Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Core Live Party 2008

Publicado

en

¿Club Cadilac?, ¿eso dónde queda?…
En Blanco Encalada, a una cuadra del Club Hípico.

¡Ahhh!, y ¿este concierto no iba realizarse en el Teatro Caupolicán?
En un principio, pero por la baja venta de entradas se tuvo que trasladar a última hora.

Muchos de las casi mil personas que asistieron el domingo a ver a Reel Big Fish junto a Goldfinger, se preguntaron lo mismo. Eventos que cambian de locación, de teloneros, e inclusive de día. Es una situación que se está volviendo usual en estos días.

La apertura: Drakos+SIA
Drakos, los prominentes ganadores de la primera versión mediática del Garage Music, acreedores de grandes canciones como “San Juan”, “La vengadora”, entraban improvisadamente como reemplazantes de los trasandinos Shaila. Producidos por Cristóbal González, vocalista de Santo Barrio. Y que dentro de sus filas, figura su baterista Cristopher Schonffeldt, quien fuera el flamante ganador del concurso para bateristas organizado por Fancy music, Extreme Hitters 2007. En este contexto se erguía como teloneros de esta gran fiesta hardcore/ska. Con un escueto setlist se hicieron con la ovación del público. “San Juan”, en la apertura, hizo subir la temperatura. Luego de la tercera canción, “Cantina”, la entrega era máxima, y la respuesta de los presentes era evidente. Un verdadero acierto de la productora, en confiar en ellos. Luego de los problemas surgidos con Shaila, Hyntu y los nacionales Eskaso Aporte.

Al finalizar el escueto y recortado repertorio de la banda Drakos (cinco canciones), hacía su aparición SIA, el cuarteto de Buin de buen oficio. Que si bien, no era la banda indicada para un show de esta envergadura, se desenvolvieron correctamente, y salieron airosos tras media hora de show. Eso sí, la mala calidad del sonido, a causa de una inexistente prueba de sonido para Drakos, y SIA, fue el peor enemigo de estas dos notables bandas chilenas.

En todo caso, los primeros, con su ska latino, lograron prender más, y dejaron el camino pavimentado a los segundos. El público saltaba ya más desanimado, para este segundo show de apertura. Y en lo personal, (espero que ningún asiduo fanático de los de Buin, ni los mismos músicos, se sienta ofendido). Pero SIA, se notó más afectado por la mala ecualización de sus instrumentos. El mismo baterista se notó levemente confundido en un momento. Pero tales problemas no fueron suficientes para opacar el buen desarrollo de su presentación.

Temas cargados a lo “clásico”, como “discurso”, “Mi libertad” y el himno “10 minutos”, entre otras, ayudaron a mantener la temperatura en alto, a la espera de los actos principales. Mal para SIA, pero hacia el final no faltaron algunas incipientes pifias de los más ansiosos fanáticos que lo único que querían ver en ese momento, era a Reel Big Fish y Goldfinger en escena. En conclusión, lo que aconteció de la participación de SIA para este evento, fue similar a lo de Sin Perdón para la apertura del show de Millencolin semanas atrás.

Reel Big Fish: Una fiesta ska
Con la melodía resonante del “¡Olé Olé Olé, Chiiiile, Chile!”, que salía de los tres bronces de los de Huntington Beach, California, entraron en conjunto Reel Big Fish a escena. Una entrada triunfal, ovacionada y más que poco convencional, para los shows que hemos recibido en estos días, pero nada de raro para estos cómicos del ska.

Dan Regan, en el trombón, vestido de terno gris, con una incipiente barba, a su lado John Christianson parecía disfrazado de aviador de principios de siglo. En el centro Aaron Barret, con su peculiar camisa floreada y ese “jopo” tan característico del estilo. Junto a ellos, el barbón trompetista y guitarrista Scott Klopfenstein. De gafas gruesas, el baterista Ryland Steen. Y un tímido Derek Gibbs al fondo del escenario en el bajo, quién reemplazó a Matt Wong, tras su salida, el año pasado.

Con esta insigne formación, estos divertidos personajes se apropiaron rápidamente del local, y del cariño de la gente. “Trendy”, el clásico de su disco “Turn the radio off” (1996), comenzó la fiesta. Luego continuaron con “I want your girlfriend to be my girlfriend”, mientras los integrantes, sobre todo John y Dan, payaseaban en el escenario.

Entre tanta diversión y entusiasmo, y una entrega total de parte de Barret y compañía, el público estaba inmerso en un mosh a ratos muy enérgico. “Everything sucks”, hizo bailar y saltar al público una vez más. Mientras tanto sonaban “Ban the tube top”, “Somebody hates Me”, “All I want is more”, y una magistral “Kiss me deadly”. Hasta que “She has a girlfriend now” hizo vibrar al respetable, sumada la breve aparición de John Feldman en las voces. Toda una sorpresa. “Another fu song”, puso nuevamente risas por las tonteras de los mismos de antes. “Good thing” y “Your guts” entraron pegadas, como usualmente lo han venido haciendo.

En la última patita del show, se dieron la libertad, incluso de realizar una parodia del clásico noventero de Metallica, “Enter sandman” (A song from the bottom of my heart), en donde Dan Regan cantó entre risas, “como perro, casi ladrando”. “The setup”, “The new version of you” y “Don’t start a band” marcaron el comienzo del fin de la presentación.

“Join the club” fue otra estocada más del “Turn the radio off”, “Where have you been”, del clásico álbum “Cheer up” le siguió. Entonces fue el turno de “Beer”, una cómica parodia al conflicto entre el amor y el alcohol. Para terminar lanzaron dos estocadas necesarias y muy esperadas. “Sell out”, que para los fanáticos de los videojuegos, la podían escuchar al inicio del FIFA 2000. Y el mediático cover de A-ha, “Take on me”, que fuera grabado para la jocosa película “BASEketball”.

El show de los de Orange County, se dividió en una gran cuota de histrionismo y genuinidad, sumado a un calculado repertorio de bromas. Por ejemplo, cuando subieron en dos ocasiones, acosadores que sacaron fotos (Ban the tube top), y asediaron a los músicos (a Aaron Barret en She has a girlfriend now). El setlist fue muy cargado a “Turn the radio off”, su mítica placa de 1996. La vara en ese momento quedaba alta para Goldfinger, muchos se preguntaban y comentaban su satisfacción por el concierto e ingenuamente se escuchaba en el ambiente, que Goldfinger sería tan solo un aderezo. Craso error.

Goldfinger: Una aplanadora
Reel Big Fish sin duda le dejó la vara muy alta a Goldfinger. Lo de Barret y compañía fue redondo. Pero nadie se esperaba la intrépida astucia de John Feldman, actuara con tal rapidez. En manos de John Feldman (voz y guitarra), Kelly LeMieux (bajo), Darrin Pfeiffer (batería) , Charlie Paulson (guitarra), el Club Cadilac se vino abajo. Aun cuando la guitarra resonaba estridente, carente de sonidos medios/bajos. Lo de este cuarteto de Los Ángeles fue avasallador.

Una breve introducción de fondo, y “Spokesman”, el hit del magnífico “Open your eyes”(2002), abrieron el show. El público prendió en un segundo. “Counting the days” abofeteó a los presentes sin pausa alguna, más que lo estáticos que quedaron Feldman y sus secuaces antes de terminar la canción. La misma intensidad prosiguió con una repasada a la época ska, con “Chris Cayton”, y una espectacular “Open your eyes”. Entonces llegó, “Get up”, la única representante de su última producción “Hello destiny” (2008). El show de Goldfinger fue para cansarse, lanzaron las primeras cinco canciones, sin mayor descanso. La entrega hasta ese momento, era total. Feldman saltaba como un veinteañero, a pesar de tener más del doble de esa edad.

Luego de aquella, los clásicos siguieron y “San Simeon”, “Here in your bedroom” y “Mable” casi derrumban el local. Sobre todo porque en esta última, Feldman junto a sus compañeros de banda, invitaron a varios individuos del público a subirse. Y no faltaron los oportunistas que lograron colarse. Para entonces toda la producción se notaba evidentemente nerviosa, y empezaron desesperadamente a controlar el tránsito al escenario. Luego comenzaron a bajar a los que en una suerte de colados, salieron premiados al figurar; algo así como a turistas japoneses, que saca foto a cuanta cosa se le cruza; junto a Goldfinger en el escenario, por largos minutos.

“My girlfriend shower sucks” y “Miles away” salieron de entre las telarañas y el polvo del tiempo, para rememorar las viejas glorias de la banda, en sus inicios. El momento de la noche, no sabría si catalogar como el mejor, el más freak, o el más entretenido. Fue cuando Dangerous Darrin se hizo del micrófono en medio de “Miles away”, y el circo comenzó. Primero, entre las típicas adulaciones de libreto, hacia el público chileno, este personaje se ganaba la simpatía de la gente por medio de bromas. En donde junto a Feldman fueron partícipes del primer acto. El maceteado baterista, reaccionó de manera un tanto grosera, frente al comentario de Feldman, “Little penis”. Tanto así que Pfeiffer terminó por bajarse los pantalones, pero (gracias a Dios) no mostró nada.

Eso no fue todo. Luego este gordito volvió a hacer de las suyas, al inmiscuirse entre el público y vivir en carne propia una “death wall” en versión chilena. Luego para finiquitar su repertorio de peripecias. Pidió una zapatilla al público, pero mientras hablaba, una zapatilla voló a sus manos, y no alcanzó siquiera a terminar la frase. Acto seguido la olió para finalmente rellenarla de cerveza que enseguida compartieron Paulson y Pfeiffer.

Para los menos conocedores, la interpretación de “Superman” fue su momento, su salvación. El clásico inserto en el soundtrack del juego de PS1, “Tony Hawk Pro Skater”, hizo vibrar el Club Cadilac, hacia el final del show. “Fuck Ted Nugent”, la breve y retorcida canción, fue inspiración suficiente para que Feldman incitara un mosh circular monstruoso (guardando las proporciones del lugar). Y sirvió de preludio para un excelente cover de Operation Ivy, con “Knowledge”. Al igual que el cierre de sus antecesores, Reel Big Fish, los de Goldfinger lo hicieron con su cover infaltable: “99 Red ballons”.

Por Juan Enrique Chomon
Fotos por Juan Roberto Aguiló

Publicidad
20 Comentarios

20 Comments

  1. Felipe Ramírez Amigo

    06-Nov-2008 en 2:26 am

    [HN] Core Live Party 2008 http://tinyurl.com/5aysxn

  2. Vale

    06-Nov-2008 en 2:33 am

    Estuvo buenísimo!!

    Muy buen review, he visto varios y escribes muy bien, concuerdo harto con tu opinión, bye.

  3. Josué

    06-Nov-2008 en 1:19 pm

    El show estuvo increiblee
    concuerdo con la critica
    RBF dejó la vara alta
    pero Goldfinger entró con todo
    simplemente notable
    conforme del espectaculo
    uno de los mejores recitales que he ido
    por no decir el mejor

    destacar tambien a los teloneros
    que lo hicieron bn

    buena crítica

    se viene NFG el domingo

  4. ricardo

    06-Nov-2008 en 1:32 pm

    wn redundas mucho en el setlist completo.
    te voy a acusar con quiroga
    xD

  5. aaron barret

    06-Nov-2008 en 1:45 pm

    A mi no me pareció redundante, sino detallado… me gustó…
    Se agradece, de parte de los que no fuimos al concierto

    saludos

  6. aaron barret

    06-Nov-2008 en 1:46 pm

    q ganas de haber estado aahí

  7. rene

    06-Nov-2008 en 4:35 pm

    Excelente comentario… y MUCHAS GRACIAS POR EL SETLIST DE RBF, te pasaste lo andaba buscando!..

    Saludos.

  8. Felipe

    06-Nov-2008 en 6:18 pm

    Buen buen review Juan, qué lata no haber podido ir! Por lo menos me hice una idea de cómo fue. Saludos.

  9. ardeconstanza

    06-Nov-2008 en 11:15 pm

    fue cuatico
    solo me falto comerme una mina

  10. Karla

    07-Nov-2008 en 1:09 pm

    Estuvo excelente!!
    RBF definitivamente INCREÍBLE

    Se podrían subir unas fotitos!!!! por faaa

  11. camilo

    07-Nov-2008 en 1:09 pm

    Buena el show, las bandas principales y el local -estaba bastante piola para el show- (Club Cadilac), lo único malo las weas de cerveza que vendian y los teloneros de mierda, SIA denuevo??? !!! pfff grupos qliaos mierda solo porque son amiguis de las productoras van a tocar pero no prenden a nadie.

    y si lee alguién de la producción : para la otra cuando cambién la wea de locación avisen por ticketmaster o alguna wea formal aweonaos.

    ¿Core Live Party ó COREL..? Mi ticket dice “Corel..”

  12. aaron barret

    07-Nov-2008 en 1:12 pm

    si juntas el “core” con “live” y lo cortas luego de la L… te da “COREL” … VOILA!!
    magia, cierto?

  13. aaron barret

    07-Nov-2008 en 1:12 pm

    viste lo q decía el afiche?

  14. Isa

    07-Nov-2008 en 6:31 pm

    muy buen comentario. Me habría encantado estaar ahi, hubiera sido un sueño.

  15. Romina

    08-Nov-2008 en 10:36 pm

    O estoy muy cagá de la cabeza… o se te pasó “I’m her man”… estoy casi segura que RBF la tocó :S. De todas formas, muy buen comentario., aunque a modo personas Goldfinger me dejó bastante decepcionada.

    Saludos!

  16. SERCASO

    08-Nov-2008 en 11:32 pm

    El mejor show que he ido por lejos!!!
    y he ido a varios !!!

  17. juane

    09-Nov-2008 en 12:27 am

    i’m her man, debe haber sido la tercera canción q nunca me acordé:(

  18. Moraguazul

    14-Nov-2008 en 2:39 pm

    Estuvo Increíble. Fui por Reel Big Fish (que estuvo buenísimo), pero me impresionó Goldfinger…Entrega total, eso siempre se agradece

  19. Willy

    16-Mar-2009 en 10:01 pm

    Definitivamente un show espectacular, soy fans de las dos bandas (más aún de RBF) y cuando leí que venían las dos juntas no lo podía creer… quedé muerto después del show fue la patá!!!

    Ahora a esperar a Roger y Chris con lo mejor de LTJ !!!!

  20. el gran pez

    09-May-2010 en 4:09 pm

    No he vuelto a ver un show así… estuvo increíble!…
    está muy acertado el comentario, me acordé de varias cosas q a esta altura había olvidado, gran aporte HN!!!!

Responder

En Vivo

Orchestral Manoeuvres In The Dark: Pretendiendo ver el futuro

Publicado

en

¿Qué hay detrás del baile? ¿Por qué el cuerpo traduce la música y los ritmos de ciertas maneras? Desde Darwin hasta David Byrne han tratado de pensar en por qué la evolución de la humanidad tiene a la danza como algo clave para el acto de ser humanos, y por ello es que la reflexión siempre aparece cuando el baile se hace algo colectivo. Cuando bailamos juntos, en la oscuridad de una pista o una cancha como ocurre en un concierto, esto indica, por lo menos, la existencia de una comunión, y en el punto máximo, una creencia haciéndose algo material.

Cuando se observa lo que pasa con la música de Orchestral Manoeuvres In The Dark (OMD), es difícil pensar en qué tiempo se habla. Se puede pensar en ritmo, en letra, en música, en espíritu, pero también hay un ansia en el dúo formado a fines de los 70’s por capturar el futuro. ¿Qué hay detrás del baile? Pareciera que está la voz de los tiempos, un zeitgeist accidental, que luego de ser futurista calza más con un retro futurismo que se vuelve único y necesario, tal como fue la primera visita de OMD a nuestro país, en una Cúpula Multiespacio repleta con más de un millar de personas que tuvieron chance de ver una clase maestra de cómo se configura una sesión de baile, intensidad y calidad.

Tras un buen calentamiento con el set de synthpop que puso Cristián “Chico” Pérez, el público esperó ansioso a OMD, y es que el público (cuyo promedio de edad probablemente se elevaba sobre los 40 años) sabía que la espera había sido larga. “Paul, ¿me puedes decir por qué cresta esperamos 40 años para venir acá?” fue la pregunta de Andy McCluskey que todos pensaron, al unísono, que resumía esa sensación de cómo lo inevitable se deja esperar tanto tiempo. Antes de eso, “Isotype” iniciaba el show a las 21:45 hrs., en una muy buena muestra de cómo OMD pasó de proyectar al futuro, a vivirlo.

Aunque este tema fuera de “The Punishment of Luxury” (2018), último disco a la fecha de los ingleses, lo cierto es que se integraba de forma natural con clásicos posteriores como “Messages” o “Tesla Girls“, y todo se transformaba en una fiesta, con un juego de luces perfecto, y también con los movimientos maniáticos de McCluskey quien parecía poseído por el espíritu de su “yo” más joven. Una mezcla entre el luchador Shinsuke Nakamura y un bailarín experto en clubes de Ibiza, los pasos de Andy eran impactantes y dotaban de urgencia a un repertorio que, en vez de urgente, ha tenido al tiempo de su lado para decantar en lo preciso y lo trascendente.

Por ello es que el salto entre canciones con décadas de diferencia como “History Of Modern (Part 1)” y “Pandora’s Box” se da con tanta naturalidad, porque el factor común es OMD, cuya historia puede remontarse a cuatro décadas atrás, pero que estuvo 10 años completos sin avanzar, y ese tipo de desajustes no se notan en el escenario ni en el armado de un set hecho para la ocasión, no enfocado en el trabajo más reciente, sino que en clásicos de todas las épocas, desde “(Forever) Live And Die“, “If You Leave” y “Souvenir” (que fueron todas juntas), hasta las “Joan of Arc” y “So In Love“.

La gente respondía siempre, en todas las canciones, en todos los momentos, sin dejar de entregar energía y corresponderle un poco a McCluskey. También hay momentos donde Paul Humphreys tomaba el micrófono para cantar, como en “Souvenir” o “(Forever)…“, y ahí quedaba de manifiesto cómo se complementan ambas personalidades, Andy desde lo frenético y Paul desde lo melódico, redundando en esta conjunción de ideas de futuro que se vuelven fiesta, baile y oscuridad.

Más cerca del final viene la locura de “Locomotion” o el coro que es “Sailing On The Seven Seas“, para luego cerrar el main set con “Enola Gay“, esa canción de OMD que es imposible que no haya sido escuchada, que es reconocible incluso por quienes no tienen idea de la mera existencia de la banda. Aunque se escuchaban cosas comentadas por la gente como “este es el tema de los gays” (claro, campeón, seguro que es por eso), lo cierto es que la energía era completa y dejaba a la gente en ascuas de más, en especial con esa maravilla de coreo de estadio asimilando a los sintetizadores en esta canción. La cara de sorpresa de Andy y Paul dejaba en claro su posición respecto al público en esta velada.

¿Qué hay detrás del baile? Esto funciona como idea a considerar en canciones más calmas como las que iniciaron el encore como el himno “Walking In The Milky Way“. Al final del día, y cerca del final del concierto, se buscan puntos de encuentro, sensaciones comunes. A veces no es de lo más placentero tener mucha gente alrededor, moviéndose y chocando unos con otros, a veces con cabezas que tapan parte del escenario o con algunos que fuman en recintos cerrados, pero cuando se consigue la coordinación de todos los espíritus para ser uno, nada de eso importa.

En el caso de un show como el de OMD lo que importa es cómo nos encontramos en pistas de baile, en recuerdos de un futuro pasado, y cómo es que la electricidad se sigue transmitiendo. Por ello es que ese tributo a Kraftwerk, “Electricity“, se hacía la mejor forma de cerrar 97 minutos perfectos, con sonido, energía, voces, y un público a la medida de lo que debió ser, y que finalmente fue el debut de OMD en Chile. Como cantara Springsteen: “No puedes iniciar un fuego sin una chispa / (…) incluso si es que estamos danzando en la oscuridad“.

Setlist

  1. Isotype
  2. Messages
  3. Tesla Girls
  4. History Of Modern (Part 1)
  5. Pandora’s Box
  6. (Forever) Live And Die
  7. If You Leave
  8. Souvenir
  9. Joan Of Arc
  10. Joan Of Arc (Maid Of Orleans)
  11. Of All The Things We’ve Made
  12. So In Love
  13. The Punishment Of Luxury
  14. Dreaming
  15. Locomotion
  16. Sailing On The Seven Seas
  17. Enola Gay
  18. Walking In The Milky Way
  19. Secret
  20. Electricity

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 9 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 9 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 9 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 9 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 9 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 9 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 9 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 9 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 10 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: