Contáctanos

En Vivo

Dream Theater: El espíritu perdura

Publicado

en

Ni la implacable lluvia, ni el hecho de que la cita fuera en uno de los recintos más periféricos de la capital, impidió que miles de fanáticos llegarán a Espacio Riesco para reencontrarse con una de las bandas de rock más queridas por los chilenos. La cuarta visita de los norteamericanos de Dream Theater a nuestro país, se enmarcaba en un período de grandes cambios en su carrera. La salida de Mike Portnoy significó la pérdida de liderazgo, que hasta el momento resguardaba con celos el ex baterista. Con ribetes de telenovela venezolana, el conflicto llegó a su fin y Dream Theater decidió seguir adelante para lanzar un nuevo trabajo discográfico, asertivamente titulado “A Dramatic Turn Of Events” (2011). Para tomar el mando de las baquetas, llegó el experimentado Mike Mangini, quien abandonó la docencia en Berklee, para llenar el vacío que dejo Portnoy.

Esta era la oportunidad de presenciar a un renovado Dream Theater, que sumado a las buenas críticas de su último disco y el retorno a los sonidos del rock progresivo que tantas satisfacciones ha dado a sus fanáticos, hacían de este show un acontecimiento imperdible. Y lo cierto es que el espíritu de Dream Theater perdura.

Todo comienza con la introducción instrumental “Dream Is Collapsing”, compuesta por Hans Zimmer y extraída de la banda sonora de la película “Inception”, para dar pie al tema encargado de abrir la gira, “Bridges In The Sky”, de la última placa del grupo, la cual es recibida con un gran entusiasmo inicial, para luego ser contemplada en silencio por el respetable, que dejándose llevar por el virtuosismo de los músicos, que en este primer corte ya se hacía protagonista, provocando miradas indecisas entre los fanáticos que no sabían si contemplar el escenario o las pantallas laterales que encuadraban con lujo de detalles la pericia de Petrucci en la guitarra, o Rudess en el teclado. Mangini es un show aparte, no sólo por su habilidad en las percusiones, sino que por el gran armazón que contiene su completísimo kit de batería, ocupando gran parte del escenario, refugiado en lo que se asemeja a un búnker de bombos y platillos. En la contraparte, se encuentra John Myung, inmerso en su interpretación, y cuyo bajo es la columna vertebral de la banda. Por último, James LaBrie es el gran anfitrión de la fiesta, ahora quizás con un poco más de espacio para licencias propias, pero más importante aún, demostrando una gran forma como vocalista, en una característica que comparten todos sus compañeros.

También hay que mencionar el cuidado juego de luces y los tres cubos al fondo del escenario, que funcionan como pantallas que van cambiando sus imágenes dependiendo del tema a interpretar, y que entregan la atmósfera visual necesaria para acompañar la música de la banda, que pudo ser escuchada fuerte y clara gracias a un muy buen sonido que contradice la mala fama del recinto en este aspecto.

Luego del corte de presentación, el primer clásico en llegar fue “6:00” que desato los primeros cánticos de la cancha y continuó con las expresiones de asombro en las secciones rítmicas. La agresividad de los años más metaleros, llegaba con “The Dark Eternal Night”, incitando al pogo que se extinguió casi a la brevedad, debido al hipnotizante poder de engatusamiento que poseen las habilidades de los músicos, en una composición que es compleja y entretenida de escuchar, pero al exacerbar tanto las bondades de sus intérpretes, surge el cuestionamiento si lo que se va a ver es un concierto de música o un show de talentos. Para bajar un poco las revoluciones, la progresión se toma un descanso en “This Is The Life”, que tuvo un mar de brazos ondeando de un lado para otro. La pausa es agradecida con un gran aplauso, que se queda chico ante la euforia que despierta “The Root Of All Evil” del disco “Octavarium” (2005), el cual trae de vuelta al metal y a la progresión, y que tuvo como invitado especial a un oso de peluche que cayó desde el público para adornar los tarros de Mangini. “A Dramatic Turn Of Events” seguía siendo promocionado con “Lost Not Forgotten”, para llegar al primer solo de la noche, perteneciente al “novato” Mike Mangini, quien dejó más que claro el poder de sus credenciales, y de porqué es considerado como el poseedor de las muñecas más rápidas del planeta. Su intervención sirve como introducción para “A Fortune In Lies”, otro de los favoritos del catálogo de Dream Theater.

Si en sus presentaciones anteriores algunos reprochaban el hecho de que gran parte del set estuviera compuesto por temas complejos, donde el virtuosismo desmedido terminaba por saturar el concierto, para esta gira existe un pequeño segmento del show donde la guitarra acústica, la voz y el teclado, se toman el escenario, en una acertada decisión por parte de la banda, que matiza la noche con una bella interpretación acústica de “The Silent Man”, seguida por otra canción de su último álbum, “Beneath The Surface”.

La banda vuelve a la electricidad, para continuar con la revisión de su último trabajo con “Outcry”, donde Rudess se roba las miradas al ejecutar una especie de solo con su iPad. El tecladista sigue siendo protagonista cuando le toca realizar su solo, el cual se decanta por un sonido más clásico, mezclado con la técnica y destreza que le valen un aplauso cerrado y un piropo de su compañero en las voces, quien lo señala como uno de los grandes tecladistas de nuestra época. El concierto vuelve a su cauce, y “Sorrounded” vuelve a despertar las pasiones con palmas y coros multitudinarios. “On The Backs Of Angels” es el single de “A Dramatic Turn Of Events”, y es recibido como uno más de la casa, para ser sucedido por la breve –pero potente- “War Inside My Head”, pegada a “The Test That Stumped Them All”, que da el relevo a John Petrucci, quien se despacha un solo más atmosférico, que acompañado del teclado, crean un ínter tanto espacial, que eleva al recinto hasta los mismos cielos, los cuales se proyectan en los cubos para dar la bienvenida al tema que fue cantado por todo Espacio Riesco. La emocionante “The Spirit Carries On”, tuvo su peak en la garganta de miles de fanáticos, que ya gritaban a coro ¡Metropolis, Metropolis!, mientras se llegaba al final del set regular con “Breaking All Illusions”, otra de su último álbum.

Un breve bis abrió la puerta para el momento más esperado de la noche, porque sin lugar a dudas, “Metropolis Pt. 1: The Miracle And The Sleeper” es el temazo donde el virtuosismo y las emociones se hacen uno, y aunque durante el resto del concierto las capacidades de los músicos hayan quedado más que en evidencia, el público responde con gran energía a cada nota interpretada, y aplaude completamente satisfecho cuando los cinco músicos dan una reverencia final y se retiran del escenario.

Si alguien esperaba ver la superación de una prueba de fuego, no se llevó más que una decepción, porque Dream Theater parece ni haberse inmutado con los remesones de los últimos años. Todo lo contrario, más curtidos que nunca y sonando tan impecables como siempre, perduran en espíritu y crecen en energía, agregando matices a su show y dejando en claro que lo suyo, más que complejas composiciones destinadas al orgasmo auditivo, es la creación de música llena de emociones.

Setlist

  1. Dream Is Collapsing (Canción original de Hans Zimmer)
  2. Bridges in the Sky
  3. 6:00
  4. The Dark Eternal Night
  5. This is the Life
  6. The Root of All Evil
  7. Lost Not Forgotten
  8. (Solo de batería Mike Mangini)
  9. A Fortune in Lies
  10. The Silent Man (Acústico)
  11. Beneath the Surface
  12. Outcry
  13. (Solo de teclado de Jordan Rudess)
  14. Surrounded
  15. On the Backs of Angels
  16. War Inside My Head
  17. The Test that Stumped Them All
  18. (Solo de guitarra de John Petrucci)
  19. The Spirit Carries On
  20. Breaking All Illusions
  21. Metropolis Pt. 1: The Miracle and the Sleeper

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Sebastián Rojas

Publicidad
14 Comentarios

14 Comentarios

  1. NAXISIMO

    23-Ago-2012 en 10:52 am

    alguna cifra oficial de asistencia de publico?… algun compacto de imagenes tbn? …saludos humonegro!

  2. MARCO

    23-Ago-2012 en 11:23 am

    Sin lugar a dudas Dream Theater ha demistrado nuevamente el vuruosismo, el abuso de la tecnica y la increuble composición de sus temas.
    En esta cuarta presentacion, lo unico que me dejo un poco desconforme fue el sonido en Espacio Riesco. De todas formas hay que estar sumamente satisfechos que lograron en momentos muy buena acustica ante la historia que tiene el recinto en cuanto a su potencial en sonido.
    Mangini…..toda una estrella y aoprte para el grupo. Espermos que sigan componiendo mas material para deleitarnos una vez mas como el gruoo de Rock Progresivo mas importante del planeta.

    Salu2,

    Marco

  3. CLAUDIO

    23-Ago-2012 en 3:10 pm

    LA NOCHE SIN DUDA ERA ATIPICA EN COMPARACION A LAS PRESENTACIONES ANTERIORES, VER NUEVAMENTE DREAM THEATER ES COMO VER PAVAROTTI NUEVAMENTE NO POR EL HECHO DE QUE FUESE EL MEJOR TENOR DE TODOS LOS TIEMPOS..SI NO QUE ES UN PLACER APRECIAR UN BANDA DE VIRTUOSOS DONDE CADA UNO FORMA UNA PIEZA CLAVE QUE UNIDOS HACEN QUE LA MUSICA TE LLEVE APRECIAR QUE LO INVERTIDO, LA ESPERA, PARA ESCUCHAR 14 TEMAS BIEN ESTRUCTURADOS Y QUE PARA CUALQUIER FANATICO DEL GRUPO LOS COREARA CON LA PASION Y EL EXTASIS QUE PRODUCE SU ENERGETICA MUSICA. ES INCREIBLE VER GENTE DE TODAS LAS EDADES QUE VAN A DISFRUTAR UN CONCIERTO DE ROCK METAL PROGRESIVO Y SALIR CON ESA SENSACION “SI VUELVEN A VENIR LOS IRAS VER NUEVAMENTE”. SE AGRADECE QUE ESTE MISMO GRUPO DE ROCK TENGA UN RESPETO POR SU PUBLICO DEDICANDO BUENOS DESEOS, AGRADECIENDO SU PRESENCIA Y LO MAS IMPORTANTE INICIAR SU CONCIERTO A LA HORA SEÑALADA. NO SE SIENTEN ESTRELLAS ES MAS SE ENTREGAN A SU PUBLICO Y SU PUBLICO RESPONDE DISFRUTANDO A RABIAR CADA NOTA MUISICAL. PARA TODOS FUE UN POCO TRISTE LA PARTIDA DE PORTNOY SIN DUDA SU SELLO SERA SIEMPRE UNA DE LAS BASES DEL GRUPO, PERO NO POR ELLO SE MENOSPRECIA A MANGINI, PUES CON SU SOLO DESPERTO EL CARIÑO DE LOS FANS Y MOSTRO QUE SU INCORPORACION ES UNA NUEVA ETAPA PARA LA MUSICA DE DREAM. AL FINAL DEL CONCIERTO QUEDO DEMOSTRADO POR LA BANDERA OTORGADA POR LOS FANS DONDE DECIA CLARAMENTE ” MANGINI, WELCOME HOME” Y QUE JAMES LABRIE Y JORDAN RUDES AGRADECIERON MOSTRANDOLA EN LA DESPEDIDA…LA UNICA CRITICA QUE PONDRE SERA EL SONIDO..TUVE LA OPORTUNIDAD DE ESCUCHARLOS EN SUS PRIMERAS PRESENTACIONES 2005 Y 2008..Y EL SONIDO FUE CLARO PRECISO POTENTE..ACA LA POTENCIA FUE SATURADA..A RATOS LA VOZ DE LABRIE ERA OPACADA POR ESA SATURACION…PESE A ELLO LA INDIVIDUALIDAD Y LA CALIDAD DE CADA UNO SIGUE INTACTA Y CADA VEZ MEJOR…PARA QUIENES YA SOMOS CUARENTONES Y APRECIAMOS LA CREACION DEL ROCK PROGRESIVO ES UN REGALO QUE SE DELEITERA Y SE AGRADECERA SIEMPRE..SOBRE TODO COMO MUSICOS DE RENOMBRE COMO LOS ES DREAM THEATER.

    SALUDOS

  4. Huechuraba

    23-Ago-2012 en 4:55 pm

    Al amigo Zumelzu que habla del recinto Espacio Riesco como al lugar mas periferico de la ciudad , le propongo medir cuanta distancia existe entre Huechuraba y el metro o el centro de Santiago.
    Habla muy mal de usted y de muchos otros que son doctores en sonido o acustica , cuando habla de periferico , pues somos muchos los que estamos a pocos minutos de cualquier punto que le pueda servir de referencia , a no ser que el señor Zumelzu sea el que vive en la periferia.
    Muy mal amigo mio , sobre todo que usted con su don de la palabra solo se dedique a desprestigiar como otros tanto a un recinto que nos enorgullece como vecinos de la comuna.

    • Puente Alto

      23-Ago-2012 en 5:18 pm

      Toda la razón Huechuraba. Ya quiero ver al amigo Zumelzu cuando tenga que pegarse el pique hasta las Vizcachas para ir a cubrir el Maquinaria, que a todo esto, queda a solo veinte minutos de lo que el señor Zumelzu, debe considerar como “civilización”. Una vergüenza y una lástima, con el talento que tiene para la escritura, el señor Zumelzu se dedique a despretigiar a las comunas de nuestra capital. Puente Alto pride!

    • Ruta 68, Km 16. Espacio Broadway

      23-Ago-2012 en 5:21 pm

      Amigo Zumelzu… Bitch please.

    • It-the-Clown

      23-Ago-2012 en 5:30 pm

      Periferia y punto…deal whit it.

      • Tortuga de Talcahuano

        23-Ago-2012 en 5:35 pm

        Noobs…

    • Teatro Municipal de Isla de Pacua

      23-Ago-2012 en 5:40 pm

    • Dale Color

      23-Ago-2012 en 5:42 pm

      Esto es lo que se llama hacer una tormenta en un vaso de agua y enfocarse sólo en lo negativo. PERIFERIA: “Zona que rodea la ciudad, de dimensión variable y limitada interiormente por el suburbio.” Si el amigo (que parece que trabaja en ese recinto excluyente para muchos) sólo se quedó con esa frase de todo el texto, habla bastante mal de él, o tal vez sus neuronas se encuentran en la periferia de su cerebro. Además, yo no veo ningún “desprestigio” al decir que es “uno de los más periféricos”, sólo leo un hecho, ¿o alguien podría aseverar que sin auto, sólo en transporte público, es simple llegar? Dejatedeshorar. Muy buena la reseña, mi experiencia con el concierto fue muy parecida.

  5. MARCO

    24-Ago-2012 en 10:09 am

    Amigos perifericos y citadinos…..no les parece mejor comentar del concierto que realmente fueron momentos increibkes e inolvidables….tema tras tema, que seguir discutiendo quien es el que vive mas cerca???

    Salu2 y Rock and Roll!!!!

  6. Lucas Espinosa Peña

    06-Sep-2012 en 1:59 am

    wn en todo caso discusion weona. Haberlo hecho en el espacio riesco fue una PESIMA DECISION. Yo no fui al concierto pero estoy de acuerdo con eso,dream theater la primera vez que vinieron llenaron la pista atletica,y las otras 2 veces el movistar arena. El movistar es recinto para ellos,ahi debio haber sido. Esa wea de espacio riesco para que la defienden tanto si saben que esta a la cresta del mundo y era muy a trasmano para ir y con la lluvia que hubo ese dia mas aun. Si bien fue harta gente y el concierto estuvo la zorra eso no lo discuto,dream es un grupaso,haberlo hecho ahi fue literalmente matar el concierto.

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 3 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: