Conéctate a nuestras redes
Lorde Lorde

En Vivo

Festival Fauna Primavera 2018

Publicado

en

Octavo año consecutivo en que se realizaría el festival Fauna Primavera, haciéndolo con el line up más ambicioso de su historia, mezclando créditos seguros como MGMT o At The Drive-In, el regreso en gloria y majestad de Lorde presentando su gran álbum “Melodrama” (2017), o el esperado debut en tierras locales de Death Cab For Cutie para entregar un festival de primera categoría y con un cartel de artistas que se complementó muy bien entre los diversos estilos que dominaron el día.

Desde muy temprano la gente comenzó a llegar para disfrutar de la jornada bajo un intenso sol, por lo que el Espacio Broadway ya contaba con varios miles de personas cuando recién tocaban las primeras bandas del día. Y eso fue una tónica que se mantendría, ya que cada artista contó con un mayor marco de público que el anterior, permitiendo que el gran ambiente del festival comenzara a vivirse sin mayores interrupciones. Como punto aparte, sorprendió ver la gran cantidad de gente apostada en las primeras filas de ambos escenarios, en el Ballantine’s Stage esperando todo el día por Death Cab For Cutie y Lorde, mientras que en el Vans Stage los fans de At The Drive-In y MGMT hacían lo suyo. Todos querían estar lo más cerca posible de sus ídolos.

BARBAGALLO

El primero en apoderarse de los escenarios principales fue Barbagallo, proyecto del francés Julien Barbagallo, baterista de Tame Impala, quien vino a presentar las canciones de su disco “Danse Dans Les Ailleurs” (2018), con un sonido muy ameno y perfecto para comenzar la tarde, entregando hermosas melodías bajo el sol al ritmo de canciones frescas y con una tonalidad multicolor sin caer en la saturación. “La Soif”, “Pas Grande Monde” o “La Vérité” fueron ejemplos de aquello, funcionando correctamente dentro de un set que valió absolutamente la pena, siendo algo mucho más que un simple inicio del festival.

PLAYA GÓTICA

Tras la bajada de Deerhunter, hubo movimientos en los horarios que permitieron que la única banda chilena en los escenarios principales pudiera tocar a un mejor horario, y con 15 minutos más para meter a la gente en su propuesta, una colorida y variada, entre el pop y el rock. Fanny Leona es una de las mejores frontwoman del país, pero Playa Gótica es más que eso, con un equilibrio entre la batería frenética y bailable de Pipa, la guitarra precisa y clara de Charlie, y el bajo complejo y ruidoso de Loader. Canciones como “Pigman (Aburrida En La Tienda)” o “Bailando” se nutren de estos cuatro pilares, como pocas bandas los tienen en Chile.

Aunque el feedback del público era leve, alcanzaba para que Fanny tuviera ese contrapunto que ella requiere para explotar en “Fuego” o en “Boy George”, parte de los tracks complementados con bronces en vivo, un movimiento que daba una sensación de mayor amplitud sonora, algo que Playa Gótica tiene de sobra. Pasar de tracks frenéticos a la calma de la improvisada versión de “Isla Negra”, balada oscura que Fanny cantó en versión minimalista, mientras Loader arreglaba un tema con el bajo, es parte de ese carrete que ya tiene la agrupación, con capacidad de maniobrar en la dificultad sin que el show se resienta. El final con “Extraños Visitantes” y “Vacaciones” en clave mega shoegaze dejaron claro que los mundos que viven en Playa Gótica son amplios, llenos de energía, y también de emociones. Ese carácter es la mayor fortaleza de una banda que recién tiene un disco, y que tiene los horizontes muy abiertos, porque es claro que hay mucho más por venir, notando los intereses de cada miembro y también con la tremenda capacidad de adaptabilidad existente entre canción y canción. Cuarenta y cinco minutos precisos y concretos, que permitieron batallar contra el momento más soleado de la jornada, con la playa más oscura.

CONNAN MOCKASIN

El intenso sol seguía implacable cuando Connan Mockasin tomó el Vans Stage para entregar su música bajo los parámetros del lo fi, muy similar a lo que hicieron en años anteriores artistas como Homeshake o Mac DeMarco, aunque con un resultado mucho más estructurado que en las mencionadas ocasiones, ejerciendo un sonido pulcro y concentrado en una instrumentalización concreta a sus principios.

It’s Choade My Dear” fue un ejemplo de eso, pero mucho mejor sonó la tremenda “Charlotte’s Thong”, contada sobre la línea de bajo que domina los redobles que sostienen la canción, música que perfectamente pone color a una tarde de sol y viento, como debe ser la primavera.

WARPAINT 

Otras que supieron cómo amenizar la tarde fueron las gigantes Warpaint, quienes, bajo un set de catorce canciones, hicieron moverse a la gran cantidad de asistentes que tuvo su show. Emily, Jenny, Theresa y Stella repasaron sus tres trabajos de estudio con gran soltura, sonando siempre implacables y potentes, a pesar de algunas complicaciones aisladas de sonido que se vivieron en ciertos puntos, principalmente culpa del fuerte viento que se llevaba parte de este en algunas canciones. No obstante, “Elephants”, “The Stall” y “Love Is To Die” demostraron la gran frescura que el sonido del cuarteto le aporta a una estructura ya conocida, pero que bajo sus manos encuentra un buen puerto.

Y es que la mezcla de estilos diferentes bajo la mirada de una sola estructura es algo que siempre ha caracterizado a la banda, y eso lo hacen sentir con las guitarras en clave reggae de “Keep It Healthy”, el tempo bailable de “New Song” o las atrevidas baterías de “Disco//Very”, canción que finiquitó el show de las californianas con el mismo carisma y buena onda que demostraron durante toda su estadía en el escenario, acarreando consigo de paso a una gran cantidad de nuevos fanáticos en esta, su cuarta vez en tierras chilenas.

BUILT TO SPILL

Es difícil determinar cuánto seguía pesando la baja de Deerhunter entre los asistentes, ya que no hubo show que no contara con una buena cantidad de fanáticos acérrimos presenciando el espectáculo, y eso también fue el caso para el buen Doug Martsch y su proyecto Built To Spill, quien debutaba en nuestro país tomándose el Vans Stage durante la tarde.

Con la arremetida principal en forma de “In The Morning”, BTS entregó todo su “indie rock de guitarras” –como es conocida la fórmula que exploraron diversas bandas durante la década del 90– bajo sonidos joviales y llenos de distorsión. Con apenas la segunda canción, “The Plan”, de su gran álbum “Keep It Like A Secret” (1999), el público desató el canto al unísono, algo que se iría repitiendo posteriormente gracias al énfasis que el conjunto puso en ese trabajo, además de su segundo disco “There’s Nothing Wrong With Love” (1994), que se anotaría varios repasos dentro del setlist con tracks como “Big Dipper”, “Car” o “Reasons”. Finalmente, “Carry The Zero” fue la última canción interpretada por Martsch y compañía, finalizando un show que, a pesar de su gran desarrollo, por supuesto dejó con gusto a poco a los presentes.

JAVIERA MENA

Es impactante la diferencia que puede haber entre un disco y otro. Javiera Mena sacó este año su quinto disco, “Espejo”, que tiene una vibra diferente a sus placas anteriores, sin abandonar la electrónica, pero con un sentido alejado de la explosión, más cercano al trance. Nadie puede decir que sea algo que baje la calidad del trabajo de Mena, ni nada de eso, pero la energía y la manera de presentarse al mundo de las canciones es diferente. Eso se notó mucho en los casi sesenta minutos de show que hizo en Fauna Primavera, donde su figura generó más efervescencia que los mismos temas. Y es que es extraño que en el marco de un festival más de la mitad de las canciones sean de un disco lanzado hace meses; habla de la confianza y comodidad de Mena con su material, pero también pone la dificultad en el público más casual, ese que no sabe qué lado de Javiera abrazar.

 

Dentro De Ti” es una canción equilibrada, muy bien construida, que muestra todas las cartas en la mano de Mena, que luce feliz y confiada con la banda que ha construido. Es un largo camino desde las figuras de baile que caracterizaron su anterior muestra en vivo, ahora más en formato cantante, y su voz ha mejorado consistentemente para sorpresa de quienes no la veían hace mucho, pero no para quienes la siguen. Cuando otros se quedan contentos con lo que hay al tener éxito, está esa capacidad de Mena para seguir trabajando, seguir mejorando, seguir avanzando. Quizás “Sincronía, Pegaso” o “Luz De Piedra De Luna” sean canciones más fiesteras, pero la propuesta 2018 de Javiera está más ligada a cómo sonó su versión de “Mujer Contra Mujer” (original de Mecano), más calma, más personal, más cercana. “Espada” pudo haber sido un caballo de batalla, pero Mena prefiere cerrar con “Espejo”, ese concepto donde necesita algo real, lejos de plásticos y simulaciones. Y ahí es donde –pese a la irregularidad en las energías– termina triunfando, más en la integridad del trabajo artístico que en lo conseguido, y pensando en la independencia de una cantautora como es Javiera, en el largo plazo eso es lo que dará más victorias a una de las figuras más importantes del pop chileno.

AT THE DRIVE-IN

Si lo del viernes con At The Drive-In fue una locura, su presentación en el festival sobrepasó cualquier antecedente que se tuviera de la banda: tal como la noche anterior, arrasaron con todo a su paso en una presentación fugaz y que no bajó su intensidad bajo ninguna circunstancia. Ya desde el inicio con “Arcarsenal” la tensión se hizo presente en Espacio Broadway, lugar que se transformó en un verdadero campo de batalla para los asistentes que no dudaron en armar mosh pits y gozar canciones como “Governed By Contagions” o la estridente “Hostage Stamps”, ambas del álbum “in•ter a•li•a” (2017), principal motivo de promoción en esta primera visita de Cedric Bixler-Zavala y compañía.

Mientras todo el caos se vivía en la cancha, Omar Rodríguez-López orquestaba desde un rincón los principales cimientos de las ruidosas guitarras de ATDI, guiando a la banda por la caótica interpretación que vivieron cada una de sus canciones, las que no dieron respiro alguno a los entusiasmados asistentes que, con ojos saltones, cantaban a todo pulmón himnos de la agrupación, como “Quarantined” o “Enfilade”.

No Wolf Like The Present”, igual que en su show solitario, llegó casi al cierre de la presentación, alzándose como una de las favoritas dentro del nuevo álbum. Por supuesto, “Relantionship Of Command” (2000) fue el álbum que más atención acaparó en el repertorio, demostrando el especial cariño que su público le tiene, quienes disfrutaron con la vida las interpretaciones de “Invalid Letter Dept.” o “Patter Against User”, las que sonaron fuertes y sin titubear bajo el tronante sonido del bajo de Paul Hinojos y la batería de Tony Hajjar, siempre aportando la cuota de agresividad que Omar y el guitarrista Keeley Davis generaban con las seis cuerdas: un verdadero trabajo de relojería.

El único “momento de calma” fue con la canción “Napoleon Solo”, ya que luego el cierre vino acompañado de una de las canciones más emblemáticas del quinteto: “One Armed Scissor”, cantada por los presentes hasta perder la voz, poniendo el punto final a uno de los sets más ruidosos, intensos y apabullantes que se ha visto en la historia del festival.

DEATH CAB FOR CUTIE

Sin duda que uno de los momentos más esperados de la noche era el debut de Death Cab For Cutie, largamente esperados por los fanáticos locales, y que venían en promoción de su álbum “Thank You For Today” (2018), el que por supuesto tuvo un lugar especial dentro de la presentación, partiendo con las primeras dos canciones “I Dreamt We Spoke Again” y “Summer Years”, ambas extraídas de dicho trabajo. Desde el primer minuto la banda fue demostrando su gran poderío en vivo, con un sonido hecho para los contextos masivos, conjugando muy bien las claves del indie con el sonido atractivo y accesible del pop radial, bajo el siempre concreto liderazgo de Ben Gibbard como el foco central de la agrupación, apoyado por el bajista Nick Harmer como otra pieza central, llevando la batuta en canciones como “Long Division” o “Title And Registration”, el primer extracto de “Transatlanticism” (2003), el que es probablemente el trabajo más querido por los seguidores de la agrupación. Otra placa bien revisitada fue “Plans” de 2005, generando los saltos y cánticos con la dupla conformada por “Crooked Teeth” y “What Sarah Said”; con apenas nueve canciones interpretadas, el grupo ya lo había hecho todo en el escenario.

Elementos como esos son los bonitos de un debut, con la audiencia siguiendo cada paso del conjunto y emocionándose con las canciones que más querían escuchar. “I Will Follow You Into The Dark” demostró lo anterior, mientras que “I Will Possess Your Heart” fue toda una declaración de principios del show de Gibbard y compañía, quienes no escatimaron en recursos ni emotividad para entregar una interpretación de corazón, comprendiendo perfectamente las circunstancias que rodeaban un debut de esta categoría.

El cierre llegó con “The New Year”, “Soul Meets Body” y finalmente “Transatlanticism”, la canción indicada para finiquitar una presentación que tuvo de todo y que gozó de un gran marco de público, a pesar de la gran cantidad que esperaba por MGMT en el escenario colindante. El único pero fue el hecho de que terminara un poco antes de lo pactado en el horario, pero eso se perdona gracias a que entregaron un concierto tan completo y lleno de esos momentos que hacen sentir lo lindo de la música en vivo. Una comunión en torno a la obra de un artista y quienes se sienten inspirados por ella.

MGMT

Antes de que Lorde cerrara definitivamente los shows estelares del festival, correspondía el turno para que MGMT, el dúo de Andrew VanWyngarden y Benjamin Goldwasser, quienes se valieron de psicodélicas y artísticas visuales para apoyar un show que comenzó de manera pareja con “Alien Days”, pero que fue sorteando algunos ripios en el camino para por fin encontrar su norte. “Time To Pretend” de su álbum “Oracular Spectacular” de 2007, terminaría siendo la verdadera partida a una presentación correcta, con muy buen sonido y lleno de los elementos sonoros que la banda ejerce en sus composiciones, apoyándose principalmente en el manejo de sintetizadores y secuencias que iban llenando cada espacio de la fría noche.

Luego del intenso sol de la tarde, no se tiene certeza si habrá sido lo helada de la noche o el cansancio de una jornada tan larga lo que produjo que el público general no lograra enganchar con la presentación de MGMT, con muchos incluso abandonando el escenario para irse a buscar un mejor lugar para el show de Lorde, y otros simplemente escuchando de manera inerte, sin tomar mucho en cuenta lo que pasaba sobre el Vans Stage. Aunque gran parte del set estuvo concentrado en las canciones de “Little Dark Age” (2018), su último trabajo, estas mantuvieron la tónica que relataba el show, aunque las visuales y la gran puesta en escena iban siendo más protagonistas en ciertos puntos que la música en cuestión, ya que no había un consenso general sobre el más reciente trabajo del conjunto, con una audiencia obviamente privilegiando canciones de sus trabajos más antiguos. “Siberian Breaks” fue una de ellas, además de la inmensamente popular “Electric Feel”, que fueron por supuesto muy coreadas por los asistentes, con la llegada de “Kids” como uno de los puntos altos, desatando una gran fiesta con el coro de uno de los grandes hits de VanWyngarden y Goldwasser.

TSLAMP” dio por finalizado el show del dúo, cerrando en doce canciones esta nueva presentación de los norteamericanos en nuestro país, una que durante varios minutos parecía no captar una idea concreta, pero que finalmente igual deslumbró gracias a los aspectos ya mencionados.

LORDE

Déjame robarte ahora este momento / Intercambiemos esta experiencia”. Hay mucho más simbolismo del que se hace evidente cuando suena “Running Up That Hill” de Kate Bush apenas culmina el show de MGMT. Antes del inicio del segundo show de Lorde en nuestro país suena completa esa canción, icónica para el art-pop, y también llena de referencias a lo celestial, que también desliza las visiones sobre lo que puede pasar en un escenario. Ir contra la corriente, ir por sobre lo esperado y superar montañas, obstáculos, ideas e ideales. Eso es lo que intenta hacer Lorde. La neozelandesa lo dice claramente en un punto del show que cerró los escenarios principales del Fauna Primavera 2018: “Ya no soy una estrella del pop”. Y es verdad, porque setenta minutos después quedaría claro que “popstar” es un concepto que le queda chico a la artista.

Las visuales, el sexteto de bailarinas y bailarines en escena, la banda concentrada en percusiones y sintetizadores, todo se centró en la figura de Lorde, quien era el gran nombre del festival entero y que llevó la mayor cantidad de gente, quizás lejos de esa explosión de popularidad de “Royals” y “Pure Heroine” (2013), pero con la llegada de “Melodrama” el año pasado, quedaba claro que la visión de Lorde ante el pop no tenía que ver con tendencias del momento, sino con sensaciones personales. Aunque el sonido de su primer álbum era cool y las letras representaban sentimientos adolescentes y postadolescentes, en “Melodrama” todo era tan personal como universal, con mejores metáforas y mejores ideas en lo musical. Tan conceptual se advierte la aproximación a la experiencia de ese trabajo en vivo, que hay que pensar en el complemento entre lo visual, las expresiones de Lorde y sus bailarines, y también la canción misma.

Sober” y “Homemade Dynamite” iniciaron un show rico en imágenes y en cariño, en ambos sentidos. Lorde había pasado mucho rato el día anterior abrazando y hablando con sus fans afuera del hotel, entonces no era extraño que ella sintiera que ese era su público y que esa especie de experiencia le sea tan propia, porque ella –como Kate Bush lo esbozara– sabe que algo clave para entender las relaciones humanas es poder transmutar y ver lo que ve el otro. Lorde quizás no encontró la forma de pedirle a un dios un pacto que le permita saber qué piensa o siente otro, pero tiene una capacidad de observación envidiable respecto a cómo son y qué sensaciones transmiten sus fans.

Aunque canciones como “Tennis Court” o “Buzzcut Season” hacían vibrar al público, lo cierto es que ningún tema del primer disco tuvo el impacto visual que sí tenían los tracks de “Melodrama”. Ni siquiera la iluminación o las visuales eran del mismo nivel, con espacios como “Magnets”, original colaboración con Disclosure, que tenían mejor consideración que canciones muy queridas por los fans, como “Ribs”. Pero el karaoke colectivo todo lo podía, quizás siendo ese marco extra necesario para armar la fiesta completa. Sí, Lorde no es una “popstar”, pero la efervescencia que genera sí que lo es, como se nota en tracks como “Supercut” o “Perfect Places”, aunque, si hay una escena que grafica lo que es Lorde en estos tiempos, esta vino en “The Louvre”, composición que debe ser el equilibro más grande en lo musical entre lo anterior y lo nuevo, además de tener una letra que juega con la grandilocuencia y la autoflagelación, con escapar pero también tener un lugar. Y ahí es cuando los bailarines –en el quiebre de guitarra más melancólico de “Melodrama”– elevan a Lorde por los aires, hacen olas con su cuerpo y van llevándola del cielo al infierno. El ampuloso vestido de la artista genera un aire etéreo, tal como el de la mayor influencia aparente que es Kate Bush, y le presenta un aire tan de diva como de alguien terrenal. Se deja llevar, en una muestra de confianza necesaria.

Luego de esa imagen definitoria, Lorde se sentó en un borde del escenario como compartiendo con amigos, y cantó “Writer In The Dark”, canción inesperada pensando en que no la tocó en toda la temporada festivalera del verano europeo más reciente. Quizás sacrificó “40 Lux” –que siempre aparece en los setlists–, pero con ello entregó una postal muy especial que, luego de un sentido y tierno discurso, completaría con “Liability”, balada dolorosa, pero también de reafirmación personal, algo que se enfrenta al amor romántico y sus terribles lecciones.

El final sería con la animada “Team” y la fiesta colectiva, papel picado incluido, de “Green Light”, cierre perfecto para una edición de Fauna Primavera donde la música fue el mejor punto, si es que analizamos todo. Muchos artistas con discos nuevos, con algo relevante que hacer, debuts muy esperados y también regresos necesarios, con una mayor paridad de género que en festivales de todo el año (algo que habíamos criticado de Fauna Otoño y que en Primavera se revirtió de muy buena forma). El viento afectó el sonido de todos los escenarios –excepto el de la disco–, pero tampoco al nivel de perder los detalles, ayudado por la escala muy humana y muy amigable que tiene todo en este evento.

Sin embargo, mientras lo que pasaba en el escenario estaba muy bien, la experiencia del público se arruinó en muchísimos casos por deficiencias en los servicios necesarios para superar la jornada. No es culpa de Fauna Primavera que los foodtrucks sean una moda y que ayuden a entregar comida de buena calidad, pero en un evento con la masividad de un festival es complejo que se generen esperas de más de una hora para comprar comida (considerando que no se podía ingresar nada al recinto) o con los bares quedando agotados muy temprano de cerveza o bebidas gaseosas. Pueden ser detalles, y puede ser que en muchos eventos eso ocurra, pero cuando estamos en la octava edición de un festival, que un tipo de problema se acreciente y no se aminore, es porque hay una negligencia en algún punto de la extensa y muy compleja labor de armar un evento de esta calidad y calibre. En lo musical Fauna Primavera 2018 fue una de las mejores ediciones de un festival que siempre funciona en su curatoría y carteles, pero fuera de la cancha y el escenario cada detalle puede arruinar la percepción de un público que cada vez puede ser más exigente, y que por un mal rato puede contaminar el recuerdo completo de un día que, en el papel y los sonidos, tuvo todo para ser un hito memorable.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Erykah Badu: Fuerza Magnética

Publicado

en

Erykah Badu

En la física se habla de la fuerza magnética cuando se mide el movimiento de partículas cargadas y la distribución de cargas en este movimiento, es decir, el acto de moverse es clave para tener esa atracción que tantas veces hemos visto actuar, casi como magia. Pero no se trata de magia, o de mera ciencia, sino que de un impulso previo, poderoso, ese que recuerda que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma. A algo así apuntaba Erykah Badu en medio de su show con el cual debutó en nuestro país, ante un Movistar Arena dispuesto a la mitad y que congregó a alrededor de cuatro mil personas, las que terminaron cayendo ante el magnetismo de una figura que impulsa ese acto de moverse y también de hacerlo con una carga especial.

Como cada show en medio del estallido social más importante de Chile en décadas, el espectáculo no pudo quedar incólume frente a la contingencia, y por ello, como informó alguien de la producción a las 21:15 horas, Erykah tuvo un retraso con los tacos que se produjeron en la ciudad, casi sitiada por Carabineros de Chile, mientras en redes sociales se podían observar videos de personas que debieron saltar al Río Mapocho para escapar del asedio policial. Esto, igualmente, permitió que toda la gente que llegó atrasada también pudiera ubicarse, para que a las 21:55 hrs., cuando se subió la banda de Badu al escenario para hacer una intro con extractos de “Caint Use My Phone”, ya todo el mundo no sólo estuviera en sus lugares, sino que también con esa carga especial de la espera más larga, la expectativa y la ilusión.

Aunque se pudo haber pensado que Erykah Badu era una diva y una artista que no hacía shows tan extensos, la realidad superó cualquier expectativa desde el comienzo, partiendo con su presencia de otro mundo con un sombrero enorme, adornos que le ponían el rostro en un marco dorado muy barroco y unas botas con un taco no aguja, sino que alfiler. Luego de ese primer shock, el segundo vino con las posibilidades de la voz de esta artista multifacética que adora definirse primero como madre, y luego como cualquier otra cosa. “Hello” puede ser una canción muy simple, pero tras el tratamiento Badu (quien también tenía mesas con pads listos para disponer de sampleos y percusiones electrónicas para ir marcando momentos dentro de las canciones) todo era mucho más que un saludo. La voz de Erykah es impactante, y eso se fue mostrando mientras se sucedían canciones como “Out My Mind, Just In Time” o “I Want You”, justo antes de pegar estos temas con “Don’t Stop The Music”, donde ya la gente no pudo quedarse sentada. El movimiento ya había sido impulsado y el magnetismo haría lo suyo.

En vez de hacer las canciones directamente como en los discos, una productora como es Badu prefiere ser como una directora de orquesta, haciendo indicaciones claves a su banda, para ir poniendo o sacando capas, deconstruyendo la base de las canciones, permitiendo que se amalgamen composiciones de forma fluida. Pasó con “On & On” y su continuación “…& On”, y también con “Window Seat” más adelante, donde Badu dispuso una sección completa de “Penitentiary Philosophy”. Y lo mismo pasaba con los sonidos: mientras parecía a ratos que el soul dominaba la escena, ciertos quiebres y peripecias acercaban más las canciones al terreno del jazz, pero siempre con un carisma pop tremendo, algo que detonaba las emociones en “Love Of My Life”.

Como dijimos, Badu se reconoce como madre antes que todas las cosas, entonces para ella la energía de los ancestros es algo muy relevante, y a ellos les dio las gracias, entregando un discurso unificador, indicando que hay luchas por la gente y la recuperación de lo justo en Chile y en todo el mundo, y que está bien que así sea. Luego de ello vino “Appletree”, irresistible fruto del repertorio de esta mujer de todos los tiempos, que siguió utilizando su voz para invitar y también para generar cambios de energía en el público, siempre controlando la situación de todo. Por ello fue sorprendente cuando recién, luego de “Next Lifetime” y “Time’s A Wastin”, indicó que tenía problemas con los parlantes de retorno, y más grande la sorpresa cuando se sacó el largo abrigo que portaba y quedó en evidencia que no utiliza retorno in-ear, sino que lo hace todo a lo “vieja escuela”. La perfección en el despliegue de sus fuerzas y talentos es inconmensurable, mientras pasaba de “Think Twice”, una de las sorpresas de la noche, a “Otherside Of The Game”, una de las más esperadas.

Hablando de movimientos, mientras Erykah tuvo un vestuario más aparatoso, sus tránsitos por el escenario eran más estacionarios, pero cuando se liberó de ciertos elementos pudo trasladarse de un lado a otro, motivando más y más a la gente, e incluso de bailar como hizo justo antes de “Kiss Me On My Neck”, donde uno de sus coristas se lució junto a la cantante. Más adelante, en “Soldier”, ella habló de lo importante que es el valor de lo humano y la fuerza que hay en la lucha, indicando que, cuando hay una causa, entonces hay una meta y hay energías que se acumular para lograrlo. Algo que se condecía también con las líneas que agregaba con juegos vocales preciosos en “Didn’t Cha Know”, cantando “cree en ti mismo, tanto como yo creo en ti”. Un mensaje de amor propio que, a diferencia de cómo le suena a quienes lucran mediante tuiteos e instagrameos con frases hechas, a Erykah Badu sí se le creía, además con lo precioso de la manera en la que se entregaba el mensaje.

Badu desapareció del escenario unos segundos, pero la gente seguía loca. Y es que ya los electrones estaban cargados y el movimiento realmente era lo suficientemente grande para indicar que el magnetismo era real. Erykah no sólo volvió rápido, sino que también lo hizo para iniciar “Bag Lady” sentada en el borde del escenario y luego caminando por la barricada para acercarse al público. En medio, banderas mapuche, muestras de afecto y mucho más, matizado con lo divertido que fue ver a Badu sacándose las joyas antes de ir con la gente. Tras ese hit estuvo pegadito “Tyrone”, buscando a alguien en el público, Cata, para mirarla a la cara y comenzar con la línea “I’m gettin’ tired of your shit”, un giro genial, divertido y a la altura de lo especial del momento. Con esa catarsis y con Erykah levantando la bandera negra de Chile, esa con la estrella blanca, culminó una jornada de casi dos horas, con casi una hora de retraso, pero que terminó con uno de los debuts más electrizantes, atractivos y precisos en su ejecución que se hayan visto en 2019.

Erykah Badu entregó candor, maternidad, magnetismo, movimiento, estoicismo y también política en un espectáculo que superó cualquier expectativa, dejando a la gente pegada a un nuevo recuerdo para atesorar en la bitácora de conciertos de la vida, en medio de momentos tan complejos en los cuales las energías ancestrales pueden servir para tomar mucho vuelo.

Setlist

  1. Caint Use My Phone
  2. Hello
  3. Out My Mind, Just In Time
  4. I Want You
  5. Don’t Stop The Music (original de Yarbrough &Peoples)
  6. On & On / …& On
  7. Love Of My Life
  8. Appletree
  9. Next Lifetime
  10. Time’s A Wasting
  11. Think Twice
  12. Otherside Of The Game
  13. Window Seat / Penitentiary Philosophy
  14. Kiss Me On My Neck
  15. Annie (Don’t Wear No Panties)
  16. Soldier
  17. Didn’t Cha Know
  18. Bag Lady
  19. Tyrone

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Railer Railer
DiscosHace 4 días

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 4 días

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 4 días

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 4 días

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 2 semanas

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 2 semanas

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 2 semanas

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 2 semanas

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 3 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 3 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Publicidad
Publicidad

Más vistas