Contáctanos

En Vivo

Brett Anderson al fin cautivó a Chile

Publicado

en

Esta vez vamos a obviar todo lo sucedido. Desde la supuesta venida de Brett el año pasado, de la cancelación de su concierto el viernes 12 de junio y de su detención en lima por asuntos que aún no quedaron del todo claro. Lo cierto es que, a pesar de todos karmas que tenía Brett con el publico chileno, estos se disolvieron por arte de magia la noche del martes cuando por fin Brett Anderson piso el suelo del Caupolicán y fue recibido por 3 mil personas que gritaban y aplaudían emocionados al ver que este gentleman inglés si era real.

21:00 horas y la puntualidad inglesa se puso a prueba. Mientras transcurría el tiempo en que debió comenzar el show, se veía un Caupolican ocupado hasta en la platea más alta. En el aire se sentía el nerviosismo, la ansiedad propia de tanta espera y los comentarios de pasillos evidenciaban a un público heterogéneo, entre personas que bromeaban con el tema de la detención aludiendo que el show sería trasmitido vía satélite desde lima, y otras un tanto incrédulas que temían una nueva programación.

21:20 y los fans no podían más de la angustia y comenzaron con los desesperados silbidos que inmediatamente se transformaron en gritos, en golpes de suelo, en aplausos acalorados y en voces que gritaban Brett Brett Brett!!!.

Luego de un tiempo el Caupolicán se queda en penumbra. Sólo unos focos azules, que apuntaban hacia el telón negro de fondo, creaban el ambiente propicio para que entraran los músicos a escena, quienes se ubicaron tranquilamente detrás de cada instrumento y comienzan con los primeros acordes de “Funeral mantra”. Entonces el gran telón se abre y deja pasar a una figura esbelta, vestida de un terno ajustado y que caminando con la elegancia propia de gentleman inglés, se aproxima al centro del escenario y nos observa fijamente. Y ahí por fin, ante nuestros ojos susceptibles podíamos ver al misterioso Brett Anderson. En ese momento los gritos ensordecedores retumbaron por todo el teatro, mientras que Brett inicia los primeros tonos sugestivos que nos invita cálidamente a su mundo de sonidos puros, seductores y enigmáticos.

Siguiendo por la senda de esta voz cautivadoramente dulce, se escuchan “Wheatfields”, “The Hunted” y una espectacular versión de “Back To You”, de su último disco. Aquí ya estábamos en presencia de un Brett energético, que encendía todo el teatro con sus apasionados saltos, sugerentes movimientos de caderas y una cabellera desordenada que se movía al mismo tiempo que sus gritos seductores. Un show como lo hacía en los mejores tiempos de Suede.

Transcurrieron 20 minutos y cuando el público no podía más entre saltos y gritos, el intenso rojo del escenario dio paso a una sola luz blanca que iluminaba un órgano ubicado a un costado del escenario, donde el señor Brett se sentó plácidamente a tocar “To The Winter”, especialmente una pieza que conmovió a todos. Luego no podría ser mejor la continuación. “Love Is Dead”, canción con la que Brett demuestra su particular visión del romanticismo trágico. Luego, lo que todos esperaban, la sesión Suede que comienza con “By The Sea”, seguida de “Everything will flow “ “The 2 Of Us” y “The Asphalt World”, magistrales y desgarradoras canciones del segundo disco de la extinta banda, que nos remontaron emotivamente a la primera vez que escuchamos a The London Suede, donde un simple acorde de guitarra disonante se mezclaba con una voz dulcemente profunda y lograba estremecer hasta el último milímetro de tu cuerpo.

Podríamos seguir mencionando las emociones vividas tras cada tema que cantaba Brett esa noche, pero seria inagotable. Ya que extrañamente cada canción interpretada por él poseía un atractivo mágico y producía una serie de efectos en el público como llantos, gritos incontrolables, demostraciones de afecto y un sin fin de pasiones que transcurrieron entre “Killing Of a Flashboy”, “She” “Filmstar”, “Can’t Get Enough”, en esta última ni el mismo Brett pudo contener la emoción y sacándose ágilmente su chaqueta la tira por el aire y su elegante presencia de lord inglés se transforma en la esencia de un niño feliz que salta excitado por cada extremo del escenario.

Para terminar este primer bloque dos infaltables hits “Trash” y “Beautiful ones”, esta última conocida hasta por lo niños asiduos a un programa clásico infantil, fue coreada por todos formando ecos estruendosos en el Caupolicán. Mientras el Señor Anderson hacia reverencias a los asistentes, los aplaudía y luego con los brazos abiertos como alimentándose de los energía emanada del público, se va del escenario lanzando besos y despidiéndose por un lapso de tiempo.

Y esperamos pacientemente… mientras se escuchaba a un auditorio extasiado que comentaba el gran show que estaban presenciando y entre silbidos, aplausos y gritos se escuchaban los ¡ uhh! ¡ ah!!! Increíble! Sublime! Prefecto!.

Después de un par de minutos vuelve a escena Brett, esta vez solo con la compañía de una guitarra acústica. Se sienta a un borde de la tarima de percusión y comienza “ will One” pieza interpretada desgarradoramente por un Brett carismático. Luego continúa con “So Young” versión incluida en su último álbum, pero que perteneciera al disco Suede. En ese momento se creo una atmósfera muy íntima entre él y su público, tanto así que para finalizar con “”Saturday night” este príncipe inglés se baja del escenario, se acerca a las rejas divisorias y comienza a caminar lentamente frente a ella estrechando la mano de las personas agolpadas frenéticamente en la reja para intentar tocar a su ídolo que, en ese momento, era sólo un humano que se despedía de sus más recientes amigos. Luego sube nuevamente y mirando desde arriba a cada uno de nosotros se despide alzando las manos y, visiblemente conmovido por las demostraciones de afecto, promete volver a este fin de mundo.

Y así culminó la noche mágica con el señor Brett Anderson que sin duda pago su deuda con creces a este público impaciente pero fiel. Que esa noche se fue del recinto visiblemente extasiado y que pudo ver a un hombre de palabra que, a pesar de todos los inconvenientes, logró llegar a suelo nacional entregándonos un concierto sencillamente cautivador y que nos hizo volver a creer que es posible que los deseos fervientes puedan concretarse.

Galería de fotos:

Publicidad
11 Comentarios

11 Comentarios

  1. Zenobia López Pinto

    18-Jun-2009 en 1:04 pm

    Ta pasaste Musik Badseeds¡¡¡, es un reportaje realmente vivo¡¡¡, no estuve allí, pero la intensidad de tu narración me transportó junto a Brett Anderson.

  2. Revo Marcelo

    18-Jun-2009 en 2:21 pm

    Me gusto Musik tu comentario, a cualquier fanático de Suede le va a quedar bien claro que-como-cuando se perdió … pero a pesar de que yo soy igual de fan o porque soy igual de fan es necesario decir que Brett no se arriesgo con las notas altas de algunas canciones (two of us, the wild ones … ojo que es the wild ones), que la versión de Back to you fue la versión original (la que aparece en Wilderness es una segunda versión) y que en el bis no uso una guitarra acústica, sino que la guitarra eléctrica de su guitarrista sólo que no le aplico distorsión, te saltaste que esa breve sección la inició con pantomine horse.

    También, a mi gusto, la versión de asphalt world estuvo algo desordenada, ocasión en que fue un poco molesto que algunos asistentes que sólo conocía los hits radiales de Suede se pusieron a gritar por payasear “we love Brett” y otras cosas …

    Me dejo pagando con el A New Morning … ningun tema de ese disco … pero salvo con Killing of a Flash Boy, grata sorpresa …

    • Musik

      18-Jun-2009 en 7:10 pm

      Tienes razón era una guitarra eléctrica que sono como acústica, por se sintió un poco desafinada al principio :). Gracias por el aporte, a ratos suceden tantas cosas en un conierto que se te escapan detalles.
      Vale!! Saludos!

  3. Pinilipe

    18-Jun-2009 en 6:51 pm

    En 2 palabaras…im presionante

    Muy buena nota

    saludos

  4. Carolina

    18-Jun-2009 en 11:13 pm

    Ohh
    Realmente te pasaste, me llevaste al concierto!
    Brett es the best
    un abrazo 🙂

  5. ingrid rivera

    19-Jun-2009 en 5:04 pm

    Se pasaron muy detallada la nota y por lo menos puede saber más acerca de Brett aqui, ya que no fui al recital….mil gracias!!!!

  6. Teresita Giacaman

    19-Jun-2009 en 6:43 pm

    Muy buen relato Musik, es subjetivo y honesto, para mí, la mejor forma de escribir sobre arte. Felicitaciones!

  7. domy

    23-Jun-2009 en 1:01 am

    estuvo muy weno el shossssss… incluso para mi q soy alguien q alguna vez escuchó a suede y esa noche fui a pagarle una deuda a mi yo adolescente… pensé q con lo nuevo de brett me aburriría pues no conozco nada.. pero no.. las atmosferas creadas me hicieron estar siempre atenta… y metida en el shoss…

    es verdad eso de q no cantó notas altas… pero filo.. para eso estabamos nosotros jhahaah

  8. pao

    23-Jun-2009 en 11:16 pm

    me gusta como describes…estuvo increible, disfrute cada grito, apreton y saltos
    saludos y sigue igual …..

  9. FCB.

    24-Jun-2009 en 5:57 pm

    Genial !! musicos con clase. muy buena la nota.

  10. marja

    05-Jul-2009 en 2:16 pm

    favor ustedes grabaron muy bien el recital , es posible que suban a la red mas de su precentacion en chile y si fuese posible podrias enviarme algo del material, te estaria eternamenete agradecida, gracias

Responder

En Vivo

Rod Stewart: Directo al ángulo

Publicado

en

Rod Stewart

Muchas veces se critica a los artistas que, teniendo una trayectoria grandiosa y extensa, no viven un presente que les permita preservar adecuadamente su legado. Salvo casos paradigmáticos como el de Chuck Berry en sus últimos años, en general esa crítica tiene que ver con una cosa muy chilena: ver en los artistas que alcanzan (o están cerca de) la tercera edad a seres inútiles cuyo tiempo ya pasó. Hay una situación estructural que sustenta la limitada visión de Chile hacia los mayores de 60 años, desde lo organizacional hasta el trato diario, entonces de antemano hay prejuicios ante una persona en cualquier ámbito. Más aún cuando se para en un escenario.

Por eso hace bien ver cuando alguien “viejo” –según el pasaporte– denota más frescura que muchos actos que se ven copiándose mutuamente en festivales y proscenios varios. Rod Stewart no es un niño, pero intenta (y muchas veces logra) moverse como tal. No es un dotado vocalmente, pero cuando necesita dejar en claro que tiene garganta y cuerdas, lo hace. Rod no es un gran creador, pero sí es un tremendo intérprete, y eso queda en claro cuando se revisa cómo estuvo su retorno a Chile, en una fresca noche de 18 de febrero en un Movistar Arena a un 90 por ciento de su capacidad, que pudo ver la puntualidad excesiva de este londinense, quien partió su show poco antes de la hora convenida.

A las 20:56 ingresó la banda, compuesta por una docena de intérpretes, a tocar “Soul Finger”, original de The Bar-Kays, para luego dar paso a Rod, la algarabía de la gente (en especial al frente) y una versión de ajuste vocal para Stewart de “Infatuation”. Luego de sortear ese escollo con éxito, la mesa estaba servida para la fiesta, y así prosiguió con clásicos de su repertorio como “Having a Party” y “Tonight’s The Night”, además de covers a hits como “Have You Ever See The Rain?” de Creedence Clearwater Revival. Las pantallas, los movimientos y cambios entre los músicos y las coristas, los propios movimientos de Stewart, todo era hecho para dar cuenta de un sentido de espectáculo, sin perder una sensación de urgencia juvenil que rara vez se ve en un concierto de temas que, en su gran mayoría, tienen más de un cuarto de siglo de vida. Los cambios de tempo son muy ligeros y los arreglos son prístinos, lo que se escapa del esquema de la nostalgia como mina de oro cuando las canciones se vuelven lentas y cansinas, perdiendo una chispa que Rod sí puede seguir prendiendo a su antojo.

Los movimientos de Rod siguen siendo los del muchacho que tocara con Jeff Beck o que formara Faces, entreteniéndose y, a la vez, generando reacciones de un público que, desde un respeto por el espectáculo, mostró fervor en varios pasajes del show. Stewart entiende que no por haber vendido centenares de millones de discos va a tener la tarea hecha con sólo pararse en el piso pintado como tablero de ajedrez en el proscenio, sino que debe hacer algo relevante para seguir ahí, con la adrenalina y la satisfacción de sentirse vivo en vivo. Por eso maneja a la gente, la hace cantar, aplaudir, sentarse, pararse, y también le entrega un show con momentos diferentes, como cuando tras un doblete lleno de sentimiento con una versión renovada entre el country y el alt rock de “Forever Young” y la belleza del cover de Tom Waits de “Downtown Train”, pidió atención, sentó a casi toda su banda, e incluso a su dinámico e inquieto cuerpo, en taburetes plásticos para una sesión acústica.

Lo futbolero no se le irá jamás a Rod, quien en “You’re In My Heart (The Final Acclaim)” no sólo mostró goles del Celtic a su archirrival Glasgow Rangers, sino que también instó a corear como en el estadio, mientras un sector de fans ataviados de camisetas albiverdes respondían entusiastas al llamado. Tampoco más adelante, cuando en “Hot Legs” patearía más de una decena de pelotas autografiadas al público. Además, incluyó temas tan clásicos como “The First Cut Is The Deepest” de Cat Stevens, o “Have I Told You Later” de Van Morrison, un “bastardo” según Rod, quien sonreía al presentar la canción.

La confianza que Stewart tiene en su banda es tal, que, más allá de trucos que usan algunos para cambiarse de ropa como hacer veinte solos y cuarenta juegos con el público, con toda tranquilidad fue tras bambalinas, sus coristas tomaron la voz e hicieron una vibrante versión de “Proud Mary”, que luego –como todo buen blanco criado con música negra en los 60– tendría un necesario homenaje a Muddy Waters con “Rollin’ And Tumblin’”. Con esta inyección de fuerza llegó la sección final del show, con “Hot Legs”, la omnipresente “Da Ya Think I’m Sexy?” sonando a estos tiempos, y “Baby Jane” cerrando la parte central del show.

Dos minutos después, Stewart volvía a comandar el karaoke masivo con “Sailing”, y con el coro convertido en una especie de mantra se cerró el telón tras 103 minutos de espectáculo pensado, ensayado y ejecutado con respeto al público y los artistas. El mayor gol de un show así es el entendimiento cabal de las limitaciones de Rod Stewart, y de esa forma poder aprovechar sus puntos fuertes, dejando en claro que se puede confiar en su capacidad en el escenario, esa área donde el olfato de un artista no se extingue.

Setlist

  1. Soul Finger (original de The Bar-Kays)
  2. Infatuation
  3. Having A Party (original de Sam Cooke)
  4. Have You Ever See The Rain? (original de Creedence Clearwater Revival)
  5. Rhythm Of My Heart (original de Marc Jordan y John Capek)
  6. Some Guys Have All The Luck (original de Jeff Fortgang)
  7. Tonight’s The Night (It’s Gonna Be Alright)
  8. Forever Young
  9. Downtown Train (original de Tom Waits)
  10. You’re In My Heart (The Final Acclaim)
  11. People Get Ready (original de The Impressions)
  12. The First Cut Is The Deepest (original de Cat Stevens)
  13. I Don’t Wanna Talk About It (original de Crazy Horse)
  14. Have I Told You Later (original de Van Morrison)
  15. Proud Mary (original de Creedence Clearwater Revival)
  16. Rollin’ And Tumblin’ (original de Hambone Willie Newbern)
  17. Hot Legs
  18. Da Ya Think I’m Sexy?
  19. Baby Jane
  20. Sailing (original de Sutherland Brothers)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

The Dark Side Of The Moon The Dark Side Of The Moon
DiscosHace 2 meses

El Álbum Esencial: “The Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd

No hay que ser seguidor de Pink Floyd para reconocer que “The Dark Side Of The Moon” marca uno de...

Low In High School Low In High School
DiscosHace 2 meses

Morrissey – “Low In High School”

Hubo una época en que no teníamos el poder de juzgar instantáneamente a las personas en la plaza pública virtual...

Utopia Utopia
DiscosHace 2 meses

Björk – “Utopia”

El espejo es inclemente. El paso del tiempo es implacable. Los cambios forzosos desgastan, y eso se nota en las...

Who Built The Moon? Who Built The Moon?
DiscosHace 2 meses

Noel Gallagher’s High Flying Birds – “Who Built The Moon?”

Luego de haber recorrido todo el mundo presentando su “Chasing Yesterday” (2015), Noel Gallagher comenzó a cuajar el tercer larga...

Ununiform Ununiform
DiscosHace 2 meses

Tricky – “Ununiform”

Inglaterra ha sido tierra fértil para las reinvenciones musicales, las nuevas escenas e incluso nuevos estilos. Tal es el caso...

Pacific Daydream Pacific Daydream
DiscosHace 3 meses

Weezer – “Pacific Daydream”

Musicalmente los años noventa se presentaron como una década estruendosa, agitada, combativa y cambiante. De aquellos años, en la mayoría...

The Dusk In Us The Dusk In Us
DiscosHace 3 meses

Converge – “The Dusk In Us”

Este ha sido un año grandioso para los fanáticos de Converge. En marzo sorprendieron con “Jane Live”, registro en vivo...

Ex La Humanidad Ex La Humanidad
DiscosHace 3 meses

Electrodomésticos – “Ex La Humanidad”

El pavimento quema las retinas y el reflejo de un sol inclemente se potencia por el efecto de las fachadas...

Unknown Pleasures Unknown Pleasures
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “Unknown Pleasures” de Joy Division

Hacia finales de la década del 70, el mundo del rock parecía transformarse con mayor premura de lo que lo...

Luciferian Towers Luciferian Towers
DiscosHace 3 meses

Godspeed You! Black Emperor – “Luciferian Towers”

Godspeed You! Black Emperor es de esas bandas que ha logrado construir una identidad reconocida. Cuando suenan, se sabe que...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: