Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Festival En Órbita 2016

Publicado

en

Hace varias semanas que no teníamos la chance de tener un festival masivo, tras cancelaciones de eventos a causa de la nueva normativa que intenta aumentar el estándar de calidad de estas actividades, dejando en claro cuando los mismos son menos serios. Por el contrario, En Órbita tenía conceptos clarísimos hace meses, cuando se anunció, y esa coherencia –para bien o para mal– se notó en todo momento a lo largo de la extensa y ecléctica jornada vivida la calurosa tarde y fresca noche del 9 de enero en Espacio Broadway. Se notaba que este era un festival armado a pulso, con nombres improbables en cualquier otro escenario, en especial con la mezcla que se armó, con énfasis en la psicodelia y con un fuerte contingente de artistas sudamericanos. Por ello es que la impresión de que muy poca gente se interesó realmente en este evento es una pena, y ello se notaba en la poca cantidad de público que hubo en las primeras horas de En Órbita. Sí, el calor era fuerte, pero no de un carácter extremo como para ser real justificación. De todas formas, la Ruta 68 estaba mucho más lenta de lo habitual por la afluencia de personas en dirección a la costa, lo que formó tacos que no nos permitieron llegar a cubrir como es debido el show de In Corp Sanctis, banda argentina que tuvo la difícil misión de iniciar la primera edición de un festival que, luego veríamos, sería el más coherente y variopinto en mucho tiempo.

Trementina

Los primeros chilenos en subirse al escenario fueron los valdivianos Trementina, que, pese a la juventud, acumulan experiencias relevantes, como una gira en Japón, varios EP’s y un excelente disco salido en 2015 (“Almost Reach The Sun”). Aunque había poca gente en el público, la banda dio un show de gran factura, con su shoegaze habitual y un poco menos de la locura que despliegan en sus presentaciones en solitario, pero perforando los tímpanos desde temprano. Además, el sonido fue muy bueno, algo que usualmente es complejo en los primeros actos de los festivales al aire libre. Quizás podrían haber tenido un mejor espacio en el horario, pensando en algunos actos que no fueron un gran aporte, pero ya habrá mejores chances para Trementina. Viendo el camino que llevan, no sería raro aquello.

03 Trementina @ Festival En Órbita 2016

Vuelveteloca

Los nacionales llegaron al Skylab Stage mostrando lo mejor de su repertorio en la media hora de show que tuvieron en sus manos. Promocionando su más reciente disco, “Pantera” (2015), el concierto empezó con “Terror”, cuya mezcla de rock con ritmos indígenas encantó a los primeros asistentes que a esa hora llegaban al Espacio Broadway. En su acotado set también destacó “Shakers”, sencillo de su último trabajo, en una presentación que valió como una pequeña muestra de las virtudes del grupo y que de seguro sirvió para enganchar a nuevos seguidores.

05 Vuelveteloca @ Festival En Órbita 2016

Magaly Fields

La fórmula del dúo conformado por Diego Cifuentes (batería) y Tomás Stewart (guitarras) se encargó de ponerle más ritmo a la jornada a punta de uno de los shows en vivo más comentados en el rock nacional, porque, claro, son un dúo, pero tienen la potencia de mucha más gente. Diego y Tomás se turnan el micrófono y no agotan su fórmula. A veces son más rockeros y otras más country, incluso. “Electrify”, de su disco “Chromatics Days” (2014), fue la pieza más sólida en un show que en cosa de media hora se adueñó del escenario, mostró que Magaly Fields seguirá adelante mejorando más y más (hace poco grabaron en Abbey Road y preparan un nuevo álbum) y pondría mejores vibras en el ambiente (aún con muy poca gente) para lo que sería una de las mejores presentaciones de la jornada.

08 Magaly Fields @ Festival En Órbita 2016

Aguaturbia

Sólo cincuenta minutos bastaron para que los legendarios Aguaturbia se llevaran el galardón como el mejor número de la jornada hasta esa hora. El grupo dirigido por Carlos Corales y Denise ha cosechado, desde su retorno a los escenarios el año 2010, una fanaticada completamente renovada y muy numerosa, comprometida con los músicos y mostrando siempre un gran respeto por su trayectoria. Es por eso que el show de los chilenos, quienes fueron confirmados a última hora debido a la bajada de Los Jaivas, fue una verdadera cátedra de lo más destacado de nuestro rock. Canciones como “Waterfall”, que tuvo la participación especial de Angelo Pierattini, el sencillo “En Mi Lugar”, que marcó el renacer de la banda, y el portentoso final con “E.V.O.L.”, donde aparte de Pierattini se sumó al conjunto Maggie Rust, quien oficia de violonchelista en la banda de Nano Stern, conformaron un recital de lujo y que sólo deja cuentas alegres para una agrupación que está viviendo su época de oro. Larga vida a Aguaturbia.

11 Aguaturbia @ Festival En Órbita 2016

Guiso

Luego del excelente show de Aguaturbia, una de las bandas más sólidas en la independencia en nuestro país. Pioneros desde finales del milenio pasado, el cuarteto suena vital hasta el día de hoy, mostrando que su repertorio es imbatible cuando la dinámica de temas como “Solución” o “Nada Sirve” se dispone arriba de un escenario. Además, Álvaro Guerra siempre genera una cercanía inmediata en la gente, que ya totalizaba unas mil personas en la audiencia repartidas por el pasto, a punta de frases fluidas y no pre-hechas, con unos “conchetumadre” bien puestos y que se mezclaban con las personas que intentaban disfrutar al máximo el show, dejando en claro porqué es necesaria la presencia de Guiso en la escena nacional, aunque muchos quieran ser los reemplazos de una banda que –como pudimos ver en este festival– no necesita que nadie los mueva de su sitial.

05 Guiso @ Festival En Órbita 2016

Radio Moscow

El sol estaba en su punto crítico y Radio Moscow llegaba desde Iowa, Estados Unidos, para tratar de capear el calor con algo de su rock psicodélico, que tiene harto de garage. El trío, que regresó a nuestro país para promocionar “Magical Dirt” (2014), dio inicio al espectáculo con el primer corte de este, “So Alone”, con un buen sonido y un grupo de entusiastas que no dejaron de saltar y bailar en el mosh. A pesar de la emoción que se vivía en las primeras filas, los norteamericanos no lograron convencer al respetable, que a esa hora ya había aumentado en convocatoria. “250 Miles” y “Rancho Tehama Airport” dieron por finalizada una presentación sólida, pero que no logró convencer a la multitud.

08 Radio Moscow @ Festival En Órbita 2016

The Holydrug Couple

Uno de los shows más bajos del festival, sin lugar a dudas. Con un sonido empaquetado, un set plano y una displicencia que no tenía lugar en un festival donde se notaba tanta camaradería entre los artistas y la audiencia. The Holydrug Couple puede ser parte de las agrupaciones que descifra mejor la “neopsicodelia”, pero en vivo el buen trabajo que logran en estudio se vuelve lánguido y carece de la urgencia mínima que se requiere cuando hay que ganarse a una audiencia, en especial en el marco de un evento donde el cartel es ecléctico y compartido. La reacción del público fue mínima, y muchos se fueron durante el show que, pese a durar media hora, se sintió pesado y sin mayores variaciones. Una pena, considerando el talento de la agrupación y la capacidad que tienen de armar buenas canciones.

01 The Holydrug Couple @ Festival En Órbita 2016

Crocodiles

Otro de los shows bajos del festival fue el de los californianos Crocodiles, que pese a tener cinco discos a su haber y muchas giras en el cuerpo, en el En Órbita sonaron inexplicablemente imprecisos, como si les faltara ensayo, lo que al mismo tiempo dotaba a la agrupación de un look demasiado juvenil, que distraía respecto de su propuesta que, de todas formas, tenía una energía y vibra diferentes a todo el resto del cartel. La gente que estaba ahí aprovechó el show para bailar o escuchar, pero es difícil que para alguien esta fórmula represente algo que sea motivo de un cambio de vida. Un show con parámetros correctos, ejecución con varios ripios, y una buena energía que compensó el hastío de los shows anteriores.

01 Crocodiles @ Festival En Órbita 2016

Dead Meadow

El stoner se hizo presente a manos de los estadounidenses de Dead Meadow. El trío aprovechó el calor y los rayos del sol para crear un desierto en pleno Sputnik Stage. “I Love You Too” dio la partida al show más pesado de la jornada, donde las emociones estuvieron más contenidas, sobre todo por parte de los que se encontraron por primera vez con la banda y quedaron pasmados con la particular performance de su baterista. Con más de quince años de carrera y ocho álbumes editados –y otro más ya anunciado para este año–, lo más destacado de su set fueron canciones como “Babbling Flower”, del disco “Shivering King And Others” (2003) y el sencillo “What Needs Must Be”, último corte presentado por los de Washington en su paso por En Órbita. Los aficionados quedaron satisfechos y la banda también, despidiendo un encuentro que no será recordado como lo más destacado de la jornada, pero que sí cumplió con convertir al festival en un desierto de rock.

03 Dead Meadow @ Festival En Órbita 2016

A Place To Bury Strangers

Quizás el show más intenso de todo el festival. A Place To Bury Strangers se había presentado la noche del viernes en el Bar Loreto, dejando en claro su crudeza, pero la pregunta era si la banda lograría replicar aquella experiencia en un festival a pleno sol y con un público más masivo, y lo cierto es que la tarea fue lograda con creces. No sólo existieron rendiciones tremendas de “We’ve Come So Far”, “Fill The Void” o “Deadbeat”, o con Oliver Ackermann y Dion Lunadon lanzando sus instrumentos al aire, sino que también se repitió el final de show con la banda traspasando la barrera que separa al público del escenario, y ellos tocando ahí, rodeados por un círculo de gente que luego colapsaría y dejaría a Lunadon ejecutando su bajo haciendo crowdsurfing y con la gente destrozando su polera, en tanto Ackermann pasó el micrófono (llegando incluso a uno de nuestros redactores que cantó “buena perrito zorrón papá”) y con Robi Gonzalez jugando con su batería electrónica. Un show intenso, que dejó las energías muy altas para lo que sería parte de lo mejor del evento, y uno de los momentos más encantadores de los conciertos en vivo en mucho tiempo.

21 A Place To Bury Strangers @ Festival En Órbita 2016

Los Mirlos

Con mucho cariño desde Perú, los veteranos de Los Mirlos hicieron su debut en nuestro país, en el escenario más extraño para una banda de cumbia de su estilo. Si bien lo suyo es “cumbia psicodélica”, Los Mirlos hacen un show que perfectamente podríamos ver en un local como La Tuna o en una fonda dieciochera, con continuos agradecimientos al público y a los organizadores del festival, leyendo saludos a familias que los fueron a ver tocar, lanzando frases tipo “¡Que viva la juventud!”, y que ayer funcionaron de manera increíble. Con canciones como “La Danza De Los Mirlos”, “Eres Mentirosa” y “Anaconda Salvaje”, los de Moyobamba se robaron la película y se transformaron en la jugada maestra de En Órbita, dando la razón a un cartel donde la diversidad de sonidos fluyó perfectamente. Cuando un line up está bien pensado, a cualquier estilo musical tiene cabida. Un aplauso para Los Mirlos y que vuelvan pronto con su fiesta llena de alegría y buena música.

03 Los Mirlos @ Festival En Órbita 2016

Camila Moreno

El crecimiento de Camila Moreno impresiona, pero es esperable cuando notamos que la artista permanentemente toma más elementos para sus creaciones y es capaz de entregar cada vez más en sus shows en vivo. “Mala Madre” fue de los mejores discos chilenos de 2015, y la intensidad de sus composiciones es la piedra angular de lo que mostró en el En Órbita. Un sonido fuerte y con convicción que está a nivel mundial, con una Camila que interpreta como si la vida se le fuera en ello, con tracks como “Raptado” fundiéndose con “Todo” en una masa inquietante, el trip hop de “Piedad” siendo delicadeza que irrumpe como mazazo en la cabeza, o “Tu Mamá Te Mató” trayendo un poco más de oscuridad al atardecer, generando eso que muchas veces se finge, pero que en el show de Moreno se traspasa de forma genuina: emoción. Uno de los grandes espectáculos de la jornada que, con el cierre tradicional de la prédica dedicada a los mapuche, “Yo Enterré Mis Muertos En Tierra”, armó algo único y gigante que pudo compartir el copioso público que llegaba a esas horas, preparados para los platos fuertes del encuentro.

04 Camila Moreno @ Festival En Órbita 2016

Os Mutantes

Los brasileños hacían su debut en Chile luego de largos años de espera. Como platos fuertes de la noche, fueron de los números con mayor convocatoria y todas las expectativas estaban puestas en ellos. Y, a pesar de que hubiésemos necesitado por lo menos una hora y media para disfrutar de un concierto que nos dejara a todos conformes, Os Mutantes cumplió dejando su primera huella en escenarios nacionales, lo que de seguro ningún fanático olvidará. “Tecnicolor” y “Beijo Exagerado/Todo Mundo Pastou” abrieron los fuegos de un concierto que fue pura fiesta. Clásicos del catálogo de los de São Paulo como “A Minha Menina”, se mezclaban con el nuevo material de la banda, como “Time And Space” del disco “Fool Metal Jack” (2013), en un balance perfecto y que mostró todas las capas sonoras que maneja Os Mutantes. El tiempo se pasó volando y con la frenética “Cabeludo Patriota” el quinteto se despidió del público chileno, ante las insistencias de los fanáticos para que tocaran otra canción. La hora pasó y había que abandonar el escenario. Os Mutantes tuvo su primer acercamiento, más tarde de lo que habríamos esperado, pero ocurrió y anhelamos que exista una segunda visita, ya que, con todo y lo mágica que fue su presentación, es necesario más.

01 Os Mutantes @ Festival En Órbita 2016

The Sonics

El otro gran nombre del cartel de En Órbita, era el de la banda que volvió al ruedo luego de casi 50 años desde su apogeo, donde fueron parte de las instituciones que forjaron al rock & roll en su versión más divertida, esa misma que es recreada en “This Is The Sonics”, primer disco en 35 años, salido en 2015, y que sirvió como introducción de la banda a nuevas generaciones. En Órbita recibió a Rob Lind, Dusty Watson y Freddie Dennis, y aunque Gerry Roslie y Larry Parypa no pueden ser parte de las giras por motivos de salud, sus reemplazantes también se encargaron de generar esas sensaciones únicas que puede entregar una banda legendaria como The Sonics. “Sinderella” abrió los fuegos de un show intenso, bailable, emocionante y coreable, donde Rob Lind fue el más activo en tener una conexión con el público que bailaba las canciones como si hubiéramos sido transportados a los años sesenta. “Keep On Knockin’”, “Money (Is All What We Wanted)”, “Psycho” o la increíble “Strychnine” fueron parte de una fiesta total, con altísima calidad musical y con una vitalidad que se la hubieran querido los actos de media tarde. El público ovacionó a The Sonics, que venía en plan de presentarse ante una nueva generación, y lo cierto es que fue la nueva generación la que se presentó, con vítores y energía ante estas leyendas del rock & roll que entregaron uno de los shows más potentes del festival, respondiendo y superando las expectativas.

08 The Sonics @ Festival En Órbita 2016

Föllakzoid ft. Atom

La dupla conformada por la banda santiaguina y el productor de música electrónica, Atom, preparó un concierto especial para la ocasión. “III” (2015) es el último larga duración del grupo, producido por el alemán, el que fue elogiado por la crítica como uno de los mejores lanzamientos nacionales durante el año recién pasado. Presentando tres cortes de este álbum, En Órbita puso una pausa al rock y al baile y nos introdujo de lleno en los espacios más introspectivos del cosmos, en una presentación que sirvió como una suerte catalizador para los asistentes que juntaban las últimas fuerzas para recibir a los dos últimos números del festival.

03 Follakzoid ft Atom @ Festival En Órbita 2016

Él Mató A Un Policía Motorizado

Luego de la languidez del anterior show, vino la emoción del reencuentro (o para muchísimos, el primer encuentro) con los argentinos Él Mató A Un Policía Motorizado. Sacaron recién el EP “Violencia”, pero la emoción de la gente vino más de la mano de los verdaderos clásicos del conjunto. “La Cobra” entregó el primer momento de karaoke de la jornada, que sería la regla de los 50 minutos de show. El público más joven era el que se apostaba delante de la reja y saltaba y conformaba la cortina de energía que hacía falta en ese momento de la noche. Además, a punta de hits como “Más O Menos Bien”, “Mujeres Bellas y Fuertes” o “Jenny” eran capaces de mezclar ese sonido alternativo con una pulcritud y dirección notoria, que tienen al quinteto como una pieza fundamental del indie latinoamericano, influenciando a las nuevas generaciones, tal como vemos en la actual escena emergente chilena, y que marca un camino cada vez más fuerte. Aunque pareciera ser la banda más alternativa del cartel, las emociones y la sensación de estar presenciando simplemente música que busca que las sensaciones emerjan en el interior de cada uno es un punto común en el festival. Él Mató A Un Policía Motorizado es de esas bandas que se espera vuelvan con un show propio. Al menos el cariño de la gente generó candidez neta en medio del frío de esa noche de enero.

01 Él Mató A Un Policía Motorizado @ Festival En Órbita 2016

The Dandy Warhols

Los de Oregon fueron los encargados de cerrar el evento ante los últimos sobrevivientes del público, quienes tuvieron como recompensa un show sólido y lleno de emociones. “Mohammed” fue el primer corte presentado por el cuarteto, quienes tuvieron que lidiar con un sonido que no los acompañó en el escenario, sobre todo en la parte central del proscenio, donde se concentró una molesta masa de sonido que no desapareció hasta unos buenos minutos transcurridos de show. Dejando los problemas de lado, los músicos se preocuparon de dar un buen espectáculo, y lo mejor de su show llegó con canciones como el hit “Bohemian Like You” y “Godless”, y la fusión larga duración de “Pete International Airport”, “Boys Better” y “Zia Outroset”, que conformaron la tripleta final de la noche. A pesar de que el sonido les jugó una mala pasada, los norteamericanos salieron airosos y, más importante aún, poniendo la guinda de la torta a un festival impecable.

03 The Dandy Warhols @ Festival En Órbita 2016

Hace tiempo que no veíamos un evento con tal coherencia, ya lo dijimos, porque una cosa es tocar una tecla específica, como ocurre en los festivales de metal, otra cosa es jugársela por lo ecléctico, aunque allí muchas veces el foco se va de vista. En Órbita quiso lograr ambas cosas, y lo hizo, incluso con shows de nivel muy bajo en la sección media de la jornada, pero la gran mayoría, desde temprano, entregó espectáculos muy buenos, con punto altísimos en las bandas destinadas a ser los momentos más importantes, así como también la importante presencia de agrupaciones nacionales, con referentes dejando en claro su sitial como los increíbles Aguaturbia, así como también bandas nuevas diciendo presente de gran forma como Magaly Fields o Trementina. Mención aparte para Camila Moreno, con un show de clase mundial, excelente introducción para el tramo más potente de la noche, así como también para el público que convivió de gran forma entre los escenarios de En Órbita, disfrutando y no generando problemas. Un festival que, esperamos, tenga más versiones, porque la locura de su organizadora y su equipo de armar un cartel así pagó, en lo creativo, con creces, con un encuentro que desde su debut ya tiene una identidad muy fuerte, que sin duda será una marca muy potente en el calendario musical en un futuro cercano. Lo único que falta es que el público esté más atento a este tipo de jugadas más arriesgadas en la cartelera chilena y sea mayor en sus siguientes versiones.

Por Sebastián Zumelzu y Manuel Toledo-Campos

Fotos por Nicolás Aros

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
4 Comentarios

4 Comments

  1. Corsario (@Corsario_N)

    11-Ene-2016 en 2:11 pm

    Para ser primera vez, En Órbita le pasó por encima a otros festivales y otras productoras que llevan años haciendo eventos. Hasta el show de The Sonics (los últimos que alcancé a ver) el sonido del festival estuvo en general muy muy bueno. Tampoco hubo retrasos en armar escenarios como sucede en los Lollapalooza o los antiguos Maquinaria (o el Frontera, que la vez que fui partió con un atraso de media hora y hacia las 2300 ya era casi una hora).

    Sobre las bandas pencas de media tarde, concuerdo con casi todos excepto con Radio Moscow que sí me gustaron, y con Dead Meadow que los escuché desde el tumulto previo a APTBS y no me parecieron tan mal (ayer estuvieron muy bien). Pero Crocodiles era horrible.

  2. Rodrigo

    11-Ene-2016 en 5:40 pm

    Yo creo que Radio Moscow si prendió, frente al escenario se armo mosh y muy prendido.

    Lastima por La Holy me gustan caleta pero sonaron como el pico, poco volumen a los instrumentos. Tienen para hacer una buena jam, en especial con los primeros discos.

    También hacer notar que el sonido del evento fue muy malo, todavía me retumba la garganta por exceso de bajos y que decir del bombo de la batería, era lo más sonido tenía.

    Pero en general mucho mejor cartel que los otros festivales que hacen, a mi gusto.

    • Javiera.

      13-Ene-2016 en 11:55 pm

      Me sumo a tus comentarios, yo siento que sí hubo mucho entusiasmo con Radio Moscow. El Festival en sí estuvo bueno, el respeto a los horarios y la duración de los shows me pareció bastante precisa. También creo que fue una buena jugada alternar distintos estilos, daba espacio suficiente para ir a darse una vuelta, relajarse y volver. Un gran festival!

  3. sebastian

    12-Ene-2016 en 10:58 pm

    el baterista de dead meadow no es Mark Laughlin, es un colombiano que lleva 2 semanas tocando con jason y steve, una maquina el nuevo baterista

Responder

En Vivo

Boy Pablo: El otro lado del paraíso

Publicado

en

El mismo día en que se socializó la información de que Carabineros de Chile está disparando balines con plomo y casi nada de goma a chilenas y chilenos, entregando más datos para creer que se está viviendo un infierno en ciertos espacios del país, se configuró una especie de burbuja o paraíso en el subterráneo que es Club Blondie, como ha sido desde hace unas semanas, esta vez con la excusa del debut de Boy Pablo en el país de sus padres. Una cita muy esperada, con casi todos los tickets agotados con semanas de anticipación, y que demostraría como, a veces, la música y la comunión son un escape paradisíaco en medio de tanta miseria, dolor e injusticia.

La citación fue temprano, con mucha gente ingresando poco a poco desde las 19:30 hrs., repletando el tradicional recinto, con sonrisas y ánimo por doquier, algo demostrado por gritos como “el que no salta es paco”, “Piñera culiao” o “chúpalo Karol Dance” calentando las gargantas y las articulaciones porque, obvio, todo el mundo saltó: nadie quiere ser Carabinero hoy por hoy, menos cuando el ánimo es pasarlo bien. Al son de Vampire Weekend y otras bandas pop e indie dieron las 20:30 y la impaciencia se tomó el ambiente, la gente de adelante quedó aún más apretada, y el espíritu adolescente se esbozó más que nunca cuando 6 minutos más tarde comenzó a salir la agrupación, encabezada por el hype-man Eric Tryland, que además toca teclados, hace voces, mueve el pandero y contagia su sonrisa en cada compás. Pero si la reacción de la gente fue ruidosa con la banda, cuando Nicolas Pablo Muñoz apareció con su camiseta de la selección chilena en Francia ’98 (y con la ‘9’ de Zamorano, nada menos) la Blondie rugió, y desde ese momento, las sonrisas se tomarían el aire, el calor, la vibración y también los sonidos.

La banda jamás es diestra o compleja en su labor, ni tampoco el sonido es prístino, pero lo que lograba con su energía era infectar en el mejor de los sentidos a quienes repletaban la Blondie. “Yeah (Fantasizing)” puso los cuerpos a bailar, en tanto que “wtf” pegada con el hit “Feeling Lonely” y los pasitos a lo banda de cumbia bien coordinados imprimieron urgencia en los ritmos. Usualmente se compara a Boy Pablo con Mac DeMarco, pero las energías son muy diferentes: mientras Mac busca divertirse indulgentemente con sus compañeros, Nicolás Pablo trata de contagiar lo que a su banda de amigos le parece gracioso, y es eso lo que más ayuda a que el show jamás decaiga. Luego del mash-up preciso entre “ur phone” y “Roar” de Katy Perry, la banda muestra una canción completamente nueva, y en vez de lo típico, de bajar las energías por el desconocimiento, entre Eric y Pablo conectaron a la gente a “JD’s Song”, haciendo que luego en el karaoke colectivo de “Sick Feeling” se sintiera como que todo estaba fluyendo perfecto.

Aunque son jóvenes y adoran reírse, no por ello Boy Pablo desperdicia su capital más importante, que son las buenas canciones. Por ello, en vez de operar con la versión disco que estuvieron rotando en Europa y EE.UU., “Ready/Problems”, una de las composiciones más intensas de la agrupación, llegó en su versión más directa al escenario subterráneo de la Blondie. Aunque es el tema que cierra su primer EP “Roy Pablo” (2017), muestra de lleno las vibras que presenta la propuesta musical de Muñoz y los suyos. En vez de centrarse en ese indie lo-fi tan atractivo y sencillo de encapsular como hacen tantos, Boy Pablo bebe de otras vertientes, que se materializarían de la forma más inesperada ante el joven público en el encore, más ligadas a un pop clásico, setentero, más dramático y simple, que habla más del amor que de los amantes, más del sentimiento y qué se hace al respecto que de historias, y es en “Everytime”, el hit planetario, que este tipo de sonido permea a todo el resto de las ansias. Una versión de esa canción al estilo pop italiano ganaría San Remo, fácilmente.

El avance del show, la buena onda, y cuán fuerte la gente corea cada letra de las canciones, hace que se huelan las sonrisas, se olvide lo pésimo que se pasa a algunas cuadras más allá o el temor que dan en la noche los “pacos”, y lo que queda es bailar. Bailar mucho. Si en “Everytime” o “Sick Feeling” la sensación es de un tipo de pop más europeo, “Losing You” tiene un ritmo más latino, donde se notó también la solidez de Sigmund Vestrheim y de Henrik Åmdal en el bajo, además de la colaboración en timbales de Esteban, hermano de Pablo. La gente cantaba, bailaba, saltaba, y también seguía las instrucciones de Eric para hacer palmas o atinaba a prender las lámparas de los smartphones en canciones de mayor recogimiento como “Limitado”. Aunque a Pablo le encanta decir que le carga escribir letras, esa simpleza de las buenas frases explica en buena parte la efervescencia de la gente.

No se trata de un ambicioso músico, o de un sobredesarrollado producto, y eso genera reacciones genuinas que se acentuaron en “tkm”, quizás la canción más triste elaborada por el proyecto musical, y que también exhibe esa capacidad de ser una oda al pop más clásico, si incluso el coro tiene una melodía que podría estar presente en cualquier composición romántica latina. Pero no sólo es el amor o el desamor, porque en el show esta canción también se configuró como un punto de encuentro, emocional y físico, con espacio para respirar, también para sentir y cabecear un poco antes del “la la la lá” final, transitando hacia el final del set principal, casi una hora después del inicio, ante un público que no quería irse, y que nuevamente volvía a la lógica movilizada.

Tras un par de minutos, la banda volvió, y Pablo quería hablar, pero antes la gente cantó “Pablito escucha, en Chile se tortura” y “Piñera conchetumare”, tras lo cual el artista dijo que “apoyo a la justicia y que escuchen al pueblo”, dando paso a que el público entonara “el pueblo unido”. Tras intentos de que escucharan a Pablo, él explicó cómo sus padres le legaron mucha música que luego sería parte importante de lo que es como compositor hoy, y he ahí que música como la de la Nueva Ola le pegó, tras lo cual presentó un cover de “Al Pasar Esa Edad” de Los Red Juniors. Ahí se mostró parte importante del ADN de Pablo como compositor, y otro lado estuvo con otro cover, el más conocido “50 Souls And A Discobowl” de The Lionheart Brothers, justo antes de la catarsis final en este paraíso improbable pero real que formó en la tarde del 16 de noviembre con “Dance, Baby!”.

Más allá del show con sacarse la polera, el maravilloso solo final en keytard de Eric o lo movida de la canción, lo primordial fue notar cómo un proyecto de amigos se volvió una banda sólida, competente, divertida y contagiosamente viva. En 75 minutos, el debut de Boy Pablo fue un verdadero escape a los balines rellenos de plomo que sacan ojos, configurando bajo tierra, donde se supone que debiera estar el infierno, otro espacio celestial, mediante música de esa que mueve las entrañas y las decenas de músculos que se necesitan para sonreír como estúpidos, porque sí, incluso en los tiempos más oscuros se necesitan instantes de felicidad, y qué alegría cuando eso lo traen artistas transparentes y genuinos mediante música pegajosa y llena de intrigas divertidas que se cierran y devuelven a la lucha cuando el propio Pablo cantó el mantra de estas semanas: “el pueblo unido jamás será vencido”.

Setlist

  1. Yeah (Fantasizing)
  2. wtf
  3. Feeling Lonely
  4. ur phone / Roar (original de Katy Perry)
  5. JD’s Song
  6. Sick Feeling
  7. Ready/Problems
  8. Limitado
  9. Beach House
  10. Never Cared
  11. Everytime
  12. Losing You
  13. tkm
  14. Al Pasar Esa Edad (original de Red Juniors)
  15. 50 Souls And A Discobowl (original de The Lionheart Brothers)
  16. Dance, Baby!

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Dawn To Fear A Dawn To Fear
DiscosHace 7 días

Cult Of Luna – “A Dawn To Fear”

Lo inequívoco, por más que pareciera mantenerse estático, puede ser radicalmente arrancado por un vendaval de circunstancias, y en lo...

Memory Memory
DiscosHace 7 días

Vivian Girls – “Memory”

No todos los retornos son buenos y no todas las segundas partes son de lo peor, o al menos así...

Birth Of Violence Birth Of Violence
DiscosHace 7 días

Chelsea Wolfe – “Birth Of Violence”

Diez años cargan con una simbología que acerca más a lo divino que a lo terrenal. No sólo hay un...

Beneath The Eyrie Beneath The Eyrie
DiscosHace 7 días

Pixies – “Beneath The Eyrie”

Luego de dos apuestas mal logradas, Pixies vuelve al estudio y lanza su mejor disco desde su retorno en 2004....

Chastity Belt Chastity Belt
DiscosHace 2 semanas

Chastity Belt – “Chastity Belt”

Saudade es un vocablo portugués cuyo significado se acerca a la definición de melancolía; un estado afectivo estimulado por la...

Shaped By Fire Shaped By Fire
DiscosHace 2 semanas

As I Lay Dying – “Shaped By Fire”

Durante la primera década del siglo XXI, hubo un estallido de agrupaciones que tomaron variaciones más melódicas para combinar el...

Jamie Jamie
DiscosHace 2 semanas

Brittany Howard – “Jaime”

Cuando Brittany Howard anunció su primer proyecto como solista, alejada de sus compañeros de Alabama Shakes, las reacciones de sorpresa...

RainViento RainViento
DiscosHace 2 semanas

Cevladé – “RainViento”

A estas alturas, no debiera ser sorpresivo que Cevladé saque un disco de alta relevancia, calidad y arrojo no sólo...

Free Free
DiscosHace 1 mes

Iggy Pop – “Free”

Puede parecer extraño que un artista que ha hecho literalmente lo que se le ha antojado a lo largo de...

DiscosHace 1 mes

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: