Contáctanos

En Vivo

Dead Can Dance: Más allá del universo

Publicado

en

Mi colega Manuel Toledo-Campos, señalaba que el concierto brindado por Dead Can Dance en el casino Monticello, podría ser fácilmente denominado como uno de los mejores conciertos del año, declaración que no se hace antojadiza teniendo en cuenta que se trataba del debut de los australianos en nuestro país en un recinto intimo donde cada una de las emociones emanadas por los músicos, es capaz de penetrar profundamente en una audiencia reducida, creando un ambiente ideal para el disfrute de la música de una agrupación de las características de Dead Can Dance. Lo cierto es que la magnificencia del grupo se tomó la noche del martes, arremetiendo en cada uno de los rincones del gran galpón del Espacio Riesco, encantando y emocionando por partes iguales, quizás sin llegar a las cuotas de conexión que se puede lograr en un espacio más intimo, aunque en numerosos instantes la música fue capaz de silenciar a más de seis mil asistentes que no dejaron de gozar cada uno de los cortes presentados por los de Melbourne.

La rutina fue la misma que la de la noche anterior. David Kuckhermann, percusionista del grupo, salía a escena para presentar su set instrumental, donde cómo no, predominaron las percusiones de los distintos instrumentos en los que se maneja el músico, mostrando una serie de interesantes composiciones que sirvieron de aperitivo para lo que se vendría más tarde. El lugar estaba lleno y el ajetreo entre las filas todavía no se apaciguaba, para cuando Dead Can Dance hacía su entrada al escenario, concentrando las miradas inmediatamente en la pareja protagonista de la noche, compuesta por la bella Lisa Gerrard y el solemne Brendan Perry, quienes se robaron gran parte de los vítores y aplausos, mientras comenzaban a interpretar “Children Of The Sun”, poniendo en marcha un viaje astral por el lado más introspectivo de la música.

“Anabasis” sacó unas tímidas palmas durante su primer tramo, las cuales cesaron ante el hipnotismo de la composición, donde las luces ubicadas detrás del telón formaban figuras espaciales que se movían en perfecta sincronía con el compás de la música marcando la primera intervención en el canto de Lisa Gerrard, quien desde un principio se transformó en la gran musa del espectáculo con una interpretación simplemente desbordante en cada una de sus intervenciones. La primera gran ovación del público se vivió en “Rakim” y la catarsis hindú que muta hacia un ritmo casi bailable, obligando a algunos entusiastas a moverse sobre sus asientos. La atmósfera era la misma en la enigmática “Kiko”, para pasar a unas palabras de agradecimiento por parte de Brendan Perry, quien dio la bienvenida a todos los presentes excusándose por no haber visitado el país en el pasado, pero aprovechando la oportunidad para brindar un show inolvidable. De esta manera el músico presentó “Agape”, otra composición con sabor a medio oriente extraído del último LP de la agrupación, “Anastasis” (2012).

Llegaba “Amnesia” otra de su último disco, con un groove más moderno, para caer en la emotividad que se tomaba al Espacio Riesco, cuando Lisa Gerrard se transformaba en la protagonista comandando las voces de “Sanvean”, haciendo parecer al inmenso galpón en un lugar cercano, y a la vez, fuera del planeta. El ritmo tribal de los tambores de “Nierika” nos hacía recordar que estábamos en la Tierra, sin romper por completo el vínculo espacial que nos mantenía unidos a la magia de Dead Can Dance. “Opium” continuaba poniendo a las percusiones como el ingrediente principal de hipnotismo.

Un fuerte aullido reproducido por una ferviente fanática, servía de improvisada antesala para “The Host Of Seraphim”, lejos uno de los momentos más escalofriantes de la velada, donde las voces se imponen por sobre los instrumentos, para crear una atmósfera inmersiva y sumamente catártica. “Ime Prezakias”, el cover de Roza Eskenazi, destacó en su tramo final gracias a los gritos de Brendan Perry, sobrecogiendo a la audiencia con una voz que no ha sufrido desgaste con el pasar de los años. “Now We Are Free”, recordada por todos por formar parte de la banda sonora del filme “Gladiator” (2000), fue lejos uno de los cortes más celebrados por la audiencia, quienes entregaron una ovación de pie a la cantante, quien no hacía más que agradecer con humildad los elogios. Para cerrar la primera parte del show, “All In Good Time” ponía a Brendan Perry en las voces, frente a un fondo nocturno y místico, cortesía de la iluminación y las telas que bailaban al fondo del escenario.

La banda regresaba para robarse los aplausos con uno de los cortes incondicionales de su catálogo. “The Ubiquitous Mr. Lovegrove”, sicodélica, enigmática e hipnotizaste, volvía a encantar a un público que pedía más. “Dreams Made Flesh” volvía a poner a la pareja al frente antes de despedirse por segunda vez, momento en el que Lisa Gerrard recibía tres ramos de flores por parte de los fanáticos. El regreso a escena estuvo marcado por la interpretación del cover de Tim Buckley, “Song To The Siren”, y “Return Of The She-King”, terminando por repasar “Anastasis” íntegramente, previa a la presentación de cada uno de los músicos por parte de Brendan Perry.

El último bis de la noche pilló a todos por sorpresa, incluso a la organización que ya estaba prendiendo las luces del recinto, y estuvo a cargo de Lisa Gerrard y el tecladista del grupo, junto a quien interpretó “Rising Of The Moon”, cerrando una presentación impecable de la mano de la frase “I love you” enunciada por la cantante, que terminó por robarse el corazón de las miles de almas que por un par de horas, en la periferia de la capital, se dejaron encantar por un hechizo majestuoso que nos trasportó más allá del mismo universo.

Setlist

  1. Children Of The Sun
  2. Anabasis
  3. Rakim
  4. Kiko
  5. Agape
  6. Amnesia
  7. Sanvean
  8. Nierika
  9. Opium
  10. The Host Of Seraphim
  11. Ime Prezakias (cover de Roza Eskenazi)
  12. Now We Are Free
  13. All In Good Time
  14. The Ubiquitous Mr. Lovegrove
  15. Dreams Made Flesh
  16. Song To The Siren (cover de Tim Buckley)
  17. Return Of The She-King
  18. Rising Of The Moon

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
4 Comentarios

4 Comentarios

  1. Elias Romero Farias

    05-Dic-2012 en 1:32 pm

    Pésimo espacio Riesco, pésima la producción de Colors Chile, fueron incapaces de poner pantallas para la gente que estaba mas atrás y apreciar realmente los talentos de Dead Can Dance, para eso me quedaba en mi casa escuchando la radio, una decepción, el conciertos, ellos siempre serán geniales, pero la producción un asco, no se como no les da vergüenza, la gente se paraba como pedro por su casa, entre la división de la zona 2 con la 3, tuve que agarrar del brazo a la fuerza a una estúpida que por que pago un poco mas, creía que podía ponerme su horrorosa humanidad frente a nosotros, la gente se iba y no volvía, mucho publico que no estaba ni ahi, las puertas abiertas a destajo se veía todo lo de afuera, pasado a esas horrendas pizzas que vendían afuera, no se si estaba en un recital o en la pizza hutt, me encantaría que me devolvieran la plata, pero de todas formas fue agradable en algunas canciones, jamas volveré a un concierto de Colors Chile o un artista que me guste mucho y se le ocurra ir a Espacio Riesco, que es el peor lugar que e estado, no lo conocía, creía que la gente sobre exageraba, pero era verdad, todo mal, me amargaron una buena velada, y la gente que no fue, menos mal que no fue, esto era para Nescafe de las artes o incluso el Movistar arena o como Monticello que al parecer era un espacio mas reducido, ya no puedo seguir escribiendo. NEFASTO, Exijo una explicación queda muy corto aquí.

  2. Elias Romero Farias

    05-Dic-2012 en 1:35 pm

    Puntos Negros “PRODUCCIÓN” COLORS CHILE DEAD CAN DANCE.

    *Las puertas abiertas durante el concierto, como si la gente estuviera en una peña, esto era un concierto, en que se deben cerrar las puertas para privilegiar la privacidad.
    *Visibilidad nula, el espacio era una planicie de tomo y lomo, cuanto costaba poner dos pantallas?, tan inalcanzable era? en estos tiempos eso esta lejos de ser un lujo, y no creo que haya sido por exigencia del grupo ya que ellos usaron pantallas en México.
    *Gente inescrupulosa, que se paraba, hablaba, como si estuviera en el living de su casa, nosotros estábamos en la primera fila de la zona tres y muchos de notros nos mirábamos, pensando; ¿ Y esta gente para que vino? no estaban ni ahí!, solo eran (Perdonando la expresión) un montón de rotos y ordinarios que creen por estar adelante podían hacer de las suyas, ningún respeto, la Zona 3 se notaba que estaba llena de fanáticos super RESPETUOSOS. Perfectamente podrida haber ido a otra zona mas adelante, pero iba con mas familia, y ya con 4 personas salían mas de 100.000 cosa que por lo menos para mi no es fácil desembolsar, como a muchos fanáticos.
    *COMIDA: Para comer solo habían unas pizzas de horrible calidad, a 4.000 enanas y solo dos clases de bebidas en su versión “mini” a un precio ridículo, osea ubíquense, el lugar de repente empezó a pasarse a pizzeria barata, muy mala sensación.

    La poca visibilidad siempre va causar algún tipo de desconexión, independiente que seas el mas fanático de los fanáticos, y no haber visto las muecas de Lisa Gerard mientras destilaba su talento o a Brendan inspirado cantando, fue una verdadera puñalada .

    Punto a Favor:

    DEAD CAN DANCE, por si solos, si vuelven a venir que sea con alguien eficiente, y que piense en las necesidades de un publico general y no solo a la zona mas cercana, feliz por los que pudieron verlo de cerca, un problema que podría haber sido resuelto FÁCILMENTE.
    Ya no me gusta ·

  3. Antonieta Rojas

    05-Dic-2012 en 2:01 pm

    La organización de Colors Chile fue lo peor que he visto en la vida, como fue posible que TODO fuese tan mal organizado? Desde el inicio hasta la salida de los vehículos. Todos los vehículos demoraron en promedio 1 hora como mínimo para poder salir del lugar porque no había nadie controlando y guiando la salida. Después de 1 hora abrieron una reja lateral, insólito, como no pensaron en eso antes????
    Las personas que cortaban los boletos, desconocían los procedimientos y te guiaban mal para la entrada correcta según tu sector, no habían pantallas para los de atras. Encendian y apagaban luces cuando no correspondia. Afortunadamente estaba en el sector 2 por lo que mi visibilidad era buena, pero los acomodadores discutian en pleno teloneo con las personas que eran mal ubicadas en los asientos.
    De verdad lo peor que he visto.
    DCD siempre sera lo menor de mi vida, esto ayuda que de verdad no sienta que lo ocurrido ayer fue una de las peores experiencias de mi vida.
    Nunca más!!

  4. El amor es mas grande

    06-Dic-2012 en 10:07 am

    Efectivamente hubieron diversos problemas directamente provocados por la productora “COLORS” el lugar es plano ….todos sentados….¿ 6.000 personas ? la vision al escenario es francamente dificultosa….dicha productora aseguro que solucionaria el problema……….(se cagaron con las pantallas) habia gente sector 3 sentados detras de la mesa de sonido………los acomodadores no tenian idea de las ubicaciones…..la salidas desde los estacionamientos fue caotica 1 hora para recien salir del recinto para encontrarse con el taco exterior. ( concuerdo con todas las criticas expuestas en los otros comentarios, fue tal cual ).

    DEAD CAN DANCE ……..”MAGNIFICO”, apabullantes, gloriosos, esta es la verdadera musica la que te contacta con el alma del artista, por lejos lo mejor llegado a este pais, superando al maestro Waters……..me tuvieron en varios momentos al borde de las lagrimas, un espectaculo musical maravilloso….sera dificil de olvidar……ojala vuelvan a un mejor lugar y por favor con otra productora.

Responder

En Vivo

Festival En Órbita 2017

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Cuando se realizó el festival En Órbita 2016, la gente agradeció la solidez de un cartel que contó con nombres como The Sonics, Os Mutantes, A Place To Bury Strangers, entre otros. Ahora, en su edición 2017, la tarea sería mucho más complicada, sobre todo con un cambio de recinto hasta el Planetario de Santiago, muy en onda con la temática espacial que posee el festival. Lee Ranaldo, Cigarettes After Sex, Juana Molina, Damo Suzuki’s Network, y más, dieron forma a un cartel de una variedad notable, que contó con todo lo necesario para brindar un festival de primera categoría. El recinto, ajeno a este tipo de encuentros, funcionó como un lugar agradable para disfrutar de la música, con espacios de sombra y una carpa donde los asistentes podían hidratarse, comer algo o simplemente descansar un momento de la multitud.

La jornada partió a cargo de DZ Deathrays, conjunto proveniente de Australia, quien, con su dance punk, comenzó puntualmente a despachar su atrevida y rebelde música, encendiendo los ánimos de los más entusiastas que llegaban al recinto apenas comenzaba el evento. Luego, en el Stage Skylab, los nacionales Miss Garrison sonaron impecables como siempre, siendo la banda encargada de abrir el proscenio que se ubicó en la parte trasera del Planetario.

Por su parte, la presentación de Holy Wave mantuvo la atención de quienes ya se encontraban ahí, así como los que empezaban a llegar al lugar, con un show enfocado en su álbum “Freaks Of Nature” lanzado en 2016. Después de que The Ganjas arrasara con su potente entrega en el escenario, el Sputnik Stage recibió a nada más y nada menos que Damo Suzuki, el histórico músico nipón, conocido principalmente por su corto período junto a los legendarios Can, banda insigne de la escena germana en los setentas. Con una propuesta que apostó por los sentidos y un constante estado de trance, el músico entregó una selección de melodías y sonidos propios de su particular propuesta, donde las canciones toman una forma independiente de lo que cualquiera podría esperar. En esta, su segunda ocasión en nuestro país, Suzuki demostró por qué es un lujo verlo en vivo, más aún en una instancia tan especial como este festival.

Directo desde Montreal, Canadá, Les Deuxluxes desató la locura en el Stage Skylab, gracias a las potentes melodías en tonalidad garage que despachó Etienne Barry, quien tocaba la guitarra y batería al mismo tiempo. Con la poderosa calidad vocal de Anna Frances Meyer, este dúo hizo sonar sus canciones como si fueran interpretadas por una banda completa, llenando de rock el festival en una de las presentaciones más destacadas de toda la jornada.

Ataviados en unos sombreros de vaqueros, Night Beats repasó parte de sus tres álbumes de estudio, con un sonido muy ligado al garage, la psicodelia y el desenfreno instrumental. Pese a ser oriundos de Seattle, la banda incorpora elementos de la psicodelia texana, ese rock árido y profundo radicado en la figura de su vocalista, Danny Rajan, también conocido con el seudónimo de “Lee Blackwell“.

Uno de los momentos más esperados de la tarde fue el debut en nuestro país de Parquet Courts, quienes venían precedidos del excelente álbum “Human Performace” (2016), y lo ya comentada que es su tremenda calidad en vivo. Con “Dust“, “Human Performance” y “Outside“, la banda arrancó una presentación que privilegió el ruido de las guitarras, mezclando esa clásica fórmula del loud quiet loud, proveniente de agrupaciones como Pixies, junto con la pendenciera actitud propia de las calles de Brooklyn, vecindario de origen del cuarteto. “Borrowed Time” desató el baile y algunos pequeños mosh pits en el público, llamando la atención de quienes pasaban por ahí, incluyendo al propio Lee Ranaldo, que subió a ver el show desde un costado del escenario. Con “Sunbathing Animal” como uno de los golpes finales, Parquet Courts finiquitó su breve, pero incendiario debut, esperando tenerlos de regreso muy pronto en un recinto más íntimo.

Siempre es bueno ver propuestas musicales tan tremendas como la de Juana Molina, y más aún cuando se trata de música proveniente de este lado del continente. La compositora argentina fue anunciada como uno de los números más grandes de En Órbita, por lo que llamó agradablemente la atención el hecho de que se presentara en el espacio que comprendía el Stage Sputnik, entre las 21:00 y 22:00 horas. Extraídas desde “Halo” (2017), las canciones “Cosoco“, “Cara de Espejo” y “Estalacticas” fueron las primeras pinceladas de Molina, quien, con una configuración más bien minimalista (comprendiendo un teclado y una batería, aparte de ella y su guitarra), entregó una revisión a la electrónica y el indie pop, con un sello diferente y muy propio de su forma de tocar en vivo.

Qué bueno poder ver una variedad más grande en este tipo de festivales, donde pareciera que la música en español queda relegada a los momentos en que el sol pega más fuerte, dando poca oportunidad a que artistas latinos puedan ocupar espacios de headliner como muchas veces lo merecen. Por suerte, Molina pudo contar con ese privilegio, con canciones como “Lo Decidí Yo“, “Un Día” o “Lentísimo Halo“, manteniendo la atención de una gran cantidad de espectadores que se acumularon para ver su presentación, la que fue rematada con “Sin Guía, No“, dejando contentos a sus fans y, seguramente, a los nuevos seguidores que consiguió luego de show.

Su presentación el pasado jueves sirvió como antesala a lo que se viviría en el festival, por lo que Lee Ranaldo nuevamente entregaría una selección de composiciones en formato acústico. Como se trató de una instancia más masiva, el músico esta vez estuvo acompañado de diversas visuales de fondo, con una cálida tonalidad roja que salía de las pantallas tiñendo todo el espacio. “Moroccan Mountains” nuevamente fue la encargada de iniciar el set, el que esta vez obtuvo un cambio en su orden, así como la adición de otras composiciones. La estridencia desde las seis cuerdas retumbaba en todo el patio del Planetario, mientras Lee interpretaba canciones como “Uncle Skeleton“, “Circular (Right As Rain)” o “Electric Trim“, todas provenientes de su último trabajo de estudio.

Luego de la coreada “Off The Wall“, pedida constantemente por quienes presenciaban el show, Ranaldo sorprendió a todos con “New Thing“, presentada como su canción sobre el internet, donde el músico hace un repaso a la nueva sociedad en que vivimos, con redes sociales y la predominante importancia de los likes, así como de la aprobación general de las personas. El estado de éxtasis sonoro en el que Lee se encontraba en la sección instrumental de aquella canción, sirvió perfectamente como el paso natural hacia el cierre con “Thrown Over The Wall“, además de una sorpresiva interpretación de “Mote”, clásico de Sonic Youth que hizo cantar a quienes tenían ganas de recordar aquellos tiempos de Lee junto a su banda.

El evento principal del día era el debut de Cigarettes After Sex, proyecto del músico Greg Gonzalez, que vino a presentar su disco homónimo lanzado este año, bajo la calurosa noche santiaguina. Fue realmente un agrado escuchar parte de las composiciones presentes en este trabajo, más aún si consideramos el hecho de que este haya sido lanzado tan solo en junio pasado. El ambiente al aire libre sirvió como el contexto perfecto para dejarse llevar por toda la pasividad de “Sunsetz“, “Young And Dumb” o “I’m A Firefighter“, adornadas con la dulce voz de Gonzalez, cuya interpretación reflejó la efectividad de su música en situaciones como esta.

Con el marco de público más amplio de toda la jornada (muchos asistentes llegaron sólo a ver el show de la banda), Cigarettes After Sex demostró por qué se encuentran presentes en los festivales más destacados del mundo, gracias a su instrumentalización cercana y que profundiza en el sentimiento de intimidad, muy ad hoc con el nombre del proyecto. Cada minuto del show valió la pena, y eso lo sintieron todos quienes esperaron por cantar y escuchar en vivo canciones como “Affection“, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Dreaming Of You“, canalizadoras de emociones y acompañamiento perfecto para el cierre bajo el cálido abrigo de la noche.

Es importante mantener vivas este tipo de instancias, donde tenemos la oportunidad de disfrutar un cartel con muchos nombres que siempre valdrá la pena ver en vivo. Ahora, En Órbita debe replantearse en miras de su próxima versión, donde esperamos puedan sorprender con un cartel tan sólido y variado como el que vienen entregando hasta este momento. Hay festivales para que la gente lo pase bien, así como hay otros para que se luzcan en los diferentes stands de las marcas, pero también están los que son para oír y apreciar la música, algo que es comprendido y muy respetado por quienes asisten. En Órbita afortunadamente cae en esa categoría; en efecto, ya lleva dos años cayendo en ella, por lo que es importante mantener el espíritu de una jornada que está hecha para apreciar y disfrutar lo más destacado en cuanto a calidad musical, además de descubrir y profundizar en proyectos que no son tan conocidos para el público casual.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 1 mes

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 1 mes

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 1 mes

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 1 mes

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 2 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 2 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 2 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 2 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: