Conéctate a nuestras redes
Cuarteto De Nos Cuarteto De Nos

En Vivo

Cuarteto De Nos: Reflejan temperamentos

Publicado

en

Y cada mañana siempre me pregunto ¿por qué el despertador quiere gritarme? ‘¡Dale! ¡Marioneta! ¡Son las siete! ¡Levantate!’”, versa el coro de “Mario Neta”, el track que abre “Jueves” (2019), el 16º disco de Cuarteto de Nos, banda uruguaya que sigue entregando parte de las letras más reflexivas de la canción en español. Con 35 años de trayectoria, pero cuya valorización sólo se manifestó a nivel masivo desde hace sólo 15 con “Raro” (2006), la banda entiende como nadie la porquería de la rutina, el tedio de poner el hombro y seguir adelante y, en el acto de reflejar frustraciones, alegrías, realidades y algunas fantasías, ha logrado identificar a un amplio abanico de público, lo que es notorio en cada ocasión que se han presentado en Chile, nueva costumbre que los devuelve en distintos escenarios.

Esta vez fue partida doble en el Teatro Nescafé de las Artes, irónicamente un martes y un miércoles para lanzar “Jueves”, en jornadas que se caracterizaron por la efervescencia de un público devoto, algo que ayudó mucho el recinto y las butacas en vez de instancias como festivales, donde el fanatismo se diluye en medio de espacios grandes. Desde el inicio, con “Punta Cana”, la gente se levantó de sus asientos para bailar, saltar, cantar cada tema como si fuera el último, incluso esos que no son singles, pero que marcan a las personas por diferentes tramos de las letras de Roberto Musso, ese ingeniero que encabeza a Cuarteto De Nos y lo lleva a cantarle a la identidad (“El Hijo De Hernández”), la falta de respuestas (“Ya No Sé Qué Hacer Conmigo”) o a la tolerancia (“Lo Malo De Ser Bueno”).

Pero las letras no lo son todo, porque el sonido también es demoledor. Mezclando rock con pop y diferentes raíces, todo ayudado por los fraseos al borde del rap de Musso, pero no olvidando la eficiente y potente batería que imprime Álvaro “Alvin” Pintos, la capacidad de dar solos consistentes en espacios reducidos de Gustavo “Topo” Antuña o el manejo de los teclados de Santiago Marrero. Incluso, la noche del miércoles 9 de octubre era especial por ser justamente el décimo aniversario de Topo y Santiago con la banda, con cumpleaños feliz incluido.

Tras ver a Cuarteto de Nos en diferentes espacios, países, públicos, lo que queda claro es la transversalidad de su propuesta, que puede tocar el espíritu de gente muy diferente entre sí, vibrando con canciones que se van sucediendo de forma incansable, como “Anónimo”, “Mi Lista Negra” y la propia “Mario Neta”, a lo largo de ritmos que se han pulido en el tiempo y cuya vibra pop es innegable. Algo que no afecta las raíces de una banda que hacía de los juegos de palabras algo más burdo en sus inicios, pero que tuvo siempre una capacidad cálida de contar historias y sensaciones, reflejando también los temperamentos de diferentes personajes que se podían encontrar en cualquier esquina. Por ejemplo, la figura del “papá” es alguien que se ve problematizado desde perspectivas distintas: si en “Pobre Papá” hay una burla a quienes no quieren hacerse cargo de quienes debieran, de forma floja, en “Llegó Papá” hay una sátira sobre aquellos que se creen más que el resto del mundo.

La sátira es fundamental para Cuarteto De Nos, o las figuras literarias. Cuando tocaron “Tiburones En El Bosque” u “Hombre Con Alas” (ambas del disco nuevo) nadie se las tomaba literal, sino que operaban de acuerdo a las figuras oníricas que cada cual eligiera, pese a lo gráfico de las letras. Sin embargo, hay otro agregado que caracterizó al show: sea cual sea el verso cantado, este tuvo el eco del público siempre, y además no se realizaban cavilaciones en ritmos oscuros y bajados, sino que utilizando las armas de la música más movida para calar hondo, como un caballo de Troya que se mostraba ameno y divertido, pero que en su interior tenía esas reflexiones necesarias para tantas y tantos.

Tras “Me Amo” y “Pobre Papá” venía el primer break de la noche para sacar a la banda del escenario y luego dejar a Roberto haciendo una reentrada triunfal. Era necesario, y era justo. Lo que se avecinaba era un duelo entre el hombre y la computadora, entre inteligencia individual y artificial, ese “Contrapunto Para Humano y Computadora” que, en su genialidad de mezclar la copla con la crítica a la máquina que el Cuarteto viene esbozando desde “Apocalipsis Zombi” (2017), logró involucrar a la gente. Era un duelo, y cada exponente tuvo aplausos y vítores del público antes del colapso cuando desde las décimas se movieron a los mutuos insultos elaborados. Luego el EDM rock de “Nombres”, la emoción de “No Llora” o el rapeo de Marrero con Roberto en “Mírenme” seguían sumando energía y explosiones, y todo aquello que se podía esperar, y que ocurrió en dos noches mágicas donde se consolidó la conexión entre un público chileno y una “banda rara” como tantas veces se les ha llamado.

No se puede dejar de destacar la personalidad de Santiago Tavella, otro de los miembros fundadores de la agrupación, bajista insigne con una presencia única y que se desarrolló en versiones excelentes de “Enamorado Tuyo”, y esa vibra más calma pero igual de devastadora en “Pobre Papá”. También Tavella fue el más calmado al volver al escenario tras la bulla demoledora que hizo el público para que la banda volviera a escena después de “Gaucho Power” y del “Invierno Del 92”, para hacer “Llegó Papá” y cerrar la fiesta con “Yendo A La Casa De Damián”, esa canción que versa “¿Por qué me cuesta tanto llegar?”, casi como una pregunta que no tiene respuesta, dado que en este tema, tanto como a lo largo del show entregado por casi dos horas por el quinteto llamado Cuarteto, lo importante es el camino y no el punto al que se debe arribar.

Prácticamente ninguno de los personajes y hablantes líricos de las 23 canciones que sonaron en el show tendría una respuesta, porque nadie se pregunta por la dificultad, sino que se sigue adelante sin pensar tanto porque, de lo contrario, todo se entrampa, como dirían en “Nombres”: “esto me pasa cuando pienso demasiado”. Entonces, es esa trayectoria, es ese camino sin final y con preguntas retóricas el que dejó a su paso el brillante retorno de Cuarteto de Nos a suelo chileno, quizás en su show más sólido y con la gente más fan que valoró cada instante, como pocas veces ocurre. Un deleite para cada temperamento y cada emoción que se vio al espejo en el escenario del Teatro Nescafé de las Artes, un martes y miércoles para lanzar el “Jueves”.

Setlist

  1. Punta Cana
  2. El Hijo De Hernández
  3. Ya No Sé Qué Hacer Conmigo
  4. Lo Malo De Ser Bueno
  5. Invisible
  6. Enamorado Tuyo
  7. Anónimo
  8. Mi Lista Negra
  9. Mario Neta
  10. Roberto
  11. Tiburones En El Bosque
  12. Me Amo
  13. Pobre Papá
  14. Contrapunto Para Humano Y Computadora
  15. Nombres
  16. No Llora
  17. Hombre Con Alas
  18. Apocalipsis Zombi
  19. Mírenme
  20. Gaucho Power
  21. Invierno Del 92
  22. Llegó Papá
  23. Yendo A La Casa De Damián

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Behemoth: La estética de lo profano

Publicado

en

Behemoth

Como suele ocurrir últimamente, se hace difícil asimilar los espectáculos fuera del álgido contexto social que se desarrolla en el país. El cuestionamiento a las figuras de poder es un fenómeno profundo y transversal, así lo demuestran los múltiples ataques a símbolos religiosos como consecuencias de la deslegitimación de la Iglesia Católica. En este punto, Behemoth se relaciona con la contingencia. La iconografía del sacrilegio forma parte elemental de la propuesta de los polacos, quienes provocan continuamente a los elementos de la cultura cristiana en sus composiciones. A cinco años de su último show en Santiago, el conjunto liderado Nergal se reafirma como uno de los proyectos de metal más completos del panorama actual, mediados por una rigurosa estética de lo profano.

Enmarcados en la gira sudamericana que presenta su último álbum, “I Loved You At Your Darkest” (2018), Coliseo Santiago contenía a una multitud de fanáticos que vitoreaban impacientes una nueva visita de la banda. Cubiertos por un telón negro, “Solve” introdujo a los asistentes al imaginario de demonios y herejías dibujado por Behemoth. “Wolves Ov Siberia” puso al descubierto a la banda, mientras el ritmo incesante de Inferno comenzaba a mover a los fanáticos. Los primeros aplausos se apagaron de súbito con “Daimonos”, continuando una carga incesante.

Cabe destacar los detalles de escenografía e iluminación, que, si bien no son demasiado ambiciosos, sí aportan a generar una mayor puesta en escena y crear un ambiente ritualístico propio de bandas afines al black metal. La fuerza de “Ora Pro Nobis Lucifer” contribuyó a este escenario ocultista con una interpretación impecable, mientras que “Bartzabel” presentaba a Nergal portando una mitra en evidente declaración de desacato. Fue en esta ocasión cuando Behemoth mostró con fuerza las razones que los posicionan como una banda de categoría del circuito metalero, denotando preocupación por el aspecto visual y la versatilidad en los pasajes menos intensos, características que no son tan fáciles de encontrar dentro del nicho al cual pertenecen.

El ímpetu de “Ov Fire And The Void” retomó el camino por los territorios más brutales de la banda. Luego de un coro eclesiástico, Nergal se dirigía por primera vez al público, agradeciendo la entrega con un show despampanante e intenso. Luego de unas breves palabras, el conjunto continuó con su repertorio más reciente interpretando “God = Dog” y avivando los ánimos de los fanáticos. A medio tramo de la jornada, “Conquer All” y “Sabath Matter” aportaron en crear una ornamentación oscura, ejecutando un sonido impecable y extremo.

La agrupación polaca aprovechó la energía para continuar con uno de sus temas más reconocidos. “Blow Your Trumpets Gabriel” hizo cantar a los fanáticos que observaban con atención cada pasaje de la canción que vaticina un escenario apocalíptico. Con la energía a tope, “Slave Shall Serve” avivaba el mosh, mientras que “Chant For Eschaton 2000” despedía a la banda del escenario, no sin que antes Nergal disparara una alabanza a satanás.

Como era de esperarse, la última parte del repertorio se cargó a la teatralidad con la oda infernal de “Lucifer”, la caótica “We Are The Next 1000 Years” y el cierre definitivo marcado por “Coagvla”, que fue interpretado por percusiones a banda completa, despidiéndose así de manera definitiva de una fanaticada que aún estaba en condiciones de escuchar más.

Pese a que Behemoth es un proyecto que remite sus bases a elementos del black metal, es valorable el modo en que se las ha ingeniado para crear un sonido más depurado. Sin perder cuotas de agresividad, gana en sofisticación, versatilidad y una propuesta estética que también muestra preocupación por lo visual. Con la ausencia de este elemento iconográfico, es imposible asimilar el concepto del conjunto polaco en su totalidad. El buen estado creativo de Behemoth da buenos auspicios para un metal que no teme en ser pretencioso y mostrarse como una expresión legítima de arte a lo oscuro.

Setlist

  1. Solve
  2. Wolves Ov Siberia
  3. Daimonos
  4. Ora Pro Nobis Lucifer
  5. Bartzabel
  6. Ov Fire And The Void
  7. God=Dog
  8. Conquer All
  9. Sabbath Mater
  10. Decade Ov Therion
  11. Blow Your Trumpets Gabriel
  12. Slaves Shall Serve
  13. Chant For Eschaton 2000
  14. Lucifer
  15. We Are The Next 1000 Years
  16. Coagvla

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 5 días

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 5 días

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 semanas

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 semanas

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 semanas

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 semanas

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 3 semanas

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 3 semanas

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 3 semanas

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 3 semanas

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas