Contáctanos

En Vivo

Dream Theater: El espíritu perdura

Publicado

en

Ni la implacable lluvia, ni el hecho de que la cita fuera en uno de los recintos más periféricos de la capital, impidió que miles de fanáticos llegarán a Espacio Riesco para reencontrarse con una de las bandas de rock más queridas por los chilenos. La cuarta visita de los norteamericanos de Dream Theater a nuestro país, se enmarcaba en un período de grandes cambios en su carrera. La salida de Mike Portnoy significó la pérdida de liderazgo, que hasta el momento resguardaba con celos el ex baterista. Con ribetes de telenovela venezolana, el conflicto llegó a su fin y Dream Theater decidió seguir adelante para lanzar un nuevo trabajo discográfico, asertivamente titulado “A Dramatic Turn Of Events” (2011). Para tomar el mando de las baquetas, llegó el experimentado Mike Mangini, quien abandonó la docencia en Berklee, para llenar el vacío que dejo Portnoy.

Esta era la oportunidad de presenciar a un renovado Dream Theater, que sumado a las buenas críticas de su último disco y el retorno a los sonidos del rock progresivo que tantas satisfacciones ha dado a sus fanáticos, hacían de este show un acontecimiento imperdible. Y lo cierto es que el espíritu de Dream Theater perdura.

Todo comienza con la introducción instrumental “Dream Is Collapsing”, compuesta por Hans Zimmer y extraída de la banda sonora de la película “Inception”, para dar pie al tema encargado de abrir la gira, “Bridges In The Sky”, de la última placa del grupo, la cual es recibida con un gran entusiasmo inicial, para luego ser contemplada en silencio por el respetable, que dejándose llevar por el virtuosismo de los músicos, que en este primer corte ya se hacía protagonista, provocando miradas indecisas entre los fanáticos que no sabían si contemplar el escenario o las pantallas laterales que encuadraban con lujo de detalles la pericia de Petrucci en la guitarra, o Rudess en el teclado. Mangini es un show aparte, no sólo por su habilidad en las percusiones, sino que por el gran armazón que contiene su completísimo kit de batería, ocupando gran parte del escenario, refugiado en lo que se asemeja a un búnker de bombos y platillos. En la contraparte, se encuentra John Myung, inmerso en su interpretación, y cuyo bajo es la columna vertebral de la banda. Por último, James LaBrie es el gran anfitrión de la fiesta, ahora quizás con un poco más de espacio para licencias propias, pero más importante aún, demostrando una gran forma como vocalista, en una característica que comparten todos sus compañeros.

También hay que mencionar el cuidado juego de luces y los tres cubos al fondo del escenario, que funcionan como pantallas que van cambiando sus imágenes dependiendo del tema a interpretar, y que entregan la atmósfera visual necesaria para acompañar la música de la banda, que pudo ser escuchada fuerte y clara gracias a un muy buen sonido que contradice la mala fama del recinto en este aspecto.

Luego del corte de presentación, el primer clásico en llegar fue “6:00” que desato los primeros cánticos de la cancha y continuó con las expresiones de asombro en las secciones rítmicas. La agresividad de los años más metaleros, llegaba con “The Dark Eternal Night”, incitando al pogo que se extinguió casi a la brevedad, debido al hipnotizante poder de engatusamiento que poseen las habilidades de los músicos, en una composición que es compleja y entretenida de escuchar, pero al exacerbar tanto las bondades de sus intérpretes, surge el cuestionamiento si lo que se va a ver es un concierto de música o un show de talentos. Para bajar un poco las revoluciones, la progresión se toma un descanso en “This Is The Life”, que tuvo un mar de brazos ondeando de un lado para otro. La pausa es agradecida con un gran aplauso, que se queda chico ante la euforia que despierta “The Root Of All Evil” del disco “Octavarium” (2005), el cual trae de vuelta al metal y a la progresión, y que tuvo como invitado especial a un oso de peluche que cayó desde el público para adornar los tarros de Mangini. “A Dramatic Turn Of Events” seguía siendo promocionado con “Lost Not Forgotten”, para llegar al primer solo de la noche, perteneciente al “novato” Mike Mangini, quien dejó más que claro el poder de sus credenciales, y de porqué es considerado como el poseedor de las muñecas más rápidas del planeta. Su intervención sirve como introducción para “A Fortune In Lies”, otro de los favoritos del catálogo de Dream Theater.

Si en sus presentaciones anteriores algunos reprochaban el hecho de que gran parte del set estuviera compuesto por temas complejos, donde el virtuosismo desmedido terminaba por saturar el concierto, para esta gira existe un pequeño segmento del show donde la guitarra acústica, la voz y el teclado, se toman el escenario, en una acertada decisión por parte de la banda, que matiza la noche con una bella interpretación acústica de “The Silent Man”, seguida por otra canción de su último álbum, “Beneath The Surface”.

La banda vuelve a la electricidad, para continuar con la revisión de su último trabajo con “Outcry”, donde Rudess se roba las miradas al ejecutar una especie de solo con su iPad. El tecladista sigue siendo protagonista cuando le toca realizar su solo, el cual se decanta por un sonido más clásico, mezclado con la técnica y destreza que le valen un aplauso cerrado y un piropo de su compañero en las voces, quien lo señala como uno de los grandes tecladistas de nuestra época. El concierto vuelve a su cauce, y “Sorrounded” vuelve a despertar las pasiones con palmas y coros multitudinarios. “On The Backs Of Angels” es el single de “A Dramatic Turn Of Events”, y es recibido como uno más de la casa, para ser sucedido por la breve –pero potente- “War Inside My Head”, pegada a “The Test That Stumped Them All”, que da el relevo a John Petrucci, quien se despacha un solo más atmosférico, que acompañado del teclado, crean un ínter tanto espacial, que eleva al recinto hasta los mismos cielos, los cuales se proyectan en los cubos para dar la bienvenida al tema que fue cantado por todo Espacio Riesco. La emocionante “The Spirit Carries On”, tuvo su peak en la garganta de miles de fanáticos, que ya gritaban a coro ¡Metropolis, Metropolis!, mientras se llegaba al final del set regular con “Breaking All Illusions”, otra de su último álbum.

Un breve bis abrió la puerta para el momento más esperado de la noche, porque sin lugar a dudas, “Metropolis Pt. 1: The Miracle And The Sleeper” es el temazo donde el virtuosismo y las emociones se hacen uno, y aunque durante el resto del concierto las capacidades de los músicos hayan quedado más que en evidencia, el público responde con gran energía a cada nota interpretada, y aplaude completamente satisfecho cuando los cinco músicos dan una reverencia final y se retiran del escenario.

Si alguien esperaba ver la superación de una prueba de fuego, no se llevó más que una decepción, porque Dream Theater parece ni haberse inmutado con los remesones de los últimos años. Todo lo contrario, más curtidos que nunca y sonando tan impecables como siempre, perduran en espíritu y crecen en energía, agregando matices a su show y dejando en claro que lo suyo, más que complejas composiciones destinadas al orgasmo auditivo, es la creación de música llena de emociones.

Setlist

  1. Dream Is Collapsing (Canción original de Hans Zimmer)
  2. Bridges in the Sky
  3. 6:00
  4. The Dark Eternal Night
  5. This is the Life
  6. The Root of All Evil
  7. Lost Not Forgotten
  8. (Solo de batería Mike Mangini)
  9. A Fortune in Lies
  10. The Silent Man (Acústico)
  11. Beneath the Surface
  12. Outcry
  13. (Solo de teclado de Jordan Rudess)
  14. Surrounded
  15. On the Backs of Angels
  16. War Inside My Head
  17. The Test that Stumped Them All
  18. (Solo de guitarra de John Petrucci)
  19. The Spirit Carries On
  20. Breaking All Illusions
  21. Metropolis Pt. 1: The Miracle and the Sleeper

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
14 Comentarios

14 Comments

  1. NAXISIMO

    23-Ago-2012 en 10:52 am

    alguna cifra oficial de asistencia de publico?… algun compacto de imagenes tbn? …saludos humonegro!

  2. MARCO

    23-Ago-2012 en 11:23 am

    Sin lugar a dudas Dream Theater ha demistrado nuevamente el vuruosismo, el abuso de la tecnica y la increuble composición de sus temas.
    En esta cuarta presentacion, lo unico que me dejo un poco desconforme fue el sonido en Espacio Riesco. De todas formas hay que estar sumamente satisfechos que lograron en momentos muy buena acustica ante la historia que tiene el recinto en cuanto a su potencial en sonido.
    Mangini…..toda una estrella y aoprte para el grupo. Espermos que sigan componiendo mas material para deleitarnos una vez mas como el gruoo de Rock Progresivo mas importante del planeta.

    Salu2,

    Marco

  3. CLAUDIO

    23-Ago-2012 en 3:10 pm

    LA NOCHE SIN DUDA ERA ATIPICA EN COMPARACION A LAS PRESENTACIONES ANTERIORES, VER NUEVAMENTE DREAM THEATER ES COMO VER PAVAROTTI NUEVAMENTE NO POR EL HECHO DE QUE FUESE EL MEJOR TENOR DE TODOS LOS TIEMPOS..SI NO QUE ES UN PLACER APRECIAR UN BANDA DE VIRTUOSOS DONDE CADA UNO FORMA UNA PIEZA CLAVE QUE UNIDOS HACEN QUE LA MUSICA TE LLEVE APRECIAR QUE LO INVERTIDO, LA ESPERA, PARA ESCUCHAR 14 TEMAS BIEN ESTRUCTURADOS Y QUE PARA CUALQUIER FANATICO DEL GRUPO LOS COREARA CON LA PASION Y EL EXTASIS QUE PRODUCE SU ENERGETICA MUSICA. ES INCREIBLE VER GENTE DE TODAS LAS EDADES QUE VAN A DISFRUTAR UN CONCIERTO DE ROCK METAL PROGRESIVO Y SALIR CON ESA SENSACION “SI VUELVEN A VENIR LOS IRAS VER NUEVAMENTE”. SE AGRADECE QUE ESTE MISMO GRUPO DE ROCK TENGA UN RESPETO POR SU PUBLICO DEDICANDO BUENOS DESEOS, AGRADECIENDO SU PRESENCIA Y LO MAS IMPORTANTE INICIAR SU CONCIERTO A LA HORA SEÑALADA. NO SE SIENTEN ESTRELLAS ES MAS SE ENTREGAN A SU PUBLICO Y SU PUBLICO RESPONDE DISFRUTANDO A RABIAR CADA NOTA MUISICAL. PARA TODOS FUE UN POCO TRISTE LA PARTIDA DE PORTNOY SIN DUDA SU SELLO SERA SIEMPRE UNA DE LAS BASES DEL GRUPO, PERO NO POR ELLO SE MENOSPRECIA A MANGINI, PUES CON SU SOLO DESPERTO EL CARIÑO DE LOS FANS Y MOSTRO QUE SU INCORPORACION ES UNA NUEVA ETAPA PARA LA MUSICA DE DREAM. AL FINAL DEL CONCIERTO QUEDO DEMOSTRADO POR LA BANDERA OTORGADA POR LOS FANS DONDE DECIA CLARAMENTE ” MANGINI, WELCOME HOME” Y QUE JAMES LABRIE Y JORDAN RUDES AGRADECIERON MOSTRANDOLA EN LA DESPEDIDA…LA UNICA CRITICA QUE PONDRE SERA EL SONIDO..TUVE LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHARLOS EN SUS PRIMERAS PRESENTACIONES 2005 Y 2008..Y EL SONIDO FUE CLARO PRECISO POTENTE..ACA LA POTENCIA FUE SATURADA..A RATOS LA VOZ DE LABRIE ERA OPACADA POR ESA SATURACION…PESE A ELLO LA INDIVIDUALIDAD Y LA CALIDAD DE CADA UNO SIGUE INTACTA Y CADA VEZ MEJOR…PARA QUIENES YA SOMOS CUARENTONES Y APRECIAMOS LA CREACION DEL ROCK PROGRESIVO ES UN REGALO QUE SE DELEITERA Y SE AGRADECERA SIEMPRE..SOBRE TODO COMO MUSICOS DE RENOMBRE COMO LOS ES DREAM THEATER.

    SALUDOS

  4. Huechuraba

    23-Ago-2012 en 4:55 pm

    Al amigo Zumelzu que habla del recinto Espacio Riesco como al lugar mas periferico de la ciudad , le propongo medir cuanta distancia existe entre Huechuraba y el metro o el centro de Santiago.
    Habla muy mal de usted y de muchos otros que son doctores en sonido o acustica , cuando habla de periferico , pues somos muchos los que estamos a pocos minutos de cualquier punto que le pueda servir de referencia , a no ser que el señor Zumelzu sea el que vive en la periferia.
    Muy mal amigo mio , sobre todo que usted con su don de la palabra solo se dedique a desprestigiar como otros tanto a un recinto que nos enorgullece como vecinos de la comuna.

    • Puente Alto

      23-Ago-2012 en 5:18 pm

      Toda la razón Huechuraba. Ya quiero ver al amigo Zumelzu cuando tenga que pegarse el pique hasta las Vizcachas para ir a cubrir el Maquinaria, que a todo esto, queda a solo veinte minutos de lo que el señor Zumelzu, debe considerar como “civilización”. Una vergüenza y una lástima, con el talento que tiene para la escritura, el señor Zumelzu se dedique a despretigiar a las comunas de nuestra capital. Puente Alto pride!

    • Ruta 68, Km 16. Espacio Broadway

      23-Ago-2012 en 5:21 pm

      Amigo Zumelzu… Bitch please.

    • It-the-Clown

      23-Ago-2012 en 5:30 pm

      Periferia y punto…deal whit it.

      • Tortuga de Talcahuano

        23-Ago-2012 en 5:35 pm

        Noobs…

    • Teatro Municipal de Isla de Pacua

      23-Ago-2012 en 5:40 pm

    • Dale Color

      23-Ago-2012 en 5:42 pm

      Esto es lo que se llama hacer una tormenta en un vaso de agua y enfocarse sólo en lo negativo. PERIFERIA: “Zona que rodea la ciudad, de dimensión variable y limitada interiormente por el suburbio.” Si el amigo (que parece que trabaja en ese recinto excluyente para muchos) sólo se quedó con esa frase de todo el texto, habla bastante mal de él, o tal vez sus neuronas se encuentran en la periferia de su cerebro. Además, yo no veo ningún “desprestigio” al decir que es “uno de los más periféricos”, sólo leo un hecho, ¿o alguien podría aseverar que sin auto, sólo en transporte público, es simple llegar? Dejatedeshorar. Muy buena la reseña, mi experiencia con el concierto fue muy parecida.

  5. MARCO

    24-Ago-2012 en 10:09 am

    Amigos perifericos y citadinos…..no les parece mejor comentar del concierto que realmente fueron momentos increibkes e inolvidables….tema tras tema, que seguir discutiendo quien es el que vive mas cerca???

    Salu2 y Rock and Roll!!!!

  6. Lucas Espinosa Peña

    06-Sep-2012 en 1:59 am

    wn en todo caso discusion weona. Haberlo hecho en el espacio riesco fue una PESIMA DECISION. Yo no fui al concierto pero estoy de acuerdo con eso,dream theater la primera vez que vinieron llenaron la pista atletica,y las otras 2 veces el movistar arena. El movistar es recinto para ellos,ahi debio haber sido. Esa wea de espacio riesco para que la defienden tanto si saben que esta a la cresta del mundo y era muy a trasmano para ir y con la lluvia que hubo ese dia mas aun. Si bien fue harta gente y el concierto estuvo la zorra eso no lo discuto,dream es un grupaso,haberlo hecho ahi fue literalmente matar el concierto.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: