Contáctanos

En Vivo

Feist: Sintiendo todo

Publicado

en

Un concierto tiene en su génesis y su puesta en escena una cantidad de elementos que lo hacen impredecible en la realidad, pese a las horas, días o incluso meses de planificación que pueda tener. Por eso es que muchas veces vemos un show y sentimos que falta algo, aunque no sepamos con certeza qué, exactamente. Es ahí donde presentaciones como la de la canadiense Leslie Feist, en un Centro Cultural Amanda prácticamente repleto, cobran un valor gigantesco. En la noche del 20 de octubre, poco más de 700 afortunados vieron el que quizás sea uno de los grandes shows del año, precisamente por la comunión de las variables de un espectáculo para converger en la calidad y el éxito.

Quizás para una buena parte de los asistentes, fue el lugar el que perjudicó la “experiencia” Feist. Su estructura hace que para muchos sea difícil mirar el show y ahí existe cierta frustración que –como hemos visto en conciertos de otros artistas- derivan en esa falta de respeto que es que la gente hable y haga vida social en los eventos. Pero Feist no permitió esto con un show que tuvo como elemento distintivo la comunicación y la participación del público, algo propiciado por la propia cantante y su sentido del espectáculo y la empatía. También en esto ayudaron las Mountain Man, el trío que acompaña a Leslie como coro, quienes jugaron, coquetearon y arengaron a la audiencia.

Todo partió pasadas las 23.10 horas. Feist entra de un salto, inicia con “How Come You Never Go There” (de su disco “Metals” de 2011) y se notó de inmediato la constante: las canciones sonaron más potentes que en sus versiones de estudio, pero de todas formas las versiones sonaban genuinas e íntimas. La propia “How Come…” sonó más rockera que de costumbre, mientras que “A Commotion” explotaba de la nada entre las estrofas frágiles y sensibles. Un efecto que una voz con un registro único como la de Feist puede lograr. Es que el bagaje de la cantante en bandas punk en su adolescencia marcó su forma de interpretar, resistiendo mucho mejor los alaridos que muchas veces hace resonar. Y también por eso es que las guitarras son eléctricas en la mayoría de las canciones. No obstante, su sensibilidad le permite interpretar tan bien como canta.

El tercer tema de la noche fue “Mushaboom”, uno de esos momentos donde la gente se maravilla con los cambios que Feist le hace a su clásico éxito, para convertirlo en sonidos crípticos, en progresión electrónica y denotando uso de muchas variables. Luego siguieron los susurros potentes y románticos de “The Circle Married The Line” y la vibra folk de “Graveyard”. En estas cinco primeras canciones hubo problemas de sonido evidentes en los teclados, acoplando varias veces e incomodando a la propia Feist.

Coincidentemente juntas, “My Moon My Man” y “I Feel It All” fueron dos de los puntos altos de una noche con pocos puntos bajos y, mágicamente, no volvieron a haber problemas con los teclados o los acoples, y fue ahí donde Leslie se soltó aún más. Ambas canciones fueron derroches de energías y, entremedio, subió a un fan para que tradujera al español el título “I Feel It All” resultando eso en una situación jocosa. Para “So Sorry” volvió a la emoción, con el público coreando cada letra.

Luego de la belleza oscura de “Anti-Pioneer” vino la primera gran sorpresa de la noche: “Pine Moon”, lado B rara vez tocado, un folk romántico que sacó entusiastas aplausos de los que menos conocían la canción. En “The Limit To Your Love” tan cambiada era la versión, que un tipo preguntó tres veces por ella, generando un rotundo y coreado “¡Ya la tocó!” como respuesta, pero lo cierto es que fue una versión electrónica que se reinventó por completo. Tras la ternura y explosión constantes de “Caught A Long Wind” y “Comfort Me”, llegó el momentum exquisito de la guitarrera “The Bad In Each Other”, otro highlight del evento. La primera sección del show acabó con la calma de “Get It Wrong, Get It Right”, dando paso a Bob, el sonidista que Feist presentó al público utilizando el grito “Bob, Bob, Bob”.

Feist volvió sólo con el baterista a tocar “When I Was A Young Girl”, para luego dar paso a la gran “Sealion”. Sorpresa gigante: “Lover’s Pit” de Broken Social Scene, “Undiscovered First” y “Let It Die”.

El final fue aún más sublime para algunos fanáticos. Tras una majadera petición desde el público –se dice que una chica borracha pedía una canción-, Feist toca “Secret Heart”, mientras que el show es cerrado con la delicadeza masiva de “Intuition”, tras intensas 2 horas y 20 minutos de matices, emociones e intensa fragilidad.

Mientras muchos apuestan a la parafernalia, Feist lo hace con la música y actitud, con los sentimientos y las diferencias, con las parejas y la soledad, con todo y nada a la vez, pero siempre tratando de incluirlos a todos y todas para hacerlos partícipes, incluso lanzando chistes, como en un pasaje que desde el público le hablaron de la piscola, y ella respondió que la había probado y que por su culpa había olvidado su español.

No es menor que Feist haya logrado que el siempre esquivo público del Amanda, que se distrae con facilidad cuando no puede ver bien el show –hecho que sin dudas a muchos les ocurrió-, haya sido tan parte del espectáculo, y también es interesante la búsqueda de la canadiense de entender y explicarse en español, pese a que no sea su obligación, simplemente por el placer de comunicarse.

El show en Chile fue un lujo, entre otras razones por la acotada cantidad de público. También por el nivel de simpatía derrochado por Feist y por los talentos involucrados, pero además porque tuvo todos los elementos que debe tener un show. Un promedio sobresaliente para una actuación que difícilmente se olvide o se deje morir con facilidad.

Setlist

  1. How Come You Never Go There
  2. A Commotion
  3. Mushaboom
  4. The Circle Married The Line
  5. Graveyard
  6. My Moon My Man
  7. I Feel It All
  8. So Sorry
  9. Anti-Pioneer
  10. Pine Moon
  11. The Limit To Your Love
  12. Caught A Long Wind
  13. Comfort Me
  14. The Bad In Each Other
  15. Get It Wrong, Get It Right
    ———————————————-
  16. When I Was A Young Girl
  17. Sealion
  18. Lover’s Spit
  19. Undiscovered First
  20. Let It Die
    ———————————————-
  21. Secret Heart
  22. Intuition

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
10 Comentarios

10 Comentarios

  1. recuatico

    21-Oct-2012 en 11:55 am

    Aclaración, la mina q pedía secret heart no estaba ebria, eso si muy insistente, lo bueno de todo es que si no lo hubiese pedido tantas veces probablemente no la hubiese tocado.
    Con el incidente me acordé de el finao Spinetta cuando reclamaba q el no era “rockola”.

  2. Nicho

    21-Oct-2012 en 12:58 pm

    Pese a que el lugar no es el más adecuado, realmente estuvo increíble. Esa intimidad lograda con el publico es lo que te marca como experiencia -recital- Solida Feist, pura energía rockanrollera y folk. Lujo absolutamente para quienes estuvimos a unos metros de ella.

  3. Valeria

    21-Oct-2012 en 2:28 pm

    Yo era quién pedía Secret Heart! Y no, no estaba borracha, ni siquiera tomé jajajaja. Fui súper insistente, pero me fui feliz! Muy que si no la hubiese pedido tanto, no la hubiese tocado, porque ni se acordaba 🙂 Igual el setlist era perfecto, pero que haya tocado la canción que tanto pedí fue como la guinda de la torta <3

    • JF Montero

      21-Oct-2012 en 2:33 pm

      Jajajaja, arriba la gente decía eso, puedo dar fe #chismes

      • Valeria

        21-Oct-2012 en 2:53 pm

        jajajaja los de arriba deben haber estado borrachos! Yo no tomé nada anoche :B

  4. Ivonne

    21-Oct-2012 en 3:24 pm

    yo estaba al lado de la loca que decía piscola (quería q Leslie le hablara y lo logró).
    Una aclaración: creo que muchos de los que llegamos anoche al lugar era porque somos fans de Feist, no porque fueramos público del Amanda. No tengo idea que tipo de público se estila en el lugar, pero si la hubieran mandado a cantar a Puerto Natales; allá la sigo.

  5. Patricio Meza

    21-Oct-2012 en 5:01 pm

    “SE DICE que una chica borracha pedía una canción…” JAJAJAJAJAJA. ¿Que es esto S.Q.P.?. Super serias las “fuentes” del redactor para lanzar cualquier afirmación… en lo único que tiene razón es que fue un show inolvidable. ¡Gracias Feist!.

    • JF Montero

      21-Oct-2012 en 5:15 pm

      A mi también me llegó ese cahuín pero es como folklórico, como show en un bar… oh, wait, sí era en un bar jajajja

  6. carmen luisa olivares rebolledo

    21-Oct-2012 en 9:18 pm

    que chistoso todos los comentarios!! yo como seguidora de feist la sigo ,pero el lugar Centro Cultural Amanda realmente un asco ,lo digo porque no tome ,no fume y termine saliendome antes del lugar ya q era irrespirable ,ademas de la poca visión q tenia..

  7. Manu

    21-Oct-2012 en 10:16 pm

    Increíble Feist, increíble la banda, increíble como reversiona sus propias canciones, increíble el set list, increíble la empatía con los fans, increíble las Mountain Man, increíble la voz que tiene y su estilo de guitarra con tanta actitud que es difícil olvidarse, suena 100 veces mejor en vivo que cualquier video en youtube. Sintiendo todo. Increíblemente MALO el “Centro Cultural” Amanda.

Responder

En Vivo

Arcade Fire: Firmando el legado

Publicado

en

Arcade Fire

La crítica musical puede ser muy traicionera si es que no es tomada con la responsabilidad que merece; en ciertos contextos, es capaz de trazar el camino que llevará una banda gracias a su tremenda influencia sobre la sociedad. El romance de los canadienses Arcade Fire con la crítica en general ha tenido altos y bajos, pasando de verdaderas declaraciones de amor en álbumes como “Funeral” (2004) o “Reflektor” (2013), hasta el desencantamiento propio de cualquier matrimonio complicado con “Everything Now” (2017), quinto álbum de la agrupación y que sirvió como motivo de promoción en esta segunda visita a nuestro país.

Luego de su debut como parte de Lollapalooza Chile 2014, Arcade Fire volvió con la difícil tarea de defender un disco que para muchos no logra cuajar del todo, dejando poco del sonido que tan bien desarrollaron en álbumes anteriores. Más allá de todo eso, el hecho de que los canadienses sean constantemente señalados como uno de los más grandes shows en vivo a nivel mundial es algo que se debe comprobar de manera personal, presenciando en carne propia todo el despliegue escénico que entregan, uno que se aleja de los clichés típicos, como juegos de luces, fuegos artificiales o distractores elementos visuales para suplir la falta de calidad musical. Aquí tenemos un espectáculo completo, puesto que toda la atención se centra en un colectivo de muy buenos músicos dándolo todo en el escenario.

Una intro al más puro estilo de las peleas de box precedió la entrada de la banda al escenario, preparados para lo que sería un evento estelar de proporción mundial. Así, y por entre el público del Movistar Arena, fueron ingresando Win Butler, Régine Chassagne, Will Butler, Jeremy Gara, Tim Kingsbury, Richard Reed Parry y Sara Neufeld, acompañados también de las más recientes adiciones: Stuart Bogie y Tiwill Duprate, listos para entregar hasta la última gota en una noche tan esperada por los miles de fanáticos que repletaron el recinto. Como era de esperar, “Everything Now” fue el primer golpe lanzado por los canadienses, que luego se adentraron en una verdadera batería de éxitos, cantados a todo pulmón por sus seguidores. Para muchos, el hecho de tener nueve músicos en escena parece un exceso al borde de lo pretencioso, pero aquí eso se omite gracias a que cada uno tiene una identidad propia, funcionando de manera cronometrada como partes de una enorme maquinaria sonora.

Con una muy variada selección de todos sus álbumes, Arcade Fire tuvo tiempo para los fans más nostálgicos, así como los más recientes, despachando canciones como “Rebellion (Lies)“, “Haïti“, “Peter Pan“, “Electric Blue” o “Put Your Money On Me“, manteniendo en todo momento la tónica bailable, conducto principal de esta fiesta. Es muy importante darle una segunda vuelta a lo comentado anteriormente: el show venía por precedentes muy negativos de parte de la crítica estadounidense, acusando de que el interés se había perdido, que la banda ya no era lo mismo de antes, o que se estaban presentando en arenas con menos de la mitad de su capacidad vendida. La desmitificación de todos esos puntos negativos no hace más que echar por tierra esa construcción manipulable de realidades a través de la prensa, las que últimamente se han encargado de desprestigiar a la banda en sus titulares.

Y es que el show de Arcade Fire da para todo, desde el baile hasta la emotividad, todos los sentimientos conjugados en un solo repertorio de canciones. Más de algún recuerdo surgió con “My Body Is A Cage” e “Intervention“, pegadas de manera desgarradora, además de lágrimas cuando Win Butler dedicó “The Suburbs” a la memoria de David Bowie, para luego pasar a un montón de caras alegres bailando al ritmo de “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)“, “Reflektor” y “Afterlife“, dejando los ánimos por los cielos. “Creature Comfort” y “Neighborhood #3 (Power Out)” fueron los ataques que finalizaron el primer round de la noche, con la banda retirándose por unos momentos del escenario, para luego interpretar “We Don’t Deserve Love” y el gran cierre con “Wake Up“, coreada por todos los asistentes mientras la banda descendía del escenario para marchar entre la gente, generando un especial momento, de esos que quedan marcados entre los sucesos destacados para la posteridad. Arcade Fire había dado el último golpe, derrotándonos con un contundente nocaut.

Alrededor de 15 años de historia avala a Arcade Fire desde su concepción, por ende, la banda ya atraviesa una etapa donde necesitan encontrar su sitial dentro de la historia, ese período donde comienza a construirse un legado que debe perdurar por la eternidad. Basta de ningunear la escena actual, basta de vivir del pasado y negarse a aceptar que la música continuó su curso en el siglo XXI, tenemos ejemplos constantes de que los nuevos referentes ya están naciendo. En este caso en particular, quedó demostrado gracias a una impecable interpretación en el escenario, sin notas fuera de lugar o arreglos que destruyan la composición original. En vez de eso, Arcade Fire quiso exponer que ya cuentan con una carrera suficiente para situarse como un referente, y no sólo por discografía, sino que también por su sentido del espectáculo. No muchas bandas pueden tocar por más de dos horas un repertorio que todos canten, mucho menos con la soltura y elegancia que los canadienses desplegaron en su show. Esta nueva etapa del conjunto ya encontró su norte y la tarea de construir un legado fue totalmente superada.

Setlist

  1. Everything Now
  2. Rebellion (Lies)
  3. Here Comes the Night Time
  4. Haïti
  5. Peter Pan
  6. No Cars Go
  7. Electric Blue
  8. Put Your Money On Me
  9. Neon Bible
  10. My Body Is A Cage
  11. Intervention
  12. Neighborhood #1 (Tunnels)
  13. The Suburbs
  14. The Suburbs (Continued)
  15. Ready To Start
  16. Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)
  17. Reflektor
  18. Afterlife
  19. We Exist
  20. Creature Comfort
  21. Neighborhood #3 (Power Out)
  22. We Don’t Deserve Love
  23. Everything Now (Continued)
  24. Wake Up

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 día

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 días

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 3 días

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 4 días

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 semana

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 1 semana

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 1 semana

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 semanas

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 semanas

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: