imágenes; en las partes y no en el todo. Lo que ofrece Tricky en un escenario es diferente, es un trance, es una condición a la cual hay que plegarse. En vez de esperar pulcritud, lo que se debe esperar es carne, hueso y garganta, y eso es lo que la gente pudo obtener en la hora y media de show que ofreció el influyente artista electrónico en el escenario del Club Chocolate.

Tricky es alguien que ve al infierno a los ojos y lo pone a su nivel, constantemente. Los movimientos nerviosos que tiene en casi todo momento son parte de una desesperación planteada en términos reales, en medio de un set-up minimalista en extremo, con sólo una guitarra y la batería en escena, además de la joven cantante polaca Marta Zlakowska, quien cantó más que el propio Tricky, incluso tomando el micrófono por completo en canciones como “Overcome”.

Tricky entró a escena a las 21:50 horas y de inmediato se veía perdido, de espaldas a la gente, como entrando en su personaje y en sus catacumbas antes de caer en la espiral abismal en “New Stole”, uno de los temas más destacados de “Ununiform” (2017), disco que servía de excusa para el retorno del músico inglés, de fama mayor por Massive Attack aunque sin quedar delimitado a ese episodio, sino que ha expandido sus formas de trabajar, incluyendo destacar nuevas cantantes que se ajustan a sus composiciones llenas de trip hop más electrónico. Pero no sólo la voz de Marta destacaba, sino también la del propio Tricky, quien muchas veces tomaba dos micrófonos y se ponía a entonar de forma repetitiva y crecientemente angustiada versos de canciones como la bella “The Only Way”.

Quizás lo que más se podía extrañar en el show era la presencia de un bajo dominante que permitiera al público sentir físicamente la música un poco más, porque a ratos muchos se distraían, ya fuera por tomarse un trago de más o por la extrañeza ante un espectáculo tan poco ortodoxo, pero así ocurre con quienes buscan ser vanguardistas y trazar nuevos caminos. No es que Tricky lo haga tan consistentemente, pero sí en el proscenio intenta desplegar esas sensaciones que no caben en un disco.

En sus álbumes el artista suena sofisticado y oscuro, pero en vivo se aprecian las raíces de esas canciones, y lo que se veía sofisticado queda como algo crudo, rugoso, con sabor amargo pero intenso, y todo transcurre en las cavernas de la sensación de Tricky, en ese trance en el cual el público termina entrando con la empatía suficiente como para entender por qué no hay solos de guitarra brillantes o por qué Zlakowska no explota nunca su voz más allá de lo necesario. Y es que en la contención y en el evitar la explosión se ve cómo esa sensación un poco claustrofóbica desde lo sensorial gana en sustancia y realismo.

Tricky se va del escenario luego de una versión ligera de “Palestinian Girl” y una extensión de “Dark Days” que, como un mantra, repite su coro en múltiples ocasiones, algo que se vería de nuevo en el encore que se hizo esperar varios minutos. Allí “When You Die” y “Vent” cerraban una ocasión que, lejos de ser una fiesta, pareció un confesionario donde Tricky explica y vive sus dramas, y los despliega en canciones.

Lejos de la sencillez o de la corrección, el artista entregó un show donde él era protagonista, más allá de la música, y es ahí donde la gente pudo conectar, luego de la extrañeza ante las señales iniciales. Un Tricky agradecido se va junto a sus músicos, y la empatía de un público a veces complicado pudo más que los trazos que puede marcar el egoísmo. Carne, hueso, garganta y angustia quedaron de Tricky, cuya presencia pudo resonar entre sus fanáticos en su retorno a Chile.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 3 días

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 días

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 semana

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 semanas

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 3 semanas

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 4 semanas

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Firepower Firepower
DiscosHace 1 mes

Judas Priest – “Firepower”

Aunque el Parkinson le haya cortado las alas del destino a Glenn Tipton, este no se va sin gritar venganza,...

Freedom’s Goblin Freedom’s Goblin
DiscosHace 1 mes

Ty Segall – “Freedom’s Goblin”

Ni glam, ni folk, ni garage ni psicodélico. En esta oportunidad, el inquieto y prolífico cantautor de California decidió echar...

Legend Of The Seagullmen Legend Of The Seagullmen
DiscosHace 1 mes

Legend Of The Seagullmen – “Legend Of The Seagullmen”

El viaje de Legend Of The Seagullmen comenzó varios años atrás, gracias a un encuentro en el que Jimmy Hayward,...

Publicidad
Publicidad

Más vistas