Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Friendly Fires: Prendidos como el sol

Publicado

en

Muchos grupos exploran la posibilidad de sonar fiesteros, pero con un sonido en vivo orgánico y que se apoye lo menos posible en las máquinas. La mayoría tomó como referencia lo salido del sello DFA (LCD Soundsystem, The Rapture), pero otros tomaron referencias más antiguas, menos rupturistas pero más a la segura. Parte de esa camada son los británicos Friendly Fires. Y lo que es innegable es que saben cómo armar una fiesta de la nada. Es que con una entrada como la de “Lovesick” con un Ed Macfarlane haciendo sus bailes “imposibles”, nadie quedó indiferente.

El sol estaba en el apogeo de sus efectos, pero Friendly Fires combatió el fuego con fuego y la pelea fue interesante. Mientras el sol quemaba a la gente en la pista de baile en la que se convirtió el Coca Cola Stage, FF seguía con la invitación a saltar a una piscina (“Jump In The Pool”) y a entretenerse jugando con lo inesperado (“Blue Cassette”, del excelente “Pala” salido en 2011).

A estas alturas la gente sumaba unas diez mil personas y “True Love” sonaba para poner a todos a bailar. El bajo sonaba más que la guitarra y eso indicaba la elección hecha por la banda: sonar para mover a todos y a todo, sacrificando parte de la fidelidad a las versiones originales de las canciones, pero con el horizonte claro en la entretención.

“On Board” siguió con su ágil coro, sucedida por el mega single “Skeleton Boy”, del disco homónimo de Friendly Fires (2008), y si antes pocos se daban cuenta, había bronces en la banda y este single, que en su versión de estudio es tan sintético, gana una fuerza insospechada de los instrumentos de viento.

Luego vino la calma relajante de “Pala”, mostrando otra faceta del grupo, para luego dar con otro gran momento de esta fiesta: “Live Those Days Tonight”. El tema que abre “Pala”, el disco, sonó tan potente como masiva, y marcó otro punto de inflexión con el público.

A estas alturas ni siquiera el sol podía llamar la atención. Los ojos se centraban en los eléctricos movimientos de Ed (mucha gente decía después de la presentación que “parecía que lo hubieran electrocutado”), y en esa tremenda canción.

Luego vino la juguetona “Hurting” y la puntillosa “Pull Me Back To Earth”. Pero el gran highlight de la jornada vendría con el karaoke bajo el sol de “Paris”.

El single más conocido de los ingleses hizo que la gente saltara, bailara, se abrazara, y algunos hasta imitaban a Macfarlane, sin mucho éxito por cierto. Pero el espíritu estaba y el coro de “Paris” era cantado por todos en una versión más urgente del single.

La saga de invitaciones a escapar a otro lugar siguió con “Hawaiian Air”, bien ejecutada y llena de magia. Si hasta una brisa corrió mientras este tema sonaba, y unas nubes bailaban con nuestra omnipresente e infernal estrella.

El cierre de la fiesta fue con “Kiss Of Life” que si bien fue una gran canción de cierre, no pudo evitar que el público quedara con ganas de más, y considerando cómo se portó la audiencia, el terreno esta allanado para una hipotética nueva visita del grupo.

Si bien la mezcla de Friendly Fires no es tan orgánica, sí es un error que se le catalogue como pop o rock, dado que de ambos elementos toman recursos y el resultado se le enfrentó al mismísimo Astro Rey.

Más que lo refrescante que sea la propuesta de los británicos, lo impresionante es la capacidad de explotar sus propias limitaciones para arreglarlo y sonar increíble, a diferencia del sol que siempre es igual de inclemente si es que no lo tapan las nubes.

De esta forma, no sólo se prendieron ellos, sino que también el público. Y esa es una complementariedad que exuda diversión. Porque con estos fuegos amistosos no sólo la fiesta está asegurada, sino que mucho más.

Setlist:

  1. Lovesick
  2. Jump In The Pool
  3. Blue Cassette
  4. True Love
  5. On Board
  6. Skeleton Boy
  7. Pala
  8. Live Those Days Tonight
  9. Hurting
  10. Pull Me Back To Earth
  11. Paris
  12. Hawaiian Air
  13. Kiss Of Life

 Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. Pau

    02-Abr-2012 en 10:10 am

    hey! la última fue Kiss of life!

    • Manuel Toledo-Campos

      02-Abr-2012 en 11:22 am

      Corrección hecha. Thankz.

      • Pau

        02-Abr-2012 en 11:53 am

        ;D

  2. Diego Maya

    02-Abr-2012 en 11:44 am

    Acá hay fotos del show de los Fires en Amanda!
    http://futurofreak.com/2012/04/01/friendly-fires/

  3. Benjamin

    03-Abr-2012 en 5:37 pm

    Estuvo buenísimo, uno de los shows que más disfruté, y ni conocía Friendly Fires. Canjee los temas iTunes que regalaron y venía ‘Hurting’, así que re piola. Buen review.

Responder

En Vivo

Roger Waters: Mantente humano

Publicado

en

Roger Waters

Unas inmensas chimeneas se erigían desde el fondo del escenario y la gran fábrica del disco “Animals” (1977) de Pink Floyd cobraba vida frente a las decenas de miles de personas, que se hicieron presentes en el Estadio Nacional durante el retorno de Roger Waters a Chile, dando inicio al segmento más político del show, donde el blanco principal fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encarnación de los peores vicios de nuestra época. “Pigs (Three Different Ones)” sonaba de fondo y sobre la construcción se proyectaban distintas imágenes que satirizaban la figura del mandatario, siendo la más aplaudida de todas aquella donde el rostro del norteamericano era la cabeza de un chancho. Para rematar el segmento, un globo gigante en forma de cerdo vandalizado con grafitis exhibía el mensaje “Stay human” o, como fue traducida al español, “Sean humanos” –aunque la más idónea debió ser “Mantente humano”–, provocando vítores desde la audiencia, para rematar con la frase en pantalla grande: “Donald Trump es un cerdo”.

La gran invitación de Waters para esta gira es a resistir. ¿A qué, específicamente? Bueno, en el intermedio del espectáculo fueron mostrados varios ejemplos, tales como el racismo, el neofascismo, la polución, los crímenes de guerra y las ganancias monetarias que se obtienen de estos, e incluso a Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, a quien acusó de haber creado “una aplicación de mierda” que tenía por objetivo “rankear mujeres”, con la que se hizo multimillonario y lo transformó en el amo y señor del internet, controlando lo que sale o no en la red.

El inglés no se guardó nada en este regreso y fue más directo que nunca. Y es que justamente en los tiempos convulsionados en los que estamos viviendo, donde todo el mundo está tan polarizado y quiere tener una opinión e imponerla a como dé lugar, pareciera que la mejor respuesta es resistir y esperar a que las cosas lleguen a un equilibrio, y desde ahí volver a combatir.

Is This The Life We Really Want?” (2017), penúltimo disco de estudio de Waters, del cual se presentaron anoche cuatro canciones, siendo las más memorables “The Last Refugee” y “Déjà Vu”, llegó el año pasado en un momento crucial, con una serie de composiciones que reavivaron la veta más activista del músico, quien además encontró un nuevo sentido a los clásicos de Pink Floyd que seleccionó para este show, dando vida a un relato conmovedor y poderoso. De alguna forma, pareciera que la historia se repite y que no hemos podido aprender de nuestros errores, por lo que el objetivo principal de esta gira era la de entregar un mensaje. Y qué manera más espectacular de entregarlo.

Rememorando el increíble montaje que mostró hace seis años con “The Wall”, una inmensa pantalla cubrió los extremos del estadio ñuñoíno y una serie de parlantes se ubicaron alrededor de este. Imágenes espectaculares acompañadas de un sonido estremecedor obligaban a enfocar todos los sentidos sobre el escenario, donde la banda es apenas visible desde la distancia, dando foco principal al gran montaje. Para hacer un paralelo con el cine, un concierto regular de rock es una función en una sala tradicional, mientras que un concierto de Roger Waters en una función en IMAX, con sonido e imagen de última generación.

El solo hecho de estar frente a senda mole es un privilegio para cualquiera, y anoche disfrutamos de una experiencia inigualable. Desde el inicio con “Breathe”, el océano de relojes en “Time”, el canto emocionante de las coristas en “The Great Gig In The Sky”, la triada que repasa el disco “The Wall” (1979), o el espacial clímax con “Brain Damage” y “Eclipse”, donde unos láseres recrearon la icónica portada del fundamental “The Dark Side Of The Moon” (1973) en plena cancha del Estadio Nacional, son momentos inolvidables que había que vivirlos para poder comprobar su poderío. Es cierto, el espectáculo anterior es inigualable; la monumental muralla destruyéndose en vivo y en directo es una de las imágenes más memorables que hemos tenido en nuestra historia de conciertos en el país, pero lo de anoche no se queda atrás y, como dijimos más arriba, el relato estaba tan bien construido, que la experiencia sigue siendo única e irrepetible.

Un homenaje a Víctor Jara con la reproducción por los parlantes de “El Derecho De Vivir En Paz” y la interpretación de una canción inédita en la gira, “The Gunner’s Dream” de Pink Floyd, extraída del disco “The Final Cut” (1983), cuya letra, en el contexto del show, hace alusión a la lucha del cantautor chileno asesinado en dictadura como este soldado que murió siguiendo un sueño, y por cuyo sueño deberíamos seguir luchando. “Comfortably Numb” cerró la noche con más de cincuenta mil espectadores cantando a coro y ondeando los brazos en un cierre perfecto. Todo el mundo unido disfrutando de un clásico de la historia del rock. El mensaje quedó más que claro.

Antes de comenzar el concierto, una imagen de una mujer mirando el horizonte sirvió como preludio de la música. Durante minutos se dedicó a mirar el paisaje hasta que la imagen se tornó roja y comenzábamos el viaje musical que, a ratos, parecía una cruenta guerra. Terminado dicho viaje, y mientras la gente se retiraba del recinto, la imagen de la mujer volvió a tomarse la pantalla, esta vez su espera terminaba y una niña llegaba a sus brazos y se sentaba con ella a contemplar el paisaje en paz. Después de que la tormenta de rock llegó a su fin, la paz retornó. En estos momentos nos encontramos en plena tormenta y, tal como lo vimos anoche, quizás la mejor opción es resistir y mantenernos lo más humanos posibles, evitando a toda costa convertirnos en unos cerdos.

Setlist

  1. Breathe (original de Pink Floyd)
  2. One Of These Days (original de Pink Floyd)
  3. Time (original de Pink Floyd)
  4. Breathe (Reprise) (original de Pink Floyd)
  5. The Great Gig In The Sky (original de Pink Floyd)
  6. Welcome To The Machine (original de Pink Floyd)
  7. Déjà Vu
  8. The Last Refugee
  9. Picture That
  10. Wish You Were Here (original de Pink Floyd)
  11. The Happiest Days Of Our Lives (original de Pink Floyd)
  12. Another Brick In The Wall Part 2 (original de Pink Floyd)
  13. Another Brick In The Wall Part 3 (original de Pink Floyd)
  14. Dogs (original de Pink Floyd)
  15. Pigs (Three Different Ones) (original de Pink Floyd)
  16. Money (original de Pink Floyd)
  17. Us And Them (original de Pink Floyd)
  18. Smell The Roses
  19. Brain Damage (original de Pink Floyd)
  20. Eclipse (original de Pink Floyd)
  21. The Gunner’s Dream (original de Pink Floyd, con intro de “El Derecho de Vivir En Paz” de Víctor Jara)
  22. Comfortably Numb

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 5 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 6 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: