Conéctate a nuestras redes
El Último Ke Zierre El Último Ke Zierre

En Vivo

El Último Ke Zierre: Con las tripas y el corazón

Publicado

en

¿Existe un número de punk tan convocante en Chile como El Último Ke Zierre? Probablemente no. Para darse cuenta de ello, sólo es cosa de revisar superficialmente la intensa relación que tienen los españoles con sus fanáticos locales. Visitando el país con una frecuencia constante desde 2005 –y un show truncado hace dos años–, la banda suma, con la cita de ayer, el número para nada despreciable de siete presentaciones en la capital y, a doce años de su debut, el público sigue sintiéndose convocado por los españoles. Si probablemente muchos ya se han repetido el plato, ¿cómo se mantiene una relación tan fraterna? Es cosa que se apaguen las luces y ver cómo el público se acopla con total entrega a las canciones de la banda, donde la noche del sábado en el Teatro Cariola no fue la excepción.

Como apertura de la jornada, la producción de Sabotaje Rock nuevamente apostó por descolgarse un momento de la escena capitalina en favor de mostrar lo que también se hace en otras regiones. La decisión fue totalmente acertada, ya que se optó por un nombre de culto. Desde Talcahuano, la banda Ecosidio hacía su entrada. Vestidos de Fuerzas Especiales de Carabineros –o como ellos mismos lo catalogaron, ocupando “el traje de la vergüenza”–, el conjunto sureño de larga data repasó temas con un marcado acento político y ecológico, con temas como “Legítima Violencia”, sin antes despedirse con una reflexión: “El punk no es para misóginos ni racistas, no es para señoritos ni señoritas. El punk es protesta y propuesta”. Luego fue el turno de los locales Lo Que Nunca Fuimos, quienes con su “punk barrial” mantuvieron los ánimos que ya se preparaban para escuchar a los anfitriones de la noche.

Como si se tratase de un encuentro inédito, El Último Ke Zierre subió al escenario entre aplausos y gritos ansiosos del público, marcando un cálido recibimiento. A la banda valenciana no se le dan los discursos ni las expresiones de afecto, lo de ellos es dialogar mediante sus canciones, por eso, sin mayores preámbulos, los acordes de “Con La Moral De Un Carnaval” abrieron los fuegos y, luego de un escueto saludo de Robert “El Feo”, el Teatro Cariola explotó con los clásicos “Yo También Puedo Ser Malo” y “Olor A Muerte”. Retomando su reciente placa, “El Mutante Del Barrio Chino” (2017), el conjunto entonó “Empacho De Orfidal”, una declaración misántropa la cual reza: “no hay futuro ni esperanzas en este nido de ratas”. Si bien, es una canción nueva que recién se inserta al repertorio, la dureza en la letra es bien recibida por el público y da algunas señales del por qué esta banda cala tan hondo. “Veneno”, “Vuelta Al Infierno” e “Insurgente” se agregaron como clásicos que hicieron cantar nuevamente al Cariola en un coro multitudinario.

Volviendo a la reflexión sobre cuáles son las motivaciones que determinan tanto entusiasmo, no hay duda de que es el carácter lírico donde recae el peso de los españoles. Orientadas en relatar las ingratitudes de la vida, canciones como “No Es Amor” o “¿A Dónde Vas?” pusieron en tela de juicio la reputación del amor romántico, mientras que la dupla “Tus Bragas” y “Mis Calzones” hicieron lo propio celebrando los amores arruinados, encendiendo a un público que las cantó de principio a fin con legítima emoción. “Escupiré Jodidos” y “No Tengo Miedo” apartaron el sentimentalismo por un momento, mientras que “La Lluvia Y El Sol” marcó la primera pausa, motivada por una falla técnica que se solucionó a la brevedad. Superados los percances, la banda retomó su repertorio con una disciplina implacable.

El tramo final del show estuvo marcado por otro guiño a su fanaticada local. “Canto” hizo un homenaje a la memoria de Víctor Jara, mientras que los clásicos “Hasta Que Pierda La Voz”, “Ansiedad” y “A Cara De Perro” motivaron a corear al público, que posteriormente pifió con fuerzas a medida que la banda se retiraba del escenario. Luego de esta primera pausa determinada por la banda, los españoles volvieron a subir para el encore y aprovecharon de destacar el trabajo de producción que, en contraste al incidente de 2016, agradecieron por “hacer las cosas bien”. Una versión en español del clásico de The Stooges, “I Wanna Be Your Dog”, el titánico mosh pit que se formó en “Tú Me Vicias” y la oda dedicada a la capital, “Vuelvo A Santiago”, marcaron el cierre de una jornada donde se nutrió aquella relación con sus fanáticos de Chile.

En un show que bordeó los noventa minutos, El Último Ke Zierre no hizo más que interpretar un repertorio que procuró en ser incesante, dejando que las canciones fueran las que entraran en diálogo con el público. Y así fue efectivamente, porque la entrega con la que los fanáticos cantan sus canciones es prueba inequívoca de un vínculo arraigado; son muchas las presentaciones del conjunto español en Santiago y queda claro que son los favoritos indiscutidos. Ofreciendo un enfoque poco explorado por el punk en general, las líricas de la banda reflexionan desde una perspectiva cercana a lo sentimental –como si fuesen relatos de realismo sucio–, las cuales evidentemente se hacen carne en el público y marcan la diferencia al ver a esta banda en vivo. Con la música de E.U.K.Z. despiertan los recuerdos que hacen cantar tanto con las tripas como con corazón. Tal parece que los punks también sufren de amor.

Setlist

  1. Con La Moral De Un Carnaval
  2. Yo También Puedo Ser Malo
  3. Olor A Muerte
  4. Empacho De Orfidal
  5. Veneno
  6. Vuelta Al Infierno
  7. Insurgente
  8. Sois Fango
  9. No Es Amor
  10. ¿A Dónde Vas?
  11. Efímero
  12. Camino De Rosas
  13. Escupiré Jodidos
  14. La Lluvia Y El Sol
  15. No Tengo Miedo
  16. Tus Bragas
  17. Mis Calzones
  18. Hasta Que Pierda La Voz
  19. Canto
  20. A Cara De Perro
  21. Ansiedad
  22. Mi Revolución
  23. Fiesta O Duelo
  24. Quiero Ser Tu Perro (original de The Stooges)
  25. Vuelvo A Santiago
  26. Tú Me Vicias
  27. La Noche, El Día, La Droga Y El Sexo

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dream Theater: El sueño sigue vivo

Publicado

en

Dream Theater

En la que podría ser considerada como la gira más importante que ha realizado el quinteto estadounidense en los últimos años, Dream Theater aterrizó nuevamente en nuestro país para presentarse en un Movistar Arena a tablero vuelto. La promesa de la interpretación íntegra del disco “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory” (1999), por lejos la placa más popular de su carrera, responsable de lanzarlos a la fama mundial y que se encuentra celebrando veinte años de vida, fue suficiente para atraer a los miles de fanáticos chilenos que estuvieron a punto de agotar todas las entradas disponibles en el recinto del Parque O’Higgins, formando una postal que recordó a la masiva convocatoria que lograron en su debut en la Pista Atlética el año 2005. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Santiago, lo de Petrucci y compañía fue todo un logro. Y, para fortuna del respetable, el espectáculo estuvo a la altura.

Aunque el gran gancho del recital era la ejecución de su clásico álbum, el tour lleva el nombre del último trabajo de estudio del conjunto, “Distance Over Time”, lanzamiento que ocurrió este año y mantiene a los músicos vigentes, pese a no causar el mismo entusiasmo de épocas anteriores entre sus seguidores. Fue así como la primera parte de la maratónica jornada estuvo dedicada a repasar los mejores cortes del nuevo disco, ante la respuesta entusiasta del público, que, sin saber todas las letras, transmitía toda su energía al grupo. “Untethered Angel”, “Fall Into The Light”, “Barstool Warrior” y, para cerrar este tramo, la potentísima “Pale Blue Dot”, mostraron lo mejor de este Dream Theater 2019, además de rescatar dos canciones más antiguas: “In The Presence Of Enemies, Part I” y la celebrada “A Nightmare To Remember”. El escenario estaba listo para el momento más esperado de la noche.

Finalizado el interludio de quince minutos, las luces se volvieron a apagar y un video animado a modo de película nos introdujo a los personajes que protagonizan la odisea contada en “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory”. La historia de un hombre atormentado por el alma en pena de una mujer asesinada en busca de justicia fue revisitada de manera apoteósica por los norteamericanos. Tocado de principio a fin y sin grandes interrupciones, el clásico de fines de los noventa llevó al éxtasis total al Movistar Arena. “Overture 1928” y “Strange Déjà Vu” dieron el potente inicio al viaje, con gente saltando e incluso mosheando al ritmo de los complicados patrones rítmicos de Dream Theater.

A veinte años de su nacimiento, cada una de las canciones de la placa siguen sonando tan frescas y creativas como antaño, y es un gusto comprobar que la banda no ha perdido un ápice en su poder de ejecución, realizando una más que destacable reproducción de las versiones de estudio. Incluso James LaBrie, quien en un momento de diálogo con el público pidió disculpas –se encontraba enfermo y no estaba en su mejor estado– cumplió con su tarea de forma impecable.

Petrucci, Myung, Rudess y Mangini, son unas verdaderas máquinas en sus instrumentos, aunque aquí se debe hacer una acotación: la ausencia de Mike Portnoy es un fantasma que todavía pena entre los fanáticos de la banda. El histriónico baterista no sólo era un as en los tarros, sino que tenía carisma e inyectaba de espíritu rockero a la performance del grupo, cualidad que Mangini simplemente no tiene. El tipo es lo más cercano a la perfección en su instrumento, al punto de llegar a parecer un robot. Es cierto que de vez en cuando interactúa con la fanaticada, pero durante gran parte de la noche sólo se limita a hacer su trabajo. Se echa de menos una “chasconeada” entre tanta técnica y seriedad, sobre todo cuando su batería es una de las más vistosas en el mundo del rock y el metal. Tampoco ayudó que anoche la mezcla dejara prácticamente silenciados los platillos del músico, problema que opacó en muchos pasajes la emoción de un show que exige perfección.

Superando el bache con la batería, todo funcionó perfecto y canciones como “Home”, “The Dance Of Eternity” y las emotivas “Through Her Eyes” y “The Spirit Carries On”, fueron grandes hitos de la velada, que bajó el telón con “Finally Free”, dando por cumplido el sueño de los fans acérrimos de Dream Theater. Pero todavía quedaba más, y finalmente “At Wit’s End” disparó el tiro de gracia, sellando tres horas de música que no dejó a nadie insatisfecho.

Los oriundos de Boston dieron una última gran reverencia al respetable y se retiraron despedidos por una ovación unánime. Al final de la noche los comentarios eran bastante similares entre sí, concordando que esta ha sido una de las presentaciones más espectaculares que ha dado la banda en Chile, y no están equivocados. En un año de grandes conciertos, el de Dream Theater se encumbra como uno de los más emocionantes, confirmando que el sueño sigue más que vivo.

Setlist

  1. Untethered Angel
  2. A Nightmare To Remember
  3. Fall Into The Light
  4. Barstool Warrior
  5. In The Presence Of Enemies, Part I
  6. Pale Blue Dot
  7. Regression
  8. Overture 1928
  9. Strange Déjà Vu
  10. Through My Words
  11. Fatal Tragedy
  12. Beyond This Life
  13. Through Her Eyes
  14. Home
  15. The Dance Of Eternity
  16. One Last Time
  17. The Spirit Carries On
  18. Finally Free
  19. At Wit’s End

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas