Conéctate a nuestras redes
Garbage Garbage

En Vivo

Garbage: Cerca de la revolución

Publicado

en

Shirley Manson alegó, como si se le debiera reprochar de antemano, que con el paso de los años se ha vuelto más parlanchina y buena para los discursos de corte político. Ella nos decía hace unos meses que “siendo mujer tienes que ganarte un lugar, y aun así habrá gente dudando de ti”, y en esos segundos de candidez ella también dudaba de ese lugar que tiene en el firmamento del rock alternativo. Manson se veía dubitativa por tres segundos a la mitad de un adrenalínico show, pero luego volvió a la carga pidiendo más humanidad, menos patriarcado, y menos odio. Shirley en medio del regreso de Garbage a Chile, y justo en un día donde el sexismo nacional fue vergüenza internacional, ponía su grano de arena para una revolución que está lejos de consumarse, pero que cruza la obra más vital de una agrupación que no sólo es dotada técnicamente, sino que también en las sensaciones que genera en sus fanáticos.

La anterior visita del conjunto tuvo la energía del debut, la entrega de la espera extensa y las canciones más grandes que la vida para sostener el espectáculo técnicamente perfecto del conjunto, pero con la confianza que les entregó “Strange Little Birds”, su mejor disco en dos décadas, Garbage tiene el margen para que Shirley diga también las cosas que importan y también las que entretienen, aumentando el grado de calidez existente.

El retorno de la banda a nuestro país, en su primera de dos fechas en el Teatro Caupolicán, fue precedido por un breve set de Lucybell, que partió puntualísimo a las 20:15 hrs. ante poco más de mil personas que reaccionaron de inmediato ante “Eclipse”, un clásico del debut de la banda, “Peces” (1995), para luego golpear con “Sálvame La Vida”, un hit de 2004, ambas coreadas y aplaudidas por la gente que luego no sería tan receptiva con los muy buenos sencillos del disco que –supuestamente– el trío lanzará el próximo año. “Salté A Tus Ojos” es una gran balada, en tanto que “Cuando Me Acerco A Ti” hace convivir muy bien la voz electrónica de antaño con el final al estilo power trio que tanto les agrada. Luego de una débil “Ave Fénix”, “Sembrando En El Mar” ganó reacciones potentes de la audiencia, lo que se apagaría con “A Perderse” para luego acabar a lo grande con “Mil Caminos”, cuando ya el recinto contaba con el 80% del público total, de pie aplaudiendo a los nacionales que sonaron bien y que pudieron meter todas sus épocas en 35 rápidos minutos.

Media hora exacta después del fin de lo presentado por Lucybell salió al escenario Garbage, y aunque no venía Butch Vig, ausente por problemas de salud y siendo reemplazado por Eric Gardener (igual que en el inicio de la gira), eso no era impedimento para que el sonido del show siguiera siendo clínico. Mal que mal, aún sin Vig está Duke Erikson y Steve Marker en el escenario, quienes como buenos productores se obsesionan con el resultado de lo que disponen en materia de sonido. Desde “Supervixen” en adelante que esta calidad estuvo presente, aunque desde temprano también Shirley tendría líos con su retorno, evidentes y –al parecer– sin posibilidades de resolución en toda la jornada, lo que no redundó en acortar el set o descargos contra la gente, también denotando los años de experiencia de la escocesa.

Obviamente, las reacciones más virulentas eran con los hits. “I Think I’m Paranoid”, “Stupid Girl” y “Special” eran recibidas como un karaoke colectivo, y con la reminiscencia de la efervescencia del debut de la banda en octubre de 2012, también ante un Caupolicán repleto. Pero en ese momento la agrupación venía con un disco de retorno bajo el brazo que no era muy llamativo. “Not Your Kind Of People” (2012) era correcto, pero sus sencillos, exceptuando la dinámica y exagerada “Automatic Systematic Habit”, no eran lo que más movía a la gente, algo que anoche se repitió con “Blood For Poppies”, único vestigio de ese disco que tocaron este año. Claro, las cosas son muy diferentes con el sólido “Strange Little Birds” y las posibilidades que expandió para las cosas que la banda tiene que decir.

Ahora, contra la catarsis de “Why Do You Love Me” o de “Sex Is Not The Enemy” existen tracks oscuros y con desarrollo largo, como la impactante “Blackout” o la apesadumbrada y solitaria “Night Drive Loneliness”, o incluso el lamento con ansias de revancha de “Even Though Our Love Is Doomed”, todas canciones que superan los cinco minutos en sus versiones de estudio, y que en vivo no tienen problema con extenderse un poco más, dejando en claro el estado psíquico y físico de estos sentimientos en movimientos angustiosos, ansiosos y urgentes de Shirley, lo que fue azuzado por la falta de retorno y esa necesidad de taparse un oído o ambos a la vez, apoyando el micrófono en el atril con cubierta de animal print.

Shirley Manson opera como una vocera de los derechos de la mujer hoy por hoy, no de una manera tradicional, sino que cruzándolo con su trabajo musical y siendo más que simplemente una voz. En el escenario mezcla su calidez con la gente, con el público, y les hace sentir que ella es parte de los incomprendidos, de los mirados en menos, de los dejados de lado. Se refiere a la comunidad LGBTI sin preciosismos ni una mirada altiva, sino que desde la empatía con el dolor y desde el conocimiento de las trabas que deben superar para poder vivir en paz. No sabe si culpar al capitalismo, al patriarcado o al destino, pero sabe muy bien que las canciones de Garbage logran identificar a los que sufren del lado más injusto de la vida, y a ellos dedica tracks como “Bleed Like Me” y, de forma implícita, “Queer” más adelante.

La gente nuevamente –así como en 2012– logró enganchar con Shirley, y es esa candidez la que sacó a la cantante de la frustración de sus problemas técnicos, que nunca la dejaron en paz, y que aun así derivó en una entrega casi impecable, con la sola excepción de “Why Do You Love Me“, cuyo final no sólo la encontró a ella fuera de tiempo, sino que también a Eric Gardener.

Tras un explosivo tridente final del main set con “Vow” (con extractos de “Don’t Hurt Yourself” de Beyoncé), una oscura “Only Happy When It Rains” y una intensa “Push It“, vino el encore con “Queer“, la sorprendentemente coreada “Empty“, elevada a un estatus de neoclásico, y un cierre con el Caupolicán entero saltando con “Cherry Lips (Go Baby Go!)“. Una jornada de discursos sentidos (y con sentido) y canciones infalibles, con Garbage mejorando incluso sobre su propia perfección con grandes canciones en uno de los mejores momentos creativos de su carrera. Tal vez en “Even Though Our Love Is Doomed” la letra diga que están “desesperados por una revolución“, pero de que están cerca de generarla o al menos de impulsarla, ciertamente lo están.

Setlist

  1. Supervixen
  2. I Think I’m Paranoid
  3. Stupid Girl
  4. Automatic Systematic Habit
  5. Blood For Poppies
  6. The Trick Is To Keep Breathing
  7. Sex Is Not The Enemy
  8. Blackout
  9. Magnetized
  10. Special
  11. #1 Crush
  12. Even Though Our Love Is Doomed
  13. Why Do You Love Me
  14. Night Drive Loneliness
  15. Bleed Like Me
  16. Shut Your Mouth
  17. Vow
  18. Only Happy When It Rains
  19. Push It
  20. Queer
  21. Empty
  22. Cherry Lips (Go Baby Go!)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas