Conéctate a nuestras redes
Cuarteto De Nos Cuarteto De Nos

En Vivo

Cuarteto De Nos: Reflejan temperamentos

Publicado

en

Y cada mañana siempre me pregunto ¿por qué el despertador quiere gritarme? ‘¡Dale! ¡Marioneta! ¡Son las siete! ¡Levantate!’”, versa el coro de “Mario Neta”, el track que abre “Jueves” (2019), el 16º disco de Cuarteto de Nos, banda uruguaya que sigue entregando parte de las letras más reflexivas de la canción en español. Con 35 años de trayectoria, pero cuya valorización sólo se manifestó a nivel masivo desde hace sólo 15 con “Raro” (2006), la banda entiende como nadie la porquería de la rutina, el tedio de poner el hombro y seguir adelante y, en el acto de reflejar frustraciones, alegrías, realidades y algunas fantasías, ha logrado identificar a un amplio abanico de público, lo que es notorio en cada ocasión que se han presentado en Chile, nueva costumbre que los devuelve en distintos escenarios.

Esta vez fue partida doble en el Teatro Nescafé de las Artes, irónicamente un martes y un miércoles para lanzar “Jueves”, en jornadas que se caracterizaron por la efervescencia de un público devoto, algo que ayudó mucho el recinto y las butacas en vez de instancias como festivales, donde el fanatismo se diluye en medio de espacios grandes. Desde el inicio, con “Punta Cana”, la gente se levantó de sus asientos para bailar, saltar, cantar cada tema como si fuera el último, incluso esos que no son singles, pero que marcan a las personas por diferentes tramos de las letras de Roberto Musso, ese ingeniero que encabeza a Cuarteto De Nos y lo lleva a cantarle a la identidad (“El Hijo De Hernández”), la falta de respuestas (“Ya No Sé Qué Hacer Conmigo”) o a la tolerancia (“Lo Malo De Ser Bueno”).

Pero las letras no lo son todo, porque el sonido también es demoledor. Mezclando rock con pop y diferentes raíces, todo ayudado por los fraseos al borde del rap de Musso, pero no olvidando la eficiente y potente batería que imprime Álvaro “Alvin” Pintos, la capacidad de dar solos consistentes en espacios reducidos de Gustavo “Topo” Antuña o el manejo de los teclados de Santiago Marrero. Incluso, la noche del miércoles 9 de octubre era especial por ser justamente el décimo aniversario de Topo y Santiago con la banda, con cumpleaños feliz incluido.

Tras ver a Cuarteto de Nos en diferentes espacios, países, públicos, lo que queda claro es la transversalidad de su propuesta, que puede tocar el espíritu de gente muy diferente entre sí, vibrando con canciones que se van sucediendo de forma incansable, como “Anónimo”, “Mi Lista Negra” y la propia “Mario Neta”, a lo largo de ritmos que se han pulido en el tiempo y cuya vibra pop es innegable. Algo que no afecta las raíces de una banda que hacía de los juegos de palabras algo más burdo en sus inicios, pero que tuvo siempre una capacidad cálida de contar historias y sensaciones, reflejando también los temperamentos de diferentes personajes que se podían encontrar en cualquier esquina. Por ejemplo, la figura del “papá” es alguien que se ve problematizado desde perspectivas distintas: si en “Pobre Papá” hay una burla a quienes no quieren hacerse cargo de quienes debieran, de forma floja, en “Llegó Papá” hay una sátira sobre aquellos que se creen más que el resto del mundo.

La sátira es fundamental para Cuarteto De Nos, o las figuras literarias. Cuando tocaron “Tiburones En El Bosque” u “Hombre Con Alas” (ambas del disco nuevo) nadie se las tomaba literal, sino que operaban de acuerdo a las figuras oníricas que cada cual eligiera, pese a lo gráfico de las letras. Sin embargo, hay otro agregado que caracterizó al show: sea cual sea el verso cantado, este tuvo el eco del público siempre, y además no se realizaban cavilaciones en ritmos oscuros y bajados, sino que utilizando las armas de la música más movida para calar hondo, como un caballo de Troya que se mostraba ameno y divertido, pero que en su interior tenía esas reflexiones necesarias para tantas y tantos.

Tras “Me Amo” y “Pobre Papá” venía el primer break de la noche para sacar a la banda del escenario y luego dejar a Roberto haciendo una reentrada triunfal. Era necesario, y era justo. Lo que se avecinaba era un duelo entre el hombre y la computadora, entre inteligencia individual y artificial, ese “Contrapunto Para Humano y Computadora” que, en su genialidad de mezclar la copla con la crítica a la máquina que el Cuarteto viene esbozando desde “Apocalipsis Zombi” (2017), logró involucrar a la gente. Era un duelo, y cada exponente tuvo aplausos y vítores del público antes del colapso cuando desde las décimas se movieron a los mutuos insultos elaborados. Luego el EDM rock de “Nombres”, la emoción de “No Llora” o el rapeo de Marrero con Roberto en “Mírenme” seguían sumando energía y explosiones, y todo aquello que se podía esperar, y que ocurrió en dos noches mágicas donde se consolidó la conexión entre un público chileno y una “banda rara” como tantas veces se les ha llamado.

No se puede dejar de destacar la personalidad de Santiago Tavella, otro de los miembros fundadores de la agrupación, bajista insigne con una presencia única y que se desarrolló en versiones excelentes de “Enamorado Tuyo”, y esa vibra más calma pero igual de devastadora en “Pobre Papá”. También Tavella fue el más calmado al volver al escenario tras la bulla demoledora que hizo el público para que la banda volviera a escena después de “Gaucho Power” y del “Invierno Del 92”, para hacer “Llegó Papá” y cerrar la fiesta con “Yendo A La Casa De Damián”, esa canción que versa “¿Por qué me cuesta tanto llegar?”, casi como una pregunta que no tiene respuesta, dado que en este tema, tanto como a lo largo del show entregado por casi dos horas por el quinteto llamado Cuarteto, lo importante es el camino y no el punto al que se debe arribar.

Prácticamente ninguno de los personajes y hablantes líricos de las 23 canciones que sonaron en el show tendría una respuesta, porque nadie se pregunta por la dificultad, sino que se sigue adelante sin pensar tanto porque, de lo contrario, todo se entrampa, como dirían en “Nombres”: “esto me pasa cuando pienso demasiado”. Entonces, es esa trayectoria, es ese camino sin final y con preguntas retóricas el que dejó a su paso el brillante retorno de Cuarteto de Nos a suelo chileno, quizás en su show más sólido y con la gente más fan que valoró cada instante, como pocas veces ocurre. Un deleite para cada temperamento y cada emoción que se vio al espejo en el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, un martes y miércoles para lanzar el “Jueves”.

Setlist

  1. Punta Cana
  2. El Hijo De Hernández
  3. Ya No Sé Qué Hacer Conmigo
  4. Lo Malo De Ser Bueno
  5. Invisible
  6. Enamorado Tuyo
  7. Anónimo
  8. Mi Lista Negra
  9. Mario Neta
  10. Roberto
  11. Tiburones En El Bosque
  12. Me Amo
  13. Pobre Papá
  14. Contrapunto Para Humano Y Computadora
  15. Nombres
  16. No Llora
  17. Hombre Con Alas
  18. Apocalipsis Zombi
  19. Mírenme
  20. Gaucho Power
  21. Invierno Del 92
  22. Llegó Papá
  23. Yendo A La Casa De Damián

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: A toda máquina

Publicado

en

Cómo Asesinar A Felipes

Tuvieron que pasar largos meses para recuperar, en parte, la valiosa experiencia de ver música en vivo. Y es que, pese a que la pandemia aún no se acaba ni se controla y los cuidados deben seguir al pie de la letra, las libertades que permiten la realización de eventos –bien organizados– nos ha devuelto la posibilidad de retomar el curso sobre los escenarios. Buena noticia para el público y también para músicos, técnicos y trabajadores de la industria.

Ese es el caso del ciclo Cultura Re-activa, organizado por Santiago Fusión, que en su última fecha se anotó con el lanzamiento de “MMXX” de Cómo Asesinar A Felipes, quienes, puntuales sobre el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, se conectaron entre teclas y cables para interpretar de manera íntegra su último trabajo, no sin antes dar paso a Cinema Tornamesa, el proyecto de DJ Spacio (acompañado de Milton Russell en el contrabajo) que mezcla imágenes de cine clásico, soundtracks, beats y samples, y se encargó de abrir el show.

Cómo Asesinar A Felipes ha sabido sintetizar de buena manera una etapa donde los sintes son clave en su propuesta, y así se preparó a la audiencia, con la fina selección de DJ Spacio y los interludios a cargo de Sebastián Vergara quien, a un costado del escenario y tras cada cierre de telón, dio vida a correctas melodías acompañado de un modular. El show precisó de aquellos interludios, ya que el desafío técnico era mayor.

La banda entró en escena con su nueva configuración cien por ciento electrónica y una buena presentación de “MMXX”, sin embargo, aquel formato –al menos en esta pasada– pareciera no apreciarse bien ni conectar con una audiencia más grande. Así, la idea de intimidad del quinteto, a solas con sus máquinas y artilugios, a ratos se perdía en dinamismo y por las dimensiones del teatro (que estaba a toda capacidad), pero sí se valió de un siempre buen juego de luces y gráficas que fortalecieron la presentación de los siete temas de “MMXX”. El oficio de Koala Contreras en la voz, y la habilidad de todos en este desafío, puede llenar cualquier vacío y sorprender de variadas formas en todos los niveles, especialmente en las irrupciones de “Debes Saberlo” o “Persiste/Cuestiona”, dos de los temas más inquietos del set.

Una vez más, y tras un nuevo cierre del telón, Sebastián Vergara tomó el modular para un nuevo interludio. CAF planteó en escena dos shows totalmente diferentes y completísimos, marcando las dos etapas de la banda, jugando con lo nuevo y lo clásico, e interpretando canciones de casi todos sus discos. El desafío técnico significó desmontar la cuadrada configuración electrónica y montar el formato tradicional, y la sorpresa y entusiasmo del público se hizo notar, quienes –más prendidos que en la primera parte– corearon en su totalidad el repertorio clásico.

Ya instalados para mostrar los hits, Koala dio el vamos con “Pájaros En Contra”, y qué bien se sintieron los primeros compases de la batería de Felipe Salas, que una vez más demostró su increíble destreza y calidad en “La Puerta No Se Abre Sola”, “Nunca Será Lo Mismo” y en todos los cambios de ritmo e intensidad de “Disparan” (Chino Moreno incluido en el sample).

Lamentablemente, la banda no contó en escena con su clásico Rhodes ni Marcos Meza, lo que podría haber sido una interesante sorpresa, sin embargo, las teclas sustituidas hace rato inteligentemente por el saxo de Cristian Gallardo dan claridad y dinámica a los arreglos en vivo, que es donde tiene la libertad de jugar e improvisar, demostrando por qué es un nombre fijo para los vientos. Luego de despedirse tras el grueso del repertorio, el público ansioso por una más coreó hasta el rápido regreso de la banda para terminar con el himno “Nada Más, Nada Menos”, coronando el regreso de CAF a un escenario grande junto a su gente.

Las dos versiones de CAF que se pudieron ver este miércoles en el Teatro Nescafé de las Artes, demuestran la interesante e inquieta evolución de una banda que siempre empujará sus límites, y sobre el escenario son un bloque en extremo cohesionado y que contagia a cualquier audiencia. El desplante mostrado –ahora y siempre– deja en claro que Cómo Asesinar A Felipes es probablemente, y hace rato, uno de los mejores shows para ver en vivo, y lo de anoche probablemente dejó a sus secuaces ansiosos por el próximo crimen.

Setlist

  1. MMXX
  2. Hemos Vuelto del Abismo
  3. Ahora es Cuando
  4. Debes Saberlo
  5. No Hay Cómo Frenarlo
  6. Persiste/Cuestiona
  7. Se Repite
  8. Pájaros en Contra
  9. Operación CAF
  10. La Puerta No Se Abre Sola
  11. Caen
  12. Nunca Será Lo Mismo
  13. III
  14. Disparan (Fill the Skies)
  15. Ha Vuelto a Pasar
  16. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Bloodmoon: I Bloodmoon: I
DiscosHace 1 mes

Converge & Chelsea Wolfe – “Bloodmoon: I”

Hay veces en que las colaboraciones no terminan de cuajar, y otras en que suena a algo completamente diferente a...

Things Take Time, Take Time Things Take Time, Take Time
DiscosHace 1 mes

Courtney Barnett – “Things Take Time, Take Time”

Cuando Courtney Barnett irrumpió y su nombre ganó un espacio privilegiado en la exitosa y explosiva escena australiana, una de...

An Evening With Silk Sonic An Evening With Silk Sonic
DiscosHace 2 meses

Silk Sonic – “An Evening With Silk Sonic”

Los talentosos Anderson .Paak y Bruno Mars dejaron sensaciones más que positivas cuando dieron a conocer “Leave The Door Open”,...

The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows
DiscosHace 2 meses

Damon Albarn – “The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows”

Inagotable y cada vez más camaleónico. Algo tiene el imaginario que está construyendo Damon Albarn que, con cada día que...

Comfort To Me Comfort To Me
DiscosHace 2 meses

Amyl And The Sniffers – “Comfort To Me”

Una de las piedras angulares del punk, como filosofía, consiste en abrazar las imperfecciones, reconocerse como seres desprolijos y enaltecer...

CRAWLER CRAWLER
DiscosHace 2 meses

IDLES – “CRAWLER”

Para todos fue una sorpresa el día en que IDLES publicó la melancólica “The Beachland Ballroom”, donde, a un ritmo...

Sympathy For Life Sympathy For Life
DiscosHace 2 meses

Parquet Courts – “Sympathy For Life”

El indie rock de Parquet Courts es bastante sui generis dentro de los márgenes difusos que la crítica le ha...

Engine Of Hell Engine Of Hell
DiscosHace 2 meses

Emma Ruth Rundle – “Engine Of Hell”

Mientras Emma Ruth Rundle se dedicaba a preparar lo que sería su quinto disco, la pandemia y las cuarentenas golpearon...

Valentine Valentine
DiscosHace 2 meses

Snail Mail – “Valentine”

En situaciones de crisis, es complicado alinear las emociones con lo que se piensa o analiza, pero ese acontecer no...

Twin Plagues Twin Plagues
DiscosHace 2 meses

Wednesday – “Twin Plagues”

La actitud con la que Karly Hartzman trata la guitarra en los primeros minutos de “Twin Plagues”, canción que abre...

Publicidad
Publicidad

Más vistas