Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Arcade Fire: Sublime

Publicado

en

Cuando “The Suburbs” (2010) ganó el más importante premio de la entrega de los Grammy 2011, en Twitter se generó una batahola. Mientras muchos celebraban este triunfo de la música independiente canadiense, eran miles los que llenaron las redes sociales con la gran duda existencial: ¿Quiénes son estos Arcade Fire? Arcade Fire, a la fecha, lleva cuatro discos de estudio, todos impecables, a veces difíciles de digerir, otras veces con excentricidades como grabar al interior de una iglesia, utilizar instrumentos de la Edad Media, incorporar a David Bowie (lo que hoy por hoy también se considera excentricidad), sólo por mencionar algunas de las tantas razones por las cuales se ha creado una suerte de divinidad en torno a la banda, pero que también ha generado detractores, por las razones que sean: esnobismo, sobrevaloración, o simplemente que no consideran que la música tenga que ser tan megalomaníaca para funcionar. Bueno, a todos sus detractores, al menos los chilenos, les podemos decir abierta y francamente lo equivocados que están. Porque el show de ayer de Arcade Fire rozó la perfección, y las palabras no alcanzan para definir cada sonido, cada arreglo o cada guiño de este combo de pop barroco.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 01

Cuando Pixies ya había bajado las cortinas, no pasaron muchos segundos cuando, desde backstage, apareció un hombre enfundado en un traje a lo bola de disco. Sólo eso y la suave intro de “Reflektor” fue suficiente para que gran parte de los asistentes reaccionaran eufóricos ante la presencia de Win Butler, Régine Chassagne y compañía sobre el Coca Cola Stage, para derrochar carisma y profesionalismo con los primeros acordes de la ya mencionada “Reflektor”, una canción tan exquisita en sus arreglos que podría parecer imposible replicarla en un escenario, pero que se logró en un cien por ciento, aunque para eso fuera necesario unir a doce músicos en escena, todos parte de un engranaje perfecto en cada segundo. Le seguiría la seductora “Flashbulb Eyes” que, entre talla y talla, parece un experimento con aires de reggaetón, pero que resulta finalmente algo totalmente delirante.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 02

El setlist, sobre todo para los conocedores a fondo de la música de Arcade Fire, tuvo un buen equilibrio entre los cuatro discos y más aún para maniobrar las intensidades de los distintos momentos, como en “Neighborhood #3” de “Funeral” (2004), en contraste con la magnífica “Rebellion (Lies)” que dejó a todo el público coreando las líneas de Chassange y Sarah Neufeld, para terminar con una nota al aire que serviría de puente para “Joan Of Arc”, que sigue presentando a las armonías de Arcade Fire casi sin errores, limpias y que suenan gigantes en el reflectado escenario. Luego sería el turno de repasar algo de “The Suburbs”, con el single homónimo sucedido por otro de los momentos más altos –en un concierto sin puntos bajos- con “Ready To Start”, que es de esas canciones que, si ya suenan como una declaración de principios en su edición de estudio, en vivo son un verdadero leit motiv en situaciones que casi todos hemos vivido. La pasión con la que comunica Win Butler es tan grande, tan evidente, que es difícil pasarla por alto, a pesar de tener casi una docena de músicos a su espalda.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 03

Casi toda la alineación oficial de Arcade Fire son multi instrumentistas que se pasean por todo el escenario cambiando de instrumentos, valga la redundancia. En una banda comúnmente siempre hay alguien a cargo de una sección, y este juego de las cambiaditas no es tan importante. Dicen que cuando los músicos se lanzan en una carrera, muchos aprenden a adueñarse de su sitial en la banda para evolucionar su sonido y así convertirse en el bajista, el guitarrista o el tecladista de. Para los canadienses esto no es necesario y, por lo visto, la importancia que le dan a moverse por tantos instrumentos, hace que la riqueza de su interpretación dé como resultado una orquesta llena de intensidades, matices y colores.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 04

La segunda mitad del show llegaría con una de las canciones más hermosas de la jornada, que alrededor de las primeras filas dejó a varios llorando y cantando a todo pulmón. Nos referimos a la eterna “Neighborhood #1 (Tunnels)”, donde Butler fue acompañado por una Chassagne en la batería y el infranqueable dúo de cuerdas rasgadas, que daría paso al momento de dos canciones del disco “Neon Bible” (2006). Comenzando con “No Cars Go”, ampliamente prostituida por agencias de publicidad en nuestro país, y con ese arreglo casi de orquesta de cámara en el in crescendo, que decanta con fuerza en los momentos finales de corte casi épico y ensordecedor, que es sucedido por “Intervention” transitando por la misma línea de la anterior, acaparando los momentos donde el epíteto de barroco se hace más notorio en toda la explanada, y que tuvo un inesperado final con Butler entonando “Wave Of Mutilation” de Pixies, cuando momentos atrás el mismo Butler aseguraba que ellos no estarían ahí de no ser por gente como Pixies, New Order o The Smiths. Simplemente siempre es bueno reconocer a quienes te alimentaron musicalmente, las influencias jamás se podrían negar.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 05

Con “Afterlife” Arcade Fire volvería a su oscura tropicalia, con el hombre disco ball volviendo en medio del público que, a ratos, gracias a sus eternos reflejos, dejó sonando como banda sonora a Arcade Fire a merced de los gigantes reflejos que se producían. “Afterlife” no es una canción que destacaría como una  de las centrales de “Reflektor”, pero que sin duda, junto a la homónima de disco, fueron las mejores logradas de la noche en cuanto al último disco. Los últimos momentos antes del encore vendrían dados por el protagonismo de Régine Chassagne, una mujer que posee tanto carisma, sensualidad y talento, que se convierte en una inspiración angelical en medio del show, cosa más que notoria al ver a todos apostados a sus pies, escuchándola y mirándola con tal adoración, mientras se contorsiona en un pausado baile y en un momento donde, por única vez en toda la noche, el romanticismo entre ella y su marido, Win Butler, se hace evidente y hasta sacan provecho de ello, para luego dar cierre con otro de los grandes singles de “The Suburbs” y su “Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)”, que terminaría con Chassagne bailando con cintas flúor en medio de todos los aplausos y redobles finales antes de salir. Casi un gran cierre, de no ser porque faltaba el bendito encore.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 06

Segundos después, saldrían hablando en español estos hombres con cabezas gigantes, anunciándose como Los Reflektors, momento para la mejor humorada del día hacia el gran Johnny Marr y la reproducción de “Esta Luz Nunca Se Apagará”, cover del español Mikel Erentxun que hizo famoso a comienzos de los 90’s. Tras eso, Arcade Fire no demoraría en volver para hacer bailar a todos con un último despliegue de “Reflektor”, tanto en “Normal Person”, que muestra la veta más rockera del disco, contrastado finalmente con la que a esta altura debe ser la canción favorita de fiestas indie, la tropical “Here Comes The Night Time”, que terminó por desatar a todos arriba en el escenario, incluso a los compuestos percusionistas que durante todo el show bailaron animados pero ordenados, y que terminaron disfrutando de la fiesta como cualquier invitado más.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 07

El final del show, no podía ser otro que “Wake Up”, el himno más grande de la discografía de Arcade Fire a la fecha, y que dejó a las miles de almas que presenciaban el show cantando al unísono con los canadienses, en una suma de emoción, letras coherentes, y tantas otras sensaciones que podrían hablar por sí solas. El final era esperado, pero a la falta de sorpresa no hubo falta de perfección.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 08

Que difícil trabajo nos tocó a todos los que debemos escribir sobre este show, qué difícil no sobrepasar ese manoseado concepto de la objetividad, qué complejo mantenerse en el oficio de presenciar algo de esta magnitud,con calma y sin sobresaltarse con el virtuosismo de Arcade Fire, banda que esperábamos hace tantos años y que fue tan esquiva por estos lugares, pero que finalmente se atrevió a demostrar por qué hoy por hoy son una de las mejores agrupaciones musicales del mundo, desde aquel pequeño Montreal donde se les reconocía como un número underground, pasando por el asalto al mainstream con “The Suburbs” y teniendo tanta lucidez en su composición que, aunque uno no se sienta conectado con la música de ellos, es imposible quitarle atributos a lo que hacen. Nota aparte merecen los ingenieros de sonido (sonido al público y monitoreo) por llevar a cabo de manera impecable la titánica labor de amplificar y monitorear esa cantidad de instrumentos y voces.

ARCADE FIRE LOLLAPALOOZA CHILE 2014 09

Finalmente el show de ayer fue de tal calidad y de tal entrega, que será recordado por mucho tiempo, como una muestra de que, lo que partió como una cuasi excentricidad, se convirtió en una banda llena de madurez y texturas exquisitas. Y nos arriesgamos a decir que la presentación de Arcade Fire es probablemente el mejor show que ha pasado por Lollapalooza Chile.

Setlist

  1. Reflektor
  2. Flashbulb Eyes
  3. Neighborhood #3 (Power Out)
  4. Rebellion (Lies)
  5. Joan Of Arc
  6. The Suburbs
  7. Ready To Start
  8. Neighborhood #1 (Tunnels)
  9. No Cars Go
  10. Intervention/ Wave Of Mutilation (de Pixies)
  11. Afterlife (con excerpt de “Temptation” de New Order)
  12. It’s Never Over (Oh Orpheus)
  13. Sprawl II (Mountain Beyond Mountains)
  14. Esta Luz Nunca Se Apagará (de Mikel Erentxun para “There Is A Light It Never Goes Out” de The Smiths)
  15. Normal Person
  16. Here Comes The Night Time
  17. Wake Up

Por Pamela Cortés

Fotos por Praxila Larenas y Julio Ortúzar

Publicidad
6 Comentarios

6 Comments

  1. illohdj

    31-Mar-2014 en 6:43 pm

    Muy acertada crítica del concierto, insisto en que el grupo supo desde el primer momento conectar con toda clase de público.

  2. Juan

    31-Mar-2014 en 7:30 pm

    No soy seguidor de Arcade pero vaya que respeto cada uno de sus discos. Y ayer vi -sin duda alguna- uno de los mejores shows que he visto en mi vida: músicos maduros, ambiciosos, cercanos y comprometidos. No se puede pedir más, excepto que Lollapalooza Chile mantenga este nivel de músicos y respeto por sus espectadores.

  3. Hugo

    31-Mar-2014 en 7:44 pm

    Pocas veces me dedico a comentar, pero como la misma redactora lo dice, es difícil mantenerse a un margen con el poderío del despliegue de Arcade Fire. Destacables en cada uno de los aspectos que se le quiera ver y solo en un intento de contribuir (más bien por las ganas, que por necesidad ya que el trabajo de Pamela, es buenísimo repasándolos), quisiera subrayar de parte de alguien que sigue a la banda desde sus inicios, el que hayan tenido la delicadeza de recoger el guante en términos de que esta era su primera vez en Chile y hayan tocado “Intervention” de Neon Bible, un tema que fue un himno y una declaración en sus orígenes, pero que en la mayoría de sus conciertos por Norteamérica y Europa ya no tocan, lo que a muchos nos hacía dudar de poder escuchar esa canción sublime, más sabiendo de la tarea monumental de difusión del disco Reflektor que venían haciendo. Para mí, ese es un gesto más de una banda entrañablemente empática, conectada con el público y su credo, comunicación reflejada en sus caras sobre el escenario (y es que no hay forma más simple y sincera de verlo). Esa conexión en las fuerzas que mueve Arcade Fire es la que hace que uno sepa que cada vez que nos sumergimos en su música, lo hacemos en una banda llena de propia verdad y fuerza.
    Nota: Si bien como dije, me encanto el trabajo de Pamela, solo difiero en una cosa…y es que para mí, Afterlife es la joya capital junto a Reflektor de su último trabajo =)
    Saludos!

  4. Javier Æøå (@javier_aeoa)

    01-Abr-2014 en 12:40 am

    90 minutos fue nada. 150 mínimo…M I N I M O !
    Yo estuve en reja y si bien el audio ahí es más potente de lo que a veces gustaría [la delicadez de No Cars Go no fue tan delicada ahí], todo fue increíble. No sé cómo lograron que incluso los momentos más “lentos” de Tunnels o Sprawl conectaran con todos esa noche.

    Igual que tú, pienso que es probablemente el mejor show de Lollapalooza Chile. Los fans de Pearl Jam podrán debatirlo pero Arcade se impuso total y salvajemente.

    “Who is Arcade Fire?”…

  5. calangas

    06-Abr-2014 en 9:55 pm

    pofavorrrrr!!!!!! suban el concieto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Chalocrust

    14-Abr-2014 en 3:07 pm

    Lamentablemente, debo reconocer que llegue a conocerlos de manera tardia, pero creo que estuve a tiempo. por otra parte, por razones claras, no pude ir a lollapalooza, pero no dude en ver via streaming el concierto, del cual quede totalmente maravillado. Pocas veces se ve una banda (que en cierta medida no es masiva en nuestro pais) tocar con unas ganas enormes, con un gran despliegue sobre el escenario y una conexion a gran escala con el publico. Arcade fire demostro que eran ellos quienes deseaban tocar en este pais y con este publico, lo cual se noto en enormemente y que por supuesto se agradece.
    La nota es precisa al señalar los altos puntos de este show y por ello concuerdo con la persona a cargo de escribir. Lamento no haber estado presente, pero no dudo que Arcade Fire volvera y en este caso, yo pagare mi deuda con la banda

Responder

En Vivo

The Offspring, Eterna Inocencia y BBS Paranoicos: Final de fiesta

Publicado

en

The Offspring

Es imposible no pensar en el contexto antes de plantearse cómo hablar de un show realizado en medio del avance del SARS-CoV-2, coronavirus que deriva en la enfermedad COVID-19, hoy una pandemia global. Es difícil no pensar en la ineptitud de las autoridades que, pese a la tardanza del virus en llegar a Chile, aún no toman las decisiones que podrían evitar un contagio a niveles terribles. Así, no es extraño que el show de The Offspring en nuestro país sí pudiera realizarse, aunque en la previa hubo múltiples cuestionamientos. La industria del entretenimiento está sufriendo en todo el mundo y, al final, este fue el último concierto quizás hasta cuánto tiempo más. Y eso está bien, y es lo correcto, por culpa de un virus que no ataca con fuerza a quienes van a eventos así, sino a los adultos mayores.

Sin embargo, este cierre de fiestas, pese a tener tanto en contra y tanto que analizar fuera del escenario, en el lugar donde la gente pone sus oídos, ojos, cuerpos y corazones, lo cierto es que presentó tres bandas que exploraron los lados más brillantes del punk, de todo lo que significa, ya sea el compromiso social –como hizo Eterna Inocencia–, con la rabia del pleno acto de vivir como hace BBS Paranoicos, o desde el lado de disfrutar el sonido como The Offspring. En una extraña burbuja con forma de cúpula como es el Movistar Arena, pudimos ver una comunidad unida, sin temores a una pandemia mundial. Y es que la fiesta fue completa para quienes asistieron, pese a la postal de personas con mascarillas (que se supone no sirven para enfrentar un posible contagio) o también las noticias que llegaban de la suspensión de múltiples eventos y actividades productivas del país, anticipándose a las autoridades, las grandes perdedoras de cualquier jornada en los últimos meses.

BBS Paranoicos abrió con puntualidad los sonidos a las 17:45 hrs., y lo hizo con “Sin Salida”, “Mis Demonios” y “La Rabia”, una triada que en poco más de cinco minutos dejó en claro el espíritu que inundaría la siguiente hora de música, que de forma exacta iba hilvanando canciones de furia, desesperanza o reafirmación del ser, como “Sanatorio”, “Mentira” o el hit “Ruidos”. En medio de eso, la gente saltaba al son de “el que no salta es paco” o de los gritos de “Piñera conchetumare, asesino, igual que Pinochet”. La banda respondía diciendo que era clave ir a votar, mientras lucían sus poleras negras con la leyenda “#APRUEBO” por delante, dejando su tradicional logo por la espalda.

Aunque el micrófono de Omar Acosta no tenía mucha claridad –algo que hacía que se perdieran parte de las letras–, la interpretación en todo sentido funcionaba perfecto. “Como Una Sombra” o “Calla y Espera” retumbaban mientras ya se pasaba de un millar a varios miles de personas en Movistar Arena. La parte de adelante fue siempre la más entusiasta y, aprovechando el espacio, incluso hubo un circle pit que probablemente contravino cualquier recomendación de distanciamiento social por el coronavirus, pero que a quienes estuvieron ahí no les importó. Igualmente, se hacía rara esa sensación de ver un show con tal nivel de compromiso social y, a la vez, notar que las ganas de formar parte del momento podían ser contraproducentes respecto a la salud pública. De todas formas, una hora después, tras el doblete entre “Irreparable” y “No Lo Veo Como Tú”, se cerró no sólo un show tremendo de BBS Paranoicos, sino también el inicio de esta extraña, pero potente jornada de punk.

La continuación no iba a ser menos fuerte con Eterna Inocencia. La banda argentina, que hace de la consigna social parte de las historias que cuentan, se atrasó cinco minutos de lo que supuestamente debía ser el inicio del show, aunque eso no mermó en la vibra de la gente o de los músicos. Nuevamente sería el micrófono del vocalista principal el que generaría problemas, esta vez dejando en un nivel más bajo del necesario a Guillermo Mármol, cuya labia es importantísima en cada track que se despachó, desde “Viejas Esperanzas” o desde “A Los Que Se Han Apagado…”. Lo más impactante de lo que hace el quinteto es cómo logran el sonido que tienen, que los acerca más a Bad Religion en la pulcritud que a conjuntos más desprolijos que ven en lo instrumental algo secundario. Sí, las letras y las convicciones de Eterna Inocencia son algo que los acerca al público y a una sociedad completa, con “La Risa De Los Necios” –dedicada al “cura obrero”, Mariano Puga– o “El Guardián” como ejemplos de ello. Pero también hay espacios como el instrumental después de “Le Pertenezco A Tus Ojos…” que dejan en claro cómo EI es muchísimo más en vivo que en estudio.

Episodio aparte fue el freno que la banda le dio al show por más de cinco minutos con el fin de que la gente amontonada dejara espacio para que atendieran a un chico que estaba con problemas de salud en la multitud. Cerrando con “Weichafe Catrileo”, canción inequívocamente destinada a la lucha en la que, pese al desvío lamentable que presenta la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, sin duda que continúa, y que tras más de una hora de fuerza escénica también se pudo compartir con las grandes letras e interpretación de una banda de punk que es mucho más que eso a estas alturas para sus fans en nuestro país.

Cuando el reloj marcaba las 21:00 horas en punto, el recinto bajaba sus luces y las trompetas características de “Pretty Fly (Reprise)” –canción que cierra el icónico “Americana” (1998)– daban inicio al número estelar de la jornada. Y es que, luego de la enérgica rendición de los clásicos “Americana”, “All I Want” y “Come Out And Play”, no cabía duda de que los fanáticos de The Offspring ansiaban un baño de nostalgia tras casi cuatro años de espera y del reagendamiento dado por la contingencia en el territorio nacional. El triplete, ovacionado y disfrutado por los presentes hasta con bengala incluida, dejó en evidencia el excelente estado de la banda gracias a una perfecta ecualización que reverberó sin problemas en el globo. Tras dicho inicio, Dexter bromeó que este sería “probablemente el último concierto en el hemisferio occidental” y que, a pesar de todo, no podían cancelar tan especial reencuentro. El vocalista finalizó su humorística intervención no sin antes recomendar evitar el contacto físico para prevenir cualquier contagio relacionado a la pandemia que acecha al mundo por estos días.

Pausando el repertorio típico por algunos momentos, el cuarteto estadounidense presentó “It Won’t Get Better”, una de sus más recientes creaciones, ante una respetuosa audiencia que apoyó con palmas cuando la canción y los músicos lo requirieron. Luego, volvieron al ruedo con “Want You Bad”, “Session”, “Original Prankster” y “Staring At The Sun”, hitazos que encendieron al público y lo llevaron a iniciar diversos –y poco recomendados– mosh pits a lo largo de la sección. La voz de Dexter merece mención aparte, pues, a pesar de los años, llega a los tonos requeridos por la selección y es capaz de interpretar con la fuerza que una agrupación de este estilo demanda. Al finalizar un diálogo que sólo The Offspring puede llevar a cabo a la perfección, haciendo chistes sobre cómo Dexter, aparte de ser el liricista principal de la banda, también tenía un doctorado en virología, llegando a la hora de los covers. Y es que, tal y como lo reconocieron en el escenario, no habría grupo sin Ramones o sin la influencia de los hermanos Young.

Una vez terminado el homenaje, los norteamericanos versionaron sus tradicionales “Bad Habit”, “Gotta Get Away” y una emotiva “Gone Away” en piano, la que demostró el correcto estado vocal de Holland y constituyó una mezcla perfecta entre aterciopelados tonos de sensibilidad y el estruendo característico de la banda hacia el ocaso del tema. Luego, los éxitos insignes de la banda “Why Don’t You Get A Job?”, que incluyó unas pelotas plásticas de colores para interactuar con los fans, “(Can’t Get My) Head Around You”, “Pretty Fly” y “The Kids Aren’t Alright” sentaron precedente de que la potencia del grupo sigue incólume tras 34 años de carrera. Hacia el epitafio del periplo, y a modo de encore luego de un par de minutos de reposo, retornaron al escenario para finalizar con dos clásicos y un inesperado tributo a Pennywise, quienes tuvieron que restarse del evento a última hora dada la alerta de salud mundial. Cerrando con “You’re Gonna Go Far, Kid”, “Bro Hymn” y “Self Esteem”, The Offspring le puso broche de oro a una icónica noche en Movistar Arena, lugar que marca un hito de masividad en la historia del grupo en cuanto a conciertos en nuestro país.

Tomando las palabras de Holland en los últimos minutos del show, es menester mencionar que este fue, probablemente, el bastión final en un largo tiempo de eventos masivos en la industria de la música en Chile y en occidente. Sin embargo, eso no fue impedimento para el disfrute de miles de asistentes que llegaron y lo dieron todo en un espectáculo que logró llevarse a cabo de manera perfecta, pese a todos los contratiempos y dificultades que surgieron. Ciertamente, resulta muy importante tomar las recomendaciones del vocalista antes de despedirse: “Cuídense, por favor. Hasta la próxima”. Un incierto cierre temporal para el showbiz musical que promete un “hasta luego”, pero que desconoce qué tan pronto se reactivará el flujo normal y necesario de adrenalina y fervor que solamente las melodías pueden proveer a los habitantes de esta tierra.

Setlist BBS Paranoicos

  1. Sin Salida
  2. Mis Demonios
  3. La Rabia
  4. No Siento Culpa
  5. Eterno Retorno
  6. Sanatorio
  7. Mentira
  8. Ruidos
  9. Corazón Al barro
  10. Tanto Insistir
  11. Daño Permanente
  12. Recuerdos
  13. Como Una Sombra
  14. Cristales
  15. Calla y Espera
  16. El Regreso
  17. Ausencia
  18. Irreparable
  19. No Lo Veo Como Tú

Setlist Eterna Inocencia

  1. Viejas Esperanzas
  2. Encuentro Mi Descanso Aquí, En Este Estuario
  3. A Los Que Se Han Apagado…
  4. Trizas De Vos
  5. Abrazo
  6. A Elsa y Juan
  7. La Risa De Los Necios
  8. El Guardián
  9. La Mentira Sin Fin
  10. Cuando Pasan Las Madrugadas…
  11. Hazlo Tú Mismo
  12. Cartago
  13. Sin Quererlo (Mi Alma Se Desangra)
  14. Cassiopeia
  15. Le Pertenezco A Tus Ojos…
  16. Puente De Piedra
  17. Nuestras Fronteras
  18. Weichafe Catrileo

Setlist The Offspring

  1. Americana
  2. All I Want
  3. Come Out and Play
  4. It Won’t Get Better
  5. Want You Bad
  6. Session
  7. Original Prankster
  8. Staring At The Sun
  9. Blitzkrieg Bop (original de The Ramones)
  10. Whole Lotta Rosie (original de AC/DC)
  11. Bad Habit
  12. Gotta Get Away
  13. Gone Away
  14. Why Don’t Get You Get A Job?
  15. (Can’t Get My) Head Around You
  16. Pretty Fly
  17. The Kids Aren’t Alright
  18. You’re Gonna Go Far, Kid
  19. Bro Hymn (original de Pennywise)
  20. Self Esteem

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo

Podcast Cine E36

Publicidad

Podcast Música E36

Facebook

Discos

Ignorance Ignorance
DiscosHace 4 días

The Weather Station – “Ignorance”

Al escuchar el nuevo trabajo de The Weather Station, es difícil entender por qué la artista había pasado bajo el...

As The Love Continues As The Love Continues
DiscosHace 4 días

Mogwai – “As The Love Continues”

“As The Love Continues” llega cuando Mogwai conmemora 25 años de carrera (o desde el lanzamiento de su primer single)...

IMPERIAL IMPERIAL
DiscosHace 2 semanas

Soen – “IMPERIAL”

Dentro de la escena del metal progresivo existen varios actos que han tratado de mantener viva la llama del género,...

Sound Ancestors Sound Ancestors
DiscosHace 2 semanas

Madlib – “Sound Ancestors”

En jerga futbolística, Madlib es de esos que patean el tiro de esquina y corren a cabecear. Otis Jackson Jr....

Medicine At Midnight Medicine At Midnight
DiscosHace 2 semanas

Foo Fighters – “Medicine At Midnight”

Dave Grohl sabe de trucos. Comerciales, por cierto. Todas las movidas orquestadas que ha presentado arriba de los escenarios han...

Drunk Tank Pink Drunk Tank Pink
DiscosHace 3 semanas

Shame – “Drunk Tank Pink”

Adscritos dentro de la eterna obsesión por encontrar el relevo generacional del rock, Shame es una banda que despertó interés...

OK Human OK Human
DiscosHace 3 semanas

Weezer – “OK Human”

De sorpresas, desencanto, odio y, sin duda, grandes momentos. Así ha sido el camino que hemos recorrido con Weezer en...

THE FUTURE BITES THE FUTURE BITES
DiscosHace 3 semanas

Steven Wilson – “THE FUTURE BITES”

Revisar el progreso y su definición a lo largo de la historia entrega caminos con ripios, sangre derramada y paradigmas...

Kvitravn Kvitravn
DiscosHace 3 semanas

Wardruna – “Kvitravn”

De la creciente ola musical basada en los sonidos étnicos y ambientes paganos, Wardruna se posiciona como uno de los...

Bob's Son Bob's Son
DiscosHace 3 semanas

R.A.P. Ferreira – “Bob’s Son: R.A.P. Ferreira In The Garden Level Cafe Of The Scallops Hotel”

Cuando Rory Allen Phillip Ferreira abandonó Milo, su antiguo nombre artístico, para adoptar la identidad de R.A.P. Ferreira, también coincidió...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: