Conéctate a nuestras redes
Epica Epica

En Vivo

Epica y VUUR: Devoción infinita

Publicado

en

Desde los minutos previos al show de Epica en nuestro país, se pudo sentir esa electricidad en el ambiente que pocas agrupaciones generan, una que se conforma principalmente por la inmensa devoción que generan sobre la gente, así como la influencia que su música puede ejercer en sus vidas. Ya son varias las visitas del conjunto holandés a Santiago, pero igual resulta increíble la manera en que son recibidos por su fanaticada, repletando el recinto cada vez que los intérpretes de “Chasing The Dragon” aterrizan en Chile. Comandados por Simone Simons, la banda se presentó en el Teatro Caupolicán para promocionar “The Holographic Principle” (2016), álbum conceptual que ha sido interpretado en distintas partes del mundo durante los últimos años.

La presencia en calidad de teloneros de VUUR, el nuevo proyecto de la querida Anneke Van Giersbergen, buscaba ratificar el estrecho lazo que existe entre la holandesa y nuestro país, lo que se vio expresado desde el primer minuto que la banda pisó el escenario. Con un line up compuesto en su totalidad por integrantes de otras reconocidas bandas del género, VUUR se encargó de desplegar lo más destacado de su álbum debut “In This Moment We Are Free – Cities” (2017), que relata historias desde la perspectiva de Anneke, basadas en diferentes ciudades del mundo. Pese a que el proyecto cuenta con sólo un trabajo de estudio, eso no fue impedimento para mezclar su material con otros reconocidos cortes de la carrera de la artista, tales como el recuerdo a The Gathering con “On Most Surfaces (Inuït)“, a The Gentle Storm con “The Storm“, o incluso a Devin Townsend Project, con una excelente versión de “Fallout“, disfrutada por los acérrimos en la cancha.

Sail Away – Santiago“, composición dedicada a nuestra capital, marcó uno de los puntos altos de la jornada, con estrepitosos sonidos provenientes de la dupla Jord Otto y Ferry Duijsens, encargados de las guitarras que se lucieron como el principal elemento sonoro durante la presentación. Ya hacia el final “Your Glorious Light Will Shine – Helsinki” y un recuerdo a The Gathering con “Strange Machines“, coreada y celebrada por la totalidad de la cancha, pusieron el broche de oro a una nueva visita de Anneke a nuestro país, quien se despidió entre sonrisas de un público que ovacionó cada canción de la interprete. Tal como lo prometieron, quedan las ganas de recibir un nuevo show de VUUR, pero esta vez en solitario, ya que demostraron con creces el tremendo arrastre que su música genera por estos lados.

Luego de una espera que se extendió por veinte minutos, llegaría el turno de Epica, que no perdió tiempo en cuanto a derroche de energía, dando inicio a su show con “Eidola” y “Edge Of The Blade“, ambos cortes de su último álbum. La entrega y conexión con la audiencia fue inmediata, principalmente de parte de Simons, así como también del bajista Rob Van Der Loo, quien se mostró cercano a los fans desde el primer minuto. Esa especial conexión, encuentra su génesis en la estrecha relación que la banda guarda con nuestro país, la que ya arrastra varias presentaciones y todo un proceso de crecimiento, con una agrupación que se ha mostrado más experimentada en cada una de sus visitas a Santiago. Es tal esa relación, que Epica se dispone incluso a recibir peticiones de sus fans, como fue el ejemplo de “Chasing The Dragon“, pedida por sus seguidores mediante redes sociales y que vio su regreso a los escenarios luego de no ser interpretada desde 2013. Como era de esperar, la canción extraída desde “The Divine Conspiracy” (2007) fue ampliamente disfrutada por los asistentes, lo que demostró un hecho muy importante: nadie estaba de curioso.

Es muy poco probable que en un concierto la totalidad de asistentes sean completamente fanáticos de una banda o artista, pero con Epica esa afirmación queda por el suelo. La banda canta, toca y expresa con todo su ser cada canción, mientras que sus fans reciben esa energía para canalizarla y soltarla mediante saltos, pequeños mosh pits y el inmenso coreo de cada palabra de Simons y compañía. Como si “Victims Of Contingency” y “Cry For The Moon” hubiesen sido poco, la banda sorprendió al público luego de invitar a Anneke Van Giersbergen al escenario, junto a la que interpretaron “Storm The Sorrow” para el deleite de todos sus fanáticos. Como “The Holographic Principle” era el principal foco de la noche, “Once Upon A Nightmare” fue la encargada de finalizar el set de los holandeses, en un proceso que fue intenso pero fugaz, y que dejó al público pidiendo más.

Evidentemente, Epica cumplió los deseos de sus fans al regresar con una tripleta de peso: “Sancta Terra“, “Beyond The Matrix” y “Consign To Oblivion“, donde cada integrante pudo brillar a su manera, desde los riffs provenientes de Mark Jansen e Isaac Delahaye, hasta el inmenso carisma y buena onda de Coen Janssen en los teclados. Es difícil mirar en menos la presentación de una banda tan concisa y metódica en escena, que se preocupa de cada detalle dispuesto para entregar la mejor de las experiencias. En el caso de Epica, esa preocupación alcanza una elegancia muy bien lograda, que se ve reflejada en el redondo show que entregan. Sin duda, la banda ha ido en constante crecimiento desde su primera visita, avanzando a la par junto a sus fanáticos, quienes, a pesar de que pasen los años, se mantienen fieles a esa agrupación que musicalizó tantas etapas de sus vidas.

Setlist VUUR

  1. Time – Rotterdam
  2. My Champion – Berlin
  3. On Most Surfaces (Inuït) (original de The Gathering)
  4. The Martyr And The Saint – Beirut
  5. The Storm (original de The Gentle Storm)
  6. Fallout (original de Devin Townsend Project)
  7. Sail Away – Santiago
  8. Days Go By – London
  9. Your Glorious Light Will Shine – Helsinki
  10. Strange Machines (original de The Gathering)

Setlist Epica

  1. Eidola
  2. Edge Of The Blade
  3. Sensorium
  4. Fight Your Demons
  5. Chasing The Dragon
  6. Ascension – Dream State Armageddon
  7. Dancing In A Hurricane
  8. Victims Of Contingency
  9. Cry For The Moon
  10. Storm The Sorrow
  11. Unchain Utopia
  12. Once Upon A Nightmare
  13. Sancta Terra
  14. Beyond The Matrix
  15. Consign To Oblivion

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Gustavo Santaolalla: El arte de la trayectoria

Publicado

en

Gustavo Santaolalla

La física define a la “trayectoria” como el recorrido que describe un objeto que se desplaza por el espacio. Este término en el ámbito musical se usa indiscriminadamente para hablar de carreras en múltiples estados; ya sea que exista o no un recorrido presente, se habla de las trayectorias para definir a los más grandes, pero pocos emulan a la física y hacen que este desplazamiento continúe. Una cosa es el movimiento hecho, pero otra el que se sigue haciendo, y por prácticamente 50 años, si hay un artista latinoamericano que no ha detenido sus rumbos –y, por tanto, su camino– ese es Gustavo Santaolalla.

Desde el rock profundamente argentino que profesaba en Arco Iris hasta su actualidad, donde se mezclan soundtracks y producciones para artistas desde Café Tacvba hasta Eric Clapton, Santaolalla ha hecho un andar profuso y lleno de canciones, propias y ajenas. Sin embargo, como dijo antes de su primera visita como Gustavo Santaolalla a nuestro país (antes había estado varias veces con Bajofondo), recién a los 66 años lanzó su carrera como solista, la que tiene discos y canciones a su haber, pero que jamás había configurado para girar o mostrarse, quizás en el último acto de humildad que tiene un tipo que gusta del proceso, del camino, ese que invitó a desandar en un Teatro Nescafé de las Artes casi repleto en la fresca noche del 12 de septiembre.

Justo antes de iniciar el show, a eso de las 21:20 horas, el teatro comenzó a aplaudir sin que se hubiera levantado aún el telón: la presencia de Jorge González, quien trabajara con Santaolalla en “Corazones” y su álbum homónimo, generaba vítores raros para un país que no reconoce a sus ídolos en vida, y era un pequeño aperitivo de la energía y sensaciones que inundarían el espacio por casi tres horas.

Todo iniciaba con “Inti Raymi”, y la Santabanda –como se hacen llamar los músicos de Santaolalla– mostraba la variedad de timbres que aparecerían en el show. Con la ovación del teatro, Gustavo aparecía para instalarse y comenzar con el primer set, rico en canciones de Arco Iris, esa banda que armó cuando empezaba a relacionarse con la música, con canciones como “Abre Tu Mente” o “Camino”, las que en el formato de esta gira obtienen matices y colores únicos, alejándose de la falsa psicodelia que se le legó a una banda como Arco Iris, que simplemente incluyó el folklore en el rock en tiempos de apretones mentales y revoluciones hippies. Ahora estas composiciones son atemporales y su construcción sólo alcanza tintes clásicos con los arreglos de este espectáculo, donde es la canción la que manda. Quizás eso hace de Santaolalla un compositor cautivante: deja que la canción mande, y él y los suyos sólo son puntos que arman la trayectoria de estos temas.

Así, a diferencia de otros shows en este formato, se coló un par de temas de su trabajo solista en esta primera parte, “Un Poquito De Tu Amor” y “Compañeros del Sendero”, dos sorpresas de varias que vendrían. Luego volvería a Arco Iris con canciones como la conocida “Zamba”, “Quiero Llegar” o la “Canción De Cuna Para El Niño Astronauta”, tras la cual vendría el recuerdo a la gran Mercedes Sosa y al amigo de mil batallas de Gustavo, León Gieco, para cerrar esa primera parte con el “Río De Las Penas” Intensa forma de dejar esperando a una audiencia que ya veía que el concierto iba para largo, y que sería incluso más extenso que las fechas anteriores hechas por Santaolalla y la Santabanda, sólida en todo momento, con Barbarita Palacios, Javier Casalla, Nicolás Rainone, Andrés Beeuwsaert y Pablo González haciendo gala de su carácter de multiinstrumentistas para dominar cada faceta que las canciones ponen en frente.

Al volver –­casi de improviso– Santaolalla irrumpe con “No Existe Fuerza en el Mundo”, que interpretara Gieco, mostrando lo importante de esa alianza para Gustavo. Luego de esto aparecería el trabajo completamente solista, con tracks como “A Solas” o “Todo Vale” para dar paso a otra corriente más atmosférica de la labor de este artista, que son los soundtracks, eligiendo “De Ushuaia A La Quiaca” de “Diarios de Motocicleta”, el main theme de la banda sonora del videojuego “The Last Of Us”, y un medley de “Brokeback Mountain”, mostrando la diversidad de espíritus, donde destaca el uso del charango y su timbre tan característico, entregando solemnidad y recogimiento, tal como el que se sintió en el homenaje hecho a Jorge González. Luego de mencionarlo para dar con una ovación gigante nuevamente, Santaolalla habla de los lazos que lo unen con González y dice que habrá un disco en honor a él, y que contará con una interpretación de “Por Amarte”, del “Corazones” (1991), ese disco que juntó por primera vez a dos de los artistas más importantes del continente. La versión fue sentida, contenida, una preciosa reversión donde Santaolalla ahondó en el sufrimiento del hablante. Si como compositor es clave, como intérprete se subvalora la intensidad que alcanza y que parece trascendental, más allá de lo obvio.

Debe ser, sino la experiencia, la trayectoria, esos caminos que se cruzan para corear “Mañana Campestre” o sentir “Pena En Mi Corazón”. Bajofondo y Arco Iris. Dos caras de un mismo creador, una apelando a las oscuridades y sus brillos, y otra a la belleza de la luz, tanto interna como externa, lo que trasunta en la belleza tierna de “Vecinos” y en la fuerza de “Ando Rodando”, que luego sólo crecería con la interpretación, a pura garganta y caja, en honor a la tradición de la vidala, para terminar con “Sudamérica” de Arco Iris y “Pa’ Bailar” de Bajofondo, ya con todo el mundo de pie, disfrutando de uno de esos artistas que no se cansan de deambular y hacer que su punto en la inmensidad del cosmos nunca deje de andar. Treinta canciones en casi tres horas, incluyendo el intermedio de quince minutos, emociones por montones y un sonido cálido que permitía a la voz de Santaolalla sobresalir. Pocas veces un espectáculo es capaz de capturar todas las facetas de un artista, en especial uno de tan amplio espectro, y ese fue el lujo que entregó Gustavo Santaolalla en el inicio de una gira solista que no es más que la demostración del más fino arte de la trayectoria.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 4 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 4 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 4 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 4 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 4 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 4 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 4 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 4 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 5 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 5 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas