Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Bon Jovi: Fe en el pasado y el presente

Publicado

en

Cuando se trata de preservar la relevancia tenida en algún momento, o la efervescencia, existen detalles que escapan del manejo posible. Aunque se haga el máximo esfuerzo, habrá especificidades que no terminarán de cuajar de la mejor manera. Lo problemático es la dicotomía entre un pasado y un presente que no se ponen de acuerdo en cómo enfrentar el futuro. Este es el limbo en el que se encuentra hace años Bon Jovi, un proyecto musical que, adaptándose a los cambios personales y de las dinámicas del grupo, ha conseguido tener buen manejo de su pasado y de su presente, pero nunca existe la sensación de que ambas cosas puedan convivir en tanta armonía. Prueba de ello fue su correcto y animado show en el Estadio Monumental David Arellano ante unas 45 mil personas, en lo que es el retorno de una banda que siempre genera expectación y aplausos “como los de antes”, algo que se agradece en tiempos en que el compromiso con los gustos es leve, como swipe de Tinder.

El problema es que durante el show se vio una diferencia evidente en la energía compartida por la agrupación y el público. Los estímulos y la respuesta eran fácilmente agrupables, con una observación ni tan detallada. Lo que salva el espectáculo y justifica cualquier falla, en todo caso, es el cariño de la gente, en especial por Jon Bon Jovi, frontman que conserva un carisma no sólo evidente, sino que también con aires de honestidad y, por cierto, de inteligencia. También se trata de una banda con recorrido, con sentido del respeto a su gente, y tal vez por ello es que el show partió con extremada puntualidad con un video breve que grafica el paso de la gira y su llegada a Chile, y que inició con el tema que da nombre al disco que está presentando, “This House Is Not For Sale” del año pasado. La frialdad evidente en la gente ante las canciones que son más nuevas es contrarrestada por el cariño hacia la figura de Jon Bon Jovi, quien carga con gestos carismáticos que prevalecen en medio de un sonido que a ratos se torna genérico.

En los clásicos se nota el desgaste evidente en la voz de Jon, incluso con la bajada de tono en las canciones más populares, cuando él no necesitaba falsete. El contraste al inicio es claro; tras un tema del disco más nuevo, viene “Raise Your Hands” de “Slippery When Wet” (1986), animado y recordado, pero con Jon lejos de su máxima capacidad, la que sí luce en “Knockout”, otra del disco nuevo, que luego se ve en aprietos con la icónica “You Give Love A Bad Name”. Treinta años pasaron entre los lanzamientos de ambos temas y en la comodidad de Jon se nota, porque si a Tico Torres aquello se hace evidente en un cambio de apariencia, en el aún atractivo Jon el desgaste está localizado en cuerdas vocales que se deben exigir mucho para rendir de forma decente en canciones más antiguas.

Pero hay astucia en la banda, una capacidad de reconocer en los clásicos a puntos de revitalización de un show. Por ejemplo, después de un lado B como “I’ll Sleep When I’m Dead” viene un clásico como “Runaway”, o luego de “God Bless This Mess” irrumpió la omnipresente “Wanted Dead Or Alive”. El armado del setlist resulta eficiente, a prueba de fallos, y con chances de que lo nuevo conviva con lo más antiguo. El único problema –como recalcamos– es la dificultad en la administración de estos recursos, porque lo de hoy se intercala con el ayer, pero no son entregados en igualdad de condiciones, y ahí se resiente la percepción del show como un todo, sin que por ello implique que el espectáculo tenga un mal resultado final.

La épica tipo “arena” de “We Don’t Run” recuerda más a lo que hace gente como Imagine Dragons hoy, dando cuenta de que, aunque Bon Jovi suene genérico a ratos, tiene las armas para hacerlo exactamente en la línea de los hits, tal como en 2001 lograron con “It’s My Life“, cuando se colaron entre los éxitos del nuevo milenio. Como pocas, esas dos canciones conjugan las identidades de los de New Jersey hoy, en una sinergia evidente y necesaria, camino que lamentablemente requiere de mayor genialidad para que cuaje siempre. Aun así, entre canciones como “Bed Of Roses” (con líneas en español dificultoso, pero valorado por los fans), “Bad Medicine” o “I’ll Be There For You”, Bon Jovi demostró oficio y entrega, dentro de lo posible en una banda cuyo carismático cantante tiene la garganta muy desgastada.

El de Santiago será uno de los shows más extensos de la gira, quizás con una consideración especial, quizás sonando un poco despacio, quizás con la gente más apagada de lo que se podría esperar, pero sin duda que Bon Jovi tiene una carrera y un manejo de la misma que les permite salir con la frente en alto, sin perderse en el mazo. Como dice la canción que cerró el show (“Keep The Faith”), “porque los tiempos son duros / es difícil ser fuertes / cuando no hay nadie en quien soñar (…) pero debes mantener la fe”.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. This House Is Not For Sale
  2. Raise Your Hands
  3. Knockout
  4. You Give Love A bad name
  5. Born to Be My baby
  6. Lost Highway
  7. We Weren’t Born To Follow
  8. I’ll Sleep When I’m Dead
  9. Runaway
  10. We Don’t Run
  11. Someday I’ll Be Saturday Night
  12. Bed Of Roses
  13. It’s My life
  14. Who Says You Can’t Come Home
  15. God Bless This Mess
  16. Wanted Dead Or Alive
  17. Lay Your Hands On Me
  18. Have A Nice Day
  19. Captain Crash & The Beauty Queen From Mars
  20. Bad Medicine
  21. In These Arms
  22. I’ll Be There For You
  23. Livin’ On A Prayer
  24. These Days
  25. Keep The Faith

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Dream Theater: El sueño sigue vivo

Publicado

en

Dream Theater

En la que podría ser considerada como la gira más importante que ha realizado el quinteto estadounidense en los últimos años, Dream Theater aterrizó nuevamente en nuestro país para presentarse en un Movistar Arena a tablero vuelto. La promesa de la interpretación íntegra del disco “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory” (1999), por lejos la placa más popular de su carrera, responsable de lanzarlos a la fama mundial y que se encuentra celebrando veinte años de vida, fue suficiente para atraer a los miles de fanáticos chilenos que estuvieron a punto de agotar todas las entradas disponibles en el recinto del Parque O’Higgins, formando una postal que recordó a la masiva convocatoria que lograron en su debut en la Pista Atlética el año 2005. Teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra Santiago, lo de Petrucci y compañía fue todo un logro. Y, para fortuna del respetable, el espectáculo estuvo a la altura.

Aunque el gran gancho del recital era la ejecución de su clásico álbum, el tour lleva el nombre del último trabajo de estudio del conjunto, “Distance Over Time”, lanzamiento que ocurrió este año y mantiene a los músicos vigentes, pese a no causar el mismo entusiasmo de épocas anteriores entre sus seguidores. Fue así como la primera parte de la maratónica jornada estuvo dedicada a repasar los mejores cortes del nuevo disco, ante la respuesta entusiasta del público, que, sin saber todas las letras, transmitía toda su energía al grupo. “Untethered Angel”, “Fall Into The Light”, “Barstool Warrior” y, para cerrar este tramo, la potentísima “Pale Blue Dot”, mostraron lo mejor de este Dream Theater 2019, además de rescatar dos canciones más antiguas: “In The Presence Of Enemies, Part I” y la celebrada “A Nightmare To Remember”. El escenario estaba listo para el momento más esperado de la noche.

Finalizado el interludio de quince minutos, las luces se volvieron a apagar y un video animado a modo de película nos introdujo a los personajes que protagonizan la odisea contada en “Metropolis Pt. 2: Scenes From A Memory”. La historia de un hombre atormentado por el alma en pena de una mujer asesinada en busca de justicia fue revisitada de manera apoteósica por los norteamericanos. Tocado de principio a fin y sin grandes interrupciones, el clásico de fines de los noventa llevó al éxtasis total al Movistar Arena. “Overture 1928” y “Strange Déjà Vu” dieron el potente inicio al viaje, con gente saltando e incluso mosheando al ritmo de los complicados patrones rítmicos de Dream Theater.

A veinte años de su nacimiento, cada una de las canciones de la placa siguen sonando tan frescas y creativas como antaño, y es un gusto comprobar que la banda no ha perdido un ápice en su poder de ejecución, realizando una más que destacable reproducción de las versiones de estudio. Incluso James LaBrie, quien en un momento de diálogo con el público pidió disculpas –se encontraba enfermo y no estaba en su mejor estado– cumplió con su tarea de forma impecable.

Petrucci, Myung, Rudess y Mangini, son unas verdaderas máquinas en sus instrumentos, aunque aquí se debe hacer una acotación: la ausencia de Mike Portnoy es un fantasma que todavía pena entre los fanáticos de la banda. El histriónico baterista no sólo era un as en los tarros, sino que tenía carisma e inyectaba de espíritu rockero a la performance del grupo, cualidad que Mangini simplemente no tiene. El tipo es lo más cercano a la perfección en su instrumento, al punto de llegar a parecer un robot. Es cierto que de vez en cuando interactúa con la fanaticada, pero durante gran parte de la noche sólo se limita a hacer su trabajo. Se echa de menos una “chasconeada” entre tanta técnica y seriedad, sobre todo cuando su batería es una de las más vistosas en el mundo del rock y el metal. Tampoco ayudó que anoche la mezcla dejara prácticamente silenciados los platillos del músico, problema que opacó en muchos pasajes la emoción de un show que exige perfección.

Superando el bache con la batería, todo funcionó perfecto y canciones como “Home”, “The Dance Of Eternity” y las emotivas “Through Her Eyes” y “The Spirit Carries On”, fueron grandes hitos de la velada, que bajó el telón con “Finally Free”, dando por cumplido el sueño de los fans acérrimos de Dream Theater. Pero todavía quedaba más, y finalmente “At Wit’s End” disparó el tiro de gracia, sellando tres horas de música que no dejó a nadie insatisfecho.

Los oriundos de Boston dieron una última gran reverencia al respetable y se retiraron despedidos por una ovación unánime. Al final de la noche los comentarios eran bastante similares entre sí, concordando que esta ha sido una de las presentaciones más espectaculares que ha dado la banda en Chile, y no están equivocados. En un año de grandes conciertos, el de Dream Theater se encumbra como uno de los más emocionantes, confirmando que el sueño sigue más que vivo.

Setlist

  1. Untethered Angel
  2. A Nightmare To Remember
  3. Fall Into The Light
  4. Barstool Warrior
  5. In The Presence Of Enemies, Part I
  6. Pale Blue Dot
  7. Regression
  8. Overture 1928
  9. Strange Déjà Vu
  10. Through My Words
  11. Fatal Tragedy
  12. Beyond This Life
  13. Through Her Eyes
  14. Home
  15. The Dance Of Eternity
  16. One Last Time
  17. The Spirit Carries On
  18. Finally Free
  19. At Wit’s End

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Deceiver Deceiver
DiscosHace 2 meses

DIIV – “Deceiver”

Desde su debut, la imagen de DIIV –y en particular la de su líder, Zachary Cole Smith– ha sido asociada...

Macro Macro
DiscosHace 2 meses

Jinjer – “Macro”

Para destacar en el actual y variado espectro musical, se puede tomar la opción de desmarcarse de algún género en...

Pyroclasts Pyroclasts
DiscosHace 2 meses

Sunn O))) – “Pyroclasts”

La densa y oscura capa que Stephen O’Malley y Greg Anderson han construido a través de los años a punta...

No Home Record No Home Record
DiscosHace 2 meses

Kim Gordon – “No Home Record”

En su primera experiencia solista, Kim Gordon da con un disco abstracto y cambiante, mostrando una faceta aún más experimental...

Corpse Flower Corpse Flower
DiscosHace 2 meses

Mike Patton & Jean-Claude Vannier – “Corpse Flower”

En el cuestionamiento en torno a qué resultado puede salir frente a una colaboración de mundos tan diferentes siempre hay...

Ode To Joy Ode To Joy
DiscosHace 2 meses

Wilco – “Ode To Joy”

El camino que Wilco ha trazado en sus más de veinte años de carrera es la prueba viviente de unos...

Railer Railer
DiscosHace 2 meses

Lagwagon – “Railer”

Cada vez que un histórico del punk rock decide anotarse un nuevo álbum de estudio, se genera un ambiente de...

Ghosteen Ghosteen
DiscosHace 2 meses

Nick Cave & The Bad Seeds – “Ghosteen”

Las composiciones de Nick Cave & The Bad Seeds han visto un cambio en la década presente. Dejando descansar a...

All Mirrors All Mirrors
DiscosHace 2 meses

Angel Olsen – “All Mirrors”

Con los primeros acordes de su debut, “Half Way Home” (2012), Angel Olsen dejó en claro su perspectiva del folk:...

Metronomy Forever Metronomy Forever
DiscosHace 2 meses

Metronomy – “Metronomy Forever”

Ha pasado más de una década desde el clásico de Metronomy, “Nights Out” (2008), material que los estableció como parte...

Publicidad
Publicidad

Más vistas