Contáctanos

En Vivo

Belle And Sebastian: Vidas y muertes

Publicado

en

La vida. Suenan los timbales programados de “Perfect Couples” y la sorprendente sabrosura de esa canción, cuando ya Belle And Sebastian tiene dominado el escenario, y ya se ha despachado varios clásicos, se toma la sangre, el cuerpo y los oídos. La muerte. Stevie Jackson, con la energía a tope y su guitarra siendo atractivo insumo en la discusión, pide que el público repita el coro de la canción. La respuesta es silenciosa, y Jackson dice que “eso fue una desilusión”. La vida. Belle And Sebastian pide que parte de la gente se suba al escenario para bailar uno de los clásicos más grandes de la agrupación. La muerte. Muchos viven el momento sólo tratando de sacarse la mejor selfie con Stuart Murdoch. La vida. Una chica se toma el micrófono, bandera de Escocia en mano, y se gana una ovación. La muerte.

10 Belle And Sebastian @ Teatro Caupolicán 2015

Moverse entre ambos extremos de los espectros más radicales en nuestra realidad, es sencillo cuando nos encontramos con cuadros así que se suceden, cual guión melodramático, en medio de lo que fue la noche del 22 de octubre de 2015 en un Teatro Caupolicán que recibió a unas tres mil personas. Es necesario preguntarse por qué la gente va a un evento musical en la actualidad, y cuánto se hace desde diferentes plataformas para que no haya tanta digresión entre quienes conocen muchísimo a una banda, y quienes sólo conocen algunos sencillos y, aun así, tienen la intención de asistir. Por cierto, también hay que empezar a ponderar cuánto afecta realmente a la percepción de un espectáculo la respuesta de la gente. No, probablemente no afecte el profesionalismo de una banda, ni tampoco baje el nivel del sonido prístino y perfecto que se escuchó todo el tiempo en el Caupolicán, pero sí hay algo más difícil de captar que se pierde, y eso termina siendo el alma del evento como ocasión única e irrepetible.

11 Belle And Sebastian @ Teatro Caupolicán 2015

Quizás, mucha gente sintió que Belle And Sebastian estuvo en piloto automático o que su fluidez se veía casi sin esfuerzo, pero es que cuando van casi dos décadas aceitando una maquinaria que, en el caso de anoche, tuvo a nueve músicos en el escenario, no es algo tan malo que se vea cómo fluyen, casi como si fuera rutina, las formas de tocar. Esto no quiere decir que no haya existido pasión, alma, y vida en este show. Incluso, como dice “Jurassic Park”, la vida encuentra una manera, y en medio de la referencia a una muerte como la de Carey Lander, miembro de Camera Obscura, su imagen y el sincero reconocimiento de los miembros de B&S le dio vida al teatro.

Todo partió con uno de los sets más bien programados en muchísimo tiempo en un show en Chile. Les Ondes Martenot era la única banda que se correspondía de forma completa en ser apta para abrir un show de Belle And Sebastian en nuestro país. La emoción de sus miembros quizás les jugó en contra en algunos momentos, no fluyendo con tanta naturalidad, pero lo cierto es que sus canciones, y en especial la calidez del momento, esa sensación de ver a un grupo cumpliendo su sueño ahí, en frente de tus ojos, es algo que se puede avizorar en muy pocos momentos, y eso ya entregaba un brillo especial, así como el aplauso respetuoso de la gente tras la presentación.

05 Belle And Sebastian @ Teatro Caupolicán 2015

Todo puntual, todo muy ordenado, lo que permitió que Belle And Sebastian saliera a la hora convenida y que desde el comienzo el sonido perfecto fuera la regla fundamental. Muy interesantes eran los clips de película; el primero para presentar a la banda, y el siguiente para hablar de que la canción que venía: “Seeing Other People” era, sobre todo, acerca de sexo. En general los momentos en que las pantallas se utilizaron para mostrar videos, esto fue muy útil para generar atmósferas relevantes y complementar lo que se estaba presentando, aunque la utilización de los clips al comienzo y luego prescindir de ellos, fue un poco engañoso, moviéndonos desde un espectáculo “en actos” hacia un concierto con todas las de la ley.

El setlist elegido por la banda fue tremendo, y demostró que no sólo son un conjunto para escuchar, sino que para bailar, llorar, moverse y golpearse poco a poco, con furias, con penas, con rabias, con amores, con dulzuras, con tantas sensaciones que puedan evanescer un poco la vida real, esa que se quedó afuera del Teatro, aunque fuera por los 100 minutos que duró el show. Al final se trata de eso: de vivir y morir en una pista de baile, de dejarse llevar por las letras, por las melodías, por las risas que regaló Stuart Murdoch a rabiar, por tantas luces que se cernían sobre las cabezas que repletaban la cancha del teatro.

06 Belle And Sebastian @ Teatro Caupolicán 2015

The Party Line” o “Electronic Renaissance” provocaron buenos momentos de baile, y “Women’s Realm” mostró todos los quilates de la agrupación respecto a su peso como banda, pero desde el público los ecos eran leves. Para una banda con tan buenas letras como Belle And Sebastian, era pasmoso ver el poco apego que los fans tenían para corear los temas, lo cual quedó aún más de manifiesto cuando Stuart buscó gente para tocar una de las canciones más clásicas de B&S, “The Boy With The Arab Strap”. La gente no se la sabía, excepto una chica que incluso se tomó el micrófono en un momento. Respeto eterno para ella y su bandera escocesa.

Pero lo malo es que, así como ella, se vieron pocas excepciones en la audiencia, con poca gente bailando y cantando todo, casi con respeto sepulcral. La vida. Belle And Sebastian tocando “Allie” con guitarras fuertes y entretenidas. La muerte. Nadie baila, nadie canta, con suerte gente que se ve como islas desiertas en medio de un mar frenado. La vida. B&S cierra con “The State I Am In” de forma ruidosa y llena de alma. La muerte. La gente no pide con fuerza el bis, casi lo da por asumido, y pocos se dan el trabajo de golpear sus palmas para lograrlo. La vida. La banda sale al escenario nuevamente y se despacha la petición de una fan a condición de que ella “cante todo con el máximo de su voz”. La muerte. La gente baila, pero ni siquiera siguen con sus gargantas los tarareos de Sarah Martin, bastante sencillos.

12 Belle And Sebastian @ Teatro Caupolicán 2015

El show se movió así, casi de forma ingrata, y claramente esa brecha es algo que le pone un filtro al espectáculo y a la observación que se puede hacer de este. El contraste con la multitudinaria cita de 2010 es potente, y eso que antes no tenían canciones o un perfil tan bailable, lo que podría generar mayores puntos de conexión.

La banda fue perfecta en su ejecución, en los intentos de Stuart, Stevie, Sarah y todos, pidiendo palmas, pidiendo que coreen las canciones; con Stuart cantando entre la gente y enfrentando a la barricada, tirando la talla, referenciando a las canciones, y siendo un conductor de una obra de factura impecable y de maravillosos episodios. Incluso el prólogo con Les Ondes Martenot fue de coherencia total. La vida. El espectáculo. La muerte. La no correspondencia de nosotros. La vida. Las canciones. La muerte. El silencio posterior.

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Luis Marchant

Setlist

  1. Nobody’s Empire
  2. I’m A Cuckoo
  3. The Party Line
  4. Seeing Other People
  5. Expectations
  6. Allie
  7. Perfect Couples
  8. Piazza, New York Catcher
  9. Electronic Renaissance
  10. The Wrong Girl
  11. The Book Of You
  12. We Rule The School
  13. Women’s Realm
  14. Simple Things
  15. The Boy With The Arab Strap
  16. Legal Man
  17. The State I Am In
  18. We Are The Sleepyheads
  19. Lazy Line Painter Jane

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
¡Comenta Ahora!

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Undertow Undertow
DiscosHace 3 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 4 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 2 semanas

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas