Conéctate a nuestras redes
Depeche Mode Depeche Mode

En Vivo

Depeche Mode: Te siento

Publicado

en

La intimidad es complicada en entornos abiertos, públicos, masivos. O sea, es complicada incluso cuando existe el ambiente adecuado. Lo íntimo exige cierto grado de vulnerabilidad, que se observa de forma transparente, y así genera confianza. La intimidad es parte de esas cosas, de que es más importante sentir que saber, y por ello es que es un buen concepto para ponerlo al lado de lo ocurrido en el regreso de Depeche Mode a Chile, porque no sólo se advierte en las relaciones humanas, sino que en la forma de hacer que canciones enormes se proyecten en un grupo de personas y ganen ese pequeño paso a la inmortalidad.

El Estadio Nacional terminó casi repleto, aunque se llenó poco a poco, teniendo una concentración de arribos en el momento del teloneo de Matías Aguayo & Las Desdemonas, acto que demostró que no necesariamente la decisión más obvia es la correcta, entregando un set de media hora llena de matices electrónicos, riesgos y peripecias, que calzaban de forma precisa con parte de los conceptos que rodean la gira “Global Spirit” de Depeche Mode, más cercanos a la revolución y la inclusión, que a algo frívolo u olvidable. Sí, los rostros de parte de la gente esperando a los ingleses dejaba en claro que la apertura fue extraña, pero precisamente es este tipo de ideas las que quedan más tiempo.

Lo mismo sucede con Depeche Mode, que ha pasado varias décadas de trayectoria evitando lo superficial, para lograr un grado de intimidad en sus canciones que transita por diferentes caminos, en especial con ese que va en el sentido de volver a casa, o de estar en el lugar al que se pertenece. No es extraño que la banda se disponga en planos, apartamentos, piezas, e incluso parte de las visuales de Anton Corbijn en el show se plantean así, más como un tratado en espacios planificados que en relación a lo humano. Incluso es llamativo cómo la disposición de la iluminación y la pasarela que acercaría a Dave Gahan varias veces al público estaba de forma asimétrica.

El show parte puntual a las 21:00 hrs., con “Going Backwards” y luego con “It’s No Good”, y queda en claro que habrá una mezcla entre el pasado y el presente. Las canciones de Depeche Mode durante el show se van haciendo cada vez más interiores, más hacia dentro y, pese a algunos momentos de catarsis, lo cierto es que la procesión iba del valle hacia el interior, porque eso es lo que logra DM: que 50 mil personas crean por instantes que están en la intimidad de su rincón secreto, quizás solos o quizás con alguien, buscando que la empatía gane terreno (“World In My Eyes”) o que el peso del mundo no haga que la autoflagelación implique una derrota (“Useless”). Con Depeche Mode existe una conexión basada en las sensaciones. Poco importa que hayan llegado a presentar un disco cuanto mucho decente, como “Spirit” (2017), cuando incluso las canciones que se extraen de este registro sirven para darle coherencia a un mismo discurso, ese donde la verdadera revolución no es esa unión que Gahan pregona en “Where’s The Revolution”, sino que está en la capacidad de sentir algo en un mundo cada vez más indolente.

Cuando Martin Gore canta solo “Insight” con una guitarra y un teclado, no es una canción la que se ondea como la bandera que se dibuja a sus espaldas, sino que es una forma de vivir la interpretación, a voz en garganta, hasta que el vibrato no dé más, hasta que la emoción descolle, y hasta que vuelva el resto de la banda para entregar “Home” porque, a final de cuentas, se está en casa. El setlist del show se mueve entre hits y tracks un poco más escondidos de la discografía, aunque el centro es la inclusión mediante el baile o la admiración a Dave, Martin y Andrew Fletcher, este último viéndose completamente cool en medio de su set de teclados y controladores. Dave se mueve entre remolinos, movimientos de cadera y gestos grandes, extensos, para provocar un efecto en la audiencia que –hay que mencionarlo–, pese a lo numerosa, no se caracterizó por lo ruidosa. Fuera de los entusiastas en el frente de ambas canchas, el resto sólo se notó como parte del show cuando recién Dave Gahan lo indicaba, o en los hits planetarios como “Home” o “Enjoy The Silence”.

Es llamativo ver que el disco más referenciado en el show es “Ultra”, un álbum editado hace más de veinte años, que justamente vino en un momento de crisis para la banda. No es un disco feliz, sino que uno muy oscuro, tal como el ánimo general del show, reafirmado en momentos como “Barrel Of A Gun”.

Era interesante ver los videos de apoyo en canciones como “In Your Room” o “Where’s The Revolution”, pero también esto mermaba la experiencia de la gente con más problemas a la vista (piti, en chileno) o de quienes estaban más atrás. En otros países, cuando esto ocurre, existen pantallas complementarias para los sectores detrás de la mesa de sonido, y quizás para preservar la experiencia de todas y todos, sea bueno considerar este tipo de recursos, importantes para seguir sintiendo el show, que tuvo un momento de éxtasis sonoro con “Never Let Me Down Again”, la canción más tocada por Depeche Mode, lo cual no es extraño pensando en esa recapitulación aparente de la dinámica de la banda. Si un concierto cerrara con este track (algo que ocurría en la gira anterior), no sería extraño, porque incluso la relación de Dave con Martin se expone ahí, en frente de decenas de miles de personas, y se hace una relación donde están todos, con sus dudas y sus certezas, y lo pueden trasuntar a sus experiencias personales. El encore, con “Strangelove” en clave guitarra y teclado de Martin Gore nuevamente, hacía de lo sencillo y lo transparente la clave, para luego llamar al entendimiento con “Walking In My Shoes” (con un potente video con mensajes implícitos a favor de la comunidad LGBT), y en el final “alcanzar y tocar la fe” con “Personal Jesus”, gran cierre para más de dos horas de un espectáculo tremendo.

Decir “te siento” y advertir la existencia de un otro, es algo clave en un mundo de desconexiones individualistas. Quizás, sin pensarlo así, un show oscuro pero impecable como el que entregó Depeche Mode, haya sido efectivamente un espectáculo de la contención, en vez de la explosión que muchas veces es. En vez de fuegos artificiales, hay viajes internos, hay intimidades, hay intimidad en singular; hay una comunidad que cae en estas canciones que, por casi dos horas, generaron una vulnerabilidad bella y necesaria. Partiendo con “Going Backwards” (“yendo hacia atrás”), se daban los pasos necesarios para poco a poco armar una madeja de sensaciones, que al final es lo importante de la música, más allá de un sonido perfecto (como fue el del show de Depeche Mode) o un setlist espléndido. Sentir, y ser sentido, que es la dirección que muchas veces se olvida que tiene la música.

Setlist

  1. Going Backwards
  2. It’s No Good
  3. Barrel Of A Gun
  4. A Pain That I’m Used To
  5. Useless
  6. Precious
  7. World In My Eyes
  8. Cover Me
  9. Insight
  10. Home
  11. In Your Room
  12. Where’s the Revolution
  13. Everything Counts
  14. Stripped
  15. Enjoy The Silence
  16. Never Let Me Down Again
  17. Strangelove
  18. Walking In My Shoes
  19. A Question Of Time
  20. Personal Jesus

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dream Theater: El sueño sigue vivo

Publicado

en

Dream Theater

En la que podría ser considerada como la gira más importante que ha realizado el quinteto estadounidense en los últimos años, Dream Theater aterrizó nuevamente en nuestro país para presentarse en un Movistar Arena a tablero vuelto. La promesa de la interpretación íntegra del disco “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory” (1999), por lejos la placa más popular de su carrera, responsable de lanzarlos a la fama mundial y que se encuentra celebrando veinte años de vida, fue suficiente para atraer a los miles de fanáticos chilenos que estuvieron a punto de agotar todas las entradas disponibles en el recinto del Parque O’Higgins, formando una postal que recordó a la masiva convocatoria que lograron en su debut en la Pista Atlética el año 2005. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Santiago, lo de Petrucci y compañía fue todo un logro. Y, para fortuna del respetable, el espectáculo estuvo a la altura.

Aunque el gran gancho del recital era la ejecución de su clásico álbum, el tour lleva el nombre del último trabajo de estudio del conjunto, “Distance Over Time”, lanzamiento que ocurrió este año y mantiene a los músicos vigentes, pese a no causar el mismo entusiasmo de épocas anteriores entre sus seguidores. Fue así como la primera parte de la maratónica jornada estuvo dedicada a repasar los mejores cortes del nuevo disco, ante la respuesta entusiasta del público, que, sin saber todas las letras, transmitía toda su energía al grupo. “Untethered Angel”, “Fall Into The Light”, “Barstool Warrior” y, para cerrar este tramo, la potentísima “Pale Blue Dot”, mostraron lo mejor de este Dream Theater 2019, además de rescatar dos canciones más antiguas: “In The Presence Of Enemies, Part I” y la celebrada “A Nightmare To Remember”. El escenario estaba listo para el momento más esperado de la noche.

Finalizado el interludio de quince minutos, las luces se volvieron a apagar y un video animado a modo de película nos introdujo a los personajes que protagonizan la odisea contada en “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory”. La historia de un hombre atormentado por el alma en pena de una mujer asesinada en busca de justicia fue revisitada de manera apoteósica por los norteamericanos. Tocado de principio a fin y sin grandes interrupciones, el clásico de fines de los noventa llevó al éxtasis total al Movistar Arena. “Overture 1928” y “Strange Déjà Vu” dieron el potente inicio al viaje, con gente saltando e incluso mosheando al ritmo de los complicados patrones rítmicos de Dream Theater.

A veinte años de su nacimiento, cada una de las canciones de la placa siguen sonando tan frescas y creativas como antaño, y es un gusto comprobar que la banda no ha perdido un ápice en su poder de ejecución, realizando una más que destacable reproducción de las versiones de estudio. Incluso James LaBrie, quien en un momento de diálogo con el público pidió disculpas –se encontraba enfermo y no estaba en su mejor estado– cumplió con su tarea de forma impecable.

Petrucci, Myung, Rudess y Mangini, son unas verdaderas máquinas en sus instrumentos, aunque aquí se debe hacer una acotación: la ausencia de Mike Portnoy es un fantasma que todavía pena entre los fanáticos de la banda. El histriónico baterista no sólo era un as en los tarros, sino que tenía carisma e inyectaba de espíritu rockero a la performance del grupo, cualidad que Mangini simplemente no tiene. El tipo es lo más cercano a la perfección en su instrumento, al punto de llegar a parecer un robot. Es cierto que de vez en cuando interactúa con la fanaticada, pero durante gran parte de la noche sólo se limita a hacer su trabajo. Se echa de menos una “chasconeada” entre tanta técnica y seriedad, sobre todo cuando su batería es una de las más vistosas en el mundo del rock y el metal. Tampoco ayudó que anoche la mezcla dejara prácticamente silenciados los platillos del músico, problema que opacó en muchos pasajes la emoción de un show que exige perfección.

Superando el bache con la batería, todo funcionó perfecto y canciones como “Home”, “The Dance Of Eternity” y las emotivas “Through Her Eyes” y “The Spirit Carries On”, fueron grandes hitos de la velada, que bajó el telón con “Finally Free”, dando por cumplido el sueño de los fans acérrimos de Dream Theater. Pero todavía quedaba más, y finalmente “At Wit’s End” disparó el tiro de gracia, sellando tres horas de música que no dejó a nadie insatisfecho.

Los oriundos de Boston dieron una última gran reverencia al respetable y se retiraron despedidos por una ovación unánime. Al final de la noche los comentarios eran bastante similares entre sí, concordando que esta ha sido una de las presentaciones más espectaculares que ha dado la banda en Chile, y no están equivocados. En un año de grandes conciertos, el de Dream Theater se encumbra como uno de los más emocionantes, confirmando que el sueño sigue más que vivo.

Setlist

  1. Untethered Angel
  2. A Nightmare To Remember
  3. Fall Into The Light
  4. Barstool Warrior
  5. In The Presence Of Enemies, Part I
  6. Pale Blue Dot
  7. Regression
  8. Overture 1928
  9. Strange Déjà Vu
  10. Through My Words
  11. Fatal Tragedy
  12. Beyond This Life
  13. Through Her Eyes
  14. Home
  15. The Dance Of Eternity
  16. One Last Time
  17. The Spirit Carries On
  18. Finally Free
  19. At Wit’s End

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas