Contáctanos

En Vivo

Fantômas + Melvins: Tatuado en la retina

Publicado

en

Se venía fraguando desde hace meses, pero nadie se lo creyó hasta que los vio en el escenario. Fantômas se reunía en un escenario chileno y con la formación original, para presentar de forma íntegra el disco de reversiones de composiciones clásicas del cine de horror y suspenso, “The Director’s Cut” (2001). Con Mike Patton a la cabeza, secundado por Buzz Osborne, Dave Lombardo y Trevor Dunn, Fantômas revivió en la capital y se mandó uno de los shows más memorables del año, porque cualquiera que haya estado presente anoche sabe que lo que pudimos ver fue único y, en muchas ocasiones, catártico. Pero antes de entrar de lleno con el plato fuerte, la jornada nos traía otro invitado de lujo, quizás mucho más relevante que Fantômas, tomando en cuenta los años que llevan sobre la carretera y el culto que se ha creado alrededor de su nombre. Melvins, la extraña banda de rock dirigida por Buzz Osborne, llegaba como la antesala perfecta de un show que quedará para el recuerdo.

Melvins: Deforme y descarnado

Extraño, irregular y desconcertante, esas son las sensaciones que le quedaron a este redactor después del breve –pero muy intenso- primer concierto de Melvins en Chile. Los oriundos de Washington realizaron un show de una hora, donde la distorsionada guitarra de “King Buzzo”, el bajo de un irreconocible Trevor Dunn, y la frenética batería de Dale Crover, fueron los protagonistas e hicieron estragos en los tímpanos de los presentes, cortesía de un sonido que nunca logró ser completamente definido y que fue puliéndose sobre la marcha hasta alcanzar un nivel aceptable, pero no óptimo para poder disfrutar del trío en plenitud. Las cosas se tornaron aún más confusas con la performance del grupo en escena, está vez en su versión “Lite”, conformada por los tres músicos y que tiene su registro en estudio con la placa “Freak Puke” (2012), quienes se lanzaron un tema tras otro, sin entregar pausas ni palabras a los presentes, en su mayoría fanáticos ansiosos de ver a Fantômas, que recibieron con respeto el verdadero azote de Melvins.

MELVINS CHILE 2014 01

El recital comenzó con “Eye Flys” del disco “Gluey Porch Treatments” (1987), el primero en la carrera de la banda, instalando desde el principio esa atmósfera casi letárgica y llena de electricidad que fue el norte de la presentación. Experimentación mezclada con rock con sabor a los años 90, mantenía cautivo al respetable. Las hermanas “Captain Pungent” y “Berthas” llegaron para subir la energía del show, con tres músicos desviviéndose en el escenario, cada uno con su estilo particular. Osborne cantaba con la misma rabia y fuerza que en sus años mozos, haciendo caso omiso de las canas en su frondosa cabellera y haciendo de su guitarra un verdadero instrumento de destrucción, y a pesar de ser el miembro más emblemático del conjunto, Melvins es una banda que en vivo necesita que sus tres elementos sean protagonistas. Dale Crover era el otro foco de atención inmediato, cuyas virtudes en la batería sacaban aplausos entre el público, sobre todo en los momentos en que la rabia y el frenesí lo llevaban a ejecutar sendas demostraciones de virtuosismo descarnado con sus tarros, además de apoyar con las voces sin errar en ningún momento. Por otra parte, Trevor Dunn, como eterno y diligente colaborador, tuvo su cuota de protagonismo y funcionó como una perfecta columna vertebral para una actuación que seguía imparable con “National Hamster”.

MELVINS CHILE 2014 02

Para los que esperaban clásicos, ahí llegaba “Joan Of Arc”, extraído de “Houdini” (1993), el disco más famoso del grupo, que siguió siendo revisado con “Set Me Straight”, que fue mezclada en una especie de medley con “DHC” y “Skypup”, en un pasaje en que el concierto parecía salirse de toda regla, donde uno no entendía cuándo comenzaba un tema y cuándo terminaba el otro. Lo cierto es que mucha gente no sabía cómo enganchar con Melvins, manteniéndose en un vaivén constante entre el entusiasmo y la apatía. El respeto siempre se mantuvo, pero el compromiso con el show era inestable, y ese es el riesgo de ser una banda como Melvins, que es cultora de un nicho fiel pero muy reducido.

MELVINS CHILE 2014 03

Habiendo cumplido con el material clásico, ahora tocaba ir por lo nuevo. “Mr. Rip-Off” y “A Growing Disgust”, ambas del siniestro “Freak Puke”, se encargaban de mostrar la vigencia experimental del grupo, y daban espacio para que Dunn se luciera con el bajo. Entre las dos nuevas composiciones, “The Bit” se coló para dar en el gusto a los fans de antaño, quienes siguieron el poderoso coro, marcando el inicio de la mejor sección del concierto. “Honey Bucket” fue la responsable de crear el primer mosh pit de la noche. Todos esperaban algo más agresivo y Melvins les dio el gusto con uno de sus hits más violentos. La contienda continuó con “Hooch”, para dar el tiro de gracia con “Night Goat”. Todo el mundo daba la misión por cumplida, pero los covers son una constante en los conciertos de Melvins, y no se podían ir sin rendir honores a alguna de sus bandas favoritas. Así es como llegó la punketa “Fascists Eat Donuts”, original de Pop-o-pies, la que sirvió como cortina de despedida para las cuerdas, dejando a Dale Crover montado en la batería cantando el coro de la canción y despidiéndose de un público que terminó por alabar a una banda sin igual.

MELVINS CHILE 2014 04

Si bien, los detalles del sonido y lo denso de muchas canciones del conjunto dieron como resultado un concierto extraño y que no conectó por completo con la totalidad del respetable, eso es exactamente lo que se podía esperar. Melvins es una banda tan particular, de esas que se aman o se odian, que nadie podía esperarse un concierto “normal”. Si pasaba así, no hubieran sido los Melvins. A pesar de que no eran los protagonistas de la noche, Osborne y los suyos por fin aparecieron por estas latitudes e hicieron lo que tenían que hacer: tocar rock deforme y descarnado. Y cumplieron a rajatabla.

MELVINS CHILE 2014 05

Setlist: Eye Flys – Captain Pungent – Berthas – National Hamster – Let Me Roll It (original de Paul McCartney & Wings) – Joan Of Arc – Set Me Straight / DHC / Skypup – Mr. Rip-Off – The Bit – A Growing Disgust – Honey Bucket – Night Goat – Fascists Eat Donuts (original de Pop-o-pies)

Fantômas: El engranaje perfecto

El gran debut de la noche se hizo esperar –aún más- por casi treinta minutos pasados las 22:00 horas, hora pactada para su arribo al escenario. Desde las pruebas de sonido, el entusiasmo de los fanáticos se hacía notar y las ansias parecían embargar a todo el Teatro Cariola. Lástima por el técnico que salió a calibrar la mesa de Mike Patton, quien se llevaba olas de insultos mientras la hora pasaba y la banda no aparecía en escena. Aunque la presencia de Lombardo y Osborne revisando su equipo entregaba la certeza de que el show se iba a realizar, nadie quería esperar un minuto más por un concierto que se venía aguardando por más de una década. Es así como la imagen de Mike Patton tocando la melódica en la introducción de “The Godfather” desató las pasiones del respetable, que se abalanzó en un mortal mosh para recibir a la súper banda, en el que sería el comienzo de un espectáculo único.

FANTOMAS CHILE 2014 01

Con la promesa de que venían a tocar “The Director’s Cut” completo, el cuarteto reprodujo de forma casi idéntica el concierto que podemos ver registrado en el DVD “The Director’s Cut Live: A New Year’s Revolution” (2011), con el mismo orden de las canciones e incluyendo al final los covers a Al Green y a Marc Bolan. Si esa presentación ya era épica, el de anoche fue quizás el concierto más intenso que ha tenido Fantômas en toda su carrera. Es sabido que en Chile Patton es un ídolo, pero de ahí a que la muchedumbre estuviera coreando los gritos y onomatopeyas del cantante, es de otro nivel. Escuchar a una multitud cantar “Night Of The Hunter” y desgarrarse la garganta al final de “Cape Fear”, debe ser algo que ni Mike Patton se imaginaba.

FANTOMAS CHILE 2014 06

En cuanto al desempeño de la banda, hay que admitir que se mandaron un par de pifias, algunas que pasaron más desapercibidas que otras, pero no mermaron en ningún momento la impresionante ejecución de las canciones, y con lo complejas que son, el grupo lo hizo prácticamente perfecto, tomando en cuenta que el único gran ensayo que tuvieron juntos fue un día antes del show. Por otra parte, aunque se demoraron en calibrar todo el sonido, se agradece que los problemas que hubo con Melvins casi no existieran en el lo de Fantômas. Sólo la guitarra de Osborne estuvo un poco opaca, pero el resto de los instrumentos sonaron en plenitud, de hecho, muchas veces parecía que estuviéramos escuchando un playback. La voz de Patton, el bajo de Dunn, la guitarra de Osborne y la siempre alabada batería de Lombardo, conformaron un combo increíble y que en muchas ocasiones sobrepasó a las mismísimas grabaciones de estudio. La verdad es que este concierto estaba para ser registrado en un DVD.

FANTOMAS CHILE 2014 03

La tripleta conformada por “Experiment In Terror”, “One Step Beyond” y “Rosemary’s Baby” terminó por cautivar a todo el recinto, sobre todo la última que, complementada con los susurros del público y una interpretación perfecta, marcó uno de los puntos cúlmines de la jornada. Pausas hubieron pocas, pero muy divertidas. Patton con su histrionismo y desfachatez típicos, llamó “wachiturro” a Dave Lombardo y dijo que estaban tocando un “concierto flaite”, provocando las carcajadas del respetable, para luego agradecer con sinceridad el compromiso de la fanaticada chilena con cada uno de sus proyectos.

FANTOMAS CHILE 2014 04

“The Devil Rides Out” mostró un poco de ese Fantômas más crudo y experimental, el del primer y último disco, de los que anoche no pudimos escuchar nada y esperamos que alguna vez regresen presentando material de esos trabajos que, para este redactor, muestran lo que verdaderamente es Fantômas. Pero la dosis funcionó y dio el paso para la entretenida “Spider Baby” y la blasfemia thrasher de “The Omen (Ave Satani)”; puro caos en la planta baja del Teatro Cariola. Luego el suspenso se hizo partícipe con “Henry: Portrait Of A Serial Killer” y la remarcable “Vendetta”, otra de las favoritas del público. Con un par de accidentes, “Investigation Of A Citizen Above Suspicion” se reivindicó con su pasaje final, desatando la adrenalina de un público que se mantenía en una catarsis completa.

FANTOMAS CHILE 2014 05

Los matices de un disco impecable se dejaban ver entre el contraste de composiciones como “Twin Peaks: Fire Walk With Me”, “Der Golem” y “Charade”, las tres canciones que cerraron el set “The Director’s Cut”, y donde pudimos pasar por el groove, la matemática, el jazz, el metal, entre otros estilos que, mezclados bajo la chapa de Fantômas, encuentran el engranaje perfecto para crear una sinergia de proporciones superlativas.

FANTOMAS CHILE 2014 02

El cuarteto se retiraba del escenario dejando a todo el mundo satisfecho. Pero quedaba más, y al regresar al escenario ocurrió una de las situaciones más bizarras que este redactor haya tenido el placer de presenciar en un concierto. Un entusiasta fanático, usando una máscara de lucha libre, fue invitado a “bailar” al escenario por Patton. El norteamericano puso de rodillas al muchacho y se bajó el cierre del pantalón, para orinarlo o para que le hiciera sexo oral (o quizás las dos). El fanático se rehusó ante las carcajadas incrédulas del resto de los espectadores, y del propio Patton, quien compartía risas cómplices con Trevor Dunn, antes de dar comienzo a “Simply Beautiful”, el cover a Al Green, donde hizo bailar al enmascarado –a quien le llovieron unos cuantos gargajos y monedas- y finalmente se le abalanzó encima, ultrajándolo mientras toda la banda entraba en un frenesí absoluto. Mágico, bizarro e inolvidable, sobre todo para el “afortunado” que tuvo la ocasión de estar con su ídolo más cerca de lo que nunca pensó tenerlo. El gran final llego con “Chariot Choogle”, cover de Marc Bolan, quemando los últimos cartuchos de un show que será difícil quitarse de la retina.

FANTOMAS CHILE 2014 07

La gran conclusión la tendremos está tarde, cuando finalice el segundo show de Fantômas en Chile en el marco de RockOut Fest. Por ahora podemos asegurar, sin mayores reparos, que lo de anoche fue épico y fundamental para cualquier persona que ha seguido la carrera de Fantômas y de cualquiera de sus integrantes, o para cualquier amante de la música en general. El debut de Melvins y Fantômas será recordado como una noche de catarsis, donde la experimentación, la euforia, el compromiso y, por sobre todas las cosas, la buena música, fueron los protagonistas.

FANTOMAS CHILE 2014 08

Setlist: The Godfather – Night Of The Hunter – Cape Fear – Experiment In Terror – One Step Beyond – Rosemary’s Baby – The Devil Rides Out – Spider Baby – The Omen (Ave Satani) – Henry: Portrait Of A Serial Killer – Vendetta – Investigation Of A Citizen Above Suspicion – Twin Peaks: Fire Walk With Me – Der Golem – Charade – Simply Beautiful (original de Al Green) – Chariot Choogle (original de Marc Bolan)

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

  1. Félix

    06-Dic-2014 en 12:46 pm

    Todo bueno, todo bonito. Cuál es la gracia de hacer un review si todo es perfecto.

    • Llévatelo diosito

      06-Dic-2014 en 1:39 pm

      Pero qué comentario mas ahueonao! Es mejor callar cuando no se tiene nada qué decir ni nada pa aportar

    • Pepin

      06-Dic-2014 en 1:51 pm

      Es mas o menos la misma gracia de tu triste existir. Para que vivir si eres un perfecto idiota?

    • Maroto

      09-Dic-2014 en 10:01 am

      AWEONAO

  2. yo

    07-Dic-2014 en 4:00 am

    Me parece que esta reseña es mucho mejor quer la de Rockaxis.

  3. Dániza

    07-Dic-2014 en 4:43 pm

    Tienen que volver para tocasr los otros discos 😀

  4. Francisco

    08-Dic-2014 en 5:59 pm

    Yo fui solo a ver a Melvins, me quede un rato a Fantomas, pero comentando sobre Melvins, la verdad es que es algo normal que pase eso, que no habian muchos existos y bla bla bla, pal real fan de esta banda es normal que el concierto sea anormal, yo me goce todos los temas desde el inicio al final, LO UNICO que tengo que comentar es que como sideshow deberia quizas haber hecho algo diferente a lo del sabado, ya que repitieron exactamente el mismo setlist, pero bue…Melvins es Melvins.
    saludos !

  5. Clara Soto

    10-Dic-2014 en 9:23 pm

    Concuerdo contigo desgraciado xD.el concierto era para DVD.
    Una noche para recordar aún cuando tenga alzheimer

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: