Conéctate a nuestras redes
Ana Tijoux Ana Tijoux

En Vivo

Ana Tijoux: La voz de los 2000

Publicado

en

Es difícil hacer canto consciente en esta era llena de fugacidad e información flotando. Muchos caen en la canción protesta genérica, fácil de malinterpretar debido a sus intenciones universales, y por ello el artista detrás de la obra es clave en su contextualización. Si una canción dice algo, es deber de su intérprete el poder evitar equívocos en las lecturas, y los más comprometidos no resultan ser los que generan trabajos explícitos, idealistas y memorables, sino que aquellos que no le temen a ser la voz de su época y defender en el escenario cada emoción, cada apelativo, cada rincón del ser. Ana Tijoux es la voz de este milenio. Desde la repercusión de “Aerolíneas Makiza”, editado en noviembre de 1999, hasta su trabajo como solista, la artista franco-chilena es inevitablemente una de las más valientes creadoras y una de las intérpretes más necesarias en contextos políticos complejos y desiguales.

Por ello su celebración para cerrar 22 años de carrera tenía que tener tintes de todos aquellos elementos que la hacen relevante y urgente de escuchar y comprender. Ana Tijoux es comprometida, y también lo es con las canciones y los afectos que han acompañado su camino, lo que quedó demostrado en más de dos horas de concierto frente a un Teatro Caupolicán repleto, donde los mensajes, emociones, ritmos y timbres llenaron corazones y oídos, desde la décima de Daniel Muñoz, copa de vino en mano, pasadas las 21:15 hrs., hasta el cierre con una ovación magnánima, casi a las 23:30.

Con visuales de lujo dispuestas en un proscenio a pantalla completa, destacando el trabajo de Gráfika Diablo Rojo, cada canción tenía a simple vista una atmósfera que envolvía no sólo a Ana, sino también a la decena de músicos que la acompañaban. Bronces, violín, teclado, guitarra, batería y coros, todo dispuesto con el inicio de una preciosa versión de “Emilia”, canción del disco “Vengo” (2014) dedicada a su hija más pequeña. La familia es otro polo al que Ana volvería a lo largo de todo el show, con dedicatorias también a su hijo Luciano en una de las sorpresas de la jornada, “Pestañas De Lu”, único tema que sonaría del postergado disco “Kaos” (2007), y también con un featuring precioso de su madre, la connotada socióloga María Emilia Tijoux, en “Calaveritas”, ese homenaje a los muertos que editara hace un par de años. María Emilia no sólo calzaba con su dulce timbre vocal en la canción y sus recovecos emotivos, sino también sonaba bien, pese a no tener retorno alguno, y además despachó un mensaje sentido: “Por los que no se quieren reconocer, por Joane Florvil, por Rebecca Pierre, por nuestros desaparecidos, por nuestros ejecutados, allá, en una estrella, allá estarán pidiendo justicia. Por todos ellos, por nuestros muertos”. María Emilia ha trabajado contra el racismo por muchos años, y hasta en este hecho se denotaba cómo Ana Tijoux entendía que cada canción y cada momento era una voz enfrentándose a elementos en disputa, a pesares ya tenidos o por tener.

En medio, se sucedían canciones clásicas y también algunos cortes más oscuros, pero llenos de significado, del repertorio de Tijoux. “Oro Negro”, el cover de “Luchín” de Víctor Jara o “Un Día Cualquiera” de Makiza, eran temas que no se podían haber esperado, y que pegaban duro, mientras el público se volvía loco con “Mi Verdad” y su outro poniendo el coro de “No Necesitamos Banderas”, original de Los Prisioneros, o “Vengo”. El sonido fue prácticamente perfecto en toda la jornada, no tendiendo a la saturación y el efecto “todo al frente” que muchas veces pasa en los shows de Ana Tijoux. En este caso, también había una clara elegancia en los arreglos y en la forma de abordar el fraseo en las canciones. Sí, es más difícil corear para el público cuando Ana aumenta la velocidad y quiebra compases, pero también se agradecen las variaciones, donde queda en claro la formación jazzera que también tiene ella y la gente con la que trabaja.

Pero también fue una noche con invitados importantes en forma y fondo. Hordatoj –a estas alturas un must en cada show importante de Ana Tijoux– irrumpe con sus líricas potentes en “Aveces” y “Sube”, mientras que Álvaro Henríquez e Ismael Oddó estuvieron dándole el toque rockero a una buena (aunque un poco errática) versión de “Arriba Quemando El Sol” de Violeta Parra. Pero las colaboraciones más potentes son las de las voces de esta época, las de aquellas y aquellos que buscan concientizar a nuestra sociedad, y ahí es donde el compromiso social de Tijoux es claro. En vez de quedarse majaderamente con las causas –como pasa con muchos artistas–, ella entrega espacios reales a quienes necesitan hablar, y por ello en “Sacar La Voz” se relevó la protesta de los profesores de Chile con Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores, y también antes de “Shock” fueron representantes de la ACES, quienes pusieron el acento por una educación no sexista, equitativa y rechazando “Aula Segura”, lo que se suma al mensaje de María Emilia Tijoux por la justicia que aún no llega por los crímenes en dictadura y contra el racismo en el Chile de hoy. Ana Tijoux es la voz de nuestro milenio en Chile, simplemente por entender este tipo de disputas retóricas, y que la voz de muchos también puede ser parte de un arte en su máxima expresión.

1977”, “En Paro”, “Las Cosas Por Su Nombre” pegada con “La Rosa De Los Vientos”, ese tren vertiginoso ya llevaba al final, pero en vez de quedar con algo prendido para dejar a la gente pidiendo más, esta artista, clara en las convicciones, también prefiere dejar un mensaje inesperado, mediante una canción nueva. “Misterio” aborda la importancia del respeto a los derechos sexuales, sociales y reproductivos sobre “las cuerpas de las mujeres”, además del respeto en todo orden social a estas corporalidades. Una canción más calma, pero también de mensaje con mucha resonancia, con bellos arreglos, que bajaba las revoluciones antes de un bis con un trío de temas de “Vengo” donde también ella invitó a músicos que formaran parte de ese proceso creativo para, con trece músicos en escena, enternecer con “Creo En Ti”, concientizar con “Antipatriarca” y desatar el carnaval con “Somos Sur”.

Todos los callados, todos los omitidos, todos los invisibles, todos en esa fiesta donde la verdadera voz de una generación en nuestro país no se arrogó ese apelativo, pero en vez de ello, y compartiendo un escenario con muchas y muchos, dejó en claro su lugar amplio en la historia de la música nacional, con su público y sus afectos, quizás cerrando de la mejor manera una etapa creativa brillante, consciente y esperanzadora.

Setlist

  1. Emilia
  2. Oro Negro
  3. Mi Verdad
  4. Vengo
  5. Aveces
  6. Pestañas de Lu
  7. Sacar La Voz
  8. Calaveritas
  9. Arriba Quemando El Sol (original de Violeta Parra)
  10. Luchín (original de Víctor Jara)
  11. Un Día Cualquiera (original de Makiza)
  12. Partir de Cero
  13. La Bala
  14. Sube
  15. Shock
  16. 1977
  17. En Paro (original de Makiza)
  18. Las Cosas Por Su Nombre
  19. La Rosa De Los Vientos (original de Makiza)
  20. Misterio
  21. Creo En Ti
  22. Antipatriarca
  23. Somos Sur

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Publicidad
Clic para comentar

Responder

En Vivo

Cigarettes After Sex: Fragmentos de la intimidad

Publicado

en

Cigarettes After Sex

Era un 16 de diciembre de 2017 y Santiago recibía por primera vez a Cigarettes After Sex, proyecto de El Paso, Texas, liderado por el músico Greg Gonzalez, que llegaba a consagrar una popularidad que comenzó a gestarse desde 2012 con el aclamado EP “I”, y que fue creciendo año a año hasta presentar un debut homónimo en 2017. Ahora, lejos del contexto festivalero y en pleno 2019, el anuncio del primer concierto en solitario del conjunto desató una calurosa respuesta de su fanaticada, agotando la totalidad del recinto original para luego moverse a uno de mayor capacidad. Cúpula Multiespacio, también agotado, sería el lugar donde artista y público se encontrarían una vez más y, a pesar de no haber tenido mucho material nuevo desde la última ocasión hasta ahora, el fervor era igual de potente, o incluso más que en la primera instancia de encuentro.

Pese a un ligero retraso en el inicio del concierto, principalmente debido a complicaciones por un inadvertido proceso de reubicación que atrasó el ingreso de los asistentes, a eso de las 22:18 horas apareció la banda en escena, siendo el frontman Greg Gonzalez el último en tomar posición ante una ovación general de la fanaticada que repletó Cúpula Multiespacio para la segunda vez en nuestro país del conjunto texano. Y casi en un contraste perfecto, esta nueva visita significó un opuesto absoluto de la anterior, primero por ser un show en solitario y no en el contexto de un festival, y segundo, por capturar la esencia misma de la instancia en un espacio más íntimo, y no bajo el manto de la noche como aquella jornada de diciembre en Planetario Santiago.

Al momento de debatir sobre la propuesta de Cigarettes After Sex, es innegable no reconocer ciertos puntos presentes en su obra, como por el ejemplo la cinematográfica transición que se genera con su música, cuyas armonías van estructurando una secuencia que absorbe elementos en el camino y los vuelve a reutilizar en distintos puntos como parte de un relato cíclico, propio de la poesía.

Desde el mismo comienzo con “Opera House” y “Sesame Syrup”, Gonzalez y los suyos adoptan ese papel de narradores, que los conlleva a comprometerse de una manera más íntima y directa con su audiencia, permitiendo que el trance que viven los integrantes interpretando las canciones sea transmitido hacia un público que echa su imaginación a volar al ritmo de los sonidos, con canciones que los transportan hasta la intimidad de su habitación o hacia el recuerdo de algún atesorado momento con alguien importante para ellos. Para eso y mucho más, Cigarettes After Sex ha servido como la banda sonora de fragmentos propios de la intimidad, facilitando el afloro de sentimientos felices y tristes, de alegría y melancolía, las cosas buenas y no tan buenas de una vida que, de una u otra manera, a todos nos golpea en algún momento.

Es claro que uno de los atributos principales de esta propuesta es el minimalismo, sobre todo cuando se pone en la balanza el exceso de producción que existe en mucha música de hoy en día, donde pareciera que entre más capas posibles de sonidos pueda tener, es mucho mejor para la audiencia. En ese contexto, Gonzalez opta por un minimalismo en todo aspecto de la palabra, desde el mismo arte de los discos, hasta las visuales de un concierto, donde imágenes cinematográficas sirven para situar el escenario en algún punto específico de una historia que es muy subjetiva, pero que a la vez permite generar un consenso que obtiene similitudes entre quienes lo presencian.

Tal como lo hacen canciones como “John Wayne”, “Affection” o el gran cover de REO SpeedwagonKeep On Loving You”, una cálida atmosfera se apoderó del lugar durante la totalidad de la presentación, con la gente escuchando atentamente y en silencio cómo una banda conectada a más no poder ejecutó a la perfección cada movimiento dentro de esta obra, que, si bien se mantuvo calma, igualmente generó las más alocadas reacciones cuando tocaron algunas de sus composiciones más aclamadas, como “K.”, “Nothing’s Gonna Hurt You Baby” o “Apocalypse”, que cerró el set principal ante un clamor general pidiendo más. Se había esperado mucho por esta noche y nadie quería que terminara tan rápido. Como pocas veces en esta gira, un bis llegó de la mano de “Young & Dumb” y, ahora sí, tras poco más de una hora sobre el escenario, Gonzalez y los suyos dijeron adiós.

Así como un concierto puede ser el momento perfecto para entrar en catarsis y liberar energías, también puede convertirse en una instancia absolutamente opuesta, donde la música nos invite a la reflexión y a poner en pausa el caótico ritmo de vida que no deja dormir a la ciudad durante la cotidianeidad. Aunque fuese por un tiempo cercano a los ochenta minutos, Cigarettes After Sex demostró que un pequeño rincón de la capital puede albergar muchas más emociones que una ciudad entera viviendo a paso acelerado allá afuera. No hay nada como una buena obra con tintes cinematográficos, que respete una estructura de desarrollo para llevarnos en un relato con distintos capítulos, escenas y momentos que queden impregnados en la memoria del espectador. Es posible que muchos de los asistentes hayan salido con una idea fija en su cabeza o que este fugaz momento haya marcado un antes y un después en sus vidas, pero lo cierto es que desde ahí proviene el poder de la música; te puede mover, hacer sentir, marcar y definir tu personalidad en base a una obra que, aunque muchas veces de carácter personal, siempre tendrá la esencia de ser algo netamente subjetivo al oyente.

Setlist

  1. Opera House
  2. Sesame Syrup
  3. Crush
  4. John Wayne
  5. Affection
  6. Keep On Loving You (original de REO Speedwagon)
  7. K.
  8. Sweet
  9. Sunsetz
  10. Nothing’s Gonna Hurt You Baby
  11. Each Time You Fall In Love
  12. Apocalypse
  13. Young & Dumb
  14. Dreaming Of You

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Seguir Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

We Are Not Your Kind We Are Not Your Kind
DiscosHace 3 días

Slipknot – “We Are Not Your Kind”

La masividad no es algo ajeno en el panorama actual de los oriundos de Iowa, y mucho menos la controversia...

Duck Duck
DiscosHace 5 días

Kaiser Chiefs – “Duck”

En “Duck” los ingleses dan con su versión más bailable. Coqueteando con ritmos pop y northern soul, Kaiser Chiefs se...

Purple Mountains Purple Mountains
DiscosHace 6 días

Purple Mountains – “Purple Mountains”

El 7 de agosto de 2019, David Berman falleció a los 52 años. Unos de los compositores emblemas de la...

King's Mouth King's Mouth
DiscosHace 2 semanas

The Flaming Lips – “King’s Mouth: Music And Songs”

Hay trayectorias musicales que, con el sólo hecho de sostener creaciones durante tantos años, merecen espontáneamente el reconocimiento público. Así...

An Obelisk An Obelisk
DiscosHace 2 semanas

Titus Andronicus – “An Obelisk”

Por primera vez en esta década, el regreso de Titus Andronicus a la escena demoró tan solo un año. Quizás...

The Soft Cavalry The Soft Cavalry
DiscosHace 2 semanas

The Soft Cavalry – “The Soft Cavalry”

Hay algunos que sostienen que el amor es el único tipo de energía que puede elevar el alma hasta el...

Automat Automat
DiscosHace 2 semanas

METZ – “Automat”

Desde su debut, METZ dejó de lado la chapa de novedad o promesa, sepultando los adjetivos bajo una densa capa...

Kintsukuroi Kintsukuroi
DiscosHace 3 semanas

La Bestia de Gevaudan – “Kintsukuroi”

En la construcción de una identidad musical, es inevitable no tener guiños a quienes significan una influencia para el desarrollo...

The Book Of Traps And Lessons The Book Of Traps And Lessons
DiscosHace 3 semanas

Kate Tempest – “The Book Of Traps And Lessons”

La música puede ser un dispositivo de abstracción. Esa es la invitación que Kate Tempest hace en “The Book Of...

A Bath Full Of Ecstasy A Bath Full Of Ecstasy
DiscosHace 4 semanas

Hot Chip – “A Bath Full Of Ecstasy”

Los cuatro años desde el último lanzamiento de Hot Chip no significaron una pausa para la banda. Desde “Why Make...

Publicidad
Publicidad

Más vistas