Conéctate a nuestras redes
Radiohead Radiohead

En Vivo

Festival SUE 2018

Publicado

en

Fue de lo que se habló durante todos estos meses gracias a su estatus de ser, hasta la fecha, el concierto más esperado del año. Los ingleses Radiohead volverían por fin a nuestro país junto a una serie de invitados, en lo que fue bautizado como el regreso del Festival SUE, evento que trajo lo más selecto de la escena mundial durante muchos años de la década pasada. Con un cartel que se complementó con Föllakzoid, Junun y Flying Lotus, la promesa era una tarde llena de música, pasando por los más variados estilos entre una presentación y otra. Todo lo anterior sería para llegar al destino final del camino: Radiohead nuevamente en Chile, tocando en un escenario nacional luego de nueve años de ausencia.

Con la gira de su LP “A Moon Shaped Pool” (2016), que pareció extenderse más de lo planeado para cubrir nuestro continente, los ingleses llegarían en uno de los puntos más altos de su carrera, comandados por el siempre enigmatico Thom Yorke, para ofrecer su espectaculo en vivo, aclamado alrededor de todo el mundo. Previo a su show, el público fue testigo de variadas propuestas musicales, que repasarían diversos estilos en cada una de sus presentaciones. Sin embargo, las expectativas estaban puestas en Radiohead, por lo que la espera se hacía cada vez más eterna para quienes esperaban por la banda.

Föllakzoid: Dando la bienvenida

Los nacionales tuvieron que enfrentar la dura tarea de abrir la jornada a eso de las 17:30 horas ante una modesta cantidad de asistentes, atribuible a la hora y día de la semana, lo que, sumado al caos vial que se presenta normalmente en Santiago a esas alturas del día, los tuvo presentándose en un contexto un tanto ajeno a su hábitat natural. La banda cumplió a cabalidad, entregando todo lo mejor de su estilo y sonido, pero reduciendo su set a un promedio de tres canciones, que pasaron fugaces, aunque de una manera muy intensa gracias a la gran capacidad de interpretación e improvisación que el conjunto demuestra en el escenario.

El siempre inspirado Domingo se lució con la forma en que expresó las melodías propias de Föllakzoid, llenando el lugar de esa psicodelia y misticismo tan carácteristicos de su música. Pese a ser una banda de contextos nocturnos, hubo parte del público que no entró en onda con su propuesta, quizás por el momento y espacio en que se realizó, o porque simplemente sólo querían ver a Radiohead, ya que ese desinterés por quien está en escena se repetiría más tarde. Finalmente, Föllakzoid cumplió lo dicho por su guitarrista en conversación con nuestro medio: trataron este escenario con el mismo respeto y dedicación que tratan cualquier lugar donde se presenten. Lamentablemente, el público no hizo lo mismo.

Junun: Dejarse llevar

Cumpliendo con el programa a cabalidad, ingresaron a escena Jonny Greenwood junto a Shye Ben Tzur, acompañados de algunos músicos de Rajasthan Express, para interpretar una versión light de “Junun” (2015), álbum que juntó a los dos compositores en torno a la world music y las tradiciones y sonidos más profundos de la India. Con la tremendamente asombrosa “Julus” arrancó un viaje por diferentes melodías, estructuras y trasfondos, transmitiendo muy bien las sensaciones propias que sentían Ben Tzur y Greenwood en el escenario tocando sus instrumentos.

Pese a lo “extraña” –como la calificaban algunas de las conversaciones en cancha– de la propuesta, las miradas estuvieron puestas constantemente sobre Greenwood, quien no saludaba ni interactuaba con la gente, sólo se ensimismaba en un profundo trance mientras interpretaban canciones como “Hu”, otra que es parte de la excelente obra discográfica que realizó el conjunto.

Luego vino “Junun”, que hizo bailar a algunos de los presentes en la cancha, gracias a que es, probablemente, la canción más conocida de este proyecto. Finalmente, tras una reinterpretación de “Mast Kalandar”, canción tradicional de la India, Junun se retiró del escenario finalizando una presentación que dejó gusto a poco, quedando en el tintero muchas de las composiciones más destacadas de esta colaboración. Querámoslo o no, esta fue la gran oportunidad en la vida para presenciar este show, por lo que unos minutos más no le habrían hecho mal a nadie.

Flying Lotus: El vórtice

Es difícil encontrar las palabras necesarias para explicar lo que hizo Flying Lotus en el escenario, entregando una experiencia que conjugó todos los sentidos en torno a los beats y los efectos visuales que presentaba desde su cubículo como base de operaciones. Ahí, el músico despachó sus mejores tracks para el deleite de un público que, como fue la tónica en varios momentos de la tarde en algunos sectores del Nacional, no mostró mayor interés por lo que sucedía en el escenario. Así fueron pasando canciones como “Zodiac Shit” o “Coronus, The Terminator”, adornadas con imparables loopssamples, y muchas, muchas luces. Los efectos visuales de Flying Lotus dieron la sensación de estar siendo absorbidos por un vórtice cibernético, lo que se complementaba muy bien debido a las gráficas 3D que parecían salir del telón donde eran proyectadas.

Sumémosle los profundos beats que parecían cobrar vida, haciendo parecer que artistas como Kendrick Lamar o Thundercat –colaboradores recurrentes del músico– se encontraban ahí mismo, gracias a la intensidad y pomposidad de su set. “Never Catch Me” fue ejemplo de eso, con los rapeos de Kung Fu Kenny más rabiosos que nunca, yéndose por una vertiente que, canción tras canción, no daba respiro alguno.

Theme” y “Cold Dead” siguieron poniendo las cosas en alto, pero para algunos presentes en Cancha Vip eso pareció colmarles la paciencia, comenzando a pifiar y gritando “¡y fuera!” hacia el escenario. Toda una falta de respeto para el artista, pero que pareció coincidir con el momento en que el show se dio por finalizado, no sabemos si por razón del tiempo o, efectivamente por un –en este caso– no respetable, que no estaba muy conectado con la propuesta que tenían frente a sus ojos; ellos sólo querían a Radiohead.

Radiohead: La perfección de la emoción

El verdadero amor espera. Ese es un mantra que los fanáticos de Radiohead en nuestro país conocen a la perfección, ya que tuvieron que pasar nueve largos años para que los británicos volvieran a Chile y concretaran un romance a distancia que a estas alturas ya pasó a ser una experiencia casi espiritual. En esta pasada, el quinteto vino a presentar “A Moon Shaped Pool”, disco que los ha tenido girando por distintas partes del mundo, incluyendo una polémica visita en Tel Aviv. Sin embargo, la banda entró en un receso a mediados de 2017, por lo que el concierto en Chile marcó la partida de lo que será su tour latinoamericano después de nueve meses de ausencia, lo que obviamente tenía las expectativas en ebullición.

El momento de la verdad llegó a las 21:00 horas, cuando la introducción de “Treefingers” dio paso a “Daydreaming”, un inicio frío y con las pantallas en negro, tónica que se repitió durante toda la canción, pero que contrastaba con la parte central del escenario, en la que se vislumbraba un juego de luces que se abría como una flor justo cuando la voz Thom Yorke alcanzaba altura. Ya en “Ful Stop” las pantallas laterales se prendieron para respaldar a la que estaba detrás de la banda, mostrando collages y efectos visuales que aportaban a la vivencia sónica que Radiohead desarrolló siempre con la máxima perfección. Una de las primeras sorpresas de la noche llegó con “Airbag”, recibida con gran cariño por el público, al igual que “Myxomatosis”, cuya rotunda ejecución apoyada por la doble percusión –tarea que recae en Cleeve Deamer de Portishead– la hizo aún más venenosa, con Yorke escupiendo las palabras, libre de todo instrumento.

Luego de la hipnótica “Where I End And You Begin”, que reptó sobre las cabezas que se movían embrujadas por el ritmo, cayeron en una sucesión impresionantemente devastadora “All I Need”, “Pyramid Song”, “Everything In It’s Right Place”, “Let Down” y “Street Spirit (Fade Out)”, que calaron los huesos con sus distintas atmósferas, a veces opresivas, en otras más neuróticas, pero también delicadas y hasta nostálgicas; una progresión que recorrió distintas facetas de la banda, tan cambiante como la luna. Ese factor le dio un valor agregado a la elección de canciones, pensada y configurada para estadios, una gran tarea si se considera que pueden evadir fácilmente los singles. En ese sentido, Radiohead prefirió no jugar a la segura e hizo calzar su presente más electrónico representado por canciones como “Bloom”, “Identikit” y “The Numbers” con lo más orgánico de “Werid Fishes/Arpeggi”, “2+2 =5”, “Bodysnatchers” e “Idiotique”.

Siguiendo en esa línea más corporal, la dupleta de “Fake Plastic Trees” y “The Bends” marcó uno de los momentos álgidos y rescató tiempos en los que primaba la simpleza y lo melódico; un verdadero deleite para la sección más noventera de su fanaticada. “Feral” y “Lotus Flower” hicieron avanzar los relojes hasta nuestros tiempos, con el bajo juguetón de Colin Greenwood y la “batería a destiempo” de Phil Selway, creando la base perfecta para que Ed O’Brien y Johnny Greenwood pudieran volcarse a sus tareas respectivas con máxima concentración, mientras Yorke revoloteaba por el escenario. La atmósfera cayó en la oscuridad más profunda con “Exit Music (For A Film)”, de un aura tan frágil, que el público se permitió escucharla en total silencio, respetando y atesorando un momento especial dentro del concierto, que se volvería más luminoso con “Reckoner”.

Tras la preciosa “Nude”, el cierre del SUE 2018 quedó a cargo de la potente “Paranoid Android” y la vitoreada “Karma Police”, las cuales se transformaron en la postal definitiva de un festival que, en su regreso, tuvo como columna vertebral los sonidos de vanguardia, con Föllakzoid, Junun y Flying Lotus.

En su sexta edición, el certamen no sólo apostó de forma más arriesgada en lo sonoro, sino que también dio un salto en términos de convocatoria, lo que habla de su evolución desde las tarimas del Espacio Riesco, pasando por el Movistar Arena, hasta llegar al coloso de Ñuñoa. Sólo queda esperar lo que depara el futuro para que esta apuesta tan interesante se sume a la alternativa de festivales, quizá con un ingrediente especial que permita descubrir otro abanico de posibilidades sonoras, lo que siempre es bueno para la cultura musical de nuestro país. Por lo pronto, aquellos feligreses que esperaron pacientes el regreso de los de Oxford volvieron a casa con otro encuentro histórico en la retina y con el corazón en forma de luna.

Setlist

  1. Daydreaming
  2. Ful Stop
  3. Airbag
  4. Myxomatosis
  5. Where I End And You Begin
  6. All I Need
  7. Pyramid Song
  8. Everything In Its Right Place
  9. Let Down
  10. Street Spirit (Fade Out)
  11. Bloom
  12. Identikit
  13. Weird Fishes/Arpeggi
  14. The Numbers
  15. 2 + 2 = 5
  16. Bodysnatchers
  17. Idioteque
  18. Fake Plastic Trees
  19. The Bends
  20. Feral
  21. Lotus Flower
  22. Exit Music (For A Film)
  23. Reckoner
  24. Nude
  25. Paranoid Android
  26. Karma Police

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Javier Æøå (@javier_aeoa)

    12-Abr-2018 en 3:26 pm

    Me extraña lo tibia de la review cuando usualmente ustedes no temen en decir lo malo de una presentación. Parte de que los tres artistas iniciales no se pescasen como debieran es que fueron shows para la (vacía) cancha vip. Los que estábamos más atrás nada y nada pudimos ver. Sí, las lucecitas de Flying Lotus fueron psicodélicas y todo el estadio las vimos, pero después de tres canciones los que no éramos fans acérrimos ya empezábamos a mirar el celular.

    Entiendo que Radiohead sea una banda regalona de Humonegro y está bien…pero negar que muchas veces sonó como la pichula es negar la realidad. Si desde su ubicación tuvieron el privilegio de oír “Paranoid Android” como Dios manda, pues los envidio…porque desde atrás se escuchó “meh” siendo optimistas. Y hablando con amigos de Galería (fans militantes de RH) hubo otros varios puntos en que el audio y la ecualización jugaron en contra.

    Y de nuevo puede que tenga un sesgo por mi lejana ubicación, pero no vi a muchos vibrar con las propuestas electrónico-experimental de la banda. Lo que sí concuerdo: “Airbag” fue una sorpresa y me extrañó mucho lo eufórico de la gente cuando ésta comenzó.

  2. Lalof

    13-Abr-2018 en 7:03 pm

    lamentable la existencia de cancha vip, de verdad mata mucho la magia de un recital, por comodidad me di el gustito de sentarme en pacifico bajo, y lo disfruté a concho

    una lástima lo del sonido, no tiene nada que ver el viento, ni nada, el desempeño de la productora fue mediocre, la guitarra de jonny se perdió al final de paranoid android, y una pena lo que dicen que desde atrás no se escuchó como se debía, incluso, desde donde yo estaba, notaba como bajaba el volumen en ocasiones

    se puede reclamar no?

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

The Ghost Inside The Ghost Inside
DiscosHace 2 días

The Ghost Inside – “The Ghost Inside”

Uno de los aspectos fundamentales de la vida es su fragilidad, el nulo poder que tenemos para impedir que un...

To Love Is To Live To Love Is To Live
DiscosHace 3 días

Jehnny Beth – “To Love Is To Live”

Cuando David Bowie murió, su legado fue ampliamente discutido y considerado, en especial desde la coincidencia de “Blackstar” (2016) y...

Splinters From An Ever-Changing Face Splinters From An Ever-Changing Face
DiscosHace 4 días

END – “Splinters From An Ever-Changing Face”

El término “supergrupo” suele aplicarse a un nuevo proyecto conformado por miembros de otras bandas activas, o que cesaron su...

The Prettiest Curse The Prettiest Curse
DiscosHace 1 semana

Hinds – “The Prettiest Curse”

Llevar las influencias musicales en la manga puede resultar en molestas comparaciones. En el caso de Hinds, la sombra de...

Shadow Of Life Shadow Of Life
DiscosHace 1 semana

Umbra Vitae – “Shadow Of Life”

La vida es un camino de luces y sombras, donde aquellos pasajes más lúgubres suelen verse desde una óptica negativa...

Muzz Muzz
DiscosHace 2 semanas

Muzz – “Muzz”

Proyecto paralelo y superbanda fueron las credenciales para mostrar al mundo a Muzz. El trío liderado por Paul Banks, y...

Stare Into Death And Be Still Stare Into Death And Be Still
DiscosHace 2 semanas

Ulcerate – “Stare Into Death And Be Still”

Desde su concepción, el death metal como subgénero ha sido llevado a experimentación, con muchas agrupaciones que han acoplado este...

Italian Ice Italian Ice
DiscosHace 2 semanas

Nicole Atkins – “Italian Ice”

Los efectos del Covid-19 en la industria musical se han presentado en múltiples formas: cancelaciones de festivales, conciertos o álbumes...

RTJ4 RTJ4
DiscosHace 3 semanas

Run The Jewels – “RTJ4”

Cuando Killer Mike habla de un hombre negro que está siendo asfixiado en “walking in the snow”, no se sabe...

Petals For Armor Petals For Armor
DiscosHace 3 semanas

Hayley Williams – “Petals For Armor”

¿Qué puede salir de una mente agobiada? La pregunta es sencilla si solamente se mira desde una vereda superficial y...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: