Conéctate a nuestras redes
At The Gates At The Gates

En Vivo

At The Gates & Marduk: Purgatorio a domicilio

Publicado

en

La polémica marcó la previa de lo que sería una gran jornada de death metal y energía dispuesta en el Club Blondie. Lo que se anunciaba como el “Infierno Sueco”, resultó ser un paraíso para los fans de un sonido potente y con tintes clásicos, pero no por ello menos frescos. Más allá de la gran presencia de At The Gates, lo que llenó titulares –de forma ridícula– en la última semana fue la negativa en muchas partes en tener en nuestro país y continente a Marduk, banda que hace casi treinta años se formara con el ideal de ser el acto más blasfemo de todo el planeta, tanto, que aún existen personas a las que esta provocación les molesta.

Lo mismo que pasó con Iron Maiden a principios de los 90, sucedió con Marduk en países como Colombia, Guatemala, e incluso Chile, donde una campaña online reunió casi mil firmas para pedirle al presidente Piñera que no permitiera el ingreso de los suecos a territorio nacional. ¿Por qué es necesario detenerse en esto? Principalmente porque episodios como este, donde erróneamente se adjudica un carácter maligno a una banda musical, demuestran la fortaleza de los prejuicios sobre el metal y sus consignas y teatralidad. Marduk fue acusado de enaltecer los ideales satánicos, y por ello aparecieron críticas, siendo que su obsesión es con los episodios violentos y viscerales de la propia Biblia. En vez de ir por el carril de Anton LaVey, Marduk opera de la mano de uno de los instrumentos de la religión, estresando ideas fuertes y sangrientas. Que se hable a rabiar de libertades de expresión cuando existe tan poco rigor para entender el mérito artístico es sin duda acojonante, y es importante tener en claro esto.

La jornada partió pasadas las 20:00 hrs. con los nacionales Bonebreaker en una Blondie que poco a poco se iba llenando de gente, sin embargo, en un comienzo el bloque que surgió del recuerdo de las cenizas de Undercroft como el ave fénix, tuvo que ganarse el espacio, algo que se logró no sólo por el buen sonido del conjunto, sino por el aguante que impulsaba a mostrar el vocalista Tito Melín, carismático y cercano, sin esa aura cool o lejana que muchas veces pasa con las voces del metal, y fue metiendo al público sin necesidad de recursos clásicos como el “eh, eh” o los cuernos. También es destacable lo bien que sonó la batería de Cristian Medina, quizás la que mejor sonó en una noche donde el instrumento tuvo todos los estados. “Mercy” y “To The Final Battle” destacaron en un set que es una buena muestra de una banda nueva, pero con viejos conocidos en la industria, quienes dejan en claro que, a punta de humildad y buen sonido, se puede.

El sonido no acompañó tanto a Marduk, que se subió al escenario menos de veinte minutos después (muy rápidas las transiciones de los técnicos en la jornada), principalmente por la batería de Fredrik Widigs, cuyas cajas creaban una disonancia que afectaba las melodías que había, o los pulsos rítmicos en las secciones más punk del show. Además, la gente, entre cerveza y cerveza, se demoró en adaptarse a las condiciones que un sonido brutal como Marduk ofrece. De hecho, en este regreso de los de Norrköpping a Chile se pasearon de forma muy clara por todos sus discos, evitando concentrarse sólo en el recientemente lanzado “Viktoria” (2018), e incluso entregando en el final un regalo para los más nostálgicos con “The Black…” del álbum debut del conjunto, “Dark Endless” (1992), en una jornada que en repertorio mostró efectivamente los tres períodos activos de la banda, en los 90, los 2000 y la actualidad muy prolífica.

Werwolf” u “Of Hells Fire” eran ejemplos de que Marduk no busca un sonido tan hard rock como otras bandas del black metal, teniendo un frenesí y una sed de rapidez que era capaz de agarrar a quienes incluso iban sólo por At The Gates, haciendo que en poco más de sesenta minutos, y teniendo claro que aún faltaba el plato de fondo, mucha gente siguiera pidiendo al cuarteto, siempre con Mortuus a la cabeza. Aunque es delirante la forma de abordar la brutalidad en sus letras e imaginería, lo cierto es que Marduk opera desde el grado de teatralidad que usualmente hace el metal, entonces es raro y un pésimo precedente que una presentación muy buena como la de los suecos esté en riesgo aún en otras partes del continente, privando a miles de fans de una gran experiencia.

Los que no tuvieron problemas, y que eran muy esperados, fueron los cinco miembros de At The Gates, y sonrieron ante la recepción de ídolos que les entregó el público en la Blondie. A diferencia de lo que pasó con Marduk, At The Gates no se paseó por sus discos, sino que se concentró fuertemente en sus trabajos de esta década, en la etapa posterior a su reencuentro definitivo en el ya lejano 2011. Los de Gotemburgo no quieren vivir de glorias pasadas, sino que de un presente que los tiene frescos, ágiles y con una fuerza que se querría cualquier banda más joven.

Aunque la excusa era promocionar “To Drink From The Night Itself” (2018), el disco más referenciado era “At War With Reality”, ese trabajo que los trajo de vuelta en 2014 y que justamente compite con “Slaughter Of The Soul” (1995), el cual es más coreado y querido por los fans, los antiguos y los nuevos, los que entienden el legado de los suecos y aquellos que quizás ni conocen qué se define como “sonido Gotemburgo”. Además, las transiciones que a veces hacían eran precisas. Entre “Cold”, un clásico del ‘95 y “The Circular Ruins” de 19 años después, no mediaban ni tres segundos, y se integraban como si fueran canciones hermanas. He ahí un punto que se minimiza con At The Gates: no sólo son capaces de armar su propuesta en discos o en vivo, sino que también hacen convivir a las canciones de su catálogo. En vez de poner un playlist, hay momentos en el espectáculo que son claramente planificados, y no sólo armando un setlist para ver qué canción va primero y cuál después. Por eso es que no se sentía forzada la presencia de los temas del disco nuevo, como “The Chasm”, que no tenían tanto aguante de la gente, pero sí un espacio claro en una narrativa mayor.

Clave fue la energía de la gente en mosh pits brutales, donde vimos hasta zapatillas volando, demostrando el compromiso de los fanáticos para hacer de la jornada algo inolvidable. También cabe destacar el sonido de la Blondie. Si hace unos años en los shows de metal o los más estridentes se generaba una especie de masa sónica, poniendo todo en un espacio demasiado plano, ahora existe una capacidad del recinto para albergar shows de diferentes estilos. Esto se hizo más evidente en una noche tan exigente para la técnica como la del 28 de septiembre, un viernes donde la Blondie estaba repleta, y que al final de los 90 minutos de At The Gates con la épica de “The Night Eternal”, precedida de la explosión nuclear que significa “Kingdom Gone”, hacía ver que, más allá del rótulo de “Infierno Sueco” que hubo en la publicidad del show, en verdad este era un estado intermedio donde se pasa bien, se pasa mal, se pasa intenso y tranquilo, donde se puede ver la vida pasar por el frente y también a la muerte, algo más en el medio, ese purgatorio donde cada cual debe procurarse una redención, de la mano de una jornada donde el metal sueco sin duda que musicalizó bien los mundos internos de alrededor de mil personas que vibraron como en la mejor fiesta.

Setlist Marduk

  1. Intro
  2. Panzer Division Marduk
  3. Baptism By Fire
  4. Werwolf
  5. Of Hells Fire
  6. The Levelling Dust
  7. Cloven Hoof
  8. Deathmarch (interludio)
  9. Throne Of Rats
  10. Burn My Coffin
  11. Equestrian Bloodlust
  12. The Blond Beast
  13. Into Utter Madness
  14. Wolves
  15. The Black…

Setlist At The Gates

  1. Intro: Der Widerstand
  2. To Drink From The Night Itself
  3. Slaughter Of The Soul
  4. At War With Reality
  5. A Stare Bound In Stone
  6. Cold
  7. The Circular Ruins
  8. El Altar Del Dios Desconocido
  9. Death And The Labyrinth
  10. Daggers Of Black Haze
  11. Under A Serpent Sun
  12. The Swarm
  13. Raped By The Light Of Christ
  14. The Chasm
  15. Heroes And Tombs
  16. Nausea
  17. Suicide Nation
  18. The Book Of Sand (The Abomination)
  19. Blinded By Fear
  20. Kingdom Gone
  21. The Night Eternal

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

The Flower Kings: Esa belleza distraída

Publicado

en

The Flower Kings

Es extraño ver la dinámica del rock progresivo cuando el foco está un poco perdido, cuando algo falla en medio de la perfección y perfeccionismo que caracterizan al estilo, pero ese pequeño desajuste pudo quitarle un poco de brillo a la bellísima música que presentó The Flower Kings en su regreso a Chile, tras casi 18 años de su debut en el mismo escenario, en ese tiempo llamado Teatro Providencia, hoy un remozado Teatro Nescafé de las Artes.

El conjunto liderado por Roine Stolt, acompañado por Hasse Fröberg (guitarra y voces), Jonas Reingold (bajo), Zach Kamins (teclados) y Mirkko De Maio (batería), apareció en el escenario tras ciertos sonidos que abrieron los oídos de la gente, aunque no tuvieron continuación porque lo que vino fue una avalancha de canciones extensas, complejas y muy bien elegidas para mostrar la variedad de los recursos que el conjunto ha utilizado en su discografía. “Last Minute On Earth” pegada con “What If God Is Alone?” daban con el tono mesiánico, pero aterrizado de las letras de un grupo que nunca ha temido a sonar más grande que el planeta mismo con tal de ir adelante con su música, grandilocuente y pulcra a la vez.

Detrás de la brillantez poco a poco se iba gestando un rostro de preocupación en Roine, quien, en el tramo final de “There Is More To This World”, tuvo un primer problema en el área de sus pedales, redundando en un pitido horrendo que le quitó un porcentaje de capacidad auditiva a todos en el teatro. Pese a esto, la banda entregaba interpretaciones pulidas, y la voz de Fröberg relucía con una capacidad innegable, también con ese convencimiento que pocos tienen al cantar letras que, en las manos equivocadas, sonarían más a una prédica para salvar al planeta que a canciones complejas y dignas del mejor rock progresivo. Quizás es esto –además del sonido– lo que más permitía mantenerse pegado a la muestra de estas canciones, con sus quiebres, transiciones y múltiples partes, tal como pudimos ver en la tremenda “The Truth Will Set You Free”, de la que tocaron las cinco partes en más de veinte minutos de extravagancia, viajes y virtuosismo en su medida justa.

Roine Stolt realmente estaba siendo afectado por los problemas con su pedalera, y pidió cinco minutos de intermedio para arreglar algo que “se estaba calentando”, en sus palabras. Pasó el tiempo y la banda regresó, mientras Roine se disculpaba porque en verdad no pudieron arreglar mucho, y es esa distracción del líder de la banda la que generó una pequeña grieta en la montaña sonora de The Flower Kings, pero también, inevitablemente, mostró la humanidad que a veces le falta para captar empatía al género. Un par de pitos más “engalanaron” la rendición conjunta de “The Flower King” y “My Cosmic Lover”, canciones de discos diferentes que, sin embargo, logran una comunión como si fueran la continuación una de la otra, y eso habla también de la capacidad de la banda de conocer su material así de bien.

Los últimos dos temas de la jornada, al menos en su tramo principal, venían del disco “Stardust We Are” de 1997, cerrando con el corte que da nombre a ese material, pero antes entregando “In The Eyes Of The World” en una gran versión. Si Roine agarraba más ritmo y enganchaba más con el espectáculo, tenía mucho que ver con el gran Zach Kamins que, sin esfuerzo, montaba piruetas en los sintetizadores para que la banda ganara todos los colores necesarios, siendo cómplice perfecto para Stolt, y también una sonrisa que probablemente pudo haber necesitado en una noche complicada.

Canciones extensas que se sienten como brisa. Composiciones monumentales cuya belleza hacía que la gente no levantara teléfonos ni cámaras, sino que ojos llenos de estupor. Ese efecto continuó tras el receso con el encore que incluyó la primera mitad de “I Am The Sun, Pt. 1” pegada con la segunda mitad de “I Am The Sun, Pt. 2”, cierre perfecto para una jornada muchas veces al borde del abismo, pero jamás dejando de tener a la belleza de su parte. A veces, con tener una buena banda alcanza para sacar adelante la tarea con creces y, tras más de dos horas de rock progresivo a la vena, esto fue posible, sin distracciones.

Setlist

  1. Last Minute On Earth / What If God Is Alone?
  2. There Is More To This World
  3. The Truth Will Set You Free
  4. The Flower King / My Cosmic Lover
  5. In The Eyes Of The World
  6. Stardust We Are
  7. I Am The Sun, Pt. 1 / I Am The Sun, Pt. 2

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 6 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 6 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 7 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 7 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas