Conéctate a nuestras redes

En Vivo

Anathema: Una marca indeleble

Publicado

en

A más de dos años desde su última visita, el Teatro Caupolicán recibía por cuarta ocasión todo el rock progresivo, emotividad e intensidad de los británicos de Anathema, quienes regresaban a territorio nacional en el marco de la gira de promoción de su noveno álbum de estudio, “Weather Systems” (2012), disco que recibió un aluvión de comentarios positivos de parte de los medios especializados, etiquetándolo rápidamente como uno de los mejores lanzamientos del año. No sólo esta nueva producción fundamentaba las crecientes expectativas de los fanáticos chilenos, sino también la reciente edición de “Universal”, material en vivo registrado el año pasado en un antiguo teatro romano de Philippopolis, junto la Orquesta Filarmónica de Plovdiv, y que fue documentado por el celebrado cineasta Lasse Hoile.

ANATHEMA CHILE 2013 01

Desde temprano los fanáticos más incondicionales de los oriundos de Liverpool se comenzaron a agolpar en los accesos del recinto de San Diego, intuyendo una velada mágica y arrolladora. Lentamente se fue llenando el sector de la cancha, única localidad disponible para la ocasión, tanto así que, promediando las 21:00 hrs., el lugar ya se vislumbra completamente tapizado por un mar de cuerpos impacientes, sedientos de música. La banda hace su ingreso al escenario, y el teatro amenaza con venirse abajo entre una lluvia de aplausos, que se mezcla con una estruendosa ovación. Sólo basta el primer acorde de “Untouchable, Part 1” para que el público se rinda a los pies de Anathema, estableciéndose una conexión casi instantánea, la que se ve reflejada en los cientos de palmas que resuenan desde todos los sectores de la cancha y una única voz que se alza con la potencia e intensidad de un huracán. El sonido se evidencia un tanto saturado, lo que se hace más evidente en la voz de Vincent Cavanagh que no logra proyectarse con total facilidad.

ANATHEMA CHILE 2013 02

El hermoso sonido del teclado de Daniel Cavanagh marca el comienzo de “Untouchable, Part 2”, melodía que rápidamente recibe el acompañamiento de las palmas, estructurando una sensible atmósfera, complementándose con la delicada voz de Lee Douglas, que destaca por su textura plagada de sentimientos. En “The Gathering Of The Clouds” las luces tiñen de rojo el escenario, mientras la batería de Daniel Cardoso arremete con fuerza y decisión en certeras estocadas de intensidad, que no hacen otra cosa que fortalecer la estrecha relación entre el público y la banda. Uno a uno se suceden los precisos solos de cuerda de Daniel, desbordando calidad, en una exquisita mixtura de emociones y cambios de ritmo. Los ojos de este redactor no dan crédito a lo que ven: miles de almas funcionando en perfecta sincronía, capturando el momento como si no existiese un mañana, y es así como “Lightning Song” y “Thin Air” reciben el beneplácito de cada uno de los fanáticos, sobre todo el sonido del bajo, que suena preciso y a un volumen controlado. Nuevamente el teclado asume el protagonismo en “Dreaming Light”, donde todo el público canta y la melodía crece en velocidad.

ANATHEMA CHILE 2013 03

En lo que va corrido del show en ningún momento se ha bajado la intensidad, la conexión entre banda y público se fortalece con cada nueva canción que llena el repertorio, en una complicidad pocas veces vista en los escenarios locales. Llega el turno de “Deep” y se produce una explosión de cuerpos enérgicos, cada uno de los cuales se desprende del suelo con la intención de retribuir la entrega del quinteto, donde destacan las precisas secuencias de Daniel Cavanagh, que a su vez se complementan con las ráfagas de poder que proyecta Cardoso. De la mano de “Emotional Winter”, bajan las revoluciones en el recinto de San Diego, una melodía a medio tiempo que produce la brecha necesaria para recuperar energías, las que se vuelven a hipotecar con “Wings Of God”. Para cuando comienza a sonar “The Beginning And The End”, las guitarras se perciben perfectamente calibradas y la voz de Vincent Cavanagh suena potente y atractiva, haciendo que los asistentes coreen al unísono cada una de las líneas de la canción, estructurando una bella postal.

ANATHEMA CHILE 2013 04

Qué difícil se torna explicar la buena vibra que se percibe en cada rincón del teatro, con un público totalmente extasiado, una banda que evidencia estar muy emocionada con la recepción de los chilenos y una presentación que, a pesar de algunos ripios en el sonido, se alza como uno de los mejores shows que ha pisado este escenario. Vincent solicita que apaguen las luces, y a su vez pide ayuda a sus fanáticos para que alumbren con sus teléfonos móviles. Retorna al escenario Lee y la banda se encarga de anunciar que se encuentra de cumpleaños, recibiendo casi en un acto reflejo un improvisado canto desde la cancha. La penetrante voz de Douglas marca el comienzo de la interpretación de “A Natural Disaster”, calando en lo más profundo de los huesos, mientras los brazos se mueven de un lado a otro, como impulsados por una corriente imaginaria. En “Closer” Vincent asume su posición frente al teclado y utiliza un micrófono diferente para darle a su voz un toque más electrónico y robótico, que fluye al ritmo del sólido riff de la batería de Cardoso, mientras que Daniel incita al público a saltar, quienes automáticamente asumen el desafío, en una coreografía que pareciese hacer temblar los cimientos del Caupolicán.

ANATHEMA CHILE 2013 05

Daniel conversa con los fanáticos, haciéndoles saber que siempre es un privilegio tocar en Chile, en una frase que, a pesar de rayar en el cliché, se siente sincera y transparente. “A Simple Mistake” da por terminada la primera parte del show, la banda se retira tras bastidores y de inmediato comienzan los gritos y cánticos pidiendo el retorno de los oriundos de Liverpool. Al cabo de unos minutos, la agrupación vuelve para interpretar “Internal Landscapes” en medio del apoyo constante de un público que se rehúsa a descansar. Se produce uno de los momentos más significativos de la velada, cuando se indica que se ejecutará un set especial preparado exclusivamente para Sudamérica. El sonido del teclado para “Shroud Of False” declara una euforia generalizada, con una participación instantánea de parte de los fanáticos, que explotan en una fiesta de energía y dinamismo, al ritmo certero del beat de la batería. La música cargada de sensibilidad se yuxtapone con letras oscuras y melancólicas, en una combinación que permite transportarse y hacer volar la imaginación. Sin mediar ningún tipo de pausa, arremeten “Lost Control” y “Destiny”, con secuencias de cuerdas y teclas que cautivan por su sentimiento y precisión. Una cerrada ovación que surge desde cada rincón del recinto le da la bienvenida a “Inner Silence”, que rápidamente captura la atención de las miles de almas que, en una suerte de trance, disfrutan de la presentación. Llega el turno del tema “One Last Goodbye”, que se desarrolla a múltiples voces, en un cuadro exquisitamente conmovedor.  La banda se vuelve a retirar del escenario, en medio de una ensordecedora ovación.

ANATHEMA CHILE 2013 06

Al cabo de unos minutos de espera, vuelve Daniel Cavanagh y Lee Douglas para interpretar a dúo la canción “Parisienne Moonlight”, donde la hermosa voz de ella llena de sentimiento cada rincón del recinto, en una ejecución maravillosa y especial. La batería inyecta la última dosis de intensidad con “Fragile Dreams” resonando fuerte y decidido, manteniendo la tónica de lo que ha sido toda la presentación: un público completamente conectado y entregado, y una banda que sabe perfectamente qué debe hacer y cómo debe hacerlo. En medio de música incidental, los miembros de Anathema se despiden de sus fanáticos, anunciando nuevo disco y prometiendo volver.

ANATHEMA CHILE 2013 07

Desde un punto de vista netamente musical, el sonido estuvo muy alejado de la perfección, pero la verdad es que eso poco y nada importó, ya que cuando se está en presencia de una banda que tiene la capacidad innata de cautivar a miles de fanáticos, desde el primero hasta el último acorde, de manera ininterrumpida durante más de dos horas show, cuesta mucho trabajo no ser condescendiente con ellos. Los que tuvimos la oportunidad de ser parte de esta trascendental experiencia, sabemos que lo vivido esta noche fue mucho más que un simple concierto de rock, lo acontecido en el Teatro Caupolicán fue la unificación de Anathema con todos y cada uno de sus fanáticos, ubicándolos de igual a igual en un mismo plano, donde no existe una diferenciación entre el artista y su público, sino que se amalgaman para generar en conjunto un ambiente único y especial. Esta noche, los ingleses de Anathema abrazaron a sus fieles seguidores, dejando en ellos una marca indeleble, fiel testimonio de su talento y majestuosidad. Qué privilegio ser testigo de una presentación de esta calidad, donde cada elemento funciona en perfecta complicidad, ayudando a configurar una historia mágica y especial.

Setlist

  1. Untouchable, Part 1
  2. Untouchable, Part 2
  3. The Gathering Of The Clouds
  4. Lightning Song
  5. Thin Air
  6. Dreaming Light
  7. Deep
  8. Emotional Winter
  9. Wings Of God
  10. The Beginning And The End
  11. A Natural Disaster
  12. Closer
  13. A Simple Mistake
  14. Internal Landscapes
  15. Shroud Of False
  16. Lost Control
  17. Destiny
  18. Inner Silence
  19. One Last Goodbye
  20. Parisienne Moonlight
  21. Fragile Dreams

Por Gustavo Inzunza

Fotos por Praxila Larenas

Publicidad
3 Comentarios

3 Comments

  1. Danaerys

    11-Oct-2013 en 1:17 pm

    Hay pocas bandas en las que se ve esa honestidad y humildad como en la música y actitud Anathema,, se nota que aman lo que hacen y se entregan por completo, eso el público que los sigue hace años lo capta y por eso es tan fiel. La conexión con el público que vi anoche, la he visto muy pocas veces. Ahí es cuando ver a una banda en vivo vale la pena.

  2. Andrés

    11-Oct-2013 en 3:16 pm

    Muy bueno el comentario del concierto, refleja bastante bien lo que se vivió anoche en el Caupolicán. Acerca del sonido, desde la ubicación en que estaba yo (un poco adelante de la mesa de sonido) se escuchaba bastante bien, sólo noté algunas saturaciones del bajo en algunos momentos, pero nada tan terrible.

  3. Pablo Jiménez

    11-Oct-2013 en 8:38 pm

    Respecto al sonido…no tengo mucho que aportar, en mi experiencia fué más banda espectador/fan…los datos técnicos quedaron opacados por la entrega de la banda y la energía que se sintió, eh estado tres veces frente a Anathema y creo que ésta fué la mejor, talvés el setlist, cuando de podría haber esperando más entre WAHBWAH y WS aporto en la experiencia, Anathema se siente cercano, cada tema tiene un momento en mi vida y verlos siempre es una grata experiencia, espero vuelvan pronto.

Responder

En Vivo

Howard Jones & Saiko: Masterizando legados

Publicado

en

Howard Jones

El riesgo para un proyecto musical con trayectoria está en perder calidad, potencia o la capacidad de mantener a flote las ansias creativas, enfrentando los éxitos pretéritos sin ponerlos como tabla de salvación, sino como un recuerdo bello y conmemorable. Por ello es refrescante ver bandas o artistas con décadas de trayectoria que siguen sacando buen material nuevo, evitando mirar tan atrás como para llegar a chocar, y así no sólo dejar a su público feliz, sino también a nuevos entusiastas. Esto es lo que unía en la noche de celebración del Aniversario 26 de Club Blondie a Saiko y Howard Jones, con backgrounds muy distintos: mientras la banda nacional ha tocado muchísimo en ese recinto y ha hecho del espacio subterráneo parte importante de su historia, el músico británico debutaba en Chile en ese, probablemente el lugar donde más ha sonado su música y que parecía perfecto para abordar tal debut.

Saiko salió primero a escena, pasadas las 21:15 hrs., con dos novedades: la más evidente era el debut en la batería de Mauricio Clavería, histórico baterista de La Ley y también de Diacero, donde comparte créditos con el bajista Luciano Rojas, nexo que ayudó a su integración a Saiko, marcando el primer momento con una intro tipo remix de “La Fábula”, donde Clavería mostró de inmediato esa potencia y urgencia, llena de recursos estéticos, que calzan con el perfil de Saiko. La segunda novedad fue la integración como guitarrista del productor y arreglista Martín D’Alesio, quien, tal vez no tan evidente, también es otro salto de calidad para una banda que en Rojas y Denisse Malebrán ya tiene un tótem absoluto. Y, además, están las canciones.

El inicio era arrollador con “Las Horas”, cuya letra tan poética como clara calza perfecto en una semana de recogimiento, como ocurre cada 11 de septiembre. La propia Denisse decía al final “nadie está olvidado”, quizás ante la gente que no agarra esa referencia como algo absolutamente coherente a la canción y su triste historia contada. Amados y amantes que también se encuentran en “Amor Que No Es” o en “Happy Hour”, tracks clásicos de los primeros discos del conjunto, que la gente coreó y disfrutó, con un sonido que no parece querer envejecer, pese a que van casi veinte años desde la salida de esos singles. He ahí la importancia de “remasterizar” la propia pega, no hacerla siempre igual, porque el diablo está en los detalles y el infierno puede estar al alcance de la mano cuando el piloto automático se enciende.

Una vibrante versión de “Estrechez De Corazón” y “Azar” terminaban con un tren de canciones más antiguas para dar espacio a otras que no por no ser longevas tienen menos arrastre. “Es Tan Lógico”, “Fluvial”, “Arder El Cielo” y “Viaje Estelar” hablan de una época de apariencia más calma en lo musical, pero de intensidad en lo emocional; de un pop potente, de excelencia, como siempre lo intentan generar, y en el escenario esto gana en credibilidad, aunque da la impresión de que con los nuevos integrantes y este énfasis, Saiko perfectamente puede elevar su sonido a los umbrales de un arena rock, porque la capacidad está, y con Clavería y Rojas como la base rítmica, y Malebrán con D’Alesio en lo melódico, perfectamente eso es posible.

Cuando Miro En Tus Ojos” iniciaba el trecho final, con puros golazos, que continuarían con “Limito Con El Sol”, luego con la upbeat “Debilidad”, y finalizando con un bis en “Lo Que Mereces”, en una hora de calidad y de conexión con su propia historia, esa que Saiko se ha encargado de tener bien a salvo, evitando la nostalgia excesiva. Esto mismo es lo que ha hecho Howard Jones, quien desde ser un maestro de los sintetizadores en los 80, ha comprendido cómo la música muta. A las 22:48 se subió al escenario de la Blondie, que estaba casi llena, para demostrarlo.

Tímidamente en el piano, Jones hizo una versión calma de “Hide And Seek” para luego sumar a Robbie Bronnimann, productor electrónico con el que Howard logró configurar el sonido que le quitaba el sueño y que se convirtió en el muy buen disco “Transform” (2018), una evolución lógica, pero llena de arrojo del pionero del synth-pop. Algo notorio en la canción que le da nombre al álbum o en “Take Us Higher”, pero también en el track del recuerdo, como la excelente “Equality” que, con un Howard colgándose la keytar, ganaba en potencia no sólo por la canción o los sintetizadores, sino en la re-producción esbozada por Bronnimann, que transformaba una canción de 1984 en el discazo “Human’s Lib” en algo que 35 años después puede sonar como si hubiera salido ayer.

Luego de otro momento en el piano de Howard con “No One Is To Blame”, seguía el frenesí electro-pop con “Beating Mr. Neg” o la excelente versión de “Everlasting Love”, que incluso se permitía entrecruzar con la línea melódica de “Twist And Shout” de The Beatles como si fueran canciones hermanas. Esa es la maestría de Howard Jones, quien, pese a no alcanzar una potencia vocal gigante, igualmente puede llegar a notas precisas, algo que no perdía de vista su micrófono a lo Chayanne, lo que también hizo que su gestualidad fuera muy particular, con atisbos de lo que había hecho hace un par de años David Byrne, por ejemplo.

El momento más bailable (y que también recordó un tanto al “Blue Monday” de New Order) fue “The Human Touch”, una vibrante construcción sonora que también tenía en las pantallas atisbos de Pet Shop Boys o de The Chemical Brothers, pero acercado de una forma única por la capacidad gestual de Howard Jones, quien a sus 64 años es capaz de entregar intensidad corporal cuando las canciones lo requieren. Esa canción donde se critica la posibilidad de reemplazar el “toque humano” por reacciones y acciones automatizadas, casi de máquinas, era a la vez algo completamente vital. En la máquina se ve el catalizador de un orgullo de ser humanos, de vivir los momentos con plena consciencia y querer hacerlos parte de un todo. Es eso que pone a la gente a bailar, pero además a darse cuenta del momento que se vive. Por ello, calzaba perfecto que luego Howard se sentara en el piano nuevamente para (cambiándole la letra un poco) hacer una versión 2.0 de “Life In One Day”, comprendiendo cómo ahora los días son más rápidos, urgentes, precisos, erróneos e inabarcables, como también lo expresa “Tin Man Song”.

El tramo final, que partía con “The One To Love You”, era de mayor repercusión con clásicos como “What Is Love?”, canción implacable y atemporal, para luego dar con el karaoke colectivo de “New Song”, justo para un pequeño bis que culminaría todo en “Things Can Only Get Better”. Y sí, es cierto, todo podrá estar mejor, en especial cuando vemos en figuras como Howard Jones las respuestas o, al menos, los ejemplos a seguir. En vez de caer en la espiral de la nostalgia vacía, una pequeña reinvención de lo propio es buena y no sólo hace lucir mejor todo, sino que también entrega más armas para la creatividad y, así, extender los legados mucho más allá, como se pudo ver en una noche brillante de artistas que siguen avanzando, hacia adelante, en una Blondie donde sonidos así no perecen, sino que se iluminan entre bolas disco y pasos de baile eternos.

Setlist Saiko

  1. Intro La Fábula
  2. Las Horas
  3. Amor Que No Es
  4. Happy Hour
  5. Estrechez De Corazón (original de Los Prisioneros)
  6. Azar
  7. Es Tan Lógico
  8. Fluvial
  9. Arder El Cielo
  10. Viaje Estelar
  11. Cuando Miro En Tus Ojos
  12. Limito Con El Sol
  13. Debilidad
  14. Lo Que Mereces

Setlist Howard Jones

  1. Hide And Seek
  2. Transform
  3. Take Us Higher
  4. Equality
  5. No One Is To Blame
  6. Beating Mr. Neg
  7. Everlasting Love
  8. Hero In Your Eyes
  9. The Human Touch
  10. Life In One Day 2.0
  11. Like To Get To Know You Well
  12. Tin Man Song
  13. The One To Love You
  14. What Is Love?
  15. New Song
  16. Things Can Only Get Better

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

Any Human Friend Any Human Friend
DiscosHace 2 días

Marika Hackman – “Any Human Friend”

Es muy común escuchar que, para que el ser humano sea realmente feliz, debe estar en paz consigo mismo; conocerse,...

Order In Decline Order In Decline
DiscosHace 3 días

Sum 41 – “Order In Decline”

En tres años y dos discos, Sum 41 demostró que las segundas oportunidades pueden hacer una gran diferencia. Fue en...

Terraformer Terraformer
DiscosHace 1 semana

Thank You Scientist – “Terraformer”

Thank You Scientist es de aquellas propuestas que, desde la primera escucha, resultan un descubrimiento fresco y satisfactorio; un proyecto...

Bon Iver Bon Iver
DiscosHace 1 semana

Bon Iver – “i,i”

La música que Justin Vernon ha creado como Bon Iver siempre ha sido asociada a las estaciones del año, desde...

First Taste First Taste
DiscosHace 1 semana

Ty Segall – “First Taste”

Ty Segall es sin lugar a duda una de las mentes más inquietas de esta década. Comenzando el segundo semestre...

CALIGULA CALIGULA
DiscosHace 2 semanas

Lingua Ignota – “CALIGULA”

No es fácil confrontar una obra cuando esta contiene un carácter tan personal y exigente, lo que compromete aún más...

Blood Year Blood Year
DiscosHace 2 semanas

Russian Circles – “Blood Year”

Pioneros de un post rock grave y con esencia metal, herederos de las más oscuras influencias del sludge, e inclasificables...

Fear Inoculum Fear Inoculum
DiscosHace 3 semanas

Tool – “Fear Inoculum”

Hasta hace unas semanas, la idea de escuchar material nuevo de Tool parecía totalmente inviable; algo más cercano al rumor...

Fever Dream Fever Dream
DiscosHace 3 semanas

Of Monsters And Men – “Fever Dream”

Una de las historias de éxito más curiosa de la década es la de Of Monsters And Men. Si bien,...

Guy Walks Into A Bar Guy Walks Into A Bar
DiscosHace 3 semanas

Mini Mansions – “Guy Walks Into A Bar…”

Mini Mansions, la banda formada por Michael Shuman, bajista de Queens Of The Stone Age, Zach Dawes, bajista de The...

Publicidad
Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: