Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Ennio Morricone + Mondo Cane: Viva l’Italia!

Publicado

en

Diversos rumores de pasillo ponían una cuota de incertidumbre a la espectacular noche que se nos vendría encima en el Estadio Bicentenario de la Florida. El combo de Ennio Morricone más Mondo Cane parecía no funcionar del todo bien tras bambalinas, teniendo como mayor consecuencia el enroque en el orden de presentación de ambos shows, supuestamente por reclamos del propio Morricone, quien no estaría dispuesto a compartir parte de su aparataje con el show de Mike Patton. Es así como el plato fuerte de la noche se presentaría sin teloneros, matando las pasiones de los que querían ver esa comunión entre “maestro” y “discípulo”, dejándonos con dos presentaciones impecables que, dispuestos de la manera en que quedaron, se sintieron como dos actos radicalmente distintos, algo que no hubiese ocurrido de haber salido todo como estuvo planeado en un principio. Pero bueno, vamos a lo que nos compete, porque el cuarto concierto del compositor italiano estuvo marcado por la grandilocuencia y épica de su propuesta, paseándose por sus obras más reconocidas, para dar en el gusto a un público que ha incorporado estas bandas sonoras como un baluarte de la cultura pop.

Ennio Morricone: El baluarte del maestro

Ante más de cincuenta músicos en escena, el maestro hacía su ingreso al estrado, a paso lento y calmo, realizaba una reverencia y entraba de lleno a lo suyo. Con batuta en mano, el gran concierto comenzaba con la revisión de la sección llamada “Life And Legend”, la cual estuvo compuesta por composiciones de los soundtracks de películas como “The Untouchables”  (1987) y “Once Upon A Time In America” (1984), trayendo a la palestra imágenes de mafiosos y escenas de acción para comenzar la velada.

ENNIO MORRICONE CHILE 2013 01

Pianos y guitarras eléctricas se dejaron escuchar entre la orquesta durante la sección bautizada como “Scattered Sheets”, en la cual fueron interpretados cortes de películas italianas como “Love Circle” (1969), o “Maddalena” (1971), repasando los trabajos que asentaron la reputación de Morricone como uno de los grandes compositores de música incidental de la historia del cine.

ENNIO MORRICONE CHILE 2013 02

Es así como entramos al pasaje más esperado por la audiencia, donde se encontraban las melodías más populares y anticipadas por un público que no está acostumbrado a asistir a este tipo de eventos. Tan variopintos como los estilos presentes en el trabajo de Morricone, el público iba desde el adulto mayor enfrascado en un traje de dos piezas o un vestido de gala, hasta el quinceañero de gorro y polera de Tool. Sin importar tendencias o edad, la etapa de los spaghetti westerns fue la más aplaudida por el respetable, principalmente por el tema homónimo de la película “The Good, The Bad And The Ugly” (1966), y “The Ectasy Of The Gold”, esta última de proporciones épicas con la participación del coro y de la soprano Susanna Rigacci, dejando más que pagadas a las diez mil almas presentes en el recinto floridano.

ENNIO MORRICONE CHILE 2013 03

De ahí en adelante comenzaron a llegar piezas individuales, llevándonos por un verdadero paseo a través de lo mejor de la carrera del maestro. Conmovedora se escuchó la delicada “Chi Mai”, la cual dio paso a otra de las favoritas del público, “Cinema Paradiso” (1988), dejando al estadio en un nostálgico silencio rememorando los momentos más bellos de la icónica cinta dirigida por Giuseppe Tornatore. De la emocionante “Baaría” pasaríamos a la última sección de la noche, interpretando lo más destacado de la película “The Mission” (1986), provocando una vez más la ovación del público ante el corte “Gabriel’s Oboe”, para terminar con “On Earth As It Is In Heaven”.

ENNIO MORRICONE CHILE 2013 04

Con la salida del italiano, se ponía fin al programa dispuesto para el evento y claramente los ánimos estaban por las nubes, y era de esperar un regreso del compositor para escuchar algo más. Y así lo hizo. Morricone regresó a escena junto a Susanna Rigacci para volver a interpretar la gigantesca “The Ectasy Of The Gold” y cerrar su presentación con “On Earth As It Is In Heaven”, dejando complacidos a miles de asistentes que tuvieron una cita con uno de los maestros musicales más grandes que ha conocido el séptimo arte, y su baluarte de composiciones épicas y entrañables. Bajo el cielo nocturno, el maestro bajaba del escenario recibiendo una ovación de pie por parte de una muchedumbre totalmente satisfecha. Ahora era el turno de Mike Patton de sellar la noche con broche de oro.

ENNIO MORRICONE CHILE 2013 05

Setlist

  1. “The Untouchables”
  2. “Once Upon A Time In America” (Deborah’s Theme – Poverty – Once Upon A Time In America)
  3. “La Leggenda Del Pianista Sull’oceano”
  4. “Scattered Sheets” (H2 S – The Sicillian Clan – Love Circle – Croce D´Amore [Banda Sonora de “Love Circle”] – Come Maddalena [Banda Sonora de “Maddalena”])
  5. “The Modernity Of Myth In Sergio Leone´s Cinema” (The Good, The Bad And The Ugly [Titles] – C’era Una Volta Il West – A Fistful Of Dynamite – The Ectasy Of The Gold [Banda Sonora de “The Good, The Bad And The Ugly”])
  6. “Chi Mai”
  7. “Cinema Paradiso”
  8. “Malena”
  9. “Baaría”
  10. “The Mission” (Gabriel´s Oboe – Falls – On Earth As It Is Heaven)
  11. “Abolisson” (Banda Sonora de “Queimada”)
  12. The Ectasy Of The Gold (repetición)
  13. On Earth As It Is Heaven (repetición)

Mondo Cane: La fuerza de la ira

No es fácil ser Mike Patton. No es fácil hacerse cargo de todas las aristas de serlo, y tampoco responder a todos los apelativos que indican que tu talento y energías son vastos. Y quizás por ello, un golpe de humildad como el recibido por el intérprete este fin de semana es duro, pero también importante para darle sangre, sudor y (quién sabe) lágrimas a su trabajo.

MONDO CANE CHILE 2013 01

Mucho se hablará del ninguneo de Morricone a Patton, pero lo importante es que en el escenario este último mostró todas las facetas de las que está hecho, y varias más. Tras 70 minutos de espera, y de lo que a todas luces era la prueba de sonido más rápida del mundo, Patton irrumpió en escena para presentar su proyecto Mondo Cane, basado en interpretaciones de clásicos del cancionero italiano de los 70’s, con un rictus en el rostro que evidenciaba concentración y un tanto de ira, lo que no impidió que aquel espíritu se tomara la interpretación de “Il Cielo In Una Stanza”, donde de inmediato también la energía se confundió con el volumen, notándose en las percusiones a un nivel de audio estridente y con poca definición pensando en lo que sugería el resto de los instrumentos.

MONDO CANE CHILE 2013 02

La banda, compuesta por tres multiinstrumentistas, una veintena de violines, dos percusionistas, un trío de coristas, un pianista y la dirección de orquesta de Daniele Luppi (el mismo de “Rome”, disco hecho con Danger Mouse), estuvo al borde de la perfección, salvo pequeños deslices en “Quello Che Conta”, y se movió, al igual que Patton, con destreza entre diversos colores, estados de ánimo y ritmos, pasando desde el frenesí gangster de “Che Notte!” hasta el romanticismo de un vals como “Ore D’Amore”, e incluso con el swing de “20 Km Al Giorno”.

MONDO CANE CHILE 2013 05

Un momento especial se dio con el cover breve de “Qué He Sacado Con Quererte”, original de Violeta Parra, y muy querida por Patton, que la ha hecho parte de su setlist con tanta naturalidad que la continuación hacia “Quello Che Conta” está hecha con un puente que hace de ambas canciones una sola, fluidez que se quiebra en este sube-y-baja con el frenesí del gran momento de la noche con “Urlo Negro”, con una interpretación intensa, hermosa y también llena de sangre, esa que poco a poco va cambiando en Patton. Si en un inicio la rabia y la humildad se hacían una en la humanidad de Mike, poniéndolo en una postura recogida y arisca, en la medianía del show, probablemente con la respuesta del público, Patton volvió a ser el hombre espectáculo de siempre. De esta manera, el resto de la jornada fluyó con tal ligereza que la hora de show se pasó con extrema rapidez, teniendo en “Deep Down” o “Lontano, Lontano” altos momentos de belleza musical, con un Patton en completo control del escenario, y con un Daniele Luppi que manejaba esta orquesta sui generis con total tranquilidad y estampa. Esto se notó mucho en “Yeeeahi”, pieza llena de rock, con más reminiscencias a Las Vegas que a Florencia o Roma, con casi nula presencia de los violines.

MONDO CANE CHILE 2013 04

“Senza Fine” y todo su candor cinemático dieron el cierre perfecto al set de Mondo Cane, justo después de que esa rabia que vimos al inicio en Mike se disipara en una humilde, sumisa y muy bien educada referencia al “maestro” Morricone y al “honor” que le suponía compartir escenario con él ante un público como el de anoche en La Florida, que fue totalmente devoto a él, en toda su heterogeneidad y diversidad.

MONDO CANE CHILE 2013 06

El regreso al escenario para el bis con “Siga Retta” y “Sole E Malato” fue un regalo extra, y un buen caramelo para quienes necesitaban un poco más de Patton, cerrando una noche dorada para la música en Chile, principalmente porque se demostró tanto el nivel de masividad que puede generar el genio y los recuerdos que evoca un show como el que entregó el maestro Ennio Morricone, así como la devoción de nuestro país con Mike Patton, aguantando retrasos, un sonido que cayó muchas veces en lo estridente más que en lo limpio, pero que al final derivó en una fiesta de las orquestas y en un deleite a punta de canciones.

Setlist

  1. Il Cielo In Una Stanza
  2. Che Notte!
  3. Ore D’Amore
  4. 20 Km Al Giorno
  5. Qué He Sacado Con Quererte (cover de Violeta Parra)
  6. Quello Che Conta
  7. Urno Negro
  8. Dio Come Ti Amo
  9. Deep Down
  10. Storia D’Amore
  11. Lontano, Lontano
  12. Yeeeahi
  13. Senza Fine
  14. Una Sigaretta
  15. Sole E Malato

Ennio Morricone por Sebastián Zumelzu

Mondo Cane por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
15 Comentarios

15 Comments

  1. edward

    25-Nov-2013 en 2:50 pm

    les dejo un video de morricone en el estadio la florida..

  2. Claudio Adonis

    25-Nov-2013 en 3:33 pm

    El primer Bis del maestro Morricone fue Abolisson después vinieron las repeticiones

  3. Favio

    25-Nov-2013 en 4:28 pm

    La verdad el sonido en la parte de Mike Patton fue tan asqueroso, estando todo tan acoplado que no se entendía nada. Me dio mucha lata, porque los temas los encontraba buenos, pero después de aquel manjar para mis oídos como lo fue el show de Morricone siento que esto fue un insulto; por eso me fui.

    • Juana

      25-Nov-2013 en 5:13 pm

      Si te hubieras quedado te habrias dado cuenta que en un par de minutos todo se soluciono y Mondo Cane sono como los dioses 😉

      • Favio

        25-Nov-2013 en 5:42 pm

        Mis oídos sufrían, decían basta. Lo siento Mike Patton :(.

        (Aunque de hecho llegué hoy al trabajo a bajar el disco para escucharlo bien al llegar a casa. No es su culpa, lo sé)

    • Alyson

      25-Nov-2013 en 11:07 pm

      Bueno, el sonido estrepitoso fue por que no pudieron hacer prueba de sonido, por todo lo que pasó antes de empezar el concierto. Habían momentos que me dolían los oídos con Mike, pero sin duda es un gran artista.

  4. Sebastian

    25-Nov-2013 en 8:52 pm

    haber escuchado los temas de Morricone, fue algo que nunca creí posible la verdad, y bueno debo admitir que en la demora de MOndo Cane pensé en irme, por que soy de pudahuel (al otro lado de la ciudad) y estaba pal pico de resfriado, pero bueno, me quede solamente por devoción a Mike Patton, quinta vez que lo veo y bueno siempre vale la pena verlo

  5. Andrea

    25-Nov-2013 en 10:39 pm

    Aquí claramente chocaron egos logísticos y el publico insolado pagó las consecuencias jaja.

    Cuesta creer que un evento de este nivel tenga tantos detalles importantes descuidados como los interludios, ensayos previos, cámaras, luces y toooodo el tecnicismo que implica instalar y organizar un show de esta magnitud.

    Pude haber disfrutado íntegramente del concierto con aires de juntos pero no revueltos, sin embargo y asi como muchos no fue posible del todo hacerlo, porque jugaron con nuestro tiempo, con el tiempo de los que venían de regiones, de los que fueron con sus hijos pequeños (que con suerte pueden estar tranquilos 10 minutos) para aprovechar la oportunidad de que las nuevas generaciones contemplen estas piezas de arte entre tanto reggaetón y música infundada, asi también jugaron con el tiempo de mucha gente debía madrugar al otro día y no presupuestaron estos retrasos épicos que pueden llegar a cabrear mucho.

    Muy secos serán, muchos premios nobeles y materia gris habrán en juego, eso lo respetamos todos, pero no se puede avalar aprensiones de compositores con carácter de divos (y por favor no malinterpreten, las creaciones de ennio serán únicas en el tiempo, no habrá otro como el, lo mismo pienso de Mike en otra línea contemporánea).Pero se perdió el respeto por el publico que los acogerá siempre y que disfrutó como pudo, no como debieron.

    Pero si fue un placer ver a músicos chilenos participar en Mondo Cane y a Mike que a pesar de la rabia notoria que tenia saco adelante un show redondo y muy entretenido.

    Me quedo con el deleite de haber presenciado tanta maravilla…A pesar de todo.

    • Alyson

      25-Nov-2013 en 11:01 pm

      Muy cierto lo que dices, pero debo decir que también fue cierto que hubo desorden en la producción. Hubo un retraso tremendo en la prueba de sonido por una instalación retrasada. Ennio Morricone no sabia que lo iban a telonear. Los músicos reclamaron por que no había alimento para los que estuvieron todo el dia en el estadio, y gracias a eso se hicieron sándwich, por que habían llegado 2 pizzas medianas, y en la mañana habían miserables 20 galletas, y todo esto para más de 100 músicos (estuvieron en el estadio desde las 9 de la mañana).
      Patton no se asomó por el estadio antes de aparecer en acción- No sé si el es tan divo o los de seguridad lo tenían peor que carcelario.

      • Andrea

        25-Nov-2013 en 11:08 pm

        De todas maneras Alyson! esas cosas que cuentas uno desde afuera no los nota y es importante saber todas las razones y no cortar solo una cabeza, la productora dejo mucho que desear y se noto…. Y dudo que lo de Mike sea de divo, puede ser la segunda opción jeje.

      • Oc

        26-Nov-2013 en 11:21 am

        No creo q sea divo pero si debe estar chato de las minas q lo persiguen todo el dia

  6. Alyson

    25-Nov-2013 en 10:48 pm

    Quiero agradecer por sobre todo al director de coro de Morricone, Stefano Cucci, por su extrema paciencia y bondad con el coro al enseñar las partes y al momento de la prueba de sonido, haber afirmado con sus brazos las hojas de la partitura de Morricone para que no se volaran con el viento y así el Maestro no suspendiera el concierto por eso (por que eso quería hacer). Gracias maestro Cucci por demostrarnos que existe gente humilde estando en un excelente nivel. Fue un concierto de gran nivel. Ambos! Mike Patton demostró ser un enorme artista. Se comió el escenario y con todas las inflexiones vocales le dio carácter a cada canción sin perder calidad vocal. Fue increíble.

  7. orlando

    26-Nov-2013 en 12:56 am

    Como empezó 2 horas más tarde quedamos muchos botados domingo en la noche en medio de la nada, sin micros y pocos taxis. Al final llamé un radiotaxi. 10 lukitas más. Patton se escucho estridente, no porque el grite, sino porque estaba el sonido reventado mal… Y no cantó todo lo que hubiese cantado normalmente porque nada sonaba al principio… van a volar cabezas…

  8. Cristhian Figueroa

    09-Dic-2013 en 11:22 pm

    donde puedo bajar el link para descargar el concierto?
    gracias

  9. omar antonio sepúlveda

    15-Jun-2015 en 10:06 am

    La improvisación, es un “arte” que los chilenos mejor sabemos hacer.

Responder

En Vivo

Bush + Stone Temple Pilots: Las fuerzas de la historia

Publicado

en

Cuando nos enfrentamos a una noche donde hay dos bandas relevantes, cuyo apogeo parece estar instalado hace décadas, la gran pregunta es por qué se siguen moviendo estos proyectos más allá de la nostalgia qué puede motivar a las bandas a continuar. Dos vertientes muy diferentes, pero a la vez complementarias, es lo que se pudo ver en la noche del 21 de febrero en un Teatro Caupolicán repleto que vivió una noche de rock tradicional, hits indelebles y también diferentes maneras de ver cómo evolucionar.

Antes, con puntualidad extrema (como ocurrió toda la jornada) se paró en el escenario la banda Randy Watson, que pese a que no tiene tanto ruedo discográfico y se presenta como una “nueva” agrupación, destila experiencia y potencia en el escenario. En 20 minutos lograron una reacción inmediata de la gente que ya a esa hora ocupaba más de la mitad del recinto de calle San Diego. Su rock es potente, recuerda al estilo alternativo de los 90’s pero también tiene quiebres más contemporáneos. Si estos son los primeros pasos del retorno de esta banda (que por los inicios de la década sacó su primer material), habrá que esperar qué viene, y si en estudio pueden replicar esa energía contagiosa que ya muestran.

Otra banda nacional recibida de gran forma por el público fue Temple Agents, que siempre en estas ocasiones de abrir para bandas muy reconocidas sale jugando con maestría, pese a que los problemas de sonido con el micrófono de Ale Solar pudieran haber quitado un poco de atención en las canciones. Su potencia es innegable, aunque resulta extraño que, pese a grandes ocasiones y grandes presentaciones, todavía aparente ser tan lejano este nombre. Quizás a Temple Agents le pesa cantar en inglés, pero al mismo tiempo es parte de esas gracias que les hacen tener un look y presentación de nivel internacional, y ello merezca más reconocimiento, en especial por su capacidad en el escenario.

Bush: Hacia adelante, sin miedo

En una entrevista con nuestro medio (que pronto publicaremos), Gavin Rossdale dice que es un “músico trabajador”, reconociéndose como parte de una clase, más allá de talentos o de méritos. Lo que le llena el alma es hacer música y mostrarla, sea a través de Bush o de otros artistas, y es esa apertura la que queda de manifiesto desde las 21:23 hrs. en adelante, en un set que pese a descansar mucho en “Sixteen Stone” (1994), su primer álbum, al mismo tiempo es capaz de mostrar cómo la banda continúa hacia adelante, sin temores.

El pilar de lo que hace la banda es Gavin, sin duda. El tipo se mueve con la prestancia y atractivo en escena que desearía tener Adam Levine y la voz que muchos de la mitad de su edad quisieran mantener. Desde temas más antiguos como “Machinehead” hasta la más nueva del set, “This Is War”, Rossdale entrega movimiento, intensidad y alegría a cada uno de sus movimientos. La banda que lo acompaña, además, es impecable, y suena perfecta desde el primer momento. Eso es algo que no cambiará a lo largo de la jornada, mientras Gavin habla en su español sorprendentemente fluido con un público que, quizás pudo haber llegado en su mayoría a ver a Stone Temple Pilots, pero que se entregó a la experiencia de Bush.

Esta segunda etapa de Bush, que apretó el botón de reinicio en 2010, lleva casi lo mismo que esa que comprendió de 1992 a 2002, y quizás no ha entregado singles memorables, pero ha permitido consolidar a una agrupación demasiado empantanada por el sonido de los tiempos, y darle sus propios matices y, más importante, sanearla de nostalgias sonoras. Una cosa es cantar “Greedy Fly” o “Everything Zen” 20 años después, y otra muy diferente es hacerlo copiando y pegando entre un tiempo y el otro. Es ese error el que Bush evita a toda costa, sin traicionar el momentum propio de las composiciones, y ahí es donde se le puede creer a Gavin: el respeto a la canción es digno de un obrero de la música, y esa devoción a la obra es algo que corre con fuerza en cada etapa de ese viaje.

Entremedio, como en cada periplo, hay baches, y en este caso tuvo que ver con un conato que Gavin tuvo con un asistente en platea baja, quien al parecer tenía un ánimo violento, y que Rossdale intentó calmar, encontrándose con un muro de condescendencia por parte de este miembro del público. Ya nos decía Gavin en la mañana del concierto que intenta no pescar lo que dicen los haters, pero que cara a cara la situación era otra, y así fue. El muchacho se fue, golpeando a su paso a gente del público, un episodio ridículo donde se confunde la “actitud rockera” con la lisa y llana estupidez. Algo irónico luego de tocar un tema llamado “Everything Zen” para dar paso a otro llamado “Let Yourself Go”. Literalmente, Gavin invitó a ese furioso “fan” a dejarse ir.

Tras “Swallowed” y un coro rotundo del público, Gavin se fue a la mitad de “Little Things” bajando a la barricada que separa la cancha del escenario, y luego salió de la vista de la gente para volver en la galería del Caupolicán y transitar por todo el ancho de las plateas cantando y sacándose selfies al paso con algunos, y siendo tocado por otros muchos. Una locura que más tarde sería copiada pero no igualada. Era la invitación a estar todos juntos, como decían Los Jaivas, y también The Beatles en “Come Together”, corte de “Abbey Road” que Bush cubrió antes de rematar con “Glycerine”, donde Gavin a pura guitarra primero hizo cantar a la gente, y rematando con “Comedown”, directo en el corazón de la nostalgia. En vez de apelar a sonar al pasado, Bush suena a presente, y así proyecta su futuro, con una energía envidiable, que por 80 minutos llevó a un teatro repleto a vivir todos los tiempos, mirando hacia adelante, sin auto plagios ni mentiras, derivando en un gran show.

Stone Temple Pilots: Completando el círculo 

Quienes no buscaban sorprender ni mostrar vigencia fueron Stone Temple Pilots, que pese a ser el plato fuerte de la noche, cayó un poco en el ejercicio de ser opacados por Bush y su excelente presentación, algo similar a lo ocurrido con The Hives eclipsando a Arctic Monkeys en su recordada visita de 2014. Puntual como todo lo que se vivió en la noche, Stone Temple Pilots entró a escena sin mayores presentaciones, abocándose directo a la música con “Wicked Garden” y “Crackerman”, canciones que de inmediato encendieron los ánimos de un público que iba decidido a pasarlo bien, sin importar que la encarnación de la banda arriba del escenario no sea la misma que los hizo famosos. Eso, en el papel, ya que desde el look a los movimientos de Jeff Gutt emularon durante toda la noche a Scott Weiland, algo que podría ser bueno o malo dependiendo el punto de vista que se mire, pero que, a la larga, sirvió como un buen efecto placebo para no caer en cuenta de que la voz que retumbaba en cada rincón del teatro no era la misma que instaló estas composiciones en la memoria colectiva.

A fin de cuentas, lo que STP hace en el escenario es una continuación natural de la carrera de la banda, como si se tratara de empujar un legado estrictamente musical en vez de reposar en la figura de su fallecido frontman. Lo anterior, es una ventaja para el conjunto, ya que se omiten clichés casi obligatorios de las bandas reformadas como el recuerdo a los que ya no están, dedicar alguna composición emotiva a un ex compañero, o el típico “esta noche es para *inserte nombre de fallecido*”, lo cual seguramente era lo que muchos esperaban durante la noche, pero lo más cercano de eso fue la presencia de Jeff Gutt como una especie de cuerpo poseído por el espíritu rebelde y lleno de actitud que tenía Scott Weiland en sus mejores años. Por supuesto, no hay necesidad de quitarle mérito al vocalista, ya que su interpretación es lo que más refuerza una banda que siempre ha sonado perfectamente arrolladora, y eso lo demostró a la hora de despachar clásicos del catálogo del cuarteto como “Bing Bang Baby” o “Plush”, cuya interpretación semi a capella en la primera parte generó uno de los momentos más lindos de la velada.

Y si la noche estaba dispuesta para la nostalgia, las canciones del nuevo álbum homónimo de la banda debieron pasar a segundo plano, con las igualmente tremendas “Meadow” y “Roll Me Under” como las únicas presentes dentro del set. Aquí es donde fue posible notar la gran calidad vocal de Gutt y su entrega hacia el espectáculo, recorriendo toda la cancha del Caupolicán mientras recibía el cariño y los flashes de la gente a medida que los hermanos DeLeo junto a Eric Kretz echaban abajo el escenario con su implacable forma de tocar rock. Si bien Gutt es quién conduce la fiesta, se nota de manera indirecta que es Robert DeLeo junto a su hermano Dean quienes lucharon contra la corriente para sacar la banda adelante en tiempos tan adversos como los que han vivido. “Interstate Love Song”, una de las favoritas de la gente, permitió que los hermanos notaran lo que querían: el público no los olvida y sus canciones siguen sonando tan fuerte como antes.

El show avanzaba hacia el final y llegaban las canciones “Dead And Bloated” y “Trippin’ On A Hole In A Paper Heart” para dar el punto final, cerrando así un círculo que se completaba con la banda volviendo a sus orígenes, ya que, como se notó en varias ocasiones, la figura de Jeff Gutt emuló a un Weiland en sus mejores años, casi como volver en el tiempo a los días en que STP era una de las bandas más comentadas dentro de la escena del grunge y el rock alternativo de los años noventa. “Sex Type Thing” fue la que finiquitó definitivamente un nuevo paso del conjunto por nuestras tierras, el tercero, pero a la vez el primero con esta nueva encarnación que pasó la prueba de cumplir con las expectativas y exigencias que requiere un catálogo tan nutrido y poderoso como el de los oriundos de San Diego, California.

Solo el tiempo dirá si esta alineación puede seguir adelante con éxito, pero al menos con lo demostrado anoche se puede entrever que así será. Tanto Bush como STP tuvieron la tarea de sacar adelante un legado que para el mainstream podría haberse quedado estancado en el tiempo, pero demostraron vigencia y sobre todo respeto por una carrera que dio muchos frutos y que sigue estando latente dentro del corazón de sus seguidores. Puede que ambos sean actos de nostalgia, pero cuando esa nostalgia se expresa tan bien como en sus mejores años, no se siente como tal. Aquí no hubo auto parodias ni músicos en caída libre en cuanto a interpretación o entrega en escena, sino que más bien las energías propias de este segundo aire que las dos agrupaciones tuvieron. Los años podrán seguir pasando, pero el talento, la entrega y el deseo de seguir tocando impecablemente quedará siempre, sin tener que contar con manchas oscuras dentro de tan preciado legado musical.

Setlist Bush

  1. Machinehead
  2. The Sound Of Winter
  3. This Is War
  4. The People That We Love
  5. Greedy Fly
  6. Everything Zen
  7. Let Yourself Go
  8. Swallowed
  9. Little Things
  10. Come Together (original de The Beatles)
  11. Glycerine
  12. Comedown

Setlist Stone Temple Pilots

  1. Wicked Garden
  2. Crackerman
  3. Vasoline
  4. Silvergun Superman
  5. Big Bang Baby
  6. Big Empty
  7. Creep
  8. Plush
  9. Meadow
  10. Interstate Love Song
  11. Roll Me Under
  12. Dead And Bloated
  13. Trippin’ On A Hole In A Paper Heart
  14. Sex Type Thing

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 9 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 9 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 9 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 9 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 9 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 9 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 9 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 9 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 10 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: