Conéctate a nuestras redes
Carl Palmer Carl Palmer

En Vivo

Carl Palmer: La fanfarria apoteósica

Publicado

en

Cuando Carl Palmer llevaba alrededor de media hora de presentación, contó una anécdota bastante sabrosa: la primera canción que Emerson Lake & Palmer ensayó en conjunto fue “21st Century Schizoid Man”, a petición de Greg Lake. La locura de los asistentes se desató inmediatamente ante magnánima demostración de poder, una señal de que en Chile el progresivo se vive a concho, y así lo hizo ver una vez más el eximio baterista, quién desplegó un apresurado recorrido por grandes joyas del catálogo de su banda madre, secundado una vez más por el guitarrista Paul Bielatowicz y el bajista Simon Fitzpatrick en un show que, si bien se notaba que estaba corriendo contra el reloj, igual demostró por enésima vez que la ligazón del público local con el género progresivo es sólido como un ladrillo.

La consigna principal de Carl Palmer es reconstruir las canciones de ELP desde el principio en formato guitarra, bajo y batería, más que caer en la indulgencia de conseguir reemplazantes para las emblemáticas figuras de Keith Emerson y Greg Lake. En este sentido, fue interesante ver en acción a Bielatowicz y Fitzpatrick, quienes se pasearon de forma soberbia por “Abaddon’s Bolero” y “Karn Evil 9: 1st Impression–Part 2”, con el público entregado haciéndolas de Lake y cantando a todo el pulmón, mientras el bajista dibujaba la línea vocal con su instrumento. Como buen maestro de ceremonias, el baterista saludó a los asistentes en perfecto español antes de volver a la batería para atacar con “Tank”, una versión totalmente arrolladora, cuya intrincada línea de sintetizador original se convirtió en un desquiciado riff de guitarra que Bielatowicz entregó con total soltura y simpatía.

La gran sorpresa de la noche fue la incorporación de Jaime Sepúlveda de Kuervos del Sur, quién entregó su profunda voz para “Knife Edge”, dotándola de un cuerpo especial, un aire misterioso que le venía excelente a uno de los clásicos más grandes del debut de ELP. Luego de bromear con los asistentes, Palmer arremetió con “Trilogy”, reconocido como uno de sus discos favoritos de la banda. La introducción prístina de Bielatowicz dio paso a un torbellino en el que la brutalidad de Palmer y la sesuda interpretación de Fitzpatrick confabularon un exquisito cóctel del más puro rock progresivo, ganándose el preciado “olé, olé, olé, Palmer, Palmer”. El primer solo de la noche quedó a cargo de Simon, quién hizo cantar a los asistentes con su interpretación de “From The Begining”, con partes de “Mapple Leaf Rag”, todo interpretado en su chapman stick.

El entorno pequeño privilegió la dinámica de Palmer de compartir historias con su peculiar sentido del humor, lo que sentó el contexto para una aplastante versión de “21st Century Schizoid Man”, sobre todo en los segmentos más ligados al jazz que el trío desarrolló con un estilo mucho más agresivo, con la omnipresente carátula del clásico de King Crimson en la pantalla como telón de fondo. El antídoto ante esa descarga de intensidad vino de la mano del solo de guitarra del carismático Paul, quien impresionó con una sección de “Claro de Luna” del divino Ludwing van Beethoven para pasar a la rendición de otro exponente de la música docta como Aaron Copland, la celebrada “Hoedown”, que se escuchó demoledora con el doble bombo de Carl Palmer a toda velocidad.

El año 2016 falleció Keith y Greg; si ustedes suben algún video de la siguiente canción, estaré agradecido”, fueron las palabras del músico antes de invitar nuevamente a Jaime Sepúlveda a interpretar una bellísima versión de “Lucky Man”, con un gran solo de minimoog reproducido fielmente por el chapman stick de Fitzpatrcik. El tramo final contempló una estridente versión de “Carmina Burana – O Fortuna”, original del compositor Carl Orff, la vitoreada “Fanfare For The Common Man, con un extraordinario solo de batería Palmer, quién no ha perdido una pizca de virtuosismo a sus 68 años y sacó aplausos cada vez que llegó a un sonido nuevo utilizando a todos los elementos de su set –incluidos los grandilocuentes gong– y una alocada versión de “Nutrocker”, que cerró la tienda con el público totalmente en el bolsillo.

Disfrutar un espectáculo de tan buena calidad instrumental en un espacio íntimo como La Batuta tiene varios puntos a favor, como la cercanía y la intimidad, pero se notaba demasiado que el reloj estaba encima, incluso con el mismo artista reconociendo que este era un setlist “más acotado porque habían más bandas después de él”, en una noche que incluía a bandas tributo agendadas en esa locación antes de que el show de ELP Legacy se trasladara allí, lo que obligó a saltar algunas canciones que se venían tocando en la gira y acomodar ambos eventos para que pudieran convivir uno antes y otro después. Una lástima también para la gente que se vio afectada por el problema de las entradas, ya que las adquiridas para el show que originalmente sería en el Teatro Caupolicán no eran válidas para La Batuta por el cambio de productora, lo que imposibilitó a algunos fanáticos disfrutar de esta nueva venida del músico inglés. Con todo, la visita de Carl Palmer tuvo sombras en la logística, pero muchas luces en lo musical; una fanfarrea apoteósica en clave maratón de un catálogo inmortal que en Chile tiene un público más que asegurado.

Setlist

  1. Abaddon’s Bolero
  2. Karn Evil 9: 1st Impression–Part 2
  3. Tank
  4. Knife-Edge
  5. Trilogy
  6. Solo de bajo
  7. 21st Century Schizoid Man (original de King Crimson)
  8. Solo de guitarra
  9. Hoedown
  10. Lucky Man
  11. Carmina Burana – O Fortuna (original de Carl Orff)
  12. Fanfare For The Common Man
  13. Nutrocker

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Mayhem: Feliz día, Satanás

Publicado

en

Mayhem

La legendaria banda noruega no pudo elegir una fecha más curiosa para regresar a la capital. Como parte de la pequeña gira que realizarán a través de nuestro país, Mayhem se presentó en Santiago durante la celebración del “día del padre” para tocar íntegramente su disco más famoso, el esencial “De Mysteriis Dom Sathanas” (1994), en lo que fue un verdadero carnaval de oscuridad en conmemoración del padre de la maldad, el mismísimo Satanás.

El Club Blondie fue el lugar elegido para llevar a cabo el ritual que comenzó a las 20:00 hrs., antecedido por un mensaje de audio grabado por la banda, donde pedían a la audiencia que dejaran sus celulares en el bolsillo para mantener la atmósfera y disfrutar a concho del espectáculo. Y aunque la instrucción no fue obedecida por la totalidad del respetable, esta era primordial para vivir la espeluznante experiencia que Mayhem nos entregó con la interpretación en vivo de su disco debut.

“De Mysteriis Dom Sathanas” es un álbum que no sólo brilla por ser una piedra angular del black metal, sino que también por la nefasta historia que antecede su concepción. Desde el suicidio del vocalista original de la banda, pasando por el asesinato de su guitarrista, hasta los planes de detonar una iglesia el mismo día en que la placa saliera a la venta, son los hitos más importantes de una seguidilla de sucesos que hacen del debut de Mayhem un producto único en su especie. Es, ciertamente, el disco más importante del grupo y el que los ha elevado al estatus de leyenda, incluso si su carrera musical no ha sido de las más destacables y se encuentra estancada desde 2014, cuando lanzaron “Esoteric Warfare”, su último disco estudio. Es por eso que este show tenía un sabor especial y, gracias a su muy bien lograda puesta en escena y ejecución, se transformó en un concierto alucinante.

Siguiendo el mismo orden de tracklist original, “Funeral Fog” dio la entrada a los músicos, quienes salieron a escena entre la niebla vistiendo túnicas negras y con los rostros pintados. “Freezing Moon” sonaba por los parlantes y se vivía el primer momento épico de la jornada, con una de las canciones más emblemáticas del estilo. Caracterizados como acólitos del demonio, el encargado de llevar la batuta con su inquietante teatralidad fue el vocalista Attila Csihar, en una performance increíble que nos transportó al mismísimo infierno. Haciendo gala de una voz de ultratumba, el frontman encabezó el carnaval oscuro que continuó con sendas versiones de “Cursed In Eternity” y “Pagan Fears”.

Precedida de una introducción que dio paso a la segunda parte de la placa, con cambios de decoración incluidos, “Life Eternal” se enmarcó como uno de los cortes más violentos del recital, donde el mosh y los gritos de la fanaticada se unieron para crear una postal terrible. Siguieron “From The Dark Past”, “Buried By Time And Dust”, y la que cierra el LP, “De Mysteriis Dom Sathanas”, con Csihar vestido de sacerdote pagano, alzando un cráneo en el espectacular cierre del set principal. Sin duda alguna, un lujo para cualquier fanático del grupo, gracias a una puesta en escena notable y una interpretación que hizo justicia a las ocho canciones presentes en el emblemático disco. Pero todavía quedaba show.

Luego de empalar dos cabezas de chancho en los extremos del escenario, el ritual había terminado y ahora el espectáculo era puro black metal. La música continuó con la solicitada “Deathcrush”, “Anti” y “To Daimonion, Part I”, mostrando la faceta más dura y directa de los noruegos. Para finalizar la velada, “Carnage” y “Pure Fucking Armageddon”, fueron los últimos azotes que nos dejó el retorno de Mayhem a Santiago.

Las sensaciones de satisfacción fueron absolutas por parte de los fanáticos. La conmemoración del día del padre no pudo terminar de mejor manera, con un homenaje de estas magnitudes a la encarnación de todos los males e inspiración de muchas bandas del estilo. El regocijo fue de todos quienes rugimos entre las nieblas de la legendaria banda noruega. Feliz día, Satanás.

Setlist

  1. Funeral Fog
  2. Freezing Moon
  3. Cursed In Eternity
  4. Pagan Fears
  5. Life Eternal
  6. From The Dark Past
  7. Buried By Time And Dust
  8. De Mysteriis Dom Sathanas
  9. Deathcrush
  10. Anti
  11. To Daimonion, Part I
  12. Carnage
  13. Pure Fucking Armageddon

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 2 semanas

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 3 semanas

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 3 semanas

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 4 semanas

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 4 semanas

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 1 mes

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 1 mes

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 mes

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas