Contáctanos

En Vivo

Garbage: El ruido que nos mantiene despiertos

Publicado

en

Tuvieron que pasar 18 años para que Garbage al fin visitara nuestro país. Años que trajeron cinco discos, icónicos videos y un buen puñado de singles llenos de letras emotivas y duras. Y si bien fue una larga espera para miles, lo que recibimos a cambio rozó la perfección. La teatralidad de Shirley Manson y su impecable voz. Los riff tan característicos de Duke Erikson en la guitarra, esos que han hecho que la música de Garbage no envejezca. La consistencia del Steve Marker en sus alucinantes solos de guitarra o en los sintetizadores. Y el invaluable aporte de Butch Vig, uno de los grandes de la historia de la música moderna, el principal cerebro de la banda y también un eximio baterista.

Todo partiría pasadas las veinte horas con una sorpresa bastante agradable. Saiko, luego de un desgaste, del alejamiento de varios de sus integrantes originales y la reinvención plástica, volvió a la vida con fuerza, con dignidad y con la solidez que le entrega un tipo como Rodrigo Aboitiz, y el sello de Malebrán, que es innegable en una banda como Saiko. Un puñado de singles, un buen sonido y todos quedarían felices.

Y siendo veinte minutos pasadas las nueve de la noche, Garbage, más la ayuda en las cuatro cuerdas de Eric Avery,  apareció en escena precedida por secuencias electrónicas, para dar inicio al show con “Automatic Systematic Habit”, encargado de abrir la última producción de la banda “Not Your Kind Of People” (2012).

Desde un comienzo Garbage no sólo sorprendió con un prolijo sonido, del cual sólo se puede decir que en algunos momentos –más que nada al comienzo- hizo que la voz se perdiera levemente, sino que además, regalaron versiones remozadas de varios de sus éxitos. De “Not Your Kind Of People”, las elegidas además de la ya mencionada “Automatic Systematic Habit” serían “Blood For Poppies”, “Control”, “Battle In Me”,  “The One” y “I Hate Love”. Mayormente  con un sonido más cercano a la etapa de “Beautiful Garbage” (2001), y con el sonido característico de las guitarras de la banda a través de los años. Esos sonidos enfurecidos de los riff de Erikson y Marker, acompañado de secuencias electrónicas.

Saliendo de esa entrega necesaria del nuevo sonido, el resto del show fue una suma de emociones y melodías conocidas. Y Shirley Manson es la estrella que más fuerte brilló en la noche. Esa delgada y pálida figura delicada, que mezcla sensualidad con una tenue actitud varonil, lo que la hace más radiante aún.

En “Why Do You Love Me”, la sufrida Manson es acompañada de la perfecta rítmica de Vig, que le entrega la potencia necesaria a todo el sonido que envuelve a los asistentes. “I Think I’m Paranoid” demuestra que la fragilidad en sus letras pueden ser tergiversadas con la osadía de la instrumentalización. O en “Shut Your Mouth”, donde Erikson usa su guitarra casi como un sintetizador más, y va jugando con filtros para crear un sonido envolvente. En “Hammering In My Head”, el sonido cercano al drum ‘n’ bass se hace dueño del lugar, claridad distinguible en sus componentes. Y Shirley Manson presentaría a “Cherry Lips” como la canción Garbage por excelencia, o como diría la propia Manson: “the oficial Garbage song”.

La comunicación de la frontwoman con el público fue bastante cercana, quizás más de lo esperable de una personalidad que luce tan fría y delicada al cantar. A pesar de eso, se rió de buena forma con las decenas de mensajes que le llegaban desde el público, agradeció a Saiko por abrir su show, y contó cómo su discográfica alguna vez no los dejó venir a Sudamérica, y también de cómo aprendieron a que, desechando la importancia de los medios, los que toman las decisiones hoy en día son los músicos y nada más que ellos.

Los momentos de mayor clímax sin duda llegaron con los singles de aquel disco debut de 1995. “Stupid Girl” y “I’m Only Happy When It Rains”, donde ésta última hizo gala  de una versión especial; sumó cambios de intensidad al empezar realentada y silenciosa, para pasar al ruido y la voz de Manson pidiendo derramar la miseria en ella.

Garbage, no sólo se destaca por la rudeza del sonido de sus guitarras, la voz de Manson o el touch de Vig. Eternamente han sido una banda de letras femeninas, pero no por eso feministas. Declaran el orgullo y también el dolor. La venganza y también la rabia, como en canciones como “Special”, o “Why Do you Love Me”, donde Manson reclama la perdida de tiempo y la momentánea ceguera emocional.

El sonido más rudo también estaría en “Why Do You Love Me?”,  “Supervixen” y la espectacular “Push It”, la cual contó segundas voces programadas bastante atmosféricas. El contraste lo encontraríamos con “Cup Of Coffee” y quizás los momentos más sensuales y delicados de la noche con “Queer” y “Crush #1”, donde la teatralidad es protagonista en todo momento.

El final antes de la pausa –o encore– vendría dado con el primer single oficial de la banda, “Vow”. Que entre aplausos y gritos pasaría al momentáneo silencio, para retomar con la ya mencionada “Supervixen” y “I Hate You”, para dar paso al momento que quizás todos recordarán en el futuro. Shirley Manson anunciaba la última canción, pero ante la respuesta del público, decidieron tocar algunos de los singles que llevaban años sin ser interpretados. Entre el griterío y la barrera idiomática, Manson –en una elección digna de concurso- dio como elegida a “Milk”, canción que por primera vez es tocada en el tour de “Not Your Kind Of People”, y que fue coreada por cerca de las cuatro mil almas.

El momento de la despedida llegó con “You Look So Fine”, una perfecta mezcla entre lo más profundo de Manson y el lado más electrónico de Vig, que se fue mezclando con un planteamiento casi acústico de Marker y Erikson.

Garbage fue de las bandas más importantes entre la segunda mitad de los 90’s y los primeros años de este milenio. Se apagaron quizás debido a que sus componentes, cada uno por sí solo, es una entidad musical compleja. El sonido basura se apagó por años, pero ninguno de ellos se quedó quieto. Hoy Garbage volvió con un sonido explosivo que, sin esa mala costumbre de creer que a mayor volumen se puede ser mejor, lograron no sólo un sonido perfecto y claro por parte de sus técnicos, sino que además funcionando a la perfección como banda.

El sonido de esta agrupación va más allá de su currículum, más allá de tener al productor de “Nevermind” tocando la batería, y ciertamente más allá de Shirley Manson y su hipnótica voz. Como diría en “Push It”, este es el ruido que nos mantiene despiertos. Este es Garbage. Y es perfecto.

Setlist

  1. Automatic Systematic Habit
  2. I Think I’m Paranoid
  3. Shut Your Mouth
  4. Why Do You Love Me
  5. Queer
  6. Stupid Girl
  7. Hammering In My Head
  8. Control
  9. The One
  10. Crush #1
  11. Cherry Lips (Go Baby Go!)
  12. Blood For Poppies
  13. Special
  14. Cup of Coffee
  15. Push It
  16. Only Happy When It Rains
  17. Vow
  18. Supervixen
  19. I Hate Love
  20. Milk
  21. You Look So Fine

 

Por Pamela Cortés

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. Lila

    16-Oct-2012 en 9:37 am

    buena critica del concierto de garabage. fueron muchos años los que tuvimos que esperar para poder verlos en vivo pero sin duda valió la pena, el show fue impecable, Shilery Manson se lució

  2. Proletariat

    16-Oct-2012 en 9:40 am

    Exelente show el de ayer epico, muy buen review tambien

  3. Leonardo Arriagada

    16-Oct-2012 en 11:19 am

    Muy buen show ayer, I’m think I’m paranoid

  4. Ro Polite

    16-Oct-2012 en 11:34 am

    Muy buena la reseña. Es increíble pensar que ha pasado tanto tiempo y esta banda está como quiere.

  5. Karina

    16-Oct-2012 en 11:38 am

    Buen articulo respecto al concierto… algo más que agregaría, y es que se fueron tan impresionado con tremenda ovación por parte del público… quedaron locos!

    • Javier

      16-Oct-2012 en 12:27 pm

      concuerdo contigo, la Shirley quedo loca

  6. José Ignacio Fernández J.

    16-Oct-2012 en 12:35 pm

    Fue un show excelente, la gente fue parte importante del espectáculo y el grupo esta posiblemente en su punto más alto sumando madurez, profesionalidad y un sonido impecable.

  7. Denisse Carvajal Bruce

    16-Oct-2012 en 1:24 pm

    Felicitaciones por la reseña y las fotos, lo mejor que he visto!
    Sorprendida de garbage, que buen show!

  8. Coté

    16-Oct-2012 en 2:43 pm

    Impecable show. Suenan solidísimos y Shirley es imbatible. Gran noche.

  9. ïan

    16-Oct-2012 en 3:38 pm

    Felicidades Pam por la reseña. El concierto fue espectacular, lo único que siento es que no toquen Androgyny.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: