Conéctate a nuestras redes
Daniel Cavanagh Daniel Cavanagh

En Vivo

Daniel Cavanagh: La ilusión del tiempo

Publicado

en

Una de las teorías más interesantes surgidas de la física en las últimas décadas es la de la gravedad cuántica de bucles, donde, a través de la repetición cíclica de eventos, se pueden poner en un mismo plano la mecánica cuántica y la relatividad general. Parte de las consecuencias de este nexo sería que el tiempo no es ni relativo ni complejo, sino que una mera ilusión entregada por la percepción de los sucesos, que se enlazan como una red, sin haber pasado, presente o futuro. El tiempo sería la forma de simplificar el entendimiento del universo, y también una manera de moderar el flujo de información y, de esta forma, poder vivir sin la abrumadora sensación de la totalidad.

Cuando Daniel Cavanagh va moldeando con su máquina de loops los sonidos que irrumpen como bucles en su presentación solista en el Teatro Nescafé de las Artes, el tiempo como tal se moldea y contempla su propio existir. Son minutos que en verdad no existen, porque el momento es completo y el todo se alcanza, al menos en apariencia. Aunque él se pone en un sitio humilde a punta de humor, sencillez y humanidad, Cavanagh muchas veces pareció llevar a cabo los salmos para un mundo diferente, sirviéndose de canciones de Anathema, pero también de otros compositores y bandas para –bucles mediante– dar la idea de una banda completa en la cabeza de un creador que mostró parte de sus capacidades en el escenario, en este tour solista que lo trajo la noche del 10 de mayo de vuelta a Chile.

Si algo queda claro es que, con la máquina de bucles, Daniel podía entregar extractos de lo que suena en su cabeza y ponerlos de primera mano a disposición del público, algo notorio en momentos como el inicio con “Springfield”, o en su cover medio improvisado, pero muy genuino a “Shine On You Crazy Diamond (Parts I-V)” de Pink Floyd. También a veces lo que había era la posibilidad de oír canciones en su esencia fundamental, sin agregar nada que no fuera vital, como en los momentos en que Cavanagh se sentaba en el teclado, como en el cover a “Enjoy The Silence” de Depeche Mode.

No hay grandes complejidades en el show de Cavanagh. Así como el tiempo simplificaría el entendimiento del todo, las canciones se suceden y no hay mucho más que decir. Es tremendo cuando un músico se toma de canciones ajenas con sentimientos visiblemente propios, tal como pasa en “Running Up That Hill” de Kate Bush o la sorprendente “Wasted Years” de Iron Maiden, pero donde había más brillo era en la cercanía expresada por el artista, que incluso echó la talla diciendo “gracias por venir a verme a mí. Sé que estaría lleno el teatro si hubiera venido con Anathema”.

Daniel sabía que el público en el recinto era parte de los más fanáticos de la banda, y también pudo molestar cuando le gritaban peticiones de canciones, incluso diciendo que “‘Flying’ no es tan buena, su primera mitad es promedio y cerca del final recién se pone interesante”. A tal llegó el nivel de diálogo con la gente, que alguien le gritó “¡Jeff Buckley!” y, luego de negarse, Cavanagh empezó a tocar una versión en guitarra de “Hallelujah” en broma, pero se entusiasmó y cantó, claro que cambiando la letra por referencias a que no se sabía las líricas. Sencillez y carisma por doquier.

Aunque tuvo 18 canciones (más algunos fragmentos de otras), y en teoría cada una no duraba tanto, el show se extendió por casi dos horas, y es que cuando existe tal nivel de composiciones, cercanía y buen sonido (el que Daniel chequeaba constantemente para evitar problemas), el tiempo dejaba de existir y se volvía una ilusión que, a punta de bucles, teclas y cuerdas, se manifestaba para generar una comunión con un público que pudo no superar asistencias anteriores de la agrupación completa, pero que tuvo en Daniel a un aliado para trascurrir por el espacio, el tiempo y lo que sea que se teorice, porque al final todos pueden emocionarse con un crescendo musical tan bello como “Untouchable Pt. 1”, y con los instrumentos de ese tema en bucle es que Cavanagh cerró esta visita por Chile, más cercano y universal que nunca.

Setlist

  1. Springfield (original de Anathema)
  2. Untouchable, Part 2 (original de Anathema)
  3. The Exorcist
  4. Are You There? (original de Anathema)
  5. Running Up That Hill (original de Kate Bush)
  6. Another Brick In The Wall (original de Pink Floyd)
  7. Ariel (original de Anathema)
  8. Enjoy The Silence (original de Depeche Mode)
  9. Soho
  10. Anathema (original de Anathema)
  11. Shine On You Crazy Diamond (Parts I-V) (original de Pink Floyd)
  12. Fragile Dreams (original de Anathema)
  13. Lost Control (original de Anathema)
  14. One Last Goodbye (original de Anathema)
  15. Deep (original de Anathema)
  16. Wasted Years (original de Iron Maiden)
  17. Temporary Peace (original de Anathema)
  18. Untouchable, Part 1 (original de Anathema)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Alcest: El territorio de lo imaginario

Publicado

en

Alcest

En un cotidiano tan moldeado por lo concreto, encontrarse con experiencias que dialogan con lo imaginario resulta un acontecimiento casi surreal. Bajo esa óptica, el concepto artístico de los franceses Alcest va en estrecha relación con aquellos episodios inusuales que retoman la fantasía. A cuatro años de su debut, la presentación del disco “Kodama” (2016) fue la coyuntura para esta segunda cita en Club Blondie, una velada etérea, que invitó a viajar a través de mundos que trascienden lo cotidiano.

Como antesala para este segundo encuentro, Bauda tomó la responsabilidad de abrir la jornada. Seleccionados por los mismos anfitriones, los teloneros contaron con una cantidad de público satisfactoriamente alta, quienes incluso participaron activamente en algunas canciones, como el caso de “Tectonic Cells”, mientras sonaban sus primeros arpegios. Las capas sonoras reverberantes proporcionadas por los locales permitieron crear una atmósfera familiarizada al sonido de los franceses, entregando una primera invitación a visitar los estados imaginarios que se profundizaron con los anfitriones.

Ya que el contexto de esta segunda visita se enmarca en la gira de “Kodama”, la presentación de los franceses se dividió en dos partes, dedicando la primera a interpretar íntegramente este trabajo, el cual carga con una importante inspiración de la cultura japonesa y, principalmente, en la obra de Hayao Miyazaki. Siguiendo el mismo orden que su versión de estudio, “Kodama” y “Eclosion” situaron a los presentes en este mundo donde la naturaleza cobra espiritualidad y se enfrenta a la inclemencia de la tecnología. Luego de estas dos canciones, Neige se tomó el tiempo para saludar al público, o más bien recibir los aplausos apabullantes en agradecimiento por una jornada que recién estaba comenzando. Luego de la evidente muestra de afecto, el alma creadora de Alcest se limitó a agradecer y continuar la carga.

La música de Alcest despierta emociones intensas. Los distintos matices por los que atraviesan las canciones entregan un ir y venir de contrapuntos sonoros, haciendo de cada canción un pequeño viaje en sí mismo, donde incluso el silencio es parte de la experiencia. Canciones como “Je Suis D’Ailleurs” pusieron a prueba la euforia del fanático en favor de disfrutar cada elemento de la canción. Por otro lado, “Untouched” y “Oiseaux De Proie” presentaron esta energía vertiginosa y emotiva que también es parte de la identidad del proyecto, la cuál mezcla de un modo sutil y equilibrado sonoridades tan disímiles como el black metal con el shoegaze. Ya presentada la obra en su totalidad, la banda visitó sus primeras composiciones con “Souvenirs D’Un Autre Monde”, trasladando el imaginario con influencia oriental a este otro terreno fantástico. Lamentablemente, parte de este ensueño fue interrumpido por una falla técnica que se extendió por más de lo esperado. Luego que Neige ofreciera las disculpas pertinentes, la banda interpretó “Percées De Lumière” y “Autre Temps”, recogidos de su segunda y tercera placa, respectivamente, generando en esta última un coro espontáneo del público.

Uno de los momentos más potentes de la noche estuvo marcado al cierre con la interpretación de “Sur L’Océam Couleur De Fer”, donde la quietud de la pieza mantuvo absorto a todo el Club Blondie en un instante legítimamente hermoso. Luego de que la banda se retirara tras interpretar “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles”, el público no se movió en absoluto esperando su retorno. En una tónica netamente reverberante, “Délivrance” marcó un cierre sutil, mientras cada miembro de la banda se retiraba y dejaba a Neige solo, envuelto en estas capas atmosféricas, retornando con el mismo temple que caracteriza tanto a la obra como al autor.

Hacer lo que logra Alcest no es un ejercicio fácil. Si bien los franceses son  influencia del metal contemporáneo que busca explorar horizontes sonoros, no hay duda que son pocas las bandas que logran hacerlo con tanta naturalidad como ellos. El aura que rodea las canciones detrás del genio de Neige funciona como un intermediario entre lo mundano y lo ilusorio, que rara vez se logra traspasar a lo concreto. En tiempos tan privados de sentimientos, presenciar un show como Alcest otorga la escasa oportunidad de visitar estos territorios de fantasía que alguna vez solimos recorrer durante la infancia.

Setlist

  1. Kodama
  2. Eclosion
  3. Je Suis D’Ailleurs
  4. Untouched
  5. Oiseaux De Proie
  6. Onyx
  7. Souvenirs D’Un Autre Monde
  8. Percées De Lumière
  9. Autre Temps
  10. Sur L’Océan Couleur De Fer
  11. Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles
  12. Delivrance

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 3 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 3 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 3 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 3 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 3 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 3 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 4 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 4 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas