Contáctanos
Dropkick Murphys Dropkick Murphys

En Vivo

Dropkick Murphys: Los principios en acción

Publicado

en

Aunque pareciera que existe un afán de diversión y despreocupación en la música de Dropkick Murphys, el trabajo que hacen detrás del velo es amplio y significativo, por los sindicatos y los trabajadores, por la justicia y la equidad. Entonces, cuando la banda está en frente, en un evento, algo de eso subyace y se presenta con fuerza. No sólo se trata de música, sino que de una comunión que va más allá, con una coordinación en los movimientos y en la fuerza, como la que se ve en una marcha. Aunque las consignas no son ondeadas con banderas o de forma demasiado directa, cuando se ve a una banda unida de la forma en la que trabajan los de Quincy, Massachussets, está claro que hay principios en acción.

Pasadas las 21:00 horas se subieron al escenario los exponentes de un punk céltico que, a ratos, llega a trasladar a un bar irlandés con buena onda y cánticos dignos de barra brava. Luego de la instrumental “The Lonesome Boatman”, el coro con “The Boys Are Back” o “Rebels With A Cause” no se hacía esperar, y la banda, casi sin pausas, despachaba un tema tras otro, teniendo la capacidad de hacer que un banjo, una flauta o una gaita sonaran como lo más punk del mundo, mientras tanto las voces de Ken Casey y Al Barr hilaban líricas sobre lucha, resistencia, camaradería y amistad.

Aunque a veces la claridad de las voces se extrañaba porque quedaba una masa sonora, las capas instrumentales de la banda funcionaban muy bien, algo que se notó en canciones como “The Warrior’s Code” o “Blood”, y más aún en clásicos como “Prisoner’s Song” o en la sorpresiva (porque no había sido incluida en el periplo sudamericano) “Fields Of Athenry”, demostrando cómo Dropkick Murphys, pese a mantener un pulso que no varía en demasía en la fórmula, sí consigue evitar el tedio y así demostrar varias facetas, que van desde la comunión a paso firme en “You’ll Never Walk Alone” hasta el frenesí de “I Had A Hat”.

Incluso los covers fueron bien elegidos, reluciendo las particularidades del conjunto, con “If The Kids Are United” de Sham 69 como potente espacio para el pogo, al igual que “I Wanna Be Sedated” de Ramones, que vino justo antes de un medley de canciones de los inicios del conjunto, que también sirve para comparar las raíces con lo más nuevo y darse cuenta de que el camino ha complejizado algo que pareciera ser dado por sentado como algo fiestero: toda banda tiene nuevas historias que contar mientras más experiencia tiene, y Dropkick Murphys ha encontrado en las facetas de la sensibilidad un caldo de cultivo fructífero para imprimirle más intensidad a su ya potente propuesta.

11 Short Stories Of Pain & Glory” es el disco lanzado este año que sirvió de excusa para su retorno, y sin duda que sirve de brújula para saber cómo operan los Dropkicks de hoy, reflexivos, pero sin parecer tibios, más sabios sin restregar los años por los rostros, y más acogedores para que todos se sumen a su sonido. No es casual que en medio de este disco y del concierto pareciera que se viaja a una grada en un estadio inglés cuando suena “You’ll Never Walk Alone”, canción con más de medio siglo de historia y que es usada también como cántico por el Liverpool. Un tema que aplica como recordatorio de que nadie está solo, que si se vive de forma correcta y con los ideales claros y en orden de la comunidad, sin duda que ninguna persona caminará sola. Y esa es la sensación en un show de Dropkick Murphys, de unión, comunión, convergencia, incluso de amistad y fiesta, mucha fiesta.

Es interesante también la reacción ante los sones más célticos, como en la explosión al final del set principal con “I’m Shipping Up To Boston”, conocida por musicalizar “The Departed” de Martin Scorsese, y que termina siendo el momento de mayor catarsis de un show que ya había liberado muchísima energía, algo que se replicaría con la triada final con “The State Of Massachussets”, cuando subieron al escenario a una cuarto de la gente que había en el Cariola para bailar y saltar con ellos, y luego con “Until The Next Time” y “Halloween”, que son clásicos de cierre en sus shows. Dropkick Murphys, una banda que, desde uno de los puntos de encuentro más grandes de la gente, la fiesta, consigue no sólo que el público se entretenga, sino que comparta valores tan perdidos de la vida moderna como el compañerismo y el espíritu de la amistad, y con eso la poco más de hora y media de intenso show consigue aún más significado del que ya puede poseer la dicha de ver música en vivo tan convocante y empática como la de los de Quincy, que de seguro volverán, caminando nunca solos, siempre con todas y todos.

Setlist

  1. The Lonesome Boatman
  2. The Boys Are Back
  3. I Had A Hat
  4. Rebels With A Cause
  5. Sunshine Highway
  6. The Warrior’s Code
  7. Johnny, I Hardly Knew Ya
  8. Blood
  9. Prisoner’s Song
  10. Fields Of Athenry
  11. Famous For Nothing
  12. Paying My Way
  13. If The Kids Are United (original de Sham 69)
  14. First Class Loser
  15. Citizen C.I.A.
  16. God Willing
  17. I Wanna Be Sedated (original de The Ramones)
  18. Barroom Hero / Do Or Die / Never Alone / Boys On The Docks
  19. You’ll Never Walk Alone (original de Rodgers & Hammerstein)
  20. Out Of Our Heads
  21. Rose Tattoo
  22. I Fought The Law (original de The Crickets)
  23. Going Out In Style
  24. I’m Shipping Up To Boston
  25. The State Of Massachusetts
  26. Until The Next Time
  27. Halloween

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

Ensiferum: Noche en un parque de diversiones

Publicado

en

Ensiferum

Hay veces que la música es evaluada por criterios rígidos, necesarios, que distinguen un esfuerzo profesional de algo espontáneo, aunque con menos intención. Se intenta objetividad y se clama por neutralidad, pero a veces en ese terreno se olvida la relevancia de la devoción que puede generar una banda, y también cuán divertido puede ser observar esa conexión en acción. No se trata sólo de sonreír y pasar un buen rato, sino que de ponderar eso también y tomarle el peso a aquella camaradería que se arma. Cuando hay pulcritud que funciona con la versatilidad, mucho mejor.

La noche de viernes 17 de noviembre, el Club Blondie recibió una nueva edición del Paganfest, que partió antes de la hora anunciada con Underneath (por eso no podemos extendernos), y luego continuó con Lapsus Dei que, con un sonido pesado pero melódico y con buenos recursos, además pasando de una voz más interna hacia otra más catártica, se ganó la atención. Muy cercanos al black metal, pero con un componente más heavy que les hace ganar una emoción que no es explosiva, mas sí permite conectarse, el público respondió con copiosos aplausos sin que parecieran un mero compromiso, en un set de una media hora.

Sin embargo, lo que un Cllub Blondie a un setenta por ciento de su capacidad esperaba era otra cosa, el plato fuerte: Ensiferum, banda finlandesa que se inscribe dentro del folk metal, aunque en vivo no se encasillan en aquel cliché. A las 21:08 hrs. comenzó a sonar “Ajattomasta Unesta”, la intro de “Two Paths”, el último disco de la agrupación y excusa para visitar Sudamérica. Luego de esa introducción, nuevamente siguieron el camino del disco y se despacharon “For Those About To Fight For Metal”, y de inmediato quedó en claro que el público sería un gran factor del concierto, respondiendo con vehemencia ante los riffs de la banda, algo que más adelante traería momentos memorables.

Ensiferum tuvo un cambio de paradigma hace no mucho tiempo. En 2016, el tecladista Emmi Silvennoinen decidió dejar la banda de forma temporal, y ahí, en vez de mantener los teclados como el sonido que terminaba de cuajar la ecuación, vino Netta Skog, acordeonista que la gran parte del tiempo se robó las miradas, primero por su capacidad en el instrumento y cuánto aporta para la intensidad de las canciones, y segundo por los gestos y presencia en el escenario, capaz de llamar la atención e incluso entregar un tema con ella en el centro, como “Feast Of Valkyries” más adelante.

Pero la banda no sólo reposaba en un integrante. Sólo Janne Parviainen estaba tranquilo concentrado en su batería, mantenida a pulso claro y fuerte, pero el resto se notaba, instaba al público a seguir con la energía, y se evitaba la rutina. “Two Paths” y “Two Of Spades” (con una sección disco en medio, demostrando que Ensiferum no cae en prejuicios de géneros) terminaron de hacer explotar al público, que cada vez más seguido hizo del mosh pit una forma brutal de complementar la experiencia de Ensiferum, también marcada por el contraste entre la gutural voz de Petri Lindroos y la profundidad de Sami Hinkka, quienes además encarnaban la dualidad entre lo rudo y lo loco, lo rítmico con lo melódico, siendo motores de la diversión en una especie de montaña rusa del metal.

Además de mosh pits y gestos, hubo momentos de grandes coros, como en “In My Sword I Trust” o “Token Of Time”, aparte de los coreos a los riffs en la mayoría de las canciones porque, aunque las guitarras tuvieron poca definición al comienzo –algo que se arregló con el correr del show–, lo cierto es que lo de Ensiferum fue bueno para puristas y perfeccionistas, para quienes quieren vivir el mosh pit y quienes quieren ir a cabecear. Una potente muestra de que, con buenas canciones y la energía correcta, es posible no sólo generar un evento musical de alto disfrute, sino también dibujar sonrisas como si se estuviera en las “tacitas” o el carrusel de un parque de diversiones. Cien minutos después del inicio la bola disco de la Blondie seguía girando, pero ahora con la gente dejando el lugar con la cara llena de risa y, al final, eso es lo que importa.

Setlist

  1. For Those About To Fight For Metal
  2. Heathen Horde
  3. Two Paths
  4. Two Of Spades
  5. King Of Storms
  6. Treacherous Gods
  7. In My Sword I Trust
  8. Warrior Without A War
  9. The Longest Journey (Heathen Throne, Part II)
  10. Way Of The Warrior
  11. Feast Of Valkyries
  12. Token Of Time
  13. Victory Song
  14. From Afar
  15. LAI LAI HEI

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

A Night At The Opera A Night At The Opera
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “A Night At The Opera” de Queen

Al abrir la versión en vinilo de “A Night At The Opera” (1975) uno se encuentra con una imagen reveladora...

The Sin And The Sentence The Sin And The Sentence
DiscosHace 5 días

Trivium – “The Sin And The Sentence”

Beethoven señaló que el genio se compone de un dos por ciento de talento y de un noventa y ocho...

The Desaturating Seven The Desaturating Seven
DiscosHace 5 días

Primus – “The Desaturating Seven”

Cuando alguien decide adentrarse en el extraño mundo de Primus, acepta el riesgo de visitar un terreno en el que...

Hiss Spun Hiss Spun
DiscosHace 7 días

Chelsea Wolfe – “Hiss Spun”

La carrera artística de Chelsea Wolfe ha sido un recorrido gradual por las múltiples variantes que orbitan alrededor de lo...

Cendrars Cendrars
DiscosHace 2 semanas

Cendrars – “Cendrars”

El álbum debut siempre es un fenómeno interesante. Suele combinar en distintas medidas la imagen que el artista quiere proyectar...

Visions Of A Life Visions Of A Life
DiscosHace 2 semanas

Wolf Alice – “Visions Of A Life”

Cuando Wolf Alice lanzó su primer disco, “My Love Is Cool” en 2015, la prensa especializada los catalogó como la...

Colors Colors
DiscosHace 2 semanas

Beck – “Colors”

“Beck tiene que respetar el arte y debería haber dado su premio a Beyoncé”. Ya han pasado casi tres años...

Painted Ruins Painted Ruins
DiscosHace 2 semanas

Grizzly Bear – “Painted Ruins”

Luego de varios años tras su boom mediático a partir de principios de la década de 2000, hoy en día...

Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh
DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh” de Magma

Antes de hacer nuestra parte y agradecer la herencia de “Mëkanïk Dëstruktïẁ Kömmandöh”, un álbum fundamentalmente esencial por la atípica...

Strange Peace Strange Peace
DiscosHace 3 semanas

METZ – “Strange Peace”

Cuando revisamos los anales del rock, cada cierto tiempo podemos divisar pequeños focos provenientes desde el país más septentrional de...

Publicidad

Más vistas