Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Brett Anderson al fin cautivó a Chile

Publicado

en

Esta vez vamos a obviar todo lo sucedido. Desde la supuesta venida de Brett el año pasado, de la cancelación de su concierto el viernes 12 de junio y de su detención en lima por asuntos que aún no quedaron del todo claro. Lo cierto es que, a pesar de todos karmas que tenía Brett con el publico chileno, estos se disolvieron por arte de magia la noche del martes cuando por fin Brett Anderson piso el suelo del Caupolicán y fue recibido por 3 mil personas que gritaban y aplaudían emocionados al ver que este gentleman inglés si era real.

21:00 horas y la puntualidad inglesa se puso a prueba. Mientras transcurría el tiempo en que debió comenzar el show, se veía un Caupolican ocupado hasta en la platea más alta. En el aire se sentía el nerviosismo, la ansiedad propia de tanta espera y los comentarios de pasillos evidenciaban a un público heterogéneo, entre personas que bromeaban con el tema de la detención aludiendo que el show sería trasmitido vía satélite desde lima, y otras un tanto incrédulas que temían una nueva programación.

21:20 y los fans no podían más de la angustia y comenzaron con los desesperados silbidos que inmediatamente se transformaron en gritos, en golpes de suelo, en aplausos acalorados y en voces que gritaban Brett Brett Brett!!!.

Luego de un tiempo el Caupolicán se queda en penumbra. Sólo unos focos azules, que apuntaban hacia el telón negro de fondo, creaban el ambiente propicio para que entraran los músicos a escena, quienes se ubicaron tranquilamente detrás de cada instrumento y comienzan con los primeros acordes de “Funeral mantra”. Entonces el gran telón se abre y deja pasar a una figura esbelta, vestida de un terno ajustado y que caminando con la elegancia propia de gentleman inglés, se aproxima al centro del escenario y nos observa fijamente. Y ahí por fin, ante nuestros ojos susceptibles podíamos ver al misterioso Brett Anderson. En ese momento los gritos ensordecedores retumbaron por todo el teatro, mientras que Brett inicia los primeros tonos sugestivos que nos invita cálidamente a su mundo de sonidos puros, seductores y enigmáticos.

Siguiendo por la senda de esta voz cautivadoramente dulce, se escuchan “Wheatfields”, “The Hunted” y una espectacular versión de “Back To You”, de su último disco. Aquí ya estábamos en presencia de un Brett energético, que encendía todo el teatro con sus apasionados saltos, sugerentes movimientos de caderas y una cabellera desordenada que se movía al mismo tiempo que sus gritos seductores. Un show como lo hacía en los mejores tiempos de Suede.

Transcurrieron 20 minutos y cuando el público no podía más entre saltos y gritos, el intenso rojo del escenario dio paso a una sola luz blanca que iluminaba un órgano ubicado a un costado del escenario, donde el señor Brett se sentó plácidamente a tocar “To The Winter”, especialmente una pieza que conmovió a todos. Luego no podría ser mejor la continuación. “Love Is Dead”, canción con la que Brett demuestra su particular visión del romanticismo trágico. Luego, lo que todos esperaban, la sesión Suede que comienza con “By The Sea”, seguida de “Everything will flow “ “The 2 Of Us” y “The Asphalt World”, magistrales y desgarradoras canciones del segundo disco de la extinta banda, que nos remontaron emotivamente a la primera vez que escuchamos a The London Suede, donde un simple acorde de guitarra disonante se mezclaba con una voz dulcemente profunda y lograba estremecer hasta el último milímetro de tu cuerpo.

Podríamos seguir mencionando las emociones vividas tras cada tema que cantaba Brett esa noche, pero seria inagotable. Ya que extrañamente cada canción interpretada por él poseía un atractivo mágico y producía una serie de efectos en el público como llantos, gritos incontrolables, demostraciones de afecto y un sin fin de pasiones que transcurrieron entre “Killing Of a Flashboy”, “She” “Filmstar”, “Can’t Get Enough”, en esta última ni el mismo Brett pudo contener la emoción y sacándose ágilmente su chaqueta la tira por el aire y su elegante presencia de lord inglés se transforma en la esencia de un niño feliz que salta excitado por cada extremo del escenario.

Para terminar este primer bloque dos infaltables hits “Trash” y “Beautiful ones”, esta última conocida hasta por lo niños asiduos a un programa clásico infantil, fue coreada por todos formando ecos estruendosos en el Caupolicán. Mientras el Señor Anderson hacia reverencias a los asistentes, los aplaudía y luego con los brazos abiertos como alimentándose de los energía emanada del público, se va del escenario lanzando besos y despidiéndose por un lapso de tiempo.

Y esperamos pacientemente… mientras se escuchaba a un auditorio extasiado que comentaba el gran show que estaban presenciando y entre silbidos, aplausos y gritos se escuchaban los ¡ uhh! ¡ ah!!! Increíble! Sublime! Prefecto!.

Después de un par de minutos vuelve a escena Brett, esta vez solo con la compañía de una guitarra acústica. Se sienta a un borde de la tarima de percusión y comienza “ will One” pieza interpretada desgarradoramente por un Brett carismático. Luego continúa con “So Young” versión incluida en su último álbum, pero que perteneciera al disco Suede. En ese momento se creo una atmósfera muy íntima entre él y su público, tanto así que para finalizar con “”Saturday night” este príncipe inglés se baja del escenario, se acerca a las rejas divisorias y comienza a caminar lentamente frente a ella estrechando la mano de las personas agolpadas frenéticamente en la reja para intentar tocar a su ídolo que, en ese momento, era sólo un humano que se despedía de sus más recientes amigos. Luego sube nuevamente y mirando desde arriba a cada uno de nosotros se despide alzando las manos y, visiblemente conmovido por las demostraciones de afecto, promete volver a este fin de mundo.

Y así culminó la noche mágica con el señor Brett Anderson que sin duda pago su deuda con creces a este público impaciente pero fiel. Que esa noche se fue del recinto visiblemente extasiado y que pudo ver a un hombre de palabra que, a pesar de todos los inconvenientes, logró llegar a suelo nacional entregándonos un concierto sencillamente cautivador y que nos hizo volver a creer que es posible que los deseos fervientes puedan concretarse.

Galería de fotos:

Publicidad
11 Comentarios

11 Comments

  1. Zenobia López Pinto

    18-Jun-2009 en 1:04 pm

    Ta pasaste Musik Badseeds¡¡¡, es un reportaje realmente vivo¡¡¡, no estuve allí, pero la intensidad de tu narración me transportó junto a Brett Anderson.

  2. Revo Marcelo

    18-Jun-2009 en 2:21 pm

    Me gusto Musik tu comentario, a cualquier fanático de Suede le va a quedar bien claro que-como-cuando se perdió … pero a pesar de que yo soy igual de fan o porque soy igual de fan es necesario decir que Brett no se arriesgo con las notas altas de algunas canciones (two of us, the wild ones … ojo que es the wild ones), que la versión de Back to you fue la versión original (la que aparece en Wilderness es una segunda versión) y que en el bis no uso una guitarra acústica, sino que la guitarra eléctrica de su guitarrista sólo que no le aplico distorsión, te saltaste que esa breve sección la inició con pantomine horse.

    También, a mi gusto, la versión de asphalt world estuvo algo desordenada, ocasión en que fue un poco molesto que algunos asistentes que sólo conocía los hits radiales de Suede se pusieron a gritar por payasear “we love Brett” y otras cosas …

    Me dejo pagando con el A New Morning … ningun tema de ese disco … pero salvo con Killing of a Flash Boy, grata sorpresa …

    • Musik

      18-Jun-2009 en 7:10 pm

      Tienes razón era una guitarra eléctrica que sono como acústica, por se sintió un poco desafinada al principio :). Gracias por el aporte, a ratos suceden tantas cosas en un conierto que se te escapan detalles.
      Vale!! Saludos!

  3. Pinilipe

    18-Jun-2009 en 6:51 pm

    En 2 palabaras…im presionante

    Muy buena nota

    saludos

  4. Carolina

    18-Jun-2009 en 11:13 pm

    Ohh
    Realmente te pasaste, me llevaste al concierto!
    Brett es the best
    un abrazo 🙂

  5. ingrid rivera

    19-Jun-2009 en 5:04 pm

    Se pasaron muy detallada la nota y por lo menos puede saber más acerca de Brett aqui, ya que no fui al recital….mil gracias!!!!

  6. Teresita Giacaman

    19-Jun-2009 en 6:43 pm

    Muy buen relato Musik, es subjetivo y honesto, para mí, la mejor forma de escribir sobre arte. Felicitaciones!

  7. domy

    23-Jun-2009 en 1:01 am

    estuvo muy weno el shossssss… incluso para mi q soy alguien q alguna vez escuchó a suede y esa noche fui a pagarle una deuda a mi yo adolescente… pensé q con lo nuevo de brett me aburriría pues no conozco nada.. pero no.. las atmosferas creadas me hicieron estar siempre atenta… y metida en el shoss…

    es verdad eso de q no cantó notas altas… pero filo.. para eso estabamos nosotros jhahaah

  8. pao

    23-Jun-2009 en 11:16 pm

    me gusta como describes…estuvo increible, disfrute cada grito, apreton y saltos
    saludos y sigue igual …..

  9. FCB.

    24-Jun-2009 en 5:57 pm

    Genial !! musicos con clase. muy buena la nota.

  10. marja

    05-Jul-2009 en 2:16 pm

    favor ustedes grabaron muy bien el recital , es posible que suban a la red mas de su precentacion en chile y si fuese posible podrias enviarme algo del material, te estaria eternamenete agradecida, gracias

Responder

En Vivo

Turbonegro: La fiesta bajo tierra

Publicado

en

Turbonegro

¿Cuáles son los factores que determinan el éxito de un show? Esa es una pregunta que siempre es importante plantearse cuando se presentan contextos como el de la noche del viernes en Club Blondie, donde tuvimos en Chile el debut de Turbonegro, una de las bandas más importantes del rock noruego y que se alejó lo suficiente de todos los cánones musicales que imperan en la tierra del black metal para desarrollar una carrera que este año cumple tres décadas de actividad. El cuestionamiento frente a esto pasa estrechamente por la tibia recepción en asistencia que tuvo un show como este, donde finalmente debutaría una agrupación relevante dentro de su estilo y, más aún, con un repertorio que prometía repasar todos los puntos importantes de la discografía de los oriundos de Oslo.

Pese a todo lo anterior, un incondicional grupo que apenas alcanzó a completar el treinta por ciento del recinto esperaba impaciente y preocupado sobre el desenlace del concierto, al punto que muchos temían lo peor debido al panorama. La realidad, en tanto, fue otra, porque desde el momento en que la banda pisó el escenario, todo fue locura y el ambiente de celebración llenó cada rincón del club santiaguino.

Para catalogar a Turbonegro –musicalmente hablando– hay que generar un intermedio entre el punk y el hard rock, algo muy similar a lo que hacen los suecos The Hives (claramente inspirados en ellos) y que utiliza a su favor distintos aspectos visuales para generar ese shock que cautiva a la audiencia. “Estos son como los Village People de Noruega”, decía un asistente al tratar de describir el aspecto de la banda, quienes, amparados en la caracterización de distintos personajes, funcionan casi como una anti-boyband sobre el escenario, donde, pese a no contar con todos sus integrantes originales, solo basta con que alguien más interprete el papel para que todo siga igual.

Abriendo con una trilogía compuesta por “The Age Of Pamparius”, “Part II: Well Hello” y “Part III: Rock N Roll Machine”, la banda se ganó de inmediato el entusiasmo de la audiencia, la que saltó, cantó y coreó cada track con la misma energía que un estadio. El frontman Anthony Madsen-Sylvester, también conocido como The Duke Of Nothing, animaba en cada momento al público para disfrutar lo que recalcaron en varias oportunidades: esta era su primera vez en el continente y querían que fuera inolvidable. “Estamos lejos de casa, tocando en un subterráneo bajo un club de strippers y tiendas de ropa interior. ¡Nacimos para estar acá!”, bromeaba el vocalista en alusión al entorno del recinto, tomando la palabra con un humor bastante irónico en cada intervención con el público. Knut Schreiner y Thomas Seltzer, mejor reconocidos por sus personajes Euroboy y Happy-Tom, respectivamente, también fueron parte fundamental de cómo funcionaba la audiencia dentro del show, aunque sus intervenciones no fueron más que las del frontman, la pieza principal dentro del combo.

Pese a ser un repaso de la historia, los discos “Apocalypse Dudes” de 1998 y “RockNRoll Machine” de 2018 fueron los principales sustentos del repertorio, el que fluyó a la perfección en la mezcla de material antiguo y moderno, así como también unos pequeños covers a “Bohemian Rhapsody” y mucho más elaboradamente a “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party!)” de Beastie Boys durante el bis, donde previamente pasaron tracks como “Selfdestructo Bust”, “Prince Of The Rodeo” o la fiestera “I Got Erection”, que puso el sello final en una noche que, dentro de la intimidad que se generó, será recordada como uno de los debuts más sólidos que se tenga memoria en la capital, donde el protagonista de la noche fue solamente el artista principal y su desplante, quedando cualquier otro detalle o factor externo absolutamente opacado.

Incluso con el reducido nivel de público, el debut de Turbonegro cumplió con todas las expectativas, entregando un show completo, con todos los elementos que caracterizan a la banda y con un setlist que dejó contentos a todos los fanáticos. Fueron treinta años de carrera previos a su primera presentación en Santiago y la experiencia adquirida se nota, el conjunto sabe cómo sacar provecho de cada situación en escena, entregando una explosividad comparada con actos mucho más gigantescos como Kiss o Rammstein, donde la música se mezcla con distintos personajes y elementos que van más allá de lo sonoro. Con la misma fuerza de sus inicios, además de caras frescas dentro de la alineación, Turbonegro demostró que todavía queda energía para rato, ojalá que la suficiente para que puedan decir presente nuevamente en la capital.

Setlist

  1. The Age Of Pamparius
  2. Part II: Well Hello
  3. Part III: Rock N Roll Machine
  4. Hurry Up & Die
  5. Back To Dungaree High
  6. Bohemian Rhapsody (original de Queen)
  7. City Of Satan
  8. Blow Me (Like The Wind)
  9. Hot For Nietzsche
  10. All My Friends Are Dead
  11. Are You Ready (For Some Darkness)
  12. Fist City
  13. Wasted Again
  14. Sell Your Body (To The Night)
  15. Denim Demon
  16. Get It On
  17. Selfdestructo Bust
  18. Special Education
  19. Prince Of The Rodeo
  20. (You Gotta) Fight For Your Right (To Party!) (original de Beastie Boys)
  21. I Got Erection

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Terraformer Terraformer
DiscosHace 4 días

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 5 días

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 6 días

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 2 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Alien Alien
DiscosHace 3 semanas

Northlane – “Alien”

Northlane es una agrupación que se abrió paso inicialmente por un camino influenciado por el metalcore, y decidieron llevar esto...

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 4 semanas

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: