Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Cage The Elephant: La raza Rock Star

Publicado

en

Justo antes del ansiado debut de Arctic Monkeys, se encontraba uno de los shows más sorprendentes de la noche. A pesar de contar con tan sólo dos discos bajo el brazo y casi una década de carrera, los estadounidenses de Cage The Elephant, llegaban a Lollapalooza con grandes elogios por parte de la prensa mundial, una batería de buenas canciones y, por sobre todo, un espíritu rockero old school que se convertiría en la gran baza de su presentación. Ya nos lo había adelantado Brad Shultz (guitarra), en una entrevista con HumoNegro: “Mientras más loco el público, más loco nuestro show”. Para nuestra fortuna, el público respondió a cabalidad y las expectativas fueron cumplidas con creces. Lo que hizo Cage The Elephant fue cuestión de pura actitud.

“In One Ear”, tema que abre el primer disco de la banda, fue el encargado de dar comienzo al espectáculo. Desde ya pudimos vislumbrar la tónica del concierto: Brad Shultz en el fondo del escenario, dirigiendo al resto de la banda compuesta por Lincoln Parish (guitarra principal), Daniel Tichenor (bajo) y Jared Champion (batería). Ellos eran los encargados de mantener la base musical, mientras el verdadero show residía en los hombros de Matthew Shultz, una mezcla entre Kurt Cobain y Mick Jagger híper vitaminado, que mantuvo hipnotizados a todos los presentes, ya sea por lo visceral de su interpretación, o porque se encontraba sobre ellos, realizando un stage diving. “2024”, del exitoso “Thank You, Happy Birthday” (2011), mantuvo los ánimos al tope para luego arremeter con una sucia versión de “Aberdeen”, también de su último disco.

A decir verdad, el sonido nunca fue el más claro, sobre todo con las guitarras, que sonaban sucias y algo toscas. Defecto que jugó a favor de la performance de los de Kentucky, otorgando esa vibra rockanrollera garage, que la banda maneja con soltura y espontaneidad, y dejó patente con una aplastante “Tiny Little Robots” y la frenética “Lotus”.

Un momento vibrante, ocurrió en “Around My Head”, cuando en medio de un break la banda debió guardar silencio, mientras los miles de fanáticos, coreaban al unísono la melodía de guitarra, provocando sonrisas de satisfacción en los rostros de los músicos. “Japanese Buffalo” incitó al pogo generalizado, por su parte, “Back Against The Wall” y “Flow” convirtieron al lugar en un gran karaoke. Justo antes de comenzar con “Indy Kidz” ocurrió un problema con el retorno del bajo de Daniel Tichenor, instantes que Matthew aprovechó para interactuar con la gente y vestir las distintas prendas que caían al escenario. Superado el percance, “Indy Kidz” marcó un momento catártico, con Matthew de rodillas en medio de la pasarela y gritando hasta las entrañas.

Un necesario momento de calma se instaló para escuchar “Rubber Ball” y “Back Stabbin’ Betty”. Precedida por la hiperquinética “Sell Yourself”, cayó el single que los hizo famosos a nivel mundial. “Ain’t No Rest For The Wicked” fue celebrada y cantada a más no poder por el respetable.

El concierto ya había cumplido toda expectativa, pero la banda iba por más. La breve “False Skorpion”, cover de Pavement, volvía a poner la nota alta, para dar pie a “Shake Me Down”, donde una vez más las voces de los presentes casi opacan a la propia banda. Para terminar, y como es costumbre en sus shows, llegó “Sabertooth Tiger”, la última descarga de energía, que culminó con un Matthew Shultz a solas en el escenario, mientras tomaba la guitarra de su hermano y la cargaba en contra de los amplificadores para provocar sendas distorsiones y acoples, ante la ovación del público.

Muchos aseguran que los “Rock Stars” son una raza extinta y que no tienen lugar en nuestra época. Bueno, los que tuvimos la oportunidad de presenciar a Cage The Elephant, podemos estar seguros de que aquellas declaraciones no pueden estar más erradas. Al contrario, la “raza”, esta en plena renovación.

Setlist:

  1. In One Ear
  2. 2024
  3. Aberdeen
  4. Tiny Little Robots
  5. Lotus
  6. Around My Head
  7. Japanese Buffalo
  8. Back Against The Wall
  9. Flow
  10. Indy Kidz
  11. Rubber Ball
  12. Back Stabbin’ Betty
  13. Sell Yourself
  14. Ain’t No Rest For The Wicked
  15. Shake Me Down
  16. Sabertooth Tiger

Por Sebastián Zumelzu

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
5 Comentarios

5 Comments

  1. Sebastian Olate

    01-Abr-2012 en 1:35 pm

    Uno de los mejores shows !

  2. Melisa

    02-Abr-2012 en 2:11 am

    In one ear. Idolos, los amo.

    • Sebastián Zumelzu

      02-Abr-2012 en 7:30 pm

      Corregido. Gracias.

  3. pichuleire

    03-Abr-2012 en 12:03 am

    Si no fueron los mejores, son d elos mejores, asi de simple.

  4. Daniel Manzor

    03-Abr-2012 en 11:07 am

    Yo encontré que sonaron muy mal, al menos al comienzo… una pena porque tenía muchas ganas de verlos :/

Responder

En Vivo

Corrosion Of Conformity: Los astros alineados

Publicado

en

Corrosion Of Conformity

Fue hace cinco años, dentro del contexto de The Metal Fest, la última ocasión en que Corrosion Of Conformity se presentaba en Santiago. Para esa oportunidad las circunstancias eran diferentes: el conjunto se articulaba en formato de power trio, en el que anecdóticamente presentó un par de temas junto a uno de sus miembros más célebres; Pepper Keenan, incansable guitarrista de la escena metal de ritmo espeso y colaborador de otro importante proyecto afín, Down. Lo que en ese entonces sólo fue una pizca, ayer se presentó como un plato completo. Es por lo mismo que ver a la banda en su formación más sólida –en términos de trabajos de estudio– resultaba tan atractivo. Si bien, la gira se enmarca bajo la presentación de “No Cross No Crown” (2018), urgía la necesidad de sacarle provecho a la coyuntura, desempolvar lo mejor de su repertorio y entregar un show marcado por la consistencia arrolladora que ofrecen como cuarteto.

Como precalentamiento para la velada, el Club Blondie recibió a un número indiscutido de la escena stoner local. Yajaira subía al escenario de la mano del mítico “Comegato” Montenegro, entusiasmado por estar “nuevamente representando al rock pesado que se hace por estos lados”. Luego de un agradecimiento al público, la banda presentó durante un poco más de 45 minutos una potente carga de riffs y frecuencias bajas que hicieron vibrar cada rincón del subterráneo, despidiéndose con el respeto y cariño por tantos años de trabajo con un amplio aplauso.

Entre el ruido del murmullo, los anfitriones abrieron su show mediante un breve solo del bajista Mike Dean, el cual se anexó con gracia y apoyo del público al riff repetitivo de “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, para esta ocasión a un ritmo ralentizado que acentuaba una atmósfera cargada al doom. Fue cosa que sonaran las primeras notas para que los fanáticos siguieran a coro la melodía instrumental. Ya introducidos en este imaginario denso y sicodélico, la muestra de lo más nuevo no se dejó esperar con “The Luddite”, que curiosamente fue lo único del repertorio reciente junto a “Wolf Named Crow”, quizás debido a una decisión a conciencia por aprovechar la ocasión y ponderar los clásicos por sobre lo nuevo. Y así fue con creces.

La dupleta “Broken Man” y “Señor Limpio” introdujo a lo que sería una seguidilla de clásicos de sus años dorados, repasando en reiteradas ocasiones el álbum “Deliverance” (1994). Luego de “Long Whip/Big America”, la banda recibió una ovación, y aprovechando el impulso, Pepper Keenan agradeció al público, confesando el agrado que significa realizar giras por Sudamérica. El júbilo se inmortalizó cuando Keenan no aguantó su ansiedad e hizo subir al escenario a un fotógrafo para registrar la emoción del momento.

Concentrados en retomar la marcha, el potente riff de “Seven Days” se encaminó nuevamente hacia un repertorio clásico. El ritmo espeso de la canción se conjugó con la enérgica abertura de “Paranoid Opioid”, retornando a las melodías hipnóticas en la porción final y ofreciendo un quiebre fresco. El altibajo de emociones concluyó de manera sublime con la exquisita aura sicodélica de “13 Angels”, en lo que fue uno de los pasajes más implacables de la jornada.

Demostrado ya el grueso calibre de Corrosion Of Conformity, no quedó más que rectificar su categoría con la pesada pieza “Vote With A Bullet” y la envolvente frecuencia de “Albatross”, todo con el cierre magistral de “Clean My Wounds” luego del encore, otra infaltable de la banda que se extendió en un colaborativo jamming, dándole un cierre redondo a una jornada ejecutada con precisión y consistencia.

Dos elementos estaban claros al evaluar la coyuntura de este show: podríamos escuchar parte del material de “No Cross No Crown”, como es lógico, junto con la nostalgia de revisitar composiciones de la formación que convocaba. Sorpresivamente, la banda se fue en contra de la obviedad, cargando la balanza casi en su totalidad hacia lo clásico, ofreciendo un show que no sólo dejó en claro el valor de su repertorio más conocido, sino también demostró la solidez que tiene la banda en vivo, entregando un catálogo que le concedió un cariño a los fanáticos. Una oportunidad diferente a la anterior, donde los astros que giran alrededor de esta banda volvieron a reunirse en un desplante arrollador que jugó a desempolvar clásicos.

Setlist

  1. Bottom Feeder (El Que Come Abajo)
  2. The Luddite
  3. Broken Man
  4. Señor Limpio
  5. Long Whip/Big America
  6. Wiseblood
  7. Who’s Got The Fire
  8. Seven Days
  9. Paranoid Opioid
  10. 13 Angels
  11. Vote With A Bullet
  12. Wolf Named Crow
  13. Albatross
  14. Clean My Wounds

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

New Material New Material
DiscosHace 6 días

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 2 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 4 semanas

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 4 semanas

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 1 mes

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Time Will Die And Love Will Bury It Time Will Die And Love Will Bury It
DiscosHace 2 meses

Rolo Tomassi – “Time Will Die And Love Will Bury It”

Pensar en la música inglesa, o británica en general, para muchos puede estar relacionado con un sencillo pero sofisticado sentido...

Choosing Mental Illness As A Virtue Choosing Mental Illness As A Virtue
DiscosHace 2 meses

Philip H. Anselmo & The Illegals – “Choosing Mental Illness As A Virtue”

Conocemos bien a Phil Anselmo. El personaje se desenvuelve de manera segura para provocar con la ferocidad de una pantera...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: