Conéctate a nuestras redes
Anathema Anathema

En Vivo

Anathema Presents Acoustic Resonance: En la calidez de la melodía

Publicado

en

Como si no quedara dudas de que Anathema es una de las bandas más populares en nuestro país, el anuncio del espectáculo “Anathema Presents Acoustic Resonance” generó un enorme fervor entre la fanaticada. Con dos funciones dispuestas para el mismo día, los hermanos Daniel y Vincent Cavanagh se acompañaron del ex bajista de la banda, Duncan Patterson, para repasar algunas de las composiciones más antiguas del conjunto, así como también algunas versiones de canciones que han sido importantes para la vida de los artistas. Con la primera función programada para las 19:00 hrs., un grupo de entusiastas fanáticos llegó hasta el Teatro Nescafé de las Artes para disfrutar de una sesión íntima y cálida, con una cercanía y complicidad como pocas veces se puede apreciar en un recinto de características tan solemnes como este.

Bajo un setlist que privilegió composiciones un poco menos comunes dentro las presentaciones que Anathema realiza en sus giras, esta vez los hermanos Cavanagh quisieron ahondar un poco en los discos “Eternity” (1996) y “Alternative 4” (1998), composiciones que sorprendieron a quienes no contaban con escuchar parte del trabajo más temprano del conjunto, las cuales tuvieron un plus mucho más emotivo gracias al concepto acústico en el que se encerró la presentación. Así, bajo la calidez de la noche, una resonancia caló profundo en las almas de cada uno de los que se encontraba dentro del teatro, quienes vibraron con la serie de “Untouchable” en sus dos partes, así como canciones de la talla de “Thin Air”, “Flying” y “One Last Goodbye”, dejando las emociones a tope y el ambiente preciso para entablar un diálogo cercano y ameno entre las dos partes involucradas en el show.

La jornada continuó con “Fragile Dreams”, extraída directamente de “Alternative 4”, dándole un poco de intensidad entre intermedios de tiempo que, más que incentivar la reflexión como lo es generalmente en un show de carácter acústico, se sintió como una reunión de amigos en torno a dos guitarras y un karaoke masivo recordando un poco de dos importantes trabajos para el conjunto. Llama la atención lo bien que pueden funcionar canciones tan intensas sin la necesidad de contar con guitarras a todo volumen, como lo fue el caso de “Lost Control” y la tempestad que desatan sus melodías, inundando cada espacio con una atmósfera de desolación única, como sólo los hermanos Cavanagh lo pueden lograr. Un ejemplo de esa capacidad de mezclar la emotividad con la intensidad la tuvo también “Inner Silence”, siendo uno de los puntos más altos de la tarde.

La intensidad llegó a su tope con “Eternity” y sus partes I, II y III, ejecutadas de una manera impecable y con los Cavanagh mostrando toda su artillería en una obra que no tuvo ninguna caída en términos de calidad ni tampoco de interpretación, ya que ambos saben cómo estructurar sus composiciones sea cual sea el contexto. Luego de “Angelica”, vino una versión de la canción “Hope”, presente también en “Eternity”, pero interpretada originalmente por Roy Harper. Para el final, una siempre bienvenida como lo es “Comfortably Numb” de Pink Floyd cerró la primera función de Acoustic Resonance en Santiago, produciéndose el recambio de fanáticos para una repletísima segunda jornada, en la que claramente más de alguno se repitió el plato de un show tan íntimo y elegante.

Independiente de entrar en el debate de si era o no era Anathema, el show cumplió exactamente con ser un repaso a los primeros años de la banda, esos donde fueron poco a poco encontrando su identidad y su sonido, dejando en el proceso una serie de discos que hasta el día de hoy guardan un lugar especial en el catálogo. Con los hermanos Cavanagh se ha visto mucho, en diferentes configuraciones, pero lo hecho con este último espectáculo acústico trasciende las barreras de un simple show, sintiéndose como una instancia para introducirse en el proceso creativo, en la pasión e intensidad que se requieren para aflorar los sentimientos una vez que las melodías comienzan a sonar.

Setlist

  1. Springfield
  2. Untouchable Part 1
  3. Untouchable, Part 2
  4. Thin Air
  5. Flying
  6. One Last Goodbye
  7. Fragile Dreams
  8. Shroud Of False
  9. Lost Control
  10. Inner Silence
  11. Eternity Part I
  12. Eternity Part II
  13. Eternity Part III
  14. Angelica
  15. Hope (original de Roy Harper)
  16. Comfortably Numb (original de Pink Floyd)

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Muse: En las ligas mayores

Publicado

en

Muse

Mucho se ha hablado durante el último tiempo acerca del “Simulation Theory World Tour”, gira internacional de Muse que, en promoción de su último trabajo de estudio, realiza un show basado en la parafernalia, con diversos elementos que le entregan un sentido del espectáculo muy diferente a lo que la banda ha hecho desde sus inicios. Ya con una extensa carrera a cuestas, el conjunto liderado por Matt Bellamy salió en lo que es su gira más ambiciosa y producida, repasando un catálogo digno de cualquier gigante del rock con los mismos cánones y precedentes que requiere un acto de esa talla. Muse se siente más grande, más confiado y consciente del estatus que poseen como banda a estas alturas, y demostrar eso frente a un público tan efervescente como el sudamericano parecía una tarea titánica, pero el trío no sabe de imposibles.

Desde muy temprano el ambiente comenzó a encenderse en la Pista Atlética del Estadio Nacional, hasta donde miles de fanáticos llegaron para conocer esta nueva faceta del conjunto. Antes del show, eso sí, un invitado muy especial haría acto de presencia, con Kaiser Chiefs ejecutando un breve pero intenso set, que sirvió para entregar sus clásicos de siempre, además de interpretar los no más de dos cortes destacables que tiene “Duck” (2019), su último trabajo de estudio.

La agrupación pasó por composiciones conocidas, como “Everyday I Love You Less And Less”, “Ruby” o “I Predict A Riot”, con un show entretenido, pero un poco ignorado por la audiencia durante los cincuenta minutos que la banda estuvo en el escenario. Ricky Wilson y los suyos suelen robarse la película en cada escenario al que van, ya lo habían demostrado en ocasiones como Lollapalooza Chile 2013 o cuando acompañaron a Foo Fighters en el mismo recinto que Muse, pero en 2015. Esta vez, lamentablemente, parece que el artista principal pesaba mucho más que cualquier hit que los británicos trajeran bajo la manga.

Mientras diversos cortes de la banda sonora de “Stranger Things” sonaban por los parlantes, el público entusiasta comenzaba a ponerse en onda con lo que se vendría; muchas luces, láseres y el sonido casi permanente de un sintetizador serían la tónica de la noche, por lo que, apenas comenzó el show de Muse, el contexto futurista al que la banda apela sería una constante en progresión.

Desde el primer gran batacazo con “Pressure”, el conjunto demostró su estampa, fundiendo su sonido en guitarrazos agresivos, una batería marcando a golpe limpio cada movimiento y el aura que sólo un sintetizador puede impregnar en todo el ambiente. A primeras luces, el show de Muse es una instancia criada en el stadium rock y el catálogo que presentaron establece perfectamente todos esos parámetros. Así como la teatralidad del espectáculo se tomó la música en vivo en cierto punto de nuestra historia, hoy no existe una mejor comprobación de calidad que la de montar una experiencia única cuando se sube a un escenario.

Pese a que el último trabajo discográfico de la banda fue el cual se llevó la mayor parte del show (alcanzando ocho tracks del LP dentro del setlist), estas composiciones en vivo adoptaron un sentido que se aprecia mucho mejor que en sus versiones de estudio, echando por la borda la afirmación de que esta nueva dirección musical que el conjunto adoptó no tiene mucho que ver con su carrera hasta el momento. Bajo ese contexto, canciones como “Hysteria”, “Supermassive Black Hole” o “Plug In Baby” encuentran su lugar dentro de un listado que también incluye créditos recientes, como “Propaganda”, “The Dark Side” o “Tought Contagion”, hecha casi a la medida para contextos de estadios, donde la gente puede corear la melodía principal y generar esos momentos únicos de interacción entre una banda y su público. Punto aparte para “Bliss” como gran sorpresa de la noche, interpretada a pedido de la audiencia luego de que la banda les hiciera elegir entre “Showbiz” o el track finalmente interpretado.

La verdad es que todos los elementos cliché con los que contaba este show en el papel, desde las pantallas, luces, hasta el grupo de bailarinas que intervenía de vez en cuando, son factores que no mermaron su calidad. Independiente de que se tratara de una gran puesta en escena –como las hay muchas hoy en día–, Muse pudo salir del típico show para estadios, entregando bajo el sentido del espectáculo un repaso no tanto por su historia, sino que por su espíritu, demostrando que para ser una buena banda en vivo no es necesario mantenerse apegado al propio estilo original.

La evolución siempre será buena, y cuando se apunta a un contexto más masivo, siempre hay que tener algo para todos los gustos. Si en cualquier otra instancia lo más importante serían los efectos especiales o el gigantesco robot Murph apareciendo detrás del escenario mientras la banda interpretaba “Knights Of Cydonia”, aquí esas cosas parecieron ser sólo un agregado dentro del tremendo show que desplegó la banda. Ya no hay dudas, Muse creció y apunta a otros horizontes; ahora es de las grandes ligas.

Setlist

  1. Algorithm (Alternate Reality Version)
  2. Pressure
  3. Psycho
  4. Break It To Me
  5. Uprising
  6. Propaganda
  7. Plug In Baby
  8. Pray (High Valyrian) (original de Matthew Bellamy)
  9. The Dark Side
  10. Supermassive Black Hole
  11. Thought Contagion
  12. Interlude
  13. Hysteria
  14. Bliss
  15. The 2nd Law: Unsustainable
  16. Dig Down
  17. Madness
  18. Mercy
  19. Time Is Running Out
  20. Prelude
  21. Starlight
  22. Algorithm
  23. Stockholm Syndrome / Assassin / Reapers / The Handler / New Born
  24. Knights Of Cydonia

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 3 horas

Diego Lorenzini – “De Algo Hay Que Morir”

El ingenio de la cultura chilena es algo que se ha instaurado como característica generalizada, como también la capacidad de...

Close It Quietly Close It Quietly
DiscosHace 1 día

Frankie Cosmos – “Close It Quietly”

Casi como una poeta del “Hágalo Usted Mismo” o filosofía DIY de habitación adolescente estadounidense, emergió el nombre de Frankie...

The Center Won't Hold The Center Won't Hold
DiscosHace 6 días

Sleater-Kinney – “The Center Won’t Hold”

¿Hasta qué punto se considera un cambio de dirección? Muchas veces se genera un debate cuando una banda decide incursionar...

Lost Girls Lost Girls
DiscosHace 1 semana

Bat For Lashes – “Lost Girls”

Cuando Natasha Khan lanza un nuevo disco, un mundo lleno de posibilidades y de fantasía se abre. A través de...

Atonement Atonement
DiscosHace 1 semana

Killswitch Engage – “Atonement”

Hoy en día, en la época del streaming, donde un single es más importante que un álbum, cuesta generar altas...

Schlagenheim Schlagenheim
DiscosHace 2 semanas

Black Midi – “Schlagenheim”

Históricamente, la energía proveniente de la juventud es un factor vital para el panorama del rock; una virtud que ha...

Patio 29 Patio 29
DiscosHace 2 semanas

Slowkiss – “Patio 29”

A veces se puede estar muy cerca del abismo y del fin. Allí, las experiencias y los recuerdos pueden ser...

Norman Fucking Rockwell Norman Fucking Rockwell
DiscosHace 2 semanas

Lana Del Rey – “Norman Fucking Rockwell!”

En 2011, Lizzy Grant lanzó la canción que la convertiría en la estrella con la que siempre soñó ser. Como...

Infest The Rats’ Nest Infest The Rats’ Nest
DiscosHace 3 semanas

King Gizzard & The Lizard Wizard – “Infest The Rats’ Nest”

King Gizzard & The Lizard Wizard vuelven a experimentar en el estudio, dando con su versión más pesada. En “Infest...

Emily Alone Emily Alone
DiscosHace 3 semanas

Florist – “Emily Alone”

Tras el lanzamiento de su segundo disco, “If Blue Could Be Happinnes” (2017), Emily Sprague, mente detrás de Florist, se...

Publicidad
Publicidad

Más vistas