Conéctate a nuestras redes
Attaque 77 Attaque 77

En Vivo

Attaque 77: Nostalgias que funcionan

Publicado

en

Muchas veces, cuando se mira al pasado, todo pinta mejor, es más brillante y, como en una película, la edición ha de lucir todo más claro y a la medida. Por eso la nostalgia es riesgosa, porque como negocio puede eliminar la atención por el presente. Attaque 77 es una banda que sabe bien esto, y en algún punto de la jornada del 25 de enero en el Teatro Cariola es Mariano Martínez quien lo dice: “Para que no digan que estamos haciendo sólo nostalgia”. Lo que Mariano quizás no veía era que lo vibrante de sus canciones pasa el test del tiempo, y la gente vive hoy con igual efervescencia las letras y ritmos de hace décadas. Estas son nostalgias al servicio de la música, y no al revés.

Ejemplo de lo fresco del sonido de la jornada, es que los elegidos para abrir todo no era un conjunto punk, y no era ni siquiera una banda nueva. Desde el lado más folklórico de lo progresivo, Kuervos del Sur abrió a las 21:00 hrs. la velada y, pese a que aparentemente no habría tantos puntos en común, esta presunción se confirmaba como falsa con el correr de los minutos. La potencia instrumental y carisma de la banda, así como sus letras, se conectaron con buena parte de las cientos de personas que ya estaban en el Cariola.

El reconocimiento que la banda tuvo con “El Vuelo del Pillán” (2016) es refrendado en vivo, espacio donde la potencia rockera del conjunto se acrecienta en comparación a los delicados arreglos en estudio. “El Árbol del Desierto” o “Cenizas” suenan con un aplomo implacable, en tanto que “Porvenir” o el cover de “Águila Sideral” de Los Jaivas eran piezas que, desde el acto de trenzar compases, convergía en canciones con espíritu propio. Impecable inicio de la noche, con cincuenta minutos que terminaron con una ovación de los fans de Attaque 77. Un testimonio a la calidad del sexteto nacional.

A las 22:36 hrs., poco después de la hora anunciada, llegó el momento de Attaque 77 luego de dos suspensiones de este mismo concierto, primero por la cancelación de RockOut Fest, y luego por temas de salud de uno de sus integrantes. Por ello, como dijo Mariano, los que estaban ahí eran los que tenían fe y los que confiaban a toda costa en la agrupación, y gracias a eso pudieron ver un set lleno de clásicos y sorpresas, que colmaban toda la discografía de la banda, desde “Canción Inútil”, que inició el show en adelante.

El coreo por parte de la gente que llenaba la cancha del Cariola era ensordecedor, comprometido, con alma y de energía constante, entre el marco de alentar al equipo favorito hasta la acción individual de sentir una canción como parte de la vida, y eso se nota en “Western”, y la rabia en la frase “en este filme los buenos mueren” o en “Ángeles Caídos” y su crítica a la corrupción. Las consignas existen en el trabajo de A77aque, pero no inundan de forma panfletera a las canciones, y así pueden servir para cantarlas hoy o en diez años más, como pasa con “San Fermín” o “El Pobre”.

Attaque 77 también es una banda que se distingue por su capacidad interpretativa, que queda en claro con el brillo que le sacan a riffs y melodías sencillas, pero con riesgo a veces de caer en lo monótono, cosa que jamás ocurre con ellos, haciendo de cada tema un acontecimiento en sí mismo, incluso en uno nuevo que no muchos en el público conocían, “Como Salvajes”, que, con Sebastián Etcheverry (quien fuera la voz de Durango 95) lograron generar algo especial incluso en una canción que la asistencia no ha convertido en un himno aún. Esta capacidad también se puede ver en cómo la banda se apropia de canciones ajenas, como “Amigo”, “El Jorobadito” o el cierre con el megaclásico de Gilda, “No Me Arrepiento de Este Amor”, donde el quinteto evita los clichés y hace suyas esas composiciones, dotándolas de una rabia o una energía que les eran inéditas, e incluso incendiándolas, como pasa con “Dame Fuego”, original de Sandro.

Además de todo esto, los hits continentales de Attaque 77 se lucieron, como “Beatle”, “Hacelo Por Mí” o “Arrancacorazones”, esta última una de las más coreadas, pese a que en algún punto de 2003 fuera resistida por llevar a Attaque a oídos de gente que no los había considerado nunca. Con el beneficio de la distancia, esas odiosidades se derritieron y la música queda en pie, sólida y de todos, como el público ha abrazado “Donde Las Águilas Se Atreven” como himno (coreado espontáneamente a lo largo del show entero en los espacios entre canciones). Casi dos horas de un espectáculo que no sólo resiste los embates de la nostalgia, sino que muestra lo vigentes que resultan muchas de las canciones que el conjunto ha hecho en sus 30 años de historia, y que tienen la energía y calidad como para mantenerlas jóvenes y actuales como en noches casi perfectas, como la de este jueves en el Teatro Cariola.

Setlist

  1. Canción Inútil
  2. Western
  3. Ángeles Caídos
  4. Gil
  5. El Cielo Puede Esperar
  6. Todo Está Al Revés
  7. San Fermin
  8. Setentistas
  9. Vuelve A Casa
  10. Chicos y Perros
  11. El Pobre
  12. Amigo (original de Roberto Carlos)
  13. Como Salvajes
  14. El Jorobadito (original de Los Auténticos Decadentes)
  15. No Te Pudiste Aguantar
  16. Beatle
  17. Chance
  18. Hacelo Por Mí
  19. Días de Desempleo
  20. Espadas y Serpientes
  21. Arrancacorazones
  22. Dame Fuego (original de Sandro)
  23. Donde Las Águilas Se Atreven
  24. No Me Arrepiento De Este Amor (original de Gilda)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Steven Wilson: ¿Quién necesita hits?

Publicado

en

Steven Wilson

Cuarto show del británico en el teatro de la calle San Diego y cuarta ocasión en que este logra llenar las más de tres mil butacas dispuestas en el recinto. Y es que, aunque el propio Steven Wilson al final de su maratónica presentación de anoche haya señalado que entre su holgado catálogo musical no se encuentra ningún hit, ninguna “Purple Rain” o una “Comfortably Numb”, pareciera que, por lo menos aquí en Chile, su nombre es sinónimo de éxito absoluto, ya que el público asistió en masa y disfrutó del espectáculo tal como si hubiese sido la primera vez en que el inglés tocaba suelo chileno.

Es realmente impresionante el efecto que provoca Wilson en la audiencia chilena y, a estas alturas, podemos decir que sin lugar a dudas el ex líder de Porcupine Tree es el músico de rock progresivo más popular entre la fanaticada local. Claro está que en su discografía no existe un sencillo que haya hecho furor en las radios, pero la gran fortaleza de su trabajo en vivo es que, cada vez que ha llegado al país, logra superar a la experiencia anterior. Y anoche Steven Wilson, increíblemente, logró superar con creces lo ofrecido en sus siete presentaciones previas en Santiago.

El comienzo del recital fue a las 21:00 horas puntual, y luego de la proyección del interesante cortometraje llamado “Truth”, la banda salió al escenario para dar inicio oficial a la función con “To The Bone”, canción que pone el nombre al último registro de Steven Wilson y que fue presentado casi íntegramente entre los 22 cortes que conformaron el set de la noche del miércoles en el Teatro Caupolicán. El álbum lanzado el año pasado fue protagonista de los primeros minutos de concierto, mostrando la faceta más “popera” del inglés, con canciones que escapan de la fórmula prog que lo hizo famoso durante sus primeros años.

Más tarde, la discotequera “Permanating” sería la manifestación más grande de la búsqueda musical que Wilson ha realizado durante este último tiempo, que quizás pueda no tener el mismo peso o relevancia que el material más “pesado” en su discografía, pero que claramente le da dinamismo a una presentación que mostró lo versátil que puede llegar a ser un hombre que, de una canción a otra, nos lleva desde la intimidad al baile, y desde ahí a una sinfonía de ritmos complejos y riffs electrizantes.

Para corroborar lo anterior, estuvieron presentes piezas como “Home Invasion”, “Ancestral” o “Vermillioncore”, cortes en donde la banda tuvo el protagonismo absoluto, jugando con las estructuras y haciendo gala del virtuosismo que los ha hecho acreedores de la devoción de millones de fanáticos alrededor del mundo, en momentos donde los aplausos y ovaciones eran unánimes ante cada intervención en solitario y colectiva del grupo. Pero los pasajes más álgidos de la velada ocurrieron cuando Wilson se dedicó a revisar material de su antiguo proyecto: Porcupine Tree.

Consciente de que por estos lados nunca tuvimos la oportunidad de presenciar un concierto de la extinta banda, el protagonista de la noche dio en el gusto a sus seguidores tocando seis canciones de Porcupine Tree, siendo la más aplaudida de todas “Arriving Somewhere But Not Here”, que llegó como el tema de apertura del segundo acto de la función luego del break de quince minutos a la mitad de esta, y que pilló por sorpresa a la muchedumbre que no hizo más que celebrar una de las composiciones más famosas de la desaparecida banda británica.

Hacia el final del show, también estuvo la oportunidad de revisitar otro proyecto paralelo, en este caso fue Blackfield con la canción del mismo nombre, que fue interpretada en formato acústico por Wilson junto a su tecladista. “The Sound Of Muzak”, otra muy solicitada de Porcupine Tree, y la conmovedora “Son Of Unborn”, dieron por finalizada una maratónica actuación, donde las potentes visuales, el carisma del maestro de ceremonias –sus intervenciones dan para otro review más– y, por sobre todo, el poder de la música, hicieron que la noche de miércoles en el Teatro Caupolicán, fuera un éxito rotundo. Bajo estos términos, ¿quién necesita hits?

Setlist

  1. To The Bone
  2. Nowhere Now
  3. Pariah
  4. Home Invasion
  5. Regret #9
  6. The Creator Has a Mastertape (original de Porcupine Tree)
  7. Refuge
  8. People Who Eat Darkness
  9. Ancestral
  10. Arriving Somewhere But Not Here (original de Porcupine Tree)
  11. Permanating
  12. Song Of I
  13. Lazarus (original de Porcupine Tree)
  14. Detonation
  15. The Same Asylum As Before
  16. Heartattack In A Layby (original de Porcupine Tree)
  17. Vermillioncore
  18. Sleep Together (original de Porcupine Tree)
  19. Blackfield (original de Blackfield)
  20. Postcard
  21. The Sound Of Muzak (original de Porcupine Tree)
  22. Song Of Unborn

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 2 días

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 3 días

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 1 semana

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 2 semanas

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 3 semanas

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Mindfucker Mindfucker
DiscosHace 1 mes

Monster Magnet – “Mindfucker”

Dave Wyndorf dejó claro desde el principio que no iba a pasar desapercibido por este mundo como un rockero del...

Boarding House Reach Boarding House Reach
DiscosHace 1 mes

Jack White – “Boarding House Reach”

Pasaron casi cuatro años para que Jack White volviera a entregar un nuevo álbum de estudio, el que mantenía a...

Stone Temple Pilots Stone Temple Pilots
DiscosHace 1 mes

Stone Temple Pilots – “Stone Temple Pilots”

Stone Temple Pilots no es la primera banda que se enfrenta a la muerte de su figura más icónica y,...

All Nerve All Nerve
DiscosHace 2 meses

The Breeders – “All Nerve”

The Breeders es uno de esos conjuntos que tiene mística. Su existencia se encuentra en un tipo de “historia subterránea”...

Time & Space Time & Space
DiscosHace 2 meses

Turnstile – “Time & Space”

Por más que insistan, hay quienes no se cansan de responder: ¡el punk no ha muerto! En esta ocasión, es...

Publicidad
Publicidad

Más vistas