Conéctate a nuestras redes
Noel Gallagher Noel Gallagher

En Vivo

Colors Night Lights I 2018

Publicado

en

Este año marcó el regreso de Colors Night Lights, evento que, al parecer, llegó para quedarse con un cartel dividido en dos jornadas con grandes bandas internacionales. La primera de ellas, realizada en noche de Halloween, trajo consigo la vuelta de Foster The People y Noel Gallagher’s High Flying Birds, además de un cartel complementado por créditos nacionales, como Dulce y Agraz y Saiko, quienes dieron forma a este festival al aire libre dispuesto en las instalaciones del Velódromo del Estadio Nacional. Con actuaciones magistrales, cada banda entregó lo suyo en una jornada donde la buena música fue crucial en todas sus formas, desde el encendido show de Foster The People, hasta el repaso a una historia musical completa con Noel Gallagher y lo más destacado de todos sus trabajos. Ni siquiera el hecho de que, al comenzar temprano, el marco de público sería menor en un principio, acalló los ánimos de la gente que sólo fue para disfrutar de un día completo con bandas y otras actividades, sintiendo el ambiente muy encendido desde el minuto uno.

Dulce y Agraz

Desde muy temprano los asistentes comenzaron a llegar para disfrutar de la larga jornada musical, siendo recibidos con un pequeño set de DJ Jinco, encargado de abrir los fuegos. Acto seguido, el proyecto nacional Dulce y Agraz, a cargo de la interprete penquista Daniela González, encantó a los presentes con parte de su trabajo, invitando también a Javier Barría en un momento. Sin duda, un gran descubrimiento para quienes no habían oído mucho de esta joven artista, quien fue lo más destacado dentro del cartel, musicalmente hablando, previo a los dos platos fuertes de la noche.

Saiko

Saiko y sus canciones ya impregnadas en el cancionero nacional, sería el último show antes de que comenzara a caer la noche, y lo hicieron repasando una historia que los ha transformado en unos verdaderos referentes para la música chilena. Con Denisse Malebrán siempre a la cabeza, la banda se presentó ante un marco de público más considerable, ya que el ingreso fuerte comenzó a producirse posterior al término de la jornada laboral al tratarse de un día de semana. No obstante, lo anterior no fue impedimento para que ya se viviera un gran ambiente antes de que comenzaran los shows estelares, y cuando el sol comenzaba a esconderse, los gritos resonaban en la cancha esperando por ver a Foster The People presentar su último álbum de estudio, aunque nadie presagiaba que lo harían de una manera tan sólida y magistral como anoche.

Foster The People

Dicen que la mejor forma para evaluar el crecimiento de una banda es mediante sus conciertos en vivo, y lo mostrado por Foster The People claramente dejó expuesto el excelente presente que vive la agrupación comandada por Mark Foster, quienes, con un setlist escogido con pinzas para la ocasión, fueron desplegando su increíble potencial instrumental en el escenario.

Con “Houdini” como el primer gran golpe, la banda escogió una carta segura para ir deslizándose a través de toda su discografía, centrándose principalmente en sus álbumes “Torches” (2011) y “Sacred Hearts Club” (2017), en un show que rondó la hora y treinta minutos de presentación. Luces de neón, sintetizadores y mucho baile se tomaron la presentación del conjunto, que fue mostrándose maduro y decidido con cada canción. Tracks como “Helena Beat”, “Are You What You Want To Be?” o “Coming Of Age”, hicieron saltar y cantar a todos los presentes, absolutamente alucinados con los juegos de luces y el increíble potencial sonoro que mostró la sección rítmica a cargo de Mark Pontius en batería, en conjunto con Sean Cimino e Isom Innis, a quienes difícilmente se les puede etiquetar bajo un instrumento debido a su exorbitante despliegue en una gran variedad de ellos.

Por supuesto que “Pumped Up Kicks”, una de sus composiciones más populares, hizo bailar a todos los presentes antes del gran cierre, el que llegó acompañado de las canciones “Loyal Like Sid & Nancy” y “Sit Next To Me”, broches de oro para una presentación que superó cualquier prejuicio o incluso expectativa. Puede ser que, luego de tanto divagar, Foster y los suyos finalmente están encontrando el camino correcto para convertirse en una de las bandas más importantes de su generación, realizando uno de los conciertos más explosivos de los que se tenga memoria este año.

Noel Gallagher’s High Flying Birds

Luego del agradable sabor que dejó Foster The People, sería el turno para que “The Chief” tomara el mando de la situación, marcando la quinta presentación de Noel Gallagher como solista en nuestro país, luego de su debut en Teatro Caupolicán en 2012, su actuación en Lollapalooza Chile 2016, su instancia como invitado de U2 el año pasado, y su debut en Concepción materializado la noche anterior. Ahora el ex Oasis vendría en promoción de su álbum “Who Built The Moon?” de 2017, concentrándose principalmente en las canciones de su último LP de estudio, pero sin dejar de lado aquellos clásicos que marcaron su carrera con la banda de Manchester.

Una intro interpretada por la banda marcó el inicio con “Fort Knox”, con un amplio personal de músicos en el escenario, para dar paso a “Holy Mountain” y su sonido mucho más colorido que de costumbre, recibida por un público que partió tibio, pero que se fue animando a medida que avanzaba el concierto. A pesar de ser grandes composiciones, “Keep On Reaching” o “It’s A Beautiful World” no fueron tan bien recibidas como otras, pero aun así marcaron la línea principal que fue guiando el concierto, pasando a canciones de su primer trabajo, como “If I Had A Gun…” o “Dream On”, verdaderos clásicos a estas alturas. Por supuesto, todos esperaban por canciones de Oasis, y Gallagher cumplió con la primera dupla de la noche: “Little By Little” y “Whatever”, interpretadas en conjunto para recordar a su antigua banda, en un ejercicio que repetiría en dos ocasiones más.

La siguiente instancia fue el repaso a “Half The World Away” y “Wonderwall”, coreada por absolutamente todos los presentes en el Velódromo del Nacional, ya que es obvio que no había nadie que no se supiera el éxito más popular de los hermanos Gallagher. Es inevitable pensar en las dudas que genera el hecho de ver a tantos músicos en escena, los que muchas veces no se justifican. En ese sentido, Noel podría pecar de exceso, puesto que el constante desfile de personas en el escenario no permitió entender muy bien el orden de las canciones. Como ejemplo de ello, las dos intervenciones que realizó YSEÉ como corista –quien perfectamente podría haberse quedado todo el show– o la perfomance aparte que tiene Charlotte Marionneau con sus silbatos, tijeras, e incluso un teléfono, quien le entregó un aporte muy valioso al show, pero que también generaba un quiebre en el ambiente cada vez que se retiraba del escenario.

Luego de “The Right Stuff”, el cierre llegó junto a “Go Let It Out” y el clásico eterno de “Don’t Look Back In Anger”, dedicada a Alexis Sánchez, alguien “que no pudo estar aquí esta noche”, según palabras del propio Gallagher, quien le dedicó un cariñoso “Fuck That Guy!” antes de interpretar la canción. Cuando se creía todo terminado, una sorpresa en forma de cover con “All You Need Is Love” de The Beatles fue el cierre definitivo, con la banda marchándose rápidamente del escenario y agradeciendo a todos por haber estado presentes. Noel Gallagher y sus High Flying Birds emprendieron vuelo con la misión cumplida.

Si hubiese que analizar la primera jornada de este Colors Night Lights, el balance es absolutamente positivo, con un lugar bien acondicionado, tiempos distribuidos de manera acorde a las circunstancias y horarios que se cumplen a cabalidad entre una banda y otra. Los asistentes, por su parte, dieron forma al gran ambiente que se vivió durante toda la jornada, siendo el otro protagonista en cada show y presenciando el excelente presente que gozan todos los artistas que pasaron por el escenario. No hay necesidad de rebuscar detalles para sobre analizar en cualquiera de los dos shows centrales, ya que la música fue quien habló por sí sola. Evidentemente, la efervescencia puede variar de un artista a otro, algo determinado por factores de target en audiencia y otras cosas, pero el sentimiento es el mismo. Ahora sólo queda esperar la siguiente fecha encabezada por Blondie y The Vamps, la que hasta ahora contaría con un público más extenso que esta oportunidad, aunque habrá que ver si con las mismas ganas.

Setlist Foster The People 

  1. Houdini
  2. Call It What You Want
  3. Pay The Man
  4. Doing It For The Money
  5. Time To Get Closer
  6. Helena Beat
  7. Are You What You Want to Be?
  8. A Beginner’s Guide To Destroying The Moon
  9. Waste
  10. Pseudologia Fantastica
  11. Coming Of Age
  12. Lotus Eater
  13. Miss You
  14. Don’t Stop (Color On The Walls)
  15. Pumped Up Kicks
  16. Loyal Like Sid & Nancy
  17. Sit Next To Me

Setlist Noel Gallagher’s High Flying Birds 

  1. Fort Knox
  2. Holy Mountain
  3. Keep On Reaching
  4. It’s A Beautiful World
  5. In The Heat Of The Moment
  6. If I Had A Gun…
  7. Dream On
  8. Little By Little (original de Oasis)
  9. Whatever (original de Oasis)
  10. Black & White Sunshine
  11. She Taught Me How To Fly
  12. Half The World Away (original de Oasis)
  13. Wonderwall (original de Oasis)
  14. AKA… What A Life!
  15. The Right Stuff
  16. Go Let It Out (original de Oasis)
  17. Don’t Look Back In Anger (original de Oasis)
  18. All You Need Is Love (original de The Beatles)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cigarettes After Sex: Fragmentos de la intimidad

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Era un 16 de diciembre de 2017 y Santiago recibía por primera vez a Cigarettes After Sex, proyecto de El Paso, Texas, liderado por el músico Greg Gonzalez, que llegaba a consagrar una popularidad que comenzó a gestarse desde 2012 con el aclamado EP “I”, y que fue creciendo año a año hasta presentar un debut homónimo en 2017. Ahora, lejos del contexto festivalero y en pleno 2019, el anuncio del primer concierto en solitario del conjunto desató una calurosa respuesta de su fanaticada, agotando la totalidad del recinto original para luego moverse a uno de mayor capacidad. Cúpula Multiespacio, también agotado, sería el lugar donde artista y público se encontrarían una vez más y, a pesar de no haber tenido mucho material nuevo desde la última ocasión hasta ahora, el fervor era igual de potente, o incluso más que en la primera instancia de encuentro.

Pese a un ligero retraso en el inicio del concierto, principalmente debido a complicaciones por un inadvertido proceso de reubicación que atrasó el ingreso de los asistentes, a eso de las 22:18 horas apareció la banda en escena, siendo el frontman Greg Gonzalez el último en tomar posición ante una ovación general de la fanaticada que repletó Cúpula Multiespacio para la segunda vez en nuestro país del conjunto texano. Y casi en un contraste perfecto, esta nueva visita significó un opuesto absoluto de la anterior, primero por ser un show en solitario y no en el contexto de un festival, y segundo, por capturar la esencia misma de la instancia en un espacio más íntimo, y no bajo el manto de la noche como aquella jornada de diciembre en Planetario Santiago.

Al momento de debatir sobre la propuesta de Cigarettes After Sex, es innegable no reconocer ciertos puntos presentes en su obra, como por el ejemplo la cinematográfica transición que se genera con su música, cuyas armonías van estructurando una secuencia que absorbe elementos en el camino y los vuelve a reutilizar en distintos puntos como parte de un relato cíclico, propio de la poesía.

Desde el mismo comienzo con “Opera House” y “Sesame Syrup”, Gonzalez y los suyos adoptan ese papel de narradores, que los conlleva a comprometerse de una manera más íntima y directa con su audiencia, permitiendo que el trance que viven los integrantes interpretando las canciones sea transmitido hacia un público que echa su imaginación a volar al ritmo de los sonidos, con canciones que los transportan hasta la intimidad de su habitación o hacia el recuerdo de algún atesorado momento con alguien importante para ellos. Para eso y mucho más, Cigarettes After Sex ha servido como la banda sonora de fragmentos propios de la intimidad, facilitando el afloro de sentimientos felices y tristes, de alegría y melancolía, las cosas buenas y no tan buenas de una vida que, de una u otra manera, a todos nos golpea en algún momento.

Es claro que uno de los atributos principales de esta propuesta es el minimalismo, sobre todo cuando se pone en la balanza el exceso de producción que existe en mucha música de hoy en día, donde pareciera que entre más capas posibles de sonidos pueda tener, es mucho mejor para la audiencia. En ese contexto, Gonzalez opta por un minimalismo en todo aspecto de la palabra, desde el mismo arte de los discos, hasta las visuales de un concierto, donde imágenes cinematográficas sirven para situar el escenario en algún punto específico de una historia que es muy subjetiva, pero que a la vez permite generar un consenso que obtiene similitudes entre quienes lo presencian.

Tal como lo hacen canciones como “John Wayne”, “Affection” o el gran cover de REO SpeedwagonKeep On Loving You”, una cálida atmosfera se apoderó del lugar durante la totalidad de la presentación, con la gente escuchando atentamente y en silencio cómo una banda conectada a más no poder ejecutó a la perfección cada movimiento dentro de esta obra, que, si bien se mantuvo calma, igualmente generó las más alocadas reacciones cuando tocaron algunas de sus composiciones más aclamadas, como “K.”, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Apocalypse”, que cerró el set principal ante un clamor general pidiendo más. Se había esperado mucho por esta noche y nadie quería que terminara tan rápido. Como pocas veces en esta gira, un bis llegó de la mano de “Young & Dumb” y, ahora sí, tras poco más de una hora sobre el escenario, Gonzalez y los suyos dijeron adiós.

Así como un concierto puede ser el momento perfecto para entrar en catarsis y liberar energías, también puede convertirse en una instancia absolutamente opuesta, donde la música nos invite a la reflexión y a poner en pausa el caótico ritmo de vida que no deja dormir a la ciudad durante la cotidianeidad. Aunque fuese por un tiempo cercano a los ochenta minutos, Cigarettes After Sex demostró que un pequeño rincón de la capital puede albergar muchas más emociones que una ciudad entera viviendo a paso acelerado allá afuera. No hay nada como una buena obra con tintes cinematográficos, que respete una estructura de desarrollo para llevarnos en un relato con distintos capítulos, escenas y momentos que queden impregnados en la memoria del espectador. Es posible que muchos de los asistentes hayan salido con una idea fija en su cabeza o que este fugaz momento haya marcado un antes y un después en sus vidas, pero lo cierto es que desde ahí proviene el poder de la música; te puede mover, hacer sentir, marcar y definir tu personalidad en base a una obra que, aunque muchas veces de carácter personal, siempre tendrá la esencia de ser algo netamente subjetivo al oyente.

Setlist

  1. Opera House
  2. Sesame Syrup
  3. Crush
  4. John Wayne
  5. Affection
  6. Keep On Loving You (original de REO Speedwagon)
  7. K.
  8. Sweet
  9. Sunsetz
  10. Nothing’s Gonna Hurt You Baby
  11. Each Time You Fall In Love
  12. Apocalypse
  13. Young & Dumb
  14. Dreaming Of You

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 4 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 3 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas