Conéctate a nuestras redes
At The Gates At The Gates

En Vivo

At The Gates & Marduk: Purgatorio a domicilio

Publicado

en

La polémica marcó la previa de lo que sería una gran jornada de death metal y energía dispuesta en el Club Blondie. Lo que se anunciaba como el “Infierno Sueco”, resultó ser un paraíso para los fans de un sonido potente y con tintes clásicos, pero no por ello menos frescos. Más allá de la gran presencia de At The Gates, lo que llenó titulares –de forma ridícula– en la última semana fue la negativa en muchas partes en tener en nuestro país y continente a Marduk, banda que hace casi treinta años se formara con el ideal de ser el acto más blasfemo de todo el planeta, tanto, que aún existen personas a las que esta provocación les molesta.

Lo mismo que pasó con Iron Maiden a principios de los 90, sucedió con Marduk en países como Colombia, Guatemala, e incluso Chile, donde una campaña online reunió casi mil firmas para pedirle al presidente Piñera que no permitiera el ingreso de los suecos a territorio nacional. ¿Por qué es necesario detenerse en esto? Principalmente porque episodios como este, donde erróneamente se adjudica un carácter maligno a una banda musical, demuestran la fortaleza de los prejuicios sobre el metal y sus consignas y teatralidad. Marduk fue acusado de enaltecer los ideales satánicos, y por ello aparecieron críticas, siendo que su obsesión es con los episodios violentos y viscerales de la propia Biblia. En vez de ir por el carril de Anton LaVey, Marduk opera de la mano de uno de los instrumentos de la religión, estresando ideas fuertes y sangrientas. Que se hable a rabiar de libertades de expresión cuando existe tan poco rigor para entender el mérito artístico es sin duda acojonante, y es importante tener en claro esto.

La jornada partió pasadas las 20:00 hrs. con los nacionales Bonebreaker en una Blondie que poco a poco se iba llenando de gente, sin embargo, en un comienzo el bloque que surgió del recuerdo de las cenizas de Undercroft como el ave fénix, tuvo que ganarse el espacio, algo que se logró no sólo por el buen sonido del conjunto, sino por el aguante que impulsaba a mostrar el vocalista Tito Melín, carismático y cercano, sin esa aura cool o lejana que muchas veces pasa con las voces del metal, y fue metiendo al público sin necesidad de recursos clásicos como el “eh, eh” o los cuernos. También es destacable lo bien que sonó la batería de Cristian Medina, quizás la que mejor sonó en una noche donde el instrumento tuvo todos los estados. “Mercy” y “To The Final Battle” destacaron en un set que es una buena muestra de una banda nueva, pero con viejos conocidos en la industria, quienes dejan en claro que, a punta de humildad y buen sonido, se puede.

El sonido no acompañó tanto a Marduk, que se subió al escenario menos de veinte minutos después (muy rápidas las transiciones de los técnicos en la jornada), principalmente por la batería de Fredrik Widigs, cuyas cajas creaban una disonancia que afectaba las melodías que había, o los pulsos rítmicos en las secciones más punk del show. Además, la gente, entre cerveza y cerveza, se demoró en adaptarse a las condiciones que un sonido brutal como Marduk ofrece. De hecho, en este regreso de los de Norrköpping a Chile se pasearon de forma muy clara por todos sus discos, evitando concentrarse sólo en el recientemente lanzado “Viktoria” (2018), e incluso entregando en el final un regalo para los más nostálgicos con “The Black…” del álbum debut del conjunto, “Dark Endless” (1992), en una jornada que en repertorio mostró efectivamente los tres períodos activos de la banda, en los 90, los 2000 y la actualidad muy prolífica.

Werwolf” u “Of Hells Fire” eran ejemplos de que Marduk no busca un sonido tan hard rock como otras bandas del black metal, teniendo un frenesí y una sed de rapidez que era capaz de agarrar a quienes incluso iban sólo por At The Gates, haciendo que en poco más de sesenta minutos, y teniendo claro que aún faltaba el plato de fondo, mucha gente siguiera pidiendo al cuarteto, siempre con Mortuus a la cabeza. Aunque es delirante la forma de abordar la brutalidad en sus letras e imaginería, lo cierto es que Marduk opera desde el grado de teatralidad que usualmente hace el metal, entonces es raro y un pésimo precedente que una presentación muy buena como la de los suecos esté en riesgo aún en otras partes del continente, privando a miles de fans de una gran experiencia.

Los que no tuvieron problemas, y que eran muy esperados, fueron los cinco miembros de At The Gates, y sonrieron ante la recepción de ídolos que les entregó el público en la Blondie. A diferencia de lo que pasó con Marduk, At The Gates no se paseó por sus discos, sino que se concentró fuertemente en sus trabajos de esta década, en la etapa posterior a su reencuentro definitivo en el ya lejano 2011. Los de Gotemburgo no quieren vivir de glorias pasadas, sino que de un presente que los tiene frescos, ágiles y con una fuerza que se querría cualquier banda más joven.

Aunque la excusa era promocionar “To Drink From The Night Itself” (2018), el disco más referenciado era “At War With Reality”, ese trabajo que los trajo de vuelta en 2014 y que justamente compite con “Slaughter Of The Soul” (1995), el cual es más coreado y querido por los fans, los antiguos y los nuevos, los que entienden el legado de los suecos y aquellos que quizás ni conocen qué se define como “sonido Gotemburgo”. Además, las transiciones que a veces hacían eran precisas. Entre “Cold”, un clásico del ‘95 y “The Circular Ruins” de 19 años después, no mediaban ni tres segundos, y se integraban como si fueran canciones hermanas. He ahí un punto que se minimiza con At The Gates: no sólo son capaces de armar su propuesta en discos o en vivo, sino que también hacen convivir a las canciones de su catálogo. En vez de poner un playlist, hay momentos en el espectáculo que son claramente planificados, y no sólo armando un setlist para ver qué canción va primero y cuál después. Por eso es que no se sentía forzada la presencia de los temas del disco nuevo, como “The Chasm”, que no tenían tanto aguante de la gente, pero sí un espacio claro en una narrativa mayor.

Clave fue la energía de la gente en mosh pits brutales, donde vimos hasta zapatillas volando, demostrando el compromiso de los fanáticos para hacer de la jornada algo inolvidable. También cabe destacar el sonido de la Blondie. Si hace unos años en los shows de metal o los más estridentes se generaba una especie de masa sónica, poniendo todo en un espacio demasiado plano, ahora existe una capacidad del recinto para albergar shows de diferentes estilos. Esto se hizo más evidente en una noche tan exigente para la técnica como la del 28 de septiembre, un viernes donde la Blondie estaba repleta, y que al final de los 90 minutos de At The Gates con la épica de “The Night Eternal”, precedida de la explosión nuclear que significa “Kingdom Gone”, hacía ver que, más allá del rótulo de “Infierno Sueco” que hubo en la publicidad del show, en verdad este era un estado intermedio donde se pasa bien, se pasa mal, se pasa intenso y tranquilo, donde se puede ver la vida pasar por el frente y también a la muerte, algo más en el medio, ese purgatorio donde cada cual debe procurarse una redención, de la mano de una jornada donde el metal sueco sin duda que musicalizó bien los mundos internos de alrededor de mil personas que vibraron como en la mejor fiesta.

Setlist Marduk

  1. Intro
  2. Panzer Division Marduk
  3. Baptism By Fire
  4. Werwolf
  5. Of Hells Fire
  6. The Levelling Dust
  7. Cloven Hoof
  8. Deathmarch (interludio)
  9. Throne Of Rats
  10. Burn My Coffin
  11. Equestrian Bloodlust
  12. The Blond Beast
  13. Into Utter Madness
  14. Wolves
  15. The Black…

Setlist At The Gates

  1. Intro: Der Widerstand
  2. To Drink From The Night Itself
  3. Slaughter Of The Soul
  4. At War With Reality
  5. A Stare Bound In Stone
  6. Cold
  7. The Circular Ruins
  8. El Altar Del Dios Desconocido
  9. Death And The Labyrinth
  10. Daggers Of Black Haze
  11. Under A Serpent Sun
  12. The Swarm
  13. Raped By The Light Of Christ
  14. The Chasm
  15. Heroes And Tombs
  16. Nausea
  17. Suicide Nation
  18. The Book Of Sand (The Abomination)
  19. Blinded By Fear
  20. Kingdom Gone
  21. The Night Eternal

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cigarettes After Sex: Fragmentos de la intimidad

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Era un 16 de diciembre de 2017 y Santiago recibía por primera vez a Cigarettes After Sex, proyecto de El Paso, Texas, liderado por el músico Greg Gonzalez, que llegaba a consagrar una popularidad que comenzó a gestarse desde 2012 con el aclamado EP “I”, y que fue creciendo año a año hasta presentar un debut homónimo en 2017. Ahora, lejos del contexto festivalero y en pleno 2019, el anuncio del primer concierto en solitario del conjunto desató una calurosa respuesta de su fanaticada, agotando la totalidad del recinto original para luego moverse a uno de mayor capacidad. Cúpula Multiespacio, también agotado, sería el lugar donde artista y público se encontrarían una vez más y, a pesar de no haber tenido mucho material nuevo desde la última ocasión hasta ahora, el fervor era igual de potente, o incluso más que en la primera instancia de encuentro.

Pese a un ligero retraso en el inicio del concierto, principalmente debido a complicaciones por un inadvertido proceso de reubicación que atrasó el ingreso de los asistentes, a eso de las 22:18 horas apareció la banda en escena, siendo el frontman Greg Gonzalez el último en tomar posición ante una ovación general de la fanaticada que repletó Cúpula Multiespacio para la segunda vez en nuestro país del conjunto texano. Y casi en un contraste perfecto, esta nueva visita significó un opuesto absoluto de la anterior, primero por ser un show en solitario y no en el contexto de un festival, y segundo, por capturar la esencia misma de la instancia en un espacio más íntimo, y no bajo el manto de la noche como aquella jornada de diciembre en Planetario Santiago.

Al momento de debatir sobre la propuesta de Cigarettes After Sex, es innegable no reconocer ciertos puntos presentes en su obra, como por el ejemplo la cinematográfica transición que se genera con su música, cuyas armonías van estructurando una secuencia que absorbe elementos en el camino y los vuelve a reutilizar en distintos puntos como parte de un relato cíclico, propio de la poesía.

Desde el mismo comienzo con “Opera House” y “Sesame Syrup”, Gonzalez y los suyos adoptan ese papel de narradores, que los conlleva a comprometerse de una manera más íntima y directa con su audiencia, permitiendo que el trance que viven los integrantes interpretando las canciones sea transmitido hacia un público que echa su imaginación a volar al ritmo de los sonidos, con canciones que los transportan hasta la intimidad de su habitación o hacia el recuerdo de algún atesorado momento con alguien importante para ellos. Para eso y mucho más, Cigarettes After Sex ha servido como la banda sonora de fragmentos propios de la intimidad, facilitando el afloro de sentimientos felices y tristes, de alegría y melancolía, las cosas buenas y no tan buenas de una vida que, de una u otra manera, a todos nos golpea en algún momento.

Es claro que uno de los atributos principales de esta propuesta es el minimalismo, sobre todo cuando se pone en la balanza el exceso de producción que existe en mucha música de hoy en día, donde pareciera que entre más capas posibles de sonidos pueda tener, es mucho mejor para la audiencia. En ese contexto, Gonzalez opta por un minimalismo en todo aspecto de la palabra, desde el mismo arte de los discos, hasta las visuales de un concierto, donde imágenes cinematográficas sirven para situar el escenario en algún punto específico de una historia que es muy subjetiva, pero que a la vez permite generar un consenso que obtiene similitudes entre quienes lo presencian.

Tal como lo hacen canciones como “John Wayne”, “Affection” o el gran cover de REO SpeedwagonKeep On Loving You”, una cálida atmosfera se apoderó del lugar durante la totalidad de la presentación, con la gente escuchando atentamente y en silencio cómo una banda conectada a más no poder ejecutó a la perfección cada movimiento dentro de esta obra, que, si bien se mantuvo calma, igualmente generó las más alocadas reacciones cuando tocaron algunas de sus composiciones más aclamadas, como “K.”, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Apocalypse”, que cerró el set principal ante un clamor general pidiendo más. Se había esperado mucho por esta noche y nadie quería que terminara tan rápido. Como pocas veces en esta gira, un bis llegó de la mano de “Young & Dumb” y, ahora sí, tras poco más de una hora sobre el escenario, Gonzalez y los suyos dijeron adiós.

Así como un concierto puede ser el momento perfecto para entrar en catarsis y liberar energías, también puede convertirse en una instancia absolutamente opuesta, donde la música nos invite a la reflexión y a poner en pausa el caótico ritmo de vida que no deja dormir a la ciudad durante la cotidianeidad. Aunque fuese por un tiempo cercano a los ochenta minutos, Cigarettes After Sex demostró que un pequeño rincón de la capital puede albergar muchas más emociones que una ciudad entera viviendo a paso acelerado allá afuera. No hay nada como una buena obra con tintes cinematográficos, que respete una estructura de desarrollo para llevarnos en un relato con distintos capítulos, escenas y momentos que queden impregnados en la memoria del espectador. Es posible que muchos de los asistentes hayan salido con una idea fija en su cabeza o que este fugaz momento haya marcado un antes y un después en sus vidas, pero lo cierto es que desde ahí proviene el poder de la música; te puede mover, hacer sentir, marcar y definir tu personalidad en base a una obra que, aunque muchas veces de carácter personal, siempre tendrá la esencia de ser algo netamente subjetivo al oyente.

Setlist

  1. Opera House
  2. Sesame Syrup
  3. Crush
  4. John Wayne
  5. Affection
  6. Keep On Loving You (original de REO Speedwagon)
  7. K.
  8. Sweet
  9. Sunsetz
  10. Nothing’s Gonna Hurt You Baby
  11. Each Time You Fall In Love
  12. Apocalypse
  13. Young & Dumb
  14. Dreaming Of You

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 4 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 3 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas