Conéctate a nuestras redes
Chino Moreno Chino Moreno

En Vivo

Deftones: Mi casa es su casa

Publicado

en

Luego de dos intensas noches, todo estaba listo y dispuesto para lo que sería el último episodio en esta histórica saga de Deftones en nuestro país. Luego de repletar sus dos presentaciones anteriores en Coliseo Santiago, llegó el turno de poner el broche de oro, concluyendo así un circulo que permitió reafirmar los profundos lazos del quinteto con su fanaticada local. Desde grandes éxitos hasta canciones rescatadas de su repertorio y joyitas pocas veces oídas en vivo, Deftones tenía una altísima vara con los tremendos conciertos que dio el lunes y martes, por lo que la noche del miércoles 30 de mayo era de temer para muchos escépticos que no tenían seguridad del desempeño de la banda, ya que es evidente que tocar tan seguido podría mermar la entrega y calidad del espectáculo. Lo que pasó con Deftones, eso sí, estuvo bastante lejos de ser una simple jornada en piloto automático. El caos y la energía en el ambiente fue incluso más intensa que las otras noches.

Por supuesto, Quicksand abrió la jornada nuevamente, realizando un setlist de características similares a lo que se escuchó en los otros días. Comandados por el carismático Walter Schreifels, la banda se lució con un show igual de entregado que los anteriores, repasando principalmente canciones de su álbum “Interiors” (2017), además de otros tracks de su breve discografía. Con un Sergio Vega en llamas, fueron pasando golpes como “Cosmonaut”, “Normal Love” o “Dine Alone”, que fueron dando la previa para el cierre definitivo con “Landmine Spring”, canción que hizo su debut en este set, ya que no fue interpretada en ninguna de las jornadas que la banda se desempeñó como acto de apertura. El hecho de que no todos estuvieran familiarizados con su música fue un factor que se sintió en el público, por lo que sería ideal poder tener a la banda de vuelta con un show en solitario, en un recinto que condense mejor la intimidad y actitud de su música. Tras esto, comenzó el cambio en los equipos del escenario, el reloj marcaba las 22:00 horas y el público ya se estaba impacientando.

Un repleto Coliseo Santiago aguardaba por los californianos cantando, aplaudiendo y esperando muy entusiastas por la conclusión de esta trilogía, que, pese a las ganas que tenía la gente por pasarlo bien, nadie imaginó que sería una noche tan caóticamente intensa. Desde el primer minuto el desorden en la cancha fue una amenaza viviente con el potente inicio compuesto por “Headup”, “My Own Summer (Shove It)” y “Rubicon”, canción de “Gore” (2016) que, además de hacer su debut en nuestro país, transformó a la cancha en una verdadera caldera en medio de la gélida noche capitalina que se vivía afuera. Un momento de “calma” –si le podemos llamar así– llegó con “(L)MIRL”, el segundo y último corte del último disco que se pudo escuchar en la noche, ya que el resto se compondría sólo de canciones para los fanáticos.

El siempre duro Stephen Carpenter y sus destructores riffs marcaron la tónica de una banda cuyo sonido se nutre en las variaciones que sufre el protagonismo de sus intérpretes, con las seis cuerdas siendo el eje principal en la sección rítmica apoyada por el bajista Sergio Vega y el baterista Abe Cunningham, mientras que las adiciones de Frank Delgado en el teclado y la programación le fueron dando la atmósfera necesaria. Chino Moreno, por su parte, fue el perfecto maestro de ceremonias, con una energía inagotable y una voz verdaderamente impecable, haciendo una prolija interpretación en canciones como “Rocket Skates”, “Diamond Eyes” o “Beauty School”, otra de las adiciones en el set para esta tercera noche. Como no podía faltar, “Be Quiet And Drive (Far Away)” desató el karaoke masivo, mientras que “MX” y sus secciones de guitarreo duro fueron liberando más de un mosh pit en el público, que, a pesar de empujarse, golpearse y gritarse durante cada canción, todo era dentro del contexto de una hermandad. No era necesario enojarse ni enfrascarse en peleas sin sentido, la rabia era un sentimiento general y no existía otro mejor modo de canalizarla que a través de la música.

La intensidad del ambiente fue contagiada por la inmensa entrega de la banda, con Chino Moreno acercándose al público en más de una ocasión para cantar junto a ellos, desatando la locura y pasión de un mar de gente que se movía sin parar en la cancha. Mientras pasaban canciones como “What Happened To You?”, “Hole In The Earth” o la siempre bienvenida “Change (In The House Of Flies)”, para cerrar con una verdadera sorpresa: “When Girls Telephone Boys”, un regalo perfecto para los fanáticos que no dejaron ver a la banda partir, deseosos de continuar la velada. El encore trajo otra joya desempolvada para sus fanáticos, “Teething”, que además de poner a todos a saltar al ritmo de su melodía, sirvió como la entrada para mucha más potencia, con el cierre definitivo a cargo de “Nosebleed” y “7 Words”, cúspide en la liberación de energía colectiva de los agitados y acalorados cuerpos en la cancha.

Con una entrega inmensa, Deftones demostró todo su arsenal en tres noches que quedarán marcadas en la historia. Aquí no hubo acciones forzadas ni libretos ultra repetidos al pie de la letra, en cambio, sí existió una preocupación y consideración de lo histórico que serían estas tres jornadas, interpretando sets completamente distintos entre sí. Con un catálogo tan extenso y una batería de hits más que probados, no debía ser tan complicado armar un setlist que cumpliera con lo prometido y diera un show a la altura, pero la banda quiso ir más allá, buscando y buscando todas esas canciones que no suelen aparecer por el repertorio de sus giras, premiando de cierta forma la fidelidad de un público que los ha acompañado en cada travesía en suelos nacionales. Luego de tantos festivales, sideshows o presentaciones en solitario, resulta tremendamente importante vivir una triada de conciertos tan impactantes como los que entregaron durante estos días en Santiago. No existe duda de que Deftones es una de las bandas más queridas para los chilenos, por lo que esta instancia sirvió como el escenario perfecto para cerrar un circulo y, de cierta forma, entregarles unas llaves simbólicas para decirles que nuestra casa es su casa.

Setlist

  1. Headup
  2. My Own Summer (Shove It)
  3. Rubicon
  4. (L)MIRL
  5. Rocket Skates
  6. Royal
  7. Diamond Eyes
  8. Beauty School
  9. Be Quiet And Drive (Far Away)
  10. MX
  11. What Happened To You?
  12. Hole In The Earth
  13. Kimdracula
  14. RX Queen
  15. Change (In The House Of Flies)
  16. When Girls Telephone Boys
  17. Theething
  18. Nosebleed
  19. 7 Words

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Metalliseba

    31-May-2018 en 4:33 pm

    Lástima no leer niun comentario respecto al terrible sonido de ese localucho mal llamado “coliseo”. Una vez mas ver a Deftones en un recinto que no da el tono para una banda de estas características. Culpo de esto a los nefastos de Transistor… Deberían quitarle la licencia de hacer shows!

  2. Phil

    01-Jun-2018 en 4:06 am

    Fui al 2do show de deftones y a mi parecer cantaron menos canciones y no tocaron be quit be driver ni cerrsron con 7work, me parecio mal el setlist, deberia ser igual para los 3 conciertos

Responder

En Vivo

Killswitch Engage: Oasis de furia

Publicado

en

Killswitch Engage

La vida da segundas oportunidades, y probablemente Jesse Leach dé cuenta de eso bajo su labor como frontman de Killswitch Engage. El músico, luego de estar una década fuera de la banda, regresó a ella y comenzó así una de las etapas más sólidas del conjunto, lo que se ve reflejado en un álbum como “Atonement” (2019) y una gira de promoción que, en sus propias palabras, es la que más atención le ha dado a un álbum tras su lanzamiento. Dicho eso, la suerte estaba echada para un nuevo encuentro de la banda junto a su fanaticada local, y los cientos de fanáticos que repletaron Club Blondie estaban listos para vivir una noche inolvidable, reflejo puro de un grupo de amigos tocando como nunca y viviendo uno de sus mejores momentos musicalmente hablando en el escenario.

Por supuesto, la fiesta comenzó antes con la presencia de los nacionales Robot The Mimbre y un consistente setlist repasando distintos puntos de su carrera, el cual fue recibido con mucho entusiasmo por el público presente que ya en casi su totalidad esperaba por la banda principal. Con “La Gran Máquina” de su disco “Nuevo Orden” (2012) como la encargada del cierre, la banda se despidió entre vítores y una energía encendida de una pista que pedía más música, y tras 30 minutos de presentación de los nacionales, el reloj comenzaba a avanzar hasta las anheladas 20:00 hrs. Fue en ese momento cuando, al compás de “The Final Countdown” de Europe, comenzaron a ingresar los miembros de Killswitch Engage, desplegando de entrada su potente single “Unleashed” para iniciar un show que, tal como se esperaba, estaría enfocado en su mayoría en torno al último disco.

En su totalidad, la banda en escena fluye de una manera impresionante, comprendiendo también que los años sobre el escenario le hacen ejecutar sus composiciones de una manera fluida y natural, sin importar lo diferentes que puedan sonar las estructuras de un álbum y otro. La música de Killswitch Engage se puede describir perfectamente para una catarsis en situaciones donde pareciera que el alma y el cuerpo ya no dan más, por lo que el hecho de que Leach dedicara “The Crownless King” a quienes actualmente arriesgan su vida protestando en las calles de Chile, le hace merecedor de un intercambio catártico, reforzado por cantos del alma entre el público con composiciones como “My Last Serenade”, “This Fire” o la coreada “Rose Of Sharyn”, muestra también del lado más denso que los oriundos de Massachusets pueden entregar.

Otra pieza fundamental dentro del puzle de Killswitch Engage es el guitarrista Adam Dutkiewicz, quien, tan bromista como perfeccionista, se encarga de darle el pulso perfecto a canciones como “The Signal Fire”, “This Is Absolution” o “Strenght Of The Mind”, deleitando a un público que se quedó con ganas de más, pero que igualmente disfrutó un concierto que se desarrolló de manera directa, sin mayores intervenciones que los agradecimientos de la banda y un montón de elogios para el pueblo chileno.

Si una cosa es clara, es que los conciertos en nuestro país cambiaron posiblemente para siempre, y cada pequeño instante –tal como la banda invitó a la gente en un momento del show– servirá para olvidar aunque sea por un rato toda la mierda que pasa afuera, y si es musicalizado por un banda en uno de sus mejores momentos, la oferta resulta aún más tentadora.

Cuando se insiste majaderamente en imponer una falsa normalidad, los shows en vivo siguen jugando un papel fundamental en nuestra sociedad y, contrario a lo que muchos pensarán en cuanto a su naturaleza, los conciertos actualmente están lejos de ser un instrumento que mantenga distraída a la gente. Muy por el contrario: cada presentación en vivo se ha transformado en una inyección de energía para los asistentes, haciendo que el recinto se transforme en un pequeño oasis de furia dentro de todo el caos que existe en la calle. Las caras de felicidad lo decían todo a la salida, Killswitch Engage vino, arrasó con todo, y dejó una legión completa de fanáticos contentos y orgullosos por el gran momento que la agrupación está viviendo y por lo demostrado sobre el escenario.

Setlist

  1. Unleashed
  2. Hate By Design
  3. The Crownless King
  4. My Last Serenade
  5. This Fire
  6. Reckoning
  7. I Am Broken Too
  8. Rose Of Sharyn
  9. As Sure As The Sun Will Rise
  10. In Due Time
  11. The Signal Fire
  12. Always
  13. My Curse
  14. This Is Absolution
  15. The End Of Heartache
  16. Strength Of The Mind
  17. Holy Diver (original de Dio)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 1 semana

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 1 semana

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: