Contáctanos

En Vivo

Europe: En su segundo aire

Publicado

en

El fenómeno que ocurre con Europe no deja de ser peculiar. Desde su regreso con el disco “Start From The Dark” (2004), los suecos han logrado una maduración como pocas bandas de rock han vivido en su historia, y no fue hasta el lanzamiento de “Last Look At Eden” (2009) que este crecimiento fue reconocido mundialmente, alabando un disco que devolvió a la contingencia a la agrupación liderada por Joey Tempest. El fenómeno en Chile también es digno de estudio. Con su cuarta visita al país, Europe completa su segunda gira por el territorio nacional, presentándose en una serie de casinos a lo largo y ancho de Chile. Se podría decir que el broche de oro –aunque todavía queda un concierto pendiente en Los Andes- era su cita en el Movistar Arena, de nuevo marcando otro hito curioso al pasar de la intimidad del Teatro Caupolicán –recinto que acogió las dos últimas presentaciones de la banda en la capital- a la masividad de un Movistar Arena que, no obstante, fue dispuesto sólo de manera parcial, ocupando la mitad de la cancha y las localidades en las graderías, que así y todo doblan la capacidad del recinto de San Diego. El lugar estaba lleno y sólo en la cancha se divisaban espacios vacíos. Una respuesta más que positiva para un grupo que ha ido de menos a más, de ser la banda de niños bonitos con un hit pegajoso en la radio, a un grupo de músicos que están en su segundo aire y, quizás, el más fructífero en cuanto a la calidad musical.

El show comenzó desde temprano, con la apertura de la banda nacional H-SUR, quienes hacen tributo a los canadienses de Rush, seguidos por los trasandinos de Dios Salve A La Reina, quienes hacen lo propio con Queen. Para ser sinceros, y esto sin ningún animo de desprestigiar a las bandas que tocaron esa noche, que hay que reconocer hacen su trabajo de manera impecable, no puede dejar de rondar el sentimiento de que una banda nacional, con material original, podría haber estado sin recibir la atención de nadie incluso, pero teniendo la oportunidad de presentar su trabajo en un escenario tan importante como es el Movistar Arena. Ambos tributos fueron efectivos en su cometido, sobre todo el de Queen que hace justicia al estandarte que homenajean, destacando la “interpretación” de Freddie Mercury, casi calcada al original, pero sin aportar algo más que la entretención de ver una recreación de una gloria pasada. Una táctica efectista, que puede ser entendida en el contexto de la celebración de la radio local que organizaba el evento, pero que juega chueco al producto nacional, y también a Europe, que trabajando arduamente para componer nuevo material y mostrarlo en su concierto, se vio metido en una especie de fiesta kitsch.

En fin, los teloneros se retiran y el escenario se pone ad-hoc con las estrellas de la noche. Telón de fondo con la portada de “Bag Of Bones” (2012), último lanzamiento discográfico de los suecos, y un par de paneles ubicados a los lados de la batería de Ian Haugland con el nombre de la banda, eran los principales elementos escenográficos en el escenario, el resto lo ponía la agrupación, que a pocos minutos de las 22 horas, fue presentada por una de las personalidades más importante de la música chilena, Hernán Rojas, quien dio el vamos a un concierto potente por parte de Europe, pero con sabor a trámite para los miles de asistentes, que al parecer pagaron la entrada sólo para escuchar “Carrie” y “The Final Countdown”.

“Riches To Rags”, canción que abre su última placa, es la encargada de dar la apertura al recital. De la banda, nada que decir, todos en perfectas condiciones y tocando “un kilo”.

Joey Tempest, irradia energía y se mueve de un lado para otro haciendo acrobacias con su pedestal o poses al público, que no tarda en reproducir los primeros gritos de fanáticas alborotadas. John Norum (guitarra) y John Levén (bajo) solidísimos en sus puestos y con una precisión inglesa, sonando mucho más potentes que en estudio. Ian Haugland, ayuda en los coros mientras se maneja con las baquetas y detrás de Levén, casi escondido, Mic Michaeli se encarga de manejar las atmósferas con sus sintetizadores. El sonido es nítido y los músicos realizan su show con gallardía. El problema es el público, que pasada la algarabía inicial que demuestra con la aparición de la banda en escena, se mantiene en un completo silencio, llegando al punto de que muchos prefieren prestar atención a sus smartphones ignorando por completo lo que pasa frente a sus ojos. Así se suceden “Not Supposed To Sing The Blues” y “Firebox”, ambas de “Bag Of Bones”, rockeras y con la misma fórmula que tan bien ha sabido imprimir el grupo en sus cortes clásicos, pero que acá pasan sin pena ni gloria. No ocurre lo mismo con “Superstitious”, el primer clásico de la noche y que prende al aletargado público, que por lo menos logra aunar energías para cantar el coro.

De su segundo álbum, “Wings Of Tomorrow” (1984), cae “Scream Of Anger”, una de las más heavy del catálogo de Europe. Bastante mejor que en su versión original, pero el entusiasmo que despertó “Superstitious” no secunda a “Scream Of Anger”. Del aclamado “Last Look At Eden” era interpretada “No Stone Unturned”, con Tempest haciéndose parte de la instrumentación interpretando la guitarra rítmica. La apatía se rompe por unos minutos con el típico “ole, ole, ole…” y el efusivo agradecimiento del vocalista, quien se muestra sorprendido cuando la cancha comienza a clamar el nombre de “Ninja”, tema del “The Final Countdown” (1986) que no ha sido interpretado en un largo tiempo. Como un regalito, el riff de “Ninja” es interpretado por Tempest antes de comenzar con “New Love In Town”, que fue precedida por la poderosa “Demon Head”.

Lo nuevo se toma la noche con la canción que da el titulo a “Bag Of Bones”, para continuar con el solo de guitarra de John Norum, que sirve de entrada para “Girl From Lebanon”, único corte seleccionado de “Prisoners In Paradise” (1991) y que precedió a uno de los peaks obligados de la noche, que se vivió con “Carrie”. Todo el Movistar Arena cantando y vitoreando, como esperando ese especifico momento para hacer notar su presencia y disfrutar de la música de sus “ídolos”. La euforia se acaba y no importa que en el escenario la fiesta se desate con “Love Is Not The Enemy”, el público no presta atención a lo que no conoce y así mismo pasan “Let The Good Times Rock” y “Doghouse”.

Momento de clásicos, esta vez correspondiente a la dupleta compuesta por “Cherokee”, una sorpresa que hasta el momento no había sido parte del setlist regular de la gira, y “Rock The Night”, donde la banda se despide para realizar el bis de la noche. “Last Look At Eden”, corte extraído del álbum del mismo nombre, es la penúltima parada antes de escuchar el éxito por el que gran parte del público había esperado pacientemente durante todo el show. “The Final Countdown” es el cierre por todo lo alto del show de una banda impecable, que ha sabido sacar provecho a la experiencia que entregan los años para seguir creciendo y sorprendiendo con cada nuevo lanzamiento. Lamentablemente, un concierto es un ritual colectivo, y en ese sentido la apatía del público hizo de la noche del miércoles un éxito a medias. Una vez más la nostalgia y la ignorancia hacia el trabajo de un artista ensombrecen un espectáculo de categoría.

Setlist

  1. Riches to Rags
  2. Not Supposed to Sing the Blues
  3. Firebox
  4. Superstitious
  5. Scream of Anger
  6. No Stone Unturned
  7. Demon Head
  8. New Love in Town (Con guiño a “Ninja”)
  9. Bag of Bones
  10. Girl From Lebanon
  11. Carrie
  12. Love Is Not the Enemy
  13. Let the Good Times Rock
  14. Doghouse
  15. Cherokee
  16. Rock the Night
  17. Last Look at Eden
  18. The Final Countdown

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Marcelo Vásquez

Publicidad
9 Comentarios

9 Comments

  1. Van Persie

    27-Sep-2012 en 12:38 pm

    PENOSO que teloneen bandas tributos
    PENOSA la gente que pasa de tocata tributo en tocata tributo

    la gente no se imagina lo que cuesta conseguir un local para tocar en Santiago y Regiones… por qué? porque está todo reservado para las banditas tributo que mas encima tienen el descaro de cobrar por temas que no crearon

    MEDIOCRES

  2. the pistol17

    27-Sep-2012 en 1:44 pm

    k lata que la gente gaste plata por que conecen 1 o 2 temas, cuando a los que nos gusta la musica sabemos que europe es una banda entera grosa empesando por su guitarrista norum un master de la vieja escuela de thin lizzy y ufo.

    y lo de teloneros ni hablar es una moda aca en chile creerse rockstar con temas de otros.

  3. paul

    27-Sep-2012 en 2:00 pm

    Lamentablemente, la gente que mucha fue invitada,al lado mio habia un personero de un puesto importante del telefono aupiciador, toda compuesta por dar un ejemplo…fui a los dos anteriores al capolican y fue genial la intensidad de la gente ..era increible.. y todos coreaban todos los temas.por otro lado las bandas tributos es un show distinto sin creaciones propias solo tocar los hits más calados…. la calidad de europe no tiene comparacion a una banda tributo…yo me pregunto¿porqué si hay tantas condiciones de los musicos chilenos para hacer un tributo como rush,porqué no tenemos un grupo de verdadero rock¡¡¡¡¡ todos los chilenos?….¿ si somos catalogados como los más rockeros de este lado de America? o si no preguntenselo a Iron Maiden…

  4. Pablo

    27-Sep-2012 en 8:58 pm

    Cito: “un concierto potente por parte de Europe, pero con sabor a trámite para los miles de asistentes, que al parecer pagaron la entrada sólo para escuchar Carrie y The Final Countdown”.

    Describiste exactamente lo que sentí anoche con buena parte del público. Eché de menos la intimidad del Caupolicán. Por momentos veía a las minas sentadas canción tras canción, con cara de “y cuándo tocan Carrie” (lejos el peor tema del grupo, el único malo para mi gusto), mientras pasaban uno tras otro bombas de heavy y rock and roll.

    Personalmente disfruté de la potencia de este grupo. Uno de mis favoritos. Scream of anger, Firebox, Riches to Rags, Love is not the enemy, uf, una serie de temas muy, pero muy rockeros. Làstima por quienes no lo disfrutaron, pero para la próxima, de vuelta al Caupolicán, don de hay mejor atmósfera y por último va más gente fanática del rock, que disfruta este tipo de música, independiente de que conozcan poco o mucho a una banda.

  5. solange

    28-Sep-2012 en 11:00 am

    Me llama la atencion que una ancion tan buena como “Let The Good Times Rock” pasara sin penas no glorias, yo tambien estoy muy de acuerdo que hubo mucha gente que solo fue por ” carrie” y me daba mucha rabia ver que se sentaban mientras europe tocaba las verdaderas canciones rockeras…
    Una gran pena…….

  6. Pablo

    01-Oct-2012 en 12:36 am

    no entiendo porque preocuparse por la ignorancia de aquellos que solo fueron a escuhar los hits comerciales. Es una mochila con la que carga la banda y lo hara por siempre ( sino preguntenle a John Norum quien abandono la banda en ese período). El rock tiene algo de underground y la buena música es apreciada por oídos relativamente cultivados. Si alguien quiere escuchar mierda problema de ellos. Para mi un resital redondo de esta inmensa banda y aplaudo su reinvención desde principios del 2000.

  7. javiera europe

    04-Oct-2012 en 11:41 pm

    Yo disfruté el show a concho! canté o mejor dicho grite con mi alma y corazón cada tema de mi banda favorita 🙂 en primera fila de cancha no note esa apatía que describen en el review, si fue así lamentable que la gente haya ido por dos temas, ignorancia de su parte 😉 no saben de buena música entonces, yo sí y por algo disfruté cada momento, al borde las lágrimas! VIVA EUROPE MIERDA!

  8. TheRockstarBeat

    05-Oct-2012 en 10:04 am

    Osea que fui una de las pocas personas que se supo todos los temas?? ajajaja me da risa la ignorancia de los que van por 1 o 2 temas xD por lo menos estuve con un gran grupo de fans que los seguimos desde siempre, muchos viajando desde muy lejos y tenemos todos sus discos asi que coreamos TODOS sus temas desde la primera fila… la banda lo notó, y se veian felices… Saludos!!!

  9. Victor Mardones

    05-Oct-2012 en 11:49 am

    fue un conciertazo!!! me cante todos los temas , desde inicio al final , ahora , como decian por ahi siempre van a existir personas que van a ver a una banda por 1 o 2 temas , para los que conocemos y escuchamos europe no tan solo por el album “The Final Countdown” fue un gran concierto! , al menos en mi lado derecho frente a John Norum me lo pase la raja tal cual Joey lo dijo. los temas del bag of bones sonaron impecables en vivo!!!.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: