Contáctanos

En Vivo

El Otro Yo: Energía en una noche de otoño

Publicado

en

Algo pasa con la recepción de las bandas argentinas por el público chileno que tiene más de devoción llena de energía, que de simple gusto por el trabajo y obra de una agrupación. Se pudo ver esto hace un par de semanas en el show de La Renga, y pudimos advertir esta energía irrefrenable la noche del viernes 12 de junio en el Teatro Cariola, cuando El Otro Yo volvió a Chile, esta vez con la excelente excusa de celebrar los quince años desde la salida de “Abrecaminos” (1999), su tercer álbum de estudio, y el que les abrió las puertas del reconocimiento de par en par en su país, Chile, y Latinoamérica, convirtiendo al grupo de Temperley en uno de los referentes del rock alternativo cuando todavía los sellos eran demasiado poderosos, y el trabajo independiente hacía lo que podía, como se podía.

01 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

Pero los tiempos son otros, y lo de la fría noche de otoño era una cita con historias múltiples, de canciones incómodas, rockeras y que se transformaron en el lugar de pertenencia para muchos que no tenían esas sensaciones en sus vidas, porque El Otro Yo no es una banda que simplemente arme fiestas vacías, sino que intenta presentar una voz para quienes no la tienen, y eso queda patente en “Abrecaminos”. Pero antes de que EOY saliera a escena, tocó escuchar y ver a quienes abrieron el show, Peor Es Nada y GUFI, dos bandas que forman parte de escenas alternativas diferentes a la de los trasandinos, pero que también lograron entregarle a su público esa sensación de pertenencia, PEN por el lado más emo y GUFI por el lado de ser referentes de un punk pop que en Chile no existía. Ambas bandas se presentaron ante un público respetuoso que, sin embargo, llegó tarde, lo que atrasó los horarios generales dispuestos de antemano, e hizo que EOY saliera casi 45 minutos después de lo anunciado.

Pero claro, en vez de quedarse en camarines, Cristián Aldana rompía la barrera entre público y artista pasando más de una hora sacándose fotos y entregando los discos (incluidos con la entrada) de su banda, ante los fans que no podían creer eso al entrar al recinto de calle San Diego. Así, para muchos la espera fue llevadera y Aldana se empapaba del espíritu de sus fanáticos, los que luego explotarían en la hora y 25 minutos que duró el show. Todo partió con sólo material de “Abrecaminos”, iniciando con “Arriba” y “10.000.000”, haciendo que el piso del Cariola temblara ante tantos saltos y tanta energía por parte de un público que también coreaba todo. La algarabía llegó a tope cuando María Fernanda Aldana cantaba “Filadelfia”, parte de esos temas muy queridos y que la banda rara vez tiene chance de tocar. El sonido del Cariola está cada vez mejor, y eso permitía distinguir con claridad las programaciones y sonidos que le daban profundidad y carácter a las rabiosas guitarras de Cristián y la elegancia del bajo de María Fernanda, también demostrando que no es necesario que los decibeles estén reventando tímpanos para distinguir la potencia de la propuesta y del rock.

15 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

Tras “Aún” vino el primer momento explosivo de la noche con “La Ola”, donde ya se podían advertir, además de los saltos y gritos, también varias poleras o polerones o chalecos siendo revoleados, y nosotros ya veíamos que alguien prendía una bengala o algo así, haciendo del ambiente algo que pocas veces se ve. Es que cuando ves a un tipo como Cristián Aldana moverse por el escenario como lo hace, esa electricidad es la que probablemente te lleve a ponerle plena atención, algo que hizo que se vieran muchas menos pantallas encendidas por parte del público, con casi nadie viendo el show a través de su touchscreen y sin preocuparse de hacer vida social. Un show como los de antaño que disfrutaba casi la cancha repleta del Cariola, y que luego disfrutaba de “Melodías Vibradoras”, “Arruncha” y “Microcosmos”, casi sin pausas, salvo las que usaba Cristián para presentar canciones o agradecer al público por el aguante, y luego tocar temas como “El Destino” o “Mañana De Otoño”, para luego dar paso a “Violet” y esos alaridos fuertes de María Fernanda en un francés imperfecto, pero lleno de intención.

Ella Se Fue” cerró la docena de temas de “Abrecaminos” tocados de forma ininterrumpida, dejando un par de tracks para más adelante, pero tras casi la mitad del show quedaba claro por qué ese disco fue importante para la banda y su audiencia, y es que claramente presentaba un espacio para gente que no lo tenía, para sentimientos de extrañeza y de ira no tan rencorosa, que necesitaban verbalizarse a través de los hermanos Aldana quienes, con maestría, lograron ser depositarios de esas voces y de esas inquietudes, para luego pasar a materiales más rotundos como “Colmena” (2002) y cantarle a las “Calles”, o luego llegar a la “5ta Dimensión” (2012) y “Saltar”, sin perder esa forma basal de apelar a quién es su audiencia, a veces en el limbo, y otras en la catarsis como en “Me Harté”. Luego vendrían “Morir Con Vos”, “Virus” y la efervescencia total que genera “Inmaduro”, y desde ahí no parar con el clímax del show con “La Música”, finalizando el main set con la otra que faltaba de “Abrecaminos”, el mega éxito “No Me Importa Morir”.

09 El Otro Yo @ Teatro Cariola 2015

El público pedía más y más, aunque con menos urgencia de lo que se hubiera esperado, aunque igualmente la banda salió a recibir el aplauso y luego dar paso a canciones de sus inicios más adolescentes, como con la rapidísima “La Tetona”, pegada de “69”, y luego del “himno de El Otro Yo”, como lo presentó Cristián, “EOY”. Una pequeña pausa dio paso a la vitoreada “Corta El Pasto”, y tras los agradecimientos extendidos de Cristián, El Otro Yo terminó su show de 25 canciones y una hora 25 minutos de duración con “Alegría”, cerrando un espectáculo que no se mueve por la perfección o la pulcritud de lo que hace el cuarteto en escena, sino que por agallas, por tincadas, por cosas indefinidas más allá de lo que se siente, y eso fluyó entre la gente y la banda, quizás compartiendo ese microcosmos donde “el mundo no está hecho para mí” como cita “La Ola”, y claro, tal vez sea así, pero en la música de EOY, tanto público como artistas, logran encontrar su sitio, al menos por 85 minutos que, para muchos, probablemente hayan estado llenos de pura vida y alegría, con el aguante intacto y la adolescencia siempre en pie.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Setlist

  1. Arriba
  2. 10.000.000
  3. Filadelfia
  4. Aún
  5. La Ola
  6. Melodías Vibradoras
  7. Arruncha
  8. Microcosmos
  9. El Destino
  10. Mañana De Otoño
  11. Violet
  12. Ella Se Fue
  13. Calles
  14. Saltar
  15. Me Harté
  16. Morir Con Vos
  17. Virus
  18. Inmaduro
  19. La Música
  20. No Me Importa Morir
  21. La Tetona
  22. 69
  23. EOY
  24. Corta El Pasto
  25. Alegría

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Septicflesh + Fleshgod Apocalypse: Colosales

Publicado

en

Septicflesh

En todas las ocasiones en que la sangre ha reemplazado a la tinta y ha teñido las páginas de HumoNegro con el propósito de hablar acerca del death metal, ha sido un deber el reconocimiento de la trascendencia del género en la historia de la música extrema y de cómo su proliferación ha sido capaz de revitalizar de forma constante a gran parte del espectro. Tal vorágine se ha gestado durante más de tres décadas, período donde ha experimentado la manera en que, desde sus entrañas, la esencia indómita y vehemente que caracteriza al estilo ha mutado a través del tiempo, incorporando elementos y sobre todo nuevas perspectivas creativas, asesinas del letargo. En ese sentido, Septicflesh y Fleshgod Apocalypse, protagonistas de la velada en Club Blondie y debutantes en Chile, ostentan un prestigio que los ubica en la vanguardia del contexto, gracias propuestas cuyo hilo conductor no sólo se basa en perpetuar la escuela del “metal muerte”, sino también en la complejidad de la música clásica y sus arreglos.

En este lado del mundo ambas agrupaciones gozan de bastante de popularidad, y así quedó demostrado ayer con el contingente que desde temprano llenó las dependencias del recinto de calle Alameda, incluso al momento de Homicide, el acto soporte nacional, quienes en esta oportunidad, acorde al tenor de la jornada, exhibieron con mucho ímpetu y rigor parte de su último trabajo, “The Sosh Guar”, del año pasado, en treinta minutos que a grandes rasgos no tuvieron inconvenientes en la ecualización, y donde fueron bien recibidos por la concurrencia.

Puntuales a las 20:00 horas, los italianos de Fleshgod Apocalypse dieron inicio a sesenta minutos de actuación que rozaron la perfección, evidenciando desde “In Aeternum” –el primer tema como tal tras la introducción instrumental– la razones que los han llevado en apenas diez años de carrera a ser considerados un acto imprescindible en la escena actual, y uno de los más extremos y técnicos en los anales del death metal. La puesta en escena de la concepción híbrida del arte que practica la banda cautivó a la audiencia de inmediato, varios mostrándose atónitos e incrédulos ante la ejecución casi “robótica” (en el buen sentido de la palabra) de “Healing Through War” o “Cold As Perfection”, que, junto a la anterior, forman parte de su último disco, “King” (2016), dueño de la venia de la crítica y del público, y que compone mayoritariamente el repertorio del grupo en esta gira.

The Violation” sonó insana; el corte promocional de “Agony” (2011) es una de sus canciones más conocidas, y así lo demostró la gente que vibró con la velocidad sobrehumana que predomina no solo en esta composición, sino en el alma de Fleshgod Apocalypse. Durante todo el concierto fue posible oír con claridad los arreglos orquestales y también el acompañamiento de la soprano, como ocurrió en “Epilogue”, única pista extraída de “Labyrinth” (2013), donde se muestran sobresalientes, mientras que “Gravity” se acerca más a lo convencional propio del estilo, aunque sus detalles mantienen el entramado y su sofisticación.

Para cerrar su estreno en territorio nacional, “The Fool”, single de “King”, desplegó todas sus armas para convencer a los seguidores de su poder y para confirmar las alabanzas que el disco ha cosechado en el planeta. “The Egoism” y luego “Syphilis”, también de “King”, bajaron el telón ante una ovación que conmovió a los europeos, quienes prometieron volver al país y así impresionar una vez más a los seguidores, hasta el punto de dejarlos atónitos, tal como aconteció ayer.

Con la portada de su flamante “Codex Omega” (2017) de fondo, más algo de parafernalia alrededor del mismo álbum, Septicflesh ocupó sus posiciones y, tras saludar efusivamente a los presentes, se despacharon “War In Heaven”, canción que abre la genialidad del registro  “Titan” del año 2014 y que, junto a “Communion” (2008), “The Great Mass” y su disco más reciente, forman parte del renacer del conjunto griego que en el año 2003 se separó por casi un lustro, hasta que con aires renovados y maestría retomaron una carrera que, desde entonces, sólo ha conocido de halagos.

Se entiende, entonces, que el primer tercio de su presentación incluyera una pieza de cada ciclo de esta nueva etapa; “Communion” es una demostración de la máxima ferocidad que han alcanzado, mientras que “Pyramid God” y “Martyr” cuentan con una mayor cantidad de matices y texturas, sobre todo del metal más contemporáneo, que en la sumatoria han refrescado el espíritu de la banda, además de acercarlos a un público más joven.

Cabe recordar que Christos Antoniou, guitarrista y compositor de Septicflesh, tiene un postgrado en música clásica obtenido en la Escuela de Música de Londres, hecho que le ha permitido incorporar en la grabación de los discos tanto a la Orquesta Filarmónica de Praga como a su coro de niños, ampliando de forma exponencial el impacto de los arreglos orquestales compuestos por él en la música de los helénicos, algo que es sin dudas su principal fortaleza, de la mano con la ejecución meticulosa por parte de todos los integrantes, destacando a su baterista Kerim “Krimh” Lechner (ex Decapitated), quien se ubica con facilidad en el círculo de los mejores en su puesto, porque sus habilidades y su presencia en la mezcla en vivo son superlativas. Es así como el equilibrio entre la belleza de la música docta y la naturaleza violenta de la agrupación dan origen a un ser único en su especie, que en “Prototype” y “The Vampire From Nazareth” hizo gala de tales características y cautivó a los presentes, quienes desde Fleshgod Apocalypse ya se encontraban en trance, totalmente conectados con los artistas.

La canción más antigua tocada por Septicflesh anoche fue “Unbeliever”, proveniente de “Sumerian Demons” (2003) y fue la antesala a un remate a cargo de “Persepolis” y, la más coreada de la noche, “Anubis”, ambas del aclamado “Communion”, por lo tanto, es posible aseverar que aquel momento la gente se mostró aún más efusiva, provocando uno de los mosh pit más grande la tarde.

La historia griega de la deidad benefactora y creadora de la humanidad es aludida en “Prometheus”, corte que concluyó la presentación con los ánimos muy encendidos y con mucha euforia por parte todos los asistentes, satisfechos y conformes tras ser testigos de una jornada atípica, dadas las personalidades exóticas y, sobre todo, técnicas tanto de Septicflesh como de Fleshgod Apocalypse. Ambos prometieron volver al país y es de esperar que así sea, porque lo presenciado anoche fue sublime y ratificó la vigencia del metal extremo en estos días, en su vertiente más innovadora.

Setlist Fleshgod Apocalypse

  1. Marche Royale
  2. In Aeternum
  3. Healing Through War
  4. Cold As Perfection
  5. The Violation
  6. Prologue
  7. Epilogue
  8. Gravity
  9. The Fool
  10. The Egoism
  11. Syphilis

Setlist Septicflesh

  1. Dogma Of Prometheus Orchestral
  2. War In Heaven
  3. Communion
  4. Pyramid God
  5. Martyr
  6. Prototype
  7. The Vampire From Nazareth
  8. Portrait Of A Headless Man
  9. Unbeliever
  10. Persepolis
  11. Anubis
  12. Prometheus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Deeper Understanding A Deeper Understanding
DiscosHace 3 horas

The War On Drugs – “A Deeper Understanding”

Existe un encanto en las obsesiones, pero también esto configura enemigos internos que, en el caso de proyectos exitosos, son...

Colossus Colossus
DiscosHace 1 día

Triggerfinger – “Colossus”

Están por cumplir 20 años de carrera. Dos décadas que parecen mucho y poco al mismo tiempo. Triggerfinger es una...

Undertow Undertow
DiscosHace 5 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 6 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 2 semanas

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

Publicidad

Más vistas