Conéctate a nuestras redes
At The Gates At The Gates

En Vivo

At The Gates & Marduk: Purgatorio a domicilio

Publicado

en

La polémica marcó la previa de lo que sería una gran jornada de death metal y energía dispuesta en el Club Blondie. Lo que se anunciaba como el “Infierno Sueco”, resultó ser un paraíso para los fans de un sonido potente y con tintes clásicos, pero no por ello menos frescos. Más allá de la gran presencia de At The Gates, lo que llenó titulares –de forma ridícula– en la última semana fue la negativa en muchas partes en tener en nuestro país y continente a Marduk, banda que hace casi treinta años se formara con el ideal de ser el acto más blasfemo de todo el planeta, tanto, que aún existen personas a las que esta provocación les molesta.

Lo mismo que pasó con Iron Maiden a principios de los 90, sucedió con Marduk en países como Colombia, Guatemala, e incluso Chile, donde una campaña online reunió casi mil firmas para pedirle al presidente Piñera que no permitiera el ingreso de los suecos a territorio nacional. ¿Por qué es necesario detenerse en esto? Principalmente porque episodios como este, donde erróneamente se adjudica un carácter maligno a una banda musical, demuestran la fortaleza de los prejuicios sobre el metal y sus consignas y teatralidad. Marduk fue acusado de enaltecer los ideales satánicos, y por ello aparecieron críticas, siendo que su obsesión es con los episodios violentos y viscerales de la propia Biblia. En vez de ir por el carril de Anton LaVey, Marduk opera de la mano de uno de los instrumentos de la religión, estresando ideas fuertes y sangrientas. Que se hable a rabiar de libertades de expresión cuando existe tan poco rigor para entender el mérito artístico es sin duda acojonante, y es importante tener en claro esto.

La jornada partió pasadas las 20:00 hrs. con los nacionales Bonebreaker en una Blondie que poco a poco se iba llenando de gente, sin embargo, en un comienzo el bloque que surgió del recuerdo de las cenizas de Undercroft como el ave fénix, tuvo que ganarse el espacio, algo que se logró no sólo por el buen sonido del conjunto, sino por el aguante que impulsaba a mostrar el vocalista Tito Melín, carismático y cercano, sin esa aura cool o lejana que muchas veces pasa con las voces del metal, y fue metiendo al público sin necesidad de recursos clásicos como el “eh, eh” o los cuernos. También es destacable lo bien que sonó la batería de Cristian Medina, quizás la que mejor sonó en una noche donde el instrumento tuvo todos los estados. “Mercy” y “To The Final Battle” destacaron en un set que es una buena muestra de una banda nueva, pero con viejos conocidos en la industria, quienes dejan en claro que, a punta de humildad y buen sonido, se puede.

El sonido no acompañó tanto a Marduk, que se subió al escenario menos de veinte minutos después (muy rápidas las transiciones de los técnicos en la jornada), principalmente por la batería de Fredrik Widigs, cuyas cajas creaban una disonancia que afectaba las melodías que había, o los pulsos rítmicos en las secciones más punk del show. Además, la gente, entre cerveza y cerveza, se demoró en adaptarse a las condiciones que un sonido brutal como Marduk ofrece. De hecho, en este regreso de los de Norrköpping a Chile se pasearon de forma muy clara por todos sus discos, evitando concentrarse sólo en el recientemente lanzado “Viktoria” (2018), e incluso entregando en el final un regalo para los más nostálgicos con “The Black…” del álbum debut del conjunto, “Dark Endless” (1992), en una jornada que en repertorio mostró efectivamente los tres períodos activos de la banda, en los 90, los 2000 y la actualidad muy prolífica.

Werwolf” u “Of Hells Fire” eran ejemplos de que Marduk no busca un sonido tan hard rock como otras bandas del black metal, teniendo un frenesí y una sed de rapidez que era capaz de agarrar a quienes incluso iban sólo por At The Gates, haciendo que en poco más de sesenta minutos, y teniendo claro que aún faltaba el plato de fondo, mucha gente siguiera pidiendo al cuarteto, siempre con Mortuus a la cabeza. Aunque es delirante la forma de abordar la brutalidad en sus letras e imaginería, lo cierto es que Marduk opera desde el grado de teatralidad que usualmente hace el metal, entonces es raro y un pésimo precedente que una presentación muy buena como la de los suecos esté en riesgo aún en otras partes del continente, privando a miles de fans de una gran experiencia.

Los que no tuvieron problemas, y que eran muy esperados, fueron los cinco miembros de At The Gates, y sonrieron ante la recepción de ídolos que les entregó el público en la Blondie. A diferencia de lo que pasó con Marduk, At The Gates no se paseó por sus discos, sino que se concentró fuertemente en sus trabajos de esta década, en la etapa posterior a su reencuentro definitivo en el ya lejano 2011. Los de Gotemburgo no quieren vivir de glorias pasadas, sino que de un presente que los tiene frescos, ágiles y con una fuerza que se querría cualquier banda más joven.

Aunque la excusa era promocionar “To Drink From The Night Itself” (2018), el disco más referenciado era “At War With Reality”, ese trabajo que los trajo de vuelta en 2014 y que justamente compite con “Slaughter Of The Soul” (1995), el cual es más coreado y querido por los fans, los antiguos y los nuevos, los que entienden el legado de los suecos y aquellos que quizás ni conocen qué se define como “sonido Gotemburgo”. Además, las transiciones que a veces hacían eran precisas. Entre “Cold”, un clásico del ‘95 y “The Circular Ruins” de 19 años después, no mediaban ni tres segundos, y se integraban como si fueran canciones hermanas. He ahí un punto que se minimiza con At The Gates: no sólo son capaces de armar su propuesta en discos o en vivo, sino que también hacen convivir a las canciones de su catálogo. En vez de poner un playlist, hay momentos en el espectáculo que son claramente planificados, y no sólo armando un setlist para ver qué canción va primero y cuál después. Por eso es que no se sentía forzada la presencia de los temas del disco nuevo, como “The Chasm”, que no tenían tanto aguante de la gente, pero sí un espacio claro en una narrativa mayor.

Clave fue la energía de la gente en mosh pits brutales, donde vimos hasta zapatillas volando, demostrando el compromiso de los fanáticos para hacer de la jornada algo inolvidable. También cabe destacar el sonido de la Blondie. Si hace unos años en los shows de metal o los más estridentes se generaba una especie de masa sónica, poniendo todo en un espacio demasiado plano, ahora existe una capacidad del recinto para albergar shows de diferentes estilos. Esto se hizo más evidente en una noche tan exigente para la técnica como la del 28 de septiembre, un viernes donde la Blondie estaba repleta, y que al final de los 90 minutos de At The Gates con la épica de “The Night Eternal”, precedida de la explosión nuclear que significa “Kingdom Gone”, hacía ver que, más allá del rótulo de “Infierno Sueco” que hubo en la publicidad del show, en verdad este era un estado intermedio donde se pasa bien, se pasa mal, se pasa intenso y tranquilo, donde se puede ver la vida pasar por el frente y también a la muerte, algo más en el medio, ese purgatorio donde cada cual debe procurarse una redención, de la mano de una jornada donde el metal sueco sin duda que musicalizó bien los mundos internos de alrededor de mil personas que vibraron como en la mejor fiesta.

Setlist Marduk

  1. Intro
  2. Panzer Division Marduk
  3. Baptism By Fire
  4. Werwolf
  5. Of Hells Fire
  6. The Levelling Dust
  7. Cloven Hoof
  8. Deathmarch (interludio)
  9. Throne Of Rats
  10. Burn My Coffin
  11. Equestrian Bloodlust
  12. The Blond Beast
  13. Into Utter Madness
  14. Wolves
  15. The Black…

Setlist At The Gates

  1. Intro: Der Widerstand
  2. To Drink From The Night Itself
  3. Slaughter Of The Soul
  4. At War With Reality
  5. A Stare Bound In Stone
  6. Cold
  7. The Circular Ruins
  8. El Altar Del Dios Desconocido
  9. Death And The Labyrinth
  10. Daggers Of Black Haze
  11. Under A Serpent Sun
  12. The Swarm
  13. Raped By The Light Of Christ
  14. The Chasm
  15. Heroes And Tombs
  16. Nausea
  17. Suicide Nation
  18. The Book Of Sand (The Abomination)
  19. Blinded By Fear
  20. Kingdom Gone
  21. The Night Eternal

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Soziedad Alkoholika: Vuelven los tiempos oscuros

Publicado

en

Soziedad Alkoholika

Hay ocasiones en que la música trasciende lo estrictamente artístico para obedecer a un fin mayor. Música de resistencia, donde el ojo crítico y contingente pareciera ser un aspecto inexorable al momento de componer. Esa es la fórmula que cultiva el conjunto de Vitoria hace más de treinta años: líricas frontales acompañadas por la fuerza del crossover thrash. Un combo indisoluble que, frente a los tiempos que corren, no pierde validez. Así quedó demostrado durante la jornada del sábado en el Teatro Teletón, donde las canciones de los vascos de Soziedad Alkohólika no dejaron de exponer su perspectiva de mundo y sonaron tan urgentes como antaño.

Como antesala al show, los locales de Gordom fueron los encargados de encender el ambiente, ofreciendo una mixtura de thrash metal y hardcore ejecutado con energía. Si bien, se presentaron ante un público bastante reducido, fueron capaces de ofrecer un repertorio a la altura. Por otro lado, Social Crisis entregó su hardcore con influencias de rap y cultura callejera, animando a los asistentes con canciones que disparaban a la iglesia, los políticos y la inconsecuencia.

Con el ambiente listo para recibir a los anfitriones, el conjunto vasco entraba a un Teatro Teletón entusiasta por darlo todo, como si no hubiese mañana. Desafortunadamente, el inicio fue truncado por problemas técnicos luego de “Alienado” y “Causas Podridas”, forzando a tomar una pausa que afectó el ritmo del show. Pese a las dificultades, la fanaticada demostró su afecto a la banda aplaudiendo con paciencia y sin perder la exaltación.

Luego del paso en falso, la jornada comenzó a tomar forma con “Tiempos Oscuros”, haciendo referencia al retorno de los discursos de odio alrededor del mundo, o a los sucesivos crímenes homofóbicos que han acontecido en Chile, sin ir más lejos. “Dirección Propia”, “Niebla De Guerra” y particularmente “Política Del Miedo”, continuaron encendiendo a un público ya totalmente enfocado en disfrutar alrededor de los primeros mosh pits. Alejándose por unos minutos del discurso crítico, “Alkohol” invitaba a un ambiente de fiesta, pero no por eso menos impetuoso y agresivo.

El conjunto vasco no tiene ningún reparo en ser frontal si lo estima necesario, así quedó demostrado en “Palomas y Buitres”, recitando que “sin justicia no habrá paz”, acusando la inconsecuencia de las políticas internacionales, o también en “Estado Enfermo”, calificando al poder de podrido, corrupto y degenerado. Ya en mitad de la jornada, Juan, frontman de la banda, invitó a otro insigne coterráneo. Carlitos, vocalista de Non Servium, subió al escenario para interpretar “Ciencia Asesina” mientras Juan se hacía cargo de los arreglos en armónica, luciendo una suerte de blues hardcore.

Si bien es cierto que el conjunto euskera ofrece una interpretación impecable, donde lucen tanto sus temas más antiguos como recientes, no hay duda de que el fuerte de su show recae en los clásicos. Esto quedó demostrado desde que comenzaron a sonar los primeros arpegios de “S.H.A.K.T.A.L.E.”, acrónimo de “Siempre Hay Alguien Ke Te Amarga La Existencia”, dándole una breve, pero directa dedicatoria a Sebastián Piñera. La seguidilla de clásicos siguió con “Automarginado”, “Ratas”, el coro multitudinario de “La Aventura Del Saber” y el punto cúlmine durante “Piedra Contra Tijera”, otra canción que dio pie para cuestionar los recientes casos de manipulación mediática con tal de criminalizar los movimientos sociales. Con un público evidentemente más cansado por la potencia del repertorio, “Peces Mutantes”, “No Kiero Participar” y “Cuando Nada Vale Nada” fue la tripleta que comenzó a cerrar el show.

El encore, breve pero contundente, fue una muestra definitiva de la misión insurrecta de la banda. El llamado a la desobediencia civil en “Pauso Bat” –único tema en euskera del show– fue continuado por la veloz y potente “Sin Dios Ni Na”, para dar el cierre definitivo y culminante con “Nos Vimos En Berlín”, el cual logró desatar con eficacia toda la energía que quedaba entre los asistentes. Luego de una despedida entusiasta, Juan dedicó sus palabras finales para reivindicar la resistencia del pueblo mapuche, reiterando de manera definitiva, la postura de la banda.

Soziedad Alkoholika cuenta con más de treinta años de carrera y su show da cuenta de toda esa experiencia. Desde lo instrumental se trata de un show contundente, pesado y con una ejecución ejemplar, sin embargo, son sus canciones las que parecen absolutamente necesarias. Para tiempos en que los discursos a favor de la intolerancia buscan adeptos y legitimidad, canciones que acusan al abuso del poder siguen sonando vigentes.

Setlist

  1. Alienado
  2. Causas Podridas
  3. Tiempos Oscuros
  4. Dirección Propia
  5. Política Del Miedo
  6. Niebla De Guerra
  7. Alkohol
  8. Palomas Y Buitres
  9. Estado Enfermo
  10. Sangre Al Fin
  11. Cienzia Asesina
  12. Fugitivos
  13. S.H.A.K.T.A.L.E.
  14. Automarginado
  15. Ratas
  16. La Aventura Del Saber
  17. Intoxikazión Etílika
  18. Piedra Contra Tijera
  19. Peces Mutantes
  20. No Kiero Participar
  21. Cuando Nada Vale Nada
  22. Pauso Bat
  23. Sin Dios Ni Na
  24. Nos Vimos En Berlín

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

 

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 semanas

The Claypool Lennon Delirium – “South Of Reality”

Demás está decir que los álbumes colaborativos entre dos o más artistas son generalmente obras que gozan de cierto pie...

La Voz de los 80 La Voz de los 80
DiscosHace 3 meses

El Álbum Esencial: “La Voz de los ’80” de Los Prisioneros

Jorge González dijo una vez que el primer disco de una banda toma mucho tiempo porque el proceso parte desde...

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 9 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 10 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 10 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 10 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 10 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 10 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 10 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 10 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

Publicidad
Publicidad

Más vistas