Contáctanos

En Vivo

Agnostic Front: La familia permanece como en los viejos tiempos

Publicado

en

Los mismos criminales de siempre, una lacrimógena loca, y algunos vecinos del sector del Teatro “No va nadie” (apodo que no hace falta explicar porque ha ganado el Novedades), víctimas de algunos destrozos y una bulla innecesaria. Por supuesto, la incertidumbre se apoderaba de la cara de los presentes. Los primeros minutos corrían luego de una respetable presentación de la banda Conspiración. Conspiración, exactamente fue lo que intentó esa manga de charlatanes, antes que los neoyorquinos de Agnostic Front, pisaran un escenario capitalino por tercera vez.

¡Qué manera de regresar!, con una reivindicación al estilo crossover que los lanzó dentro del medio, y un muy buen recibido “Warriors” bajo el brazo, Stigma, Miret y compañía, ya se hacían en el escenario. Y la conmoción tornaba el ambiente en un infierno. “Cause for a alarm”, y “The eliminator”, daban la estocada inicial frente a un público enérgico y atónito por el desplante de la agrupación.

El hat trick lo metieron, con “Last warning”, “Friend or foe”, y “Victim in pain”; la primera y la última del notable “Cause For Alarm/Victim In Pain” y la segunda del disco siguiente “Liberty and justice for all” del 87. Sumadas en una mezcla entre pasado y presente con “Dead to me”, “Peace”, y “All is not forgotten”, mientras Miret con un español muy correcto, lograba gran cercanía con el público. Y el calor aumentaba.

“Gotta go”, sorprendió, la piedra angular de su regreso hace más de 10 años, fue la perfecta continuación y la reacción del público no se hizo esperar. El altar para Stigma, Miret y compañía; por su regreso; ya estaba erguido frente a ellos. El público no hacía más que cantar enfervorecido. Luego “For my family”, continuó con la línea que estaba llevando el concierto. El público le hizo el trabajo incluso a Miret, que apenas tuvo que esforzarse para cantar el coro. “For my family for my friends for those that we’ve lost I sing”.

Una de las ratas antes mencionadas, que lograron entrar al recinto, volvió entonces a hacer de las suyas. Mientras Agnostic Front interpretaba una fantástica “Crucified”, este individuo irrumpió en medio del público accionando un extintor extraído del mismo teatro. ¿Resultado?, para quiénes estuvimos en el segundo piso, nos nubló la visibilidad hacia el escenario. Es más, algunos de los miembros de la banda manifestaron su incomodidad, sobretodo Roger Miret, quién tomó una toalla para evitar las molestias del altercado. Luego cuando la neblina provocada por el extintor subió, resultó como cortina que impedía tomar fotografías de aquella elevada locación. ¿Por qué lo hizo?, quién sabe… ¿Para qué?, mucho menos lo sé…

Es triste como los mismos fanáticos atentan con el buen oficio de una banda, más la buena realización de un evento. En el caso de la productora, al menos han endurecido el estómago, saben de este tipo de situaciones, y es venerable la manera en que logran sacar adelante shows bastante amenazados.

El set list estuvo para todos. Y los más punketas tuvieron su espacio con “Riot, Riot, Upstart”. Luego con “Police state”, un descontrolado himno punk. Finalmente “Addiction”, primer corte de su más reciente placa “Warriors”, fue la encargada de cerrar la primera patita de la presentación de estos monstruos del crossover punk. Aun cuando fueron solo ¾ de hora, lo del quintento de New York, fue intenso.

La bis no se hizo esperar. “Something gotta give”, y “Believe”, versionada en español reiniciaron los saltos y uno que otro pit. Un eufórico Stigma, toma el micrófono, y concreta una versión de “Power”.

Entonces las repercusiones de los actos de unos cuantos, recaen en la continuidad del show. Roger anuncia al público, que los pacos han pedido acortar el show.

“One Voice”, en todo su esplendor, descontrol total y fin. Un concierto que si bien no logró empañarse aunque si acortado, por los malos hábitos de algunos. Superó con creces las dos presentaciones anteriores de la banda en Chile.

Juan Enrique Chomon

Publicidad
8 Comentarios

8 Comments

  1. GONZOO

    17-Sep-2008 en 1:58 pm

    LAMENTABLE LOS HIJOS DE PERRA QUE SI NO VEN UNA X
    QUIEREN DESTRUIR TODO EL ESFUERZO DE ALGUNOS
    QUE JUNTAMOS PESO A PESO LA ENTRADA
    FUE UN SHOW EXCELENTE COMO LOS HACEN POCO ACÁ
    NO HAY MAS FOTOS ?

  2. Germen

    19-Sep-2008 en 2:11 am

    P q no cubren los conciertos que ha dado El ultimo Ke Zierre , 2 minutos, Los muertos de Cristo, Reincidentes, Flema , ah ?

  3. Andres Urzua

    22-Sep-2008 en 4:32 pm

    Poquito parecido al de rockaxis…. ajaja sacate un copy paste po weon

  4. Juane

    23-Sep-2008 en 7:34 pm

    Puede ser que se parezca pq yo con Pancho Reinoso fuimos al mismo concierto, el mismo día, en el mismo lugar… y sería estúpido que hubieren diferencias en cuanto a lo que pasó… no voy andar inventando para que parezca diferente. De hecho ni siquiera he leído lo que escribió Francisco para Rockaxis…

  5. born_to_f

    28-Sep-2008 en 7:26 pm

    toma…

  6. Gonzalo

    06-Oct-2008 en 2:15 am

    Muy buen analisis.

  7. Hatevierd

    08-Oct-2008 en 9:14 pm

    LE DAN CUALQUIER COLOOOR! SI A LAS FINALES UN BUEN SHOW TIENE QUE ESTAR LLENO DE ENERGIA, MAS ENCIMA NO TAY VIENDO A LA SINFONICA DE SAN FRANCISCO; SINO A UNA BANDA QUE LO MAS PROVABLE QUE EN SU JUVENTUD ALLA GOLPEADO WEONES POR QUE SI.

  8. Miret

    09-May-2010 en 3:48 pm

    Uhhh yo me los perdí la última vez, es una gran banda

    buen review!
    saludos

Responder

En Vivo

DIIV: Esquemas Juveniles

Publicado

en

DIIV

Aunque estamos en una época con la posibilidad de más estilos que nunca, lo que es más claro de ver son las convergencias, cuando existen cosas muy diferentes que tienen un punto de encuentro. Nadie podría decir que Mac DeMarco, Wild Nothing y DIIV suenan igual, pero estos tres actos, con popularidad en nuestro país, tienen una sensibilidad con las guitarras y los ritmos que los hacen convivir incluso en el mismo sello, Captured Tracks. Pero luego aparecen las diferencias, que tienen más relación con cómo se disponen en un escenario o cómo se disponen ante su propia música, algo que se reafirmó en una nueva visita de DIIV, enterando su tercera vez en Chile.

Antes, todo partió con un potente set de Adelaida. La banda de Valparaíso estuvo muy bien elegida para partir con la jornada, en especial por la energía desplegada, que redundó en una ovación del público al cierre de su show pasadas las 21:45 hrs., donde pasaron por canciones como “1999” y “Eco”, para cerrar con la explosiva “Cienfuegos”, en su mayoría tracks que pertenecen a “Paraíso”, el disco que editaron en 2017. Un sólido espectáculo de una de las bandas más potentes del rock chileno, cuyo repertorio está siendo rápidamente engrosado.

Tras 25 minutos de espera, y teniendo a la mitad de DIIV en los últimos minutos ajustando ellos mismos sus instrumentos, entró a escena la banda de Brooklyn, que de inmediato podía establecer su potencia. A diferencia de Wild Nothing o DeMarco, lo de DIIV es más potente en el proscenio, y ellos no caen en la autoindulgencia, pese a que las formas de Zachary Cole Smith pudieran hacer creer lo contrario. Toda la banda suena cohesionada y eso deriva en el peso escénico que proyectan. Mientras Zachary pareciera al comienzo un vocalista parco que no se interesa en que se le entienda poco, luego se denota que eso es parte de la estética mientras él está enfocado como láser en lo suyo, y también en la guitarra de Andrew Bailey, con quien se complementan perfectamente.

Además, esta energía enfocada y este sonido aplanador no caen en un saco roto, porque el público que llegó a Club Blondie (que, vale decir, cada vez suena mejor para bandas) estaba dispuesto a saltar y sentir este show como algo realmente relevante. Ya en “Human” y “Dopamine” la algarabía era tal, que gente de la audiencia hacía crowdsurfing y otros revoleaban la polera o lo que fuera en el aire, como si se estuviera alentando al equipo en el estadio, con una conexión envidiable.

Aunque se ha visto a DIIV varias veces en vivo, existe algo que hace que se vuelva a ellos. Y tal vez sea esa sensación de que, en medio de todos los esquemas que rodean lo que son y proyectan sus canciones, existe una banda que tiene mucho que entregar, enfrentándose al cliché de los conjuntos que suenan o se ven similar, y que en general tienden a restringir el caudal de energía. En temas como “Past Lives” quedaba en claro que no se trataba meramente de escuchar versiones como las oscuras rendiciones de los discos, sino que algo de mayor alcance explosivo, sin traicionar esas sensaciones.

No es que DIIV sea la banda más brillante del mundo. Tras entregar una canción nueva sin título, tocaron un minuto de algo ininteligible y esos son gestos contradictorios, pero al menos reposa algo de honestidad en ellos que los hace ser de lo mejor de su rebaño, algo que en el iluminado final con “Dust”, “Doused”, y luego el encore con “Wait” (en el cual Andrew salió con un sostén que una persona lanzó al escenario) quedó de manifiesto. Poco más de una hora y cuarto que explicitan a DIIV como parte de los actos en los que no se debe desconfiar, porque pese a seguir modelos que parecieran muy definidos, ellos aún son capaces de entregar algo que los separa de la indulgencia y la simplona sencillez, y es así como probablemente los neoyorquinos consigan el paso a la trascendencia.

Setlist

  1. (Druun Pt. II)
  2. Is The Is Are
  3. (Druun)
  4. Human
  5. Under The Sun
  6. Dopamine
  7. Sometime
  8. Oshin (Subsume)
  9. Incarnate Devil
  10. Bent (Roi’s Song)
  11. Past Lives
  12. Nueva canción
  13. Healthy Moon
  14. Loose Ends
  15. Dust
  16. Doused
  17. Wait

IR A GALERÍA FOTOGRÁFICA

Continuar Leyendo
Publicidad

Facebook

Discos

DiscosHace 2 días

El Álbum Esencial: “Undertow” de Tool

La portada de todo álbum debiese generar impresiones anticipadas sobre el contenido que este alberga. Bajo esa lógica, ver esa...

DiscosHace 3 días

Lee Ranaldo – “Electric Trim”

La reinvención siempre estará acompañada de un proceso de búsqueda, un viaje donde se pueda llegar al centro del asunto...

DiscosHace 1 semana

Paradise Lost – “Medusa”

En 2015 el oscuro y lúgubre universo del doom fue remecido por una de las bandas referentes en su género....

DiscosHace 1 semana

Living Colour – “Shade”

Si el alma pudiera traducirse musicalmente, no cabe duda que sonaría como el blues; una voz auténtica, actual y poderosa,...

The National The National
DiscosHace 2 semanas

The National – “Sleep Well Beast”

El motor de The National es la rabia y la desorientación causada por la falta de respuestas. No hay un...

Sex Pistols Sex Pistols
DiscosHace 2 semanas

El Álbum Esencial: “Never Mind The Bollocks, Here’s The Sex Pistols” de Sex Pistols

A mediados de los años 70, dos de los mayores polos del rock no vivían una situación alentadora. Nueva York...

DiscosHace 2 semanas

Prophets Of Rage – “Prophets Of Rage”

Hace aproximadamente un año, millones de fanáticos se llenaban de ilusiones ante la aparición de misteriosos carteles en EE.UU. que...

DiscosHace 3 semanas

Franja de Gaza – “Despegue”

Un comienzo impactante. Esta frase describe bien lo que provoca el disco “Despegue” de la banda nacional Franja de Gaza,...

DiscosHace 3 semanas

Royal Blood – “How Did We Get So Dark?”

La última joya del rock inglés se llama Royal Blood, y la prensa internacional se rindió ante su irrupción, ganándose...

DiscosHace 3 semanas

El Álbum Esencial: “Tubular Bells” de Mike Oldfield

“Tubular Bells” fue y sigue siendo una rareza. Hasta el día de hoy parece llamativo que un sello discográfico haya...

Publicidad

Más vistas

A %d blogueros les gusta esto: