Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Carl Barât & Gary Powell: Energía libertina

Publicado

en

Según se indica, la historia musical británica, a pesar de lo grande que es, posee dos épocas doradas alrededor del mundo. Una, es la del beat de los 60’s, y la otra, el brit pop de los 90’s. Y Carl Barât llegó tarde a ambas. Nació diez años después del declive del primero, y su primera banda la formó cuando el brit pop entraba en decadencia. Y si The Libertines se hubiese formado al menos cinco años antes, probablemente Barât contaría con la fama de Jarvis Cocker o Brett Anderson. Pero no fue así, y aunque en su natal Inglaterra fueron los casi salvadores de un sonido deslavado, fuera de ella, pasaron como una banda indie de sonido post punk. Y sería.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 01

Pero los viudos del brit pop saben de sobra que la importancia de Barât y Powell va más allá de haber sido lo que siguió al brit pop. Saben de sobra, que en su momento, fueron la contraparte de este rock algo lo fi de Norteamérica con The Libertines, banda que compartieron junto al extremo Pete Doherty y John Hassal. Y luego con un invento algo más cercano a los sonidos más cálidos del pop británico con Dirty Pretty Things, junto a Didz Hammond y Anthony Rossomando. Y con ese currículum, Barât y Powell decidieron venir en gira al sur de América, por lugares pequeños y no de mucha concurrencia. Porque seguramente saben que no son muchos los que irían, pero ¿habrán sospechado que los pocos serían así de fervientes?

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 02

Una vez más llegó la gente al amado y odiado Centro Cultural Amanda. Y antecedido de un popurrí musical noventero muy extravagante, a las 00:10 apareció en escena Powell, Barât, y sus dos músicos invitados. El vamos se daría con uno de los singles más conocidos de la historia de Dirty Pretty Things, “Bang Bang You’re Dead”, que calentó motores para todos los fans que se encontraban extasiados en el público. A primera vista –y escucha- se apreció que los británicos llegaron con lo puesto al país, ya que tanto luces como audio estuvieron a cargo de personal nacional. Quizás por esto, y debido a que nadie conoce mejor el sonido de una banda más que su sonidista oficial, es que en gran parte del show no se pudo conjugar un equilibrio sonoro. Gary Powell sonó la mayor parte de la noche de forma fantástica. Por un lado su interpretación fue bastante animada y con precisión. Fue lo que demostró en canciones como “Up The Bracket” y “Deadwood”. En la vereda contraria se encontraron problemas iniciales con las guitarras y un Barât que partió casi sin tocar su instrumento mientras los roadies trataban de arreglar la situación. Pero ya avanzada la noche ganaría la claridad y fuerza necesaria para interpretar la acelerada “Horrorshow”. El gran problema de la noche, fue lo opaca y a ratos saturada voz de Barât. Un cantante que cuenta con un buen timbre vocal y registro bastante amplio, no tuvo el sonido que merecía. Y es de conocimiento general, que si entiendes la letra de una canción en vivo, entonces no hay mayor problema.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 03

La noche sería un popurrí de las bandas que llevaron a la fama a Barât y Powell,  y el trabajo en solitario de Carl Barât, donde se pudo apreciar la senda musical y melódica que siguió desde sus años con Dirty Pretty Things, lo que se evidenció con canciones como “Run With The Boys” que tenía leves tintes a The Divine Comedy, y lo garage rock de “War Of The Roses”, la cual sonaba un poco más americanizada que el resto. Barât, Powell y compañía subirían las revoluciones con un recuerdo más de “Up The Bracket” (2002) con “Death On The Stairs”, donde técnicamente se podría decir que la ausencia de Doherty no es muy notoria, debido a la composiciñnP﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽e la ausencia de Doherty no es muy notoria, debido a la composición de la canción y la presencia fuerte de Barât. Pero para los puristas y los m{{{{{{﷽﷽﷽﷽sewncia fuerte de Barat. Pero para los puristas y los m composiciás fanáticos de la agrupación, el vacío puede ser quizás algo evidente. Aún así, Barât lleva la batuta en todo momento; álgido, cercano y hasta casi bromista. Con un inglés de acento extremo que dificulta el entendimiento, pero eso a la gente no pareciera importarle demasiado.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 04

Para la noche estaba destinado un setlist de quince canciones. De las cuales, tres serían de la parte acústica del show. Pero, iniciada esta segunda parte, pareciera que los músicos tomaron decisiones drásticas –y beneficiosas- y determinaron no sólo alargar el show en cuatro canciones más, si no que realmente se pusieron innovadores y cambiaron orden y versiones. Y el comienzo del solitario Barât en la guitarra electroacústica sería con “France”, para continuar con una de las sorpresas de la noche: el cover de “The Ballad Of Grimaldi” de Babyshambles, la otra banda de su ex colega Pete Doherty, que logró un punto realmente alto en interpretación de la noche. Con “What KT Did”, una de las más coreadas de la noche, se hizo remembranza del sonido más melódicos de The Libertines, para culminar la sesión acústica con “The Good Old Days”. Powell y es resto de la banda volvería para reversionar otro recuerdo de Dirty Pretty Things con “Blood Thirsty Bastards”. Y la gente, ya al borde del colapso, saltaba sin parar, le tiraban cigarrillos, pañuelos a Barât, mientras este agradecía con besos y palmotazos.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 05

Volverían así a pasearse entre bandas y trabajos solistas. “The Man Who Would Be King” y “Victory Gin” serían la antesala para aquella callejera e hímnica canción de comienzo de milenio, “Time For Heroes”, para terminar con otra de las aceleradas “Gin & Milk” y “Don’t Look Back Into The Sun”. Pero la despedida duraría sólo algunos minutos, ya que volverían para regalar en el encore “What A Waster” y finalizar la jornada con la misma que cierra el “Up Te Bracket”, “I Get Along”.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 06

El Amanda estuvo menos lleno que otras veces, pero extrañamente también eran pocos los socialités y casi todo estaba dominado por gente que realmente fue a saltar y cantar con los ingleses. Se sudó y se sintió la potencia de Barât y Powell, y aunque se pudiese haber extrañado a Doherty, de igual forma se superó la expectativa de la energía. A pesar del sonido algo opaco, a pesar incluso de lo cuadrados de los músicos invitados en algunas canciones. Barât aún es joven y tiene mucho tiempo para seguir explorando su lado de master mind de la música, y acompañarla con esa parada de rockero furioso, empinándose una botella de alcohol frente a cientos de chilenos extasiados viviendo la experiencia libertina.

Setlist

  1. Bang Bang, You’re Dead
  2. Up The Bracket
  3. Run With The Boys
  4. Deadwoods
  5. War Of The Roses
  6. Horrorshow
  7. Death On The Stairs
  8. France
  9. The Ballad Of Grimaldi
  10. What KT Did
  11. Good Old Days
  12. Bloodthirsty Bastards
  13. The Man Who Be King
  14. Victory Gin
  15. Time For Heroes
  16. Gin & Milk
  17. Don’t Look Back Into The Sun
  18. What a Waster
  19. I Get Along

Por Pamela Cortés

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Juan

    22-Jun-2013 en 5:05 pm

    Un solo error cabros. No tocaron Can’t Stand Me Now, esa canción se llama “France”. Carl y Gary unos capos. Saludos.

  2. pobre

    22-Jun-2013 en 5:22 pm

    genial el recital y acetado el reviewww ! pulentamente rockero !

    pd: cambiar una cosa pequeña con el nombre de ”I Get Along” , saludos !

Responder

En Vivo

Baroness: Celebración y devoción

Publicado

en

Baroness

En pleno desarrollo de la Copa América de fútbol profesional, el evento en Club Blondie comenzó con la transmisión del partido entre la selección chilena de futbol versus la selección de Ecuador. Con el dulce sabor de la victoria de “La Roja”, la banda chilena Bagval salió a hacer de número de apertura. Promocionando su más reciente álbum, “Nvlla” (2017), el cuarteto gozó de un buen sonido y el beneplácito del público, celebrando el show de los locales, quienes se despidieron de la mano de la potente “El Ojo De Dios”. El recinto se llenaba y todo estaba listo para recibir al plato de fondo.

En tiempos donde parece que todo ya está dicho, sobre todo en lo que respecta al rock y al metal, es un gusto encontrarse con una banda que trae a la mesa algo nuevo y fresco. En su década y poco más de carrera, y con cinco álbumes bajo el brazo, Baroness no ha reinventado la rueda, pero sí ha logrado encontrar un estilo propio en la amalgama de sonidos reminiscentes a la primera época de Mastodon y a las clásicas melodías a dos guitarras de Iron Maiden.

John Baizley es la mente maestra de este proyecto, que hoy en día está dando sus mayores pasos, siendo el show de ayer en la capital el primero de una gira que por fin los trajo a este lado del continente como número principal de la jornada. Toda la frescura y versatilidad de sus discos pudo ser disfrutada en vivo, confirmando que Baroness es una de las apuestas más notables del metal en la actualidad.

A Horse Called Golgotha” abrió la actuación de los estadounidenses, respaldados por un buen sonido y la energía de una fanaticada que, conforme iban pasando las canciones, se transformó en el quinto integrante del grupo, funcionando como el gran coro que no se contentaba con cantar cada letra, sino que también cada solo y melodía de las guitarras. “Morningstar” y “Borderlines” siguieron en el set sin mayores pausas entre ellas, dejando en claro que la banda iba a aprovechar a concho cada minuto de la hora y media que estuvieron sobre el escenario de Club Blondie.

Gold & Grey” (2019) había sido lanzado hace exactamente una semana y fue el principal foco de la velada, destacando los sencillos “Seasons” y “Tourniquet”. Aún así, hubo espacio para temazos como “March To The Sea”, “Shock Me” o el tremendo instrumental “Green Theme”. En vivo, todas las virtudes que podemos escuchar en sus discos son elevadas hasta el punto máximo. La conexión y confidencia entre los músicos es total, destacando la presencia de la última ingresada Gina Gleason, quien, además de complementar de manera tremenda a Baizley en la guitarra, es una figura que dota de peso y garra al cuarteto en escena. Esa sinergia, sumada a un público que se portó de maravilla, dio como resultado una noche que rozó la perfección en muchos de sus pasajes.

El encore estuvo marcado por “Isak” y “Take My Bones Away”, esta última funcionando como la gran descarga final, dando por concluido un debut ideal, donde cada una de las piezas encajaron a la perfección y el ambiente fue de celebración y devoción a un grupo que, por lo que pudimos comprobar por sus constantes cumplidos y agradecimientos al respetable, se llevó una gran impresión de nuestro país. Y cómo no hacerlo, si su actuación es una de esas que se agradecen, sobre todo cuando logran reavivar las ganas de seguir escuchando un estilo que, pese a todo lo que algunos digan, todavía nos puede sorprender.

Setlist

  1. A Horse Called Golgotha
  2. Morningstar
  3. Borderlines
  4. March To The Sea
  5. Green Theme
  6. I’m Already Gone
  7. Tourniquet
  8. Shock Me
  9. Eula
  10. Chlorine & Wine
  11. Can Oscura
  12. Seasons
  13. The Gnashing
  14. Isak
  15. Take My Bones Away

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Morbid Stuff Morbid Stuff
DiscosHace 59 mins

PUP – “Morbid Stuff”

En tiempos donde las bandas underground tienen un espacio mucho más amplio, gracias a distintas plataformas digitales que se convierten...

Fishing For Fishies Fishing For Fishies
DiscosHace 1 día

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Fishing For Fishies”

Nueve años de carrera y 14 discos de estudio. Ese es el saldo de la discografía de los australianos, quienes,...

Corazones Corazones
DiscosHace 1 mes

El Álbum Esencial: “Corazones” de Los Prisioneros

“Corazones”, el cuarto álbum de Los Prisioneros, puede ser considerado como el primer registro solista de Jorge González, luego de...

Laughing Matter Laughing Matter
DiscosHace 2 meses

Wand – “Laughing Matter”

Hoy en día, tal como ayer y probablemente mañana, los sonidos vintage generan especial atención en el mundo de la...

Doolittle Doolittle
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “Doolittle” de Pixies

El éxito comercial nunca fue algo que se le diera a Pixies, quienes, pese a la considerable buena recepción de...

Periphery IV: Hail Stan Periphery IV: Hail Stan
DiscosHace 2 meses

Periphery – “Periphery IV: Hail Stan”

En el estado actual de la música extrema, es poco probable que en el corto plazo exista un disco que...

American Football American Football
DiscosHace 3 meses

American Football – “American Football (LP3)”

American Football es de esas bandas rodeadas por un halo de misticismo. Aquellos proyectos que, pese a lo sucinto de...

The Brian Jonestown Massacre The Brian Jonestown Massacre
DiscosHace 3 meses

The Brian Jonestown Massacre – “The Brian Jonestown Massacre”

Nunca es tarde para un homónimo, sobre todo si consideramos la cantidad de años de carrera que lleva The Brian...

Lux Prima Lux Prima
DiscosHace 3 meses

Karen O & Danger Mouse – “Lux Prima”

Existen diferentes contextos en los cuales la música se puede concebir y transmitir, desde el sentido vanamente comercial, hasta una...

DiscosHace 4 meses

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: