Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Christina Rosenvinge: Mostrarse al natural

Publicado

en

La sospecha se instala cuando se ve a un artista reinventándose de forma sencilla y directa cada muy poco tiempo. Al rato, en medio de tanto cambio, la pregunta por cuál y dónde reside su identidad queda planteada en la bruma del polvo levantado tras los movimientos en el mismo eje, sólo por un afán estético o por inseguridades. Obvio que varios lo logran, y sale con fluidez, pero otros no. Por ello es aún más valorable lo que hacen unos pocos, que es cambiar pero con una forma de ser invariable, con estructuras tan fuertes que incluso los cambios estéticos no hacen mella de esta, para simplemente destacar aún más a quien tenemos al frente o en nuestros oídos, y eso es lo que pasa con Christina Rosenvinge.

Desde los 90 que venimos escuchando su susurrante y cautivante voz, en medio de canciones pop como las de su banda Christina y los Subterráneos, o en sus múltiples facetas como solista. Y lo cierto es que más de dos décadas después poco cambia, lo esencial se mantiene, y una artista cuya madurez fue alcanzada en su obra hace rato, ahora simplemente se puede preocupar de hacer canciones, diferentes, iguales, como quiera que sean, pero con oficio y experticia las hará únicas y especiales, tal como demostró en el escenario del Teatro Cariola en la templada noche de 28 de agosto.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 01

La jornada la inició con media hora de retraso respecto a lo anunciado –probablemente porque la gente que repletó el recinto llegó muy tarde- el conjunto Marineros. El dúo chileno compuesto por Soledad Puentes y Constanza Espina mostró su pop sofisticado y lleno de misterio, con programaciones, con la voz de Soledad perdida a veces en la poca claridad de la ecuación, y la guitarra de Constanza sonando muy bien. Se sucedieron las canciones casi sin pausa ni descanso en los 30 minutos que duró su show, fuerte en beats electrónicos y en el minimalismo prístino de la guitarra de Espina, elemento distintivo de lo que hace Marineros en el escenario, donde aparecen singles imbatibles como “Oh Oh Oh”, “Espero” y la tremenda “Cae La Noche”. Quizás las transiciones entre canción y canción descolocó un poco a parte del público, y sus beats sean perfectos para un auditorio de pie y no para uno en sus asientos, pero el futuro del dúo es más que prometedor: está aquí, ahora.

Y si lo de Marineros fue sofisticado, lo de Christina llegó a un estado mayor de consciencia, con su voz de terciopelo murmurando desde el inicio con “Alguien Tendrá La Culpa”, de su “Lo Nuestro” (2015), con una banda sonando muy bien también. Casi como mantra, Rosenvinge repite “alguien tendrá la culpa” mirando al público en busca de ese culpable, mientras sus livianos movimientos son menores que los strokes en su guitarra, su amiga durante buena parte del show.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 02

No hubo problemas mayores con el sonido de los instrumentos, pero sí con los acoples. Siete acoples en las cinco primeras canciones es demasiado, y es aún más pensando en que el Cariola es hoy uno de los recintos con mejor sonido en Santiago, gracias a los trabajos que se le han hecho en ese sentido. Un acople te saca de la concentración, entonces se puede adivinar lo que pasa con siete en un margen de 25 minutos. Es mucho. Pero eso no distrajo mayormente ni a Christina ni a sus músicos, quienes entregaron rendiciones tremendas de cada canción en el set. “Romeo y Los Demás”, también de su último álbum, sonó más pesada y más urgente que en estudio, lo mismo que aconteció con “Las Horas”, de su excelente “Tu Labio Superior” (2008), disco que es de una capacidad tremenda de crecer sobre el escenario, como ocurre con la lúdica pero cruda “Anoche (El Puñal y La Memoria)”, que se pega de buena manera con el único tema en inglés que sonaría durante la noche, “A Liar To Love”, presentada por Christina, en caso de que alguien no supiera que ella también cantaba en inglés, algo que le sale tan bien como el español, y con una canción donde el misterio está aún más intrincado en la melodía.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 03

En el show la gente se entrega al canto y a la sonrisa de Rosenvinge, porque ella también se encarga de no caer en la condescendencia de las voces delicadas, que es hacer canciones aún más delicadas. En el espectáculo, Christina muestra su lado más crudo, más salvaje, más ruidoso, más fluido y más respetuoso de las emociones, pero nada te prepara para la experiencia karaoke de “La Distancia Adecuada”, canción que con el correr de los años ha ganado adeptos, transformándola en la única que le hace batalla a las noventeras en cariño y devoción del público. La versión es tremenda, dulce, intensa, es todo lo que debe ser, para luego dar paso a “Eclipse”, “Tik Tok” y, luego, otro momento gigante.

“Mil Pedazos” es parte de las canciones de despecho que marcaron generaciones completas, y probablemente cada persona en la audiencia tiene su historia personal con alguna de las partes de la letra, y eso se respiraba en el aire mientras Christina tocaba una versión más calma, pero no por ello menos devastadora. Un karaoke colectivo lleno de sensaciones, tras lo cual vinieron varias canciones solistas de Christina, quien terminó su main set con “Lo Que Te Falta”, dedicada “a esa gente que te quiere hacer creer que no eres suficiente”; “La Muy Puta”, con Rosenvinge sacándose de encima los instrumentos por primera vez en la noche y transitando al público, bailando y gateando con una sensualidad impactante; y “La Tejedora”, en una ruidosa y genial versión de este track de su último álbum. Ahí hay convicción, ahí hay fe en el material actual, y eso es muestra de seguridad.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 04

Igual, luego en el bis, hubo puro fanservice, porque Christina primero toca el exitazo “Tú Por Mi” acompañada por Camila Moreno, que resulta un complemento perfecto para la Rosenvinge. El susurro y la catarsis, el misterio y la crudeza, la profundidad y la dulzura. Las voces de ambas logran una complementación tremenda, y ojalá consideren una colaboración en el futuro, dado que la química de sus timbres de voz es innegable. Luego vino el grito de alguien del público, típico, algo desagradable, clásico, de quien quiere una canción, pero como pasa una vez en un millón, Christina sí hizo caso y se puso a tocar en su guitarra “Pálido”, otro éxito de Christina y los Subterráneos. Christina con la mayor gracia del mundo intentaba acordarse de los acordes, de la letra, de todo, y la gente la ayudaba y sonreía con ella, mientras explicaba que “con la banda no hemos ensayado esta canción”, y tras un buen extracto de “Pálido” el público se puso a aplaudirla a rabiar, justo antes de que “Dile A Papá” cerrara una noche de sentimientos en tono de fiesta, tras 100 minutos de espectáculo gigante.

CHRISTINA ROSENVINGE CHILE 2015 05

Christina Rosenvinge no evita su pasado, lo abraza, pero sabe muy bien que su presente es mucho más complejo y mucho más rico en posibilidades sonoras en su puesta en escena, y eso se nota a lo largo del show, sin caretas. Rosenvinge no teme al cambio, y de hecho lo acoge y lo hace algo muy suyo, pero no deja nunca su manera de ser, de hacer las cosas. Y así, al natural, es que la pudimos ver en un Cariola lleno, donde la española se lució y recibió el cariño de un público que la vio sin artificios mostrando todas sus facetas, con su identidad intacta y el agradecimiento de la gente a tope.

Setlist

  1. Alguien Tendrá La Culpa
  2. Romeo y Los Demás
  3. Las Horas
  4. Anoche (El Puñal y La Memoria)
  5. A Liar To Love
  6. Debut
  7. Mi Vida Bajo El Agua
  8. La Distancia Adecuada
  9. Eclipse
  10. Tok Tok
  11. Mil Pedazos (original de Christina y los Subterráneos)
  12. Canción del Eco
  13. Segundo Acto
  14. Lo Que Te Falta
  15. La Muy Puta
  16. La Tejedora
  17. Tú Por Mi (original de Christina y los Subterráneos; con Camila Moreno)
  18. Pálido (original de Christina y los Subterráneos)
  19. Dile a Papá (original de Christina y los Subterráneos)

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Julio Ortúzar

Publicidad
1 Comentario

1 Comentario

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine

Publicidad

Podcast Música

Facebook

Discos

Local Valley Local Valley
DiscosHace 2 días

José González – Local Valley

Los intercambios musicales entre distintas culturas siempre son bienvenidos, aunque hayan sido derivados de circunstancias aciagas, como tener que huir...

Superstate Superstate
DiscosHace 4 días

Graham Coxon – Superstate

Lo de Graham Coxon es un ejemplo de aquellos artistas que, siendo parte de una banda de éxito masivo y...

Pilgrimage Of The Soul Pilgrimage Of The Soul
DiscosHace 1 semana

MONO – “Pilgrimage Of The Soul”

En su último trabajo, MONO apuesta por subir el volumen. Los ocho tracks que contiene “Pilgrimage Of The Soul” proponen...

A Beginner’s Mind A Beginner’s Mind
DiscosHace 1 semana

Sufjan Stevens & Angelo De Augustine – “A Beginner’s Mind”

Durante la última década, Sufjan Stevens ha musicalizado la visión apocalíptica del futuro con complejas composiciones sobre la desesperanza y...

HEY WHAT HEY WHAT
DiscosHace 2 semanas

Low – “HEY WHAT”

Pese a ser uno de los nombres insignes de ese ambiguo subgénero denominado slowcore, la banda Low jamás ha aceptado...

Senjutsu Senjutsu
DiscosHace 2 semanas

Iron Maiden – “Senjutsu”

Iron Maiden en su mejor forma. No hay otra manera de describir el trabajo que La Doncella logra con su...

Sometimes I Might Be Introvert Sometimes I Might Be Introvert
DiscosHace 3 semanas

Little Simz – “Sometimes I Might Be Introvert”

¿Cómo puede una voz introvertida alzarse ante las injusticias del mundo? ¿Cuáles son las herramientas de una persona tímida para...

GLOW ON GLOW ON
DiscosHace 3 semanas

Turnstile – “GLOW ON”

Es un hecho que no se puede reinventar la rueda, a nadie debería sorprenderle, pero tal vez sí se pueden...

Cool Cool
DiscosHace 4 semanas

Colleen Green – “Cool”

Una caja de ritmos y una guitarra fueron suficientes para que Colleen Green llamara la atención en 2013 con “Sock...

Donda Donda
DiscosHace 4 semanas

Kanye West – “Donda”

Donda West, la madre de Kanye, falleció en 2007 por complicaciones en una serie de cirugías plásticas. Hacia 2019, West...

Publicidad
Publicidad

Más vistas