Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Carl Barât & Gary Powell: Energía libertina

Publicado

en

Según se indica, la historia musical británica, a pesar de lo grande que es, posee dos épocas doradas alrededor del mundo. Una, es la del beat de los 60’s, y la otra, el brit pop de los 90’s. Y Carl Barât llegó tarde a ambas. Nació diez años después del declive del primero, y su primera banda la formó cuando el brit pop entraba en decadencia. Y si The Libertines se hubiese formado al menos cinco años antes, probablemente Barât contaría con la fama de Jarvis Cocker o Brett Anderson. Pero no fue así, y aunque en su natal Inglaterra fueron los casi salvadores de un sonido deslavado, fuera de ella, pasaron como una banda indie de sonido post punk. Y sería.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 01

Pero los viudos del brit pop saben de sobra que la importancia de Barât y Powell va más allá de haber sido lo que siguió al brit pop. Saben de sobra, que en su momento, fueron la contraparte de este rock algo lo fi de Norteamérica con The Libertines, banda que compartieron junto al extremo Pete Doherty y John Hassal. Y luego con un invento algo más cercano a los sonidos más cálidos del pop británico con Dirty Pretty Things, junto a Didz Hammond y Anthony Rossomando. Y con ese currículum, Barât y Powell decidieron venir en gira al sur de América, por lugares pequeños y no de mucha concurrencia. Porque seguramente saben que no son muchos los que irían, pero ¿habrán sospechado que los pocos serían así de fervientes?

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 02

Una vez más llegó la gente al amado y odiado Centro Cultural Amanda. Y antecedido de un popurrí musical noventero muy extravagante, a las 00:10 apareció en escena Powell, Barât, y sus dos músicos invitados. El vamos se daría con uno de los singles más conocidos de la historia de Dirty Pretty Things, “Bang Bang You’re Dead”, que calentó motores para todos los fans que se encontraban extasiados en el público. A primera vista –y escucha- se apreció que los británicos llegaron con lo puesto al país, ya que tanto luces como audio estuvieron a cargo de personal nacional. Quizás por esto, y debido a que nadie conoce mejor el sonido de una banda más que su sonidista oficial, es que en gran parte del show no se pudo conjugar un equilibrio sonoro. Gary Powell sonó la mayor parte de la noche de forma fantástica. Por un lado su interpretación fue bastante animada y con precisión. Fue lo que demostró en canciones como “Up The Bracket” y “Deadwood”. En la vereda contraria se encontraron problemas iniciales con las guitarras y un Barât que partió casi sin tocar su instrumento mientras los roadies trataban de arreglar la situación. Pero ya avanzada la noche ganaría la claridad y fuerza necesaria para interpretar la acelerada “Horrorshow”. El gran problema de la noche, fue lo opaca y a ratos saturada voz de Barât. Un cantante que cuenta con un buen timbre vocal y registro bastante amplio, no tuvo el sonido que merecía. Y es de conocimiento general, que si entiendes la letra de una canción en vivo, entonces no hay mayor problema.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 03

La noche sería un popurrí de las bandas que llevaron a la fama a Barât y Powell,  y el trabajo en solitario de Carl Barât, donde se pudo apreciar la senda musical y melódica que siguió desde sus años con Dirty Pretty Things, lo que se evidenció con canciones como “Run With The Boys” que tenía leves tintes a The Divine Comedy, y lo garage rock de “War Of The Roses”, la cual sonaba un poco más americanizada que el resto. Barât, Powell y compañía subirían las revoluciones con un recuerdo más de “Up The Bracket” (2002) con “Death On The Stairs”, donde técnicamente se podría decir que la ausencia de Doherty no es muy notoria, debido a la composiciñnP﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽e la ausencia de Doherty no es muy notoria, debido a la composición de la canción y la presencia fuerte de Barât. Pero para los puristas y los m{{{{{{﷽﷽﷽﷽sewncia fuerte de Barat. Pero para los puristas y los m composiciás fanáticos de la agrupación, el vacío puede ser quizás algo evidente. Aún así, Barât lleva la batuta en todo momento; álgido, cercano y hasta casi bromista. Con un inglés de acento extremo que dificulta el entendimiento, pero eso a la gente no pareciera importarle demasiado.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 04

Para la noche estaba destinado un setlist de quince canciones. De las cuales, tres serían de la parte acústica del show. Pero, iniciada esta segunda parte, pareciera que los músicos tomaron decisiones drásticas –y beneficiosas- y determinaron no sólo alargar el show en cuatro canciones más, si no que realmente se pusieron innovadores y cambiaron orden y versiones. Y el comienzo del solitario Barât en la guitarra electroacústica sería con “France”, para continuar con una de las sorpresas de la noche: el cover de “The Ballad Of Grimaldi” de Babyshambles, la otra banda de su ex colega Pete Doherty, que logró un punto realmente alto en interpretación de la noche. Con “What KT Did”, una de las más coreadas de la noche, se hizo remembranza del sonido más melódicos de The Libertines, para culminar la sesión acústica con “The Good Old Days”. Powell y es resto de la banda volvería para reversionar otro recuerdo de Dirty Pretty Things con “Blood Thirsty Bastards”. Y la gente, ya al borde del colapso, saltaba sin parar, le tiraban cigarrillos, pañuelos a Barât, mientras este agradecía con besos y palmotazos.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 05

Volverían así a pasearse entre bandas y trabajos solistas. “The Man Who Would Be King” y “Victory Gin” serían la antesala para aquella callejera e hímnica canción de comienzo de milenio, “Time For Heroes”, para terminar con otra de las aceleradas “Gin & Milk” y “Don’t Look Back Into The Sun”. Pero la despedida duraría sólo algunos minutos, ya que volverían para regalar en el encore “What A Waster” y finalizar la jornada con la misma que cierra el “Up Te Bracket”, “I Get Along”.

CARL BARAT & GARY POWELL CHILE 2013 06

El Amanda estuvo menos lleno que otras veces, pero extrañamente también eran pocos los socialités y casi todo estaba dominado por gente que realmente fue a saltar y cantar con los ingleses. Se sudó y se sintió la potencia de Barât y Powell, y aunque se pudiese haber extrañado a Doherty, de igual forma se superó la expectativa de la energía. A pesar del sonido algo opaco, a pesar incluso de lo cuadrados de los músicos invitados en algunas canciones. Barât aún es joven y tiene mucho tiempo para seguir explorando su lado de master mind de la música, y acompañarla con esa parada de rockero furioso, empinándose una botella de alcohol frente a cientos de chilenos extasiados viviendo la experiencia libertina.

Setlist

  1. Bang Bang, You’re Dead
  2. Up The Bracket
  3. Run With The Boys
  4. Deadwoods
  5. War Of The Roses
  6. Horrorshow
  7. Death On The Stairs
  8. France
  9. The Ballad Of Grimaldi
  10. What KT Did
  11. Good Old Days
  12. Bloodthirsty Bastards
  13. The Man Who Be King
  14. Victory Gin
  15. Time For Heroes
  16. Gin & Milk
  17. Don’t Look Back Into The Sun
  18. What a Waster
  19. I Get Along

Por Pamela Cortés

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
2 Comentarios

2 Comments

  1. Juan

    22-Jun-2013 en 5:05 pm

    Un solo error cabros. No tocaron Can’t Stand Me Now, esa canción se llama “France”. Carl y Gary unos capos. Saludos.

  2. pobre

    22-Jun-2013 en 5:22 pm

    genial el recital y acetado el reviewww ! pulentamente rockero !

    pd: cambiar una cosa pequeña con el nombre de ”I Get Along” , saludos !

Responder

En Vivo

AniPower: Un gran homenaje a las emociones

Publicado

en

AniPower

Con el recuerdo aún fresco del tremendo show que fue Dragon Ball Rock Sinfónico en la Cúpula Multiespacio, ayer pudimos vivir el evento bautizado como AniPower, concierto ideado por la Power Up, orquesta argentina que se dedica a interpretar música de animé y videojuegos, donde repasaron un montón de series de origen asiático de la década de los 90, 2000 y también actuales, en el recital definitivo para cualquier fanático de la animación japonesa. Si bien, la concurrencia no fue en masa como ocurrió en el concierto dedicado a los Guerreros Z, los asistentes disfrutaron de un espectáculo completísimo, tanto musical como audiovisualmente, que no se sostuvo solamente en la nostalgia, sino que también en la celebración de un arte que nos ha entregado –y sigue entregándonos– un montón de grandes y épicas historias.

La orquesta comenzó a la segura con dos sandías caladas: el opening de Dragon Ball Z correspondiente a la saga de Majin Boo y el memorable opening de Digimon, este último despertando de inmediato las emociones del respetable, dejando el terreno preparado para la oleada de himnos que se vendrían en los próximos minutos. One Piece, Detetive Conan, Slam Dunk y Evangelion fueron alguna de las joyitas que despertaron la ovación del respetable.

El sonido era perfecto y la orquesta Power Up chilena que acompañó al proyecto en esta oportunidad ejecutó de maravilla cada uno de los cortes. El maestro de ceremonias, Mariano Cazorla, quien ha sido el responsable de transcribir todas las composiciones y convocar a los músicos de la orquesta, anunciaba cada composición con un comentario previo, muchas veces en tono de broma, como cuando estaban a punto de tocar el opening de Pokémon y declaró que la serie de los monstruos de bolsillo nos había enseñado que podemos capturar a nuestras mascotas y ponerlas a pelear con las de otros, sacando las risas del público. Qué duda cabe que la canción principal de las aventuras de Ash y Pikachu fue uno de los momentos álgidos de la jornada, y así también lo fueron cortes como el de Slam Dunk, Sailor Moon y Ranma.

Pero no sólo de canciones de apertura se sostenía el recital, sino que también tuvimos la oportunidad de escuchar extractos de la música incidental más recordada de las series, tales como el tema del Equipo Rocket en Pokémon, la música que acompañaba las intervenciones de Tuxedo Mask en Sailor Moon y una serie de endings de la saga Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco o Digimon.

Los mejores momentos fueron aquellos donde escuchamos canciones de series clásicas que no son frecuentemente revisadas por este tipo de proyectos al no ser las más “populares”, como lo fueron Sakura Card Captor, Arale, Beyblade, Zenki, Mazinger Z o Los Súper Campeones. También hay que destacar la revisión de series más contemporáneas, como lo son Shingeki No Kyojin, u otras que provocaron los gritos de emoción de la fanaticada, como lo fue el opening de Fullmetal Alchemist.

Estas novedades son las que hicieron de este concierto un mar de emociones y recuerdos, algo que, lamentablemente, se pierde un poco al dedicar la última parte del show a repasar la música de Dragon Ball. Es cierto que la serie de Son Goku y compañía es considerada el anime más grande y popular de todos los tiempos, pero dedicar los últimos treinta minutos del set exclusivamente a ella hace perder esa magia y dinamismo que contiene el show en su primera parte. Sobre todo cuando todavía quedaban grandes nombres en el tintero como Yu-Gi-Oh!, Cowboy Bebop, o el más solicitado por la muchedumbre, Naruto.

Así y todo, con “Cha-La Head-Cha-La” y la repetición del opening de Slam Dunk solicitado por el público, Power Up dio por terminada su primera presentación en la capital, dejando a todo el mundo con una sonrisa de oreja a oreja y con la promesa de regresar con alguno de sus shows temáticos. Esperamos que la respuesta de la gente sea mayor en su retorno, ya que el espectáculo de los argentinos se lo merece. Evocando memorias y amor por aquellos dibujos animados que nos hicieron y nos siguen haciendo soñar, AniPower fue un gran homenaje a nuestras emociones.

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 7 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 7 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 7 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 7 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 7 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 7 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: