Conéctate a nuestras redes
Chino Moreno Chino Moreno

En Vivo

Deftones: Mi casa es su casa

Publicado

en

Luego de dos intensas noches, todo estaba listo y dispuesto para lo que sería el último episodio en esta histórica saga de Deftones en nuestro país. Luego de repletar sus dos presentaciones anteriores en Coliseo Santiago, llegó el turno de poner el broche de oro, concluyendo así un circulo que permitió reafirmar los profundos lazos del quinteto con su fanaticada local. Desde grandes éxitos hasta canciones rescatadas de su repertorio y joyitas pocas veces oídas en vivo, Deftones tenía una altísima vara con los tremendos conciertos que dio el lunes y martes, por lo que la noche del miércoles 30 de mayo era de temer para muchos escépticos que no tenían seguridad del desempeño de la banda, ya que es evidente que tocar tan seguido podría mermar la entrega y calidad del espectáculo. Lo que pasó con Deftones, eso sí, estuvo bastante lejos de ser una simple jornada en piloto automático. El caos y la energía en el ambiente fue incluso más intensa que las otras noches.

Por supuesto, Quicksand abrió la jornada nuevamente, realizando un setlist de características similares a lo que se escuchó en los otros días. Comandados por el carismático Walter Schreifels, la banda se lució con un show igual de entregado que los anteriores, repasando principalmente canciones de su álbum “Interiors” (2017), además de otros tracks de su breve discografía. Con un Sergio Vega en llamas, fueron pasando golpes como “Cosmonaut”, “Normal Love” o “Dine Alone”, que fueron dando la previa para el cierre definitivo con “Landmine Spring”, canción que hizo su debut en este set, ya que no fue interpretada en ninguna de las jornadas que la banda se desempeñó como acto de apertura. El hecho de que no todos estuvieran familiarizados con su música fue un factor que se sintió en el público, por lo que sería ideal poder tener a la banda de vuelta con un show en solitario, en un recinto que condense mejor la intimidad y actitud de su música. Tras esto, comenzó el cambio en los equipos del escenario, el reloj marcaba las 22:00 horas y el público ya se estaba impacientando.

Un repleto Coliseo Santiago aguardaba por los californianos cantando, aplaudiendo y esperando muy entusiastas por la conclusión de esta trilogía, que, pese a las ganas que tenía la gente por pasarlo bien, nadie imaginó que sería una noche tan caóticamente intensa. Desde el primer minuto el desorden en la cancha fue una amenaza viviente con el potente inicio compuesto por “Headup”, “My Own Summer (Shove It)” y “Rubicon”, canción de “Gore” (2016) que, además de hacer su debut en nuestro país, transformó a la cancha en una verdadera caldera en medio de la gélida noche capitalina que se vivía afuera. Un momento de “calma” –si le podemos llamar así– llegó con “(L)MIRL”, el segundo y último corte del último disco que se pudo escuchar en la noche, ya que el resto se compondría sólo de canciones para los fanáticos.

El siempre duro Stephen Carpenter y sus destructores riffs marcaron la tónica de una banda cuyo sonido se nutre en las variaciones que sufre el protagonismo de sus intérpretes, con las seis cuerdas siendo el eje principal en la sección rítmica apoyada por el bajista Sergio Vega y el baterista Abe Cunningham, mientras que las adiciones de Frank Delgado en el teclado y la programación le fueron dando la atmósfera necesaria. Chino Moreno, por su parte, fue el perfecto maestro de ceremonias, con una energía inagotable y una voz verdaderamente impecable, haciendo una prolija interpretación en canciones como “Rocket Skates”, “Diamond Eyes” o “Beauty School”, otra de las adiciones en el set para esta tercera noche. Como no podía faltar, “Be Quiet And Drive (Far Away)” desató el karaoke masivo, mientras que “MX” y sus secciones de guitarreo duro fueron liberando más de un mosh pit en el público, que, a pesar de empujarse, golpearse y gritarse durante cada canción, todo era dentro del contexto de una hermandad. No era necesario enojarse ni enfrascarse en peleas sin sentido, la rabia era un sentimiento general y no existía otro mejor modo de canalizarla que a través de la música.

La intensidad del ambiente fue contagiada por la inmensa entrega de la banda, con Chino Moreno acercándose al público en más de una ocasión para cantar junto a ellos, desatando la locura y pasión de un mar de gente que se movía sin parar en la cancha. Mientras pasaban canciones como “What Happened To You?”, “Hole In The Earth” o la siempre bienvenida “Change (In The House Of Flies)”, para cerrar con una verdadera sorpresa: “When Girls Telephone Boys”, un regalo perfecto para los fanáticos que no dejaron ver a la banda partir, deseosos de continuar la velada. El encore trajo otra joya desempolvada para sus fanáticos, “Teething”, que además de poner a todos a saltar al ritmo de su melodía, sirvió como la entrada para mucha más potencia, con el cierre definitivo a cargo de “Nosebleed” y “7 Words”, cúspide en la liberación de energía colectiva de los agitados y acalorados cuerpos en la cancha.

Con una entrega inmensa, Deftones demostró todo su arsenal en tres noches que quedarán marcadas en la historia. Aquí no hubo acciones forzadas ni libretos ultra repetidos al pie de la letra, en cambio, sí existió una preocupación y consideración de lo histórico que serían estas tres jornadas, interpretando sets completamente distintos entre sí. Con un catálogo tan extenso y una batería de hits más que probados, no debía ser tan complicado armar un setlist que cumpliera con lo prometido y diera un show a la altura, pero la banda quiso ir más allá, buscando y buscando todas esas canciones que no suelen aparecer por el repertorio de sus giras, premiando de cierta forma la fidelidad de un público que los ha acompañado en cada travesía en suelos nacionales. Luego de tantos festivales, sideshows o presentaciones en solitario, resulta tremendamente importante vivir una triada de conciertos tan impactantes como los que entregaron durante estos días en Santiago. No existe duda de que Deftones es una de las bandas más queridas para los chilenos, por lo que esta instancia sirvió como el escenario perfecto para cerrar un circulo y, de cierta forma, entregarles unas llaves simbólicas para decirles que nuestra casa es su casa.

Setlist

  1. Headup
  2. My Own Summer (Shove It)
  3. Rubicon
  4. (L)MIRL
  5. Rocket Skates
  6. Royal
  7. Diamond Eyes
  8. Beauty School
  9. Be Quiet And Drive (Far Away)
  10. MX
  11. What Happened To You?
  12. Hole In The Earth
  13. Kimdracula
  14. RX Queen
  15. Change (In The House Of Flies)
  16. When Girls Telephone Boys
  17. Theething
  18. Nosebleed
  19. 7 Words

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Metalliseba

    31-May-2018 en 4:33 pm

    Lástima no leer niun comentario respecto al terrible sonido de ese localucho mal llamado “coliseo”. Una vez mas ver a Deftones en un recinto que no da el tono para una banda de estas características. Culpo de esto a los nefastos de Transistor… Deberían quitarle la licencia de hacer shows!

  2. Phil

    01-Jun-2018 en 4:06 am

    Fui al 2do show de deftones y a mi parecer cantaron menos canciones y no tocaron be quit be driver ni cerrsron con 7work, me parecio mal el setlist, deberia ser igual para los 3 conciertos

Responder

En Vivo

Paul McCartney: La leyenda incombustible

Publicado

en

Paul McCartney

En su quinta presentación en la capital, Paul McCartney retornó al Estadio Nacional, el coliseo más grande del país, que este miércoles fue repletado por las decenas de miles de fanáticos que se hicieron parte de una jornada de lujo, protagonizada por una verdadera leyenda de la música contemporánea.

El ex Beatle se robó la película con un espectáculo de más de dos horas y media de duración, donde repasó gran parte de su historia musical, revisitando los éxitos de los “Fab Four”, Wings y su carrera solista, poniendo especial énfasis en su más reciente álbum, “Egypt Station” (2018), del cual incluso tocó algunas canciones por primera vez en vivo.

Un cuarto de hora pasadas las nueve de la noche, el inglés hizo ingreso al escenario para comenzar desde la primera nota en lo más alto. “A Hard Day’s Night”, el emblemático clásico de The Beatles, fue la encargada de abrir la velada, instalando de inmediato la atmósfera de fiesta y baile en el recinto ñuñoíno, uno que estaba ansioso por saber qué se traía McCartney entre manos.

Si bien, el set de canciones del tour ya era conocido de antemano por muchos, la gira por Sudamérica partía en nuestro país y no era descabellado pensar en que el maestro de ceremonias hubiera modificado en algo el repertorio. La verdad es que no hubo grandes sorpresas y, tal como señalamos antes, las mayores novedades las marcaron los cortes de la última placa, pero eso no fue un problema para disfrutar de un show de primera línea.

Los grandes hitos de la noche los marcaron, sin duda alguna, los clásicos de la desaparecida banda de Liverpool, con emocionantes versiones de “Can’t Buy Me Love”, “Love Me Do”, “Blackbird”, y “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, cada una disfrutada de manera entrañable por el respetable, donde el cruce de generaciones era notorio, pero cualquier diferencia se suprimía por el poder de la música. Y no podemos dejar de mencionar la pifiadera que se llevó el presidente de la república, Sebastián Piñera, al ser mencionado por McCartney antes de interpretar “Queenie Eye“, en uno de los hitos más sorpresivos y controvertidos de la noche, dejando al músico con un toque de incomodidad (o confusión) durante un par de canciones debido al hecho que ingenuamente había detonado.

Y he aquí quizás la única crítica que se le podría hacer al impecable recital. Al desarrollarse en un escenario tan monumental, cuando los efectos especiales o la parafernalia no estaban funcionando como valor agregado, daba la impresión de que el concierto fue planeado exclusivamente para la parte delantera de la cancha. Teniendo en cuenta el impresionante concierto que Roger Waters ofreció en el mismo recinto el año pasado, donde absolutamente todo estaba pensado para que tanto la persona en primera fila como aquella que se encontraba en el último asiento de la galería se sintiera inmersa en el montaje, anoche fuimos testigos de una presentación que en numerosos pasajes abandonaba a los sectores más alejados del escenario. El sonido tampoco fue el mejor, por lo que, sobre todo en los momentos en que se tocaron composiciones del último álbum, tales como “Who Cares” o “Back In Brazil” –cortes no tan conocidos por la audiencia–, esa energía tan potente que se sentía en los mejores momentos del show se diluía en el espacio.

Lo anterior es sólo una pequeña mancha en un cuadro perfecto, y si queremos hablar de momentos grandilocuentes y épicos, ahí tenemos la sección final con la literalmente explosiva “Live And Let Die”, el coro multitudinario en “Hey Jude”, y el memorable cierre con “The End”, inmensos momentos para atesorar en la memoria y que justifican totalmente el valor de la entrada. Anoche fuimos parte de una fiesta maravillosa, un verdadero lujo que dejó a todo el mundo conforme, demostrando que la leyenda de McCartney es incombustible y tiene cuerda para rato.

Setlist

  1. A Hard Day’s Night (original de The Beatles)
  2. Junior’s Farm (original de Wings)
  3. Can’t Buy Me Love (original de The Beatles)
  4. Letting Go (original de Wings)
  5. Who Cares
  6. Got To Get You Into My Life (original de The Beatles)
  7. Come On To Me
  8. Let Me Roll It (original de Wings)
  9. I’ve Got A Feeling (original de The Beatles)
  10. Let ‘Em In (original de Wings)
  11. Maybe I’m Amazed
  12. My Valentine
  13. Nineteen Hundred And Eighty Five (original de Wings)
  14. I’ve Just Seen A Face (original de The Beatles)
  15. In Spite Of All The Danger (original de The Quarrymen)
  16. From Me To You (original de The Beatles)
  17. Dance Tonight
  18. Love Me Do (original de The Beatles)
  19. Blackbird (original de The Beatles)
  20. Here Today
  21. Queenie Eye
  22. Lady Madonna (original de The Beatles)
  23. Eleanor Rigby (original de The Beatles)
  24. Back In Brazil
  25. Fuh You
  26. Being For The Benefit Of Mr. Kite! (original de The Beatles)
  27. Something (original de The Beatles)
  28. Ob-La-Di, Ob-La-Da (original de The Beatles)
  29. Band On The Run (original de Wings)
  30. Back In The U.S.S.R. (original de The Beatles)
  31. Let It Be (original de The Beatles)
  32. Live And Let Die (original de Wings)
  33. Hey Jude (original de The Beatles)
  34. Birthday (original de The Beatles)
  35. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band  (Reprise) (original de The Beatles)
  36. Helter Skelter (original de The Beatles)
  37. Golden Slumbers (original de The Beatles)
  38. Carry That Weight (original de The Beatles)
  39. The End (original de The Beatles)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 10 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 10 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: