Contáctanos

En Vivo

Feist: Sintiendo todo

Publicado

en

Un concierto tiene en su génesis y su puesta en escena una cantidad de elementos que lo hacen impredecible en la realidad, pese a las horas, días o incluso meses de planificación que pueda tener. Por eso es que muchas veces vemos un show y sentimos que falta algo, aunque no sepamos con certeza qué, exactamente. Es ahí donde presentaciones como la de la canadiense Leslie Feist, en un Centro Cultural Amanda prácticamente repleto, cobran un valor gigantesco. En la noche del 20 de octubre, poco más de 700 afortunados vieron el que quizás sea uno de los grandes shows del año, precisamente por la comunión de las variables de un espectáculo para converger en la calidad y el éxito.

Quizás para una buena parte de los asistentes, fue el lugar el que perjudicó la “experiencia” Feist. Su estructura hace que para muchos sea difícil mirar el show y ahí existe cierta frustración que –como hemos visto en conciertos de otros artistas- derivan en esa falta de respeto que es que la gente hable y haga vida social en los eventos. Pero Feist no permitió esto con un show que tuvo como elemento distintivo la comunicación y la participación del público, algo propiciado por la propia cantante y su sentido del espectáculo y la empatía. También en esto ayudaron las Mountain Man, el trío que acompaña a Leslie como coro, quienes jugaron, coquetearon y arengaron a la audiencia.

Todo partió pasadas las 23.10 horas. Feist entra de un salto, inicia con “How Come You Never Go There” (de su disco “Metals” de 2011) y se notó de inmediato la constante: las canciones sonaron más potentes que en sus versiones de estudio, pero de todas formas las versiones sonaban genuinas e íntimas. La propia “How Come…” sonó más rockera que de costumbre, mientras que “A Commotion” explotaba de la nada entre las estrofas frágiles y sensibles. Un efecto que una voz con un registro único como la de Feist puede lograr. Es que el bagaje de la cantante en bandas punk en su adolescencia marcó su forma de interpretar, resistiendo mucho mejor los alaridos que muchas veces hace resonar. Y también por eso es que las guitarras son eléctricas en la mayoría de las canciones. No obstante, su sensibilidad le permite interpretar tan bien como canta.

El tercer tema de la noche fue “Mushaboom”, uno de esos momentos donde la gente se maravilla con los cambios que Feist le hace a su clásico éxito, para convertirlo en sonidos crípticos, en progresión electrónica y denotando uso de muchas variables. Luego siguieron los susurros potentes y románticos de “The Circle Married The Line” y la vibra folk de “Graveyard”. En estas cinco primeras canciones hubo problemas de sonido evidentes en los teclados, acoplando varias veces e incomodando a la propia Feist.

Coincidentemente juntas, “My Moon My Man” y “I Feel It All” fueron dos de los puntos altos de una noche con pocos puntos bajos y, mágicamente, no volvieron a haber problemas con los teclados o los acoples, y fue ahí donde Leslie se soltó aún más. Ambas canciones fueron derroches de energías y, entremedio, subió a un fan para que tradujera al español el título “I Feel It All” resultando eso en una situación jocosa. Para “So Sorry” volvió a la emoción, con el público coreando cada letra.

Luego de la belleza oscura de “Anti-Pioneer” vino la primera gran sorpresa de la noche: “Pine Moon”, lado B rara vez tocado, un folk romántico que sacó entusiastas aplausos de los que menos conocían la canción. En “The Limit To Your Love” tan cambiada era la versión, que un tipo preguntó tres veces por ella, generando un rotundo y coreado “¡Ya la tocó!” como respuesta, pero lo cierto es que fue una versión electrónica que se reinventó por completo. Tras la ternura y explosión constantes de “Caught A Long Wind” y “Comfort Me”, llegó el momentum exquisito de la guitarrera “The Bad In Each Other”, otro highlight del evento. La primera sección del show acabó con la calma de “Get It Wrong, Get It Right”, dando paso a Bob, el sonidista que Feist presentó al público utilizando el grito “Bob, Bob, Bob”.

Feist volvió sólo con el baterista a tocar “When I Was A Young Girl”, para luego dar paso a la gran “Sealion”. Sorpresa gigante: “Lover’s Pit” de Broken Social Scene, “Undiscovered First” y “Let It Die”.

El final fue aún más sublime para algunos fanáticos. Tras una majadera petición desde el público –se dice que una chica borracha pedía una canción-, Feist toca “Secret Heart”, mientras que el show es cerrado con la delicadeza masiva de “Intuition”, tras intensas 2 horas y 20 minutos de matices, emociones e intensa fragilidad.

Mientras muchos apuestan a la parafernalia, Feist lo hace con la música y actitud, con los sentimientos y las diferencias, con las parejas y la soledad, con todo y nada a la vez, pero siempre tratando de incluirlos a todos y todas para hacerlos partícipes, incluso lanzando chistes, como en un pasaje que desde el público le hablaron de la piscola, y ella respondió que la había probado y que por su culpa había olvidado su español.

No es menor que Feist haya logrado que el siempre esquivo público del Amanda, que se distrae con facilidad cuando no puede ver bien el show –hecho que sin dudas a muchos les ocurrió-, haya sido tan parte del espectáculo, y también es interesante la búsqueda de la canadiense de entender y explicarse en español, pese a que no sea su obligación, simplemente por el placer de comunicarse.

El show en Chile fue un lujo, entre otras razones por la acotada cantidad de público. También por el nivel de simpatía derrochado por Feist y por los talentos involucrados, pero además porque tuvo todos los elementos que debe tener un show. Un promedio sobresaliente para una actuación que difícilmente se olvide o se deje morir con facilidad.

Setlist

  1. How Come You Never Go There
  2. A Commotion
  3. Mushaboom
  4. The Circle Married The Line
  5. Graveyard
  6. My Moon My Man
  7. I Feel It All
  8. So Sorry
  9. Anti-Pioneer
  10. Pine Moon
  11. The Limit To Your Love
  12. Caught A Long Wind
  13. Comfort Me
  14. The Bad In Each Other
  15. Get It Wrong, Get It Right
    ———————————————-
  16. When I Was A Young Girl
  17. Sealion
  18. Lover’s Spit
  19. Undiscovered First
  20. Let It Die
    ———————————————-
  21. Secret Heart
  22. Intuition

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
10 Comentarios

10 Comments

  1. recuatico

    21-Oct-2012 en 11:55 am

    Aclaración, la mina q pedía secret heart no estaba ebria, eso si muy insistente, lo bueno de todo es que si no lo hubiese pedido tantas veces probablemente no la hubiese tocado.
    Con el incidente me acordé de el finao Spinetta cuando reclamaba q el no era “rockola”.

  2. Nicho

    21-Oct-2012 en 12:58 pm

    Pese a que el lugar no es el más adecuado, realmente estuvo increíble. Esa intimidad lograda con el publico es lo que te marca como experiencia -recital- Solida Feist, pura energía rockanrollera y folk. Lujo absolutamente para quienes estuvimos a unos metros de ella.

  3. Valeria

    21-Oct-2012 en 2:28 pm

    Yo era quién pedía Secret Heart! Y no, no estaba borracha, ni siquiera tomé jajajaja. Fui súper insistente, pero me fui feliz! Muy que si no la hubiese pedido tanto, no la hubiese tocado, porque ni se acordaba 🙂 Igual el setlist era perfecto, pero que haya tocado la canción que tanto pedí fue como la guinda de la torta <3

    • JF Montero

      21-Oct-2012 en 2:33 pm

      Jajajaja, arriba la gente decía eso, puedo dar fe #chismes

      • Valeria

        21-Oct-2012 en 2:53 pm

        jajajaja los de arriba deben haber estado borrachos! Yo no tomé nada anoche :B

  4. Ivonne

    21-Oct-2012 en 3:24 pm

    yo estaba al lado de la loca que decía piscola (quería q Leslie le hablara y lo logró).
    Una aclaración: creo que muchos de los que llegamos anoche al lugar era porque somos fans de Feist, no porque fueramos público del Amanda. No tengo idea que tipo de público se estila en el lugar, pero si la hubieran mandado a cantar a Puerto Natales; allá la sigo.

  5. Patricio Meza

    21-Oct-2012 en 5:01 pm

    “SE DICE que una chica borracha pedía una canción…” JAJAJAJAJAJA. ¿Que es esto S.Q.P.?. Super serias las “fuentes” del redactor para lanzar cualquier afirmación… en lo único que tiene razón es que fue un show inolvidable. ¡Gracias Feist!.

    • JF Montero

      21-Oct-2012 en 5:15 pm

      A mi también me llegó ese cahuín pero es como folklórico, como show en un bar… oh, wait, sí era en un bar jajajja

  6. carmen luisa olivares rebolledo

    21-Oct-2012 en 9:18 pm

    que chistoso todos los comentarios!! yo como seguidora de feist la sigo ,pero el lugar Centro Cultural Amanda realmente un asco ,lo digo porque no tome ,no fume y termine saliendome antes del lugar ya q era irrespirable ,ademas de la poca visión q tenia..

  7. Manu

    21-Oct-2012 en 10:16 pm

    Increíble Feist, increíble la banda, increíble como reversiona sus propias canciones, increíble el set list, increíble la empatía con los fans, increíble las Mountain Man, increíble la voz que tiene y su estilo de guitarra con tanta actitud que es difícil olvidarse, suena 100 veces mejor en vivo que cualquier video en youtube. Sintiendo todo. Increíblemente MALO el “Centro Cultural” Amanda.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: