Contáctanos

En Vivo

Christina Rosenvinge: Mostrarse al natural

Publicado

en

La sospecha se instala cuando se ve a un artista reinventándose de forma sencilla y directa cada muy poco tiempo. Al rato, en medio de tanto cambio, la pregunta por cuál y dónde reside su identidad queda planteada en la bruma del polvo levantado tras los movimientos en el mismo eje, sólo por un afán estético o por inseguridades. Obvio que varios lo logran, y sale con fluidez, pero otros no. Por ello es aún más valorable lo que hacen unos pocos, que es cambiar pero con una forma de ser invariable, con estructuras tan fuertes que incluso los cambios estéticos no hacen mella de esta, para simplemente destacar aún más a quien tenemos al frente o en nuestros oídos, y eso es lo que pasa con Christina Rosenvinge.

Desde los 90 que venimos escuchando su susurrante y cautivante voz, en medio de canciones pop como las de su banda Christina y los Subterráneos, o en sus múltiples facetas como solista. Y lo cierto es que más de dos décadas después poco cambia, lo esencial se mantiene, y una artista cuya madurez fue alcanzada en su obra hace rato, ahora simplemente se puede preocupar de hacer canciones, diferentes, iguales, como quiera que sean, pero con oficio y experticia las hará únicas y especiales, tal como demostró en el escenario del Teatro Cariola en la templada noche de 28 de agosto.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 01

La jornada la inició con media hora de retraso respecto a lo anunciado –probablemente porque la gente que repletó el recinto llegó muy tarde- el conjunto Marineros. El dúo chileno compuesto por Soledad Puentes y Constanza Espina mostró su pop sofisticado y lleno de misterio, con programaciones, con la voz de Soledad perdida a veces en la poca claridad de la ecuación, y la guitarra de Constanza sonando muy bien. Se sucedieron las canciones casi sin pausa ni descanso en los 30 minutos que duró su show, fuerte en beats electrónicos y en el minimalismo prístino de la guitarra de Espina, elemento distintivo de lo que hace Marineros en el escenario, donde aparecen singles imbatibles como “Oh Oh Oh”, “Espero” y la tremenda “Cae La Noche”. Quizás las transiciones entre canción y canción descolocó un poco a parte del público, y sus beats sean perfectos para un auditorio de pie y no para uno en sus asientos, pero el futuro del dúo es más que prometedor: está aquí, ahora.

Y si lo de Marineros fue sofisticado, lo de Christina llegó a un estado mayor de consciencia, con su voz de terciopelo murmurando desde el inicio con “Alguien Tendrá La Culpa”, de su “Lo Nuestro” (2015), con una banda sonando muy bien también. Casi como mantra, Rosenvinge repite “alguien tendrá la culpa” mirando al público en busca de ese culpable, mientras sus livianos movimientos son menores que los strokes en su guitarra, su amiga durante buena parte del show.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 02

No hubo problemas mayores con el sonido de los instrumentos, pero sí con los acoples. Siete acoples en las cinco primeras canciones es demasiado, y es aún más pensando en que el Cariola es hoy uno de los recintos con mejor sonido en Santiago, gracias a los trabajos que se le han hecho en ese sentido. Un acople te saca de la concentración, entonces se puede adivinar lo que pasa con siete en un margen de 25 minutos. Es mucho. Pero eso no distrajo mayormente ni a Christina ni a sus músicos, quienes entregaron rendiciones tremendas de cada canción en el set. “Romeo y Los Demás”, también de su último álbum, sonó más pesada y más urgente que en estudio, lo mismo que aconteció con “Las Horas”, de su excelente “Tu Labio Superior” (2008), disco que es de una capacidad tremenda de crecer sobre el escenario, como ocurre con la lúdica pero cruda “Anoche (El Puñal y La Memoria)”, que se pega de buena manera con el único tema en inglés que sonaría durante la noche, “A Liar To Love”, presentada por Christina, en caso de que alguien no supiera que ella también cantaba en inglés, algo que le sale tan bien como el español, y con una canción donde el misterio está aún más intrincado en la melodía.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 03

En el show la gente se entrega al canto y a la sonrisa de Rosenvinge, porque ella también se encarga de no caer en la condescendencia de las voces delicadas, que es hacer canciones aún más delicadas. En el espectáculo, Christina muestra su lado más crudo, más salvaje, más ruidoso, más fluido y más respetuoso de las emociones, pero nada te prepara para la experiencia karaoke de “La Distancia Adecuada”, canción que con el correr de los años ha ganado adeptos, transformándola en la única que le hace batalla a las noventeras en cariño y devoción del público. La versión es tremenda, dulce, intensa, es todo lo que debe ser, para luego dar paso a “Eclipse”, “Tik Tok” y, luego, otro momento gigante.

“Mil Pedazos” es parte de las canciones de despecho que marcaron generaciones completas, y probablemente cada persona en la audiencia tiene su historia personal con alguna de las partes de la letra, y eso se respiraba en el aire mientras Christina tocaba una versión más calma, pero no por ello menos devastadora. Un karaoke colectivo lleno de sensaciones, tras lo cual vinieron varias canciones solistas de Christina, quien terminó su main set con “Lo Que Te Falta”, dedicada “a esa gente que te quiere hacer creer que no eres suficiente”; “La Muy Puta”, con Rosenvinge sacándose de encima los instrumentos por primera vez en la noche y transitando al público, bailando y gateando con una sensualidad impactante; y “La Tejedora”, en una ruidosa y genial versión de este track de su último álbum. Ahí hay convicción, ahí hay fe en el material actual, y eso es muestra de seguridad.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 04

Igual, luego en el bis, hubo puro fanservice, porque Christina primero toca el exitazo “Tú Por Mi” acompañada por Camila Moreno, que resulta un complemento perfecto para la Rosenvinge. El susurro y la catarsis, el misterio y la crudeza, la profundidad y la dulzura. Las voces de ambas logran una complementación tremenda, y ojalá consideren una colaboración en el futuro, dado que la química de sus timbres de voz es innegable. Luego vino el grito de alguien del público, típico, algo desagradable, clásico, de quien quiere una canción, pero como pasa una vez en un millón, Christina sí hizo caso y se puso a tocar en su guitarra “Pálido”, otro éxito de Christina y los Subterráneos. Christina con la mayor gracia del mundo intentaba acordarse de los acordes, de la letra, de todo, y la gente la ayudaba y sonreía con ella, mientras explicaba que “con la banda no hemos ensayado esta canción”, y tras un buen extracto de “Pálido” el público se puso a aplaudirla a rabiar, justo antes de que “Dile A Papá” cerrara una noche de sentimientos en tono de fiesta, tras 100 minutos de espectáculo gigante.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 05

Christina Rosenvinge no evita su pasado, lo abraza, pero sabe muy bien que su presente es mucho más complejo y mucho más rico en posibilidades sonoras en su puesta en escena, y eso se nota a lo largo del show, sin caretas. Rosenvinge no teme al cambio, y de hecho lo acoge y lo hace algo muy suyo, pero no deja nunca su manera de ser, de hacer las cosas. Y así, al natural, es que la pudimos ver en un Cariola lleno, donde la española se lució y recibió el cariño de un público que la vio sin artificios mostrando todas sus facetas, con su identidad intacta y el agradecimiento de la gente a tope.

Setlist

  1. Alguien Tendrá La Culpa
  2. Romeo y Los Demás
  3. Las Horas
  4. Anoche (El Puñal y La Memoria)
  5. A Liar To Love
  6. Debut
  7. Mi Vida Bajo El Agua
  8. La Distancia Adecuada
  9. Eclipse
  10. Tok Tok
  11. Mil Pedazos (original de Christina y los Subterráneos)
  12. Canción del Eco
  13. Segundo Acto
  14. Lo Que Te Falta
  15. La Muy Puta
  16. La Tejedora
  17. Tú Por Mi (original de Christina y los Subterráneos; con Camila Moreno)
  18. Pálido (original de Christina y los Subterráneos)
  19. Dile a Papá (original de Christina y los Subterráneos)

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

  1. corso

    31-Ago-2015 en 7:09 pm

    qué bueno estuvo salvo por esa idea de colocar sillas que aquieta y baja la intensidad, ella es magnifica y los arreglos sonaron a ratos a sonic youth

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 3 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: