Conéctate a nuestras redes
Dee Snider Dee Snider

En Vivo

Dee Snider: La vida real puede ser una fiesta

Publicado

en

Pasarlo bien está penado en un mundo donde el capitalismo transforma cada interacción en una competencia, donde sólo se puede perder o ganar, porque, o se logra aprovechar las condiciones presentadas, o se aprovechan de ti a través de las mismas. El ocio es malo, el negocio es bueno. Por eso siempre faltarán páginas para recoger críticas malas hacia la música y sus posibilidades de liberar mentes. Aunque es ridícula la discusión sobre el estado actual del rock, es este interés el que permite poner más atención sobre aquellos exponentes que muestran lo más ortodoxo de qué es ser rockero o qué es escuchar un show de rock. Dee Snider es de aquellos que incluso inventó ciertas movidas en un escenario, y es esa capacidad de transformar fiesta en innovación y ocio en negocio y brillantez, la que llegó al escenario de Club Blondie en la noche del domingo 24 de marzo.

Las noticias más tempraneras no eran las mejores: alrededor de las 19:00 hrs., un par de horas antes de que se debiera iniciar el show, se indicaba que Snider tuvo un retraso en su vuelo y que todo debía retrasarse por consiguiente. Tampoco eran las 3 o 4 horas de un Axl Rose en su peor momento, pero eran minutos de incertidumbre, con gente preguntando en el interior del recinto si había más novedades de último momento. Aunque sólo un par de centenares de personas se instalaba en la pista del recinto subterráneo, la suerte empezaba a voltearse con la irrupción estridente, a ratos un poco des prolija, pero muy providencial del quinteto chileno Exxocet, una de las pocas bandas en el país que intenta traer de vuelta lo glam al rock, y en el caso de la agrupación, al metal también, en partes iguales.

Exxocet tiene solidez, actitud, cuento, personajes, sonido y canciones, lo que se pudo ver en los casi 50 minutos que pudieron tomar el escenario de la Blondie. Pero la pregunta queda abierta luego de que canciones como “Alive” o “Screams From The South” dejaran en claro que no sólo se trata de pastiche y de copia, sino también de una voluntad de mezclar estilos, convergiendo en una imagen extrañamente dejada de lado. Con esta capacidad, ¿existen espacios reales donde Exxocet pueda mostrarse y generar un séquito? Viendo el panorama musical nacional, entre el indie, el pop y sonidos rock muy conservadores, es difícil, pero al menos las ganas y el talento está, aunque a veces por el entusiasmo la pulcritud se extraviara en ratos muy específicos. Una muy buena presentación que se ganó al público como preámbulo preciso para lo que vendría desde las 22:00 hrs.

Dee Snider venía desde escenarios para 4 o 5 mil personas en Brasil, así que lo ocurrido en Club Blondie sin duda que era un lujo para sus fanáticos, en un espacio más íntimo, aunque desde el comienzo daba la impresión de que el escenario le quedaba chico por los amplios movimientos y energía imparable del intérprete, que a sus 64 años sigue siendo una fuerza de la naturaleza. Ataviado de una polera sin mangas con un estampado de Britney Spears rapándose, Snider se acompañó de una competente banda que ni siquiera fue presentada, pero que cumplía con todos los clichés de una presentación metal en vivo, siendo una comparsa adecuada para un frontman tan histórico como protagónico. Aunque en la primera canción, “Lies Are A Business”, el micrófono parecía sonar muy bajo, ya desde “Tomorrow’s No Concern” la voz de Dee era todo lo que tenía que ser. La batería pecó de ser un poco tosca, pero viendo este momento creativo de Snider, con “For The Love Of Metal” (2018), eso no era algo molesto o poco correspondiente.

Pese a que ese disco era la excusa de esta nueva visita del norteamericano, lo cierto es que el delirio fue monopolizado por cada track de Twisted Sister que aparecía en escena. El primero fue “You Can’t Stop Rock ’n’ Roll”, y desde ahí en adelante que sólo iba a aumentar la participación de la gente. Con “Burn In Hell” se vio el lado más infernal de Dee, luego de su canción solista “American Made”, casi indicando de dónde viene y hacia dónde va, con claridad, prestancia y diversión, la misma que inundó “We’re Not Gonna Take It”, el clásico de clásicos de Twisted Sister que sonó brutal en el escenario de la Blondie, incluyendo las gargantas de las entre 500 y 600 personas que asistieron, todas inmersas en la experiencia, una que se extendió luego de que, al terminar la canción, Snider reconociera que en español también se canta “Huevos con Aceite” y pidiera a la gente corear así un poco, incluso sumándose. Es ese el triunfo de Dee Snider, más que el tipo de rock que haga dentro de su versátil figura o de la calidad de las canciones: la fiesta puede ser real y puede ser valiosa para el alma y las acciones.

Por eso entiende que sólo toque temas del último disco, para no aprovecharse del pánico. “Nunca dejaré de tocar las canciones de Twisted Sister, porque son parte de mi historia”, dijo Dee en algún momento, y eso es muy cierto. El homenaje a múltiples figuras del rock muertas en “The Price” entregó mucha emoción y vítores a nombres como Freddie Mercury o A.J. Pero, el clásico baterista de TS fallecido en 2015. Luego de eso, un poco de fortaleza y de hidalguía en medio de una letra de autoafirmación como es la de “Become The Storm” para luego acelerar en el cierre del show.

Under The Blade” y una versión extendida de “I Wanna Rock” eran perfectas para toda la gente metida a fondo en sus propias historias y sus propias fiestas. Aunque a veces la Blondie tenga decoración un tanto festiva para ciertas bandas de metal, en un show como el de Dee Snider resultaba un espacio adecuado para sentir que se estaba en medio de una fiesta, de esas que duran poco pero que se sienten harto. Para el final, Dee dejó la canción que lo motiva en este momento creativo, y también que explica ciertas decisiones sonoras y la actitud. “For The Love Of Metal” no sólo es una frase, sino que una declaración de principios que, por muy superficial que se pueda ver, tiene ramificaciones para las y los sujetos involucrados.

Para la anécdota quedará que en el setlist estaba anotada “Highway To Hell” de AC/DC y que no fue tocada. Incluso la presentación de los integrantes de la banda no se realizó, quizás porque al final, más allá de qué nombre se le ponía al jolgorio, lo importante eran las canciones, esas que por 70 minutos transformaron la incertidumbre en cimientos concretos para seguir adelante, sin preguntarse tonteras, sino más bien con el afán de disfrutar y respetar el poder de la fiesta y de pasarlo bien, algo cada vez más necesario dado el contexto actual de la música y las artes.

Setlist

  1. Lies Are A Business
  2. Tomorrow’s No Concern
  3. You Can’t Stop Rock ‘n’ Roll (original de Twisted Sister)
  4. American Made
  5. Burn In Hell (original de Twisted Sister)
  6. I Am The Hurricane (And Roll Over You)
  7. We’re Not Gonna Take It (original de Twisted Sister)
  8. Ready To Fall (original de Widowmaker)
  9. The Price (original de Twisted Sister)
  10. Become The Storm
  11. Under The Blade (original de Twisted Sister)
  12. I Wanna Rock (original de Twisted Sister)
  13. For The Love Of Metal

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Baroness: Celebración y devoción

Publicado

en

Baroness

En pleno desarrollo de la Copa América de fútbol profesional, el evento en Club Blondie comenzó con la transmisión del partido entre la selección chilena de futbol versus la selección de Ecuador. Con el dulce sabor de la victoria de “La Roja”, la banda chilena Bagval salió a hacer de número de apertura. Promocionando su más reciente álbum, “Nvlla” (2017), el cuarteto gozó de un buen sonido y el beneplácito del público, celebrando el show de los locales, quienes se despidieron de la mano de la potente “El Ojo De Dios”. El recinto se llenaba y todo estaba listo para recibir al plato de fondo.

En tiempos donde parece que todo ya está dicho, sobre todo en lo que respecta al rock y al metal, es un gusto encontrarse con una banda que trae a la mesa algo nuevo y fresco. En su década y poco más de carrera, y con cinco álbumes bajo el brazo, Baroness no ha reinventado la rueda, pero sí ha logrado encontrar un estilo propio en la amalgama de sonidos reminiscentes a la primera época de Mastodon y a las clásicas melodías a dos guitarras de Iron Maiden.

John Baizley es la mente maestra de este proyecto, que hoy en día está dando sus mayores pasos, siendo el show de ayer en la capital el primero de una gira que por fin los trajo a este lado del continente como número principal de la jornada. Toda la frescura y versatilidad de sus discos pudo ser disfrutada en vivo, confirmando que Baroness es una de las apuestas más notables del metal en la actualidad.

A Horse Called Golgotha” abrió la actuación de los estadounidenses, respaldados por un buen sonido y la energía de una fanaticada que, conforme iban pasando las canciones, se transformó en el quinto integrante del grupo, funcionando como el gran coro que no se contentaba con cantar cada letra, sino que también cada solo y melodía de las guitarras. “Morningstar” y “Borderlines” siguieron en el set sin mayores pausas entre ellas, dejando en claro que la banda iba a aprovechar a concho cada minuto de la hora y media que estuvieron sobre el escenario de Club Blondie.

Gold & Grey” (2019) había sido lanzado hace exactamente una semana y fue el principal foco de la velada, destacando los sencillos “Seasons” y “Tourniquet”. Aún así, hubo espacio para temazos como “March To The Sea”, “Shock Me” o el tremendo instrumental “Green Theme”. En vivo, todas las virtudes que podemos escuchar en sus discos son elevadas hasta el punto máximo. La conexión y confidencia entre los músicos es total, destacando la presencia de la última ingresada Gina Gleason, quien, además de complementar de manera tremenda a Baizley en la guitarra, es una figura que dota de peso y garra al cuarteto en escena. Esa sinergia, sumada a un público que se portó de maravilla, dio como resultado una noche que rozó la perfección en muchos de sus pasajes.

El encore estuvo marcado por “Isak” y “Take My Bones Away”, esta última funcionando como la gran descarga final, dando por concluido un debut ideal, donde cada una de las piezas encajaron a la perfección y el ambiente fue de celebración y devoción a un grupo que, por lo que pudimos comprobar por sus constantes cumplidos y agradecimientos al respetable, se llevó una gran impresión de nuestro país. Y cómo no hacerlo, si su actuación es una de esas que se agradecen, sobre todo cuando logran reavivar las ganas de seguir escuchando un estilo que, pese a todo lo que algunos digan, todavía nos puede sorprender.

Setlist

  1. A Horse Called Golgotha
  2. Morningstar
  3. Borderlines
  4. March To The Sea
  5. Green Theme
  6. I’m Already Gone
  7. Tourniquet
  8. Shock Me
  9. Eula
  10. Chlorine & Wine
  11. Can Oscura
  12. Seasons
  13. The Gnashing
  14. Isak
  15. Take My Bones Away

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 34 mins

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 1 día

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

Publicidad
Publicidad

Más vistas