Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Dinosaur Jr.: La potencia del sonido jurásico

Publicado

en

No sería exagerado afirmar que estábamos en presencia de un hecho histórico, ya que tras una extensa espera de más de 25 años, se presentaban por primera vez en nuestro país los norteamericanos de Dinosaur Jr., una de las bandas más emblemáticas de la escena noise rock de los ochenta y pioneros del sonido indie, estilo que posteriormente sería adoptado por toda una camada de fructíferos músicos. El recinto escogido para albergar tan magno evento fue el Centro de Eventos Cerro Bellavista (Ex Oz), presentación que se enmarcaba dentro de la línea de los sideshows oficiales del festival Primavera Fauna, y que coincidía con la fiesta aniversario de Radio Horizonte.

Como si todos estos antecedentes no fuesen suficientes para configurar uno de los shows más esperados del año, los nativos de Massachusetts llegaban con un nuevo álbum bajo el brazo, “I Bet On Sky” (2012), el cual solo ha sabido de buenas críticas por parte de los medios especializados, confirmando la vigencia del siempre respetado trío jurásico. Tal como era de prever, la respuesta del público estuvo a la altura de las circunstancias, con un recinto repleto de fanáticos que, sobre la hora, ya comenzaban a clamar por el pronto ingreso de la banda al escenario principal. A las 22:30 hrs. en punto, hacen su aparición los músicos y casi en un acto reflejo, son recibidos con una ovación generalizada.

Sin mediar introducción, y guiados por la sólida y potente batería de Murph, se hizo presente toda la energía y vitalidad de “Thumb”, en donde la voz de J Mascis se presenta un poco baja en comparación a los instrumentos, defecto que es rápidamente corregido desde la mesa de sonido. De inmediato se establece una conexión entre la banda y los asistentes, quienes se deleitan con las precisas y bien logradas secuencias de cuerdas que ofrece Lou Barlow. La intensidad y dinamismo siguen siendo protagonistas excluyentes del show, primero con la potente melodía de “Budge” y posteriormente con la ascendente fuerza de “The Wagon”, que motiva a un par de fanáticos a subir al escenario y utilizarlo como improvisado trampolín para saltar hacía el público. La presentación se rehúsa a bajar las revoluciones, y así lo evidencia toda la energía de “Waiting”, que destaca por su singular riff y las hermosas secuencias de Mascis, quien hace alarde de su virtuosismo mediante perfectos licks y un elaborado repertorio de glissandi. Todos los seguidores saltan al ritmo de “Watch The Corners” y el moshing en la pista central no se hace esperar.

A esta altura del show no cabe dudas que los sonidos más intensos se han apoderado por completo del recinto de Bellavista, con una potencia que se percibe en cada fibra del cuerpo, y que a pesar de presentar pequeños y esporádicos ripios, no logra opacar el derroche de fuerza y energía de la banda. La presentación continúa con “Rude”, canción de su último álbum, en donde las voces quedan a cargo del bajista, y que ofrece una pegajosa melodía, cautivando a cada uno de los asistentes que no paran de saltar. Cada tema es precedido por una estruendosa ovación, la cual resuena con aún más fuerza cuando llega el turno de “Out There”, en donde la batería golpea con intensidad, generando ráfagas de energía que abarcan hasta el último rincón del lugar.

Algunos fanáticos siguen utilizando el escenario como plataforma de salto, para posteriormente aterrizar sobre el siempre cooperativo público frontal. Con los primeros acordes de “Feel The Pain” el recinto estalla en espontanea complicidad, primero con los sonidos más relajados de la guitarra, para luego incrementar las revoluciones de la mano de poderosas secuencias de batería, en una suerte de tobogán de sensaciones, que los asistentes rápidamente transforman en mosh pit. El demoledor estilo de Dinosaur Jr. no da lugar a treguas, y sigue atacando apoyado en los sonidos distorsionados de “Little Fury Things”, que se desparraman por toda la pista, además del ruidoso rock de “Start Choppin” que mantiene en trance a los más incondicionales, quienes se evidencian totalmente entregados y premian cada pasaje del trío con una lluvia de aplausos.

El descontrol se apodera del local cuando empieza a sonar “Tarpit”, con alocadas secuencias de moshing y fanáticos que siguen volando desde el escenario. El coro resuena al unísono en una única voz y el ambiente se complementa en una de las postales más hermosas de la jornada. Todo el virtuosismo de Lou Barlow se apodera del lugar, con un dominio del bajo que presume ser una extensión de su cuerpo y cuya voz también participa en el tema “Freak Scene”, el que es premiado por una furiosa ovación que sale desde todos los sectores del recinto. Murph improvisa un poco con la batería como preámbulo a la interpretación de “Training Ground”, cover de Deep Wound, y todo el dinamismo de “Forget The Swan”, que es acompañado por frenéticos saltos y un fanático que invade el escenario para golpear uno de los platillos antes de arrojarse al público. Es en este punto que la banda tiene su punto de mayor lucimiento en base a una extensa y maravillosamente bien lograda secuencia instrumental.

Dinosaur Jr. abandona el escenario y de inmediato comienzan a aparecer los cánticos que piden un poco más de la energía de los oriundos de Massachusetts. Al cabo de unos segundos la insistencia de los fanáticos da sus frutos y el trío vuelve para interpretar una singular versión de “Just Like Heaven”, original de The Cure, en una adaptación llena de potencia e intensidad, que transforma el evento en un caos total. El tema elegido para cerrar la memorable puesta en escena es “Sludgefeast”, que mantiene la tendencia a los sonidos pesados y explosivos, agotando las últimas reservas de energía de los fanáticos que se mueven de un lado a otro en oleadas de rock.

No sería exagerado decir que el show de Dinosaur Jr. se encumbra como uno de los eventos más potentes del año, y de eso pueden dar fe cada uno de los asistentes que no pararon de saltar y cantar durante intensos 90 minutos, en base a una presentación sólida, carente de puntos bajos y donde cada uno de sus protagonistas sabe perfectamente lo que debe hacer. Quizás el fuerte de la banda no es la interacción con el público, pero eso da lo mismo cuando se cuenta con un sonido tan enérgico y demoledor, que no deja a nadie indiferente. Activen las alarmas, un dinosaurio se encuentra suelto y amenaza con aplastar a todo lo que se le ponga por delante.

Setlist

  1. Thumb
  2. Budge
  3. The Wagon
  4. Waiting
  5. Watch The Corners
  6. Rude
  7. Out There
  8. Feel The Pain
  9. Little Fury Things
  10. Start Choppin
  11. Tarpit
  12. Freak Scene
  13. Training Ground (cover de Deep Wound)
  14. Forget The Swan
  15. Just Like Heaven (cover de The Cure)
  16. Sludgefeast

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. gonzalo

    24-Nov-2012 en 2:36 pm

    Genial

  2. Mountain Man

    24-Nov-2012 en 3:47 pm

    Estás seguro que tocaron Tarpit?? No me acuerdo que la hayan tocado. Ahhh y “Waiting” en realidad es Don’t Pretend You Didn’t Know

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 1 mes

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 1 mes

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 2 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 2 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 2 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 2 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 2 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: