Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Faith No More: El rock ha recuperado la fe

Publicado

en

Aún recuerdo cuando en noviembre del año pasado publicamos sobre la posible reunión de Faith No More y que, para ser sinceros, ni nosotros lo creíamos, pero nos dejaba expectantes. Un par de meses de rumores por aquí y por allá, hasta que llegó el 24 de febrero y Billy Gould, aquel emblemático bajista fundador de Faith No More, publicaba un comunicado lleno de sentimientos confirmando el regreso de esa “bestia única; mitad perro, mitad gato”.

¿Quién lo creería? después de 11 años ocurría lo que muchos ya habíamos desechado y lo veíamos sólo como un sueño, de esos que sabes que te harían feliz, pero que sientes que nunca pasarán. Pero Faith No More fiel a su estilo, nos sorprende y al par de semanas confirma una fecha en Chile. Todo iba de manera vertiginosa y costaba detenerse y asumir que era “la cosa real”.

Como si no bastara con una fecha, se confirma una segunda para el día anterior, bautizada en un tono algo irónico como “La Gala”, por su toque íntimo y pensado para los más fans, aquellos que no tuvieron problema en lavar autos, machetear o hacer lo que fuese necesario para estar ahí.

La espera se hacía eterna, desde junio hasta el 29 de octubre que era el gran día, muchos tenían su ticket desde el mismo momento en que salieron a la venta y se esclavizaron con la eterna miradita al velador para ver que la entrada seguía ahí, incluso algunos tickets ya se ponían amarillos; a otros el tiempo les jugó a favor, ya que se podían hacer los “malabares” para alcanzar a juntar las lucas… en fin… cada cual lo sintió de distinta forma.

La Gala
Jueves 29 de octubre, son las 8 de la mañana y ya hay 8 personas haciendo la fila en el Caupolicán, donde tímidamente comenzaron a sumarse más, así como ofreciéndose a ese calor infernal que hubo durante el día.

A las 20:20 hace su aparición la banda Lerdo, que fue elegida por Mike Patton para abrir este show y que ayudó tímidamente a saciar la espera.

21:30 y el Caupolicán ya estaba hirviendo en gente, con un lleno absoluto que hacía ver una hermosa postal. Las luces del Caupolicán se apagan y comienzan a aparecer uno a uno; Mike Bordin, Roddy Bottum, Jon Hudson, Bill Gould y Mike Patton, que, como es de costumbre desde la época del Album Of The Year, el último disco de estudio de Faith No More, salieron elegantemente vestidos a excepción de Bordin, quien ha cultivado el mismo estilo durante años, fiel a la sudadera negra.

Comienzan a sonar los primeros acordes y en una intro novedosa para la gira, dan el pie inicial con un tema perteneciente a la banda sonora de la película “Scarface”, un nexo ideal por su ritmo pausado, para dar paso a la esquizofrénica “Collision”, que sonó demasiado potente y repercutió de inmediato en los presentes, dejando a todos demasiado prendidos.

“The Real Thing” sonó y nos transportó directo a los 90′, aquella época en la que Faith No More era profeta en su tierra, con un sonido fiel a ese álbum, que ya tiene más de 20 años.

“Land Of Sunshine” y “Caffeine”, nos situaban en la época en que Patton comenzaba a poner su voz más grave y a ser un aporte mucho más activo en Faith No More y que tuvo como consecuencia el disco “Angel Dust”, un disco que sorprendió a muchos con la mutación desde el álbum anterior y ahora creo que nos podemos dar cuenta la razón… “Angel Dust” fue un disco demasiado adelantado a la época y que habla muy bien de la originalidad de Faith No More como banda y de su capacidad de poder mutar y lograr esas mezclas de locura, sarcasmo, amor e ironía.

“Evidence”, uno de los singles más conocidos de la banda, sonó perfecto, en un español por parte de Patton bastante mejor que el del año 95. “Surprise! You’re Dead!” desató el mar humano presente en el Caupolicán, que ya a esa altura era un verdadero infierno, y siguió prendiendo aún más con el power de “Last Cup of Sorrow”. “Easy”, ya un clásico que Faith No More tiene ganado por mérito propio, sirvió para descansar un rato y tomar un poco de aire antes de que empezara a sonar la batería de “Midlife Crisis”, donde el público se lució como cantante y dejó con la boca abierta al quinteto, para luego pasar a la clásica canción que puso alguna vez en los número uno por semanas a la banda y que los hizo expandir su música por el mundo, me refiero a “Epic”.

La generosidad es parte de “Frei No More” (según informó Patton, era el nuevo nombre de la banda), quienes nos hicieron respirar con “Caralho Voador”, aquel Bossa Nova, que adorna el emblemático King For a Day…Fool For a Lifetime. La tregua duró poco, “The Gentle Art of Making Enemies” desató la potencia y esa actitud frenética que va muy de la mano con FNM.

“King For a Day” y ese bajo que lo caracteriza, que sólo Gould como bajista, sabe mezclar de manera perfecta, el virtuosismo con el feeling, sin caer en ningún exceso, todo lo que hace es lo suficiente.

“Ashes To Ashes”, “Be Aggressive”, y no nos dábamos cuenta que el show ya casi se nos iba… hasta que a Mike Patton se le ocurriró la brillante idea de decir “es mejor tocar con vosotros sin los pollos… pero, también con los pollos” generando de inmediato la respuesta de algunos que se atrevieron a cumplir esa especie de fetiche que tiene Patton con la saliva chilena desde el 95′ (porque aunque se vea chocante y dé un poco de rabia, me convencí de que le gustan) y lo llenaron de escupitajos mientras entonaba aquel bello himno llamado “Just A Man”.

La banda se retira de escena y vuelven con su intro de “Chariots Of Fire” que hacen encajar con “Stripsearch”, otro tema que no acostumbraban a tocar mucho en vivo en los 90′. “Digging The Grave”, le ponía el toque despedida al intenso show, mientras Roddy Bottum no paraba de grabar y sacar fotos con cara de impresionado al costado del escenario.

Una vez más, se despiden del público, pero el Caupolicán se caía a pedazos con gritos de la audiencia que era 100% para Faith No More, todos en la misma, tan así, que la banda nos regaló de vuelta “Ricochet”, aquel tema con el que partieran en el 95′ en el mismo lugar y que en esta gira no habían tocado y que, además, se dieron el lujo de cambiarle la letra original por “Señor Pinochet it’s gonna hit you…” poniéndole fin a “la gala”.

Sin duda, “La Gala” ha sido el concierto más intenso que me ha tocado presenciar, por varios factores que lo hicieron único: ver a una banda que se daba hace poco por muerta, que ahora suena mejor que nunca, en un lugar muy íntimo y con un público que realmente demostró ser lejos el mejor de esta gira, en un concierto que tiene por mérito recíproco que jamás lo olvidaremos y que aparte, no dudo que ellos tampoco.

Estadio Bicentenario de La Florida
Lo del estadio sería algo demasiado distinto a “La Gala”, hablamos de una plaza 5 veces más grande que el Teatro Caupolicán y que además fue el primer show confirmado de Faith No More en Chile, a precios mucho más accesibles por lo que la variedad de público era demasiado amplia; fanáticos, figurines, jugosos y algunos que iban para simplemente no perdérselo, pero en la variedad es donde está el gusto de los conciertos masivos.

No haré comentarios sobre Fiskales Ad-Hok ni  Sepultura, ya que ese día por ir al hotel donde me encontré con Billy Gould y Mike Bordin, llegué justo cuando Sepultura había terminado, por lo que, sería irresponsable inventar algo sobre ellos.

Mientras se esperaba la aparición de Faith No More, el público comenzaba a probar su puntería tirando escupitajos al escenario, y los de cancha general a los de cancha VIP, en lo que me imagino, fue una especie de protesta por la posición comprada y no ganada con el sudor de la espera.

Se apagan las luces y aparece FNM en pleno sobre el escenario, que era gigante, al más puro estilo de los mejores festivales del mundo y apoyado visualmente con 2 pantallas de buena resolución en los costados, donde las cámaras estaban a cargo de Via X, que será el canal que mostrará este evento en las próximas semanas.

“Reunited”, el tema con el que han partido casi toda la gira, dio el vamos a esta calurosa noche de viernes, con Patton cojeando más que nunca y vestido de un brillante traje.

“From Out Of Nowhere”, “Land Of Sunshine”, “Caffeine” y “Evidence”, ya tenían a Mike Patton con chupalla puesta en la cabeza.

“Surprise! You’re Dead!”, “Last Cup of Sorrow” y “Cuckoo for Caca” nos dejaban entrever un sonido muy potente, sin caer tampoco en el exceso de volumen.

“Easy”, “Epic” y “Midlife Crisis” fueron una tripleta de temas taquilleros que lanzaron en el repleto Estadio Bicentenario. Se notaban a estas alturas problemas con el sonido del teclado de Roddy Bottum, que variaba de manera constante su volumen.

“RV”, otra sorpresa de este “Second Coming Tour”, tema perteneciente al “Angel Dust” que fue un placer escuchar en vivo.

Todo continuaba con “The Gentle Art of Making Enemies” y “King For a Day” tema que sonó perfecto al aire libre.

En esta ocasión los escupitajos que se repartieron entre el público y Patton fueron menos de los que se repartían entre él y Bordin, que tenían su show interno.

“Ashes to Ashes” y el regalo para Chile, “Ricochet”, lograron que el público se sintiera más coordinado, y la voz se unificara.

La hora pasaba rápido y nos dimos cuenta en “Just a Man” que esto ya llegaba a su fin. Patton bajó para acercarse al público en plena canción, pero fue demasiado lejos con el micrófono, tan así, que el final casi no se escuchó y con esto, hacen el primer corte de la noche.

Megáfono en mano comienza a sonar algo que Patton dijo que nos gustaría “Olé, Olé, Olé, Olé!” que se suma a “Chariots of Fire”, el intro ya conocido de “Stripsearch”, que provocó uno que otro escalofrio en el estadio. “We Care a Lot”, justo cuando todos ya estaban en pleno gozo, se corta el audio en el estadio, por culpa de un tipo que se pasó de cancha, al sector donde estaba la mesa de sonido y al forcejear con los guardias, arrasó con el cable de un generador, que se demoraba 2 minutos en volver a activarse, cosa que en ningún momento la banda percató y siguió tocando como si nada, y abandonó el escenario sin saber de lo sucedido, provocando las pifeas generalizadas por parte del público y minutos de tensión.

FNM vuelve al escenario para despedirse con “Pristina” tema que cierra el “Album of the Year”. Con este tema Faith No More se despide de Chile, aunque estaba considerado terminar el show con “A Small Victory”, pero  no sabemos por que fue así.

Si bien, el show en el Estadio de La Florida fue bastante intenso, el hecho de que sea un lugar mucho más grande y al aire libre, hace que se sienta un poco más frío.

La banda se fue de nuestro país con una gran sonrisa en la cara, que habla bien de lo que se vivió acá en los primeros conciertos que vimos a Faith No More como protagonista y no en el marco de un festival, como fue anteriormente.

Faith No More es una banda única en su especie, que envuelve algo indescriptible, algo que viene desde más allá de las entrañas y de algo emocional. Se parece en cierta forma a nosotros los chilenos.. una mezcla extraña, sin una identidad definida y buscando un rumbo constante y a veces aferrándonos a cosas estacionales que nos hacen felices por un minuto, pero luego las dejamos por otras. El sueño se hizo realidad. Esperemos que se animen a darnos un nuevo disco. ¡Larga vida a Faith No More!.

Fotos por Felipe Ramírez Amigo

Publicidad
174 Comentarios

174 Comments

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas