Contáctanos

En Vivo

Cut Copy: Luces y música (y mucho más)

Publicado

en

Cuando una banda viene a Chile varias veces en pocos años, está el riesgo de que su espectáculo se vaya haciendo añejo para sus fans y que exista la suspicacia –muchas veces injustificada- de aquellos no tan cercanos. Por ello, cada disco nuevo es una oportunidad para que la gente que cuestiona lo incuestionable se quede en silencio o, por lo menos, con un argumento menos. Y si hace falta, un set sólido en vivo hace este trabajo con aún más eficacia. Aquello es lo que hicieron los, a estas alturas, viejos conocidos Cut Copy en el Teatro La Cúpula, en una nueva cita de Club Fauna. Con un recinto lleno en aproximadamente un 80 por ciento, los australianos dieron en una hora y media un show lleno de energía, y mucho más que las luces y música que se podían apreciar a lo lejos del escenario.

CUT COPY CHILE 2013 01

Todo partió con más de media hora de retraso, lo que poca gente resintió hasta el momento en el que el DJ que calentó el ambiente salió del escenario. En esos instantes de silencio aparecieron chiflidos y aplausos de impaciencia, donde las personas en cancha procuraban tener un poco de espacio para bailar, en medio del tumulto, que no se repetía en las gradas, excepto en aquellos lugares donde se vendían tragos que tenían largas filas, las que se disiparon tras el inicio del show. La intro mostró voces de ultratumba que se cernían sobre una cúpula ardiente, y poco a poco mutó hasta ser la “Intro” de “Free Your Mind”, cuarto disco de la banda que salió hace un par de semanas y que muestra a Cut Copy mucho más cercano a sus pasajes más bailables y accesibles. Por ello, era un poco obvio que la primera canción del set sería “Free Your Mind”, donde Dan Whitford hizo gala de su impecable voz, que se mantuvo inmutable en el vaivén de registros más agudos que graves en todo el show, aunque es cierto que la voz se perdía en los tonos más agudos, haciendo que se escuchara la de Dan por detrás del resto de los instrumentos, cosa mucho más notoria para la gente que estaba en cancha.

CUT COPY CHILE 2013 02

Desde el comienzo el show era baile, luces y música, y poco más. No había proyecciones, pese a que detrás de la banda había una senda pantalla que podría haber sido mucho más utilizada, pero ese no fue impedimento para el disfrute de los asistentes con el desplante y baile incansable de Whitford, el que se calmó en “Where I’m Going”, track de “Zonoscope” (2011), disco del que sólo tocaron tres canciones, demostrando que esa placa tiene su principal brillo fuera de la pista de baile que en ella. Así, el retorno a tradicionales sonidos bailables en el clásico “Feel The Love” deja de inmediato postales para el recuerdo, con un público enfervorizado, donde la banda deja intermedios musicales levemente más amplios por el mero placer de ver a la gente bailando. Luego viene “In Memory Capsule”, llena de guiños a la música disco, con loops perfectos y una interpretación donde las capas funcionan de gran manera, conformando junto a “Feel The Love” un combo potente, que tuvo en “So Haunted” y su sonido más noise un momento de calma antes de la explosión que fue “Hearts On Fire”, que dejó realmente “en llamas” al público, con una performance que tiene en Dan Whitford a un animador constante, con sus bailes, gestos, voz y que lo muestra como un frontman mucho más allá de lo efectivo, aunque los otros miembros de la banda también generan mucha energía y ninguno se queda en el ostracismo de concentrarse sólo en tocar. Todos disfrutan lo que hacen, las canciones y el show, y eso permea en un público que, tras más de media hora de espectáculo, no escatima esfuerzos en seguirle el paso a los oriundos de Melbourne.

CUT COPY CHILE 2013 03

Luego volvieron a sus inicios con “That Was Just A Dream”, canción que aparece en su primer álbum, “Bright Like Neon Love” (2004), la que tiene una vibra muy Daft Punk y que mezcla el funk y un sonido más “espacial” con grandes cuotas de locura en escena, las mismas que hacían imperceptible los trozos de “Zap Zap”, track siguiente en ese disco, que se esparcían en el aire con prestancia y frenesí. Con tal antecedente, “Nobody Lost. Nobody Found” se sintió como una bocanada de aire fresco, la que se vio potenciada con “Strangers In The Wind”, mucho más lenta y paulatina que el urgente ritmo de la mayoría de las canciones en el set de Cut Copy.

CUT COPY CHILE 2013 04

Como dicen, la calma que antecede a la tormenta, porque luego la banda tocó “Take Me Over”, donde el bajo se tomó el sonido, y el baile se tomó todo lo demás, con “Out The On The Ice” a la vorágine máxima, donde Tim Hoey y su bajo hicieron que nadie pudiera permanecer indiferente. De hecho, esa gente que conversaba incansablemente también se detuvo a escuchar a ratos, y los que no se detuvieron, probablemente lo hicieron con las ensordecedoras sirenas de alarma que antecedieron a “Let Me Show You Love”, gran canción de “Free Your Mind”, que fue acompañada por un juego de luces tan epiléptico como su video.

CUT COPY CHILE 2013 05

El final fue una fiesta completa. “We Are Explorers”, probablemente el sencillo más sólido y accesible del último disco de Cut Copy, tuvo una rendición al borde de la perfección, dejando el terreno allanado para el cierre del set con “Need You Now” que, extrañamente, parece ser la única canción que pierde mucho terreno con respecto a su versión de estudio, lo que deriva en que el público no prenda como podría haber sido con una canción de tal estampa. Tampoco la gente pidió tanto el regreso de la banda, y muchos de plano se fueron tras el cierre del set oficial del show, pero Whitford y los suyos volvieron tras algunos minutos. Con una Cúpula en dos tercios de su capacidad, aunque con la cancha repleta, la misma que disfrutó un doblete endemoniado con “Meet Me In The House Of Love” y “Lights And Music”, que cerraron una fiesta a la que le faltaron algunos detalles para conformarse en una cita inolvidable, pero que de todas formas dejó un show de gran nivel basado en lo que pasaba arriba del escenario, y no en la parafernalia extrema en la que otros deben recurrir. Así, hubo luces y música, pero también energía, alma, carne y baile dispuestos para generar varias postales con una banda que, no cabe dudas, volverá con algo nuevo bajo el brazo, sin necesidad de hurgar en la nostalgia para sonar tan frescamente como unos viejos conocidos.

Setlist

  1. Intro
  2. Free Your Mind
  3. Where I’m Going
  4. Feel The Love
  5. In Memory Capsule
  6. So Haunted
  7. Hearts On Fire
  8. That Was Just A Dream (con outro de Zap Zap)
  9. Nobody Lost, Nobody Found
  10. Strangers In The Wind
  11. Take Me Over
  12. Out There On The Ice
  13. Let Me Show You Love
  14. We Are Explorers
  15. Need You Now
  16. Meet Me In The House Of Love
  17. Lights And Music

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas