Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Arctic Monkeys: Una aplanadora insensible

Publicado

en

Muchas veces, las buenas intenciones no alcanzan para conseguir grandes resultados y sólo nos quedamos en la excusa. Pero cuando hay urgencia por lograr algo, las excusas no se filman, graban o tocan y sólo nos quedamos frente a lo que hay, sin adornos, artificios o sensiblerías.

Eso es lo que pasa con Arctic Monkeys. En Lollapalooza, el cuarteto de Sheffield demostró porqué es una de las bandas más importantes del rock y también no dieron espacios a dudas o pausas innecesarias. Lo de ellos fue un uslero constante que hizo de sus fanáticos una masa casi uniforme y delirante en gran parte del show.

El único problema es que parece que se quedaron con esa repetitiva frase de la plana y casi fome “Brick By Brick” que sonó ya avanzado el show: “I wanna rock ‘n roll / I wanna rock ‘n roll”.Parece que se quedaron demostrando tanto que tenían ese rock, que se olvidaron de que también tienen un lado sensible y romántico que ha permitido tenerlo como una banda que se reinventa y que es capaz de generar diferentes sensaciones.

Por eso es que, cuando antes del bis tocaron “When The Sun Goes Down” de su aclamado disco debut (“Whatever People Say That I Am, That’s What I’m Not” de 2006), generaron un karaoke generalizado. Ni siquiera es una de las canciones que fueron singles, sino que es un himno de los fans de los británicos, que precisamente junta lo mejor de dos mundos: la dureza y la sensibilidad que tan bien saben describir las letras de Alex Turner (como la ausente “Cornerstone”).

Otro de estos momentos se manifestó con la canción que le da el nombre a su último disco. “Suck It And See”, la que logró también tocar esa fibra sensible que fue escondida casi en la totalidad del show de esta aplanadora en la que se ha convertido Arctic Monkeys. Pero a sus fans no les importaba eso, como tampoco que se pegaran errores en varias canciones o haberlos esperado desde la apertura de las puertas, durante más de ocho horas, pegados a la reja.

La identidad de Arctic Monkeys se ha basado en la batería potentísima de Matt Helders, cada vez más protagonista y a cargo de las segundas voces, y de los fraseos de un Alex Turner que es un crooner del rock.

Todo partió con rapidez y agilidad. “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair”, “Teddy Picker” y “Crying Lightning” se sucedieron con apuro, y los beats se calmaron un poco con “The Hellcat Spangled Shalalala”.

Ya en “Library Pictures” se notó quiénes eran fanáticos y quiénes simplemente gustaban del sonido de los de Sheffield. Una canción demoledora en su rapidez que dio paso a una aún más arrasante. “Brianstorm” fue el primer punto de delirio colectivo donde la potencia se mezcló con una reacción tremenda del público. Punto aparte fue la batería de Helders en esa canción en particular, donde toma la batuta y se denota innegablemente como la columna vertebral del estilo de los Arctic Monkeys.

Luego un par del disco debut, “The View From The Afternoon” y “I Bet You Look Good On The Dancefloor”, que fueron tan coreadas como bien ejecutadas.

“Brick By Brick” ya es una canción más floja, pero el up-tempo que le aplicaron, funcionó para que no fuera tediosa y dio paso a “This House Is A Circus” y la urgida “Still Take You Home”.

Otra prueba para fanáticos llegó en la forma de “Evil Twin”, el lado B del single “Suck It And See”, para luego invitar a los “Pretty Visitors”, en un tema que sonó muchísimo más potente que lo que muchos creían que podía hacerlo, siendo un punto alto de la presentación.

“If You Were There, Beware” fue un buen preámbulo para, ahora sí, “Suck It And See” y “Do Me A Favour”, que dieron paso a la mejor presentación de este show: “When The Sun Goes Down”, con todos sus matices valorizando a la banda mucho más.

Los Arctic se fueron a dar un paseo a bastidores y a la vuelta le hacían una pregunta al público que desde hace semanas estaba respondida: “R U Mine?”. El público hace rato que indicaba que sí.

Otro instante de karaoke se dio con “Fluorescent Adolescent” y su “The best you ever had”, casi como una confirmación hacia su público de cuanto ellos saben que valen.

El cierre fue con la gigantesca “505”y su in-crescendo indomable, en lo que fueron 20 canciones en apenas 70 minutos de vértigo y rock & roll, de ese que Turner necesitaba en una de sus canciones y que hace rato que lo tienen.

Sólo valdrá esperar que los Arctic Monkeys vuelvan a abrazar esa sensibilidad abandonada, porque así como están, sólo pueden aspirar a ser una aplanadora destructiva, potente y confiable de su calidad, pero no mucho más allá. Por lo menos dijeron que “nos veremos una próxima vez”, así que habrá que creerles.

Setlist:

  1. Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair
  2. Teddy Picker
  3. Crying Lightning
  4. The Hellcat Spangled Shalalala
  5. Library Pictures
  6. Brianstorm
  7. The View From The Afternoon
  8. I Bet You Look Good On The Dancefloor
  9. Brick By Brick
  10. This House Is A Circus
  11. Still Take You Home
  12. Evil Twin
  13. Pretty Visitors
  14. If You Were There, Beware
  15. Suck It And See
  16. Do Me A Favour
  17. When The Sun Goes Down
  18. R U Mine?
  19. Fluorescent Adolescent
  20. 505

 

Por Manuel Toledo-Campos

Fotos por Praxila Larenas y Sebastián Rojas

Publicidad
7 Comentarios

7 Comments

  1. sebastian

    01-Abr-2012 en 1:15 pm

    Espere mucho mardy bum (es mi canción junto con mi polola), pero fuera de eso encontre genial el set list y el show en general. lo unico malo, sigue siendo lo frío que es alex con el publico.
    En resumen, tremendo show

    • Cristian

      08-Abr-2012 en 11:04 am

      Alex es frio con el publico, pero en ningun otro concierto lo has visto hacer tantas cosas juntas, como que se andubo dando cuenta que esos “indios” de un “pequeño y desconocido pais” sabian cantar en ingles y que podian vibrar de tal forma… En fin el recital estuvo la raja.

  2. Ori

    02-Abr-2012 en 11:55 am

    Yo también hubiese querido que tocaran todas esas canciones lindas y mamonas (hay que decirlo) como Cornerstone, A certain romance, No buses, Leave before the lights come out, Secret door, Mardy bum, weón, TODAS LAS CANCIONES DE TODOS LOS DISCOS MENOS DEL HUMBUG QUE ES TAN MALO. Pero hay que priorizar y siempre los grupos tocan sus canciones más prendidas en los conciertos. Igual Matt dijo que querían volver ellos solos con un nuevo disco el otro año, esperemos que en esa oportunidad se explayen y nos dejen a todos aún más contentos 🙂

    • Karlos

      02-Abr-2012 en 12:30 pm

      “El Humbug que es tan malo”

      Las weás que hay que leer… claramente es un disco más difícil de digerir, sobre todo considerando los dos discos anteriores, ya que es más “oscuro” y algo denso en comparación a lo anterior. Pero tiene muchos temazos.

    • Pico

      02-Abr-2012 en 6:24 pm

      “MENOS DEL HUMBUG QUE ES TAN MALO”
      Pero si Cornerstone y Secret Door son del Humbug po’, aweonao.

  3. pichuleire

    03-Abr-2012 en 12:09 am

    Estuvo notable el de los Arctic, lo que si, es verdad, estan distantes o le falto un poco mas de potencia y volumen, pero el show, impecable.

  4. scroll

    03-Abr-2012 en 12:42 am

    Para el drama con la sensibilidad. Tocaron puros hits y temas conocidos y “prendidos” porque era un festival. Lo dijo Turner mucho antes de venir a Sudamérica, que hacían eso porque tomaban en cuenta al resto de gente que no era FAN, para que todos lo pasen bien. Así que no se porque hacen tanto show por eso. Ya se sabía.

    Y lo de distantes, esa banda siempre ha sido así, es más ahora están super prendidos con su show. Si antes no salían de su metro cuadrado y ahora te bailan y saltan y hasta besito te mandan. Todo es parte de la comodidad/incomodidad que sienten frente a un público que no es 100% suyo. Lo mismo pasó con la gira con Black Keys.

    PS: y después del título del review de “RHCP: El Ají sigue picando” esperaba algo igual de gracioso como “Fríos como el ártico” o que se yo, ustedes son buenos para eso.

Responder

En Vivo

Roger Waters: Mantente humano

Publicado

en

Roger Waters

Unas inmensas chimeneas se erigían desde el fondo del escenario y la gran fábrica del disco “Animals” (1977) de Pink Floyd cobraba vida frente a las decenas de miles de personas, que se hicieron presentes en el Estadio Nacional durante el retorno de Roger Waters a Chile, dando inicio al segmento más político del show, donde el blanco principal fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encarnación de los peores vicios de nuestra época. “Pigs (Three Different Ones)” sonaba de fondo y sobre la construcción se proyectaban distintas imágenes que satirizaban la figura del mandatario, siendo la más aplaudida de todas aquella donde el rostro del norteamericano era la cabeza de un chancho. Para rematar el segmento, un globo gigante en forma de cerdo vandalizado con grafitis exhibía el mensaje “Stay human” o, como fue traducida al español, “Sean humanos” –aunque la más idónea debió ser “Mantente humano”–, provocando vítores desde la audiencia, para rematar con la frase en pantalla grande: “Donald Trump es un cerdo”.

La gran invitación de Waters para esta gira es a resistir. ¿A qué, específicamente? Bueno, en el intermedio del espectáculo fueron mostrados varios ejemplos, tales como el racismo, el neofascismo, la polución, los crímenes de guerra y las ganancias monetarias que se obtienen de estos, e incluso a Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, a quien acusó de haber creado “una aplicación de mierda” que tenía por objetivo “rankear mujeres”, con la que se hizo multimillonario y lo transformó en el amo y señor del internet, controlando lo que sale o no en la red.

El inglés no se guardó nada en este regreso y fue más directo que nunca. Y es que justamente en los tiempos convulsionados en los que estamos viviendo, donde todo el mundo está tan polarizado y quiere tener una opinión e imponerla a como dé lugar, pareciera que la mejor respuesta es resistir y esperar a que las cosas lleguen a un equilibrio, y desde ahí volver a combatir.

Is This The Life We Really Want?” (2017), penúltimo disco de estudio de Waters, del cual se presentaron anoche cuatro canciones, siendo las más memorables “The Last Refugee” y “Déjà Vu”, llegó el año pasado en un momento crucial, con una serie de composiciones que reavivaron la veta más activista del músico, quien además encontró un nuevo sentido a los clásicos de Pink Floyd que seleccionó para este show, dando vida a un relato conmovedor y poderoso. De alguna forma, pareciera que la historia se repite y que no hemos podido aprender de nuestros errores, por lo que el objetivo principal de esta gira era la de entregar un mensaje. Y qué manera más espectacular de entregarlo.

Rememorando el increíble montaje que mostró hace seis años con “The Wall”, una inmensa pantalla cubrió los extremos del estadio ñuñoíno y una serie de parlantes se ubicaron alrededor de este. Imágenes espectaculares acompañadas de un sonido estremecedor obligaban a enfocar todos los sentidos sobre el escenario, donde la banda es apenas visible desde la distancia, dando foco principal al gran montaje. Para hacer un paralelo con el cine, un concierto regular de rock es una función en una sala tradicional, mientras que un concierto de Roger Waters en una función en IMAX, con sonido e imagen de última generación.

El solo hecho de estar frente a senda mole es un privilegio para cualquiera, y anoche disfrutamos de una experiencia inigualable. Desde el inicio con “Breathe”, el océano de relojes en “Time”, el canto emocionante de las coristas en “The Great Gig In The Sky”, la triada que repasa el disco “The Wall” (1979), o el espacial clímax con “Brain Damage” y “Eclipse”, donde unos láseres recrearon la icónica portada del fundamental “The Dark Side Of The Moon” (1973) en plena cancha del Estadio Nacional, son momentos inolvidables que había que vivirlos para poder comprobar su poderío. Es cierto, el espectáculo anterior es inigualable; la monumental muralla destruyéndose en vivo y en directo es una de las imágenes más memorables que hemos tenido en nuestra historia de conciertos en el país, pero lo de anoche no se queda atrás y, como dijimos más arriba, el relato estaba tan bien construido, que la experiencia sigue siendo única e irrepetible.

Un homenaje a Víctor Jara con la reproducción por los parlantes de “El Derecho De Vivir En Paz” y la interpretación de una canción inédita en la gira, “The Gunner’s Dream” de Pink Floyd, extraída del disco “The Final Cut” (1983), cuya letra, en el contexto del show, hace alusión a la lucha del cantautor chileno asesinado en dictadura como este soldado que murió siguiendo un sueño, y por cuyo sueño deberíamos seguir luchando. “Comfortably Numb” cerró la noche con más de cincuenta mil espectadores cantando a coro y ondeando los brazos en un cierre perfecto. Todo el mundo unido disfrutando de un clásico de la historia del rock. El mensaje quedó más que claro.

Antes de comenzar el concierto, una imagen de una mujer mirando el horizonte sirvió como preludio de la música. Durante minutos se dedicó a mirar el paisaje hasta que la imagen se tornó roja y comenzábamos el viaje musical que, a ratos, parecía una cruenta guerra. Terminado dicho viaje, y mientras la gente se retiraba del recinto, la imagen de la mujer volvió a tomarse la pantalla, esta vez su espera terminaba y una niña llegaba a sus brazos y se sentaba con ella a contemplar el paisaje en paz. Después de que la tormenta de rock llegó a su fin, la paz retornó. En estos momentos nos encontramos en plena tormenta y, tal como lo vimos anoche, quizás la mejor opción es resistir y mantenernos lo más humanos posibles, evitando a toda costa convertirnos en unos cerdos.

Setlist

  1. Breathe (original de Pink Floyd)
  2. One Of These Days (original de Pink Floyd)
  3. Time (original de Pink Floyd)
  4. Breathe (Reprise) (original de Pink Floyd)
  5. The Great Gig In The Sky (original de Pink Floyd)
  6. Welcome To The Machine (original de Pink Floyd)
  7. Déjà Vu
  8. The Last Refugee
  9. Picture That
  10. Wish You Were Here (original de Pink Floyd)
  11. The Happiest Days Of Our Lives (original de Pink Floyd)
  12. Another Brick In The Wall Part 2 (original de Pink Floyd)
  13. Another Brick In The Wall Part 3 (original de Pink Floyd)
  14. Dogs (original de Pink Floyd)
  15. Pigs (Three Different Ones) (original de Pink Floyd)
  16. Money (original de Pink Floyd)
  17. Us And Them (original de Pink Floyd)
  18. Smell The Roses
  19. Brain Damage (original de Pink Floyd)
  20. Eclipse (original de Pink Floyd)
  21. The Gunner’s Dream (original de Pink Floyd, con intro de “El Derecho de Vivir En Paz” de Víctor Jara)
  22. Comfortably Numb

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Back Your Head Off, Dog Back Your Head Off, Dog
DiscosHace 5 meses

Hop Along – “Bark Your Head Off, Dog”

Desde hace no mucho, ha circulado la noticia de que las mujeres están siendo quienes dan la cara por esta...

Down Below Down Below
DiscosHace 5 meses

Tribulation – “Down Below”

Dentro del espectro de lo que se entiende como “metal extremo”, la evolución general en cada subgénero ha ido apuntando...

Resistance Is Futile Resistance Is Futile
DiscosHace 6 meses

Manic Street Preachers – “Resistance Is Futile”

El consenso general en torno a cada trabajo de Manic Street Preachers siempre ronda en torno a cuánto se acercan...

ØMNI ØMNI
DiscosHace 6 meses

Angra – “ØMNI”

Hay bandas que recaen eternamente en lo genérico y no experimentan más allá de los materiales básicos que les ha...

The Sciences The Sciences
DiscosHace 6 meses

Sleep – “The Sciences”

La carrera de Sleep dista mucho de ser una historia típica en el mundo del rock, factor que pudo haber...

Tranquility Base Hotel & Casino Tranquility Base Hotel & Casino
DiscosHace 6 meses

Arctic Monkeys – “Tranquility Base Hotel & Casino”

Un hype autogenerado en prensa y fanáticos por igual mantuvo las miradas del mundo en “Tranquility Base Hotel & Casino”,...

Songs Of Price Songs Of Price
DiscosHace 6 meses

Shame – “Songs Of Praise”

Pocas veces tenemos la fortuna de presenciar el nacimiento de una gran banda de la mano de su primer larga...

New Material New Material
DiscosHace 6 meses

Preoccupations – “New Material”

Para quienes puedan estar perdidos dentro del siempre caótico panorama del rock contemporáneo, probablemente sonará desconocido el nombre de Preoccupations....

American Utopia American Utopia
DiscosHace 6 meses

David Byrne – “American Utopia”

Una verdadera sorpresa terminó siendo el regreso musical de David Byrne, quien había estado silencioso en cuanto a nuevo material...

Eat The Elephant Eat The Elephant
DiscosHace 6 meses

A Perfect Circle – “Eat The Elephant”

La espera no es algo a lo que estemos acostumbrados en la modernidad, a estas alturas parece un concepto extraño...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: