Contáctanos

En Vivo

Evanescence: Espectacular eficiencia

Publicado

en

Como un paquete estándar, compuesto de grandes éxitos, momentos apoteósicos y una conexión genérica pero efectiva, se desarrolló la segunda visita de Evanescence a Chile, concierto que se enmarca en la gira de promoción mundial de su tercer LP, el homónimo “Evanescence” (2011), álbum que ha traído desde las sombras a Amy Lee y su banda para iluminar por poco más de una hora y cuarto al Movistar Arena, con un show solvente pero del que se echó de menos algo de improvisación y licencias de un libreto demasiado calculado.

La popularidad del grupo ha decaído durante los últimos años, algo lógico si consideramos que ya ha pasado casi una década desde el período más prolífico de los norteamericanos, cuando singles como “Going Under” y “Bring Me To Life” hacían estragos en las radioemisoras del mundo, liderando rankings y elevando a “Fallen” (2003) como uno de los discos debut más vendidos de la época. Evanescence ha persistido y aunque ya no llenan estadios fueron, a lo menos fueron siete mil personas que llegaron devotamente hasta el Movistar Arena, en su mayoría adolescentes que deliraron con cada uno de los gestos de la cantante, pero también un gran contingente de “adultos jóvenes”, quienes ya no visten faldas oscuras o maquillaje gótico, pero conservan en su corazón la lealtad a una banda que marcó a una generación.

El recinto está expectante al comienzo del espectáculo, que se retrasa exactos quince minutos, hasta que las luces se apagan y, sin mayores presentaciones, los músicos se instalan en sus puestos para interpretar “What You Want”, sencillo del disco homónimo que no necesita de muchos esfuerzos para prender el ambiente, donde los gritos y llantos desesperados de las fanáticas más fervientes, llenaron el recinto ante la imagen de una enérgica Amy Lee, quien recorría el escenario en su tradicional vestido, incluso teniendo que sortear un problema con su micrófono que dejó de funcionar durante unos segundos, para dar el puntapié definitivo a un concierto que no conocería de pausas.

Troy McLawhorn avanza con su guitarra hasta el frente del escenario para dar los primeros riffs de “Going Under”, y el fervor se apodera del lugar con las miles de voces repitiendo cada una de las palabras, explotando en el coro de una de las canciones esenciales del catálogo del quinteto. Unas efusivas palabras de agradecimiento por parte de la frontwoman que, sin perder más tiempo, presenta “The Other Side”, cuyo preciso ritmo de batería y pesados riffs de guitarra, se vieron potenciados cortesía del genial juego de luces, que no sólo iluminaba el escenario, sino que también la parte trasera con un tubo de luz que se ubicaba detrás del telón, el que llevaba escrito el nombre de la banda y que se encendía al ritmo de los acordes que reproducía la cantante en su teclado.

La potencia de las guitarras se toma el escenario con “Weight Of The World” y “Made Of Stone”, y es cierto que Amy Lee es la reina de la función, pero no se puede dejar de elogiar el trabajo de los músicos que la acompañan, solidísimos sobre el escenario y con la presencia suficiente para no ser la simple sombra de la vocalista. Will Hunt golpea con destreza y precisión sus tarros, mientras que Troy McLawhorn y Terry Balsamo forman la gran muralla de concreto que edifican con cada uno de sus riffs, los cuales son dirigidos por el bajo de Tim McCord, cerrando el cuarteto a prueba de fallas, capaz de reproducir con fidelidad el sonido de estudio que, a fin de cuentas, es lo que necesita una banda con las características de Evanescence, concebida para triunfar entre las masas.

Era el turno de que la cantante se sentará frente a su piano para interpretar una de las tantas baladas de la banda. “Lithium” emocionó a la multitud que secundo cada una de las letras, agradeciendo a Lee exclamando a coro “¡Ídola, ídola!”, piropo que la vocalista no logró comprender, haciéndoselo saber a su fanaticada, y esperando que sus palabras significaran “Lost In Paradise”, corte de su última placa y que siguió en el set de la noche.

Los mejores pasajes del concierto se vivieron cuando toco interpretar “My Heart Is Broken” y “Whisper”, sobre todo en este último, donde Evanescence logra mostrar el monstruo musical que lleva adentro, estremeciendo con una interpretación apoteósica de uno de los temas más completos de su repertorio. Si a alguien le queda alguna duda sobre las capacidades de sus integrantes, o piensa que sólo son una banda de laboratorio, en “Whisper” tiene un testimonio más que contundente para que sus argumentos sean silenciados.

Las revoluciones bajan, no así la calidad del espectáculo, que sigue con todo con la interpretación de “The Change”, donde Amy Lee, quien se mantuvo impecable durante toda la noche, vivió sus momentos más complicados en el canto, desafinando y sin poder dar con todos los tonos de una de las canciones más exigentes del setlist. Aun así, y muy inteligentemente, pudo tornar las dificultades en complemento para su interpretación, jugando a la teatralidad e impregnado de sentimiento su actuación. Cabe agregar que este fue prácticamente el único “desliz” de Lee en toda la jornada, quien se mantuvo cantando de manera esplendida a lo largo del show y en muchas mejores condiciones que en su anterior visita al país el año 2007, recital que tuvo que enfrentar con un resfrío que perjudicó su performance.

El rock regresaba con “Never Go Back”, para adentrarnos a la oscuridad de “Your Star” y finalmente pasar al descanso de las emociones con “Swimming Home”, cuya base electrónica y guitarras acústicas servían de puente para la llegada de “Call Me When You’re Sober”, la canción que retrata el martirio que vivió la vocalista con su ex pareja (el guitarrista y vocalista de Seether, Shaun Morgan), y que se transformó en uno de los singles más añorados por la fanaticada, precisamente por su visceralidad que se transmite con todo desde el escenario.

Las dos últimas canciones antes del bis, fueron extraídas de “Fallen” (2003). La primera fue “Imaginary”, que sirvió de antesala para la inminente llegada de “Bring Me To Life”, momento en que el Movistar Arena se vino abajo y los versos de Paul McCoy, vocalista de12 Stonesque puso su voz en la versión en estudio de la canción, son reproducidos por la totalidad del recinto.

Para cerrar la noche llegaba “My Immortal”, donde Amy Lee sentada frente a su piano bajo la luz cenital, se transformó en la última postal de la segunda visita de Evanescence a Chile, sellando un show sobresaliente musical y escénicamente, donde las únicas criticas que se pueden hacer, son la mezquindad del repertorio y algo más de espontaneidad sobre escena, porque potencia y carisma sobran, pero faltó ese plus que nos hiciera sentir que este no era un show más dentro de la holgada agenda del grupo. Detalles que pasan a un segundo plano cuando los hits que todo el mundo quería escuchar estuvieron presentes, al igual que las piezas más sobresalientes del catálogo de los estadounidenses, por lo que sólo se pueden sacar cuentas alegres de un regreso que cumplió y encanto a cada uno de los devotos de Evanecense.

Setlist

  1. What You Want
  2. Going Under
  3. The Other Side
  4. Weight of the World
  5. Made of Stone
  6. Lithium
  7. Lost in Paradise
  8. My Heart Is Broken
  9. Whisper
  10. The Change
  11. Never Go Back
  12. Your Star
  13. Swimming Home
  14. Call Me When You’re Sober
  15. Imaginary
  16. Bring Me to Life
  17. My Immortal

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Septicflesh + Fleshgod Apocalypse: Colosales

Publicado

en

Septicflesh

En todas las ocasiones en que la sangre ha reemplazado a la tinta y ha teñido las páginas de HumoNegro con el propósito de hablar acerca del death metal, ha sido un deber el reconocimiento de la trascendencia del género en la historia de la música extrema y de cómo su proliferación ha sido capaz de revitalizar de forma constante a gran parte del espectro. Tal vorágine se ha gestado durante más de tres décadas, período donde ha experimentado la manera en que, desde sus entrañas, la esencia indómita y vehemente que caracteriza al estilo ha mutado a través del tiempo, incorporando elementos y sobre todo nuevas perspectivas creativas, asesinas del letargo. En ese sentido, Septicflesh y Fleshgod Apocalypse, protagonistas de la velada en Club Blondie y debutantes en Chile, ostentan un prestigio que los ubica en la vanguardia del contexto, gracias propuestas cuyo hilo conductor no sólo se basa en perpetuar la escuela del “metal muerte”, sino también en la complejidad de la música clásica y sus arreglos.

En este lado del mundo ambas agrupaciones gozan de bastante de popularidad, y así quedó demostrado ayer con el contingente que desde temprano llenó las dependencias del recinto de calle Alameda, incluso al momento de Homicide, el acto soporte nacional, quienes en esta oportunidad, acorde al tenor de la jornada, exhibieron con mucho ímpetu y rigor parte de su último trabajo, “The Sosh Guar”, del año pasado, en treinta minutos que a grandes rasgos no tuvieron inconvenientes en la ecualización, y donde fueron bien recibidos por la concurrencia.

Puntuales a las 20:00 horas, los italianos de Fleshgod Apocalypse dieron inicio a sesenta minutos de actuación que rozaron la perfección, evidenciando desde “In Aeternum” –el primer tema como tal tras la introducción instrumental– la razones que los han llevado en apenas diez años de carrera a ser considerados un acto imprescindible en la escena actual, y uno de los más extremos y técnicos en los anales del death metal. La puesta en escena de la concepción híbrida del arte que practica la banda cautivó a la audiencia de inmediato, varios mostrándose atónitos e incrédulos ante la ejecución casi “robótica” (en el buen sentido de la palabra) de “Healing Through War” o “Cold As Perfection”, que, junto a la anterior, forman parte de su último disco, “King” (2016), dueño de la venia de la crítica y del público, y que compone mayoritariamente el repertorio del grupo en esta gira.

The Violation” sonó insana; el corte promocional de “Agony” (2011) es una de sus canciones más conocidas, y así lo demostró la gente que vibró con la velocidad sobrehumana que predomina no solo en esta composición, sino en el alma de Fleshgod Apocalypse. Durante todo el concierto fue posible oír con claridad los arreglos orquestales y también el acompañamiento de la soprano, como ocurrió en “Epilogue”, única pista extraída de “Labyrinth” (2013), donde se muestran sobresalientes, mientras que “Gravity” se acerca más a lo convencional propio del estilo, aunque sus detalles mantienen el entramado y su sofisticación.

Para cerrar su estreno en territorio nacional, “The Fool”, single de “King”, desplegó todas sus armas para convencer a los seguidores de su poder y para confirmar las alabanzas que el disco ha cosechado en el planeta. “The Egoism” y luego “Syphilis”, también de “King”, bajaron el telón ante una ovación que conmovió a los europeos, quienes prometieron volver al país y así impresionar una vez más a los seguidores, hasta el punto de dejarlos atónitos, tal como aconteció ayer.

Con la portada de su flamante “Codex Omega” (2017) de fondo, más algo de parafernalia alrededor del mismo álbum, Septicflesh ocupó sus posiciones y, tras saludar efusivamente a los presentes, se despacharon “War In Heaven”, canción que abre la genialidad del registro  “Titan” del año 2014 y que, junto a “Communion” (2008), “The Great Mass” y su disco más reciente, forman parte del renacer del conjunto griego que en el año 2003 se separó por casi un lustro, hasta que con aires renovados y maestría retomaron una carrera que, desde entonces, sólo ha conocido de halagos.

Se entiende, entonces, que el primer tercio de su presentación incluyera una pieza de cada ciclo de esta nueva etapa; “Communion” es una demostración de la máxima ferocidad que han alcanzado, mientras que “Pyramid God” y “Martyr” cuentan con una mayor cantidad de matices y texturas, sobre todo del metal más contemporáneo, que en la sumatoria han refrescado el espíritu de la banda, además de acercarlos a un público más joven.

Cabe recordar que Christos Antoniou, guitarrista y compositor de Septicflesh, tiene un postgrado en música clásica obtenido en la Escuela de Música de Londres, hecho que le ha permitido incorporar en la grabación de los discos tanto a la Orquesta Filarmónica de Praga como a su coro de niños, ampliando de forma exponencial el impacto de los arreglos orquestales compuestos por él en la música de los helénicos, algo que es sin dudas su principal fortaleza, de la mano con la ejecución meticulosa por parte de todos los integrantes, destacando a su baterista Kerim “Krimh” Lechner (ex Decapitated), quien se ubica con facilidad en el círculo de los mejores en su puesto, porque sus habilidades y su presencia en la mezcla en vivo son superlativas. Es así como el equilibrio entre la belleza de la música docta y la naturaleza violenta de la agrupación dan origen a un ser único en su especie, que en “Prototype” y “The Vampire From Nazareth” hizo gala de tales características y cautivó a los presentes, quienes desde Fleshgod Apocalypse ya se encontraban en trance, totalmente conectados con los artistas.

La canción más antigua tocada por Septicflesh anoche fue “Unbeliever”, proveniente de “Sumerian Demons” (2003) y fue la antesala a un remate a cargo de “Persepolis” y, la más coreada de la noche, “Anubis”, ambas del aclamado “Communion”, por lo tanto, es posible aseverar que aquel momento la gente se mostró aún más efusiva, provocando uno de los mosh pit más grande la tarde.

La historia griega de la deidad benefactora y creadora de la humanidad es aludida en “Prometheus”, corte que concluyó la presentación con los ánimos muy encendidos y con mucha euforia por parte todos los asistentes, satisfechos y conformes tras ser testigos de una jornada atípica, dadas las personalidades exóticas y, sobre todo, técnicas tanto de Septicflesh como de Fleshgod Apocalypse. Ambos prometieron volver al país y es de esperar que así sea, porque lo presenciado anoche fue sublime y ratificó la vigencia del metal extremo en estos días, en su vertiente más innovadora.

Setlist Fleshgod Apocalypse

  1. Marche Royale
  2. In Aeternum
  3. Healing Through War
  4. Cold As Perfection
  5. The Violation
  6. Prologue
  7. Epilogue
  8. Gravity
  9. The Fool
  10. The Egoism
  11. Syphilis

Setlist Septicflesh

  1. Dogma Of Prometheus Orchestral
  2. War In Heaven
  3. Communion
  4. Pyramid God
  5. Martyr
  6. Prototype
  7. The Vampire From Nazareth
  8. Portrait Of A Headless Man
  9. Unbeliever
  10. Persepolis
  11. Anubis
  12. Prometheus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Colossus Colossus
DiscosHace 20 horas

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

Publicidad

Más vistas