Contáctanos

En Vivo

Blur: Contra la ley de la gravedad

Publicado

en

La vida se encarga de hacer que las cosas caigan por su propio peso. Muchos hablan de karma, de que “todo se paga en esta vida”, y de que los merecimientos sí logran algo bueno o malo para cada cual. Pero en general la vida no es justa; a la gente buena le pasan cosas malas, y muchos talentos se quedan en el camino simplemente porque el peso de su humanidad los hace declinar en el vuelo y, así, no es de extrañar que sigamos maravillándonos con aquellos que se enfrentan al hecho de caer por el inevitable paso del tiempo, y contra la ley de la gravedad.

Blur tenía todo para fallar en la difícil tarea de trascender, con un irrespeto a su obra por parte de múltiples sectores en su apogeo de popularidad, con un desdén al cuarteto que recién se disiparía tras la disolución del conjunto, y también tras la posibilidad de sacar a Graham Coxon y Damon Albarn de ese paraguas. Sin el filtro cegador, muchos notaron estos talentos y, al retorno de Blur en 2009, ya los oídos estaban más abiertos. En vez de caer, la levedad de las sensaciones de quienes disfrutaban de los de Essex flotaba en el aire y se elevaba, tal como pasaba con los saltos en medio del cierre con “Song 2” en Chile el 7 de noviembre de 2013 en la Pista Atlética del Estadio Nacional.

06 Blur @ Movistar Arena 2015

23 meses después, Blur sigue en alza, sigue adelante, y su peso es cada vez mayor al notar que el cuarteto no vive del pasado. “The Magic Whip” (2015) es un gran disco, y la banda cree en él firmemente y, más aún, como vimos en la noche del 7 de octubre de 2015, permite presenciar que la banda cada vez es más compacta y más directa, pese a que incluso se hicieron acompañar de músicos de apoyo, expandiendo sus posibilidades.

Pero antes de Blur tocaron Los Tres, que pusieron a prueba la paciencia de muchas personas en medio del Movistar Arena. Claro, las canciones son muy importantes y “Amor Violento” o “Déjate Caer” fueron karaokes instantáneos para la platea alta (casi repleta a esa hora), con las canchas y plateas bajas semivacías a las 20:00, que fue cuando Álvaro Henríquez y los suyos subieron al escenario. El sonido se escuchaba saturado, “Titae” Lindl se vio hastiado a ratos; por otra parte, la guitarra de Sebastián Cabib carece de la delicadeza que requiere el repertorio antiguo, y la batería de Boris Ramírez, si bien potente y tal vez el mayor cúmulo de energía de la actual formación de la banda, transforma a Los Tres en una agrupación de arena-rock más que de la variedad que planteó en algún momento feliz de la historia. Y las canciones nuevas no ayudaron a generar una estima por el actual pasar de Los Tres, que dieron un show olvidable, sólo demostrando la fuerza atemporal de algunas composiciones.

11 Blur @ Movistar Arena 2015

El público repletó el Movistar Arena en buena parte, con claros sólo en platea baja y cancha VIP, totalizando unas doce mil personas de las que más de la mitad llegó en esos 25 minutos, entre el show de Los Tres y el de Blur. La gente se impacientó porque, claro, el show estaba anunciado para las 21:00 horas y eran las 21:12 y no pasaba nada, pero de pronto se apagaron las luces, sonó la venida del camión de helados y se supo que, desde la ternura nostálgica de esos sones, llegaría Albarn, Coxon, Dave Rowntree y Alex James y llenarían el escenario de lo que les gusta hacer, de lo que les gusta armar, y para lo que viven.

Desde la enérgica “Go Out” que podíamos ver a un Damon Albarn en aún mejor forma que en ocasiones anteriores, derrochando histrionismo en cada canción, la que además venía imbuida de una interpretación adecuada para cada verso, cada compás, cada silencio incluso. En “There’s No Other Way” el público explotó como correspondía, y cada rincón del Movistar Arena vibró. No había dudas: nadie quería estar al nivel del suelo, nadie necesitaba caer preso de la fuerza de la tierra, sino que estar en el aire, a punta de saltos, sudor y de gritar cada parte de la letra con tanta convicción como lo hacía Damon.

03 Blur @ Movistar Arena 2015

Tras “Lonesome Street” vino una de las grandes sorpresas de la noche: “Badhead”, donde se lució la sección de bronces de la banda de apoyo de Blur. De hecho, mostraban a cada segundo que cada vez tienen más y mejores cartuchos que pulverizar, tal como quedaba la mezcla con la reggaeGhost Ship”, otra de las canciones de “The Magic Whip”, el disco con el que Blur nos mostró que viven en el ahora, y no en el revisionismo absoluto de su historia.

Caso aparte era la guitarra de Graham Coxon. Blur mezcla la melodía y el buen tino de las armonías de sus composiciones, llevadas muy bien por el bajo severo y dinámico de Alex James y su inseparable cigarro, y el ruido muy lejano a los códigos británicos más clásicos de Coxon. Si bien Blur se asoció al concepto del sonido británico, bien podemos decir en 2015 que es la banda más ecléctica del pop-rock de Inglaterra, capaces de poner en una canción como “Thought I Was A Spaceman” sonidos ligados a lo experimental, a un noir pop, a la electrónica, e incluso ritmos más bailables, para lograr una canción única, o llega a la delicadeza de la vibra más asiática de “Out Of Time”, para luego pasar a las guitarras maravillosamente ruidosas al final de “Coffee & TV” o “Beetlebum”. Coxon es el motor de la actualidad de Blur, de las distorsiones, del manejo de los quiebres a la potencial normalidad de un conjunto que se niega precisamente a caer en rutinas.

04 Blur @ Movistar Arena 2015

Canciones clásicas como “For Tomorrow” y “Tender” fueron coreadísimas, mientras que para “Parklife” Damon subió al escenario a una decena de “fans” –que nadie sabe si estaba planificado o no- que bailaron en el proscenio y se preocuparon más de grabar con sus teléfonos y sacarse selfies con los artistas en vez de disfrutar tal momento único. Se notó cierta incomodidad en Albarn cuando veía que ellos no le seguían los juegos que él proponía, como correr de un lado a otro, o apoyarse en las voces de estos jóvenes para generar más coros. Un mal reflejo del fan de Blur que, nos consta, sigue a la banda, se la juega por la reja, se la juega por corear todo, y que sin duda que mira más a los ojos del travieso Damon, en vez de la pantalla pixelada de su teléfono.

La canción nueva que mejor se acopla al repertorio antiguo, es también la más breve. “Ong Ong” es tierna, movida y significativa para una agrupación que se niega a caer en el tedio, y que luego con “Song 2” tendría un momento de catarsis leve colectiva antes de la lindura de “To The End”, y la intensidad melancólica y triste de “This Is A Low”, uno de los pocos momentos donde Damon Albarn se abstrajo de la realidad, de ese escenario, de esa gente, y se metió de la nada en sus demonios, en sus inseguridades, y en –tal vez- ese temor de caer en lo rutinario, que se le pasaría con el aplauso rabioso de la gente al final del main set, para luego salir del escenario y regresar en unos minutos.

05 Blur @ Movistar Arena 2015

La segunda gran sorpresa fue “Stereotypes”, pegada de gran forma con la imbatible “Girls & Boys”, que hizo bailar a todo el mundo, para finalizar con “The Universal”, fanfarria solemne, simple y perfecta para culminar un show inolvidable de una banda que no quiere olvidarse de sí misma. No vimos a Damon Albarn, no vimos a Coxon, ni a James, ni a un sorprendentemente competente Dave Rowntree, sino que vimos a Blur con todo lo que ello significa por una hora cincuenta minutos y veinte canciones que articularon un show aún más sólido que el de ese gran 7 de noviembre de 2013.

Si en ese show de hace dos años se respiraba esa idea de que tal vez sería la única vez en que podríamos ver a la banda en la vida, en 2015, con disco nuevo y renovados bríos bajo el brazo, nos queda la sensación de que hay Blur para rato. Esa gran esperanza es la que mantiene a flote a esta, quizás la banda que mejor regresó, de forma más sólida y más impactante tras un largo receso (Faith No More y Suede son otros grandes ejemplos), y en vivo esto se multiplica con tipos que hacen lo que quieren, y lo hacen con tanta gracia, que pareciera que estuvieran flotando, en el cúmulo nuboso de lo onírico, combatiendo, como dijimos antes, a la invencible ley de la gravedad, y triunfando, lo cual es aún mejor. Blur hay para rato, y está por allá, en las nubes.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas

Setlist

  1. Go Out
  2. There’s No Other Way
  3. Lonesome Street
  4. Badhead
  5. Ghost Ship
  6. Coffee & TV
  7. Out Of Time
  8. Beetlebum
  9. Thought I Was A Spaceman
  10. Trimm Trabb
  11. For Tomorrow
  12. Tender
  13. Parklife
  14. Ong Ong
  15. Song 2
  16. To The End
  17. This Is A Low
  18. Stereotypes
  19. Girls & Boys
  20. The Universal

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

P.O.D. + Alien Ant Farm: Poderosa nostalgia

Publicado

en

P.O.D. y Alien Ant Farm en Chile 2017

El nombre del evento dejaba bastante claras las intenciones de este show doble. “Back To School” reunió en Club Blondie a dos bandas norteamericanas que vivieron su época de gloria a principios de este milenio, agrupaciones que, a pesar de seguir lanzando material nuevo hasta nuestros días, son sinónimo de un sonido que pertenece al pasado, a los recuerdos de una generación que ya se acerca –o derechamente ya se encuentra– en la treintena de sus vidas. Porque, a diferencia de grandes del estilo tales como Linkin Park, System Of A Down, Korn o Deftones, P.O.D. y Alien Ant Farm siempre fueron nombres de segunda fila, logrando altos puestos en los rankings con sus sencillos más populares, pero sin poder consolidarse o trascender en el tiempo para salir del lote y transformarse en números que pudieran valerse por sí mismos sin tener que relacionarlos a un género y a una época en particular, en este caso el nü metal, estilo que hace rato dejó de ser el sonido predominante en el rock mundial.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta velada se transformó en un verdadero viaje al pasado, lleno de energía y pasajes entrañables, pero, sobre todo, nostalgia por los tiempos que ya no están. Si fueron mejores o no que el presente, eso ya es tema de cada persona que se hizo presente en el concierto de anoche, pero lo cierto es que todos los que estuvimos saltando entre la multitud que se congregó en la Blondie regresamos al colegio.

El cuarteto de California, Alien Ant Farm, abrió los fuegos con un espectáculo impecable, cuyas mayores virtudes fueron un sonido sólido y un set breve que reunió las canciones más conocidas de su repertorio, dando pie a una presentación que mantuvo la vara alta en todo momento y cumpliendo con aquellos que compraron su entrada para ver exclusivamente a los estadounidenses. “Courage”, “Forgive & Forget” y “Movies” formaron la triada inicial en el setlist, provocando los primeros saltos y cánticos desde la pista de baile.

Dryden Mitchell, frontman de la agrupación, animaba al respetable en un español bastante básico, pero haciéndose entender lo suficiente como para que su esfuerzo fuera valorado por la fanaticada, que lo secundó en cada una de sus intervenciones, donde hubo más alusiones al pasado, rememorando los años en que MTV transmitía videos musicales y su participación en la banda sonora de la serie de videojuegos “Tony Hawk Pro Skater”. El resto de sus compañeros estuvieron precisos en su performance y temas como “These Days”, “Tia Lupe” o la agresiva “Wish” –provocando el primer gran mosh pit en la Blondie– lucieron poderosas versiones en vivo.

Otro gran momento de la actuación de Alien Ant Farm fue la interpretación de “Attitude”, canción que Mitchell dedicó a su madre y que, en su sección final, incluyó la melodía en guitarra de “In The End” de Linkin Park, en lo que fue un pequeño pero noble gesto en memoria del fallecido vocalista Chester Bennington. Para cerrar su actuación, “Smooth Criminal”, el cover de Michael Jackson que hizo famosa a la banda alrededor del mundo, puso a bailar y cantar a todo el lugar en los últimos minutos de los norteamericanos en Chile, finiquitando un espectáculo preciso, que dejó contentos a todos los asistentes, quienes quedaron con los ánimos a tope para recibir al segundo plato fuerte de la noche.

En su retorno a la capital, P.O.D. trajo un repertorio lleno de éxitos, elaborado con pinzas para satisfacer a sus fanáticos más veteranos. Abriendo su presentación con dos clásicos de antaño como “The Messenjah” y “Rock The Party (Off The Hook)”, el cuarteto de San Diego dejó en claro que iban a tirar toda la carne a la parrilla en su hora y algo más de show. Incluso si el sonido no los acompañó durante los primeros minutos de recital, con una guitarra a la que le costó agarrar presencia dentro de la mezcla, el público se plegó a la banda e hizo de cada corte una instancia para combatir sin piedad al centro de la pista. Siendo “Satellite” (2001) su disco más exitoso, P.O.D. puso énfasis en su cuarto larga duración y complementó el resto de la función con las canciones más destacadas de su discografía, donde pudimos escuchar algo de reggae, como ocurrió en “Ridiculous”, o pasar drásticamente al punk-hardcore durante el caos que armó “Revolucion”, una de las dos canciones más recientes en el catálogo del grupo que fueron presentadas anoche.

La fiesta se mantuvo en alto con hits como “Boom”, “Youth Of The Nation” –que contó con la colaboración de Dryden Mitchell en los coros– o la violenta “Southtown”, esta última siendo el pasaje más álgido de la jornada, con una pista atestada de cuerpos danzando y empujándose de un lado para otro. La postal era aún más asombrosa al notar que entre los contendores no había ninguna cara adolescente, sino que abundaban rostros de jóvenes-adultos, algunos conservando las pintas de quinceañeros, pero cuyas miradas denotaban el peso y el estrés de la “vida real”, lanzando puñetazos y cabeceando como si no existiera un mañana. Era real, estábamos de vuelta en el patio del colegio. “Alive” coronó el tramo final de la presentación, con una Blondie cantando a coro y un bis que remató la velada con “Satellite”, despidiendo definitivamente a Sonny Sandoval y compañía, bajando el telón del evento.

Finalizada la intensa jornada, camino a casa la sensación de estar regresando del colegio era inevitable. P.O.D y Alien Ant Farm forman parte de la banda sonora de las vidas de millones de personas alrededor del mundo. Independiente de que sus carreras no hayan alcanzado los estándares de referentes mayores del estilo, su legado está inmortalizado en los recuerdos de cada uno de los que anoche entonamos desde las entrañas clásicos como “Alive” o “Wish”. Este “Back To School” cumplió a rajatabla con sus intenciones y nos llevó a regocijarnos en la nostalgia, una nostalgia que no se siente kitsch o decadente, sino que, al contrario: más viva y poderosa que nunca.

Setlist Alien Ant Farm

  1. Courage
  2. Forgive & Forget
  3. Movies
  4. These Days
  5. Tia Lupe
  6. Attitude
  7. Glow
  8. Wish
  9. Sticks And Stones
  10. Smooth Criminal (original de Michael Jackson)

Setlist P.O.D.

  1. The Messenjah
  2. Rock The Party (Off The Hook)
  3. Ridiculous
  4. Boom
  5. Murdered Love
  6. Soundboy Killa
  7. Set It Off
  8. Kaliforn-Eye-A
  9. Youth Of The Nation
  10. Lost In Forever
  11. Will You
  12. Strength Of My Life
  13. Beautiful
  14. Revolucion
  15. Southtown
  16. Alive
  17. On Fire
  18. This Goes Out To You
  19. Satellite

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 1 hora

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 1 día

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

DiscosHace 1 semana

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 2 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 2 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas