Contáctanos

En Vivo

Dinosaur Jr.: Bestias auténticas

Publicado

en

Dentro del holgado cartel de Primavera Fauna, Dinosaur Jr. era para muchos el número que más se despegaba de la línea del festival. Es cierto, son una banda de rock alternativo, pero a vista de lo ocurrido la noche anterior en el sideshow que ofrecieron en la ex Oz y su breve –pero muy intensa- intervención en Espacio Broadway, se puede concluir con justa razón que el trío de Massachusetts se transformó en la agrupación que vino a desordenar y llenar de rock a un evento que, hasta el momento y sin la intención de ofender a nadie, se caracterizaba por un cierto aire “posero” y pretencioso.

Bomba Estereo ponía fin a su pachanga sofisticada y en el escenario internacional el público se congregaba en gran número para recibir a Dinosaur Jr., quienes aparecieron en escena sin avisarle a nadie, afinando sus instrumentos, o más bien distorsionándolos hasta encontrar el eléctrico sonido que inspiró a personajes como Kurt Cobain y que se dejaba caer con todo de la mano de “Watch The Corners”, sencillo de su último disco “I Bet On Sky” (2012), canción que sirvió de aperitivo para la presentación más intensa de la jornada.

Lou Barlow en el bajo, daba unos inmensos gritos para prender a la audiencia y “Rude”, otra del nuevo disco, fue testigo de cómo unos cuantos “alborotadores” buscaban generar el desorden, sin conseguir su cometido hasta la llegada de “Little Fury Things”, donde por fin se pudo crear el mosh pit en el centro de la muchedumbre y frases del estilo “¡Me cago en Pulp!”, se hacían espacio entre los empujones y patadas.

De ahí en adelante el público fue el protagonista. No es que la banda haya pasado a un mero segundo plano, pero la interacción con los fanáticos no es la principal baza de Dinosaur Jr. J Mascis vive cada nota de su distorsionada guitarra como una catarsis personal, sin tener que recurrir a frases cliché para encantar a un recinto completo. Murph se muestra algo más receptivo, pero su trabajo está en las baquetas y su concentración se mantiene en los tarros. Barlow es el más empático, pero está claro que la banda no viene a ser complaciente con su público señalándolos como la mejor fanaticada del mundo, pero sí con los entrañables clásicos que seguían llegando, como fue el caso de “Out There” y “Feel The Pain”, ambas coreadas y mosheadas por fanáticos de todas las edades. La vieja y la nueva escuela batallaban en comunión.

“¡Dinosaurito!” exclamaba Barlow antes de comenzar con “Start Choppin’”, corte que bajó un poco las revoluciones, aunque muchos en el público no se enteraron y continuaron la fiesta entre saltos y tierra. Desde el clásico disco “Bug” (1988) era interpretada “Budge”, para pasar a “The Wagon”, uno de los cortes más coreados por la audiencia. Jugando a ser banda de estadio, Barlow marcaba la pauta con sus gritos, los cuales eran replicados por los fans, siendo interrumpido abruptamente por las cuerdas de Mascis, quien marcaba los primeros riffs de “Freak Scene”.

Ante la confusión de Barlow por el significado de los típicos cánticos de recitales, como el conocido “Oooh-ooh-oh-oh”, comenzaba la sección de covers. El primero corresponde a “Just Like Heaven”, original de The Cure, para seguir con el que quizás fue el momento más violento de la jornada con “Training Ground”, reversión del tema perteneciente a la primera banda en que militaron Mascis y Barlow. Hardcore a la vena en un minuto y algo más de agresión sin concesiones.

Comenzaba a anochecer y extrañamente ninguna luz se encendía sobre el escenario, dejando sólo visibles a las siluetas de los músicos, quienes comenzaban a interpretar “Forget The Swan” del primer disco del grupo, “Dinosaur” (1985). Puede tomarse como una grave falta de respeto, tanto como para el público como para la banda, pero sin querer sonar complaciente, el hecho de que no existiera iluminación y todo quedará como “una tocata entre amigos”, potenciaba el sentimiento que se vivía frente al escenario. Definitivamente estábamos en otro lugar, viviendo la música lejos de las pool parties y las bebidas energéticas con vodka.

Una suerte de bis ocurrió cuando los músicos realizaron un receso sobre el escenario, para terminar la velada con la contundente versión de “Kracked”, pegada a “Sludgefeast”, en una catártica versión extendida, donde los eléctricos solos de Mascis, alentaron a dar los últimos combos en el concierto que despertó más pasiones durante la jornada, con el permiso de la performance del señor Jarvis, y por qué no, la emoción que transmitió Jorge González y sus corazones rojos.

Dinosaur Jr. llegó a Primavera Fauna para despertar a los verdaderos animales de la función. La cancha se plagó de bestias prehistóricas, que en poco menos de una hora, se dieron un festín de distorsiones y rock alternativo con alma adolescente. Efectivamente, Dinosaur Jr. fue el número que se salió del contexto del festival, logrando una conexión que hasta esa hora ninguna banda había logrado. Entrañable y autentico, eso fue Dinosaur Jr. en Primavera Fauna 2012.

Setlist

  1. Watch the Corners
  2. Rude
  3. Little Fury Things
  4. Out There
  5. Feel the Pain
  6. Start Choppin’
  7. Budge
  8. The Wagon
  9. Freak Scene
  10. Just Like Heaven (Cover de The Cure)
  11. Training Ground (Cover de Deep Wound)
  12. Forget the Swan
  13. Kracked
  14. Sludgefeast

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. Bastian Pinochet

    25-Nov-2012 en 7:09 pm

    Que resentido el reportaje, demasiado resentido y malo a la vez.

    • Germán Záhtula

      25-Nov-2012 en 7:47 pm

      ¿Cómo te quedo el bronceado zorrón? ¿Fuiste al after en Murano? Estuvo bazooka.

      • Diego

        25-Nov-2012 en 10:57 pm

        “Ay, demasiado resentido”. Malo eres tú, cuico ignorante. Demás que saliste arrancando cuando empezaron. Quédate en el Amanda no más, perrito. Grande DINO JR.

  2. Diego Bascuñan

    26-Nov-2012 en 1:40 am

    Lo mejor lejos de todo el festival, eso que disfrute a concho a cada una de las bandas que se presentaron, pero Dinosaur Jr. fue otra cosa, esa euforia que solamente se viven en los conciertos de estadio, con la muchedumbre, en cancha se pudo revivir acá, esa sensación que te llevan a los conciertos, no solamente a escuchar música, sino a sentirla, cantarla, expresarla y vivir cada nota como la última.
    Genial Dinosaur Jr., un lujo haberlos visto en vivo!

  3. Jackson Aceituno

    26-Nov-2012 en 3:56 am

    Igual estuvo mejor el de la Ex Oz. Y tb no mire tan a huevo a pulp compañero, mire que lo hicieron bonito los cabros.
    Chao Pescado

  4. Carola

    29-Nov-2012 en 4:12 pm

    Yo los vi porque esperaba a Pulp. Los comentarios de ambiente posero estan super bien puestos. Estaba LLENO de posers. Mi hermano también iba por Pulp y por Dino Jr, así que estaba en la gloria. Estuvieron LA RAJA! Y confieso que no los conocía. No me golpeen!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: