Conéctate a nuestras redes
Cómo Asesinar A Felipes Cómo Asesinar A Felipes

En Vivo

Cómo Asesinar A Felipes: Operación en tres pasos

Publicado

en

En tiempos de streaming y de la fugacidad máxima en la atención a la escucha de la música, no apostar por los singles es una derrota segura en los papeles para muchos, pero cuando se conocen las capacidades, esto no importa. Estamos en un año bisagra, de final de década, y luego de ver el lanzamiento de “Naturaleza Muerta”, el séptimo capítulo discográfico de Cómo Asesinar A Felipes, se puede observar cómo es que, en el balance, CAF es probablemente la mejor banda chilena de la década. La capacidad de evolucionar, de sobreponerse a la adversidad, de seguir adelante, aunque la música no tenga vocación de masividad porque el arte no se corrompe para llegar a más gente. Tienen una de las trayectorias más potentes en la música chilena como un todo, más allá de cuánta gente llevan a los conciertos o de cuánto se hable de ellos. Lo indefinible de su propuesta es una bendición y una maldición a la vez, pero nada de eso afecta a cómo su discografía y arrojo en vivo se hace más y más fuerte.

Sala Metrónomo recibió a cientos de personas que esperaban a CAF mientras colgaban las palabras “Cómo Asesinar A Felipes”, dándole un marco gigante a todo, mientras un espacio similar a una mesa de sonido estaba cubierto en el medio de la cancha. A las 22:40 hrs. la acción inició con bailarines casi a oscuras, mientras bases (que perfectamente podrían ser demos de CAF) sonaban para marcar los espacios de iluminación, manejada como un misterio, mientras la operación se ponía en marcha, en tres actos claros y llenos de significancia para comprender todos los momentos en los que la banda está a la vez.

Minutos después, DJ Spacio, SebaBala, Metraca y Cristián Gallardo iban a ese espacio cubierto que escondía la propuesta “CAF Entre Máquinas”, que, con sintetizadores, tornamesa y un controlador MIDI, podía armar el sonido CAF mientras Koala Contreras comenzaba con las líricas de “Formo Parte De Un Engaño”. Aunque CAF tiene una raíz orgánica, con su sonido teniendo como piedra angular la desafiante base rítmica que ponen Felipe Salas y Sebastián Muñoz, las máquinas le sientan bien al conjunto y extiende la profundidad sonora en tracks que en su mayoría vienen de los primeros discos, como “Ya Llegó” o “Alerta Roja”. Koala Contreras rapea a la distancia, mientras la gente se concentra –a lo Boiler Room– en lo que hace el cuarteto en el medio de todo, con todo el mundo disfrutando en este primer acto que incluso tuvo la dificultad de ciertos contratiempos en el Macbook usado por DJ Spacio, pero que no representó una amenaza inmovilizadora para el conjunto. Koala Contreras apareció en momentos esporádicos para acercarse piola a sus compañeros, mientras sonreía al ver la escena, al convertirse en narrador omnisciente y observar al público maravillado.

Tras el cierre de este acto, bailarines estuvieron entre la gente, siendo una transición precisa para lo que sería la aparición en el escenario de CAF, que, luego de la intro de “Naturaleza Muerta”, “La Verdad Fundamental”, tocarían “Días Oscuros” acompañados al igual que en el disco por Camila Moreno y Raimundo Santander. Esta canción tiene la misma sensación que en el álbum, donde primero su dinámica desconcierta, pero luego es el fraseo de Camila el que hace que todo aterrice, entre trazos de trip hop y jazz, mientras la flauta de Cristián y la guitarra de Raimundo operan como mecanismos de ternura en medio de atmósferas cargadas, y así es cómo se desarrolla el disco completo en este segundo acto. Adaptarse, cambiar o desaparecer. Lo dice claramente el intermedio del mismo nombre que suena antes de “Disparan (Fill The Skies)”, donde una voz grabada de Chino Moreno golpea duro, mientras Koala Contreras mira al lado como si el fantasma del vocalista de Deftones estuviera ahí, sonando como si la física no existiera y la teletransportación fuera posible.

Luego de “Los Misterios De La Naturaleza”, un cello y un violín se introducen mediante el talento de dos músicos mujeres que suman épica a “Busca La Paz”, mientras que, luego de “Nada Existe Aisladamente”, el grupo Avalancha y David Añiñir, poeta mapurbe, se hacen presentes en el cierre del segundo capítulo de esta noche con “Ha Vuelto A Pasar”. La intensidad de esta canción se acrecienta con los versos urgentes del poeta, con su entrega nerviosa, enfática y compleja, buscando los recovecos del ritmo para no conflictuar a la canción, y así enriquecerla. Luego toma la trutruka para formar parte del sonido, porque sí, nada existe aisladamente y el mensaje de Añiñir es uno en el que la conexión entre la gente es fundamental, algo que CAF aplicó con maestría en una noche de lanzamiento llena de generosidad.

Parecía que luego de esto el show se acabaría o contaría con un encore simple, pero con la sucesión de las canciones se vería que este era un tercer acto donde la banda quería dar una pincelada a través de su catálogo, desde “Pájaros En Contra” en adelante. This is not about an álbum. Y es cierto, se trata de una carrera, coronada por un disco que referencia a la naturaleza humana, a la naturaleza muerta, y también a la naturaleza de las máquinas disponibles. “Ya Perdimos La Paciencia” dice que “tenemos un propósito en común: aprender a crecer”, y esta canción es premonitoria de lo que sería CAF. Eso se nota con la composición inmediatamente consecutiva, “Exterior (Parte I)”, de “Elipse” (2017), disco sin canciones, sino que con movimientos y partes, desde la obsesión con el número 3 que quizás un show en tres actos sigue recogiendo, con maestría, por “la necesidad de compartir un mensaje” que todavía tiene mucho por resonar.

Síguela” y “III” prendiendo la mecha cerrarían un show implacable en sus ambiciones y sus posibilidades, valorando cada remoto rincón de esa exploración que, como pocos, logra Cómo Asesinar A Felipes. “Nada Más, Nada Menos” sería el verdadero encore para cerrar con broche de oro, como se merece esta trayectoria como pocas. “Lengua de doble filo en contra rebota, te habla el corazón y te quema la boca”, dice otra gran composición de CAF, y es que es difícil mantener este nivel y hacer lucir como si fuera fácil.

Podría parecer que los parabienes hacia Cómo Asesinar A Felipes son repetidos y casi por añadidura, pero lo cierto es que, como pocos, el quinteto consigue mantenerse en alza, en una operación compleja aunque exitosa en cada paso que dan, y tras la hora y cuarenta y cinco minutos de experiencia en Sala Metrónomo, lo cierto es que, si ellos son como tú, el peor ejemplo, entonces que así sea, tal como dice la banda chilena de la década.

Setlist 

  1. Formo Parte De Un Engaño
  2. Ya Llegó
  3. Caen
  4. Alerta Roja
  5. Influencia
  6. La Verdad Fundamental
  7. Días Oscuros
  8. Adaptarse, Cambiar O Desaparecer
  9. Disparan (Fill The Skies)
  10. Los Misterios De La Naturaleza
  11. Busca La Paz
  12. Nada Existe Aisladamente
  13. Ha Vuelto A Pasar
  14. Pájaros En Contra
  15. Ya Perdimos La Paciencia
  16. Exterior (Parte I)
  17. Síguela
  18. III
  19. Nada Más, Nada Menos

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Congreso: En todos los puntos cardinales

Publicado

en

Congreso

Aunque la jornada maratónica que celebró los 50 años de Congreso tuvo mucho de historia y de recordar, es imposible decir que este haya sido un show impulsado por las nostalgias de un pasado que no volverá. En vez de eso, la noche del 24 de agosto fue perfecta para notar que Congreso sigue sonando a canción nueva, y que su creatividad les permite enfrentar el futuro con el optimismo de la fogata interminable.

Antes, mucho antes, a las 20:50 horas, las pantallas dispuestas en el escenario presentaron experiencias de fans y músicos ligados a la historia de Congreso. En este espacio se notaba de inmediato una de las características más implacables de la agrupación: jamás dejar alguien atrás. Si hay una banda que se preocupa de las historias y de los personajes borrosos en la foto histórica, esa es Congreso. Quizás por ello, en vez de expresar la relevancia en la historia de la música popular chilena de la banda, era mejor escuchar relatos personales, más cercanos, lo que cualquiera de las personas que repletó el Teatro Caupolicán pudo haber pensado o vivido.

Casi veinte minutos después, el show iniciaba con el septeto en escena despachando un tridente digno de cualquier antología con “Canción Por Encargo”, “A Las Yeguas Del Apocalipsis” y “Cacharpaya”, sin embargo, el primer karaoke colectivo vino con “El Trapecista”. Aunque con la banda hubiese sido suficiente, las pantallas y su disposición, la escenografía dispuesta ilustraba los distintos mundos que Congreso llevaba por delante, melódica y poéticamente desde 1969, desde el Quilpué natal, desde esa formación con todos los hermanos González, siendo trapecistas sin red en tiempos complicados, donde hacer rock era un medio de expresión visto como algo más indirecto que la “nueva canción chilena”, pero que medio siglo después suena más profundo que cualquier cosa que pueda aparecer hoy. El peso de la historia.

Para Los Arqueólogos Del Futuro” venía antes de una sección dedicada a ese disco que Congreso armó con textos y algunas voces de Nicanor Parra, con cinco tracks sonando inmediatamente, desde los “Recuerdos De Infancia” hasta “No Se Diga Que Somos Hispanoamericanos”. Letras profundas, entendiendo el poderío de una antipoesía subversiva que requería de trazos musicales corrosivos con lo usual, tal como acostumbra Congreso.

El concierto duró casi cuatro horas, pero la configuración de ejes temáticos hizo que todo se pasara volando, incluyendo un set dedicado al disco “Los Fuegos Del Hielo”, ese álbum de 1992 hecho para ser presentado por el Ballet De Santiago en la Expo Sevilla. Con la presentación de un bailarín, haciendo eco de la intención original de estas canciones que se inspiran en la extinción de los aonikenk, yámana, selknam y kawésqar en el sur de país, de pronto el teatro se volvió un espacio conceptual, que inmediatamente tendría que pegarse la voltereta. Joe Vasconcellos, Ernesto Holman y Ricardo Vivanco se subieron al escenario para mostrar la etapa ochentera de Congreso, con la ovación de un público entusiasta, que, tras “Hijo Del Diluvio” y “Viaje Por La Cresta Del Mundo”, se unió a Joe en el karaoke con “Hijo Del Sol Luminoso”. Un momento de júbilo, rescate histórico, y también de amistades en el escenario.

Y, claro, historias hubo por doquier, con Francisco Sazo siendo el más galán en “Y Sus Ojos No Me Dejan De Mirar” o con “Pájaros De Arcilla” teniendo un cierre glorioso con la lenta pero impactante presencia de Banda Conmoción entregando un intermedio solemne, a la usanza de las bandas antiguas, esas con miles de instrumentos, voluntades y comunidad. Por eso Congreso se puede permitir reuniones especiales, y muchas. La primera formación de la banda irrumpió en escena con Patricio y Fernando González, y Fernando Hurtado, uniéndose a Hugo Pirovich, Pancho Sazo y Sergio “Tilo” González para hacer canciones de aquellos tiempos, como “Maestranzas De Noche”, “Juego”, “Tus Ojitos” y “El Cielito De Mi Pieza”, para culminar esa sección con “Vuelta y Vuelta”, en una demostración de cómo siempre Congreso estuvo adelantado y siempre suena a vanguardia, incluso en tracks más ligados a sonidos tradicionales.

Es que Congreso sigue siendo referencia y cima, en evolución implacable, como mostró “La Canción Que Te Debía” (2017), el que incluso les dio el Premio Pulsar al álbum del año, y cómo no pasaría eso con canciones como “Premio De Consuelo” o la que le da nombre al disco. En vez de exuberancia, lo que se ve en estos temas es la madurez de entender cómo la canción necesita de ciertos elementos para disponer de aire y respirar. Evitando ahogos es que llegamos a los navíos, para enfrentar el mar humano donde unos barquitos de papel iluminados se elevaron junto a un son en honor a Jaime Vivanco, músico icónico parte de Congreso y Fulano, quien falleciera en 2003.

Más de Nicanor Parra vino después con “El Rey Midas” y “Días Atrás Un Árbol Me Preguntó”, donde la banda se acompañó de Simón González, en una guitarra prístina (quizás acallando a esa persona en el público que gritó imprudente e irrespetuosamente durante todo el show que “dónde está Simón”). Tras ello, se sumó Magdalena Matthey a cantar “Pasillo De Amor” e inmediatamente Isabel Parra para estremecer al público con “Canción De La Verónica”. Pero el tren de colaboradores no terminaba, porque Claudio “Pájaro” Araya se subió a hacer “El Festejo De Tatana” en un duelo de cajón peruano con Raúl Aliaga.

La ovación a Jorge Campos fue aún mayor, en especial por las canciones en las que acompañó a Congreso. El también ex Congreso y Fulano estuvo en “Heroína De Nueva York” y “Viaje Por Una Ilusión”, cuando ya parecía que la energía estaba a tope. Pero con estas canciones fue que la gente quería levantarse de sus asientos a bailar, algo que pasó finalmente “En Todas Las Esquinas”, cuando, junto a un par de percusionistas de música africana, la banda invitó a todo el mundo a ponerse de pie, a bailar, a disfrutar, en un show que apuntó a todos los espacios, a todos los lugares, a todos los sonidos, mirando al norte, mirando mucho al sur, pero también alrededor.

Congreso se nutre de lo que pasa y de lo que no se ve, y quizás por ello es que, luego del papel picado y la explosión con ese clásico de clásicos, luego vendrían dos canciones más cercanas para cerrar definitivamente todo. “Con El Corazón” con Sazo en la voz y “Tilo” en el charango, y “Canción Por La Paz” cerraron casi cuatro horas de un show histórico, que como pocas veces logró mostrar de cuerpo entero a una agrupación, sus historias, su historia, y también lo que podría venir más adelante… en los próximos 50 años de Congreso.

Setlist

  1. Canción Por Encargo
  2. A Las Yeguas Del Apocalipsis
  3. Cacharpaya
  4. El Trapecista
  5. Para Los Arqueólogos Del Futuro
  6. Importante
  7. Recuerdos De Infancia
  8. Ya No Sueño
  9. Cero Problema
  10. No Se Diga Que Somos Hispanoamericanos
  11. Hay Una Mirada
  12. Nocturno
  13. El Silencio Sagrado
  14. Canción Del Último Hombre
  15. A Los Sobrevivientes
  16. Hijo Del Diluvio
  17. Viaje Por La Cresta Del Mundo
  18. Hijo Del Sol Luminoso
  19. Y Sus Ojos No Me Dejan De Mirar
  20. Ángel, ¿Dónde Estás?
  21. Pájaros De Arcilla
  22. Intermedio Banda Conmoción
  23. Maestranzas De Noche
  24. Juego
  25. Tus Ojitos
  26. El Cielito De Mi Pieza
  27. Vuelta y Vuelta
  28. Premio De Consuelo
  29. La Canción Que Te Debía
  30. Intermedio Barquitos de Papel
  31. El Rey Midas
  32. Días Atrás Un Árbol Me Preguntó
  33. Pasillo De Amor
  34. Canción De La Verónica
  35. El Festejo De Tatana
  36. Heroína De Nueva York
  37. Viaje Por Una Ilusión
  38. En Todas Las Esquinas
  39. Con El Corazón
  40. Canción Por La Paz

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Alien Alien
DiscosHace 5 horas

Northlane – “Alien”

Northlane es una agrupación que se abrió paso inicialmente por un camino influenciado por el metalcore, y decidieron llevar esto...

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 5 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 6 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 1 semana

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 3 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

Publicidad
Publicidad

Más vistas