Contáctanos

En Vivo

Coldplay: La sociedad del espectáculo

Publicado

en

Hay gente que dice que lo más importante en la música son las canciones, método directo de mostrar ideas, sensaciones, emociones, y de generar un impacto y conexión con las audiencias. Pero con la incorporación de una mayor cantidad de elementos en materia tecnológica, también se incluye la pregunta de si con las canciones se hace suficiente. Querámoslo o no, en un evento masivo lo que ocurre en el escenario debe competir por la atención del público, incluso cuando aquello sea la razón para estar ahí. Por eso es que el espectáculo debe ser total, pero, como ciertos filósofos han dicho, la representación y la imagen se han comido a las sensaciones y obras reales, con el fin de que el intercambio de ideas se realice a través de productos y no de individuos. Es que ya no se trata netamente de obras, sino que del todo, desde el ingreso a un recinto, hasta la salida. Es la experiencia por sobre los momentos, y eso es algo completamente satisfactorio en estos tiempos. Cerrarse al poder de la pirotecnia, las luces, las visuales o de simplemente un speech es un absurdo, y prueba de ello era la forma en la que el público que repletó el Estadio Nacional reaccionó en los distintos momentos del cuarto show en la segunda visita de Coldplay a Chile, tras nueve años de ausencia, la noche del 3 de abril de 2016.

01 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

A Head Full Of Dreams” es el cuestionado disco que la banda sacó en 2015 y que motivó su nueva gira, donde el colorido ritmo optimista de los ingleses se toma aún más el foco y sin duda consolida el giro del público objetivo de la banda, desde la melancolía madura de los primeros discos, hacia las sensaciones más primitivas: bailar, reír, llorar, cantar. No hay mayores objetivos y eso se hace evidente, pero al público aquello le importa poco. Las reacciones no son masivas cuando tocan temas antiguos, en cambio “Every Teardrop Is A Waterfall” o “Charlie Brown” son recibidas con algarabía sin tapujos. Coldplay se encarga de hacer las canciones que su actual gente necesita, y en medio meten algunos tracks que esperan los fanáticos más acérrimos, esos que no dieron un paso al costado cuando vieron que la mano venía diferente.

02 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

La noche del Nacional fue abierta por una Lianne La Havas que en su debut en Chile demostró talento y carisma. Muy poca gente siquiera sabía quién era antes del show, y probablemente muchos buscaron en Google quién es y cuántos discos tiene después de sus minutos en el escenario. En medio de canciones como “Unstoppable” o “Grow” la londinense derrochó calidez y cercanía, y el público, dispuesto a que la jornada fuera de fiesta, la apoyó con vítores y siguiendo los juegos para corear partes de sus últimos temas. Un público dispuesto a recibir y entregar esperó con paciencia, mientras por las pantallas se repetía una y otra vez que las pulseras blancas que todos tenían se encenderían automáticamente. Esa noche, no sólo las luces estarían en el escenario.

03 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

María Callas y su voz prístina daban un aire de solemnidad a la intro del show, que puntualmente partía a las 21:00 horas, con la banda interpretando “A Head Full Of Dreams” mientras las pulseras se encendían y los gritos se multiplicaban. “Yellow” trajo la cuota más rockera del show, sin dudas, para luego llevar a la gente a la pista de baile neón con “Every Teardrop Is A Waterfall”. Una triada inicial que dejaba en claro que no importaba tanto si eran buenas o malas canciones, siempre y cuando generaran algo en la gente, que con juegos de luces, gestos de Chris Martin, fuegos artificiales o las mismas luces en sus muñecas, tenían estímulos suficientes para evitar pensar en alguna otra cosa.

04 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

Sí, es la sociedad del espectáculo en su mayor esplendor. Es esta sensación de imágenes múltiples que sirven de puente para la interacción en su mayor expresión. Es todo eso y más, porque funciona y genera que gente que no creía para nada en las canciones nuevas, se pongan a bailar en un track tan discreto como “Birds” o ser parte de la fiesta en el cierre de “Paradise” con extractos del remix de DJ Tiësto. Coldplay, además, maneja mucho el tema de la cercanía. No se ponen en pedestales tan inalcanzables, e incluso se coordinan en tres escenarios para “romper” las barreras de las canchas generales y VIP, teniendo el tercer escenario frente a las galerías, sector que nunca aparece con estas consideraciones especiales. Así, la agrupación moldea la ambición gigante de su show y la pondera a ratos a escala humana. “Everglow” o “Magic” no tenían el porte para llenar un proscenio titánico, pero en el “Escenario B” lucieron como debían.

05 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

Pensando en temas antiguos, “The Scientist” o “Clocks” fueron totalmente coreadas, parecido al hit “Fix You”, que partió con un excerpt de “Midnight”, introspectiva canción que fue tocada parcialmente antes de la explosión con “Charlie Brown” e “Hymn For The Weekend”. El papel picado y los fuegos artificiales hacían todo más épico y llenaban la noche de colores, en un espectáculo que a ratos no conocía el concepto de sobriedad.

Por cierto que hubo momentos mediocres. Era claro que con canciones tan cuestionables en estudio, en varios casos no se diera con toda la calidad o, por lo menos, con las sensaciones gigantes que era necesario que hubiera, lo que ocurrió con “Army Of One”, o con el cover de “Heroes” de David Bowie, que no logró reacción alguna del público, fuera de unos pocos que sí conocían la canción y que realmente no le hizo honor a Bowie, que tampoco fue mostrado en pantallas, como tantos hacen, lo que es aún más extraño, pensando en lo bien que se usan todos los recursos disponibles en todo momento. Esto se hace aún más evidente con la impactante rendición de “Viva La Vida”, que viene inmediatamente después, y que, sin necesidad de poner bailar a nadie, hace que las entrañas se muevan y las emociones afloren, justo a tiempo para el cierre del main set con “Adventure Of A Lifetime”, sin dudas el mejor track que hayan sacado en más de un lustro, capaz de unir varias de las cosas que hace bien Coldplay.

06 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

El set en el “Escenario C”, frente a la galería, fue tan inesperado como tal vez el momento más cercano de la noche. “Til Kingdom Come” ya era una linda sorpresa, con su ritmo más folk y menos “Top 50 de Spotify”, y luego la improvisación de Chris Martin tocando “Ring Of Fire”, escrita por June Carter Cash y Merle Kilgore e interpretada originalmente por Johnny Cash. Si el cover de David Bowie no generó reacción, menos pasó con esta canción, pero al menos la rendición de Coldplay y la dedicatoria de Chris a su padre hicieron de esta un momento transversalmente diferente y bonito, que se exacerbaría con la petición del público. Un video de una fan llamada Macarena dejó explicitado que Coldplay tocaría “Don’t Panic”, la canción que inició todo para la banda, y que se sintió bien tocándola, con Jonny Buckland incluso tomando la voz. Un momento que completo se sintió como otro show, y que se complementó de mejor manera con el resto de la jornada que cerraría, extrañamente, con tres de los tracks más débiles de la banda, como “Amazing Day”, “A Sky Full Of Stars” y el cierre con la lánguida “Up&Up” que, sin embargo, lograron sostenerse en las imágenes y en el espectáculo, más que en las composiciones en sí.

07 Coldplay @ Estadio Nacional 2016

La fiesta y las emociones se habían instalado, y la conexión estaba hecha. Sin miedo a mostrar cuánta carta estuviera bajo la manga, Coldplay trajo una de las muestras más potentes de cuán importante es tener elementos anexos a la música para generar una experiencia inolvidable y que, por lo menos para los fans, sí que lo fue. 110 minutos que, a través de todo el espectro cromático de Coldplay, sirvieron para que nuestra sociedad del espectáculo tuviera uno de sus capítulos más evidentes y, ciertamente, más satisfactorios.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Sergio Cortese de T4F+Bizarro

Setlist

  1. A Head Full Of Dreams
  2. Yellow
  3. Every Teardrop Is A Waterfall
  4. The Scientist
  5. Birds
  6. Paradise
  7. Everglow
  8. Magic
  9. Army Of One
  10. Clocks
  11. Midnight (extracto)
  12. Charlie Brown
  13. Hymn For The Weekend
  14. Fix You
  15. Heroes (original de David Bowie)
  16. Viva La Vida
  17. Adventure Of A Lifetime
  18. Til Kingdom Come
  19. Ring Of Fire (original de Johnny Cash)
  20. Don’t Panic
  21. Amazing Day
  22. A Sky Full Of Stars
  23. Up&Up

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. Javier

    04-Abr-2016 en 8:38 pm

    Sin duda que la experiencia del espectáculo fue completa!. Las luces, las xylobands, las pantallas y los tres escenarios hicieron una mezcla perfecta.

  2. Francisco Javier Peña Prado

    04-Abr-2016 en 9:55 pm

    El show en sí se sostuvo por el “estímulo multisensorial”: Colores flúor, confeti, vapor, mar de luces, láser, pirotecnia. Muy bonito y entretenido, digno de ser memorable.

    Musicalmente fue un show anémico por dos motivos: Un sonido que al inicio dejó que desear, tendiente a la sobresaturación, haciendo en algunos pasajes desaparecer la guitarra principal (llena de matices, delay, reverb) y además la voz de Chris Martin (luego se solventó, dado que pidió que subieran el volumen de su mic). En segundo lugar, porque el pilar del show fue su última placa, de la cual no hay mucho que destacar.

    Coldplay cumplió con lo que se propuso: Ofrecer un show para promocionar su última placa. Algo que para el seguidor desde sus inicios causa un desilución, puesto que se vivió menos música y se “manchó” con otros estímulos.

    Como experiencia global, el resultado hubiese sido mejor si el público asistente estuviese a la altura. Personajes que atropellaban sin motivo, la maldita costumbre de “ver el concierto a través de la pantalla del celular para tener un recuerdo (grabar)” como cúspide del egoísmo contra su “vecino” (entre otras); Y la última: “No me bastó con la chapita y me llevaré la pulsera para guardarla” (Y luego justificar lo injustificable).

    Lamentablemente es una tónica que se repite en presentaciones de grupos mainstream, donde no necesariamente asistirá el fanático.

    • Isa

      05-Abr-2016 en 12:25 am

      En lo personal, o soy ciega o despistada, pero no vi ningún depósito donde dejar las Xyloband, ni a nadie recolectandolas. Si fuiste al show, me puedes decir a quien le entregaste la tuya, porque yo busqué por todos lados a quien entregar.
      Solo el repetitivo mensaje de devolver….pero a quién y dónde???
      Ahí falto mas información

      • Kathita Nuñez

        05-Abr-2016 en 10:47 pm

        Antes de salir del estadio habian una tarros asi como de basura en donde poco visible decia : deposita tu pulsera aqui”. Aunque en verdad nadie la devolvio, por lo menos la deje para mi recuerdo .

    • Coldgay

      05-Abr-2016 en 11:18 pm

      Por la salida Grecia habían chicas pidiendo las pulseras, deje la mía y de mi polola ………si Coldplay te pide que la devuelvas tienes que ser muy wea para no hacerlo. Estaba en cancha General atrás, la raja sin tanto cuiquerio pero como siempre las weonas “no estoy mi ahí con los demás” arriba de los hombros de sus pololos tapando a la gente que no quiere atropellar y que mide baja estatura ….. Es un reflejo de la sociedad putrefacta donde sólo importa el “yo”. La pase la raja, bailamos y fue muy romántico, ni siquiera me gustaba Coldplay pero ahora si. Excelente espectáculo y buen precio. He ido a más de 100 conciertos en todos los recintos de Santiago y primera vez que un grupo se digna a acecharáse a Galucha ….. Copia a Kiss!! Jajajaja. En fin disfruten su pulsera apagada y vean sus vídeos todas las veces que quieran. Yo me quedo con los recuerdos de mi mente y corazón, sus pocas fotos y par de vídeos de 30 segundos. Hubo problemas en el sonido pero no lograron opacas la fiesta que se vivió.
      Por ultimo, Humonegro háganla corta y no se demoren más de 12 hrs en sacar los review, menos de eventos tan masivos, pierden muchos lectores.

      • Claudio Tapia

        06-Abr-2016 en 1:31 am

        Hola, Coldgay (supongo que no es tu nombre real), te cuento que cuando un periodista cubre un show, primero lo dejamos llegar a su casa, que duerma (al igual que todos los que asisten a conciertos, llegan tarde por razones obvias) y que escriba tranquilo al día siguiente; respetamos sus tiempos como a cualquier trabajador con derechos. Si “perdemos lectores” por ello, simplemente no son los lectores que HN busca; existen otros sitios que privilegian la “rapidez” y son libres de preferirlos. Saludos!

  3. Pinochet

    04-Abr-2016 en 11:37 pm

    Paula reculiá chupa la que cuelga!
    Fome la banda de mierda.

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: